SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número31La teoría política de Samuel Pufendorf a través de su comentario a la constitución del imperio romano-germánico (1667)Bancalari Molina, Alejandro, Orbe Romano e Imperio Global. La romanización desde Augusto a Caracalla índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista de estudios histórico-jurídicos

versión impresa ISSN 0716-5455

Rev. estud. hist.-juríd.  n.31 Valparaíso  2009

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-54552009000100017 

Revista de Estudios Histórico-Jurídicos
XXXI (Valparaíso, Chile, 2009)
[pp. 449 - 450]

BIBLIOGRAFÍA

Alvarado Planas, Javier, Justicia, libertad y censura en la Edad Moderna (Madrid, Ministerio de Justicia y Boletín Oficial del Estado, 2007) 331 págs.


Publicada por el Ministerio de Justicia y el Boletín Oficial del Estado, esta obra del profesor Javier Alvarado Planas, Catedrático de Historia del Derecho y de las Instituciones de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (Madrid), aparece sin duda abocada a convertirse en una obra de referencia para el conocimiento de la Historia moderna en España. Bajo el título genérico de Justicia, libertad y censura en la Edad Moderna, se recogen en ella una serie de trabajos, algunos ya publicados, y otros, que lo fueron en parte, ampliados por el autor para esta obra, en los que se afronta desde distintas perspectivas la problemática de la censura de libros jurídicos o relacionados con la Justicia en la España moderna.

Parafraseando al célebre Ortega y Gasset, el profesor Alvarado comienza la introducción de su obra afirmando que "la historia moderna de España se reduce, probablemente, a la historia de su resistencia a la cultura moderna". Su libro es buena muestra de ello, pues afronta la censura de libros jurídicos acometida tanto por vía gubernativa antes de la impresión del libro, como por vía inquisitorial una vez el libro había sido publicado. Ambos mecanismos completaban un férreo sistema de control monárquico frente a cualquier nueva idea o pensamiento que pudiera resultar peligroso o subversivo, en la creencia de que "gobernar no consistía en resolver problemas sino en hacer callar a quienes los planteaban".

La finalidad con las que estas páginas salen a la luz, en defensa de la libertad de expresión y como aviso o advertencia de los males que en el pasado se han derivado de lo contrario, responde a una nítida apuesta por la creación de una historia comprometida con la sociedad de la que pueda extraerse alguna enseñanza. Así lo expresa el propio autor, que pone fin a la introducción de la obra con una reflexión filosófica: "sin libros, Dios está silencioso, la justicia dormida, las ciencias naturales detenidas, la filosofía coja, las letras mudas y todas las cosas envueltas como en unas heladas tinieblas".

En cuanto al contenido, el libro queda estructurado en siete distintas aportaciones que, en su conjunto, dejan al lector una nítida imagen de la censura literaria, y en especial de la problemática jurídica perseguida por los censores. La primera aportación, o capítulo I, afronta de forma genérica la censura gubernativa de obras jurídicas en el siglo XVIII. Trata de las instituciones censoras, los criterios utilizados, y la formación de los expedientes de censura antes de la publicación de los libros jurídicos. Los dos capítulos siguientes, capítulo II y capítulo III, se dedican, por su parte, a los pormenores de la censura inquisitorial realizada sobre obras ya publicadas, desde su origen y justificación, hasta el procedimiento seguido, por utilizar un ejemplo concreto, en la censura a las obras sobre la rebelión en Cataluña.

Los cuatro últimos capítulos nos sumergen todavía de forma más directa en obras o cuestiones específicas que sufrieron una particular persecución censora, descendiendo así desde lo general a lo particular, y completando con pinceladas más precisas todo el cuadro de la censura de libros u obras jurídicas. De éstos, son objeto de una especial atención los procedimientos de censura sobre el primer Diccionario Jurídico castellano de Hugo de Celso, el libro sobre la libertad de comercio Confusión de confusiones, escrito en Amsterdam en 1688, y el atrevido memorial al rey de 1761 sobre Enfermedades y remedios de la Administración de Justicia. Completa el panorama, un detalladísimo y muy interesante trabajo sobre la idea de justicia, la libertad y la iconografía en las obras jurídicas sobre la conquista y los justos títulos de dominio de América, que concretamente da contenido al capítulo V.

Además de la muy abundante y rica bibliografía utilizada, destaca el ingente trabajo documental sobre el que se sustenta toda la obra, dotándola de un impecable rigor científico. La rigurosa metodología utilizada, así como el vasto conocimiento del profesor Alvarado sobre las instituciones de la Edad Moderna española y, sobre todo, el Derecho indiano, del que es una autoridad, consiguen en definitiva ofrecernos un trabajo acabado y difícilmente superable, en el que se arrojan conclusiones bien cerradas y magníficamente argumentadas sobre una realidad que explica, desde lo que no pudo ser, el Derecho y la justicia española de la Edad Moderna.

Isabel Ramos Vázquez
Universidad de Jaén
España