SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.78 número2Estudio comparativo de la morfología de huevos en Tettigoniinae (Insecta: Orthoptera) de Chile, mediante una aproximación con SEM índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Gayana (Concepción)

versión On-line ISSN 0717-6538

Gayana (Concepc.) vol.78 no.2 Concepción dic. 2014

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-65382014000200010 

OBITUARIO

HUGO IVAN MOYANO GONZALEZ
Q.D.E.P.
Departamento de Zoología
Universidad de Concepción

El 30 de octubre del 2014 fallece en Concepción, el Profesor Hugo Iván Moyano González, como consecuencia de un infarto agudo al miocardio, a la edad de 75 años, después de soportar por varios años la enfermedad de Parkinson que lo había obligado a acogerse a retiro. Este notable académico e investigador de la Universidad de Concepción será recordado por su legado en el ámbito de la docencia y la investigación.

El Profesor Moyano nació en Temuco el 14 de agosto de 1939, allí cursó sus estudios básicos y de enseñanza media. Durante su niñez tuvo la suerte de vivir durante algunas de sus vacaciones en compañía de indígenas de la etnia Mapuche y de conocer gente humilde lo que dejaría una huella imborrable forjando en él un espíritu solidario y generoso.

En 1957 ingresó a la Universidad de Concepción a estudiar Pedagogía en Biología y Química. Durante sus estudios vivió en el Hogar Universitario donde era el encargado de disponer la música que sus compañeros escuchaban durante las comidas. Junto con los estudios dedicaba tiempo al trabajo impartiendo clases, en jornada nocturna, en el Liceo Enrique Molina. Se tituló como Profesor de Estado en Biología y Química en 1962. Fue contratado en el Departamento de Zoología el 1ero de abril de 1963 y se acogió a retiro también un 1ero de abril de 2014, luego de más de 50 años de ininterrumpida labor universitaria.

Si bien la zoología lo apasionaba, sentía una tremenda nostalgia por la disciplina que lo acogió al terminó de sus estudios universitarios, la Botánica. Su memoria para optar al título de Profesor en Biología y Química en 1962 se denominó "Estudio Químico de Retanilla ephedra (Vent.) Brongn".

En Diciembre 1964 fue nominado por el Dr. Fidel Jeldes (Director del Departamento de Zoología), para viajar, por primera vez, a la Antártica como parte de la Primera Expedición Antártica Chilena (Diciembre de 1964 a Marzo de 1965). En esta expedición recolectó muestras bentónicas en las Shetland del Sur, Estrecho de Bransfield, bahías Paraíso, South y Margarita al sur del círculo polar antártico. El resultado de esta expedición se materializó en una gran cantidad de briozoos lo que dio paso a una buena colección de Briozoos Antárticos, lo que marcó, definitivamente, el inicio de su carrera como Briozoólogo y definió la línea de investigación que desarrolló por años.

En esa época nadie estudiaba briozoos en Chile, por lo que debió ponerse en contacto con investigadores extranjeros para poder solucionar algunos problemas taxonómicos y sobre todo para tener acceso a la bibliografía. Producto de estos contactos internacionales la Dra. Anna Hastings del British Museum, le envió una monografía de briozoos Cellularioidea Subantárticos y Antárticos recolectados por el Discovery. Mantuvo contacto, entre otros, con varios investigadores e.g.: Dres. Voigt, Gordon, Cuffey, Boardman, Pouyet, Vavra, Harmelin, Buge, Reguant, López de la Cuadra, López-Gappa, Wass, Androsova, Ryland, Hayward, Mawatari y Moisette. Muchos de los cuales han sentido su partida.

Para él la actividad docente fue tan importante como la investigación científica, lo que queda demostrado por los numerosos programas de asignaturas que elaboró, por los cursos que dictó, por su entrega a los alumnos, a los cuales atendió siempre con dedicación cuando recurrían a él, no sólo respecto de la Zoología, sino también de otras ramas del saber y de las artes. Pudo siempre enseñar con propiedad y en forma muy amena sobre Química, Física, Historia, Botánica e incluso idiomas como francés, alemán, latín, ruso e italiano, todos los cuales eran parte de su extenso bagaje intelectual.

Entre las asignaturas que dictó, tanto en pregrado como en postgrado, se encuentran Biología II, Zoología General I y II, Zoología General IV, Neontología, Briozoología, Fauna Chilena, Zoogeografía e Invertebrados Marinos, por nombrar algunas. En la década de los 80’ crea una Asignatura electiva denominada La Antártica, teniendo gran acogida por parte de alumnos de pre y postgrado.

Impartió clases a las carreras de Biología, Biología Marina, Geología, Pedagogías en Biología y Ciencias Naturales y a las Carreras de la Infancia. Dirigió 16 tesis de pregrado:10 de Biólogos marinos, 1 de Biología y 5 tesis de Pedagogías, y 8 tesis de Magíster en Ciencias mención Zoología; no sólo en briozoos, su especialidad zoológica, sino también en peces, parásitos de peces y foraminíferos. En este último grupo fue Profesor Guía de las tesis de los únicos tres foraminiferólogos del país. Su carácter polifacético y multicultural lo llevó a guiar incluso tesinas de Traducción Español-Francés.

Ninguno de los que fuimos sus alumnos podrá olvidar sus clases en el Auditorio, con la pizarra llena de innumerables dibujos y esquemas que permitían entender mejor la materia, ni como nos incentivaba a aclarar las dudas; sus laboratorios y prácticas y los interminables certámenes, en los que proponía verdaderos acertijos y novedosas selecciones múltiples, con las cuales se incitaba al alumno a desarrollar el razonamiento y a pensar más que a memorizar conocimientos.

Las salidas a terreno fueron su predilección, pudiendo salir con grupos numerosos de más de 150 alumnos, al borde costero, al sur de Chile, Cobquecura, Fray Jorge, Cerro La Campana, Altos del Biobío, Reserva Federico Albert y muchos Parques y Reservas Nacionales. Durante el tiempo que trascurría de un lugar a otro, en cada salida, nos instruía sobre la vegetación y aspectos dinámicos del paisaje, destacando la fauna y flora que se podía encontrar y aspectos de la geodinámica responsable de la modelación del relieve.

Fue, justamente, producto del trabajo en terreno en 1963, en la Bahía de Concepción, que observó por primera vez, juntos a sus alumnos de la carrera de Licenciatura en Biología, los briozoos, que como colonias de la especie Membranipora isabelleana (d’Orbigny) cubrían gran parte de las frondas del alga Macrocystis pyrifera. Ver estos zooides vivos con sus lofóforos estirándose y contrayéndose despertó su curiosidad y una suerte de enamoramiento a primera vista.

Aunque nunca se interesó por los cargos administrativos, su espíritu colaborativo y sobre todo su interés por la docencia lo llevó a ser Delegado de Docencia y Secretario Académico, del Departamento de Zoología y de la Facultad de Ciencias Naturales y Oceanográficas, respectivamente. Ejerció el cargo de Editor de Gayana en la década del 70’ y del Boletín de la Sociedad de Biología de Concepción, por muchos años. Colaboró como Miembro Externo en Comisiones de Evaluación y de la Comisón de Contrataciones y Promociones de la Facultad. También fue miembro de la Comisión Permiso Sabático, desde el 2007 al 2013.

Fue un extraordinario fotógrafo, especialmente de la naturaleza en todas sus formas, así como un amante de la música clásica, la que lo apasionaba tanto como los Briozoos. Ello, traducido a su permanente interés por compartir sus conocimientos y enseñar, lo llevó a dictar cursos de Introducción a la Apreciación Musical, en los cuales siempre hubo numerosos alumnos inscritos. Cada vez que tuvo la oportunidad de viajar, a lo largo del país o al extranjero, haciendo uso de su habilidad y gusto por la fotografía, tomaba diapositivas que luego usaría para deleitarnos con sendas conferencias, en la que nos instruía sobre la fauna y flora así como las expresiones culturales de los lugares visitados.

Integró, por años, el jurado que dirimía los concursos organizados con motivo de las Exposiciones del Club de Jardines de Concepción y de San Pedro de la Paz. Prodigó siempre sus conocimientos y diseminó sus intereses entre sus alumnos y sus colegas, tanto de nuestra Universidad como de otras instituciones nacionales y extranjeras. Esto le ha valido el reconocimiento y aprecio en el entorno universitario nacional, y también de numerosos otros países, por lo que es ampliamente reconocido como un especialista en zoología de invertebrados marinos de fama mundial.

Formó parte de expediciones nacionales organizadas por: INACH, IFOP y CONA. Además de los proyectos nacionales y proyectos internos de la Universidad (DIUC) participó también en proyectos internacionales tales como: Programa Nacional de Investigación en la Antártica (Proyecto Italia- Antártida) a bordo del Cariboo en 1991; Proyecto Antártico Español BENTART a bordo del Hespérides en 1994; Proyecto en conjunto Alemán Italiano Chileno al Estrecho de Magallanes a bordo del Víctor Hensen en 1994; Proyecto Británico Internacional 2001-2003 para el estudio Molecular de poblaciones de Celleporella hyalina alrededor del mundo con participación de briozoólogos de la Universidad de Concepción y de la Universidad Católica de la Santísima Concepción; Proyecto Alemán LAMPOS a bordo del Polarstern durante el 2002, allí se recolectó material en el Arco de Escocia entre el extremo sur de Sudamérica y la Punta de la Península Antártica. Viajó a la Antártica en 7 oportunidades, de estas 5 fueron organizadas por INACH y en una de estas estadías estuvo más de 20 días aislado en una pingüinera, estudiando ciclos de larvas de briozoos.

El 2005 publica en la revista Gayana, la historia de los descubrimientos briozoológicos hechos en la Antártica durante el siglo XX; considerando las investigaciones realizadas desde 1904 con los resultados de la Expedición Antártica Belga hasta la realización de la 13ª conferencia de la Asociación International de Bryozoología (IBA) realizada en Concepción, Chile, en enero de 2004.

Su principal legado a la investigación científica fue el estudio de los Briozoos, campo en que llegó a ser autoridad mundial, lo que se traduce en más de 85 trabajos científicos, describiendo más de cien nuevas especies, veinte géneros y una familia. De estos, en relación con la Antártica son 30 trabajos científicos, 5 capítulos de libros, 13 especies nuevas, 11 géneros y una familia. Además, publicó 2 libros, 17 capítulos de libros, e hizo 67 presentaciones a Congresos nacionales e internacionales.

Como antecedentes de Especial Relevancia Académica podemos destacar los siguientes: Beca Enrique Molina de la Universidad de Concepción, 1957-1961. Premio Universidad de Concepción, 1961 (entregado en 1962). Premios "Dr. Roberto Donoso Barros" 1986 y 1989, otorgado por la Sociedad de Biología de Concepción. Premio INACH por el trabajo realizado en la Antártica (2008).

Su partida deja un vació enorme no sólo en el Departamento de Zoología de la Universidad de Concepción sino también en el ámbito científico nacional por su trayectoria como briozoólogo e investigador, poseedor de un acabado conocimiento de la zoología de nuestro país. Su recuerdo permanecerá como un legado laudable, en las generaciones de alumnos que vieron en él no sólo a un docente que los respetaba, sino también a una persona dispuesta a enseñar y educar dentro y fuera del aula; un verdadero profesor y maestro. El resto de sus colegas y amigos lo recordará por su disposición a colaborar, a compartir sus conocimientos, por sus acertadas opiniones, su compromiso con la investigación y principalmente con la docencia, su ética y rigurosidad en sus investigaciones y por sobre todo, su sencillez y generosidad.

VÍCTOR H. RUIZ R.

Concepción, diciembre de 2014

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons