SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.67 issue1Plant growth regulators optimization for in vitro cultivation of the orchid Guarianthe skinneri (Bateman) Dressier & W.E.HigginsReproductive biology aspects of two species of the genus Gavilea (Orchidaceae, Chloraeinae) in populations from Central Chile author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

Share


Gayana. Botánica

Print version ISSN 0016-5301On-line version ISSN 0717-6643

Gayana Bot. vol.67 no.1 Concepción  2010

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-66432010000100004 

Gayana Bot 67(1): 27-43, 2010 ISSN 0016-5301

 

ARTICULOS REGULARES

 

Especies exóticas de la vertiente occidental de la cordillera de la Costa, Provincia de Valparaíso, Chile central

 

Alien species in the western slope of the Coastal Range, Valparaiso Province, Central Chile

 

Sebastián Teillier1, Javier A. Figueroa1,2,4 & Sergio A. Castro3,4

1Escuela de Arquitectura del Paisaje, Facultad de Arquitectura y Urbanismo, Universidad Central de Chile, Chile.

2Laboratorio de Ecología Vegetal, Instituto de Biología, Facultad de Ciencias, Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Chile.

3Departamento de Biología, Facultad de Química y Biología, Universidad de Santiago de Chile. Centro para el Desarrollo de la Nanociencia y Nanotecnología, CEDENNA 917-0124, Chile.

4Center for Advances Studies in Ecology and Biodiversity, Pontifcia Universidad Católica, Chile. steillier@gmail.com


RESUMEN

En Chile central existe una rica flora vascular nativa y una alta proporción de plantas exóticas. Con el objeto de incrementar nuestro conocimiento sobre la composición de la fora exótica, naturalizada en Chile central, se describe y analiza aquella presente en la vertiente occidental de la cordillera de la Costa de la Provincia de Valparaíso en sitios con diferentes tipos de uso. Específcamente, se establecen la riqueza taxonómica, la forma de vida, el origen geográfco y de las especies exóticas en diversas áreas de la provincia. Se identifcaron 323 especies, de las que un 34% fueron exóticas; de ellas, un 74% fue de origen europeo y el 10% euro-norteafricano. En los sitios muestreados, las nativas sólo alcanzaron a un 23 % de la cobertura absoluta, en tanto que las exóticas a un 73%. Las nativas se distribuyen en 68 familias y las exóticas en 28. Indistintamente del origen geográfco, las familias con mayor riqueza de especies fueron Asteraceae, Poaceae y Fabaceae. Respecto de la distribución de las especies en los géneros, las nativas se distribuyen en 146 géneros y las exóticas en 89. Los géneros con mayor riqueza de especies nativas fueron Alstroemeria, Baccharis y Calceolaria. Los géneros Erodium, Trifolium, Rumex y Vicia presentaron las mayores riquezas entre las exóticas. Tanto entre las nativas como entre las alóctonas, la forma de vida con mayor riqueza de especies correspondió a terófta y hemicriptófta. Se concluye que, debido al incremento de la presión urbana y horto-frutícola sobre los suelos en la Provincia de Valparaíso, durante los próximos años las plantas naturalizadas, de vida corta, oportunistas y con alta capacidad reproductiva, aumentarán en riqueza y abundancia.

Palabras clave: Plantas exóticas, plantas alóctonas, clima mediterráneo, cordillera de la Costa, Región de Valparaíso, flora de Chile.


ABSTRACT

Central Chile supports a rich native fora and a high proportion of alien, naturalized plants. To increase our knowledge about behavior of naturalized plants in central Chile, the fora of the western slope of the Coastal Range (Province Valparaiso, 33°S lat.), was recorded and analyzed. Study sites were placed at natural and anthropic, perturbed areas. Taxonomic richness, species composition, geographic origin, Raunkiaer’s life forms, and absolute coverage were recorded. Of the 325 vascular plant species were identifed, 110 (34%) were considered alien; 74% of them with European origin, and 10%, European-North African. According to abundance, 27 % of the plant coverage was of native species and 73% of non-natives. The natives were distributed in 68 families and the naturalized and cultivated in 28 families. Asteraceae, Poaceae y Fabaceae were the richest in both native and naturalized species. The native species were distributed in 146 genera and non natives in 89. Alstroemeria, Baccharis and Calceolaria were the richest in native species; Erodium, Trifolium, Rumex and Vicia, were rich in alien species. Hemicryptophytes and therophytes were most abundant in natives and naturalized species. We conclude that due to increasing urban and agricultural pressures on soils in Province Valparaíso, it is expected that short-lived alien species with opportunistic, high-reproductive capacity, will increase in diversity and abundance.

Keywords:Exotic plants, alien plant species, Mediterranean-type climate, Chilean Coastal range, flora of Chile.


 

INTRODUCCIÓN

Las plantas exóticas naturalizadas han sido reconocidas como una amenaza para la conservación de las especies nativas y como un factor que incrementa los costos económicos en el campo silvo-agropecuario (Mooney & Hobbs 2000, Pimentel et al. 2000). Por una parte, afectarían la abundancia, la distribución y la riqueza de las especies nativas y, por otra, a la estabilidad de los ecosistemas (Gaertner et al. 2009, Vilá et al. 2008). Además, generan pérdidas a la industria silvo-agropecuaria debido al costo asociado a su control o erradicación una vez que actúan como malezas (Matthei 1995, Pimentel et al. 2000).

En Chile, el interés de estudiar la fora exótica es relativamente reciente; históricamente, naturalistas, botánicos y ecólogos enfocaron sus estudios en la fora nativa, brindando poca o nula atención hacia las especies naturalizadas (Castro et al. 2005). Sin embargo, esta situación ha cambiado en los últimos años debido al creciente reconocimiento de la importancia ecológica de las especies naturalizadas que se vuelven invasivas. Una buena parte de este tipo de estudios se ha focalizado en aquellas áreas donde el impacto potencial sobre la conservación de las especies nativas es signifcativo, como ha sido el caso de los estudios realizados en las áreas protegidas o en aquéllas consideradas de alto valor para la conservación de la biodiversidad (Squeo et al. 2001, Figueroa et al. 2004a, Pauchard & Alaback 2004). Sin embargo, el estudio de la fora exótica naturalizada en las áreas más expuestas a uso humano ha recibido una atención menor (Pauchard et al. 2006).

Particularmente en Chile central resulta de interés conocer la fora de este tipo ya que contiene una alta proporción de especies exóticas que potencialmente pueden llegar a invadir áreas menos intervenidas. Así y todo, aún son escasos los estudios de fora en las áreas de Chile central que reciben el impacto directo de las principales actividades humanas, que se han incrementado signifcativamente durante los últimos años (INE 2009a, b). La necesidad de realizar dichos estudios urge, pues esta región alberga una alta diversidad de especies de plantas nativas con un alto nivel de endemismo que no está siendo protegida (Muñoz et al. 1996, Myers et al. 2000). Chile central muestra, en la actualidad, un paisaje complejo, constituido por parches de vegetación con múltiples usos y con variadas funciones ecosistémicas, sujetos al impacto de numerosas plantas exóticas, tanto cultivadas (plantaciones forestales), como naturalizadas (Arroyo et al. 2000).

En términos comparativos, la proporción y el número de especies de plantas naturalizadas en Chile central son menores que los de otras regiones mediterráneas del mundo, aunque en ciertas condiciones locales, en Chile se observan valores similares (Montenegro et al. 1991, Arroyo et al. 2000, Figueroa et al. 2004a, Deil et al. 2007, Jiménez et al. 2007). Probablemente este patrón se debe a que en Chile central la naturalización de especies se encuentra en aún en una fase temprana (Arroyo et al. 2000, Figueroa et al. 2004a). Desde esta óptica, nuevos estudios deberían contribuir a la planifcación de programas de control y erradicación de aquellas especies que se comportan como malezas y compiten con la fora nativa en los ecosistemas naturales.

Con el objeto de incrementar nuestro conocimiento sobre la fora exótica de Chile central, en este estudio se describe y analiza el impacto de dichas plantas en sitios con diferentes tipos de uso de la tierra situados en la vertiente occidental de la cordillera de la Costa de la Provincia de Valparaíso hasta su litoral. Específcamente, se buscó establecer mediante un muestreo in situ, la riqueza taxonómica, la composición, el origen geográfco, el espectro de formas de vida y el nivel de abundancia de las especies nativas y exóticas.

MATERIALES Y MÉTODOS

Área de estudio

El estudio se llevó a cabo en sector occidental de la cordillera de la Costa de Chile central, aproximadamente en los 33°S, en la Provincia de Valparaíso; a lo largo de un transecto que se extendió desde la cuesta de La Dormida (comuna de Olmué) hasta la comuna de Casablanca, atravesando las terrazas litorales cercanas a Viña del Mar (comuna de Concón) (Fig. 1).

figura 1. Ubicación del área de estudio en la Provincia de Valparaíso (33°S), Chile central. La línea negra señala el transecto realizado entre La Dormida-Concón y Casablanca.

figure 1. Location of the study area in Valparaíso province (33°S), central Chile. The black line indicates transect between La Dormida-Concón and Casablanca.

La provincia está sometida a un clima de tipo mediterráneo (Di Castri & Hajek 1976), caracterizado por la alternancia de estaciones secas-calurosas y lluviosas-frías con un promedio anual de precipitación de 370 mm, concentradas en los meses del invierno, y temperaturas de 14 °C.

La vegetación zonal de las laderas de exposición ecuatorial consiste en un matorral con arbustos siempreverdes como Colliguaja odorifera (Euphorbiaceae); caducifolios de verano, como Flourensia thurifera (Asteraceae); cactáceas como Echinopsis chilensis y bromeliáceas como Puya berteroniana. En las laderas de exposición sur, como vegetación zonal se desarrolla un bosque escleróflo con Quillaja saponaria (Rosaceae) y Lithrea caustica (Anacardiaceae); en las quebradas se encuentran las especies de mayores requerimientos hídricos tales como Cryptocarya alba (Lauraceae) y Peumus boldus (Monimiaceae) (Gajardo 1994, Teillier 2003, Luebert & Pliscoff 2006). Como evidencia de perturbaciones locales se observan con mucha frecuencia comunidades de sucesión secundaria con Baccharis linearis (Asteraceae), Retanilla trinervis (Rhamnaceae), Muehlenbeckia hastulata (Polygonaceae) y Acacia caven (Mimosaceae) (Balduzzi et al. 1982, Armesto & Pickett 1985).

La Provincia de Valparaíso supera el millón de habitantes y tiene uno de los niveles más altos de actividad económica de Chile, razón por la que durante los últimos 300 años ha estado sometida a una fuerte intervención humana; producto de ella, el paisaje actual está constituido por un mosaico de parches con diversos uso de la tierra, entre los que predominan los matorrales y las praderas que ocupan un 54% de su superfcie; los cultivos agrícolas y hortofrutícolas, en constante expansión, un 12%; los bosques nativos, un 7%; las plantaciones de árboles exóticos, un 4%; y los suelos urbanos, un 2% (INE 2009b).

Muestreo de la flora

Para obtener los resultados se planifcó un muestreo en sitios con diferentes tipos de uso de suelo, en localidades de la provincia de Valparaíso. Estos usos de suelo fueron categorizados como: bosque escleróflo con bajo nivel de alteración antrópica, matorrales secundarios, espinales con Acacia caven, bordes de los caminos, cultivos abandonados, zonas periurbanas y plantaciones de árboles exóticos tales como Pinus radiata, Eucalyptus globulus y E. camaldulensis.

Se seleccionaron 33 sitios, en los que se levantó al azar una parcela de 40 × 40 m, a excepción de los bordes de los caminos, en los que se analizó una parcela de 8 × 200 m.

El sitio ubicado a mayor altitud es la cuesta de La Dormida, en la cordillera de la Costa, con 1.400 m; él con menor, Concón, con 50 m. Estas diferencias de altitud confguran gradientes de temperatura y de precipitaciones, donde las primeras disminuyen con la altitud, en tanto que las segundas, se incrementan (di Castri & Hajek 1976).

Las especies de plantas vasculares se reconocieron in situ, y se consultó en gabinete aquéllas cuya identifcación fue más compleja. La fliación taxonómica y la asignación del origen geográfco de las especies siguen a Marticorena & Quezada (1985), Matthei (1995) y Zuloaga et al. (2009).

En este estudio se consideran como nativas a las especies que se encontraban en Chile antes de la llegada de los españoles y, como exóticas o alóctonas, a las que arribaron desde otra región con posterioridad a la llegada de los españoles (Arroyo et al. 2000, Vilá et al. 2008), entre ellas, a las que se han asilvestrado, las denominamos como naturalizadas. Por ser una parte sustancial del paisaje actual de la región y por estar en proceso de naturalización (Luebert & Muñoz 2005), también se incluyen en el estudio algunas especies cultivadas que estaban presentes en los muestreos, particularmente Pinus radiata, Eucalyptus spp., ambas en el área presentan individuos plantados y naturalizados. A cada especie se le asignó, además, la forma de vida de Raunkiaer (Braun-Blanquet 1979).

Para el muestreo de abundancia se estimó visualmente la cobertura de cada especie en la parcela mediante la escala de abundancia-frecuencia de Braun-Blanquet (1979). Los valores fueron posteriormente transformados a números porcentuales para realizar el análisis cuantitativo de acuerdo con la equivalencia propuesta por el mismo autor: 5 = 87,5 %; 4= 62,5%; 3= 37,5%; 2 = 17,5%; 1 = 5%; + = 0,1%. Los valores de abundancia (cobertura) absoluta por especie se obtienen sumando las coberturas para cada especie en todos los sitios. Los valores de cobertura relativa para cada forma de vida se calculan dividiendo la cobertura de una forma de vida en particular por la suma de las coberturas de todas las especies combinadas.

RESULTADOS

Abundancia y origen geográfico de las especies

En el área de estudio se registraron 323 especies de plantas vasculares (Anexo 1); de acuerdo con su origen geográfco, 212 son nativas (66%) y 111, exóticas (34%), de las que 6 son principalmente cultivadas. Las especies exóticas alcanzaron a un 73% de la cobertura absoluta, en tanto que las nativas alcanzaron sólo a un 27%. Entre las especies que en el área de estudio presentan más de un 10% de la cobertura absoluta (40 especies), un 63% son exóticas (incluyendo Pinus radiatay Eucalyptus spp.). Sólo 13 especies exóticas (12 %) estuvieron presentes en al menos un 50% de los sitios de estudio.

El 74% de las especies exóticas tiene origen europeo (Tabla 1); en tanto que las de origen euro-norteafricano y asiático representan un 10 y un 7%, respectivamente; el resto de las áreas, Oceanía, Norteamérica, Sudamérica y Sudáfrica, fue origen de un 9%.

Tabla I. Origen geográfco de las plantas exóticas, naturalizadas, en el área de estudio (Provincia de Valparaíso, Chile central); en 7 especies no fue posible asignarlo.

Table I. Geographic origin of naturalized and cultivated exotic plants in the study area (Valparaíso province, central Chile). The origin could not be determined in 7 species.

Filiación Taxonómica de las especies

Las especies nativas se distribuyen en 68 familias, las exóticas, en 28 (Tabla II). Indiferente del origen geográfco, las tres familias con mayor número de especies son Asteraceae, Poaceae y Fabaceae, que representan un 65% de las nativas y un 59% de las exóticas. En las nativas las familias, en promedio, están representadas por 3 especies, en las exóticas, por cuatro.

Tabla II. Principales familias de plantas nativas y exóticas en el área de estudio ( Provincia de Valparaíso, Chile central).

Table II. Main families of native and exotic plants in the study area (Valparaíso province, central Chile).

Respecto de la distribución de las especies en los géneros, las nativas se distribuyen en 146 y las exóticas en 93. El número promedio de especies por género es similar para ambos orígenes: aproximadamente 1,2. Los géneros con mayor número de especies nativas son Alstroemeria, Baccharis y Calceolaria, con cinco; Erodium, Fumaria, Rumex, Trifolium, Vicia son los principales entre las exóticas, con cuatro especies (Tabla III). Respecto de ellos, varias especies de Trifolium y Vicia fueron traídas como plantas forrajeras, sin embargo, varias de ellas se han asilvestrado y se comportan como malezas (Matthei 1995). Si se revisa el aporte de las exóticas a la diversidad taxonómica del área de estudio, los resultados muestran que éstas aportan 50 géneros que no se encontraron entre las nativas. Finalmente, si se compara la frecuencia de especies en géneros, familias y órdenes, entre nativas y exóticas no se detectan diferencias signifcativas (χ2 = 1,06; GL = 2; P = 0,6).

Tabla III. Principales géneros de plantas nativas y naturalizadas en el área de estudio ( Provincia de Valparaíso, Chile central).

Table III. Main genera of native and alien plants in the study area (Valparaíso province, central Chile).

Formas de vida de las especies

De las 323 especies que se registraron, un 42% corresponde a teróftas, representadas principalmente por las hierbas anuales; las siguen las hemicriptóftas, que incluyen a una parte de las hierbas perennes, que alcanzó a un 21%. Entre las leñosas dominan la nanofaneróftas, principalmente los arbustos, que alcanzan a un 10% (Tabla IV).

Tabla IV. Porcentaje de especies, total, nativas y exóticas por forma de vida en la fora del área de estudio (Provincia de Valparaíso, Chile central). Otras faneróftas = escandentes, suculentas, epíftas y graminídeas. N = Número de especies.

Table IV. Percentage of total, natives, and exotic species by life-form in the fora of the study area (Valparaíso province, central Chile). Other phanerophytes = scandents, succulents, epiphytes and graminidea. N = species number.

Cuando se compara la distribución de frecuencias, por forma de vida, entre nativas y exóticas, se observa que ambas diferen signifcativamente (χ2 = 74,8; GL = 6; P < 0,001). Al considerar la cobertura de las nativas se encontró que las formas de vida, nanofanerófta, macrofanerófta y terófta son las dominantes; en tanto que entre las alóctonas son mayoritarias las teróftas con casi un 83% de la cobertura (Tabla V). En el grupo de las 25 especies exóticas que presentan una cobertura absoluta mayor a un 10%, un 88% son teróftas.

Tabla V. Porcentaje de cobertura relativa de las especies, total, nativas y exóticas, por forma de vida en la fora del área de estudio (Provincia de Valparaíso, Chile central).

Table V. Percent of relative cover of total, natives and exotic species by life-form in the study area (Valparaíso province, central Chile).

DISCUSIÓN

Abundancia y origen geográfico de las especies

Los resultados muestran que aproximadamente un 75% de las especies exóticas del área de estudio tienen su origen en Europa (Tabla I ), dando cuenta de la historia de los asentamientos coloniales en Chile en donde se introdujeron cereales y plantas forrajeras que principalmente provenían de España (Aronson et al. 1998). Este resultado es similar al registrado en otros sitios donde se han efectuado estudios similares. Al respecto, Domínguez et al. (2006), describen que el 88% de la fora naturalizada del Parque Nacional de Torres del Paine (49° S, aproximadamente) tiene su origen en Europa; en el extremo norte de la región de clima tipo mediterráneo de Chile central, Armesto & Vidiella (1993) encontraron que en la fora del lugar Lagunillas (ca.30° S, Región de Coquimbo), todas las hierbas anuales naturalizadas tienen su origen en Europa. Cifras similares fueron comunicadas por Montenegro et al. (1991) y Figueroa et al. (2004a), en trabajos que incluyen Chile central o el área del país de clima bajo la infuencia del clima de tipo mediterráneo (ca. 30-38° S). Este predominio de especies con origen en Europa en la fora naturalizada se ha encontrado en varias regiones con clima mediterráneo del planeta (Groves 1991). Se postula que esta semejanza en el origen geográfco entre las foras naturalizadas de las diferentes regiones mediterráneas no sólo se debe al uso de técnicas y recursos agropecuarios similares durante la colonización europea, sino también al sentido del tráfco comercial y a las migraciones humanas durante las etapas iniciales de la introducción de plantas exóticas en esos países (Groves 1991, Figueroa et al. 2004a).

En relación con la naturalización de plantas, nuestro estudio no contribuyó al registro de nuevas especies al pool de especies asilvestradas en Chile central. Este dato podría ser de interés pues sugiere que la tasa de naturalización de las plantas alóctonas se estaría haciendo más lenta. Para conocer las causas de este patrón son necesarios estudios de tiempo de residencia mínimo a escalas subregionales (Castro et al. 2005).

Las especies naturalizadas en este estudio alcanzan a casi un 34% (Tabla VI); valor mayor que el registrado para Chile continental, ca. 13% según Marticorena (1990); que el de Chile central, un 27% según Arroyo et al. (2000); que el de la cuenca de Santiago, 30% según Navas (1973-1979); que el de la zona del litoral de la Región de Coquimbo (IV), 15% (Armesto & Vidiella 1993), que el del desierto litoral del norte, 20% (Gutiérrez et al. 2000) y que el del extremo sur de Chile, un 19% (Domínguez et al. 2006) (Tabla VI). Sin embargo la variación es alta, ya que hay tipos de vegetación en Chile central donde alrededor o más que un 50% de la fora es naturalizada, ello debido a que probablemente la riqueza de ellas estaría correlacionada con la extensión temporal del impacto humano (Castro et al. 2005).

Tabla VI. Porcentaje de especies naturalizadas en comunidades y áreas de Chile.

Table VI. Percent of naturalized species in Chilean plant communities or localities.

Es interesante señalar que buena parte de los muestreos se estableció en sitios cercanos a las principales vías de conectividad vial del área de estudio (ver Fig. 1). Esta es una condición que contribuye a incrementar la riqueza de plantas exóticas, ya que se ha demostrado que las carreteras y los caminos son importantes vías de expansión para ellas (Arroyo et al. 2000, Pauchard & Alaback 2004).

Aunque tradicionalmente los estudios florísticos se han limitado a trabajar con la presencia/ausencia de las especies, resultó muy informativo establecer las relaciones de abundancia entre nativas y naturalizadas (Anexo 1). Se encontró que la suma de la cobertura absoluta de las especies exóticas naturalizadas en estos sitios fue mayor que la de las nativas, pese a que estas últimas presentan mayor riqueza; se encontró que la cobertura de las exóticas alcanzó a un 73% y la de las nativas sólo a un 27 %. De las 10 especies de plantas de mayor cobertura absoluta (Anexo 1), sólo una es nativa, Acacia caven; e igualmente, entre las 10 terófitas más abundantes, sólo una es nativa, Bromus berteroanus. Estos datos son relevantes si deseamos reconocer las potenciales amenazas de las especies exóticas naturalizadas con fuerte tendencia invasiva (Figueroa et al. 2004a). Aunque hay escasos estudios publicados con datos comparables (Sax 2002), el contraste entre el número de especies exóticas y su grado de importancia (abundancia) en una comunidad indica la conveniencia de que futuros estudios incluyan parámetros de abundancia para evaluar el impacto de ellas sobre los ecosistemas y el paisaje.

Filiación taxonómica de las especies

Las familias con mayor riqueza de especies nativas y exóticas en el área de estudio son Asteraceae, Poaceae y Fabaceae (Tabla II), que coinciden con las más diversas del país (Marticorena 1990) y del mundo (Stevens 2001). La misma tendencia es referida por Groves (1991) respecto de las especies naturalizadas en otras regiones con clima mediterráneo del mundo. Incluso, la fora mundial y la fora naturalizada en la mayoría de las regiones del mundo tienden a estar dominadas por estos mismos taxa, indicando que esta coincidencia es esperada por la alta diversidad de estas familias (Groves 1991, Domínguez et al. 2006).

Entre las nativas y las exóticas asilvestradas la mayor diferencia es un aumento en la contribución de las familias Brassicaceae, Geraniaceae y Polygonaceae entre las segundas, las que cuentan con varias especies que califcan como malezas agrícolas o como invasivas en los ambientes mediterráneos del mundo (Groves 1991, Matthei 1995).

El análisis al nivel de géneros mostró una relación especie/género baja y similar para ambos orígenes (1,3 especies por género en promedio). Este mismo patrón taxonómico se encontró también en el PN Torres del Paine (Domínguez et al. 2006), región donde un 80% de los géneros con especies naturalizadas presenta una sola especie; esta baja diversidad que se registra en Chile estaría dando cuenta de un patrón propio de la fora europea o de un proceso de naturalización de la fora exótica que se habría iniciado recientemente.

En el área de estudio, en cuanto al aporte a la estructura taxonómica de la fora de Chile central, las especies naturalizadas contribuyen sólo con nuevos géneros. Aunque las consecuencias para la diversidad son más evidentes, las causas de estos patrones deben ser explorados en estudios posteriores (Groves 1991, Arroyo et al. 2000).

Formas de vida de las especies

En relación con la forma de vida, la mayor parte de las especies exóticas en el área de estudio son terófitas a diferencia de las nativas, donde está representado también un importante grupo de hemicriptófitas (Tabla IV y Tabla V). Muchas de las terófitas asilvestradas se encuentran tanto en el límite norte de la vegetación de tipo mediterránea de Chile, como en el extremo sur, en la Región de Magallanes, más frecuentemente en sitios abandonados por las actividades agropecuarias. A diferencia de las nativas, las especies naturalizadas no estuvieron representadas por caméfitas o por geófitas, situación que corresponde con lo documentado al nivel general para la flora exótica naturalizada en Chile (Matthei 1995, Arroyo et al. 2000). La diferente contribución de las formas de vida en nativas y naturalizadas, por una parte, y la alta contribución de terófitas exóticas en las comunidades de Chile central, por otra, podrían estar asociadas a su capacidad de colonizar los sitios que soportan la mayor intensidad de perturbaciones de origen antropogénico (Lailhacar 1986, Holmgren 2002, Sax 2002, Figueroa et al. 2009). La frecuencia de especies en cada forma de vida en la flora nativa y exótica en el sitio de estudio fue similar a la registrada en la flora de la precordillera de Santiago por Teillier & Tomé (2004), lo podría estar dando cuenta, en el caso de las nativas, de la similitud climática de Chile central y en el caso de las exóticas naturalizadas, de la similitud en los tipos de perturbación antrópica.

Dado los cambios de las actividades económicas agropecuarias, particularmente, las horto-frutícolas en la zona, es muy probable que la presión antrópica sobre los ecosistemas naturales de la provincia de Valparaíso siga en aumento en los próximos años. Este proceso producirá mayor número de parches de vegetación sin o con baja cobertura leñosa, dejando muchos suelos expuestos. En estas circunstancias y teniendo los resultados de este trabajo a la vista, se espera que las especies exóticas naturalizadas, de vida corta (terófitas), oportunistas y con alta capacidad reproductiva, aumentarán tanto en riqueza como en abundancia durante los próximos años.

AGRADECIMIENTOS

El estudio fue financiado por los proyectos N° 007/2008 de la Universidad Central de Chile y N° 122.709/2008 PUCV. El tercer autor fue fnanciado parcialmente por FONDECYT 1108-5013. El manuscrito mejoró sustancialmente debido a los aportes de dos revisores anónimos y de los editores de la revista. A C. Teillier agradecemos su ayuda en la redacción del trabajo.

BIBLIOGRAFÍA

Armesto, J. & S.T.A. Pickett. 1985. Mechanisms of succession in the chilean matorral. Revista Chilena de Historia Natural 58(1): 9-17.        [ Links ]

Armesto, J. & P. Vidiella. 1993. Plant life-forms and biogeographic relations of the fora of Lagunillas (30° S) in the fog-free Pacifc coastal desert. Annals of the Missouri Botanical Garden 80: 499-511.        [ Links ]

Aronson, J., A. del Pozo, C. Ovalle, J.Avendaño, A.Lavín & M. Etienne. 1998. Land use changes and conficts in central Chile. In: P.W. Rundel, G. Montenegro & F.M. Jaksic (eds.), Landscape degradation and biodiversity in Mediterranean type ecosystems: pp. 155-168. Springer-Verlag, Berlin, Germany.        [ Links ]

Arroyo, M.T.K., C. Marticorena, O. Matthei & I.A. Cavieres. 2000. Plant invasions in Chile: present patterns and future predictions. In: H.A. Mooney & R.J. Hobbs (eds.), Invasive species in a changing world. pp. 395-421. Island, Washington.        [ Links ]

Balduzzi, A., R.Tomaselli, I. Serey & R. Villaseñor. 1982. Degradation of the mediterranean type vegetation in central Chile. Ecologia Mediterranea 8: 223-240.        [ Links ]

Braun-Blanquet, J. 1979. Fitosociología. Bases para el estudio de las comunidades vegetales. Ediciones H. Blume. Madrid. España. 820 pp.        [ Links ]

Castro, S.A., J.A. Figueroa, M. Muñoz-Schick, & F.M. Jaksic. 2005. Minimum residence time, biogeographical origin, and life cycle as determinants of the geographical extent of naturalized plants in continental Chile. Diversity and Distributions 11: 183-191.        [ Links ]

Deil, U., M. Alvarez & I. Paulini. 2007. Native and non-native species in annual grassland vegetation in Mediterranean Chile. Phytocoenologia 37: 769-784.        [ Links ]

Di Castri, F. & E. HajeK. 1976. Bioclimatología de Chile. Vicerrectoría Académica Pontifcia Universidad Católica, Santiago, Chile. 127 pp.         [ Links ]

Domínguez, E., A. Elvebakk, C. Marticorena & A. Pauchard. 2006. Plantas introducidas en el Parque Nacional Torres del Paine, Chile. Gayana Botánica 63: 131-141.        [ Links ]

Figueroa, J.A., S.A. Castro, P.A. Marquet & F.M. Jaksic. 2004a. Exotic plant invasions to the Mediterranean region of Chile: causes, history and impacts. Revista Chilena de Historia Natural 77: 465-483.        [ Links ]

Figueroa, J.A., S. Teillier & F.M. Jaksic. 2004b. Composition, size and dynamics of the seed bank in a Mediterranean shrubland of Chile. Austral Ecology 29: 574-584.        [ Links ]

Figueroa, J.A., L.A. Cavieres, O. Gómez-González, M. Molina- Montenegro & F.M. Jaksic. 2009. Do heat and smoke increase emergence of exotic and native plants in the matorral of central Chile. Acta Oecologica 35: 335-340.         [ Links ]

Gaertner, M., A.D. Breeyen, C. Muí & M. Richardson. 2009. Impacts of alien plant invasions on species richnessin Mediterranean-type ecosystems: a meta-analysis. Progress in Physical Geography 33: 319-338.         [ Links ]

Gajardo, R. 1994. La vegetación natural de Chile. Editorial Universitaria. Santiago de Chile. 165 pp.         [ Links ]

Groves, R.H. 1991. The biogeography of Mediterranean plant invasions. In: R.H. Groves & F. di Castri (eds.), Biogeography of Mediterranean invasions, pp. 427-438. Cambridge, United Kingdom.         [ Links ]

Gutiérrez, J.R., G. Arancio & F.M. Jaksic. 2000. Variation in vegetation and seed bank in a Chilean semi-arid community affected by ENSO 1997. Journal of Vegetation Science 11: 641-648.         [ Links ]

Gutiérrez, J.R. & RL. Meserve. 2003. El Niño effects on soil seed bank dynamics in north-central Chile. Oecologia 134: 511-517.         [ Links ]

Holmgren, M. 2002. Exotic herbivores as drivers of plant invasions and switch to ecosystem alternative states. Biological Invasions 4: 25-33.        [ Links ]

INE (CHILE). 2009a. Estadísticas Vitales, Informe Anual 2007. Unidad de Ediciones Instituto Nacional de Estadística, Gobierno de Chile. 509 pp.         [ Links ]

INE (CHILE). 2009b. Medio Ambiente, Informe Anual 2007. Unidad de Ediciones Instituto Nacional de Estadística, Gobierno de Chile. 233 pp.         [ Links ]

Jiménez, A., A. Pauchard, L.A. Cavieres, A. Marticorena & R.O. Bustamante. 2007. Do climatically similar regions contain similar alien foras? A comparison between the Mediterranean areas of central Chile and California. Journal of Biogeography 35: 614-624.         [ Links ]

Lailhacar, S. 1986. Recursos forrajeros utilizados en producción ovina: I Zona de clima mediterráneo árido y semiárido (secano comprendido entre los valles del Elqui y Aconcagua). En: E. García (ed.), Producción ovina, pp. 25-57. Universidad de Chile, Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales, Santiago, Chile.         [ Links ]

Lailhacar, S. & C. Torres. 2002. Infuencia de los arbustos del género Atriplex L. con y sin corte de rebaje en el comportamiento del estrato herbáceo del secano árido. I: Efecto del arbusto promedio del género sobre las características cuantitativas del estrato herbáceo total. Avances en Producción Animal 26 (Chile): 79-96.         [ Links ]

Luebert, F. & M. Muñoz-Schick. 2005. Contribución al conocimiento de la fora y vegetación de las dunas de Concón. Boletín del Museo Nacional de Historia Natural 54. 11-35.         [ Links ]

Luebert, F. & P Pliscoff. 2006. Sinopsis bioclimática y vegetacional de Chile. Editorial Universitaria, Santiago, Chile. 307 pp.         [ Links ]

Marticorena, C. 1990 Contribución a la estadística de la fora vascular de Chile. Gayana Botánica 47(3-4) 85-113.        [ Links ]

Marticorena, C. & M. Quezada. 1985. Catálogo de la fora vascular de Chile. Gayana Botánica 42(1-2): 1-157.         [ Links ]

Matthei, O. 1995. Manual de las malezas que crecen en Chile. Alfabeta Impresores, Santiago, Chile. 545 pp.        [ Links ]

Montenegro, G., S. Teillier, P. Arce & V. Poblete. 1991. Introduction of plants into the mediterranean-type climate area of Chile. In: R.H. Groves & F. di Castri (eds.), Biogeography of Mediterranean invasions. pp. 103-114. Cambridge University.        [ Links ]

Mooney, H.A. & R. J. Hobbs. 2000. Invasive species in a changing world. Island Press, Covelo, California, USA. 435 pp.        [ Links ]

Muñoz, M., H. Núñez & J. Yañez. 1996. Libro Rojo de los Sitios Prioritarios para la Conservación de la Diversidad Biológica en Chile. Corporación Nacional Forestal, Santiago. 203 pp.        [ Links ]

Myers, JM., R.A. Mittermeier, C.G. Mittermeier, D.A. Fonseca & J. Kent. 2000. Biodiversity hotspots for conservation priorities. Nature 403: 853-858.        [ Links ]

Navas, L.E. 1973-79. Flora de la Cuenca de Santiago de Chile. Santiago (3 vols.). Editorial Universitaria. Santiago de Chile.        [ Links ]

Pauchard, A. & P Alaback. 2004. Infuence of elevation, land use, and landscape context on patterns of alien plant invasion along roadsides in protected areas of south-central Chile. Conservation Biology 18(1): 238-248.        [ Links ]

Pauchard, A., M Aguayo, E. Peña & R. Urrutia. 2006. Multiple effects of urbanization on the biodiversity of developing countries: The case of a fast-growing metropolitan area (Concepción, Chile). Biological Conservation 127: 272-281.        [ Links ]

Pimentel, D., L. Lach, R. Zúñiga & D. Morrisson. 2000. Environmental and economic cost of nonindigenous species in the United State. BioScience 50: 53-65.        [ Links ]

Sax, D.F. 2002. Native and naturalized plant diversity are positively correlated in scrub communities of California and Chile. Diversity and Distributions 8: 193-210.        [ Links ]

Squeo, F.A., G. Arancio & J.R. Gutiérrez. 2001. Libro rojo de la fora nativa y de lo s sitios prioritarios para su conservación: Región de Coquimbo. Ediciones Universidad de La Serena. 372 pp.        [ Links ]

Stevens, P.F. (2001 onwards). Angiosperm Phylogeny Website. Version 9, June 2008. URL: http://www.mobot.org/MOBOT/research/APweb/.        [ Links ]

Teillier, S. 2003. Mediterranean forests in Chile: limits, landscapes and dynamics. In: E. Fouache (ed.), The Mediterranean World Environment and History. Elsevier. 215-232.        [ Links ]

Teillier, S. & A. Tomé. 2004. Contribución al conocimiento de la fora de la cuenca de la quebrada de Ramón (RM). Chile. Boletín del Museo Nacional de Historia Natural 53: 17-36.        [ Links ]

Vilá, M, R. Valladares, A. Iraveset, L. Santamaría &P Castro. 2008. Invasiones Biológicas, CSIC, Madrid, España. 215 pp.        [ Links ]

Zuloaga, F., O. Morrone & M. Belgrano. 2009. Catálogo de las Plantas Vasculares del Cono Sur. Versión base de datos en sitio web del Instituto Darwinion, Argentina. URL: http://www.darwin.edu.ar/Proyectos/FloraArgentina/FA.asp        [ Links ]

Recibido: 23.10.09

Aceptado: 28.01.10

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License