SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número18Pensamientos de mujer, poemas, Eliana Astraín Aguilera, Lom EdicionesÉdouard Glissant. Faulkner, Mississippi índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Literatura y lingüística

versión impresa ISSN 0716-5811

Lit. lingüíst.  n.18 Santiago  2007

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-58112007000100020 

 

Literatura y Lingüística N°18 ISSN 0716-5811 /pp. 327-330

Presentaciones y reseñas

Galo Ghíglíotto. Valdivia

Santiago: Mantra, 2006.

"El lugar es la costura del Tiempo"
Édouard Glissant


 

Valdivia es el primer poema rio de Galo Ghigliotto (1977), quien también sorprende con Bonnie&Clyde1y fue fraguado el año pasado en un taller literario impartido por Raúl Zurita. Aunque tardíamente llegado a ella, Galo Ghigliotto alcanza a formar partede la "novísima" poesía chilena, la misma que congrega a autores como Paula llabaca, Héctor Hernández Montecinos, Felipe Ruiz, Gladys González, Pablo Paredes o Diego Ramírez. Pero en su escritura late una intensidad inédita y pienso que la portada en blanco y negro de Valdiviaya da una clave: en ella se ve un arborífero vórtice amenazando rasgar la difusa silueta de Galo que, en el reverso, parece mirar en dirección al infinito. Aquella inspirada actitud se aparta del conceptualismo lingüístico que impregna la más reciente producción poética, cuando no lo hace la tensión urbana, la de género o todas ellas a la vez. La poesía de Galo, poesía de terror, desbordante y oscura, tal vez responde a su origen marginal a cualquier tipo de mediación universitaria. Poesía casi en estado bruto, en ella las convenciones de la exaltación romántica y de los malditos traspasan nuevos umbrales.

La primera parte de Valdivia se titula "Gloria a Serafín Rodríguez, Santo Má rti r de la ci udad de la Va Idivia. Reescritura de un poema anónimo". Como en tantos otros lugares, aquí la literatura se erige sobre el testimonio de cosas vistas y oídas que no constan en los registros oficiales de nuestras letradas ciudades. Así también, Galo subvierte la práctica dominante de la escritura para testimoniar de un oscurecido, invisibilizado clamor popular. Sin embargo, algo más es la poesía.

Más allá de la luz
más allá de
la primera noche
más allá de la primera explosión en el
universo están tus ojos avizorando las hebras esenciales
atadas al corazón de cualquier hombre
más allá de
cualquier final
más allá de cualquier límite interminable
están tus ojos
antes del tiempo
después del tiempo
reconociéndonos (p. 17)

No hay en el libro ningún indicio de la historia de Serafín Rodríguez, nada, exceptuando las laudatorias evocaciones a un fraternal, improbable acto, y que aquí la voz colectiva se redimensiona en una voz individual que la sepulta quizás para mejor amplificarla. Hay también una whitma-niana propensión a mostrarnos que existen inexploradas regiones para el Ser, proyectadas a la eternidad de un tiempo surcado en todas sus direcciones, si eso fuese posible y lo es, y luego el solitario verso final -"Este mausoleo es tu otra mejilla". Extrañamente parece confirmar los precedentes y derrumbarlos, pues todos ellos son ladrillos, ladrillos formando compactos capítulos sobre páginas que son las paredes del mausoleo que Galo Ghigliotto.

Porque la entrega de Serafín Rodríguez lo condujo a la gloria, pero el acto sacrificial que lo hace ascender hacia ella pone en juego la ambigüedad misma de la relación entre vida y muerte. Galo nos muestra este doble filo, consistente en aniquilar la vida terrena para prolongar la vida de otra forma: en el recuerdo de los hombres que fueron salvados porque otro tomó la decisión de morir por ellos, y en la medida que a través de ese acto resguardó sus vidas terrenas. Es decir, la gloria: subproducto de la preservación de la vida terrena de otros, de otros cuerpos donde aloja aquel difuso plano de la existencia que llamamos "memoria", así como de ésta en tanto es transfiguración de la vida.

Pero la caída sólo se completa al sumergirnos en la segunda parte, titulada "Valdivia". Como lo observó Víctor Hugo Díaz en el lanzamiento del libro2, éste se organiza a partir de un conjunto amplio de oposiciones, las que en este caso conciernen al paso de una memoria colectiva a una memoria individual. Quiero sin embargo insistir en los redimensiona-mientos que ocurren en el texto de Galo Ghigliotto.

La historia aquí revelada es el negativo de aquella sepultada en la primera, pues acontece en el mismo lugar e involucra a una familia, pero esta vez en un tiempo más reciente y para mostrarnos el horror. "Valdivia" poéticamente nos narra el recuerdo que tiene el hablante de un episodio marcante de su niñez: el maltrato del padre a la madre, la huida que por poco desemboca en la muerte, la tranquilidad finalmente alcanzada, pero perturbada por constantes pesadillas sobre las que se clausura la historia. Su narración en verso libre asume a veces la forma del guión de cine, dando cuenta de la visualidad predominante en la evocación de estos recuerdos, los que dispersa e intermitente emergen bajo la forma de flash-backs.

Siguiendo la tradición del cine de terror hollywoodense, aquí la historia transcurre en una casa situada en un apacible vecindario de clase media donde, de pronto, se desencadena el espanto. El contraste se intensifica al asumir la narración la perspectiva de un niño para el cual el ratón Mickey, Tribilín y el Pato Donald pronto se transforman en "hordas de dibujos animados/que venían a lincharme". Las pesadillas sin embargo se entrelazan a la racionalizada sospecha del hablante ya adulto, que discierne algunas causas: la violencia del padre, su alcoholismo, pues vivir "en buen barrio era super importante/ cuidar la apariencia". Desmarcándola de un género de terror donde lo estrictamente sobrenatural sería la regla, Galo preserva la atmósfera fantástica al evocar y sospechar de otra forma de irrealidad, la del simulacro, aún más amenazadora en cuanto tiende a suplantar el mundo real en la postmodernidad. Por eso, si se trata de emparentar este discurso, más bien sería con el de un director de cine como Tim Burton.

Por otro lado, también puedo leer una denuncia en los reproches informalmente dirigidos al padre: "hey padre no tenías que ser un esclavo/ si tus brazos eran fuertes / pudimos haber echo otro cauce para el río" (p. 70). Al ser una instancia concreta de sociabilidad, las relaciones filiales y de género que se dan al interior de la familia metonímicamente padecen las marcas de un desgarro más amplio, reinscripción social que es favorecida por una narración que tiene visos autobiográficos. El hecho que Galo interrogue la fractura desde la filiación /familia en lugar de hacerlo desde la afiliación / política refuerza en mí la sensación de una unidad perdida no simplemente en la esfera social, sino más ampliamentey desde siempre en la persona, con lo cual, a pesar del juego de oposiciones, se disuelve la posibilidad de dicotomizar. Más que cualquier otra cosa característica del texto, tal vez esto sea lo verdaderamente aterrorizante, el vacío al que aparentemente conduce.

Pero el embrujo que provoca en mí este texto, siguiendo en esto al pensador caribeño Édouard Glissant, es su capacidad para transfigurar las pesadillas en sueños, sueños poblados de fantasmas de "todas las épocas" y que no atemorizan, sino que al contrario encienden "luces que se ven al fondo del río" para hacer allí una fiesta y cantar "un guión de colores / para ser proyectado en la hoja de un día / de un día que se llama Valdivia" (p. 41-42). Porque el fondo del río es también el lugar donde el niño avizora la muerte,alcaerallíaccidentalmenteen la huida con su madre. Él no quiere salir de ese lugar y, de adulto, ejerce su propia violencia verbal, la única de su discurso, contra el "héroe" que los salvó: "pero el tiempo no pasa en vano: / pasa en vano huevón ahora debes estar viejo / muy viejo y ahora voy aira buscarte / te voy a ir a buscarte conchetumadre" (p. 35).

La proyección a un plano atemporal o fantasmal de existencia en la historia narrada por Galo Ghigliotto me parece significativa de una recomposición del deseo, recomposición nacida desde la fragmentación, pues la cultura chilena acarrea sus propias fracturas internas, profundizadas en los años recientes. Lo que me atrapa en este texto es su capacidad para articular una historia diferente de la vivida en la realidad, contribuyendo a dar forma a una existencia distinta mediante la rememoración de un pasado "otro". Y, simultáneamente, esta rememoración es deslizamiento desde un mundo burgués hacia un mundo popular, asícomo chileniza-ción de un hegemónico imaginario pop norteamericano.

De esta manera, si de acuerdo con Glissant la escritura es el "libre fluir de la conciencia", la reescritura de la historia familiar / nacional que hace Galo Ghigliotto encuentra en el "fondo del río" su centro de convergencia y de difracción. Y Valdivia, Chile, deja de ser la turística ciudad de los ríos y las coloridas casas de maderas en el mítico "Sur" para transformarse, a su vez, en algo diferente: el lugar concreto donde se toma conciencia de la continuidad entre diferentes temporalidades para abrir nuevos, difusos, espectrales horizontes. Ellos tienen que ver con otra cultura, generacio-nalmente constituida, donde la exaltación cristiana se entremezcla a las ansias nietzscheanas de un ejercicio diferente del poder. Por eso, Galo Ghigliotto puede provocadoramente escribir "anoche soñé que era el diablo / y tenía poderes increíbles" y "anoche soñé que era el diablo / pero era bueno".

Detenerse en la obra de los poetas jóvenes es una manera de percibir las incipientes dinámicas de nuestro pensamiento y nuestra cultura. En este escenario, la escritura de Galo Ghigliotto revela de manera excepcional nuestros desgarros, nuestros desvelos y, también, nuestros ensueños.

Carolina Benavente Morales
Universidad Católica Silva Henríquez
cbenavem@gmail.com

Notas

1 Publicado en la web en: http://letras.s5.com.istemp.com/ggi070507.htm

2 La violencia y el agua", publicado el 19/02/2007 en: ttp://www.plagio.cl/?go=articulo&code=1647

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons