SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número28II Jornadas Estudiantiles Interuniversitarias de Historia del Derecho y Derecho Romano: Santiago de Chile, 17 a 19 de agosto de 2005 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista de estudios histórico-jurídicos

versión impresa ISSN 0716-5455

Rev. estud. hist.-juríd.  n.28 Valparaíso  2006

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-54552006000100064 

 

Revista de Estudios Histórico–Jurídicos 2006, XXVIII, 813 – 819

NOTICIAS

 

De l’interprétation de l’histoire: Révolutions au xixème siècle, violence et identité
(Clermont-Ferrand, 10-12 mayo 2006)

 

Manuel J. Peláez, Miriam Seghiri

Universidad de Málaga
España


En el Centro de Estudios Revolucionarios de la Universidad Blas Pascal de Clermont-Ferrand (II) se ha celebrado los días 10 al 12 de mayo de 2006 un Congreso internacional (con participantes de Francia, España, Túnez, Costa de Marfil, Grecia, Rusia y EE.UU.) dedicado a la reinterpretación de la historia, partiendo de las revoluciones del siglo XIX, que fueron junto con la de 1789 mucho más fructíferas para la humanidad de lo que han sido las del pasado siglo XX. Piénsese en el fracaso estrepitoso que han constituido la revolución soviética de 1917, la revolución cultural china de Mao Tse-Tung, la revolución fascista italiana e incluso la revolución nacional-sindicalista española. La organización ha corrido a cargo de Simone Bernard-Griffiths y Pascale Auraix-Jonchière, contando con la colaboración de la Universidad Montaigne de Burdeos III, la Casa de Ciencias del Hombre de Aquitania y el Consejo Regional de la Aquitania. El número de atenciones prodigadas por las dos principales organizadoras del evento dicen mucho en su favor y constituyen un elemento de consideración muy positivo que esta Universidad cuente con este Centro de Investigaciones Revolucionarias, como apenas a cien metros de distancia -y conviene recordarlo en la REHJ, por ser una publicación de Derecho Romano e Historia del Derecho y de las Instituciones- se encuentra el Centre d’Études Romanistiques d’Auvergne (CERA) en la cuarta planta de la Facultad de Derecho, de Economía y Gestión de la Universidad de Clermont-Ferrand I. Constituye, junto al de la Universidad de París I, los dos únicos centros de investigación en Derecho Romano y tradición romanística que hay en Francia. El de Clermont-Ferrand poseee una valiosa biblioteca y hemeroteca, y en el mismo se elaboran actualmente ocho tesis doctorales en materias romanísticas por parte de investigadores no sólo de Clermont-Ferrand, sino procedentes de otras Universidades del centro de Francia (Lyon y Grenoble). El CERA ha organizado diversos Congresos o coparticipado en la puesta en marcha de varios de ellos1. Al mismo tiempo se imparte en Grenoble una titulación propia de Master en Derecho romano, medieval y tradición romanística, al abrigo de las reformas europeas actualmente en marcha, que tienen como punto de partida la declaración de Bolonia de 1999, y que han hecho de los masters una titulación pública intermedia entre el Licenciado o Graduado y el Doctorado. En Francia, a partir de 2002, los Masters están desplazando completamente del panorama formativo a los D.E.S.S., los D.E.A. y las Maîtrises. En concreto en este Master en Derecho Romano se imparten las siguientes asignaturas de Derecho romano: Derecho público romano, Derecho privado romano, Derecho romano-canónico, Epigrafía romana, Latín jurídico, Signos de poder en el arte imperial y Metodología de la investigación romanística.

Tras una breve presentación del Coloquio a cargo de Pascale Auraix-Jonchière, abrió las ponencias Amor Cherni, del propio Centro de Investigaciones Revolucionarias, con una disertación sobre el triángulo de la violencia en Denis Diderot (1713-1784), hombre que gozó de la protección de Catalina II de Rusia, que incluso pagaba su apartamento en París. Para Cherni, las fuentes de Diderot son muy variadas, aunque no considere como propio de la naturaleza del hombre la esclavitud, ya que lo específico del ser humano es dialogar y deliberar. Diderot rechaza la tiranía en cuanto es el producto de una situación histórica determinada, a la par que el despotismo es una patología del poder, que evidencia otro tipo de patología, la de la sociedad, mientras que la democracia supone el respeto a la voluntad del ciudadano. La tiranía es la esclavitud de las almas y está unida a la educación y a la formación. La existencia del colonialismo es, según Denis Diderot, una consecuencia de que el hombre ha perdido su adecuación a la naturaleza. El colonialismo supone la violencia, y ésta es todo lo contrario de la fraternidad.

Correspondió luego la intervención a la rusa Irina Okuneva, con la ponencia "Mirabeau: entre le jugement des dieux et le jugement des hommes". Honoré Riqueti, conde de Mirabeau (1749-1791), gran orador y abogado, de conocida filiación francmasónica, es un personaje significativo dentro de la Revolución francesa, aunque en 1794 Marie-Joseph Chernier descubrió la conexión secreta a que había llegado con Luis XVI. Mirabeau escribió sobre la libertad de los hombres y la lucha contra las tiranías y puso de relieve la diferencia entre la moral tradicional y la nueva moral revolucionaria.

Le tocó a continuación el turno a Pierre Glaudes, catedrático de la universidad de Toulouse-Le Mirail, que como no podía menos dejar de esperarse habló sobre el gran jurista y escritor Joseph Marie de Maistre (1753-1821), autor de Consideraciones sobre Francia, las Veladas de San Petersburgo o Du Pape, entre otros libros, como también del Ensayo sobre el principio generador de las constituciones políticas. Las obras de este personaje originario de Chambéry y muy vinculado a la monarquía de Saboya, que durante la Revolución francesa de 1789 hubo de exiliarse en Suiza, han sido traducidas a varios idiomas. Pierre Glaudes pasa actualmente por ser el máximo estudioso de su pensamiento, dirige una revista dedicada a De Maistre, Revue des Études Maistriennes, y es autor de un sinfín de trabajos sobre él. Le correspondió en Juristas Universales redactar la semblanza de este gran político y embajador de ideas profundamente conservadoras2. El tema de su ponencia fue "Identité chétienne et sacrifice: une reponse à la violence révolutionnaire selon Joseph de Maistre". En las Veladas de San Petersburgo, Maistre lleva a cabo una crítica terrible de la violencia revolucionaria. Maistre discrepa en cuestiones tanto formales como de fondo del pensamiento de François-Marie Arouet de Voltaire (1694-1778) y de Jean-Jacques Rousseau (1712-1778). Contempla Maistre al hombre ontológico, la culpabilidad personal y el pecado como una verdadera catástrofe. Para la posición etnográfica de Maistre, los ritos sacrificiales resultan claves dentro de la regulación del cuerpo social, en orden a la reconciliación con Dios. Sin embargo, Maistre condena firmemente los ritos fúnebres que conlleven sacrificios humanos como prácticas completamente rechazables. El paganismo ha llevado a multitud de inmolaciones extraordinarias e innecesarias, y la Revolución francesa ocasionó miles de víctimas y continuadas atrocidades, por haber suspendido la ley del amor. Por otro lado, el paganismo es incapaz de entender el sentido sagrado del sacrificio. La teoría de Maistre sobre el sacrificio tiene que ver también con la violencia ritual donde el mal puede convertirse en instrumento del bien. Josep de Maistre fue un lector empedernido, que poseía una biblioteca riquísima para su época y que conocía a fondo no sólo a los pensadores políticos franceses sino también a Thomas Hobbes (1588-1679), John Locke (1632-1704) y David Hume (1711-1776). Maistre rechaza frontalmente el protestantismo, el galicanismo, el jansenismo y la francmasonería.

Chaâbane Harbaoui vino desde Túnez. Le tocó disertar sobre "Michelet, la Terreur et la France: écriture et violence dans le Journal et la Correspondance générale". Jules Michelet (1798-1874) es autor de una importantísima Histoire de la Révolution française, publicada en varios volúmenes entre 1847 y 1853, y en cuya elaboración colaboró su esposa Athénaïs Mialaret. Harbaoui recoge diferentes modelos de violencia que aparecen en las publicaciones periódicas de la época.

La historia de la revolución francesa según los puntos de vista de Jules Michelet y de Louis Blanc (1811-1882) fue el objeto de la exposición de Claudine Grossir (Universidad de Versalles). Michelet hace una historia muy crítica de la violencia revolucionaria. Blanc era socialista y acompaña con entusiasmo los éxitos revolucionarios contra la monarquía absoluta, haciendo del pueblo el héroe principal de la revolución y proponiendo un modelo de identidad colectiva y popular.

La ponencia elaborada por Manuel J. Peláez y Miriam Seghiri fue presentada por el primero. Versó sobre "L’influence révolutionnaire française dans la pensée et les œuvres de Mariano Latre Juste, professeur de droit constitutionnel". Es un jurista prácticamente desconocido que nació en Junzano (Huesca) en 1770 y que debió fallecer hacia 1845. La fuente principal de inspiración de Latre es Johann Peter Friedrich Ancillon (1767-1837), autor entre otras publicaciones de su Tableau des révolutions des systèmes politiques de l’Europe depuis le XVème siècle.

Un sentido plenamente historiográfico de tesis contrarrevolucionaria clásica es el que se observó en la comunicación de Pierre Triomphe, doctor por la Universidad de Montpellier III-Jules Valéry, titulada "Une lecture legitimiste singulière de 1789 et de 1830: l’abbé de Genoude et le carlo-républicanisme". Critica con rigor la violencia revolucionaria y hace inspirador y principal responsable de la misma al abogado Maximilien Marie Isidore de Robespierre (1758-1794), que compartió la guillotina -a la que él mismo había enviado a muchísimos- con Georges Couthon (1756-1794) y Antoine de Saint-Just (1767-12794) el 28 de julio de 1794. Triomphe considera que Genoude aboga como el mejor sistema por una Presidencia hereditaria de la República francesa.

El catedrático de la Universidad de Lyon III, Claude Foucart, se detuvo en la figura de Louis Veuillot (1813-1883), que sigue a Joseph de Maistre en buena parte de sus consideraciones, afirmando que "la religión es la única base posible de la sociedad". Para Veuillot, todo el mundo conoce el derecho de la fuerza y la fuerza acostumbra a transformarse en violencia revolucionaria. No perdamos de vista que Josep de Maistre no rechaza la idea de progreso, sino que la tiene en cuenta desde otro punto de vista ya que para él el cristianismo significa progreso. Además Veuillot coincide con Maistre en considerar la Declaración de derechos del hombre y del ciudadano de 26 de agosto de 1789 como el origen del totalitarismo.

La profesora titular de la Universidad de Barcelona Marie-France Borot disertó sobre "Une nouvelle violence: «les pétroleuses» dans les concubins de Paris de Maxime du Camp". Las pétroleuses, que es una palabra que está admitida por bastantes diccionarios franceses y que tiene su traducción castellana como petroleras, a las que la Real Academia Española define como mujeres "que con fines subversivos, sistemáticamente incendian o tratan de incendiar por medio del petróleo". El origen está en la famosa revolución de la Comuna de París de 1871, que ocasionó millares de muertos y las petroleras eran las luchadoras de la comuna que utilizaban el petróleo como arma incendiaria contra el gobierno y las instituciones francesas. París cayó en un histerismo colectivo, en el que la Comuna suponía una nueva revolución social. Las petroleras -según Marie-France Borot- son el símbolo de la alteridad radical de las mujeres que defienden los derechos políticos. La mayor parte de estas petroleras procedían del mundo de la prostitución, pero también había algunas del mundo de la escena y del espectáculo e incluso mujeres que habían ejercido profesiones más honestas y decorosas, como eran entonces la mayor parte de las propias de su género. Las mujeres de la comuna son mujeres fatales que cayeron en una erotización del poder y en una crisis de histerismo colectivo. La dra. Borot habló en términos precisos de que las petroleras lograron una erotización histérica de la lucha revolucionaria.

Thierry Poyet (Universidad de Clermont-Ferrand II), en "Flaubert face à la chute su second Empire: étude de la correspondance des années 1870-71" resaltó que los acontecimientos históricos le interesan mucho a Gustave Flaubert (1821-1880), de quien se han editado al menos tres volúmenes recogiendo su correspondencia con muy ricas observaciones no sólo literarias, sino también jurídicas y políticas. Flaubert da una imagen muy negativa y violenta de la Comuna parisina.

Enormemente desenvuelta fue la intervención de Françoise Genevray (Universidad de Lyon III) sobre "Dostoïevski, la commune de Paris et l’identité russe". Fyodor Mikhailovich Dostoïevski criticó la teoría política basada en la razón y en la ciencia. La revolución no tiene fronteras y las ideas progresistas sólo conducen a una confusión de valores. El Estado moderno, organizado para que reine la legalidad es una utopía. La guerra franco-prusiana también fue objero de examen por Dostoïevski. Genevray aportó una carta de Dostoïevski a Nikolaï Nikolaïevitch Strakhov (1829-1896) del 18 de mayo de 1871, que está traducida al francés y publicada por Anne Coldefy-Faucard en el tomo II de los tres que integran la Correspondance de Dostoïevski, aparecida en París, 1998-2003, en el tomo II, pp. 716-722. Allí Dostoïevski pone en evidencia que la comuna de París es un modelo de desintegración moral, política y social. También critica el modelo de los falansterios y la recreación del mundo por la razón y por la experiencia que parte del pensamiento de Jean-Jacques Rousseau. "El incendio de París es una monstruosidad", pero eso no le impide a Dostoïevski ser favorable a las reformas políticas, administrativas y culturales y a la occidentalización de Rusia; de hecho el mesianismo eslavo y la eslavofilia no tienen tanta aceptación dentro de su sistema de pensamiento. Irina Okuneva intervino para poner en evidencia algunas apreciaciones sobre la percepción del mundo ruso por Dostoïevski y para indicar que revolución en Rusia en el siglo XIX quiere decir influencia de la tradición francesa en Rusia.

Gleya Maâtallah (Universidad de la Manouba, Túnez) hizo un examen muy completo de la violencia revolucionaria en la obra de Honoré de Balzac (1799-1850), licenciado en Derecho por la Sorbona, notario frustrado y genial literato. En La Comedia humana presenta una visión con sus luces y sus sombras de la Revolución de 1789, a la que consideraba un gesto de Dios. La revolución "ha sido la cólera de ocho siglos contra los reyes, los nobles y los curas". Además, "cortando la cabeza a Luis XVI, la revolución ha cortado la cabeza a todos los padres de familia, no restan otra cosa que individuos". En 1830 se consumó la obra de 1793.

Hubo otras ponencias de relieve en el presente Congreso como la de Antigone Samiou (Universidad de Atenas) referida a la visión de los viajeros franceses sobre la guerra de la independencia griega frente a los turcos de 1821, en la que cerca de cuarenta mil musulmanes fueron abatidos en el Peloponeso. En diciembre de 1821 se reunió una Asamblea constituyente en Epidauro.

El jueves 11 de mayo Brigitte Louichon (Universidad de Aquitania) resaltó la importancia de la obra literaria y de la novela para conocer algunos de los acontecimientos de 1789. Nicolas Brucker (Universidad de Metz) puso de relieve la pedagogía de la violencia revolucionaria en las obras de Stéphanie Félicité du Crest, condesa de Genlis (1746-1830), y Anne-Sophie Morel (Universidad de Lyon III) comentó la identidad de la revolución en el Essai sur les révolutions (1797) de François-René de Chautebriand (1768-1848).

El viernes 12 de mayo intervinieron en el Congreso Barbara Cooper (Universidad de New Hampshire), Àngels Santa (Universidad de Lérida), Bernard Le Drezen (Universidad de París IV), Céline Bricault (Universidad de Clermont-Ferrand II) y Meke Meite (Universidad de Cocody, Abidjan, Costa de Marfil). Unos y otras pusieron de relieve la idea de progreso, los dramas familiares originados por la Revolución, la violencia revolucionaria y los episodios de la huida de Luis XVI a Varennes gracias a los buenos oficios del conde sueco Axel de Fersen y el posterior regreso forzado del monarca a París. En todo momento a lo largo del Congreso estuvo presente ese sistema brutal de ejecución capital denominado guillotina inventado por Joseph Guillotin (1738-1814) y Antoine Louis (1723-1792). Pero Anne-Sophie Morel llegó todavía más lejos al afirmar que la guillotina como decapitación era una castración, no andándole a la zaga Mme Bernard-Griffiths para quien el asalto de la Bastilla es un símbolo por ser ésta la prisión del despotismo monárquico, y bien sabe ella de que está hablando como editora de las actas del Congreso internacional dedicado a la revolución francesa y el vandalismo revolucionario. Las revoluciones comportan asesinatos y robos y, como decía Emile Durkheim (1858-1917), "el acto inmoral por excelencia es el asesinato y el robo", porque se debe "respetar la vida, el honor y la propiedad de los semejantes aunque no sean parientes ni compatriotas"3. Pero las revoluciones son también pasiones y "una sociedad sin homicidios no es más pura que una sociedad sin pasiones"4. En cualquier caso de todo lo que allí se dijo, preferimos quedarnos con la frase de Louis Veuillot de que dentro del vandalismo revolucionario "la religión es la única base posible de la sociedad" como garantía del orden y de la civilización.



NOTAS

1 Intervino el CERA muy directamente, en colaboración con la Sección de Historia del Derecho y de las Instituciones de la Facultad de Derecho y el Grupo de Estudio e Investigación sobre la Alta Edad Media, en la puesta en marcha de las II Jornadas Clermontianas de Historia del Derecho (6 al 8 de junio de 2004) dedicadas a Codificaciones y compilaciones jurídicas, y en las que señalamos como ponencias significativas de Derecho Romano y tradición romanística las de J. VENDRAND-VOYER, Le De re militari de Macer, première codification de droit militaire à Rome?; A. PATURET, Compilation et fait social: le cas de la mors voluntaria dans la Rome antique; M. MARDIROSSIAN, Antiquarum collectionum fere omnium quasi principium et fons. La Collection d'Antioche, ou la plus ancienne compilation canonique de l'Eglise; S. KERNEIS, Codification et droit pénal militaire romain. Les premières lois barbares; TH. DESWARTE, Le Code de Réceswinthe (654): une limitation au pouvoir monarchique dans l'Espagne wisigothique?; P. GANIVET, Observations sur une collection ecclésiastique de droit romain (VIe-IXe siècles): les constitutions sirmondiennes y C. COMBETTE, L'influence du droit romain sur le Code civil de 1804: l'exemple du droit des obligations. En las Terceras Jornadas (9 y 10 de junio de 2005) dedicadas a la familia e impuestos intervino M. TURULL RUBINAT (junto a P. VERDES PIJUAN), al que los organizadores señalan como catedrático de la Universidad de Barcelona. Sin embargo, Turull no es catedrático, no lo ha sido nunca, es profesor titular de Universidad, que además carece de los estudios de Derecho, es de formación histórica medieval; debería por tanto indicarse que es un Maître de conférences. En dichas Jornadas no hubo ninguna aportación de Derecho romano clásico ni justinianeo, sino simplemente de Historia del Derecho. En las IV Jornadas Clermontesas la materia fue los juristas de la Auvernia desde la Edad Media hasta el siglo XX, argumento que desde la publicación de Juristas Universales en cuatro vols. aparecidos en septiembre de 2004 y del Diccionario crítico de juristas españoles, portugueses y latinoamericanos (hispánicos, brasileños, quebequenses y restantes francófonos) en tres vols. aparecido el primero en enero de 2005, el segundo el diciembre de 2006 y el tercero que verá la luz en noviembre de 2008, está dando lugar a que sea una temática muy sugerente. En Francia se está elaborando una obra que recogerá las semblanzas de 600 juristas de ese país. Sin embargo queda algo distante ese número de juristas galos respecto a los 842 juristas universales recogidos por Rafael Domingo, a los que se deben añadir los 69 del Apéndice de juristas españoles del siglo XX, o frente a los 3003 que aparecerán en los tres tomos del mencionado Diccionario crítico (en el primero ya han sido publicados 493, mientras que en el segundo verán la luz 830 más y en el tercero se publicarán 80 semblanzas más de las letras Ve a Z, y un Apéndice con 1600 juristas de las letras A a la Z), en el que se cubren los territorios de España, Portugal, países iberoamericanos, Québec, Miquelon, Saint-Pierre, archipiélago de Guadalupe, Martinica, Haití y territorios de EE.UU. en los tiempos de dominación española y francesa o independientes de la Unión, en concreto Luisiana, Texas, Nuevo México, California y Florida. En las citadas Jornadas Clermontesas, los juristas con clara influencia romanística que se examinaron fueron Jean Barbier, Gabriel Berthon de Fromental, Rangouste de la Bastide, Michel de l'Hospital, Jean Domat y Auroux de Pommiers. Por último las V Jornadas Clermontesas permitieron que el CERA recibiera ayudas para la organización de este encuentro científico del Observatoire des Mutations Étatiques dans l'espace européen, del Consejo General del Puy-de-Dôme y del Ayuntamiento de Clermont-Ferrand. La temática desarrollada fue la de religión e impuestos. Las que observamos poseen contenido romanístico son las de A. GUTSFELD, Culte païen et politique fiscale au IVè siècle apr. J.-C.; L. SCORDIA, Rendez à César ce qui est à César; C. DE LA MARDIÈRE, La dîme saladine. El resto, muy abundantes, son de Historia del Derecho. Se ha de decir que en las primeras Jornadas, que tuvieron lugar el 12 y 13 de junio de 2004, sobre identidades, marginalidades y solidaridades, no colaboró en su organización el CERA, pero sí se presentaron algunas ponencias de Derecho romano: C. COMBETTE, La solidarité familiale en droit pénal romain; M.-O. ROUVEYROLLES, La manumissio du servus communis; L. BALANGER, Le favor libertatis dans la législation de Justinien; A. Jeannin, La manumissio in ecclesia: une procédure romano-chrétienne à l’épreuve de la pratique du haut Moyen Âge; A. Paturet, Iura sepulchrorum et contingences sociales: la translatio cadaveris en droit romain y M. Flament, L’aide aux indigents et l’assistance aux infortunés à Rome.

2 GLAUDES, Pierre, Joseph de Maistre (1753-1821), en Juristas Universales (Madrid-Barcelona, 2004), vol. II, pp. 781-785.

3 DURKHEIM, Émile, Lecciones de Sociología. Física de las costumbres y del Derecho (trad. de Estela Canto, con estudio preliminar de José Luis Monereo, Granada, 2006), p. 131.

4 DURKHEIM, Émile, Lecciones de Sociología, p. 140.

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons