SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número39ReseñaReseña índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

  • Em processo de indexaçãoCitado por Google
  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO
  • Em processo de indexaçãoSimilares em Google

Compartilhar


Revista de estudios histórico-jurídicos

versão impressa ISSN 0716-5455

Rev. estud. hist.-juríd.  no.39 Valparaíso ago. 2017

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-54552017000100433 

Bibliografía

Reseña

Patricio H. Carvajal A.1 

1Universidad de Talca. Chile

Ruiz-Tagle, Pablo. Cinco repúblicas y una tradición. Constitucionalismo chileno comparado. Santiago: Lom Editores, 2016. 381p.

El estudio se estructura en los siguientes capítulos: 1. Introducción. Algunas reflexiones sobre el republicanismo constitucional chileno; 2. Primera República. La República independiente (1810-1830); 3. Segunda República. La República autoritaria (1830-1870); 4. Tercera República. La República liberal (1870-1924); 5. La Cuarta República. La República democrática (1932-1973); 6. La imposición dictatorial del constitucionalismo autoritario (1973-1990); 7. Quinta República. La República neoliberal (1900); 8. Conclusión: Constitución del bicentenario y sexta República social y democrática.

Esta nueva monografía del jurista Ruiz Tagle está precedida de dos estudios sobre el constitucionalismo chileno1. El Leitfaden del discurso de Ruiz Tagle es el republicanismo, como categoría historiografía nuclear del pensamiento político-constitucional, según el modelo de la historiografía política de la Cambridge School: Pocock2, Skinner3, y de la Geschictchliche Grundbegriffe de Koselleck4, historiografía jurídica-constitucional: Wyduckel5, Stolleis6, Fioraventi7, Duve8, Schiera9. Esta perspectiva epistémica-metodológica, lo que la historiografía alemana denomina Methodenpluralismus es empleada en la pesquisa de los estudios de Ruiz-Tagle. El autor establece una periodificación de la historia constitucional chilena, distinguiendo seis repúblicas, a saber: la República independiente (1810-1830); la República autoritaria (1830-1870); la República liberal (1870-1924); la República democrática (1913-1973); dictadura militar (1973-1990); la República neoliberal (1990). Esta periodificación se funda en la vigencia de los tres principales textos constitucionales chilenos: 1833 (1833-1925); 1925 (1925-1973); 1980 (1980-). Si bien el autor señala que el análisis propuesto se concentra preferencialmente en un formalismo jurídico, exigencia que viene dada por los aspectos dogmáticos e históricos del derecho, sin referirse a los aspectos sociales de las respectivas experiencias republicanas (p. 19), logra una visión de conjunto de nuestra historia constitucional.

Cada una de estas republicas se identifica con un “momento constitucional” que el autor distingue de la “política constitucional normal”. Cabe indicar que el término de “momento constitucional” no fue acuñado por el constitucionalista y politólogo norteamericano B. Ackerman, como afirma Ruiz-Tagle, sino por el historiador J. Pocock10. Luego el autor señala el origen del constitucionalismo en el mundo antiguo y su proyección en el mundo moderno, destacando como fundamento la libertad: “La república como tipo ideal, existió en la Antigüedad y en la Edad Media, y tiene un origen anterior a los principales adelantos políticos de finales del siglo XVIII, que son el constitucionalismo y la idea de democracia representativa o constitucional. El constitucionalismo ha consistido en un movimiento político e intelectual que surge en su forma contemporánea a finales del siglo XVIII y que tiene como objeto limitar el poder público y privado, mediante el derecho, y conciliar el poder del Gobierno, con la libertad y la igualdad de los ciudadanos” (pp. 42-43).

Desde una perspectiva normativa-dogmática, para el autor: “el constitucionalismo republicano, que sirve de inspiración a este libro, es un conjunto de ideales normativos, una aspiración moral y un tipo ideal, que sirve para modelar y organizar la política. Entre sus rasgos más políticos y jurídicos, está la idea de concebir la política como actividad colectiva y ciudadana, que debe estar sometida al derecho, el valorar la separación de funciones del poder, y el compromiso con ciertos valores, tales como, la igualdad política y la educación pública, la búsqueda del interés general o del bien común, y una forma social y relacional de entender la ontología humana, los derechos de propiedad, que es contraria al individualismo […]” (p. 43). Esta texto constituye una base doctrinal a partir de la cual el autor formulará una crítica radical de la Constitución de 1980 (1990). Y a pesar de esta tradición republicana y de los correspondientes textos constitucionales de nuestra historia constitucional nacional que la señalan como base de nuestra institucionalidad, perdura un déficit democrático (p. 50). Resulta históricamente débil la propuesta del autor cuando señala que es “discutible” encontrar una concepción de los derechos de base republicana anterior a la independencia (p. 62). La historia del derecho indiano; controversias de Indias, y la historia de la filosofía y teología moral moderna (Escuela de Salamanca) evidencian que el aporte de la cultura jurídica hispana en el desarrollo de los derechos, libertades e instituciones republicanas modernas fue significativo. Con todo, en el sentido republicano moderno de la existencia de un Estado constitucional que proteja y garantice dichos derechos y libertades, la situación es precaria como indica el autor (p. 64).

Para Ruiz-Tagle el primer momento constitucional el constitucionalismo chileno (1810-1828) se consolida en cuanto republicanismo con la promulgación de la Constitución de 1828 (p. 76). Sin duda, doctrinalmente la Constitución de 1828 constituye el canon del constitucionalismo chileno. Esta Carta, a nuestro juicio, en lo que se refiere a la teoría de los derechos fundamentales -garantías y libertades individuales en el lenguaje constitucional del texto- y a la democracia consociativa que postula, y esencia del constitucionalismo liberal clásico, no ha sido superada por el constitucionalismo nacional posterior11. Ruiz-Tagle se refiere con cierta detención a la controversia constitucional entre Bello (conservador) y Lastarria (liberal) (págs. 87-91). Esta controversia da origen a la historiografía constitucional y la historia constitucional chilena. Según el autor: “El proyecto liberal y parlamentario que inicia Lastarria, se continúa en la obra de Manuel Carrasco Albano y Jorge Huneeus, quienes representan la cumbre más alta del constitucionalismo chileno del siglo XIX” (p. 91). En este punto el trabajo de Ruiz-Tagle es innovador en la historiografía constitucional chilena. En efecto, el pensamiento político, jurídico y constitucional es el fundamento del constitucionalismo, ora en la histórica constitucional, ora en la dogmática constitucional. Lastarria12, Carrasco Albano13 y Huneeus14, como señala Ruiz-Tagle, son los principales autores de la dogmática de la Constitución de 1833. Estos tres juristas entendieron el constitucionalismo como un discurso social, que debía fundarse en las ciencias políticas, la sociología y la economía. Con ello superaron desde un comienzo los límites de un positivismo jurídico público que en definitiva secuestra la esencia del constitucionalismo, este es, la política.

La República liberal (1870-1924) representa según Ruiz-Tagle el apogeo del constitucionalismo y del sistema de libertades y garantías individuales. Además, se fundan en esta etapa los principales partidos políticos del siglo XIX: liberal, conservador y radical. De este modo se amplía la base electoral de comienzo de la República, aunque sigue siendo insuficiente en cuanto a la participación ciudadana masiva. Al término de la República liberal, proceso que coincide con la etapa final de la Constitución de 1833, el pensamiento constitucional se nutre de los aportes de una nueva generación de constitucionalistas: A. Roldán y V. Letelier (p. 112-115). Estos dos autores introducen en Chile el constitucionalismo social. La primera mitad del siglo XX marcó el constitucionalismo mundial con tres procesos revolucionarios y sus respectivas Constituciones, a saber: revolución mexicana (1910-1920)15, revolución rusa (1917)16, revolución alemana (1918)17. Estas Constituciones son los cánones del constitucionalismo socialdemócrata -México, Alemania- y Ruso -comunista-. Estos modelos estuvieron de algún modo presentes en la elaboración de la Carta chilena de 1925. Esta Constitución, según Ruiz-Tagle, inaugura la República democrática (1932-1973). El autor cita directamente el comentario de Kelsen sobre la Constitución de 1925 (p. 122). Las palabras de Kelsen son pertinentes, pues en la década de 1920-1930 el constitucionalismo socialdemócrata, del cual Kelsen es uno de sus mayores exponentes, se enfrenta con el constitucionalismo totalitario de Lenin y de C. Schmitt, partidarios estos últimos de la autocracia y enemigos acérrimos del parlamentarismo constitucional liberal. Según Ruiz-Tagle la experiencia constitucional rusa (1918) no habría sido significativa en comparación con la experiencia constitucional fascista italiana (p. 128). Discrepamos en este punto con los argumentos de Ruiz-Tagle. El constitucionalismo bolchevique o comunista, que nosotros llamamos constitucionalismo del terror, inspiró el proyecto constitucional de Recabarren (1921) y constituyó el fundamento del proyecto revolucionario totalitario del partido comunista chileno (1922-1973)18. Sin duda la democracia se amplió con la Constitución de 1925 al incorporarse los llamados partidos de masa: partido comunista (1922), partido socialista (1931) y partido demócrata cristiano (1957).

La crisis de la Constitución de 1925 y el quiebre democrático de 1973 serán en gran medida responsabilidad de las oligarquías dirigentes de estos partidos. El partido demócrata cristiano gobernó con un proyecto político excluyente (“revolución en libertad”) (1964-1970). La Unidad Popular (1970-1973) requirió del llamado Estatuto de Garantías Constitucionales (1969) para acceder el poder, ya que había obtenido en las elecciones presidenciales una mayoría relativa (36%). Según Ruiz-Tagle: “a pesar de estos resguardos, le resultó difícil al gobierno de Allende conciliar su proceso revolucionario socialista, que se inspiraba en las ideas de un constitucionalismo más radical, con las formas constitucionales republicanas, más conservadoras y liberales, que hasta ese momento habían caracterizado la política chilena” (pág. 147). El gobierno de la Unidad Popular tenía un objetivo concreto: establecer un Estado totalitario, una república de soviets. En este punto resulta ambigua la interpretación de Ruiz-Tagle, pues el gobierno de la Unidad Popular no se trató sólo de un “constitucionalismo más radical”, sino de la negación del constitucionalismo liberal-socialdemócrata de la Carta de 1925. La violencia revolucionaria y el terrorismo de clase, como postulaban Lenin, Radek, Serge, y Trotsky, entre otros líderes bolcheviques, fueron argumentos defendidos por el partido socialista chileno, que no socialdemócrata. En este punto hace falta una historia del partido socialista chileno, partidario de la vía armada para la toma del poder (Congreso de 1967), y de la socialdemocracia o partido radical, socialismo que se identifica con la II Internacional (Lasalle, Berstein, Kautsky, Kelsen, Blum) y partidarios de la “reforma constitucional” y no del cambio revolucionario. Esta historia del pensamiento político debe ser investigada, en cuanto a la recepción de dichas ideas en Chile, para luego escribir los capítulos correspondientes de una historia constitucional como discurso político.

El quiebre democrático de septiembre de 1973, responsabilidad principal de la Unidad Popular, significó la suspensión de la Constitución de 1925, posteriormente su abrogación, y la instauración de un régimen militar (1973-1990). Según Ruiz-Tagle, el régimen militar instauró una institucionalidad neoliberal de los derechos y autoritaria del gobierno, basada en las ideas de von Hayek y Schmitt (p. 156). No compartimos este argumento en su totalidad. Von Hayek es el padre del constitucionalismo liberal y de la constitución de la libertad del siglo XX, que se contrapone al constitucionalismo del terror o constitucionalismo comunista. Coincidimos sí con el autor en cuanto al autoritarismo de C. Schmitt. Resulta indiscutible a la luz de la teoría constitucional que la Carta de 1980 es una “Constitución semántica”, según el modelo de Loewenstein19. Con todo, la Carta de 1980 fue legitimada por el gobierno del presidente Lagos. No obstante el significado democrático de las reformas del año 2005, Ruiz-Tagle estima que: “pese a ser relevantes, no alcanzan a ser una nueva Constitución” (p. 167). La Carta de 1980 se basó parcialmente en una nueva teoría jurídica pública-privada conocida como Law and Economics20. A esta visión se sumó la de los miembros de la Escuela de la Public Choice y su teoría de una constitutional revolution (Buchanan). Estas teorías jurídicas impugnan los fundamentos socialdemócratas kelsenianos-keynesianos-schumpeterianos del constitucionalismo de la primera mitad del siglo XX, proponiendo una constitución económica basada en los principios de la escuela económica neoclásica (Marshall, Walras, Pigou, Pareto): preeminencia del mercado, externalidades, equilibrio general, competencia imperfecta, etc. Todos estos elementos están en cierto modo incorporados en la Constitución de 1980 y que la crítica de Ruiz-Tagle despacha raídamente con una apelación a un sintagma de fuerte contenido ideológico para la izquierda: neoliberalismo, el cual hasta cierto punto ha venido a reemplazar al término fascismo. Estas palabras, de una fuerte carga semiótica discursiva, constituyen una especie de condena, proscripción y estigma, con ellas se intenta clausurar todo debate ideológico.

La economía sigue siendo la gran debilidad o la materia pendiente del socialismo revolucionario, del comunismo y de la socialdemocracia. Si buscamos algún discurso económico en estas corrientes de pensamiento, con la excepción de los casos de Schumpeter, Keynes y Galbraith, autores de un pensamiento socialdemócrata hasta cierto punto, no existe en Chile mayor preocupación científica -Wertfrei- para elaborar un discurso económico congruente con los desafíos constitucionales de la globalización. Según Ruiz-Tagle: “En la Quinta República se ha consolidado una forma política neoliberal, en cuanto a la dogmática y al ejercicio de los derechos, y neo-presidencialista, en cuanto a la definición de su orgánica constitucional. Esta es nuestra paradojal forma política y jurídica que nace en 1990 y dura hasta nuestros días” (p. 199). Estamos de acuerdo con el autor cuando señala la necesidad de pensar comparativamente, de acuerdo al desarrollo del derecho constitucional y del pensamiento político, para proponer una nueva Constitución para Chile (pp. 199-209). Coincidimos también con el autor cuando señala la necesidad de una reflexión filosófica sobre los fundamentos, funciones y límites de la propiedad. Para el autor la filosofía política de Rawls representa una meta teoría de aproximación al tema. En este punto Ruiz-Tagle es congruente con los principios de la filosofía política clásica, en el sentido de una filosofía como una meta teoría social, cuando distinguía entre modelos constitucionales ideales y reales.

El último capítulo del libro de Ruiz-Tagle (Sexta República, social democrática) es políticamente contingente. En efecto, se vincula directamente con la propuesta constitucional del actual gobierno. Como la historia es fundamentalmente presente, el estudio del pasado en sí es arqueología. Los historiadores investigamos y escribimos desde el presente. Esto lo tenía claro el padre de la historia constitucional chilena y uno de los más grandes pensadores político y constitucionalista: J. V. Lastarria. Desde el año 2014 hasta la fecha se han formulado algunos proyectos constitucionales serios (Zapata: 2015; Ruiz-Tagle: 2016; Arriagada, Burgos, Walker: 2017). Pero no podemos decir lo mismo de la iniciativa del gobierno actual de convocar una asamblea constituyente para una nueva Constitución. Primeramente, contradice la esencia del constitucionalismo liberal republicano que tal iniciativa emane del poder ejecutivo. Éste es un mero administrador, ya que para la democracia liberal es irrelevante. Es el pueblo como consociación -poder constituyente originario- el que debe decidir sobre el momento constitucional y una nueva Carta. Así lo prueba la historia del constitucionalismo liberal. La obra de Pablo Ruiz-Tagle es una contribución fundamental para el constitucionalismo chileno, tanto desde una perspectiva histórica constitucional como dogmática constitucional.

1Cristi, Renato; Ruiz-Tagle, Pablo, La República en Chile. Teoría y práctica del constitucionalismo republicano (Santiago, LOM Editores, 2006); Cristi, Renato; Ruiz-Tagle, Pablo El Constitucionalismo del miedo. Propiedad, bien común y poder constituyente (Santiago, LOM Editores, 2014).

2Pocock, John, The Ancient Constitution and the Feudal Law. A Study of English historical thought and method (Cambridge Univesity Press, 1957, 1987); The Machiavellian Moment. Florentine Political Thought and the Atlantic Republican Tradition (Princeton University Press, 1975, 2009); Political Thought and the History. Essays on Theory and Method (Cambridge University Press, 2009).

3Skinner, Quentin, Visions of Politics (Cambridge University Press, 2002, 2012), 3 vols.

4Koselleck, Reinhart.

5Wyduckel, Dieter, Ius Publicum. Grundlagenund Entwicklung des ÖffentlichenRechtsund der deustchen Staatsrechtswissenschaft (Berlin, Duncker & Humblot, 1986).

6Stolleis, Michael, Geschichte de Öffentlichen Rechts in Deutschland (München, Beck, 1988-2012), 4 vols.

7Fioravanti, Mauricio, Constitución. De la Antigüedad a nuestros días (Madrid, Editorial Trotta, 2001).

8Duve, Thomas, (ed.), Entanglements in Legal History. Conceptual approaches (Frankfurt am Main, Max-Planck-Institut für Europäische Rechtsgeschichte, 2014).

9Schiera, Pierangelo, El constitucionalismo como discurso político (Madrid, Universidad Carlos III, 2012).

10Pocock, John, cit. (n. 2).

11Carvajal, Patricio H., Breve historia constitucional de Chile (1810-2015) (Valparaíso, Fundación Hermann Conring, 2015).

12Lastarria, José Victorino, Estudios políticos i constitucionales (Santiago, Imprenta Barcelona, 1866).

13Carrasco, Manuel, Comentarios sobre la Constitución Política de 1833 (Santiago, Universidad de Chile, 1874).

14Huneeus, Jorge, La Constitución ante el Congreso o sea comentario positivo de la Constitución chilena (Santiago, Imprenta Cervantes, 1879).

15Constitución mexicana (1917).

16Соовийсой сониалистической федератиной респуьдлки (1918).

17Weimarer Reichsverffasung (1919).

18Carvajal, Patricio, cit. (n. 11).

19Loewenstein, Karl, Teoría de la Constitución (Barcelona, Ariel, 1976).

20Coase, Ronald, The Problem of social cost, en The Journal of Law and Economics, 3 (1960), pp, 1-44.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons