SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número29GARCÍA GARRIDO, Manuel Jesús, Miscelánea romanística: (Fernández de Buján, Federico - Reinoso, Fernando [coordinadores], Madrid, Universidad Nacional de Educación a Edistancia Ediciones, 2006), dos volúmenes, 881 págs.HAMZA, Gábor, Wege der Entwicklung des Privatrechts in Europa. Römischrechtliche Grundlagen der Privatrechtsentwicklung in den deutschsprachigen Ländern und ihre Ausstrahlung auf Mittel- und Osteuropa: (Passau, Schenk Verlag, 2007), 264 pages índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

  • Em processo de indexaçãoCitado por Google
  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO
  • Em processo de indexaçãoSimilares em Google

Compartilhar


Revista de estudios histórico-jurídicos

versão impressa ISSN 0716-5455

Rev. estud. hist.-juríd.  n.29 Valparaíso  2007

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-54552007000100027 

 

Revista de Estudios Histórico-Jurídicos XXIX, 2007, pp. 560-564

RECENSIONES Y RESEÑAS

 

GIUNTI, Patrizia, Consors vitae, matrimonio e ripudio in Roma antica (Milano, Giuffré, 2004), 501 págs.        [ Links ]

 

Carlos Felipe Amunátegui Perelló
Pontificia Universidad Católica de Chile, Chile.


Después de disfrutar el excelente Adulterio e leggi regie (Milano, Giuffré, 1990), a estas alturas debo confesar que espero las publicaciones de Patrizia Giunti como los niños aguardan un regalo. Una mezcla de curiosidad e impaciencia me llenaba cuando finalmente abrí este tomo y pude reencontrarme con el estilo ameno que la caracteriza.

Profundas disquisiciones filológicas, tesis audaces y una materia, el divorcio en Roma Arcaica, que me apasiona. Ciertamente su libro llenó todas mis expectativas.

Ya desde su primer capítulo la acción se centra de lleno en uno de los muchos misterios que guarda el Derecho Arcaico, esto es, la disolubilidad del matrimonio. Comienza exponiendo la conocida diferencia entre los textos de Plutarco (Vita Rom. 22, 3)1 y Dionisio de Halicarnaso (Ant. Rom. 2, 25, 62,l)2 en la materia. En pocas palabras, de conformidad con el primer autor, el divorcio habría sido raro en la Roma Regia, aunque estaría formalmente permitido al marido por un lex Romuli en tres casos específicos: la preparación de venenos (¿envenenamiento de la prole? ¿aborto?), la falsificación de llaves y el adulterio.

El segundo fragmento dice lo contrario, que el divorcio no habría estado permitido en la Roma Regia, pero que en cambio, si la mujer bebía vino o cometía adulterio, de conformidad con los parientes de ésta, el marido podía matarla.

Evidentemente la contradicción formal entre ambos fragmentos ha dado no pocos dolores de cabeza a la romanística desde hace decenios.

La solución que la autora da es francamente original (pp. 28 ss). Respecto al primero de los textos, postula la interpretación del pasaje plutarqueo, no como una tríada de conductas, sino más bien como disyunción binaria. Serían las conductas que motivan el repudio (1) el adulterio y (2a) la preparación de venenos o (2b) la falsificación de llaves3.

La preparación de venenos en verdad correspondería a la racionalización de Plutarco de la tradicional prohibición de beber vino, puesto que el vino tendría efectos abortivos. Otro tanto con la falsificación de llaves, que serían precisamente las llaves de la bodega de vinos. Así, el texto de Plutarco coincidiría con el de Dionisio en los tipos sancionados, toda vez que la primera conducta, el adulterio, queda enfrentada a otras dos conductas (el envenenamiento de la prole y la falsificación de llaves) que no serían más que intelectualizadas manifestaciones de una conducta original única, beber vino.

La hipótesis es seductora, aunque altamente especulativa.

En cuanto al segundo texto, la autora realiza una brillante reconstrucción filológica del texto de Dionisio criticando la tradición manuscrita. Al efecto (pp. 54 ss.) reemplaza el gar tauta thanato por un intrigante gar tauta dzemiouv, que cambiaría la muerte por una simple condena no predeterminada (¿el divorcio?).

A pesar de los interesantes razonamientos que la autora expone, no nos sentimos inclinados a compartir su particular visión del problema. Amén de lo problemático que resulta dar a versiones secundarias de la tradición manuscrita valor sobre las principales, cuestión sobre la que no entraremos, tenemos la certeza que en la tradición romana la muerte de la mujer por adulterio o ingesta de vino fue aceptable, al menos para la etapa Arcaica. Al efecto, contamos con la leyenda relativa a Egnatius Maetenius4 relativa a la ingesta de vino, justamente ligada a la época de Rómulo, lo que confirmaría la existencia de una norma, asociada al mítico fundador de la ciudad que autorizaría al marido a matar a la mujer en tal caso.

En cuanto al adulterio, amén del conocido fragmento de Gellio que nos da cuenta de la opinión de Catón5, es necesario recordar el caso de Lucrecia. En efecto, cuando ella convoca a su marido y su padre, junto con un amigo cada uno, ella trata su violación como si fuese un adulterio. Todo el argumento sobre su muerte gira en torno al hecho que, aunque ella es inocente, se autoaplicará la pena correspondiente al delito. De ahí el apasionado "mentem peccare, non corpus" (auc. 1, 57) que Livio la hace exclamar.

A continuación sigue un interesante análisis de el problema del primer divorcio romano, esto es, el caso de Spurio Carvilio, desde donde hace arrancar la tesis central de la obra, esto es, que en principio habría una diferencia de estado entre nuptiae y matrimonium, siendo la primera consecuencia de la confarreatio y disoluble por el trinoctium abesse, mientras que la segunda sólo tendría lugar luego de un año (o diez meses primitivamente) de convivencia y tendería a coincidir con el nacimiento del primer hijo, formalizándose a través de una prehistórica coemptio etrusca. Desde aquí el matrimonio sería indisoluble, salvas las situaciones planteadas por Dionisio de Halicarnaso.

Si bien la tesis del matrimonio a prueba no es nueva, esta nueva formulación de ella acarrea los mismos problemas que las anteriores. En primer término, si la manera de disolver los matrimonios confarreados es a través del trinoctium, queda en la sombra para qué serviría entonces la differreatio. ¿Por qué los romanos se tomaron la molestia de crear un rito tan complejo si bastaba con el trinoctium, de una asombrosa simplicidad?

En cuanto a la compleja estructura que propone para la coemptio, no tiene apoyo real en las fuentes. Que la coemptio histórica era disoluble por el rito contrario nos lo atestigua Gayo (1,137). Si fue ésta una construcción Pontifical de resultas del divorcio de Spurio Carvilio, como postula la autora, entonces ello supondría que los matrimonios sine manu anteriores a dicho divorcio serían prácticamente inexistentes. Por el contrario, podemos encontrar un buen número de ellos, a lo menos desde el siglo IV a.C. a través de la revisión de las fuentes6.

Por lo demás, recordemos que el divorcio de Spurio Carvilio fue el primero donde la causa alegada fue la esterilidad7. Si los diez meses coinciden con el nacimiento del primer hijo, como postula la autora, no se entiende cómo el alegar la esterilidad de la propia mujer haya representado una novedad en Roma y mucho menos un escándalo, como las fuentes sugieren. Toda la estructura del trinoctium se basaría en la esterilidad de la propia mujer ¡dónde está la novedad!

En fin, lamentablemente no estamos en posición de compartir las conclusiones que la autora postula, aunque reconocemos el mérito de un trabajo brillante y bien documentado.

Notas

1 Rom. 22, 3: Έθηκε δέ καί νο'μους τννάς, ών σφοδρός μέν έστνν ό γυνανκί μή δνδοΰς άπολείπενν άνδρα, γυνανκα δέ δνδοΰς έκβάλλενν έπί φαρμακεία τε'κνων ή κλενδοϊν ύποβολή καί μονχευθενσαν: εί δ° άλλως τις άποπέμψαντο, τής οΰσίας αΰτοΰ τό μέν τής γυνανκός εΐναν, τό δέ τής Δήμητρος ίερόν κελεΰων: τόν δ° άποδο'μενον γυνανκα θΰεσθαν χθονίονς θεονς.

2 Ant. Rom 2, 25, 2, 1: ήν δέ τονο'ςδε ό νο'μος: γυνανκα γαμετήν τήν κατά γα'μους ίεροΰς συνελθοΰσαν άνδρν κοννωνόν άπα'ντων εΐναν χρημα'των τε καί ίεροϊν. έκα'λουν δέ τοΰς ίεροΰς καί νομίμους οί παλανοί γα'μους 'Ρωμαϊκή προσηγορία περνλαμβά νοντες φαρραχείους έπί τής κοννωνίας τοΰ φαρρο'ς, ό καλοΰμεν ήμενς ζε'αν. αύ'τη γάρ ήν άρχαία καί με'χρν πολλοΰ συνήθης ά'πασνν αΰτονς ή τροφή: φε'ρεν δέ πολλήν καί καλήν ή 'Ρωμαίων γή [τήν ζε'αν]. καί ώσπερ <ήμενς οί>"Ελληνες τόν κρίθννον καρπόν άρχανο'τατον ύπολαμβα'νοντες έπί τοϊν θυσνοϊν κρνθανς καταρχο'μεθα οΰλάς αΰτάς καλοΰντες, ού'τω 'Ρωμανον τνμνώτατο'ν τε καρπόν καί άρχανο'τατον εΐναν νομίζοντες τάς ζε'ας δνά τοΰτων άπάσης έμπΰρου θυσίας κατάρχονταν με'νεν γάρ έτν καί οΰ μεταπέπτωκεν είς πολυτελεστέρας άπαρχάς τό έθος. τό δή κοννωνοΰς τής ίερωτάτης τε καί πρώτης τροφής γενέσθαν γυναί"κας άνδράσν καί έπί τή ό'λτ| συνελθενν τΰχτ| τήν μέν έπίκλησνν τής κοννωνίας τοΰ φαρρός εΐχεν, είς σΰνδεσ-μον δ° άναγκαΐΌν οίκενο'τητος ε"φερεν άδναλΰτου, καί τό δνανρήσον τοΰς γάμους τοΰτους οΰδέν ήν. οΰτος ό νο'μος τάς τε γυνανκας ήνάγκασε τάς γαμετάς, οΐα δή μηδεμίαν έχοΰσας έτε'ραν άποστροφήν, πρός έ'να τόν τοΰ γεγαμηκο'τος ζήν τρο'πον, καί τοΰς άνδρας ώς άναγκαίου τε καί άναφανρε'του κτήματος τής γυνανκός κρατενν. σωφρονοΰσα μέν οΰν καί πάντα τω γεγαμηκο'τν πενθομε'νη γυνή κυ&rho ;ία τοΰ ονκου τόν αΰτόν τρο'πον ήν, ό'νπερ καί ό άνήρ, καί τελευτήσαντος άνδρός κληρονο'μος έγίνετο τών χρημάτων, ώς θυγάτηρ πατρο'ς, εί μέν άπανς τε καί μηδέν δναθε'μενος άποθάνον πάντων οΰσα κυρία των άπολενφθε'ντων, εί δέ γενεάν έχον τονς πανσίν ίσο'μονρος γννομε'νη. άμαρτάνουσα δε' τν δνκαστήν τόν άδνκοΰμενον έλάμβανε καν τοΰ μεγε'θους τής τνμωρίας κΰρνον. ταΰτα δέ οί συγγενενς μετά τοΰ άνδρός έδίκαζον: έν οΐς ήν φθορά σώματος καί, ό πάντων έλάχνστον άμαρτημάτων'Έλλησν δο'ξενεν άν ύπάρχενν, εν" τνς οΐνον εύρεθείη πνοΰσα γυνη'. άμφο'τερα γάρ ταΰτα θανάτφ ζημνοΰν συνεχώρησεν ό 'Ρωμΰλος, ώς άμαρτημάτων γυνανκείων αίσχνστα, φθοράν μέν άπονοίας άρχήν νομίσας, με'θην δέ φθοράς. καν με'χρν πολλοΰ δνε'μεννε χρο'νου ταΰτ° άμφο'τερα παρά 'Ρωμαίονς άπαραντήτου τυγχάνοντα όργής.

3 Si p es φαρμακεία τε'κνων
q es κλειδων ύποβολη
y r es μοιχευθεν σαν
la fórmula de la conducta sería:
(x) ((pvq) Λ r)

4 Plinius SR., Nat. hist. 14, 89: "non licebat idfeminis Romae bibere. invenimus inter ex-empla Egnati Maetenni uxorem, quod vinum bibisset e dolio, interfectam fusti a marito, eumque caedis a Romulo absolutum; Val. Max. 6, 3, 9: "Magno scelere horum seueritas ad exigendam uindictam concitata est, Egnati autem Meceni longe minore de causa, qui uxorem, quod uinum bibisset, fustipercussam interemit, idque factum non accusatore tantum, sed etiam reprehensore caruit, uno quoque existimante optimo illam exemplo uiolatae sobrietati poenas pependisse. et sane quaecumque femina uini usum immoderate appetit, omnibus et uirtutibus ianuam claudit et delictis aperit"; Servius, ad. A. 1, 737, 43: "summo tenvs usque ad labra. 43. attigit ore et verecundiam reginae ostendit, et morem Romanum. nam apud maiores nostros feminae non ute-bantur vino, nisi sacro- rum causa certis diebus. denique femina quae sub Romulo vinum bibit occisa est a marito, Mecennius absolutus, id enim nomen marito. Tertuliano Apol. 6 sub Romulo vero quae vinum attigerat inpune a Metennio marito trucidata sit".

5 Gellius, 10, 23, 4 ss.: "Verba Marci Catonis adscripsi ex oratione, quae inscribitur de dote, in qua id quoque scriptum est in adulterio uxores deprehensas iusfuisse maritis necare: 'Vir' inquit 'cum diuortium fecit, mulieri iudex pro censore est, imperium, quod uidetur, habet, si quidperuerse taetreque factum esta muliere; multatur, si uinum bibit; si cum alieno uiroprobri quid fecit, condemnatur.' De iure autem occidendi ita scriptum: 'In adulterio uxorem tuam si prehendisses, sine iudicio inpune necares; illa te, si adulterares siue tu adulterarere, digito non auderet contingere, neque ius est'".

6 Vid Hanard, Gilbert, Manus et mariage a l'epoque archaique, en RIDA. 36 (1989), pp. 197.

7 Val. Max. 2, 1, 4: "Repudium inter uxorem etuirum acondita urbe usque ad centesimum et quinquagesimum annum nullum intercessit. primus autem Sp. Caruilius uxorem sterilitatis causa dimisit. qui, quamquam tolerabili ratione motus uidebatur, reprehensione tamen non caruit, quia ne cupiditatem quidem liberorum coniugalifideipraeponi debuisse arbitrabantur"; Gellius 4, 3 pr.: Quod nullae fiuerunt rei uxoriae actiones in urbe Roma ante Caruilianum diuortium; atque inibi, quidsitproprie 'paelex', quaeque eius uocabuli ratio sit"; Gellius 4.3.1: "Memoriae traditum est quingentis fiere annispost Romam conditam nullas rei uxoriae neque actiones neque cautiones in urbe Roma autin Latiofiuisse, quoniamprofiecto nihildesiderabantur nullis etiamtunc matrimoniis diuertentibus"; GELLIUS 4, 3, 2: "Seruius quoque Sulpicius in libro quem composuit de dotibus tumprimum cautiones rei uxoriae necessarias esse uisas scripsit, cum Spurius Caruilius, cui Ruga cognomentum fiuit, uir nobilis, diuortium cum uxore fiecit, quia liberi ex ea corporis uitio non gignerentur, anno urbis conditae quingentesimo uicesimo tertio M. Atilio P. Valerio consulibus. Atque is Caruilius traditur uxorem, quam dimisit, egregie dilexisse carissimamque morum eius gratia habuisse, set iurisiurandi religionem animo atque amori praeuertisse, quod iurare a censoribus coactus erat uxorem se liberum quaerundum gratia habiturum"; Gellius 17, 21, 44: "Anno deindepost Romam conditam quingentesimo undeuicesimo Sp. Caruilius Ruga primus Romae de amicorum sententia diuortium cum uxore fiecit, quod sterila esset iurassetque apud censores uxorem se liberum quaerundorum causa habere [...]".

 

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons