SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.40 número120A SOCIAL ACCOUTING MATRIX FOR BOLIVIA FEATURING FORMAL AND INFORMAL ACTIVITIESLOS BANCOS CENTRALES COMO PRESTAMISTAS DE ULTIMA INSTANCIA índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Cuadernos de economía

versión On-line ISSN 0717-6821

Cuad. econ. v.40 n.120 Santiago ago. 2003

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-68212003012000006 

Cuadernos de Economía, Año 40, Nº 120, pp. 319-322 (Agosto 2003)

INTRODUCCION AL DEBATE ACERCA DE:

LA FUNCION DE PRESTAMISTA DE ULTIMA INSTANCIA
NACIONAL E INTERNACIONAL

Fernando Ossa S.*

Text in English

Los bancos centrales actúan como prestamistas de última instancia (PUI) de los bancos comerciales y otras instituciones financieras. A nivel internacional, la función de PUI puede ser ejercida por las instituciones financieras internacionales, especialmente el Fondo Monetario Internacional.

Tanto a nivel nacional como internacional, en la discusión sobre el PUI está presente el dilema entre la estabilidad del sistema financiero (posibilidad de contagio) y el riesgo moral de que se asuman riesgos excesivos, ante la expectativa de ser rescatados por el PUI en situaciones adversas. Esto, junto con otros aspectos relacionados, son los temas tratados en los tres artículos siguientes.

El artículo de Ossa estudia la función de prestamista de última instancia de los banco centrales. En primer lugar, se discuten los principales argumentos a favor y en contra de que el instituto emisor actúe como PUI. Además, se presenta la visión clásica del PUI, representada por las recomendaciones de Thorton y Bagehot. Este trabajo analiza también cómo han actuado en la práctica los bancos centrales en su función de PUI, y cómo el dilema entre contagio y riesgo moral ha llevado al desarrollo de una política de "ambigüedad constructiva". Esta consiste en que no se explicita claramente si se va a apoyar a los bancos con problemas, guardándose el banco central la facultad de actuar caso a caso en forma discrecional. Finalmente, se discute brevemente cómo la función de PUI se puede extender al contexto internacional.

En el segundo artículo, Barandiarán estudia al PUI en la nueva industria bancaria. El autor comienza por analizar la estabilidad de la industria bancaria, argumentando que la evidencia empírica no apoya las teorías sobre la inestabilidad intrínseca de los bancos comerciales. Luego se refiere, en forma esquemática, al desarrollo de la regulación en la industria bancaria, la que dice relación con los riesgos que esta enfrenta. Barandiarán clasifica estos riesgos en exógenos y endógenos. Los primeros se refieren a hechos que no controlan los bancos, y los segundos se relacionan con el comportamiento normal de los mismos. El riesgo endógeno es sistémico cuando las interacciones entre los bancos y entre éstos y las personas causan perjuicios patrimoniales significativos, como resultado de una respuesta no coordinada a un cambio. Barandiarán argumenta que la importancia del riesgo sistémico es menor, dado que gran parte de las crisis de los últimos años han sido causadas por importantes perturbaciones macroeconómicas que han repercutido en diferentes sectores de la economía, y por extensión en los bancos. Luego el autor se refiere a la función de PUI, discutiendo algunas alternativas a la versión tradicional del PUI. Finalmente, distingue entre intervención ex-ante y ex-post en la industria bancaria, y propone una intervención ex-ante limitada a reglas precisas, lo que debería complementarse por intervenciones discrecionales ex-post sujetas a la aprobación del poder político.

El artículo de Jadresic, Schmidt-Hebbel y Valdés trata sobre la dimensión internacional del PUI, en el contexto de las crisis financieras internacionales y de lo que se ha denominado la "nueva arquitectura financiera internacional" (conjunto de propuestas de reforma del sistema financiero internacional). Estas crisis financieras se derivan de una fuerte baja en la entrada neta de capitales privados a un país, lo que limita la posibilidad de cumplir las obligaciones externas. Las crisis se atribuyen a diferentes imperfecciones del sistema financiero internacional. Algunas de estas imperfecciones son las mismas que se presentan a nivel nacional, como, por ejemplo, la información asimétrica, el riesgo de contagio y el riesgo moral que puede generar la presencia de un PUI. Pero los autores señalan que, a nivel internacional, estas imperfecciones se amplifican y también surgen otras nuevas. Estas últimas son consecuencia de la presencia de estados soberanos, lo que se traduce en que no existen procedimientos que administren una bancarrota.

Jadresic, Schmidt-Hebbel y Valdés revisan las principales propuestas de reforma del sistema financiero internacional, clasificándolas en tres dimensiones: propuestas de prevención de crisis, de resolución de crisis y de mejor gobernabilidad del PUI internacional. Luego evalúan dos de las propuestas que destacan por la discusión a que han sido sometidas en los años recientes: la línea de créditos contingentes del Fondo Monetario Internacional y los mecanismos de reestructuración de deuda soberana. En relación con el PUI internacional, los autores señalan que éste presenta importantes diferencias respecto a un PUI nacional: no puede movilizar recursos a través de cobro de impuestos o emisión de moneda, está sometido a mayores problemas de información asimétrica y enfrenta dificultades de coordinación en la toma de decisiones por depender de diferentes países.


* Profesor Instituto de Economía, Pontificia Universidad Católica de Chile. Email: fossa@faceapuc.cl

JEL Classification: E58, F33, G15, G21

Keywords: Lender of Last Resort, Central Banks, Commercial Banks, Financial Crises, International Monetary Fund.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons