SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número27Martín Pinto, José, Testigo de una época (1939 - 1997): Vivencias de una generación esperanzada y soñadora (Málaga, 2002), 407 ppMontagut, T. - Sans Travè, J. M. (coords.), L'autogovern de Catalunya (Fundació Lluís Carulla, 2004), 119 págs índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista de estudios histórico-jurídicos

versión impresa ISSN 0716-5455

Rev. estud. hist.-juríd.  n.27 Valparaíso  2005

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-54552005000100050 

 

Revista de Estudios Histórico-Jurídicos XXVII, 2005, 551-555

RECENSIONES Y RESEÑAS

Mas Solench, José María, Fernando Valls Taberner. Una vida entre la historia y la política (Editorial Planeta, Barcelona, 2004), 307 págs.





Como señala Josep M. Font i Rius, que fue catedrático y luego profesor emérito de Historia del Derecho de la Universidad de Barcelona, en el prólogo a esta obra, Valls "murió con la pluma puesta" (p. VI). Valls Taberner desarrolló múltiples facetas en su vida y obra: desde historiador y jurista, hasta docente y político. Su formación estuvo influida por personalidades tan relevantes como Josep Torras i Bages y Enric Prat de la Riba.

Fernando Valls Taberner (1888 - 1942), nacido en el seno de una familia acomodada, fue fruto del matrimonio entre Isidro Valls Pallerola y Antonia Taberner Prims. A comienzos del pasado siglo XX se formó como alumno en el Colegio de los Jesuitas de la calle Caspe de Barcelona; para continuar posteriormente su formación en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Barcelona, a pesar de que un sector de su familia trataba de inclinarlo por la empresa o las finanzas. Pero en esa época (curso 1904 - 1905) para iniciar los estudios en Derecho, se exigía matricularse en un curso denominado de Ampliación, que se impartía en la Facultad de Filosofía y Letras, en el que había tres asignaturas introductorias. Allí conoció a Ramon d'Abadal i de Vinyals y a Lluís Nicolau d'Olwer, entre otras personalidades.

Fue un jurista e intelectual catalán, con una visión crítica, que vivió en un momento de intensos acontecimientos políticos, sociales y culturales. Quizá eso le hizo adoptar una visión europea. El 23 de enero de 1907 ingresó en la Lliga Regionalista _surgida de la fusión del Centre Nacional Català con la Unió Regionalista_, que había vencido en las elecciones generales de 1901. Con el tiempo adoptó una actitud más revisionista, pero sin romper en ningún momento con el partido, que le llevó a alejarse de la República y de la Generalitat. En 1910 había concluido los estudios tanto de la carrera de Derecho como la de Filosofía y Letras, pero antes de comenzar el doctorado aceptó una ayuda de la Junta de Ampliación de Estudios para continuar su formación en la École des Chartes y en la Facultad de Derecho de París, en el curso 1910 - 1911, donde se relacionó con los profesores Morel-Fatio, Prou, Viollet, Esmein, Thévenin, Chénon, Cuq, entre otros. Como afirma Mas Solench "la formación que allí recibió con toda seguridad le serviría para los trabajos de investigación a los que pronto se dedicaría de manera especial para sus tesis doctorales tanto de Derecho como de Historia" (p. 51). A pesar de su formación jurídica, ejerció la carrera de abogado más como consultor que cerca de los tribunales.

En octubre de 1911 leyó la tesis doctoral en Derecho con el título Las Consuetudines Ilerdenses (1227) [1228] y su autor Guillermo Botet, al tiempo que era nombrado secretario-redactor en el Institut d'Estudis Catalans. Y cuatro años más tarde defendía la tesis doctoral en Historia sobre el tema Los abogados en Cataluña durante la Edad Media, que interesaba también al Derecho. Fue admitido como abogado en ejercicio en la Junta del Colegio el 15 de enero de 1912, y permaneció colegiado y en activo en la profesión de abogado a lo largo de toda su vida, si bien se mantuvo prácticamente apartado de la actividad judicial (pp. 251 - 256). En 1913 fue nombrado profesor de Historia de Cataluña de los Estudis Universitaris Catalans (pp. 237 - 241), que habían nacido una década antes a raíz del Primer Congreso Universitario Catalán, celebrado en Barcelona el año precedente con el propósito de constituir algún día una universidad catalana. El 13 de julio de ese mismo año aprobaba las oposiciones al cuerpo de Archivos, Bibliotecas y Museos, y obtuvo destino en el Archivo de Hacienda de Tarragona, pero pidió la excedencia en octubre de ese mismo año para dedicarse a la actividad académica (p. 52). Además, en ese mismo año publicó diversos libros y monografías, entre los que destaca una edición con estudio preliminar de los Usatges de Barcelona. Un año más tarde se creó Esquerra Catalanista, dirigida por Antoni Rovira i Virgili, que pretendía recuperar las ideas políticas del Centre Nacionalista Republicà. En 1916 Valls Taberner fue nombrado juez de apelaciones del Principado de Andorra, cargo que ocupó durante toda su vida, y ese mismo año contrajo matrimonio con Marcelina Arnó Maristany. Cuatro años más tarde, el 30 de mayo, ingresó como miembro de la Real Academia de Buenas Letras de Barcelona (pp. 263 - 268), y desde esa fecha estuvo vinculado a la Academia como uno de los miembros más activos.

El 13 de mayo de 1922 una R. O. le nombró catedrático de Historia de España en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Murcia. Pero únicamente impartió clases el curso 1922 - 23, ya que solicitó excedencia en la medida en que en Barcelona tenía innumerables obligaciones: era diputado provincial de la Lliga por el distrito Manresa - Berga, aparte de otros intereses familiares y culturales. El golpe militar del general Miguel Primo de Rivera se produjo el 13 de septiembre de 1923. Valls se reincorporó al cuerpo de archiveros en 1925 y fue destinado otra vez a Tarragona; pero el 19 de marzo de 1926 fue desterrado a Morella, aunque esta situación se prolongó sólo durante dos meses por formar parte de la rebelde y levantisca Junta del Colegio de Abogados de Barcelona. Un año más tarde pidió nuevamente la excedencia de su cargo de archivero en Tarragona, y en 1929 entró como agregado, sin sueldo, en el Archivo de la Corona de Aragón. Ese mismo año fue nombrado director del mismo archivo (pp. 257 - 262), y el 12 de diciembre de 1935, fue elegido miembro de número del Institut d'Estudis Catalans (pp. 243 - 249) y presidente de la Casa de Caridad y Beneficencia de Barcelona. Un año más tarde, ante la caótica situación política existente en España, decidió exiliarse a Génova y Roma, donde continuó hasta su retorno a Córdoba en abril de 1937. Tras su regreso, el Ministerio de Educación Nacional del Gobierno que se había constituido en Burgos, se propuso organizar una misión cultural que viajase a la América española en defensa de la España de Franco. Argentina, Chile, Brasil y Perú fueron los destinos de Valls, y de sus acompañantes, en materia que ha estudiado con rigor y profundidad Elena Martínez Barrios en su conocido libro Epistolario de la Embajada nacionalista Latinoamericana: 1937 - 1938 (análisis histórico político e institucional), publicado en Zaragoza en 1998. A su regreso a España se instaló en Logroño, hasta que se trasladó de forma definitiva a Barcelona, donde falleció el 1 de octubre de 1942. En 1939 se le había encargado la cátedra de Historia Universal de la Universidad de Barcelona, y tres años más tarde (mayo de 1942) le fue confirmada la misma, al tiempo que era nombrado director de la Sección de Estudios Medievales de Barcelona en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Al estudiar su obra (pp. 101 - 232), Mas Solench lo califica como "un autor prolífico... A pesar de que su método de investigación consistía en dar a conocer trabajos no demasiado extensos para comunicar de un modo inmediato el resultado de sus investigaciones" (p. 104). Amén de las obras reseñadas anteriormente, destaca su artículo titulado Notes sobre les relacions d'alguns jurisconsults famosos amb Catalunya, publicado en la Revista Jurídica de Catalunya (1927), donde estudiaba un conjunto de juristas eminentes que alcanzaban desde el siglo IX hasta el XVI. En la revista Paraula Cristiana (1929), publicó otra colaboración que se centraba en la Ley de los Bávaros, con la rúbrica L'autor de la Lex Baiuvariorum (segle VII) era potser originari de la nostra terra? Las aportaciones más relevantes de Valls Taberner pertenecen a un periodo histórico poco conocido, como es el medioevo, si bien también encontramos destacados e interesantes análisis en materia de historiografía catalana. En su haber cuenta con numerosos comentarios sobre los condes de Barcelona, los condados pirenaicos (Els orígens dels comtats de Pallars i Ribagorça, publicado en Estudis Universitaris Catalans, 1915 - 1916), por la vinculación familiar con aquellas comarcas y su conocimiento directo. Los temas más tratados por nuestro protagonistas se referían a cuestiones tan complejas como la Marca hispánica, la edición de los Usatges de Barcelona (la teoría de Valls sobre la formación de dicho Código no parece que cuente en nuestros días con muchos partidarios), las Cortes y Constituciones, los privilegios y las ordenaciones (valle de Arán, Andorra, Ribes y Val d'Àneu, Vallferrera y Val de Querol), las costumbres municipales (Els Costums de Miravet, publicado en 1926 en la Revista Jurídica de Catalunya, y en forma de opúsculo, reeditado en Barcelona, en 1992), y la legislación eclesiástica. José María Mas, al tratar la temática de los Usatges de Barcelona, que fue del que se ocupó con mayor profundidad, escribe que "Valls Taberner en su introducción a la edición de los Usatges de Barcelona lamenta la pobreza de la literatura histórica sobre el tema y la superficialidad de su contenido para destacar la aportación de Julio Ficker" (p. 155). La edición de Valls y de Abadal de 1913, acompañada de los trabajos de Valls sobre los Usatges dio lugar a la versión y edición bilingüe del texto, preparada, seleccionada y corregida por Manuel J. Peláez y Enrique M. Guerra Huertas. Pero también dedicó Valls su atención a los estudios de Derecho marítimo, donde la historiografía catalana tenía cierta tradición (pp. 185 - 195). Valls editó entre 1930 y 1933 los tres volúmenes del Consolat de Mar (Barcelona), que abrieron nuevos caminos en el horizonte de las investigaciones de la historia del Derecho marítimo catalán" (p. 193). Valls aventuró una teoría sobre la formación de dicho texto jurídico y de sus diversos elementos, que fue muy criticada en su momento por Alfonso García-Gallo, Claudio Sánchez-Albornoz y Menduiña, Galo Sánchez Sánchez y Ramón Prieto Bances. Sin embargo, en 1983 Arcadi Garcia i Sanz, máximo estudioso del Libre del Consolat de Mar, llegó a la conclusión de que Valls, de forma intuitiva, había acertado en el desglose de elementos, al menos parcialmente, y eso sin haber realizado un estudio codicológico de los manuscritos, lo que resulta todavía más asombroso.

Los prolíficos artículos periodísticos de cultura y política (pp. 209 - 232) de Valls Taberner reflejan la sociedad y el momento en que vivió, así como su ideario de base cristiana, conservadora y servidor de Cataluña. Estudió el Estatuto de 1932 y el problema comarcal, en su artículo publicado en la Revista Jurídica de Cataluña, con el título Precedents i fonts de l'Estatut de Catalunya, y en el libro colectivo El problema comarcal de Catalunya (1931). En los años comprendidos entre 1928 a 1939, Valls Taberner publicó cinco libros, que recogían una selección de los artículos impresos en los meses anteriores al advenimiento de la República y hasta la Guerra civil: Al retorn de Rússia (1928), Paraules del moment y Per la nostra cultura, ambas de 1930, En les hores confuses (1934) y Reafirmación espiritual de España (1939).

En esta edición de 2004 se publica una traducción castellana de la obra de José María Mas Solench, cuya versión catalana había aparecido en 2002, que estudia la vida y obra de una de las mentes más preclaras que ha habido en los últimos doscientos años en Cataluña: Fernando Valls Taberner. Mas Solench _nacido en Santa Coloma de Farners, en la provincia de Gerona_ se licenció en Derecho por la Universidad de Barcelona. Entre las obras jurídicas más destacadas en su haber destacan: El dret civil dels catalans, Mil anys de dret a Catalunya, Jutjats de pau, así como Història i Dret a Catalunya. Además, es miembro de la Academia de las Buenas Letras de Barcelona y preside en la actualidad la Societat Catalana d'Estudis Jurídics, que antes había sido también de Estudios Económicos y Sociales, perteneciente al Institut d'Estudis Catalans. Cierra esta obra un índice de los estudios, libros y artículos de Fernando Valls Taberner, citados en esta obra (pp. 299 - 304), y una cronología de los acontecimientos de la época (pp. 305 - 307). Felicitamos a Mas Solench y esperamos ver pronto una versión en inglés de su actualizada, clara y ágil biografía de ese gran jurista e historiador que fue Fernando Valls Taberner, cuya fama ha traspasado ya las fronteras catalana-galo-castellano parlantes, pero que no es lo suficientemente conocido en el ámbito de la anglofonía.

Guillermo Hierrezuelo Conde

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons