SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número34Brufau Prats, Jaime - Sánchez-Lauro, Sixto, Domingo de Soto, OP., Relecciones y opúsculos (Salamanca, Editorial San Esteban, 2011), II, 2, 617 págs.Carrasco García, Consuelo ¿Legado de deuda? A vueltas con la Pandectística (Madrid, Carlos III-Dykinson, 2011), 158 pp. índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista de estudios histórico-jurídicos

versión impresa ISSN 0716-5455

Rev. estud. hist.-juríd.  no.34 Valparaíso oct. 2012

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-54552012000100018 

Revista de Estudios Histórico-Jurídicos
XXXIV (Valparaíso, Chile, 2012)
[pp. 519 - 521]

Bibliografía

Carrasco García, Consuelo, ¿Legado de deuda? A vueltas con la Pandectística (Universidad Carlos III de Madrid, Madrid, 2011), 158 págs.


El motivo que lleva a la A. a emprender el presente estudio se halla en la afirmación contenida en un artículo que lleva por título “Algunas consideraciones en torno al legado de deuda”, elaborado por una docente de Derecho civil, publicado en 2006 en un libro Homenaje al Profesor Lluís Puig i Ferriol. En el citado artículo, la propia civilista aborda el tratamiento del legado de deuda en el Código civil español, aseverando la nulidad de un denominado legatum debiti en el Derecho romano clásico. Afirmación ésta que, sin duda alguna, induce a una reflexión en el correspondiente capítulo II, ya que no responde –a juicio de Carrasco García– a un verdadero estudio histórico crítico de sus fuentes. Por este motivo, se inicia el estudio ponderando del papel que la Historia desempeña en la configuración del jurista, insistiendo en las continuidades y discontinuidades que ésta presenta.

Sin ánimo de anticipar conclusiones, el presente volumen se divide en ocho capítulos. Por su parte, la introducción se centra en analizar tanto el concepto, como el origen de esta construcción dogmática del legatum debiti. Asimismo, se incide en la finalidad de este trabajo, que no es otra que dilucidar si existió en Derecho romano y a qué fines pudo servir el denominado legatum debiti. Para sostener su enfoque, la autora profundiza en el tratamiento del legado de deuda en el Derecho civil español, si bien no de forma directa y categórica ya que son dos los preceptos sobre cuya exacta inteligencia se contiene una referencia indirecta a tal legado y se halla en el artículo 873 y en el 767 respectivamente. Junto a ellos, se detiene en paralelo en el tratamiento semejante contenido en dos códigos distintos al español: artículo 659 del actual Codice civile y, como precedente de éste, el artículo 1023 del Code civil. Se aprecia en éstos la influencia del Derecho romano recibida a través del ius commune.

Esta disposición mortis causa no aparece mencionada específicamente en el Digesto; ello no obsta, por cierto, a la autora, a realizar en el capítulo III un exhaustivo examen de la figura jurídica a efectos de su concreta configuración. La metodología de trabajo empleada por Carrasco García obedece a este orden: en primer lugar, utilizando el archivo Biblioteca Iuris Antiqui (BIA), procede a seleccionar de forma rigurosa textos romanos en los que se hace alusión al legado que se realiza tomando en consideración algo que se debe; con expresiones tales como: debitor creditori suo legat; debitor creditori legaverit; debitor decem legavit creditori; debitor creditori leget; si quod ego Titio debeo, ei legavero; si quis creditori suo quod debet legaverit. Junto a ellos, otros textos, fruto de un meticuloso análisis de los libros 30 a 32 del Digesto, en los que bajo un título único, se trata de “legados y fideicomisos en general”; también algunos textos del libro 33 “de dote prelegada”; asimismo el Libro 34, título III relativo al legatum liberationis. Libro 35, título I sobre “las condiciones, demostraciones, causas y modos” y título II sobre “lex Falcidia”; Libro 36, título II “de cuando corre el término de los legados y fideicomisos”. El Libro 22, título III sobre “pruebas y presunciones” y el libro 23 sobre “derecho de dote”. También algunas constituciones imperiales relativas a esta materia como C. 6, 44, 2 y algunos textos de las Instituciones justinianeas. Se ha procedido a ordenar cronológicamente todos los textos, tomando en consideración, además, el orden en el que aquellos han sido recogidos por los compiladores del Digesto. Este nutrido estudio de las fuentes jurídicas es completado con fuentes literarias: Horacio, Suetonio, o Propercio entre otros. Las referencias más antiguas provienen de juristas republicanos del siglo I a.C. (Servio Sulpicio Rufo, Alfeno Varo y Audifio Namusa). Continúan las menciones entre los juristas de época clásica alta o central como Labeón y Javoleno; de los juristas clásicos del siglo II d.C se menciona a Juliano, Pomponio y Gayo, Cervidio Escévola. Sobre el particular, la autora evidencia que será a partir de este último jurista, que para referirse a la disposición mortis causa por la que el testador dispone a favor de su acreedor de lo que ya le debía, se habla indistintamente de legado y de fideicomiso; incluso en un mismo texto se emplean ambos instrumentos jurídicos como fungibles. Es harto significativo que al mismo jurista, pertenezcan los textos en los que se menciona la expresión fraus legi a propósito del legatum debiti (D. 22, 3, 27; D. 32, 37, 5-6). El resto de referencias proceden de los juristas de la última época clásica, los severianos, Papiniano, Paulo y Ulpiano.

Enlazando con el planteamiento precedente, en la segunda parte del presente trabajo concretamente, el capítulo V, su autora patentiza, haciendo gala de un vasto conocimiento de las fuentes, la utilización de este expediente jurídico para intentar soslayar las leyes que, o bien limitaban la capacidad de disponer del testador como es el caso de la republicana lex Falcidia, o en otro caso, la de recibir por testamento de determinadas personas (leges del Principado Iulia et Papia). Siendo así que, el recurso a legar como debido lo que no se debía era un modo de circunvenire las prohibiciones de adquirir mortis causa de determinadas personas.

Como derivación de lo anterior, el encuadramiento de las fuentes romanas jurídicas relacionas con el legado de deuda, entre otras razones, permite a la autora recapitular; aseverando: que no existió un legado que recibiese tal nombre; el legatum debiti sería posterior al legatum dotis (siglo II a. C.) y anterior a la aparición del legatum liberationis (siglo I d. C.); que tal legado sí podía disponerse como vindicatorio, transmitiendo ipso iure la propiedad de la cosa al legatario; o como legado damnatorio, generando a favor del legatario el derecho a reclamarlo al heredero; en ocasiones tras el legado, o bien existía una deuda de cosa distinta o cantidad inferior a la legada o, incluso, quedaba probado que tal deuda no existía; etc.

Una vez realizado el análisis de las fuentes romanas, la investigación se centra en conocer el modus operandi de la Pandectística, esto es, el método mediante el cual los autores pandectistas, –pertenecientes tanto a la primera generación de alumnos de Friedrich Carl von Savigny como Georg Friedrich Puchta y Keller, como otros de sus epígonos de la segunda mitad del siglo XIX tales como Arndts, Brinz, Windscheid, Dernburg y Bähr– abordaron el estudio de las fuentes romanas, en qué aspectos centraron su atención, acometiendo la presente investigación un pormenorizado estudio de las obras de estos autores. A través de los tratados de pandectas la A. se propone averiguar cuál fue el tratamiento dado por estos autores al legado de deuda. En este punto la A. precisa que el interés por el estudio del Ordenamiento jurídico romano no fue para los pandectistas un fin en sí mismo, sino un instrumento a partir del cual sentar las bases de un nuevo Derecho que diese respuesta a las necesidades de la mercantilizada sociedad alemana del siglo XIX. Consecuencia de ello, y como arguyó el propio Bernhard Windscheid, integrante de la comisión encargada de redactar el Código civil alemán BGB (1900), lo que interesa no es cómo el Derecho romano llegó a ser en una determinada época sino cómo es posible aplicarlo en el momento actual. Motivo por el cual el BGB, influido por las construcciones dogmáticas de estos autores, no contiene alusión al legado de deuda en los parágrafos 2147-2191 relativos a los legados del Bürgerlisches Gesetzbuch.

De la investigación llevada a cabo con gran rigor y escrupuloso método, se obtiene una visión completa y profunda de la institución estudiada. Es una obra claramente trabajada en criterios y reglas; entre la bibliografía merece ser destacado además de las obras consideradas clásicas en materia de Derecho sucesorio: Biondo Biondi, Fadda, Grosso, Voci, entre otros, la de algunos de los más importantes pandectistas, así como los trabajos específicos sobre el legado de deuda de Astolfi, Bernasconi, o de Di Salvo. Asimismo, sobresale el amplio y bien desarrollado apéndice documental.

Podemos concluir afirmando que nos encontramos ante una investigación que constituye un punto de referencia no sólo para los romanistas e historiadores del Derecho que quieran adentrarse en la evolución del derecho sucesorio romano como experiencia histórico-jurídica, sino también para los estudiosos de la Historia del Derecho privado moderno, más frecuentes en Alemania o en Austria que en España, pues en la Península ibérica resulta más fácil cultivar materias de poco contenido jurídico como el estudio de los validos, los secretarios de Estado y del despacho, los Consejos, la Inquisición, el Justicia de Aragón, el municipio de Segovia o el de Albacete, etc., que analizar las instituciones de Derecho civil en la obra de Jacques Cujas o en los comentarios al Digesto de Hugues Doneau.

Elena Sáez Arjona

Universidad de Málaga, España

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons