SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número27Cattan Atala, Ángela - Guzmán Brito, Alejandro (editores), Homenaje a los profesores Alamiro de Ávila Martel, Benjamín Cid Quiroz, Hugo Hanisch Espíndola (Ediciones Universidad del Desarrollo, Santiago, 2005), 404 págsChamocho Cantudo, Miguel Ángel, La Justicia del Pueblo: Los tribunales populares de Jaén durante la Guerra Civil (Instituto de Estudios Giennenses, Jaén, 2004), 296 págs índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista de estudios histórico-jurídicos

versión impresa ISSN 0716-5455

Rev. estud. hist.-juríd.  n.27 Valparaíso  2005

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-54552005000100029 

 

Revista de Estudios Histórico-Jurídicos XXVII, 2005, 443-445

RECENSIONES Y RESEÑAS

Chamocho Cantudo, Miguel Ángel, Jaén, de Reino a Provincia. La gestación de la Provincia y su territorio en el siglo XIX (Instituto de Estudios Giennenses, Diputación Provincial de Jaén, Jaén, 2004), 337 págs.





A partir del siglo XIX, la provincia de Jaén se convirtió en la circunscripción territorial por excelencia, hasta el surgimiento del hecho regional, a finales de la centuria. Con anterioridad se utilizó ese término en diferentes épocas históricas, pero con límites difusos y no del todo determinados. La constitucionalización del hecho provincial en la Constitución de 1812 dotó a la provincia de una nueva significación dentro de la Administración del Estado, "convirtiéndola en el modelo de división territorial intermedia entre el Estado y los Municipios" (p. 29).

Desde el reinado de los Reyes Católicos, la Corona de Castilla se distribuyó en corregimientos, unas demarcaciones territoriales superiores al ámbito municipal, pero de naturaleza inferior a la provincia, para el ejercicio de la acción de gobierno y de justicia (p. 31). Al frente de cada una de ellas se encontraba un corregidor, delegado regio para el control de la vida municipal en sus aspectos políticos, judiciales y fiscales. Como en el Reino de Jaén se ubicaron tres corregimientos: Alcalá la Real, Baeza y Jaén, Chamocho Cantudo ha concluido que esta circunstancia "lleva a afirmar que comparativamente el corregimiento es notablemente inferior a aquélla en extensión territorial" (p. 32). Con los Austrias se mantuvo este sistema de tres corregimientos, si bien sufrió una importante alteración con la dinastía Borbónica, que estableció la intendencia, bajo la reminiscencia francesa. Miguel Ángel Chamocho entiende que "es incuestionable que existe una similitud o paralelismo territorial, entre la Intendencia de provincia de Jaén, la Provincia de Jaén, la unión de los corregimientos de Jaén, y el solar del Reino de Jaén" (p. 34). El Estatuto de Bayona de 8 de julio de 1808, que vino a consagrar la continuidad de la provincia como entidad territorial, fue desarrollado legislativamente por el Decreto de 17 de abril de 1810, en virtud del cual José I dividió a España en 38 circunscripciones, llamada prefecturas, y éstas a su vez en otros distritos más pequeños, llamados subprefecturas. Jaén aparecía con esa misma división territorial: Jaén, La Carolina y Úbeda. Chamocho Cantudo entiende que "la caótica situación de la Administración territorial heredada del Antiguo Régimen se irá progresivamente transformando en los primeros años de la España contemporánea, gracias a la coyuntura generada por la complicada situación política que se vive en los años de 1808 en adelante, dando lugar a la institucionalización de una nueva Administración territorial, bien llamada ahora provincial a efectos político-administrativos. Surgirá así la constitucionalización de una nueva fórmula territorial, la provincia, que en el caso de Jaén, verá progresivamente delimitar sus perfiles, aún difusos, hasta su total conformación a mediados de siglo" (p. 44). Como señala Miguel Ángel Chamocho, la Constitución de 1812 aceptaba y partía de las demarcaciones preexistentes, respetando incluso las de los antiguos reinos (p. 45). El Decreto de 27 de enero de 1822 sobre la división del territorio español, en su art. 2 enumera las 52 provincias de que se componía el territorio nacional, junto con sus capitales, entre las que citaba Jaén con su capitalidad en la ciudad del mismo nombre (p. 64). Recién estrenada la división provincial suscrita en 1822, el 1 de octubre de 1823 Fernando VII suscribía el Decreto que declaraba nulos y sin valor todos los actos del Gobierno constitucional. De este modo, la división administrativa de España se retrotraía al estado en que se hallaba en 1820, que reproducía las viejas divisiones del Antiguo Régimen. El Decreto de la división provincial de 1833, elaborado por Javier de Burgos [ver Manuel J. Peláez, "Francisco Javier de Burgos Olmo (1778 - 1848)", en Diccionario crítico de juristas españoles, portugueses y latinoamericanos (hispánicos, brasileños, quebequenses y restantes francófonos), Zaragoza - Barcelona, 2005, vol. I, pp. 169 - 170, Nº 164], tenía un contenido muy parco, salvo en lo que se refería a la descripción de los límites de la provincia. Establecía el mismo 49 provincias y sus capitales, lo que se contradecía con la postura defendida por Javier de Burgos, que en todo momento abogaba por la reducción de algunas de ellas. Chamocho Cantudo ha llegado a afirmar, al estudiar ese Decreto, que: "es ya una opinión común, el afirmar que Javier de Burgos, no fue el artífice de la división provincial, sino el que rubricó su oficialidad a través de la implantación y posterior vigencia del Decreto de 30 de noviembre de 1833. Con otras palabras, fue el responsable político de proyectar una división que sobre el papel ya estaba cerrada" (págs. 76 - 77). No obstante, la opinión de Chamocho debe ser matizada partiendo de lo que Antonio Mesa-Moles, Eduardo Roca Roca o Gonzalo Martínez Díez han escrito al respecto. Jaén pasó, en el tránsito hasta el siglo XX, de Reino a Provincia, y a lo largo de ese periodo vio modificada su división territorial hasta la aprobación del Decreto de 30 de noviembre de 1833.

Por otro lado, con el advenimiento del régimen liberal en 1820 se planteó de nuevo la necesidad de avanzar en la división de partidos judiciales, como elemento indispensable para el afianzamiento del sistema liberal, por lo que entre 1820 - 1821 se dictaron una serie de normas para alcanzar este propósito.

Miguel Ángel Chamocho estudia la documentación de los conflictos habidos por el deslinde de términos entre Alcalá la Real, Frailes y castillo de Locubín; el deslinde en los pueblos del partido de Cazorla; y en los pueblos del partido de Segura; entre Fuensanta y Martos; Cárchel respecto de Carchelejo; Pegalajar respecto de Cárchel y La Guardia; Torredelcampo con Jaén, Villadompardo y Fuerte del Rey; o el proceso de división territorial entre Iznatoraf, Villacarrillo, Villanueva del Arzobispo y Sorihuela en 1848; los expedientes relativos al deslinde y segregación de la finca de la Matabegid, del término alcabalatorio de la capital de Jaén y su agregación al municipio de Cambil, o las peculiaridades ocurridas en el deslinde de términos de pueblos de dos provincias, Jaén y Granada, como fueron las acaecidas con el deslinde entre Pozo Alcón, Zújar y Cortes de Baza (pp. 193 - 287).

Miguel Ángel Chamocho, profesor titular de Historia del Derecho y de las instituciones de la Universidad de Jaén en la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas, ha ocupado diversos puestos de responsabilidad en su Facultad y en su Universidad. Chamocho es un hombre formado en Granada, con distintas estancias científicas en Universidades francesas. No obstante, su planteamiento no es jurídico, sino que se integra dentro de la historia de las instituciones, tal y como la cultivan algunos, no dando la relevancia adecuada a la visión jurídico-administrativa que este tipo de trabajos requiere. Sin embargo, Chamocho Cantudo es un trabajador infatigable y un hombre de archivo, todo lo contrario a tanto capigorrón ocioso y vagabundo con que a veces nos encontramos entre los estudiosos del Derecho histórico. En 1999 publicó Génesis histórica e institucional de una villa en la frontera castellano-granadina. Cambil (1485 - 1558).

Con esta obra presenta el primer estudio histórico de la administración provincial giennense en sus primeras décadas. Este estudio se enmarca en el proyecto de investigación La Diputación Provincial de Jaén 1813 - 1868, dirigido por el catedrático de Historia del Derecho y de las Instituciones de la Universidad de Jaén, Juan Sainz Guerra y financiado por el Instituto de Estudios Giennenses. La obra que comentamos se cierra con quince anexos y una extensa bibliografía sobre el tema (pp. 295 - 333).

Guillermo Hierrezuelo Cond

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons