SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número29SALINAS ARANEDA, Carlos, El influjo del Derecho Canónico en el Código Civil de la República de Chile: (Ediciones Universitarias de Valparaíso, Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Valparaíso, 2006), 259 págsSCHMOECKEL, Mathias - RÜCKERT, Joachim - ZIMMERMANN, Reinhard (editores), Historisch-kritischer Kommentar zum BGB: (Tübingen, Mohr Siebeck, 2003), I: Allge-meiner Teil, §§ 1-240, 1.121 págs. índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

  • Em processo de indexaçãoCitado por Google
  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO
  • Em processo de indexaçãoSimilares em Google

Compartilhar


Revista de estudios histórico-jurídicos

versão impressa ISSN 0716-5455

Rev. estud. hist.-juríd.  n.29 Valparaíso  2007

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-54552007000100046 

 

Revista de Estudios Histórico-Jurídicos XXIX, 2007, pp. 632-633

RECENSIONES Y RESEÑAS

 

SÁNCHEZ DE MOVELLÁN TORRRENT, Isabel, Les institutions fiscalitzadores de la Generalitat de Catalunya. Des de la reforma de 1413 fins al final del regnat de l'Emperador Carles I, el 1556 (Barcelona, Sindicatura de Comptes de Catalunya, 2004), 195 págs.        [ Links ]

 

Guillermo Hierrezuelo Conde


Tomás de Montagut, catedrático de Historia del Derecho y de las Instituciones de la Universidad Pompeu Fabra, en el Prólogo a la presente monografía, señala que "la historia de los oidores de cuentas de la Diputación del General de Cataluña es paralela ala Historia de la Generalitat de Cataluña" (pp. 15-16).

Los oidores de cuentas de la Diputación del General de Cataluña representaban la institución fiscalizadora y tenían como misión principal la de exigir responsabilidades económico-administrativas a todas aquellas personas obligadas. Sánchez de Movellán llega a manifestar que un primer órgano o tribunal de cuentas de la Diputación/Generalitat regido por los oidores de cuentas en los siglos XV y XVI podría considerarse como un precedente lejano de la actual Sindicatura de Cuentas de Cataluña (p. 21). En el año 1413, las Cortes dotaron a la Diputación de la normativa básica necesaria para considerarse como institución. Con esta normativa fundacional los oidores de cuentas se reafirmaron como los máximos órganos fiscales y financieros de la institución revisando y definiendo todas las cuentas de la institución (p. 22). Por otro lado, en este periodo inicial la Generalitat pasó a ser un organismo sometido al intervencionismo real, lo que le hizo perder gradualmente parte de la autonomía de la que había gozado anteriormente.

Sánchez de Movellán Torent nos señala que el Tribunal de Cuentas del rey de la corona de Aragón en el siglo XIII fue el primer órgano fiscalizador de que tenemos noticias a nivel general de la Corona. Concretamente, fue a mitad del siglo XIV (1359) cuando se comenzó a vislumbrar el órgano embrionario de la Diputación del General (p. 29). También analiza la autora la intervención real en la elección de los diputados y oidores en el trienio 1488-1491; así como el nuevo sistema electivo déla insaculación, aprobado por el monarca Fernando II (Fernando el Católico) en 1493, en Barcelona, que venía a sustituir de forma definitiva la elección directa que hasta el momento se había venido aplicando (cooptación). Este nuevo sistema intentaba establecer unos mecanismos imparciales. Sin embargo, pocos años después, en las Cortes celebradas en Barcelona en 1503, se aprobaron unos capítulos que reformaron el proceso insa-culatorio vigente hasta entonces (pp. 72-74).

Aunque la recaudación del donativo real aprobado en Cortes era la función primera y principal otorgada a la Generalitat, el control, la fiscalización de todo el proceso recaudatorio se presentaba como el cometido específico y más práctico encargado a los oidores del General. En las Cortes de los años 1362-1365 se idearon las generalitats, como unos tributos genuinos de la Diputación. Las mismas Cortes, que aprobaban los impuestos (1468-1469), ordenarían a la propia Generalitat que los cobrase. Estos nuevos impuestos los podemos considerar, en palabras de Isabel Sánchez de Movellán, como los primeros impuestos de la Edad moderna, aprobados por el rey de la Corona de Aragón (p. 97).

Aunque la tarea principal de los oidores de cuentas era la revisión general de todas las cuentas que se produjesen en la Generalitat, no siempre eran expertos contables, por lo que se podían ayudar en su labor de personas más expertas que ellos: el escribano del oidor, el racional y el regente de cuentas, que a su vez se dotarían de adjuntos propios (pp. 118-123).

Finalmente, estudia las funciones judiciales de los oidores de cuentas del General en las materias que afectaban a la institución (pp. 134-138). En esta función judicial existía una paridad e igualdad entre diputados y oidores, ya que todos ellos eran integrantes del Tribunal (p. 135).

Ya en el siglo XXI la Sindicatura de Cuentas de Cataluña se presenta como un organismo político dependiente del Parlamento catalán, que tiene como función principal la fiscalización de la gestión económica, financiera y contable del sector público catalán. Este es un control de cuentas en una fase posterior a la recaudación, gestión y administración, y que se ha de presentar en forma de informes ante el Parlamento de Cataluña. Aquí sí que existe cierta coincidencia funcional entre la Generalitat antigua y la actual Sindicatura (p. 27).

Con este trabajo Sánchez de Movellán nos presenta la continuación temporal de un estudio que redactó Tomás de Montagut i Estragues, bajo el mismo título en 1996. Está acompañado de un Apéndice documental (pp. 157-193) en el que se transcriben algunos documentos seleccionados por su interés. Isabel Sánchez de Movellán está considerada una de las máximas expertas en Historia de la hacienda y de las instituciones financieras con que contamos en estos momentos en España.

 

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons