SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número38Bucci, Onorato, Il matrimonio cristiano. L’iter normativo nei diritti della ChiesaEstrada Turra, Baldomero, Historia de la Escuela y de la Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso 1894-2014 índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

  • Em processo de indexaçãoCitado por Google
  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO
  • Em processo de indexaçãoSimilares em Google

Compartilhar


Revista de estudios histórico-jurídicos

versão impressa ISSN 0716-5455

Rev. estud. hist.-juríd.  no.38 Valparaíso ago. 2016

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-54552016000100022 

Revista de Estudios Histórico-Jurídicos
XXXVIII (Valparaíso, Chile, 2016)
[pp. 486-488]

BIBLIOGRAFÍA

Calderón Ortega, José Manuel; Díaz González, Francisco Javier, El proceso de redacción del último testamento de Fernando el Católico el 22 de enero de 1516 (Zaragoza, Institución Fernando el Católico, 2015), 98 págs.


No es casualidad que los autores de la obra que aquí se reseña eligieran el año 2015 para su publicación; como tampoco es fruto del azar que esta se presentara oficialmente en las localidades aragonesas de Zaragoza y Sos del Rey Católico el 23 de enero de 2016. Las mencionadas fechas coinciden con la efeméride del quinto centenario de la elaboración de dos testamentos por parte de Fernando II de Aragón. En el primero de ellos, dado en Aranda de Duero el 26 de abril de 1515, el monarca dejaba la herencia a su hija doña Juana (“la loca”), estableciendo que su nieto el infante don Fernando gobernase las coronas de Castilla y Aragón en caso de incapacidad de la reina y hasta la llegada a España de su hermano, Carlos de Gante. En el segundo, dictado en Madrigalejo (Cáceres) el 22 de enero de 1516 –un día antes de morir–, Fernando el Católico designaba como gobernadores de Castilla y Aragón al cardenal Cisneros y a su hijo natural, el arzobispo de Zaragoza, modificando así lo dispuesto en el primer testamento a favor de doña Juana y de su nieto don Fernando.

Es importante relevar que los artífices de esta monografía –los profesores José Manuel Calderón Ortega y Francisco Javier Díaz González– son ambos doctores en Derecho y en Historia y ejercen su labor docente e investigadora en la Universidad de Alcalá (España). En el presente trabajo acometen un interesante análisis comparado de los dos testamentos fernandinos, conservados en el archivo del ducado de Alba (ADA) y cuyo texto íntegro incluyen como anexo documental. También se aproximan a las circunstancias políticas que dieron lugar al cambio de pensamiento del monarca en relación con sus últimas disposiciones, y se detienen en el proceso de redacción del testamento de Madrigalejo, especialmente en lo relativo a algunas cuestiones jurídicas que revisten un interés particular.

Las primeras páginas (pp. 5-23) se encargan de situar al lector en el contexto histórico-político en el que Fernando el Católico vivió los últimos años de su vida. Entre los hechos más relevantes acontecidos en la península ibérica, destaca la conquista del reino de Navarra por el monarca aragonés en 1512y su posterior anexión a la Corona de Castilla en 1515, lo cual le impulsó a otorgar el testamento de Aranda, que en realidad no era sino la actualización de un testamento anterior otorgado en Burgos el 2 de mayo de 1512. Así, “considerando (Fernando) el estado mental de la reina Juana dispuso la gobernación de las Coronas de Castilla y Aragón a favor de su nieto primogénito Carlos. Pero al residir el príncipe en tierras extranjeras, era necesario designar una persona que ejerciera en su lugar el gobierno de los territorios hispánicos en tanto durase su ausencia y para ello nombró a su hermano Fernando, ya de doce años de edad, confirmando así lo dispuesto en su anterior testamento de Burgos, al habilitarlo para el oficio de gobernador en ambas coronas” (p. 7). Sin embargo, conviene advertir que por razones que se desconocen, el testamento de Aranda no fue protocolizado de acuerdo con la legislación castellana vigente; circunstancia esta última que lo hacía inválido pero que en absoluto impidió que se convirtiera en el borrador sobre el cual se redactó, pocos meses después, el testamento de Madrigalejo.

Las notas explicativas del primer apartado se recogen en una sección aparte (pp. 25-39), resultando muy útiles para aclarar los pormenores de algunas disposiciones testamentarias. Además, se traen a colación diversas cláusulas del Derecho castellano aplicables al caso –extraídas principalmente de fuentes como las Partidas, el Ordenamiento de Alcalá y las Leyes de Toro– y se incluyen referencias bibliográficas de autores contemporáneos que han trabajado asuntos relacionados con la temática que nos ocupa.

En todo caso, el apartado más extenso del libro se reserva al apéndice documental (pp. 43-90), donde se hace una exposición comparada del texto íntegro de ambos testamentos, transcribiéndose paralela y correlativamente las disposiciones del testamento de Aranda y del testamento de Madrigalejo, para que el lector pueda identificar fácilmente los fragmentos de este último que suponen una modificación del primero. Esta tarea se ve facilitada por el hecho de que los apartados del testamento de Aranda que posteriormente se suprimieron aparecen tachados (aunque pueden ser leídos), de manera tal que no hay dudas sobre las innovaciones que Fernando el Católico introdujo en su último testamento, otorgado el 22 de enero de 1516, en relación con aquel dado el 26 de abril de 1515. Las novedades más importantes del testamento de Madrigalejo iban a encontrarse en “la eliminación de los consejos políticos dirigidos a Carlos, la designación de Alonso de Aragón y del cardenal Cisneros como gobernadores de Aragón y de Castilla y, finalmente, el legado que se decidió asignar al infante don Fernando”. Así, “el modelo fue el Testamento de Aranda y, además se trabajó directamente sobre el documento original, en el que fueron ratificadas algunas de las cláusulas y las demás recibieron adiciones, supresiones o modificaciones, que una vez revisado y confirmado se entregó a Miguel Velázquez Climente (secretario y pronotario de Aragón) para que procediera a la escritura del testamento y a su correspondiente legalización” (p. 13).

Como se ha mencionado al inicio de la reseña, la Institución Fernando del Católico (IFC), editora de la presente monografía, conmemoró el pasado 23 de enero de 2016 el quinto centenario de la muerte del monarca con la presentación de esta obra en su localidad natal, Sos (denominada actualmente “Sos del Rey Católico”). La IFC también ha elaborado un índice editorial que recoge todas las publicaciones editadas por la institución y asociadas a Fernando el Católico. Desde sus inicios, este organismo autónomo de la Diputación Provincial de Zaragoza ha publicado 24 monografías sobre el monarca.

Solo nos queda felicitar a los autores de esta obra por el excelente trabajo realizado y por haber dado a conocer las últimas voluntades de Fernando II de Aragón, que es –sin duda– una de las personalidades que más influencia ha tenido en Europa y en América en los últimos cinco siglos.

Miguel Sánchez-Lasheras

Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Chile

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons