SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.17 issue1COMPARATIVE STUDY BETWEEN TRADITIONAL TEACHING METHODS AND COMPUTATIONAL METHODS IN THE HUMAN HISTOLOGYANATOMICAL VARIATION OF THE SARTORIUS MUSCLE author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

Share


Revista chilena de anatomía

Print version ISSN 0716-9868

Rev. chil. anat. vol.17 n.1 Temuco  1999

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-98681999000100013 

NIVEL DE ORIGEN Y CONTRIBUCION DE LAS ARTERIAS METACARPIANAS PALMARES A LA FORMACION DE LAS ARTERIAS DIGITALES PALMARES

ORIGIN LEVEL AND CONTRIBUTION OF THE PALMAR METACARPAL ARTERIES TO THE FORMATION OF THE PALMAR DIGITAL ARTERIES

  * Enrique Olave
** José Carlos Prates
* Mariano del Sol
*** Carla Gabrielli
**** Célio F. S. Rodrigues
RESUMEN: Con el propósito de aportar mayores detalles anatómicos de las arterias metacarpianas palmares (AMP), ramas del arco palmar profundo, estudiamos estos vasos a través de inyección de látex y posterior disección en 60 manos de 30 cadáveres formolizados de individuos adultos, brasileños. Esta investigación fue realizada en los laboratorios de la Disciplina de Anatomia de la Universidad Federal de São Paulo, Brasil.

Con respecto a su número encontramos que 38 casos (63,3%) tenían 4 AMP, que 12 (20%) tenían 3, que 7 (11,7%) tenían 5. El 38,5% de las AMP observadas se anastomosaron con las arterias digitales palmares comunes o propias. La 2a AMP formó parte de las arterias digitales palmares 42 veces (45,7% o 17,6 % del total de arterias). Esta AMP correspondió a la arteria radial del indicador en 16 casos (26,7% de las manos estudiadas). En el 83,3% de las manos, una o varias AMP participaron en la complementación de las arterias digitales palmares.

Las AMP están destinadas fundamentalmente a la irrigación de estructuras palmares profundas, pero también son importantes para formar o complementar a las arterias digitales palmares.

PALABRAS CLAVE: 1. Mano; 2. Anatomía; 3. Arterias.

INTRODUCCION

Las estructuras de la mano han sido una constante fuente de investigación, ya que ésta se encuentra expuesta a numerosos accidentes durante la vida cotidiana, los que pueden derivar en graves disfunciones de la misma. Sabemos que la mano es un maravilloso instrumento que nos permite realizar desde actividades muy burdas hasta finos movimientos, además que nos permite el ejercicio del tacto. Debido a esto, se hace absolutamente necesario tener un conocimiento detallado de sus componentes, lo que facilitará el diagnóstico y tratamiento de las lesiones o enfermedades que le afecten.

Entre los componentes de la mano están las arterias que a través de una rica red anastomótica nutren a sus diversas estructuras. El sistema de vasos profundos de la palma depende del arco palmar profundo, del cual se desprenden las arterias metacarpianas palmares, entre otras. Según varios autores (CRUVEILHIER, 1867; TESTUT & JACOB, 1944; PATURET, 1951; ORTS LLORCA, 1967;WILLIAMS et al., 1995, entre otros) estas arterias son 3 o 4 y terminan en las arterias digitales palmares. Sin embargo, autores como COLEMAN & ANSON (1961) y ZANCOLLI & COZZI (1993) han relatado que en menos del 50% de los casos estas arterias alcanzan a las arterias digitales palmares.

Debido a las controversias existentes y con el propósito de conocer con más detalle los niveles de origen de estas arterias y sus anastomosis terminales, realizamos un detallado estudio de cada una de las arterias mencionadas.

MATERIAL Y METODO

Se utilizaron 60 manos de 30 cadáveres formolizados de individuos adultos, de edades comprendidas entre 21 y 70 años, brasileños, de ambos sexos (24 masculinos y 6 femeninos) y pertenecientes a la Disciplina de Anatomía Descriptiva y Topográfica de la Universidad Federal de São Paulo - Escola Paulista de Medicina, Brasil.

Para mejor visualización de los vasos, se inyectaron 54 manos con látex neopreno (artifix L-14) teñido de rojo. Posteriormente, se procedió a la disección de la región palmar superficial, seccionando el retináculo flexor y el conjunto de los tendones flexores, a nivel de la parte proximal del canal del carpo, para proceder a la disección del arco palmar profundo (APP) y sus ramas. Se observó los niveles de origen de sus ramas metacarpianas palmares y sus anastomosis macroscópicas con las arterias digitales palmares.

Todos los casos fueron esquematizados y se fotografiaron los más representativos.

RESULTADOS

Consideramos con esta denominación a las ramas arteriales originadas desde el arco palmar profundo y que alcanzaron la región de la articulación metacarpofalángica, excluyendo las pequeñas ramas que se agotan en la parte proximal o media de los músculos interóseos. Para efectos de la descripción de las arterias metacarpianas palmares (AMP) se consideró a la arteria principal del pulgar (PP) como la primera AMP. Así, en este estudio consideramos el número de arterias, sus niveles de origen y su participación en la irrigación superficial de la región palmar, a través de anastomosis con las arterias digitales palmares comunes (ADPC) o digitales palmares propias (ADPP). Cada una de las AMP otorga ramas musculares, periósticas y articulares que no fueron consideradas en esta investigación.

En los casos en que la arteria radial pasó a través del 2 espacio interóseo, las AMP fueron contabilizadas a partir de la más lateral originada del arco palmar profundo.

De este modo, observamos 3 AMP más la PP en 12 casos (20%). De éstos, en dos ocasiones la arteria radial pasó a través del 2o espacio interóseo y en 9 se observaron ramas musculares de corto trayecto (7 con una rama, 1 con dos ramas y 1 con cuatro ramas).

Encontramos 4 AMP más la PP en 38 casos (63,3%). En 5 de éstos, la arteria radial pasó a través del 2o espacio y la APP se originó de la rama que ingresó en el 1er espacio interóseo y en uno de ellos, la PP y la 2a AMP nacieron de esta rama. En 8 casos se presentaron ramas musculares cortas (7 con una rama y 1 con dos). La presencia de 4 AMP con ausencia de la PP fue observada en un caso (1,7%). En éste, se encontró una corta rama muscular.

Con 5 AMP más la PP observamos 7 casos (11,7%). En uno de ellos, la arteria radial pasó a través del 2o espacio interóseo.

Con 6 AMP más la PP encontramos sólo 2 casos (3,3%).

Determinamos el origen de las AMP en relación a los espacios interóseos y a los huesos metacarpianos, considerando también la participación en la región superficial de la región palmar, ya fuera formando o complementando a las ADPC o ADPP. Cada una de las AMP es descrita de acuerdo al grupo al que pertenecía, o sea, grupo con 3 arterias, con 4, etc.

2a ARTERIA METACARPIANA PALMAR

a) En el grupo con 3 arterias, esta AMP se originó a nivel del 1er espacio interóseo en 2 casos; del 2o hueso metacarpiano en 4; del 2o espacio interóseo en 4 y a nivel del 3er hueso metacarpiano en 2.

Esta arteria participó en la formación de la arteria radial del indicador en 1 caso; formó esta última en 1; se anastomosó con la ADPC del 2o espacio interóseo en 5. En 1 caso, esta AMP otorgó una rama para la ADPC del 2o espacio interóseo y envió también una rama que constituyó totalmente a la arteria radial del indicador; en otro caso, otorgó una rama que se anastomosó con la ADPC mencionada y emitió otra que participó parcialmente en la formación de la arteria radial del indicador. En 1 caso, esta AMP se anastomosó a la ADPC del 3er espacio interóseo.

Fig. 1 - Representación esquemática de la participación de las arterias metacarpianas palmares en la formación de las arterias digitales palmares comunes. 1. arteria ulnar, 2. arteria digital palmar común poco desarrollada, 3. arteria digital palmar común correspondiente al 3er espacio interóseo, 4. contribución de las arterias metacarpianas palmares a la complementación de las arterias digitales palmares comunes poco desarrolladas, 5. retináculo flexor, 6. músculos tenares.

b) En el grupo con 4 arterias, esta AMP se originó a nivel del 2o hueso metacarpiano en 26 casos; del 2o espacio interóseo en 9; del 3er hueso metacarpiano en 3 y del 3er espacio interóseo en 1. En los últimos 4 casos, la arteria radial pasó a través del 2o espacio interóseo.

Esta AMP participó en la irrigación superficial de la región palmar de la siguiente manera: formó a la arteria radial del indicador en 7 casos; contribuyó a la formación de esta última en 2; se anastomosó con la ADPC del 2o espacio interóseo en 12, y, se anastomosó con esta última y al mismo tiempo formó a la arteria radial del indicador en 5.

c) En el grupo con 5 arterias, esta AMP se originó a nivel del 2o hueso metacarpiano en 7 casos.

Esta AMP formó la arteria radial del indicador en 2 casos; se anastomosó con la ADPC del 2o espacio interóseo en 3, y, constituyó la arteria radial del indicador, otorgando también una rama anastomótica para la ADPC del 2o espacio interóseo en 1.

d) En el grupo con 6 arterias, esta AMP se originó a nivel del 2o hueso metacarpiano en los 2 casos. No participó en la irrigación superficial de la palma.

3a ARTERIA METACARPIANA PALMAR

a) En el grupo con 3 arterias, esta AMP se originó a nivel del 2o espacio interóseo en 2 casos; del 3er hueso metacarpiano en 3; del 3er espacio interóseo en 5; del 4o hueso metacarpiano en 1 y del 4o espacio interóseo en 1.

Esta AMP participó en la irrigación superficial anastomosándose con la ADPC del 3er espacio interóseo en 1 caso y formando la ADPC del 4o espacio interóseo en 1.

b) En el grupo con 4 arterias, esta AMP se originó a nivel del 2o espacio interóseo en 13 casos; del 3er hueso metacarpiano en 20; del 3er espacio interóseo en 6 (en 3 de ellos la arteria radial pasó a través del 2o espacio interóseo) y del 4o espacio interóseo en 1.

Esta AMP se anastomosó con la ADPC del 2o espacio interóseo en 5 casos; se anastomosó con la ADPP ulnar del dedo medio en 1, y, se anastomosó con la ADPC del 3er espacio interóseo en 5.

c) En el grupo con 5 arterias, esta AMP se originó a nivel del 2o espacio interóseo en 5 casos y del 3er hueso metacarpiano en 2.

Esta AMP se anastomosó con la ADPC del 2o espacio interóseo en sólo 1 caso.

d) En el grupo con 6 arterias, esta AMP se originó a nivel del 2o espacio interóseo en 1 caso y del 3er hueso metacarpiano en 1. No participó en la irrigación superficial.

4a ARTERIA METACARPIANA PALMAR

a)En el grupo con 3 arterias, esta AMP se originó a nivel del 3er espacio interóseo en 1 caso; del 4o hueso metacarpiano en 4 casos y del 4o espacio interóseo en 6. En otro caso, la arteria radial pasó a través del 2o espacio interóseo, de tal modo que la AMP más medial fue la tercera.

Esta AMP se anastomosó con la ADPC del 4o espacio interóseo en 2 casos; se anastomosó con la ADPP ulnar del dedo mínimo en 3 y formó la ADPP ulnar del dedo mínimo, recibiendo una fina rama del arco palmar superficial en 1.

b) En el grupo con 4 arterias, esta AMP se originó a nivel del 3er hueso metacarpiano en 8 casos; del 3er espacio interóseo en 21 (en 1 caso la arteria radial pasó a través del 2o espacio interóseo); del 4o hueso metacarpiano en 7 (2 casos con pasaje de la arteria radial a través del 2o espacio) y del 4o espacio interóseo en 3 (1 caso con paso de la arteria radial através del 2o espacio).

Esta AMP se anastomosó con la ADPC del 3er espacio interóseo en 6 casos; emitió una rama para la ADPC del 3er espacio interóseo y otra para la ADPC del 4o espacio interóseo en 1; se anastomosó con la ADPC del 4o espacio interóseo en 2; formó la ADPC de este último espacio en 1, y, se anastomosó con la ADPP ulnar del dedo mínimo en 1.

c)En el grupo con 5 arterias, esta AMP se originó a nivel del 3er hueso metacarpiano en 3 casos y del 3er espacio interóseo en 4 (en 1 caso la arteria radial pasó por el 2o espacio).

En sólo 1 caso se anastomosó con la ADPC del 3er espacio interóseo.

d)En el grupo con 6 arterias, esta AMP se originó a nivel del 3er hueso metacarpiano en 1 caso y del 3er espacio interóseo en 1. No participó en la irrigación superficial de la región palmar.

5a ARTERIA METACARPIANA PALMAR

a)En el grupo con 4 arterias, esta AMP se originó a nivel del 3er espacio interóseo en 1 caso; del 4o hueso metacarpiano en 16 y del 4o espacio interóseo en 13.

Esta AMP se anastomosó con la ADPC del 3er espacio interóseo en 1 caso; emitió una rama para la ADPC del 3er espacio y otra para la ADPC del 4o espacio interóseo en 1; se anastomosó con la ADPC del 4o espacio interóseo en 1; emitió una rama para la ADPC del 4o espacio interóseo y una para la ADPP ulnar del dedo mínimo en 1; se anastomosó con la ADPP ulnar del dedo mínimo en 2, y , formo la ADPP ulnar de este dedo en 3.

b)En el grupo con 5 arterias, esta AMP se originó a nivel del 3er espacio en 2 casos y del 4o hueso metacarpiano en 5.

Esta AMP se anastomosó con la ADPC del 3er espacio interóseo en 1 caso y con la ADPP ulnar del dedo anular en 1.

c)En el grupo con 6 arterias, esta AMP se originó a nivel del 3er espacio interóseo en 2 casos.

Esta AMP se anastomosó con la ADPC del 3er espacio interóseo en 1 caso.

6a ARTERIA METACARPIANA PALMAR

a)En el grupo con 5 arterias, esta AMP se originó a nivel del 4o espacio interóseo en 6 casos. En otro caso, la arteria radial pasó a través del 2o espacio interóseo, de tal modo que la rama más medial fue la quinta.

Esta AMP se anastomosó con la ADPC del 4o espacio interóseo en 2 casos y con la ADPP ulnar del dedo mínimo en 2.

b)En el grupo con 6 arterias, esta AMP se originó a nivel del 4o hueso metacarpiano en 1 caso y del 4o espacio interóseo en 1.

Esta AMP se anastomosó con la ADPC del 4o espacio interóseo en 1 caso.

7a ARTERIA METACARPIANA PALMAR

a) En el grupo con 6 arterias, esta AMP se originó a nivel del 4o espacio interóseo en 2 casos.

Esta AMP no participó en la irrigación superficial de la región palmar.

De la descripción previa se puede decir que:

1.- En el 83,3% de los casos estudiados (60) una o varias AMP participaron en la complementación o formación de las ADPC o ADPP.

2.- En 15 casos (25%) participó en la irrigación palmar de los dedos sólo una AMP y en los restantes 2 o más.

3.- El 38,5%de las AMP se anastomosaron a través de ramas macroscópicas con las ADPC o a veces con las ADPP.

4.- Del total de AMP que participaron en la conformación de las ADPC o ADPP, 11 de ellas (12%) fueron comunes para dos arterias (ADPC y ADPP) y de éstas, 2 (2,2%) fueron comunes para 2 ADPC.

5.- La 2a AMP formó parte de las ADP 42 veces (45,7% o 17,6% del total de arterias) y fue parte de la ADPC del 2o espacio interóseo 25 veces. Esta arteria correspondió a la arteria radial del indicador en 16 casos (26,7% de las manos estudiadas) y participó parcialmente en su formación en 5 casos (8,3%).

6.- La 3a AMP formó parte de las ADPC u ocasionalmente de las ADPP en 14 veces (15,2% o 5,9% del total) y fue parte de la ADPC del 3er espacio interóseo en 6 veces.

7.- La 4a AMP formó parte de las ADPC o ADPP en 19 veces (20,7% o 7,9% del total) y fue parte de la ADPC del 4o espacio interóseo en 5 veces.

8.- La 5a AMP formó parte de las ADPC o ADPP en 12 veces (13% o 5% del total) y formó o complementó la ADPP ulnar del dedo mínimo en 6 veces.

9.- La 6a AMP formó parte de las ADPC o ADPP en 5 veces (5,4% o 2,1% del total).

DISCUSION

La descripción clásica sobre las arterias metacarpianas palmares señala que son en número de 3 a 4 y que transcurren a lo largo de los espacios interóseos, irrigando los músculos correspondientes y anastomosándose con las arterias digitales palmares comunes, ramas del arco palmar superficial (CRUVEILHIER; HENLE, 1867; GRAY, 1878; BEAUNIS & BOUCHARD, 1885; HEITZMANN, 1885; TESTUT & JACOB; TESTUT & LATARJET, 1969; PATURET; ORTS LLORCA; GOSS, 1976; MOORE, 1982; LATARJET & RUIZ LIARD, 1983; WILLIAMS et al.).

Como fue relatado en el capítulo de resultados, las arterias con esta denominación son aquellas que alcanzan la región de la articulación metacarpofalángica, concordando con lo ya señalado por COLEMAN & ANSON y por lo tanto, excluyendo a aquellas ramas descendentes, cortas, que terminan en los músculos interóseos. La arteria principal del pulgar fue considerada como una primera rama sólo para fines de numeración de las arterias en cuestión.

El número más frecuente de AMP encontradas en nuestro estudio fue de 4 (63,3% de los casos), y de 3 (20%), lo que concuerda con los datos aportados por los autores previamente citados. Otros investigadores han apuntado que el arco palmar profundo emite entre 4 y 7 AMP (ZHANG et al., 1990) y entre 3 y 6, incluyendo la arteria principal del pulgar (ZANCOLLI & COZZI).

En nuestra serie el número de ellas varió entre 3 y 6, encontrando entre las frecuencias menores que el 11,7% de las manos presentaron 5 arterias y el 3,3%, 6.

La denominación de "arterias interóseas" del 1o, 2o, 3o y 4o espacios interóseos dada entre otros, por CRUVEILHIER; HENLE; BEAUNIS & BOUCHARD; GRAY; TESTUT & JACOB y FRACASSI (1945) no es adecuada, ya que su número es variable y no siempre están a nivel de los espacios interóseos, originándose y transcurriendo en relación a los huesos metacarpianos.

En relación a la terminación de las AMP, autores como CRUVEILHIER; HENLE; GRAY; BEAUNIS & BOUCHARD; HEITZMANN; CORNING, 1931; TESTUT & LATARJET; TESTUT & JACOB; PATURET; ORTS LLORCA; GOSS; FLYNN, 1982; KARLSSON & NIECHAJEV, 1982; MOORE; LATARJET & RUIZ LIARD e DANGELO & FATTINI (1985), señalaron que estos vasos terminan anastomosándose con las arterias digitales palmares comunes procedentes del arco palmar superficial. Contrariamente, TANDLER (1929) mencionó que tales arterias terminan con frecuencia en la musculatura profunda, no anastomosándose con la
,s arterias digitales palmares comunes.

Estudios más específicos sobre esta afirmación fueron realizados por COLEMAN & ANSON, quienes indicaron que sólo 30% de las AMP se unen a las arterias digitales palmares comunes correspondientes y la mayoría de ellas (60%) terminan en la cápsula de la articulación metacarpofalángica. Además de estos autores, ZANCOLLI & COZZI describieron que en 42% de las manos, estos vasos se anastomosaron con las arterias digitales palmares comunes o propias. Concordamos con las frecuencias señaladas por los autores mencionados y también con la opinión de TANDLER aunque no haya expresado cuantitativamente su descripción, pues pudimos observar que 92 de las 239 arterias estudiadas, o sea, 38,5% de ellas, se anastomosaron con las arterias digitales palmares comunes o propias.

En los casos en que se presenta esta disposición, la irrigación puede ser mantenida cuando la mano es herida con sección de las arterias digitales palmares comunes, proximalmente a estas anastomosis, hecho también señalado por ZANCOLLI & COZZI. De este modo, las anastomosis aludidas forman parte de todo un sistema arterial en la mano, lo que incrementa las posibilidades de irrigación en caso de obstrucciones o ligaduras de alguno de sus vasos más importantes, tales como las arterias radial o ulnar.

A veces, las AMP pueden substituir o complementar la irrigación distal de alguno de los espacios interóseos, cuando existe un pobre desarrollo del arco palmar superficial o de sus ramas digitales. Este hecho también fue relatado por Mc CORMACK et al. (1953), quienes encontraron dos calibrosas arterias digitales palmares comunes proviniendo de las ramas metacarpianas palmares correspondientes. En estos casos, el arco palmar profundo estuvo formado por la anastomosis de una calibrosa arteria radial y una fina arteria ulnar (ausencia de arco palmar superficial).

También observamos que algunas de las AMP se bifurcaron en su parte terminal, anastomosándose con dos arterias digitales palmares comunes o sus ramas, concordando con el tipo III de la clasificación de COLEMAN & ANSON.

Nuestros resultados sobre los vasos profundos que alcanzan la región superficial y participan de la irrigación de los dedos, se puede apreciar que el aporte en la mayoría de los casos es parcial y sólo algunas veces, los vasos superficiales son substituídos casi o totalmente, disposición relatada por OLAVE et al. (1995) en estudio sobre la organización de las arterias digitales palmares, de las cuales la arteria digital palmar común del 4o espacio interóseo fue reemplazada por AMP en apenas 2 de los 90 casos estudiados y la del 2o espacio interóseo en 1. Sin embargo, cuando está presente esta anastomosis en el 2o espacio interóseo, la arteria profunda es generalmente calibrosa, lo que confirma los hallazgos de LITTLE et al. (1973) que utilizando ultrasonido observaron que después de comprimir a la arteria radial, no hubo flujo pulsátil en 31 de sus casos. Señalaron también que a nivel del 3er espacio interóseo hubo ausencia del flujo en 12 casos y a nivel del 4o espacio interóseo en 14. Esto demuestra la importancia de la arteria radial en la irrigación o complemento de los vasos superficiales en los espacios interóseos.

En relación a la participación de los vasos profundos en la irrigación lateral del dedo indicador, observamos que en sólo 26,7% de los casos la arteria radial de este dedo se fue la continuación completa de la 2a AMP. Estos hallazgos concuerdan con los estudios de ADACHI (1928) que relató su procedencia del sistema profundo en 29%; con EARLEY (1986) que describió que este vaso se originó como rama de la 2a AMP en 25% y del sistema profundo, en general, en 30% de los casos. También los resultados de nuestra serie concuerdan con otro estudio sobre arterias superficiales que realizamos antes (OLAVE et al., 1995) en el cual observamos el origen profundo de este vaso en 21%.

Por otra parte, AL-TURK & METCALF (1984) informaron que la arteria digital palmar propia radial del dedo indicador provino independientemente de la arteria radial en 38% de los casos. Resultados discordantes son los publicados por KUPERMAN & MAROTTA (1971) quienes citaron sólo 3,8% de participación exclusiva de ramas del arco palmar profundo y de BRAUN et al. (1977) que encontraron una participación frecuente del sistema profundo en 20 de 25 casos (80%). También WEATHERSBY (1954, 1955) citó que la arteria radial del indicador no representó un vaso digital propio en 86% de los casos y que procedió del sistema profundo en 45%.

La participación de los vasos superficiales (con formación de arco palmar superficial) en la irrigación lateral de este dedo fue señalada entre otros, por KUPERMAN & MAROTTA que describieron esta disposición en 71,5% de los casos, a diferencia de WEATHERSBY que expresó sólo un 13%.

Resultados concordantes se observan en los trabajos de EARLEY y OLAVE et al. que señalaron que los vasos superficiales son responsables por la irrigación lateral de este dedo en 50% y 52, 1%, respectivamente.

Según los estudios de KUPERMAN & MAROTTA, la participación conjunta de los sistemas superficial y profundo en la irrigación de la parte lateral de este dedo se presenta en 24, 6% de los casos. Por otra parte, ORTS LLORCA ha señalado que aún con muchas variaciones, se puede observar que ni la parte radial del indicador ni el pulgar reciben sus arterias principales desde el arco palmar superficial, pero sí del arco palmar profundo, disposición referida por CORNING y LATARJET & RUIZ LIARD como la más frecuente. No concordamos con estas descripciones ya que nuestros hallazgos nos han mostrado que los vasos puramente profundos que irrigan esta parte del dedo indicador corresponden a sólo 1/3 de los casos.

Las diferencias observadas entre los resultados de los diferentes autores consultados, pueden ser consecuencia del criterio utilizado para considerar la formación del arco palmar superficial, ya que éste puede estar constituído por la arteria ulnar anastomosada con una rama de la arteria principal del pulgar, procedente de la arteria radial.

La arteria radial del indicador puede proceder entonces, de las formaciones arteriales superficial, profunda o de ambas. Aún así, no observamos el hecho señalado por DANGELO & FATTINI cuando describen que no es raro que esta arteria pueda irrigar ambos lados del dedo citado. Sin embargo, creemos que debido a que en nuestra serie la 2a AMP se anastomosó 25 veces con la arteria digital palmar común del 2o espacio interóseo, arteria que da origen a las arterias digitales palmares propias radial del dedo medio y ulnar del indicador, se consideraría como participante en el aporte sanguíneo de la parte ulnar de este dedo.

Además, la 2a AMP es una arteria calibrosa, a diferencia de las ramas más laterales del arco palmar superficial, de menor calibre, derivado de la relación inversa que existe entre los arcos superficial y profundo. En otras palabras, si uno de ellos o alguna de sus ramas son poco desarrolladas, en el otro sistema serán de mayor calibre, reemplazando o complementando la irrigación de determinada parte de la mano.

Finalmente, podemos señalar que las arterias metacarpales palmares son fundamentalmente destinadas a la irrigación de las estructuras palmares profundas, pero su participación en la formación o complemento de las arterias digitales palmares es también relevante.

SUMMARY: The purpose of this study was contribute with more anatomical details about the palmar metacarpal arteries (PMA), which are originated in the deep palmar arch. We studied these arteries in 60 hands from 30 cadavers of adult brazilian individuals, of both sexes. The cadavers belong to the Universidade Federal de São Paulo, Brazil. The hand arteries were injected with red stained latex neoprene.

We found 4 PMA in 38 cases (63.3%), 3 PMA in 12 (20%), 5 PMA in 7 (11.7%). The PMA anastomosed with the common or proper palmar digital arteries in 38.5%. The second PMA formed partial or totally to the palmar digital arteries in 42 cases (45.7 % or 17.6% of the total arteries). This PMA corresponded to the radialis indicis artery in 16 cases (26.7% of the studied hands). In 83.3% of the hands, one or various PMA participated in the formation of the palmar digital arteries.

The PMA supply mainly the deep palmar region but also they are very important in the formation of the palmar digital arteries, which irrigate the superficial region.

KEY WORDS: 1. Hand; 2. Anatomy; 3. Arteries.

* Universidad de La Frontera, Chile
** Universidade Federal de São Paulo, Brasil
*** Universidade Federal de Santa Catarina, Brasil
**** Universidade Federal de Alagoas, Brasil.
 
Sr. Prof.
Dr. Enrique Olave
Facultad de Medicina
Universidad de La Frontera
Casilla 54-D
Temuco - CHILE


email:eolave@ufro.cl

Recibido : 04-03-1999
Aceptado: 11-06-1999

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

ADACHI, B. Das arteriensystem der Japaner. Kyoto, Universität zu Kyoto, 1928. Band 1.         [ Links ]

AL-TURK, M. & METCALF, W. K. A study of the superficial palmar arteries using the doppler ultrasonic flowmeter. J. Anat., 138 (1): 27-32, 1984.         [ Links ]

BEAUNIS, H. & BOUCHARD, A. Nouveaux éléments d'anatomie descriptive et d'embryologie. 4. éd. Paris, Baillière et fils, 1885.         [ Links ]

BRAUN, J. B.; WERNER, J. E. & BORRELLY, J. Etude radio-anatomique des artères de la main. Bull. Ass. Anat., 61:317-32, 1977.         [ Links ]

COLEMAN, S. & ANSON, B. Arterial patterns in the hand based upon a study of 650 specimens. Surg. Gynec. Obst., 113 (4):409-24, 1961.         [ Links ]

CORNING, H. K. Lehrbuch der topographischen Anatomie. 16 und 17 Aufl. München, Bergmann, 1931.         [ Links ]

CRUVEILHIER, J. Traité d'anatomie descriptive. 4. éd. Paris, Asselin, 1867. V. 3.         [ Links ]

DANGELO, J. & FATTINI, C. Anatomia humana sistêmica e segmentar. Rio de Janeiro, Atheneu, 1985.         [ Links ]

EARLEY, M. J. The arterial supply of the thumb, first web and index finger and its surgical application. J. Hand Surg., 11 B (2):163-74, 1986.         [ Links ]

FLYNN, J. E. Hand Surgery. 3 ed. Baltimore, Williams & Wilkins, 1982.         [ Links ]

FRACASSI, H. Arterias interóseas de la mano. Prensa Med. Argent., 1:27-30, 1945.         [ Links ]

GOSS, C. M. Gray Anatomía. Barcelona, Salvat, 1976         [ Links ]

GRAY, H. Anatomy, descriptive and surgical. Philadelphia, Lea, 1878. V. 2.         [ Links ]

HEITZMANN, C. Anatomia umana descrittiva e topografica. 3.ed. Vienna, Guglielmo Braunmüller, 1885. V. 2.         [ Links ]

HENLE, J. Handbuch der systematischen Anatomie des Menschen. Braunschweig, Vieweg und Sohn, 1867. Band 3.         [ Links ]

INTERNATIONAL ANATOMICAL NOMENCLATURE COMMITTEE. Nomina Anatomica. 5. ed. México, Medsi, 1984.         [ Links ]

KARLSSON, S. & NIECHAJEV, I. A. Arterial anatomy of the upper extremity. Acta Radiol. Diag., 23(2): 115-21, 1982.         [ Links ]

KUPERMAN, J. & MAROTTA, F. H. Importancia del conocimiento de la irrigación arterial en la técnica de la pulgarización del dedo índice. An. Anat., 20:433-40, 1971.         [ Links ]

LATARJET, M. & RUIZ LIARD, A. Anatomía humana. Buenos Aires, Panamericana, 1983. V. 1.         [ Links ]

LITTLE, J.M.; ZYLSTRA, P.L.; WEST, J.; MAY, J. Circulatory patterns in the normal hand. Brit. J. Surg., 6(8): 652-5, 1973.         [ Links ]

Mc CORMACK, L.; CAULDWELL, E. & ANSON, B. Braquial and antebraquial arterial patterns. A study of 750 extremities. Surg. Gynec. Obst., 96:43-54, 1953.         [ Links ]

MOORE, H. Anatomía. Orientación clínica. Buenos Aires, Panamericana, 1982.         [ Links ]

OLAVE, E.; PRATES, J.C.; DEL SOL, M.; GABRIELLI, C.; PARDI, P.- Organización de las arterias digitales palmares en individuos brasileños. Rev. Chil. Anat., 13(2):147-53, 1995.         [ Links ]

ORTS LLORCA, F. Anatomía humana. 3. ed. Barcelona, Científico-Médica, 1967.         [ Links ]

PATURET, G. Traité d'anatomie humaine. Paris, Masson et Cie., 1951. v 2         [ Links ]

TANDLER,J. Tratado de anatomía sistemática. Barcelona, Salvat, 1929. V 3         [ Links ]

TESTUT, L. & JACOB, O. Tratado de anatomía topográfica con aplicaciones médico-quirúrgicas. 6. ed. Barcelona, Salvat, 1944. V. 2.         [ Links ]

TESTUT, L. & LATARJET, M. Tratado de anatomía humana. 8a ed. Barcelona, Salvat, 1931. V. 3.         [ Links ]

WEATHERSBY, H. T. The volar arterial arches. Anat. Rec., 118:365-6, 1954.         [ Links ]

WEATHERSBY, H. T. The artery of the index finger. Anat. Rec., 122:57-64, 1955.         [ Links ]

WILLIAMS, P.; WARWICK, R.; DYSON, M. & BANNISTER, L. Gray anatomia. 37a ed. Rio de Janeiro, Guanabara Koogan, 1995. V. 1.         [ Links ]

ZANCOLLI, E. & COZZI, E. Atlas de anatomía quirúrgica de la mano. Madrid, Panamericana, 1993.         [ Links ]

ZHANG, S.X.; HO, G.T.; LIU, Z. J. Basic vascular anatomy and the reimplantation of the amputated hand through the palm. Surg. Radiol. Anat., 12:241-6, 1990.         [ Links ]
 

 

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License