SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número40ReseñaReseña índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista de estudios histórico-jurídicos

versión impresa ISSN 0716-5455

Rev. estud. hist.-juríd.  no.40 Valparaíso ago. 2018

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-54552018000100701 

Bibliografía

Reseña

Bernardino Bravo1 

1Universidad de Chile, Santiago, Chile

Guzmán Brito, Alejandro. La fijación y la codificación del derecho en Occidente. Valparaíso: Ediciones Universitarias de Valparaíso, 2017. 311p.

Parece mentira que a lo largo de la historia se haya escrito tanto y por tantos juristas sobre la fijación del derecho, algo que, como es sabido, es eminentemente cambiante. La obra recientemente publicada de Alejandro Guzmán Brito, reúne diez estudios suyos sobre el tema, aparecidos desde 1977 hasta 2017, nos pone delante este que parece un tonel sin fondos. Basta mirar la bibliografía para darse cuenta de que esta cuestión se agita desde la época romana. Llega una cumbre en la época medieval, de las universidades, y el utriusque ius, con Accursio y la Glosa Ordinaria, otras grandes glosas y, por cierto, con esa obra única que son las Siete Partidas que sirven de base al Código de Bello en 1855. Por entonces, en pleno siglo XIX, la codificación había tomado vuelo en la Europa continental y en mundo hispánico, desde Portugal hasta Filipinas, pasando a Iberoamérica, hasta el punto de desplazar a otras formas de fijación del derecho, como nuestras recopilaciones.

Este es el momento en que, hace 40 años, Guzmán inició sus estudios sobre la fijación del derecho, que le llevaron a abarcar todo este espectro, directamente en los textos, desde Roma hasta el presente y, como no puede ser menos, mediante un examen personal de la frondosa y dispersa bibliografía disponible. Al respecto, según se verá, supo aprovechar su triple condición de romanista, jushistoriador y, por qué no decirlo, de hispanoamericano. Lo hizo como Bello. Conoce, admira y critica a sus colegas europeos, pero esta lejos de ir por senda ajena. Tal cosa es incompatible con su conciencia de pertenecer a una patria grande, cuya lengua, creencias y derecho, eminentemente romanizados, se extienden por tres continentes.

El más temprano de sus logros y uno de los más notables, fue precisamente, averiguar el sentido y alcance de la denominación que se da en cada caso a los textos jurídicos: liber, corpus, codex o código, glossa, compilación, recopilación y demás. Ciertamente, al respecto hay una inmensa bibliografía, pero a menudo dentro de límites tan estrechos -de materias, temas, épocas y países, tanto en Europa como en América hispana- que resulta casi inmanejable. Por si sola, esta visión de conjunto y diferenciada que suplementa al artículo correspondiente de la Rechtgeschichtliche Grundbegriffe hace del presente volumen una herramienta indispensable para el jurista, sea estudioso o estudiante.

Un primer hito fue diferenciar las codificaciones de que se hablaba entonces, de la fijación del derecho. Este es un término genérico que admite múltiples formas. Mientras la codificación es una forma propia del derecho legislado, el derecho consuetudinario y el jurisprudencial tienen también las suyas, ejemplo de fijación de doctrinas es la gigantesca Magna glosa de Accursio .

Los diez estudios reunidos en el presente volumen parecen trazar una especie de grandioso fresco. La primera pincelada del mismo es el estudio dedicado a Leibniz y la codificación iusnaturalista, al que siguió otro sobre El desarrollo de la idea de fijación del derecho en Roma. A partir de Leibniz el autor se mueve con soltura en el mundo jurídico de la Europa moderna, Baviera, Austria y Francia, hasta alcanzar la cúspide en el mundo hispánico y resume desde el Corpus iuris civilis hasta el Allgemeine Landrecht prusiano y el Code Napoleon “se sitúa una infinidad de otros que datan de la Antigüedad hasta nuestros días, los cuales constituyen una cadena ininterrumpida y cuya existencia permite formular una ley general de la historia jurídica, en orden a la periódica reducción del derecho a estos cuerpos compactos”.

Tras estudiar la fijación del derecho en el humanismo jurídico de Pedro Simón Abril y en el barroco con Antonio de León Pinelo, llega a la cumbre en el Chile y el Brasil decimonónicos con Los conceptos de consolidación y de codificación de Bello de Augusto Texeira de Freitas. Uno y otro parecen haber madurado por sí mismos separadamente la idea de refundir la consolidación y codificación provenientes de Europa, en un proceso único. De hecho “no encontramos en la literatura europea una exposición similar a la chilena y a la brasileña, en la que tan tajantemente se apunte la bipartición”. Guzmán lo relaciona con las realidades concretas de cada país. Nadie lo sabe mejor que el propio Guzmán, autor de Bello codificador, obra no superada hasta ahora. Bello no pudo menos que tener en cuenta “la resistencia de juristas y políticos a la adopción de modelos de renovación jurídicas basados en la sustitución plena del antiguo derecho”. Quien lo hereda no lo hurta. Esta es una actitud muy hispánica, que, incluso lleva a Bello, buen romanista, a preferir el código civil austriaco al francés, cuando este se aparta del derecho romano y por tanto del castellano vigente en los países hispánicos. Más aún, no se priva de hacer notar que los codificadores franceses ni siquiera siguen a Pothier.

Por completos que sean, unos escritos reunidos, necesariamente dejan de lado algunos aspectos. En este caso, sería oportuno ocuparse también de otras formas de fijación del derecho como las del milenario derecho penal y procesal, o las del utriusque ius -Magna Glosa de Accursio, Glosa ordinaria de Juan Teutónico, etc.- cuya vigencia sobrepasó con mucho a la -por cierto, bastante efímera- de los grandes códigos decimonónicos -austriaco, francés, alemán-. Este es tema para especialistas de fuste.

Otro rubro asimismo del mayor interés y actualidad, la descodificación a partir del siglo XX, que el mismo Guzmán fue uno de los primeros en abordar. Denunciada en 1920 por Edgar Morin como rèvolte des faits contre le code, se extendió como una inundación por las diversas ramas del derecho, hasta el punto de que el italiano Irti terminó por denominar de descodificación. En buenas cuentas viene a ser como un epílogo el volumen.

Es de justicia aplaudir una obra de este calibre. No solo por su valor científico, sino también porque sus páginas ponen a la luz siglos de cultivo del derecho en Chile, desde la fundación de las dos más antiguas cátedras jurídicas en 1756, derecho romano e historia del derecho, hasta el presente. Tiene detrás décadas de trabajo de investigación y docencia.

Es una obra sin paralelo, honra de la universidad chilena y, en concreto, a la vez del derecho romano y la historia del derecho, precisamente las dos cátedras que datan de la fundación con que se fundó en 1756 la primera facultad de derecho.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons