SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número16Critical language awareness in foreign language learningConcordâncias, listas de palavras e palavras-chave: o que elas podem nos dizer sobre a linguagem? índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Literatura y lingüística

versión impresa ISSN 0716-5811

Lit. lingüíst.  n.16 Santiago  2005

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-58112005000100013 

 

Literatura y Lingüítica N° 16, págs: 223-247

Lingüística: artículos y monografías

 

Entre zepellines y boeings 747: metáforas del vuelo y de la aviación en el habla cotidiana en español bonaerense

 

Lorena M. A. de-Matteis
argentina,
Universidad Nacional del Sur - CONICET,
lmatteis@uns.edu.ar


Resumen

En la línea de los estudios sobre el empleo de metáforas en el habla cotidiana (Lakoff y Johnson, Hock, Rojas), presentamos en este artículo un relevamiento de las metáforas que tienen su origen en el vuelo y la aviación y que son de uso frecuente entre hablantes de español bonaerense. Dichas metáforas se asocian a estados mentales y emocionales, así como a características físicas.

Presentamos el empleo de metáforas entre hablantes de español bonaerense que, a su vez, integran la comunidad aeronáutica y que, en su jerga profesional, apelan a algunas expresiones metafóricas. De esta manera, se corrobora la productividad de este mecanismo de creación léxica (Sanmartín Sáez) también en el habla altamente regulada y estructurada que ejercitan tanto controladores aéreos como pilotos.

Palabras clave: - metáforas - aviación - sociolingüística

Abstract

Within the framework of previous studies on the use of metaphor in daily speech (Lakoff y Johnson, Hock, Rojas), we present in this article a review of metaphors originated from flight and aviation that are of common use within the bonaerense spanish linguistic community. These metaphors are associated with mental and emotional states, as well as with physical features.

We present the use of metaphors among bonaerense spanish speakers that belong, at the same time, to the aeronautical community and who resort to some metaphorical expressions in their professional jargon. Thus, the productivity of this lexical creation mechanism (Sanmartín Sáez) is corroborated also within the highly regulated and structured speech that exercise both air traffic controllers and pilots.

Key Words: - metaphor - aviation - sociolinguistics


1. Introducción

Los estudios sobre el empleo de expresiones metafóricas en el habla cotidiana de una comunidad han puesto de manifiesto que el sistema conceptual de la misma es en gran medida metafórico (Lakoff y Johnson, 1980). Para estos autores, las metáforas constituyen un modo de pensar el mundo y organizan en forma coherente un grupo de conceptos a través de un vínculo analógico con objetos de otro orden y, por lo tanto, no son solo una figura retórica propia de un registro literario o legal.

En este trabajo seguiremos la definición de metáfora proporcionada por H. Hock, por considerar que su amplitud nos permite dar cuenta de las diversas expresiones que hemos registrado en la comunidad:

We can use a given item to refer to some new meaning by implicitly or explicitly claiming a semantic relationship or similarity between its established and its intended new meaning. (Hock, 1986:285)

La idea del vuelo ha aparecido recurrentemente en la historia de la literatura universal como metáfora de la libertad y de la claridad de pensamiento. Pero es a lo largo del siglo XX1 y a través de viajes, exhibiciones, noticias, crónicas, juguetes, que la experiencia del vuelo ha logrado integrarse en la vida diaria de los hablantes como un hecho habitual. De esta manera, el empleo de metáforas cuyos vehículos (Ullman, 1972) se originan en la aviación se ha podido integrar en medida considerable en el lenguaje cotidiano de los hablantes de español bonaerense.

Este trabajo asume una visión sincrónica del fenómeno metafórico en cuestión como punto de partida para elaborar, en futuros trabajos, una visión diacrónica que dé cuenta del proceso de evolución de las metáforas de origen aeronáutico en la comunidad de habla bajo estudio a lo largo del siglo XX. La perspectiva teórica asumida corresponde a los lineamientos de la sociolingüística interaccional (Gumperz, 1982 y 1982 (ed.); Tañen, 1985, 1992) y del análisis del discurso (Stubbs, 1983; Schiffrin, 1998 y Gunnarson; 2000).

La metodología empleada consistió en la observación participante (Labov, 1970), a través de la grabación y transcripción de interacciones cotidianas en diversos marcos de interacción de la comunidad, incluyendo grabaciones radiales y televisivas, así como textos periodísticos. En forma complementaria se realizaron breves entrevistas informales con hablantes de la variedad lingüística bajo estudio. Los hablantes observados fueron de ambos sexos, en su mayoría de nivel socioeducacional medio-alto y de los siguientes grupos etarios: de 15-34 años de edad, de 35 a 55 años y mayores de 55 años de edad, siguiendo estudios similares para los hablantes de español bonaerense en la ciudad de Bahía Blanca (Rigatuso, 1994:20).

Por otra parte, también en la interacción entre pilotos y controladores aéreos que tiene lugar dentro del ambiente aeronáutico se puede constatar la presencia de algunas metáforas, hecho que pone en evidencia lo productivo que resulta este mecanismo de creación léxica (Sanmartín Sáez, 2000). Para este segundo aspecto se grabaron comunicaciones aire-tierra que tuvieron lugar en el aeropuerto de Bahía Blanca. En este caso, el corpus analizado consta de 1061 turnos de habla controlador piloto y de 1220 turnos piloto controlador, en los que los hablantes pertenecientes al grupo de pilotos fueron todos de sexo masculino. Por tratarse de muestras de habla radiotelefónica, desconocemos sus restantes datos sociolingüísticos. En el caso de los hablantes controladores aéreos, registramos el habla de ocho controladores de sexo masculino, cuyas edades oscilan entre los 25 y los 52 años, y de una mujer controladora de unos 35 años de edad, así como también de una auxiliar de aproximadamente 25 años de edad.

De esta manera, a lo largo del trabajo pretendemos ofrecer, en primer lugar, una visión de conjunto de las metáforas vinculadas con la idea del vuelo en general en el habla cotidiana de la comunidad de español bonaerense. En segundo lugar, presentaremos una revisión de las metáforas que tienen origen en la aviación y que son empleadas por los hablantes de dicha comunidad lingüística en forma habitual. Por último, nos ocuparemos de las expresiones que emplea un subconjunto de hablantes de la misma comunidad en un dominio profesional directamente vinculado a la actividad aeronáutica. El denominador común, en los tres casos, es la idea del vuelo. Sin embargo, en los primeros dos grupos clasificaremos las expresiones de acuerdo a su origen, mientras que en el tercero lo haremos según su aplicación ya que el criterio origen no resulta operativo. Nuestra presentación no pretende ser exhaustiva ni agotar la totalidad de las expresiones que pueden registrarse en la comunidad, sino ofrecer un panorama general que muestre la variedad y extensión de las metáforas vinculadas con el vuelo y la aviación.

2. Las metáforas en el habla cotidiana en español bonaerense

Las metáforas son una figura retórica caracterizada por reemplazar en el discurso un elemento por otro proveniente de un ámbito diferente. Si consideramos el análisis que Ullman hace de la metáfora nos encontramos con tres elementos: tenor, vehículo y fundamento.

La estructura básica de la metáfora es muy simple. Siempre hay presentes dos términos: la cosa de la que estamos hablando y aquella con quien la comparamos. En la terminología del Dr. Richards, el primero es el tenor (tenor); el segundo, el vehículo (vehicle); mientras que el rasgo o los rasgos que tienen en común constituyen el fundamento (ground) de la metáfora. (Ullman, 1972: 240)

En nuestro trabajo, los vehículos de las metáforas que analizaremos se relacionan en algunos casos con la idea del vuelo en general y, en otros casos, provienen del mundo de la aviación contemporánea. Los tenores, por su parte, son de diverso tipo: estados mentales, estados emocionales, cualidades físicas o, incluso, conceptos abstractos como velocidad, libertad o belleza.

Desde el punto de vista de la creación léxica, las metáforas se corresponden para J. Sanmartín Sáez con los neologismos semánticos, en tanto mecanismos de enriquecimiento léxico. Así, esta autora las considera una forma de lograr neología semántica porque esta "incide únicamente en el significado: las acepciones figuradas o la conversión gramatical" (Sanmartín Sáez, 2000).

Como hemos señalado, para G. Lakoff y M. Johnson (1980), el sistema conceptual de una comunidad es en gran medida metafórico:

(...) Nuestro sistema conceptual ordinario, en términos del cual pensamos y actuamos, es fundamentalmente de naturaleza metafórica.

Los conceptos que rigen nuestro pensamiento no son simplemente asunto del intelecto. Rigen también nuestro funcionamiento cotidiano, hasta los detalles más mundanos. Nuestros conceptos estructuran lo que percibimos, cómo nos movemos en el mundo, la manera en que nos relacionamos con otras personas. Así que nuestro sistema conceptual desempeña un papel central en la definición de nuestras realidades cotidianas. Si estamos en lo cierto al sugerir que nuestro sistema conceptual es en gran medida metafórico, la manera en que pensamos, lo que experimentamos y lo que hacemos cada día también es en gran medida cosa de metáforas. (Lakoff y Johnson, 1980: 39)

Las metáforas que abordaremos en nuestro trabajo pueden entonces dividirse en dos grandes grupos según su origen. En el habla cotidiana de los hablantes de español bonaerense se emplean algunas expresiones metafóricas tomadas de la idea del vuelo en general y del mundo de la aviación en particular. Por supuesto, para que estas últimas -surgidas a partir del mundo aeronáutico- pudieran ingresar en el habla cotidiana, la idea del vuelo humano y los instrumentos del mismo tuvieron que volverse un referente cotidiano. Así, la familiaridad con las diversas clases de aeronaves (el globo, el avión y el helicóptero), es un requisito previo para que aspectos vinculados con ellas puedan funcionar como los vehículos de las metáforas en cuestión (Ullman, 1972: 240). A lo largo del siglo XX se ha cumplido este proceso en el que las máquinas voladoras -designación registrada en las notas periodísticas de principios de siglo- (Rimondi, 1999: 5) se han convertido en medios de transporte experimentados y conocidos en mayor o menor medida por los hablantes de los diversos niveles socioeducacionales de nuestra región.

A través de las metáforas que se refieren a la idea del vuelo en sí mismo los hablantes expresan, en general, ideas sobre diversos estados mentales y emotivos. Por su parte, las metáforas cuyos vehículos provienen del mundo de la aviación propiamente dicho y que se relacionan con cualidades físicas propias de los distintos aparatos empleados para volar (como forma redondeada en los globos), así como a rasgos generales del transporte aéreo (como la velocidad), a partes de la estructura y sistemas de las aeronaves (como los flaps o el piloto automático) y a maniobras habituales (como el aterrizaje, el ingreso a las pistas, etc.), presentan diversos tenores.

2.1 Metáforas relacionadas con la idea del vuelo

El concepto del vuelo está presente en numerosas expresiones del habla cotidiana. Así, por ejemplo, la metáfora a vuelo de pájaro, indica que la afirmación que seguirá constituye una estimación del hablante y no un dato cierto, o bien, que una acción fue llevada a cabo en forma superficial. El siguiente ejemplo ilustra la primera connotación:

(01)   Contexto: Una docente de 45 años de edad comenta su primera impresión del trabajo de un alumno.
     
    Docente: Y, a vuelo de pájaro, me parece que la monografía de Ferreira está medio floja.

Existen varias expresiones que ligan la acción de volar con el mundo de las aves. Así, por ejemplo, la metáfora no vuela porque es pichón, o en forma más breve, el tratamiento de pichón -afectuoso o despectivo según el contexto-, sugieren que la persona a la que se aplica la metáfora es joven o inexperta y permiten presuponer la idea de que el vuelo implica la libertad de tomar decisiones propias por haber adquirido la experiencia necesaria para hacerlo.

(02)   Contexto: El gerente de personal de una empresa, de 50 años de edad, alienta a dos nuevos empleados.
     
    Gerente de personal: Ustedes son muy pichoncitos, les falta experiencia, pero acá la van a conseguir.

Además de este tipo de expresiones metafóricas que ligan claramente la idea del vuelo al mundo animal, existen otras que la idea del vuelo involucra a los hablantes en un plano metafórico sin hacer referencia explícita a las aves y en las que la relación queda implícita. De manera general, en estas metáforas registradas, la idea de volar connota determinados estados mentales y emocionales. En particular, existen numerosas expresiones metáforicas de uso habitual en las que el vuelo se asocia con la idea de 'estar distraído' o de 'estar pensando en algo diferente al tema que se está tratando' en una situación comunicativa determinada.

Algunas de estas expresiones, registradas en distintos marcos de interacción, son estar volando o estar en las nubes. Existen también otras variantes que suelen ser empleadas como reproches a los alumnos en el contexto docente: seguí volando (con entonación de enojo), está toda la clase volando. Estas expresiones nos han sido referidas por docentes de sexo femenino de EGB de entre 26 y 30 años de edad.

Como alternativa para la idea de distracción puede registrarse también la expresión metafórica estar volando bajo. Es interesante destacar que en este caso, a diferencia de lo que ocurre en las expresiones anteriores que indican distracción, la idea de altura se asocia con la lucidez del pensamiento y una perspectiva clara sobre las cosas, que se contrapone con la visión que se tiene de las mismas a baja altura, que -según la expresión- resultaría más borrosa.

Otras metáforas de empleo frecuente son caer (a tierra) y aterrizar, asociadas con el sentido de distracción pero empleadas en contextos informales en el habla entre pares o en relaciones familiares cercanas para expresar la idea de 'darse cuenta, más o menos bruscamente, del sentido de un dicho previo o de la realidad en una situación dada', como lo ilustra el siguiente ejemplo:

(03)   Contexto: El padre (56 años de edad) de un estudiante hace un comentario irónico sobre la economía nacional. Cuando su hijo (de 28 años) interpreta el comentario en forma literal, la hermana (de 25 años) lo interrumpe aclarando la ironía y el padre emplea la expresión metafórica para ponerla de manifiesto.
     
    Padre: No, porque todo está más que bien.
Hijo: ((Con entonación de asombro)) Pero, papá, si-
Hija: No, nene, te lo dice irónicamente.
Padre: ((Riéndose)) Caé, nene, caé.

Una alternativa similar es la expresión poner los pies en/sobre la tierra, pero con una connotación diferente ya que se asocia con la idea de 'asumir una postura realista', al menos a juicio del hablante que emplea la metáfora:

(04)   Contexto: Un padre le reprocha al hijo adolescente sus planes para las vacaciones.
     
    Padre: Dejá de soñar, Martín, poné los pies en la tierra (en tono enfático).

El enunciado del padre, al recurrir también al verbo soñar manifiesta en forma explícita la oposición tierra-actitud realista/aire-actitud soñadora que, en otros casos, es presupuesta por los hablantes ya que sólo aparece la metáfora.

Otra metáfora registrada en el uso es dejar volar la imaginación, que puede vincularse con la idea general de la 'ensoñación' y 'libertad de pensamiento', con una clara connotación positiva ya que se la emplea para referirse a la creatividad mental. La expresión metafórica volar alto, puede tener connotaciones positivas y negativas según el contexto situacional. Así, en un sentido positivo puede significar 'tener éxito' (Juan está volando alto). Una variante de esta expresión es se nos va para arriba, donde el dativo de interés pone de manifiesto la connotación positiva de la metáfora, que expresa así la alegría del hablante que la emplea.

En otros contextos, sin embargo, esta misma expresión puede asumir connotaciones negativas en el sentido de 'tener demasiadas ambiciones', y en estos casos, puede ser empleada como una crítica, más o menos abierta, hacia el interlocutor:

(05)   Contexto: La jefa de un departamento comercial, de aproximadamente cuarenta años de edad, le señala a una empleada.
     
    Hablante: No vueles tan alto, ¿por qué no hacés primero una evaluación del presupuesto?

Otras expresiones en las que el vuelo se asocia con estados particulares de emoción violenta son estar que vuela2 o volar de bronca. Está metáfora puede compararse con la idea de temperatura elevada que, en el habla cotidiana, se asocia con el enojo por analogía con un estado febril. Así, dicha asociación con la idea de temperatura se puede constatar en la expresión de preocupación que se emplea ante un cuadro de fiebre alta en una persona: está volando de temperatura.

Las metáforas de origen animal, como indica E. Rojas (1994) son muy comunes en el habla cotidiana. En todos los casos analizados en este apartado, las expresiones pueden incluirse en las metáforas de origen animal ya que, si bien algunas de ellas no se construyen a través de un sustantivo predicativo (como podría serlo pichón), el verbo volar denota una acción originalmente propia del mundo animal que asume diversas connotaciones de acuerdo con el contexto de uso3.

2.2 Metáforas provenientes de la aviación

Como señala Rojas, las metáforas suelen resumir cualidades que se atribuyen a un objeto y se trasladan a otro referente, que puede ser un objeto, un concepto o una situación propios de otro orden:

(...) al tratarse de un proceso de elaboración mental en el cual se sustituye un elemento por otro, el emisor elige inconscientemente esa vía como modo de resumir varias cualidades en un solo nombre, para así evitarse brindar mayores detalles en su exteriorización verbal de lo que piensa, con un recurso casi pictórico. Pero por cierto en este proceso, el contexto global y dentro de él su interlocutor, serán sus cómplices en la identificación del objeto que se propone, ya que las valoraciones culturales resultan fundamentales para una interpretación acertada. (Rojas, 1994: 197:198).

De esta manera, algunas expresiones metafóricas registradas en el habla cotidiana en español bonaerense tienen como fundamento para relacionar el tenor y el vehículo de la metáfora los aspectos que hacen a 1) cualidades del transporte aéreo en general, 2) maniobras e instrumentos típicos de las aeronaves, 3) aspecto físico de las aeronaves y, por último, 4) trabajo de las tripulaciones.

2.2.1 Cualidades generales del transporte aéreo

La expresión ser un avión presenta un primer sentido asociado con la velocidad que caracteriza a la aviación como medio de transporte. Así, ser un avión es ser 'veloz como un avión':

(06)   Contexto: Una hablante de 25 años, profesora, se refiere a su trabajo en un colegio al hablar con su novio de 28 años de edad.
     
    Sandra: Corregí todo lo del Victoria ((nombre de un colegio local)). Estuve hecha un avión.

La idea de velocidad que se asocia habitualmente con el transporte aéreo se puede observar también a través del gerundio en la expresión ir volando, con la que los hablantes manifiestan el apuro en una situación determinada. Hay que señalar, sin embargo, que esta expresión puede asociarse también con el vuelo de las aves en general.

(07)   Contexto: Una amiga, estudiante universitaria de 24 años de edad, se despide de otra porque se le está haciendo tarde para llegar a clase.
     
    Cintia: ¡Uy, son las seis menos cuarto! Me voy, me voy volando porque no llego.

En este ejemplo, la aclaración de la hablante manifiesta metafóricamente la urgencia que tiene en irse. No obstante, la misma expresión suele emplearse en contextos narrativos como vino volando, llegó volando o se fue volando.

Una expresión de carácter imperativo es volá de acá, en la que la idea de la velocidad del transporte aéreo se relaciona con el movimiento rápido de una persona en contextos en los que el hablante se encuentra enojado y quiere que su interlocutor se vaya del lugar donde se encuentra. Así, registramos el siguiente ejemplo:

(08)   Contexto: Mientras el notero de un programa de periodismo humorístico de la ciudad de Buenos Aires intenta acercarse al alojamiento de un político argentino, uno de los simpatizantes se lo impide diciéndole con agresividad mientras le pone el cuerpo delante:
     
    Simpatizante: Volá, volá de acá. Te digo que te vayas de acá. (Emisión del programa CQC, mayo de 2003)

Además de la idea de movimiento veloz asociada al transporte aéreo, la expresión ser un avión tiene, otro significado. Así, esa chica es un avión manifiesta una valoración positiva sobre el aspecto físico de una mujer. En este sentido, una vedette muy conocida en Argentina tiene el apodo PanAm en referencia a una de las principales aerolíneas mundiales del siglo XX porque, según explicó en su momento el hablante que le puso ese apodo, "no es un avión sino una flota (de aviones)".

2.2.2 Maniobras de las aeronaves

Una de las cualidades asociadas a las aeronaves es la del control que se requiere para pilotearlas. En este sentido, una de las expresiones que hemos recogido en el habla cotidiana es pilotear una situación:

(09)   Contexto: Una joven de 18 años habla con una amiga sobre un problema que tuvo.
     
    Angie: Yo la piloteé re bien a esa situación.
Sandra: ¿Cómo hiciste?

(10)   Contexto: Una psicóloga, de aproximadamente 35 años de edad, señala los progresos de su paciente de 25 años de edad.
     
    Psicóloga: Estás aprendiendo a pilotearlo.

La idea del pilotaje conlleva la idea de control, y en estos ejemplos, el control se traslada de la aeronave a cualquier situación de cierta complejidad emocional o laboral que viva el hablante que la emplea. La extensión de esta expresión en la comunidad se ve corroborada por la aparición de la misma en el discurso periodístico:

(11)   Contexto: En una nota periodística que evalúa el primer mes de gobierno de Kirchner, el reciente presidente electo de Argentina, y su gabinete de ministros, el periodista de sexo masculino señala:
     
    Periodista: Bielsa viene piloteando esa posición presidencial. (...) (Diario Clarín en internet, 22/06/03, sección Opinión-Panorama Político.)

Si bien los miembros de la comunidad observada nos han indicado que al utilizar esta expresión piensan en el mundo de la aviación, es necesario señalar que la idea del piloto al mando de una embarcación en una situación comprometida tiene larga tradición en la cultura occidental4.

Además del testimonio de los hablantes, otro motivo para considerar que la expresión pilotear una situación debe interpretarse en la actualidad en relación con la aviación, lo constituye una metáfora similar que alude al empleo de un instrumento especial y propio de los aviones, el piloto automático. La expresión asume las formas puse el piloto automático o estaba en piloto automático, y en ambos casos sugiere la idea de 'realizar una acción sin prestar atención consciente a la misma', como lo ilustra el siguiente fragmento tomado de una entrevista publicada en una revista de interés variado:

(12)   Contexto: El periodista y terapeuta Sergio Sinay responde en una entrevista referida a su libro sobre las relaciones de pareja.
     
    Sergio Sinay: Si uno pone la relación en piloto automático, lo más probable es que se estrelle. (Revista Nueva, N° 618, 18 de mayo de 2003, pp.10-11)

Nuevamente, el hecho de que la expresión aparezca en una entrevista periodística indica la extensión de la metáfora en ámbitos no informales. Si bien el ejemplo recién mencionado ilustra la connotación negativa de la metáfora, en tanto la desatención implica un riesgo potencial, la misma expresión tiene connotaciones positivas en otros contextos. Así, por ejemplo, en algunos relatos observados en una relación cercana entre pares la metáfora presenta bajo una luz positiva alguna acción realizada por el hablante:

(13)   Contexto: Un estudiante de computación le relata a un compañero de la misma edad aproximada (23 años) su experiencia en un final.
     
    Estudiante A: ¿Y cómo le respondiste?
Estudiante B: Nada, puse el piloto automático y le di la definición que me pedía.

En contextos en los que una persona está muy excitada sobre algún tema o muy agresiva se registra la metáfora bajá/poné los flaps, que resulta semejante a otras tomadas del ambiente automovilístico que son bajá un cambio o frená la máquina. Dicha expresión recurre a un procedimiento técnico como es el de configurar los flaps5 de una aeronave para aumentar la sustentación y poder disminuir la velocidad en las maniobras de aterrizaje. Estas metáforas se aplican, por ejemplo, para señalar al interlocutor que disminuya su nivel de excitación o agresividad. Asimismo, se la emplea para indicarle a una persona que está actuando con soberbia y transmite la idea de refrenar dichas actitudes o impulsos:

(14)   Contexto: Una astróloga, de 40 años aproximadamente, en un programa de interés general, brinda a la audiencia sus predicciones para los distintos signos.
     
    Astróloga: Leo, a partir de agosto no se la crean tanto, bajen los flaps. (Programa Siempre Listos, emisión del 03-12-02).

En este sentido, si consideramos algunas de las metáforas ya analizadas, esta expresión permite esbozar un sistema de relaciones conceptuales expresadas en el habla cotidiana a través de metáforas, tal como los señalados por Lakoff y Johnson. En dicho sistema se oponen los siguientes grupos de metáforas:

Estar volando/estar volando bajo(estar distraído) =/= Aterrizar/Poner los pies en la tierra/Caer a tierra(asumir una actitud realista, concentrarse, descubrir el sentido de una situación o mensaje)
Volar muy alto(tanto en sentido positivo como negativo) =/= Bajar/poner los flaps(dominar emociones o impulsos)

Por último, hemos registrado una serie de expresiones que podrían interpretarse fuera del ámbito de la aeronáutica, pero que admiten considerarlas como metáforas de la aviación porque hacen referencia a la pista. La metáfora más común es despiste, estar despistado, metáforas que se asocian con las de estar volando, ya que se emplean también para referirse a un estado mental, en este caso de desorientación o confusión:

(15)   Contexto: Una mujer pregunta a otra en la calle por una dirección.
     
    Señora A: Disculpe, señora. ¿La calle Undiano? No soy de acá y estoy medio despistada.
Señora B: Eh:: por acá, siga por Chiclana dos cuadras más.
Señora A: Bueno, muchas gracias.

También hemos registrado la metáfora pedir pista, que se refiere al hecho de estar a punto de o con intenciones de ingresar a un lugar:

(16)   Contexto: El periodista bonaerense Fernando Carnota alude en su programa en una radio de Buenos Aires a la intención de volver a trabajar de un conocido conductor televisivo.
     
    F.Carnota: Hace un par de veranos que Mateyko (conductor de televisión) viene pidiendo pista. (Radio Mitre, 26-10-02).

(17)   Contexto: Una futura mamá de 28 años de edad en fecha próxima a su parto comenta con una amiga sobre una falsa alarma.
     
    María: Y, parece que Nico está pidiendo pista.

La misma expresión puede significar la intención de un hablante de intervenir en una conversación, como puede verse en otro ejemplo tomado de un programa radial:

(18)   Contexto: En un programa de radio conducido por varios periodistas, uno de ellos invita a intervenir a un compañero preguntándole, probablemente como respuesta a un gesto del mismo:
     
    Periodista: ¿Qué querés agregar que estás ahí, pidiendo pista?

2.2.3 Aspecto físico de las aeronaves

En cuanto a otras cualidades de las aeronaves, en este caso físicas, la forma cilíndrica de los dirigibles es asociada por una hablante de 28 años de edad con la gordura de su gato y así utiliza la siguiente expresión como un apodo para su mascota:

(19)   Contexto: La hablante observa que su gato ingresa en la habitación y comenta.
     
    Ayelén: Ahí viene el zeppelin.

Olga Mori (1989: 599-601) analiza los procedimientos de creación de apodos y, entre los procedimientos basados en relaciones semánticas de semejanza incluye no sólo la similitud con las características físicas de, en este caso un objeto inanimado, sino también el uso de nombres propios de personajes reales. En este caso, queda claro que los procedimientos pueden encadenarse ya que, en este caso la forma Zeppelin establece la relación de semejanza entre la mascota y la forma del dirigible de la década de 1930 por la similitud física entre los elementos en juego. Pero al mismo tiempo, la designación original del dirigible es metonímica ya que se hizo por medio del nombre de su inventor. El conocimiento de estas múltiples relaciones semánticas manifiesta, de manera clara, la importancia de conocer el contexto cultural para la correcta interpretación de las expresiones metafóricas, tal como señala Rojas (1994: 198).

Finalmente, en una publicidad de Unicef sobre la importancia de la leche materna protagonizada por una actriz argentina, encontramos una clara metáfora que emplea la comparación entre dos tipos de aeronave para ilustrar por analogía la relación entre el amamantamiento y la alimentación semisólida a bebés. En esta publicidad, la denominación avioncito se asocia a través de las imágenes con la papilla y el nombre de una de las aeronaves comerciales de mayor tamaño, el B-747, con la leche materna. De esta manera, la comparación cualitativa del tamaño de las aeronaves ilustra, metafóricamente, la diferencia cualitativa que existe entre los dos métodos de alimentación de los bebés. Esta metáfora no podría funcionar en un nivel publicitario si, en la competencia enciclopédica6 de los destinatarios de la publicidad, no se encontrara la imagen del avión conocido popularmente como 747 o Jumbo.

Por otra parte, el empleo de la forma avioncito y no avioneta, por ejemplo, nos remite a otro ritual de la vida cotidiana que es el juego que realizan los padres de niños de corta edad para alimentarlos cuando se niegan a comer y en el que emplean la denominación metafórica de avioncito para aludir a 'la comida' que quieren que el niño coma.

2.2.4 El trabajo de las tripulaciones

Además de estos dos grandes grupos, hemos detectado otras metáforas de origen aeronáutico. Así, la cualidad de cooperación estrecha que se espera entre los miembros de una tripulación es el vínculo que posibilita el uso metafórico de uno de los roles, el de copiloto, para recalcar la idea de compañerismo y de equipo entre personas en otros ámbitos sociales:

(20)   Contexto: El personaje encarnado por Mariano Martínez en la tira diaria Son Amores, programa emitido por canal 13 de Buenos Aires, presenta a su manager en la ficción en la emisión del 18-12-02.
     
    Martín Marquesi: Mi copiloto, amigo, compañero.

En este caso, nuevamente la interpretación puede remitirse al ámbito aeronáutico o al de las carreras automovilísticas. Sin embargo, la existencia de esa ambigüedad no es obstáculo para que una de las interpretaciones posibles de esta metáfora sea tomada de la aviación. Solo el contexto situacional o los intereses de los hablantes, podrían permitir desambiguar por completo el fundamento de esta metáfora, cosa que no ocurre en el ejemplo citado ya que ninguno de los personajes de la ficción tiene relación con ninguno de los dos deportes.

2.4 Otros registros: el periodismo y la lírica popular

Como hemos visto, también en entrevistas periodísticas pueden detectarse metáforas cuyo fundamento resulta la idea del vuelo. Lo mismo ocurre en las letras de canciones populares de la comunidad de español bonaerense. Otros ejemplos son los siguientes:

(21)   Contexto: Andrés Calamaro, cantautor argentino, sostuvo en una entrevista para la revista de música Rolling Stone.

"Cuando llegamos a España nos parecía un paraíso", dice Andrés. "Después se nos hizo difícil, pero con un poco de paciencia comprobé que puede ser una pista. Nadie te garantiza que vas a volar, pero al menos podés carretear. En la Argentina se hace difícil tomar carrera, y sin tomar carrera no sé cómo se puede volar, a menos que seas un helicóptero. Y si te convertís en un helicóptero, ya sabés, te arruinás. Acá los helicópteros humanos van hacia abajo, no hacia arriba. Será porque estamos en el Sur..."
(www.calamaro.com/otros/rolling.htm)

En este fragmento, como puede verse, el hablante construye su metáfora del vuelo como 'carrera exitosa' -o, al menos, con pocas dificultades- empleando como vehículos varios elementos y acciones propias de la aviación: pista, carreteo, helicóptero.

Por otra parte, en una revista electrónica se presenta la banda musical Jet y, apelando al nombre de la banda, el periodista comienza su nota de la siguiente manera:

(22)   Pablo Pinto (voz) y Lorenzo De Vicenzi (batería) son los pilotos. El resto de la tripulación a bordo de Jet son Fernándo Suárez (guitarra), Daniel Seisdedos (bajo) y Jorge Nieto (teclados). El despegue se produjo en 1997 con un vuelo corto. Luego de una transición, separación mediante, hace poco más de un año, el avión cargó combustible y empezó a carretear nuevamente, pero esta vez con una orientación más firme y un objetivo concreto: llegar a todos lados.
(http://desdeabajo.8m.net/jet.htm, Buenos Aires,
26 de marzo de 2003
).

En el interjuego entre las diversas metáforas que aparecen, el fragmento se convierte en una especie de alegoría, en tanto los numerosos elementos léxicos que vehiculizan las metáforas permiten interpretar las referencias concretas a través de una clave distinguible con claridad. Así, los pilotos y tripulación a bordo de la banda representan a los 'integrantes del grupo', el despegue expresa los 'inicios del grupo', que tuvo el carácter de un vuelo corto por su 'brevedad'. El avión, no mencionado pero presente a través del nombre de la banda, jet, es el 'grupo' que cargó combustible y carreteó para, implícitamente, volver a despegar, esta vez con mayor éxito.

En el registro lírico popular, la idea del vuelo tiene asociados metafóricamente sentidos menos concretos, en tanto no se refieren a carreras profesionales como en los ejemplos tomados de las notas periodísticas citadas, sino a ideas que ya detectamos en el habla cotidiana de los hablantes como la 'ambición humana'. Así, la letra de la canción "Vuele bajo" de Sandra Mihanovich y Facundo Cabral dice:

(23)   El hombre ambiciona / cada día más / y pierde el camino / por querer volar. / Vuele bajo, / porque abajo / está la verdad. / Eso es algo / que los hombres / no aprenden jamás.

La letra de esta canción desarrolla la metáfora en la cual la ambición humana es vista con una connotación negativa y, así, puede vinculársela directamente con las expresiones de uso cotidiano estar volando alto o irse para arriba, metáforas ya analizadas.

Otras canciones asocian el vuelo a la idea de 'vida' y de 'libertad'7, como en el tema de Patricia Sosa "Aprender a volar":

(24)   Duro es el camino y sé que no es fácil. / No sé si habrá tiempo para descansar. /
En esta aventura de amor y coraje / Sólo hay que cerrar los ojos y echarse a volar. /
Y cuando el corazón galope fuerte déjalo salir. / No existe la razón que venza la pasión, las ganas de reír. / Puedes creer, puedes soñar, / Abre tus alas, aquí está tu libertad. / Y no pierdas tiempo, escucha el viento, / canta por lo que vendrá, no es tan difícil que aprendas a volar.

Como puede verse en esta letra de otra canción popular, la capacidad de volar se constituye en una metáfora de la vida en libertad, y se le asignan alas a las personas. Esta metáfora, en el habla cotidiana se puede observar en la expresión que connota la idea de 'dar libertad de acción o elección a una persona':

(25)  

Contexto: El padre de un adolescente de 17 años le recomienda a su esposa cómo resolver una situación con su hijo.

Padre: No, no me parece. Yo le daría alas y que después vea cómo le resulta.

Podemos ver, entonces, una coincidencia entre los usos registrados en los textos de las letras de canciones populares, en las que la metáfora del vuelo se asocia a conceptos abstractos de la vida humana como la 'ambición', la 'libertad' o la 'vida' misma, y algunas de las expresiones de la cotidianeidad ya mencionadas.

3. Las metáforas dentro del dominio institucional de la aviación en español bonaerense

3.1 Características generales de la fraseología aeronáutica

En los ejemplos de la fraseología que integran los reglamentos nacionales que regulan los elementos léxicos y fraseológicos que pueden emplearse en la comunicación entre controladores aéreos y pilotos, pueden señalarse ciertas tendencias generales. Tanto entre la fraseología referida a las operaciones de vuelo como en aquella referida a las comunicaciones -división temática adoptada en algunos reglamentos-, se observa la tendencia a la concisión, que es uno de los principales objetivos de la política lingüística promovidos como guía para la uniformización de los recursos lingüísticos a emplearse en la aviación (Calvet, 1997; de-Matteis, 2002).

Este objetivo en particular tiene su correlato lingüístico en fenómenos sintácticos claramente observables en la fraseología reglamentaria que se ofrece como modelo a los hablantes y que luego hemos constatado en el uso real. Entre estos fenómenos se destacan la escasa subordinación y, sobre todo, la elipsis de todo tipo de elementos léxicos y aún de estructuras sintácticas complejas como, por ejemplo, cláusulas subordinadas (de-Matteis, 2003a).

Por otro lado, las listas léxicas proporcionadas por los reglamentos no son exhaustivas ni extensas y las combinaciones sintagmáticas de los elementos enumerados resultan también escasas y están situacionalmente condicionadas por la operación que la aeronave esté desarrollando. Este es el fundamento para que P. Ragan (1998), especialista en la enseñanza de inglés de aviación, considere que en el ambiente aeronáutico se maneja un registro restringido. Este autor, siguiendo a Halliday (1990b), define dicho concepto como "a very specialized, well-demarcated, and identifiable use of language, communicated in a spoken, written, or combined mode" (Ragan 1998:5), y lo caracteriza como idiosincrásico y predecible:

Restricted register may be defined as a specialized variety of idiosyncratic language use offering a narrow range of options to the user and showing a high degree of predictability in use. These definitions point to the importance of understanding the roles of idiosyncrasy and probability in a restricted register. All restricted and specialized uses of language such as tower communications are idiosyncratic. They are limited and specialized in their wording; that is, their vocabulary and structure. There are fewer choices among words, and their combinations are equally limited as well. Each type of restricted register is unlike another because each is so closely allied to a particular situation and the activity in which language plays a role.

A second characteristic of a restricted use of language is that it is very predictable. Because there are few options in terms of the content, the way the language is exchanged, and the way in which it is organized, the probability is very high that certain words will occur with certain other words in certain structures at particular points in the language use. (Ragan 1998: 5)

Para los propósitos de nuestro trabajo, sin embargo, es importante señalar que las listas léxicas y fraseológicas que determinan tal registro restringido no presentan elementos metafóricos8. Sin embargo, uno de los fenómenos semánticos más interesantes que constatamos en nuestro corpus de interacciones reales es el ocasional empleo de metáforas, en particular, en la interacción entre pilotos militares y controladores aéreos.

3.2 Metáforas empleadas por los miembros de la comunidad aeronáutica

Consideramos que si bien las metáforas constituyen un uso muy extendido en el uso popular (Rojas, 1994; Sanmartín Sáez, 2000), resulta significativo encontrarlas también dentro del ambiente aeronáutico, cuyo lenguaje es tan pautado. Por otra parte, a diferencia de lo que ocurre con las metáforas en el habla cotidiana, el vehículo de las expresiones metafóricas entre los hablantes de la comunidad aeronáutica no tiene necesariamente su origen en la aviación. En este sentido, la clasificación según el origen no resulta operativa para este grupo de metáforas, por lo que proponemos un esbozo de clasificación según su aplicación.

Las metáforas registradas en el habla de pilotos y controladores aéreos se refieren a personas y a estados de cosas y son metáforas en el sentido amplio que Hock (1986: 285) le da a este término, incluyendo entonces casos de metonimia y sinécdoque:

Several subtypes of metaphor are often distinguished. Two closely related subtypes are metonymy and synecdoche. The former extends the use of a word to refer to things or activities which are considered closely associated with the meaning of that word (···) The latter refers to a given semantic notion by naming its most prominent or salient part (···)
(Hock 1986: 285)

Así, puede considerarse metonímica a la metáfora referida a personas que es utilizada por los pilotos de helicópteros para indicar al controlador, antes del vuelo, la cantidad de 'personas a bordo' ya que el alma se considera asociada a los seres humanos9:

(26)   Controlador [4]: Dos oscar dos uno cero buen día.
Piloto: Dos oscar dos uno cero para rodar a hache whisky, trabajo en zona ((inaudible)) con quinientos pies, autonomía dos horas y media, duración del vuelo cero cinco, cinco almas a bordo. (02/143-144)10

Esta metáfora también la registramos en una de nuestras entrevistas a pilotos comerciales:

(27)  

Contexto: Entrevista con un joven piloto comercial, de 28 años de edad y con 2800 horas de vuelo, al comentar sobre el uso incorrecto de la radio.

E - Se da, se da mucho. Más en aeropuertos chicos. Que vos decís, bueno, no hay tráfico, pero rompe los quinotos porque si hay un tráfico independientemente de cuántas almas haya a bordo, ese vuelo no puede entrar. Si querés (charlar), poné una frecuencia alternativa, mandáte, qué se yo a ciento veintitrés cero, que no la usa nadie [eh, tanto la ]

Mhm,está bien.]
E- frecuencia principal como la de emergencia no son para joder.
(Entrevista N°1: 429-434)

Otras metáforas detectadas se refieren a estados de cosas. Así, el piloto de una aeronave militar da a conocer si vuela 'sobre terreno firme' o 'sobre agua' mediante el par opositivo de metáforas pies secos/pies mojados. Este par metafórico constituye un pequeño sistema conceptual a partir de la metonimia que atribuye la cualidad de sequedad al terreno firme y de humedad al agua como propiedades características de cada medio. En el siguiente ejemplo podemos observar el empleo del primer componente de este par conceptual:

(28)  

Contexto: El piloto de una aeronave militar comunica al controlador aéreo a qué hora estima encontrarse sobre el aeropuerto.

     
    Controlador [2]: Cinco cero estima la vertical ((del aeropuerto)), recibido, notifique pies secos.
Piloto: Próximo a pies secos, el uno dos ocho. (03/1142-1143)

En este par de metáforas contrapuestas es interesante señalar que el vehículo (pies + adjetivo) no guarda relación con el hecho de volar, sino más bien, con el hecho de encontrarse sobre tierra (o sobre el agua, según sea el caso). Como hemos dicho, el vehículo de la metáfora no procede de la aviación.

Una tercera metáfora referida a estados de cosas es la que indica que ha sido bajado el tren de aterrizaje. Esta información puede ser proporcionada de forma rutinaria tanto por el piloto como solicitada por el controlador. La forma no metafórica de proporcionar esta información es una fórmula elíptica [*el tren se encuentra en posición] abajo y trabajo, como en el siguiente ejemplo:

(29)  

Contexto: El piloto de una aeronave informa su posición en el circuito de aterrizaje y confirma que tiene el tren en la posición correcta para la maniobra.

     
    Piloto militar: Finalizando marcador externo, abajo y trabado, el cuatro cuatro.
Controlador [14]: Recibido, el descenso a mínimos, notifique alcanzando.(04/524-525)

En otras oportunidades, esta información puede ser requerida por el controlador, como en el siguiente ejemplo, en el que en lugar de la expresión habitual ya mencionada aparece la metáfora tres verdes.

(30) Contexto: El controlador pregunta al piloto antes del aterrizaje si tiene el tren en la posición correcta.

Controlador [4]: ¿Confirma tres verdes cuarenta y cuatro?
Piloto: Abajo y trabado, sí señor. (03/248-249)

Consideramos que esta metáfora es, en realidad, una sinécdoque por la cual se menciona la indicación en los instrumentos del avión de que el tren ha sido bajado (tres luces verdes), para referirse al estado o posición del tren de aterrizaje. Es decir, se está hablando de la señal visual de los instrumentos para referirse a lo que ésta indica.

Es importante señalar que todas estas metáforas son de uso extendido dentro del conjunto de la comunidad aeronáutica, por lo que pueden ser consideradas simbólicas, siguiendo la distinción de Sanmartín Sáez (2000: 130), en tanto su significado figurado ya posee un valor convencional por el uso frecuente de la expresión11. En las metáforas señaladas el valor semántico de las mismas se halla claramente convencionalizado por el uso, y por lo tanto no son, dentro del ambiente aeronáutico, ni opacas ni difíciles de interpretar. En cambio, muchas de las metáforas registradas en el habla cotidiana dentro de la comunidad de español bonaerense que hemos analizado pertenecen al tipo icónico y, por lo tanto, su interpretación está estrechamente ligada al contexto situacional y cultural y al conocimiento que de este tienen los hablantes. Es por este motivo que, como hemos visto, las ideas de volar alto pueden asociarse, según el contexto situacional, tanto con la idea de distracción como de ambición. Asimismo, también de manera aparentemente contradictoria, la metáfora volar bajo puede significar tanto la distracción como el contacto con las cosas sencillas y las verdades más cotidianas de la vida.

4. Conclusiones

En este trabajo hemos podido constatar que existe un amplio espectro de metáforas provenientes del mundo de la aviación y que son de uso cotidiano en el español bonaerense. Estas metáforas pueden dividirse en dos grupos según se relacionen con la idea del vuelo en forma general y con aspectos más específicos de las aeronaves. En ambos casos, las metáforas se refieren en su mayoría a estados mentales y emocionales y a actitudes humanas. Sólo en pocos casos la referencia es a aspectos físicos.

Las metáforas analizadas han sido registradas en el uso de hablantes de ambos sexos y de diversas edades, o bien nos han sido referidas por los mismos hablantes. Su aparición habitual se da en contextos informales, en los que los hablantes mantienen una relación de confianza. Sin embargo, la presencia de las metáforas en las entrevistas periodísticas tanto en medios televisivos y radiales como, por otro lado, en los medios gráficos y la lírica popular, indican que estas metáforas presentan una importante integración social que las hace aptas para aparecer en diversos contextos situacionales.

En este sentido, creemos que nuestro análisis pone de manifiesto la existencia de metáforas de origen aeronáutico de significado independiente (zeppelin, ser un avión, etc.), como así también la existencia de un marco conceptual que opone los polos cielo/tierra o vuelo/estar-con-los-pies-en-la-tierra, en términos de oposiciones cognitivas distracción/conciencia y emocionales exaltación/equilibrio.

Asimismo, las metáforas de uso cotidiano son, en su mayor parte de tipo icónico y dependen del contexto situacional y del conocimiento enciclopédico de los hablantes para la correcta interpretación de las connotaciones positivas y negativas, a diferencia de lo que ocurre dentro de la comunidad aeronáutica en que las metáforas son de tipo simbólico y están fijadas por el uso frecuente.

Entre las metáforas empleadas en la comunidad general y las empleadas por los hablantes que, además, integran el subgrupo de miembros de la comunidad aeronáutica, existe una diferencia en relación al tipo de vehículo metafórico que se emplea. Entre las empleadas dentro de la comunidad aeronáutica profesional los vehículos no provienen del mundo de la aviación. Este hecho se explica al considerar la definición inicial de metáfora que dimos: para que una expresión funcione metafóricamente un elemento de otro ámbito debe remplazar al elemento con el que, para el hablante, guarda una relación de semejanza.

Por último, creemos significativo señalar que el empleo de metáforas en las fases transaccionales de la actividad de pilotos y controladores aéreos refleja la versatilidad de la metáfora como mecanismo de creación léxica, ya que este tipo de neología semántica se revela como importante incluso en un tipo de lenguaje por definición muy estructurado y pautado.

 

Notas

1 El primer vuelo humano en un aparato más pesado que el aire tuvo lugar el 17 de diciembre de 1903.

2 La metáfora estar que vuela, puede incluirse entre las metáforas que emplean acciones animales como vehículo. En este sentido es similar a estar que trina, o rumiar una cuestión, como señala Rojas (1994).

3 Cabe señalar que la palabra aviación constituye un derivado del sustantivo ave, lo que señala la estrecha relación del mundo de la aviación con el reino animal.

4 La metáfora "de la nave del Estado" se encuentra, por ejemplo, en el primer discurso de Creonte en la Antígona de Sófocles, revelando la antigüedad de la idea del piloto y ha sido ampliamente utilizada en el campo de la retórica política en diversas lenguas. Podemos decir entonces que algunas de las metáforas identificadas en la comunidad bonaerense se refieren claramente al mundo aeronáutico, mientras que otras presentan una interpretación ambigua ya que su vehículo puede proceder no sólo de la aviación sino también del mundo de la navegación marítima, conocido por el hombre hace siglos pero que, como medio habitual de transporte, ha perdido lugar ante la expansión del transporte aéreo de pasajeros.

5 Superficies móviles que, ubicadas en los bordes posteriores de las alas de una aeronave, permiten aumentar la sustentación en maniobras críticas como despegues y aterrizajes.

6 Eco emplea el concepto de competencia enciclopédica de los hablantes: "Para actualizar las estructuras discursivas, el lector confronta la manifestación lineal con el sistema de códigos y subcódigos que proporciona la lengua en que el texto está escrito y la competencia enciclopédica a que esa lengua remite por tradición cultural. Este complejo sistema de códigos y subcódigos, que definiremos globalmente como competencia enciclopédica , es el que en el Tratado (2.12) estaba representado por el Modelo Q." (Eco 1993:109)

7 La idea del vuelo como 'libertad' tiene en nuestra literatura criollista un claro exponente en el poema Martín Fierro: "Mi gloria es vivir tan libre / como el pájaro del cielo, / no hago nido en este suelo / ande tanto hay que sufrir, / y naides me ha de seguir / cuando yo remuento el vuelo." Si bien no es un texto contemporáneo, lo citamos aquí para señalar que la idea del vuelo como metáfora de la libertad tiene profundas raíces en la literatura y que no surge a partir del desarrollo efectivo del vuelo humano.

8 Es interesante señalar, en este sentido, que además de metáforas en el sentido tradicional de este término, entre los elementos que integran la fraseología aeronáutica se destacan las nominalizaciones que, como ha señalado Halliday (1990a) pueden entenderse como metáforas de orden gramatical, en tanto presentan un proceso no a través de la forma congruente -el verbo- sino mediante un sustantivo.

9 La metáfora alma por 'persona' es habitual en la comunidad general de español bonaerense, pero la incluimos en este apartado ya que su frecuencia es importante y porque, en general, el uso de metáforas en este tipo de discurso institucional se destaca por tratarse de un tipo de interacciones tan reglamentado.

10 En la cita de los ejemplos de interacciones piloto/controlador aéreo, el primer número se refiere a la sesión de grabación y el segundo número a los turnos de habla. Las matrículas de las aeronaves han sido modificadas.

11 Sanmartín Sáez (2000: 130) distingue entre metáforas simbólicas e icónicas de la siguiente manera: "Por último, también tendremos presente en el análisis una doble distinción tipológica de las metáforas, por sus repercusiones pragmáticas y discursivas. Por una parte, vislumbramos las metáforas simbólicas (Juan es un lince 'inteligente, avispado'), cuyo significado figurado se ha convencionalizado o lexicalizado por el uso frecuente en una cultura, frente a las icónicas, las cuales no se encuentran codificadas culturalmente (Juan es un caballo), la actualización de su sentido es más compleja, requieren un mayor coste por parte del receptor para eliminar la ambigüedad y dependen del contexto inmediato." (El destacado nos pertenece).

Bibliografía

Briz, A., (2000). ¿Cómo se comenta un texto coloquial?, Barcelona: Editorial Ariel.        [ Links ]

Eco, U., (1993). Lector in Fabula, Barcelona: Lumen.         [ Links ]

Gumpers, J., (1982a). Discourse Strategies, Cambridge: Cambridge University Press.        [ Links ]

____________(ed.),(1982b). Language and Social Identity, Cambridge: Cambridge University Press.         [ Links ]

____________,(2000). "Análisis aplicado del discurso", en Van Dijk (ed.) El discurso como acción social, Barcelona: Gedisa, Vol. 2, pp.405-441.        [ Links ]

Halliday, M.A.K., (1990a). An introduction to functional grammar, Londres, Arnold.        [ Links ]

____________,(1990b). Language, context, and text: aspects of language in a social-semiotic perspective, Hong Kong, Oxford University Press.        [ Links ]

Hock, H., (1986). Principles of historical linguistics, Berlin, Mouton de Gruyter.        [ Links ]

Labov, W., (1970). "The study of language in its social context" en Studium generale, 23: 30-87.        [ Links ]

Lakoff, G. y M. Johnson, (1998). Metáforas de la vida cotidiana, Madrid: Cátedra.         [ Links ]

Mori, O., (1989). "El apodo: procedimientos de creación", en D. Kremer, Actes du XVIII Congres Internacional de Linguistique et de Philologie Romanes, Tübingen, Max Niemeyer Verlag, pp. 598-607.         [ Links ]

Ragan, P., (1998). "Aviation English: An Introduction", en Journal of Aviation/Aerospace Education & Research, Vol. 7, N° 3. (Copia mimeográfica).        [ Links ]

Rigatuso, E., (1994). Fórmulas de tratamiento y familia en el español bonaerense actual, Bahía Blanca: Departamento de Humanidades, Universidad Nacional del Sur.        [ Links ]

Rimondi, O., (1999). Alas sobre la Patagonia. El Aero Club Bahía Blanca cuenta sus historias, Bahía Blanca: La Imprenta SRL.        [ Links ]

Rojas, E., (1994). "Acerca de algunas metáforas de la oralidad argentina", en BAAL, LXI:197-207.        [ Links ]

Sanmartín Sáez, J., (2000). "La creación léxica (I) Neologismos semánticos: las metáforas de cada día", en Briz, ¿Cómo se comenta un texto coloquial?, Barcelona: Editorial Ariel.         [ Links ]

Schiffrin, D., (1998). Approaches to Discourse, Oxford-Cambridge: Blackwell Publishers.         [ Links ]

Stubbs, M., (1983). Análisis del discurso. Análisis sociolingüístico del lenguaje natural, Madrid: Alianza.         [ Links ]

Tannen, D., (1985). Conversational Style: Analyzing talk among friends, New Jersey: Ablex Publishing Corporation.        [ Links ]

____________,(1992). Talking voices. Repetition, dialogue, and imagery in conversational discourse, Cambrige: Cambridge University Press.        [ Links ]

Ullman, S., (1970). Semántica. Introducción a la ciencia del significado, Madrid, Aguilar.        [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons