SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 issue55RESEÑA author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Acta literaria

On-line version ISSN 0717-6848

Acta lit.  no.55 Concepción Dec. 2017

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-68482017000200179 

RESEÑA

RESEÑA

Eric Francisco Salazar Lisboa1 

1Pontificia Universidad Católica de Chile. Santiago, Chile. ericsalazarlisboa@gmail.com

Zaldivar Ovalle, María Inés. (ed.),, Francisco de Borja y Aragón, Príncipe de Esquilache. Relación y sentencia del virrey del Perú (1615-1621). ., , New York: :, IDEA, ,, 2016. ,, 270p. pp. ISBN, ISBN: 978-1-938795-25-1. .

El estudio y edición crítica de María Inés Zaldívar presenta y analiza la Relación que pone fin al gobierno virreinal de Francisco de Borja y Aragón en el Perú durante los años 1615 y 1621, y la Sentencia del Consejo de Indias sobre el mandato del también llamado príncipe de Esquilache, propugnada en 1626. Además de los escritos mencionados, aparece un Bi llete escrito por el virrey a su predecesor, Juan de Mendoza y Luna, Mar qués de Montesclaros, donde pide cuentas del estado en que deja el Reino, y la respuesta de este ante la petición.

Dividido en dos partes: estudio preliminar (ocho apartados) y transcrip ción de documentos cotejados, el libro se desarrolla en sincronía temática con la Relación, en otras palabras, responde a la misma estructura utiliza da por el príncipe de Esquilache en el documento que respalda su gestión y da cuenta del funcionamiento de las instituciones en la América colonial: gobierno general, guerra, gobierno eclesiástico y hacienda. Con estos temas la autora realiza un trabajo que es principalmente histórico, pero que tam bién pone atención al carácter poético del virrey; ademán propio gracias al cual se convirtió su Relación en el modelo a seguir para las posteriores.

En este sentido, Zaldívar tensiona la figura de Francisco de Borja y Ara gón desde dos ámbitos. Por un lado, un hombre que en su cargo adminis trativo representa a la corona española; de otra, el príncipe de los poetas, un hombre de letras que ejerció una influencia cultural sin parangón en el continente durante los seis años de su gobierno, en un contexto caracterizado por la compleja situación social, política y económica causada por "la baja ley del metal, sobrepoblación de españoles deseosos de fama y fortuna (...), prohibición (o intento de) del Servicio de Indios" (32), entre otros.

En lo que respecta al "gobierno general en tiempos de Francisco de Bor ja y Aragón" (23), la autora menciona que en el año 1614 y con 32 años de edad el príncipe de Esquilache fue nombrado virrey del Perú por Felipe III. Si bien su gobierno fue territorialmente extenso (en la actualidad alcanza ocho países: Panamá, Ecuador, Perú, Bolivia, Paraguay, Uruguay, Argenti na y Chile), la capital de Lima se presenta como el centro social, político y económico más importante del continente, por lo mismo, desbordante en problemas que el virrey debe manejar y resolver, entre los más importan tes, la abolición de la encomienda de indios y la compleja situación entre encomenderos y corregidores.

Sobre la "guerra en tiempos de Esquilache" (37), los conflictos bélicos se categorizan en dos tipos: marítimos y terrestres. Los primeros en torno al interés del virrey por fortalecer la Armada a razón de los ataques costeros perpetrados por los holandeses; los segundos, en función, principalmente, de la guerra de Arauco en Chile. Para este problema Borja y Aragón opta por una estrategia defensiva, lo que resalta un carácter humanitario en fa vor de los indígenas, pues cuestiona las prácticas represivas realizadas por los españoles en contra de los nativos durante setenta años. En este terre no, y como menciona Zaldívar, "el virrey da muestras de comprender y, lo más sorprendente, respetar, al pueblo mapuche como un otro" (44), capaz de organizarse y funcionar socialmente, cuestión coherente con la decisión adoptada por la Corona de erradicar el servicio personal de indios.

En lo que respecta al "gobierno eclesiástico en tiempos de Esquilache" (50), su mandato no estuvo exento de controversias debido a la complicada relación con el Tribunal de la Santa Inquisición. Ya en gobierno del mar qués de Montesclaros el Tribunal no declaró los ingresos recibidos, lo que llevó a que durante el mandato de Esquilache la corona debiese ordenar que dos contadores revisaran las finanzas del Santo Oficio. Además, la cen sura de la Inquisición también afectó la producción literaria de América, entre los ejemplos que se destacan aparece el retiro de circulación de la Ovandina (1621) de Pedro Mejía de Ovando, libro impreso en Lima y finan ciado por Borja y Aragón.

Este apartado del estudio propone además un mapa de las instituciones eclesiásticas y las órdenes religiosas a cargo de la evangelización y conver sión de los habitantes de la región (dominicos, franciscanos, mercedarios, agustinos y jesuitas). Algunas de estas comunidades realizaron descargos contra el virrey, que aparecen de manera concreta en la Sentencia, debido a su comportamiento y actuar ante diversas situaciones.

Para el tema de "la hacienda pública del príncipe poeta" (61), la autora detalla los sistemas monetarios (formal e informal) y los impuestos que en la época empleaba la corona en el nuevo mundo (Quinto real, Tributo de indios, Almojarifazgo, Alcabala y Diezmo). Se detiene en el hecho de que la Sentencia cuestiona el poco cuidado que se tuvo con la Real Hacienda en los tiempos de Esquilache, pues en comparación con el marqués de Montesclaros, Francisco de Borja y Aragón había gastado más. El documento oficial detalla favores y pagos innecesarios realizados por el virrey, pero no se hace alusión al tratamiento especial que se otorgó a la literatura durante su mandato, pues se debe recordar que este financió la publicación de obras en el continente, además de actividades poéticas de toda índole.

Estos aspectos sobre la Relación y la Sentencia, que son constituyentes en el libro, permiten el entendimiento contextual de lo acaecido en el con tinente americano en los tiempos de Esquilache, no obstante, el estudio y la reflexión de Zaldívar problematiza la condición del personaje (¿virrey y/o poeta?) y del texto escrito (¿político y/o literario?) en el apartado "Consi deraciones finales" (72).

En cuanto a esta última idea, las construcciones que realiza la autora oscilan entre un análisis histórico y uno filológico en el que los rasgos poé ticos de la Relación aparecen inherentes a través de distintas representa ciones y figuras que la llevan a proponer la hipótesis de que este personaje, virrey, príncipe y poeta, realiza un ejercicio escritural en el que predomina una "actitud aristocratizante" (75), y es por ello que su documento adquiere una validez como matriz de las relaciones que los virreyes posteriores escri birán al término de sus mandatos.

En síntesis, nos enfrentamos a un texto que ilustra de manera concreta un proceso más en la construcción de América y la gestión que desde el Vie jo continente se realizó en estas tierras. Lo importante del trabajo de Zaldívar es que se constituye a partir de la imagen de un hombre que ostenta la corona de oro y la de laurel, es decir, una figura que pertenece al mundo político administrativo de la época, pero también, y por sobre todo, al de las letras coloniales. Por ello, el estudio preliminar que la autora realiza y la transcripción de los manuscritos con notas críticas a pie de página, ad quieren un valor histórico, literario y estético que permite el entendimiento de la Relación, en mayor medida, y la Sentencia, no solo como documentos legislativos, sino más bien como objetos de investigación que pueden ser problematizados desde diferentes áreas del conocimiento

1Becario CONICYT de Doctorado Nacional.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons