SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número31Pfister, Laurent, Introduction historique au droit privéSoberanes Fernández, José Luis - Martínez de Codes, Rosa María (coordinadores), Homenaje a Alberto de la Hera índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista de estudios histórico-jurídicos

versión impresa ISSN 0716-5455

Rev. estud. hist.-juríd.  n.31 Valparaíso  2009

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-54552009000100042 

Revista de Estudios Histórico-Jurídicos
XXXI (Valparaíso, Chile, 2009)
[pp. 534 - 537]

BIBLIOGRAFÍA

Pisier, Évelyne - Brimo, Sara, Le droit des femmes (París [impreso en Varese, Italia], Dalloz: Colección "À savoir", 2007), 142 págs.


Este pequeño libro, no sólo por su extensión sino por su tamaño, es una Historia de los derechos de la mujer en Francia, formulada no en sentido cronológico sino sistemático, escrita por dos mujeres, Évelyne Pisier, profesora emérita de la Universidad de París Sorbona, y por Sara Brimo que se ha encargado de seleccionar los textos aquí recogidos. Se detienen a lo largo del mismo en el sufragio activo y pasivo de la mujer, la paridad, la nacionalidad, la creación de determinadas instituciones de Derecho público que afectan a la mujer, etc. Una vez descritos los derechos políticos se pasa a los derechos civiles y se termina con los derechos sociales. Entre los civiles, el apellido y su transmisión a la prole, el matrimonio, la maternidad, el divorcio, la violencia conyugal, los delitos sexistas, etc. Respecto a los derechos sociales el acceso a la enseñanza primaria, secundaria y universitaria, el velo islámico y los símbolos religiosos, la inserción social de la mujer en el mundo del trabajo, la igualdad de trato, permisos y bajas de maternidad, prestaciones familiares, etc.

En los últimos cien años se ha progresado extraordinariamente en estas materias, y en los casi dos lustros transcurridos hasta ahora del siglo XXI todavía más. Por tratarse de una recensión para una revista histórica, como es la REHJ., vamos a limitarnos a recoger las referencias de cambios producidos desde 1789 hasta 1975 y dejamos para los cultivadores del derecho positivo, si recensionan este libro, que incidan en lo ocurrido entre 1975 y 2009. En cualquier caso el libro apareció en febrero de 2007, por lo que sólo se recoge la evolución del Derecho femenino francés hasta finales de 2006.

Évelyne Pisier comienza discrepando de Carlos Marx, que se ocupó de denunciar la desigualdad entre las clases sociales, y no se preocupó de poner de relieve la que se producía entre ambos sexos, ya que para él si se resolvía la primera quedaría resuelta la segunda. Según Pisier, Marx se equivocó y han sido multitud de feministas las que han dejado claro durante lustros que sus planteamientos y la revolución feminista nada tienen que ver con las reivindicaciones del proletariado. Luego Pisier se enfrenta a Jean-Jacques Rousseau, a Claude-Maurice de Talleyrand-Périgord, y hace un repaso de lo que denomina el Derecho contra las mujeres, con sus víctimas, como es el caso de Olympe de Gouges que, por haber dicho y escrito que «la mujer nace libre e igual al hombre en cuanto a sus derechos» (p. 6), probó el eficaz método de decapitación que debe su invención a Monsieur Joseph-Ignace de Guillotin.

Pero veamos ciertos hitos del derecho de las mujeres y contra las mujeres en la dulce Francia. Los indicamos por orden cronológico, dejando al margen, en la mayor parte de los casos, las referencias al Código civil de 1804, donde las desigualdades son muy abundantes, a la vez que suficientemente conocidas:

La Constitución de 3 de septiembre de 1791 excluía a las mujeres del acceso a la realeza. La propia Constitución estableció que el matrimonio dejaba de ser un sacramento y pasaba a ser un contrato civil.

La Ley de 20 de septiembre de 1792 introdujo el divorcio en Francia y se reconoció por consentimiento mutuo (p. 65).

Un decreto de 30 de octubre de 1793 legaliza los Clubes y sociedades populares de mujeres.

El Código Civil de 1804 reconoce la posibilidad del divorcio, pero establece restricciones notables en relación a la anterior norma de 20 de septiembre de 1792.

El Código Penal de 1810 precisa que el marido que disponga de una concubina en el domicilio conyugal, contra la voluntad de su esposa, habrá de pagar una multa de 200 a 2000 francos.

La ley Bouard de 8 de mayo de 1816 supuso la abolición del divorcio en Francia (p. 68).

La Ley de 28 de abril de 1832 reconoce como delito la violación.

Una Ordenanza de 23 de junio de 1836 determina que en cualquier municipio debe haber, al menos, una escuela primaria reservada a las niñas.

En 1838 se creó la primera Escuela normal de magisterio femenino (p. 105).

En 1848, al establecerse el sufragio universal en Francia, no se reconoce el voto a la mujer.

La Ley de 19 de mayo de 1874 prohíbe determinados tipos de trabajos nocturnos para las mujeres menores de 21 años.

La Ley de 9 de agosto de 1879 estableció que todos los Departamentos debían contar con una Escuela normal de magisterio femenino (p. 107).

La Ley de 9 de abril de 1881 autoriza a la esposa a abrir una libreta en una Caja de ahorros sin el permiso de su marido (p. 56).

Un decreto de 14 de enero de 1882 organizó la enseñanza secundaria de las niñas en cinco años de estudios (p. 108).

Una Ley promovida por Jules Ferry, de 28-29 de marzo de 1882, establece la enseñanza primaria obligatoria para los niños de ambos sexos desde los seis a los trece años (p. 104).

La Ley Naquet de 27 de julio de 1884 reestableció el divorcio en Francia, pero de forma restringida.

La Ley de 1 de diciembre de 1900 admitió que las mujeres provistas del título de licenciadas en Derecho pudieran ser admitidas a prestar el juramento previsto para el ejercicio de la profesión de abogado (p. 109).

La Ley de 3 de abril de 1928 estableció el seguro social de maternidad dentro del seguro sanitario (p. 134).

La ley de 10 de agosto de 1927 determina que la mujer no tiene que seguir obligatoriamente la nacionalidad de su marido, lo que había hecho perder nacionalidad, condición funcionarial y puesto de trabajo a muchas mujeres galas (p. 42).

La Ley de 18 de febrero de 1938 se pronuncia sobre el cese de la condición de cabeza de familia del marido en diversas circunstancias, como son la interdicción, ausencia, condena criminal, etc. (p. 57).

Una Ley de 22 de septiembre de 1942 suprime la autorización marital para el ejercicio de las profesiones mercantiles (p. 114).

La Ordenanza de 21 de abril de 1944 admite el sufragio activo y pasivo de la mujer en las mismas condiciones que los hombres (p. 40).

Se promulga la Ordenanza de 19 de octubre de 1945, según la cual la mujer extranjera que contrae matrimonio con un francés adquiere la nacionalidad francesa, y la mujer francesa que lo hace con un extranjero conserva su nacionalidad, a no ser que renuncie expresamente a ella (p. 43).

La Ley de 11 de abril de 1946 permitió el acceso de la mujer a la magistratura (p. 116).

Una Ley de 13 de abril de 1946 prohíbe las casas de prostitución, mal llamadas de "tolerancia" (p. 97).

Una sentencia de 30 de julio de 1946 consagró el principio de "a igual trabajo, igual salario" (p. 122).

En la Constitución de 27 de octubre de 1946, su art. 3 reconoce la igualdad de derechos del hombre y de la mujer.

En 1965 se creó el Comité de Trabajo femenino (p. 49).

La Ley de 13 de julio de 1965 permitió abrir a ambos cónyuges cualquier tipo de cuenta corriente y adquisición de títulos a su exclusivo nombre personal (p. 58).

La Ley de 3 de enero de 1972 consagró la igualdad entre filiación natural y legítima.

La promulgación de la Ley de 9 de enero de 1973 conlleva que el matrimonio no tiene un efecto de pleno derecho en materia de nacionalidad (p. 43).

La Ley de 11 de julio de 1975 introdujo modificaciones profundas en materia de divorcio, favorece de manera particular a la mujer y le reconoce derechos de los que carecía con anterioridad. Introdujo el divorcio por consentimiento mutuo.

Una Ley de 1975 amplía la formación obligatoria entre los seis y los dieciséis años (p. 108).

Estos son, entre otros, algunos de los peldaños de la evolución del Derecho de las mujeres en Francia hasta 1975. Las cosas han ido cambiando todavía mucho más hasta 2009, pero lo que sí es seguro es que Francia, patria de las declaraciones de derechos del hombre, no ha sido el país que primero asumió defender los derechos de las mujeres y reconocer la no discriminación laboral por razón del sexo.

Manuel J. Peláez
Universidad de Málaga
España