SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número41BibliografíaBibliografía índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

  • Em processo de indexaçãoCitado por Google
  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO
  • Em processo de indexaçãoSimilares em Google

Compartilhar


Revista de estudios histórico-jurídicos

versão impressa ISSN 0716-5455

Rev. estud. hist.-juríd.  no.41 Valparaíso ago. 2019

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-54552019000100565 

Bibliografía

Bibliografía

Rafael Ramis Barceló1 

1Universitat de les Illes Balears, España - IEHM

Bragagnolo, Manuela. Lodovico Antonio Muratori e l’eredità del Cinquecento nell’Europa del XVIII secolo. Firenze: Biblioteca dell’Archivum Romanicum, Serie I: Storia, Letteratura, Paleografia, vol. 480, Leo S. Olschki, 2017. xx-168p. ISBN: 978-8-822265-50-0.

Manuela Bragagnolo, investigadora del Max Planck Instutut für europäische Rechtsgeschichte, dedicó su tesis doctoral, defendida en 2008 en la Universidad de Trento, al tema Ludovico Antonio Muratori giurista e politico. Después de diversas estancias de investigación, en Francia, Suiza y en los Estados Unidos, la autora presenta una versión de su tesis, notablemente transformada, en la cual el estudio histórico-jurídico y político da paso a un análisis desde la historia de las ideas.

Lo esencial de la tesis continúa en pie, pero se asiste en el libro a un examen policéntrico, en el que el jurista Moratori se va transformando en el hombre sabio, admirado por los ilustrados de todas las procedencias. Muratori dialogó con los exponentes más avanzados de la República de las Letras de su época y de las pretéritas, tocando temas variados, que trascendían el derecho.

El libro es notablemente sintético. La autora ha optado por una exposición muy concentrada de diferentes temas, que recogen algunas ideas expuestas en trabajos anteriores, y que presentan una lectura enriquecedora de Muratori a partir de los manuscritos. La idea esencial del libro podría ser la siguiente: el bibliotecario de los duques d’Este sostuvo un diálogo ininterrumpido con algunos eruditos algo radicales del siglo XVI, cuya obra había quedado parcialmente manuscrita, y se inspiró en ellos para dar su propia visión del saber, adecuada a los problemas del siglo XVIII.

Por su trabajo en la Biblioteca Ambrosiana, Muratori pudo tener acceso a un conjunto de obras manuscritas, de las que tomó nota en diferentes cuadernos, que le acompañaron luego en su labor de bibliotecario ducal. Con ello empezaba un diálogo a través del tiempo, que confirió a Muratori una especial postura hermenéutica.

El libro se abre con la referencia a Eugenio Garin, cuya tesis, sobre la prolongación del Renacimiento en la Ilustración, resulta muy inspiradora a la autora. En realidad, este estudio sobre Muratori es una demostración de esas corrientes subterráneas que unían a la controvertida p r e i l u s t r a c i ó n italiana con el humanismo renacentista, sorteando las barreras que la Inquisición y la Contrarreforma habían impuesto.

Tras unas notas introductorias, siguen cinco capítulos y unas consideraciones conclusivas. Cada capítulo es una suerte de trabajo monográfico, que daría lugar a un nuevo libro: la autora se limita a presentar, de forma muy condensada, el estado de la cuestión, a desarrollar los argumentos de su investigación archivística y a apuntar posibles caminos para una futura investigación.

No hay duda de que el hilo central del libro se encuentra en el derecho. El primer capítulo comienza con el título de doctor que Muratori recibió de la Universidad de Módena el 15 de diciembre de 1694, y concluye con I difetti della giurisprudenza (1742). En medio, Bragagnolo sitúa todo un conjunto de lecturas y de diálogos que muestran la mente lúcida y universal del jurista Muratori, convertido también en historiador y filósofo. Su labor como biógrafo de los destacados escritores de Módena le dio ocasión de entablar con ellos un diálogo libre en el tiempo, que la autora sigue a través de cartas y de apuntes manuscritos.

Asimismo, el libro muestra que los manuscritos de Muratori iluminan su obra impresa. Si los dos primeros capítulos tienen un carácter más biográfico e histórico, los tres últimos se centran, respectivamente, en la biografía de Lodovico Castelvetro, la filosofía moral y el derecho. La autora dedica muchas páginas a ilustrar el diálogo con diferentes autores y deja patente la influencia de Pierre Bayle.

Al ocuparse de la filosofía, Bragagnolo analiza, al hilo de sus conexiones con autores del siglo XVI, las nociones de justicia y prudencia, así como también las ideas de virtud y fortuna, tan caras a la tradición.

Para el caso del derecho, que es el que más nos interesa aquí, la autora muestra la influencia de Giovanni Ingegneri, obispo de Capodistria, en la concepción jurídica de Muratori. De hecho, el sabio dieciochesco tomó muchas ideas de la crítica que Ingegnieri -cuyo texto manuscrito había quedado inédito- había hecho a la jurisprudencia de su tiempo. El erudito de Vignola las atemperó, mostrándose más conciliador, frente a la dureza de los ataques de Ingegnieri. Se inspiró en él en su reflexión sobre los defectos intrínsecos y extrínsecos, aunque frente a una visión radicalmente antimedieval, Muratori, por ejemplo, defendía a los glosadores y a los comentaristas (p. 147).

Así como Muratori ha quedado, en algunas antologías, como un furibundo crítico de la jurisprudencia de su tiempo, Manuela Bragagnolo ha mostrado que, en realidad, se inspiró en un autor del siglo XVI, al que mitigó sus críticas más mordaces. Con ello, proporciona una lectura muy diferente a la que había hecho, por ejemplo, Cavanna, quien juzgaba a Muratori como un abogado de la “simplificación del derecho” o Italo Birocchi, que consideraba Dei difetti della giurisprudenza como una obra menor.

Para Bragagnolo, qué duda cabe, Muratori es un autor de peso, si bien el carácter moderado apuntado por Birocchi no sería incompatible con la labor que había hecho el bibliotecario dieciochesco con respecto de la gran crítica humanística que se encontraba en el manuscrito de Giovanni Ingegneri: al final, había imperado un análisis ponderado de la realidad jurídica, serio y con pretensiones de ecuanimidad.

En fin, se trata de un libro muy bien escrito, extraordinariamente erudito y, sobre todo, atento al diálogo con diferentes autores y corrientes. Combina muy bien el trabajo de archivo con la muy necesaria contextualización de las cartas y otros manuscritos sobre los que la autora trabaja constantemente. Este volumen, sin embargo, deja al lector con ganas de más. Parece que la autora haya querido reducir sus largos años de investigación muratoriana en un trabajo denso que evoca mucho más de lo que explicita. Cada capítulo podría ser objeto de ulteriores investigaciones, ampliando argumentos que ha dejado deliberadamente apuntados, pero que aquí -cabe imaginar que evitar la prolijidad- no ha desarrollado.

De todas formas, el resultado es muy coherente y, sobre todo, se lee muy bien, pese a la enorme cantidad de datos, autores y matices que la autora va desgranando. Esperamos que pueda volver, en próximos trabajos, sobre muchas de las ideas que, en este breve volumen, de poco más de ciento cincuenta páginas, quedan reducidas a un jugo concentradísimo, aunque refrescante y delicioso.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons