SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número39ReseñaReseña índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

  • Em processo de indexaçãoCitado por Google
  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO
  • Em processo de indexaçãoSimilares em Google

Compartilhar


Revista de estudios histórico-jurídicos

versão impressa ISSN 0716-5455

Rev. estud. hist.-juríd.  no.39 Valparaíso ago. 2017

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-54552017000100438 

Bibliografía

Reseña

Fernando Pérez Godoy

Straumann, Benjamin. ,, Roman Law in the state of nature. The Classical Foundations of Hugo Grotius’ Natural Law. Cambridge: Cambridge University Press, 2015. 269p.

La obra de Benjamin Straumann es parte de la serie CambridgeIdeas in Contexty corresponde a uno de los estudios más detallados sobre la teoría del derecho natural y de gentes del jurista holandés Hugo Grocio (1583-1645). En nueve capítulos temáticos, citando fuentes antiguas y modernas en su original y acudiendo a bibliografía especializada, intenta demostrar el autor que Grocio tras una reformulación de las fuentes del derecho civil romano y la ética ciceroriana dio forma a una nueva teoría de guerra justa para legitimar el expansionismo comercial capitalista holandés del siglo XVII.

El derecho romano había arribado a Holanda más tempranamente que en el Sacro Imperio Romano de la Nación Alemana y había sido adoptado desde el fin del siglo XVII como parte de la jurisprudencia, comenzando con el profesorado de Hugo Donellus en Leiden. Esto permitió a las Provincias Unidas convertirse en un centro líder del humanismo jurídico en el siglo XVII bajo la influencia delmos gallicus. Straumann es categórico, Grocio no fue ni neo estoico ni aristotélico, sino un representante de la tradición romana (derecho romano, ética y retórica clásica, p. 226). Analizando sus obras principalesDe iure praedae commentarius(1604-1606),Mare liberum(1609) yDe iure belli ac pacis(1625) logra Straumann contextualizar el discurso del jurista holandés tanto en la cultura jurídica de la republica holandesa, pero mayormente en el entramado político económico expansionista holandés en el siglo XVII. Un hecho histórico puntual es utilizado por Straumann como hilo conductor argumentativo a través de su monografía. Tras la captura de la fragata portuguesa Santa Catarina en el estrecho de Singapur en 1603, la Compañía Holandesa de Indias Orientales (VOC) buscó las facultades humanistas de Grocio en el año 1604 para montar la defensa legal de su expansionismo comercial. Grocio reformuló la doctrina imperante en la época del derecho natural y desestimó la práctica de los Estados, el derecho consuetudinario y las donaciones papales a Portugal y España como bases del orden normativo internacional. ¿Qué fuentes jurídicas alternativas fueron las que Grocio utiliza? La tesis de Straumann indica que apelará a la tradición de argumentos jurídicos clásicos del imperialismo romano para emprender una defensa de la libertad de comercio en pleno siglo XVII. Grocio buscaba evidenciar que el libre acceso a los océanos así como el libre comercio (libertas commerciorum) impedidos por el monopolio colonial de los portugueses y sus derechos exclusivos de navegación en el océano indico eran unajusta causa belli.

Para ello Grocio establece que los espacios marítimos de las Indias Orientales representaban un status naturalis carente de una autoridad estatal y por tanto un espacio común a todos (res communes omnium). Contradiciendo el orden normativo de entonces, Grocio indica que espacios oceánicos no podían ser objetos de derechos privados ni aplicarse ningún tipo de derecho positivo. Ni los tratados celebrados entre España y Portugal para el control, descubrimiento y ocupación de nuevos territorios, (tratado de Tordesillas 1494, tratado de Zaragoza 1529) ni las bulas papales (Romanus Pontifex1455,Inter Caetera1493) podían establecer zonas exclusivas en alta mar ni impedir el libre tránsito y comercio con la región asiática (pp. 28-29). Como demuestra Straumann, Grocio apeló en este contexto a las obras de Cicerón (De re publica) quien había empleado el derecho natural de los estoicos para refutar la crítica al imperialismo romano de Carneades (p. 31). La segunda fuente del sistema grociano fue el Digesto. Alejándose de la metafísica aristotélica, Santo Tomas y la Escuela de Salamanca (p. 65), su preferencia por los testimonios greco romanos se explica en que empíricamente para Grocio los pueblos griegos y romanos fueron los más civilizados entre las naciones (p. 81) y sus normas dieron verdadera exempla de la ley natural.

EnDe iure belli ac pacisintentó Grocio a partir de la base intelectual estoica (De finibusde Cicerón) demostrar que la guerra no contradecía en sí al derecho natural (p. 103), pero a diferencia de la doctrina estoica, puso como criterio principal de justicia el respeto de la propiedad privada como precepto de larecta ratio(p. 110). Straumman concluye que en la teoría grociana comocausapara emprender una guerra justa no sólo aparece la mera defensa propia, sino también, la defensa de los derechos de propiedad privada (p. 118). Esta teoría de la justicia es trasladada por Grocio a la esfera de los océanos en los cuales no existía una autoridad superior constituida y por tanto imperaba la justicia en sentido amplio (beneficentia) y la justicia actual (iustitia), la cual trata con la propiedad privada y derechos obligatoriosin personam como diferenciaba Cicerón.

Como se precisa, Vásquez de Menchaca y Gentilis habían anteriormente aplicado el derecho romano al estado de naturaleza para entender la relación entre Estados, incluso entre soberanos e imperios fuera de Europa (ius gentium), mas el estado natural no representa en Grocio un estado hipotético pre político de la formación del Estado (Hobbes). Para el jurista holandés esta abstracción era algo concreto: los espacios marítimos de las Indias Orientales (p. 136). A partir de este postulado, el jurista de Delft debía ahora justificar que VOC, actuando como un actor privado, tenía el derecho de emprender una guerra de castigo contra la embarcación de los portugueses en el sudeste asiático. Para ello Grocio tomó el concepto del derecho romano debellum iustum(p. 144). En el centro de su pensamiento estaba la recuperación de propiedad como condición suficiente para emprender la guerra justa, desestimando ladenuntiatioy laindictioque aparecían como centrales en el derecho romano (p. 145). Mientras Cicerón había comprendido elbellum iustumromano como una institución del derecho natural y extendió su doctrina a lacivitasy la teoría política, Grocio trastocó el sujeto. Las operaciones de VOC fueron vistas como acciones de personas privadas bajo el derecho privado romano y no como agentes del Estado soberano.

Una segunda importante reformulación de Grocio es su separación entre ocupación de mares y tierra. Mientras los territorios estaban abiertos a adquisición y por tanto eranres nulliusposible de convertir en propiedad, los mares -cosas públicas- no podían ser adquiridas por captura ni susceptible de ser propiedad privada (p. 155). Los ataques portugueses al intento holandés de libertad de circulación y comercio, intentos protegidos por las normas de derecho natural, eran consecuentemente vistos por Grocio como delito, pero también una injuria bajo el derecho romano (Digesto). El acceso a los mares representaba así un derecho subjetivo de las naciones (p. 165). Para el jurista holandés la posesión y propiedad eran asumidas simplemente en el estado de naturaleza sin que existiese de por medio una teoría del origen de la institución de adquisición de propiedad. Como explica Straumann, el individuo en el estado de naturaleza tiene el derecho ares, como el derecho a su propio cuerpo, vida y acciones, pero en contraste a las cosas y acciones, su propio cuerpo y vida son inalienables (p. 167). La idea principal de Grocio es que uno no tiene ab initio el derecho a propiedad privada como derecho universal, sino meramente un derecho general a la oportunidad a adquirir propiedad (p. 178). Straumann explica que la doctrina de propiedad privada del derecho romano permitió a Grocio, sin dar un idea de adquisición natural de propiedad, aplicarla solo a tierra, dejando fuera los mares de las cosas sujetas al ius occupandi (p. 180).

Pero no solo la violación de los derechos de propiedad era causa de guerra justa para Grocio, también lo fue el quiebre contractual por deuda (p. 189). El requerimiento de pago de deuda (restitución) que fuese violado paso a un plano central de su teoría jurídica, de modo que el ente crediticio para Grocio tiene el derecho natural de usar la fuerza contra su deudor. Por último el autor desarrolla la teoría del contrato con respecto a la formación del Estado, destacando que para Grocio no habría distinción entre contrato social y de gobierno. En su teoría solamente tiene lugar un acto contractual fundante (p. 196) impulsado por el interés común y las ventajas de disfrutar la vida bajo el imperio del derecho (iuris fruendi causa). En contexto de su teoría del Estado, para Straumann la separación de la propiedad privada de la autoridad pública y la posición subordinada de esta última hizo posible en Grocio una teoría de expropiación formulada como un derecho subjetivo del Estado y representó una influyente innovación en comparación con el derecho romano, el cual nunca había incluido la expropiación como institución legal y había protegido la propiedad privada desde la intervención pública (p. 201). En el mismo sentido, el derecho de resistencia fue interpretado por el jurista holandés para emprender guerra privada contra la autoridad (p. 202), específicamente Grocio desestima la resistencia exclusiva a través de los magistrados inferiores y superiores como lo planteaba Beza. Straumann concluye que para el jurista de Delft el derecho de resistencia es parte de la esfera privada individual y nace o del quiebre de un contrato o de una injusticia por parte de la autoridad (p. 203). Con este planteamiento Grocio quiere establecer un derecho natural a castigo y sanción por parte de los privados que no dependa de la instauración de un Estado. Este derecho pervivirá en el estado de naturaleza y podía ser aplicado a los intentos ilegítimos portugueses y españoles de monopolio del comercio en las Indias Orientales donde la captura era justificada. Los portugueses tras monopolizar los mares habían violado la ley natural otorgando a VOC el derecho natural a castigar y con ello causa justa de guerra. Como explica Straumann, debió en este intento el jurista de Delft enfrentarse a la opinión de importantes juristas sobre todo escolásticos quienes establecían que el derecho de castigar (puniendi potestas) era exclusivo de la comunidad organizada políticamente, por tanto el ejercicio privado de la fuerza sería condenable (p. 208). A partir de Cicerón, Grocio indica que el derecho a castigar es una institución de derecho natural como más tarde repitiera Locke, no transferible a los magistrados.

Termina el autor resaltando la historia de la influencia de la teoría grociana en el pensamiento jurídico liberal y constitucionalismo europeo, así como en el ius cogens y los fundamentos del derecho internacional contemporáneo. Para destacar es sin embargo el giro en el estudio de la historia del derecho de gentes como herramienta intelectual del expansionismo e imperialismo europeo, como lo han demostrado las investigaciones de Antony Anguie, Martii Koskeniemmi, Eric Wilson, Martine van Ittersum y el mismo Straumann.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons