SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número60Ciudades con velocidad y movilidad múltiples: un desafío para los arquitectos, urbanistas y políticosIndustria en Lampa: Lampa, Chile índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


ARQ (Santiago)

versión On-line ISSN 0717-6996

ARQ (Santiago)  n.60 Santiago jul. 2005

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-69962005006000003 

ARQ, n. 60 Arquitectura de infraestructura / Infrastructure architecture, Santiago, julio, 2005, pp. 20 - 23.

OBRAS Y PROYECTOS

Estación Puerto
Valparaíso, Chile

 

Murtinho y asociados
Texto: Pedro Murtinho

Oficina Murtinho y asociados, Santiago, Chile.


Resumen

La revisión de ciertas políticas de transporte público activó la vigencia de los ferrocarriles urbanos e interurbanos. El Metro Regional de Valparaíso, objeto de un plan de mejoras que incluye el soterramiento de vías, reemplazo de máquinas y cambios en estaciones, debe conjugar prioridades en conflicto al superponer la recuperación del borde costero y el mantenimiento de la línea férrea que ha limitado su relación con la ciudad. La intervención en la estación Puerto es una de las acciones que podría articular esa polaridad.

Palabras clave: Urbanismo – Chile, estación ferroviaria, Valparaíso, MERVAL, transporte, trenes urbanos, recuperación urbana.


Abstract

Revision of some public transport policies has led to the renewal of urban and inter-city railway systems. Valparaíso’s regional metro, currently undergoing improvements with lines being taken underground, upgraded rolling stock and stations, must deal with conflicting priorities, between recovering the coastline and maintaining the railway track that restricts its relationship with the city. The intervention of the Puerto station could well articulate the poles.

Key words: Town planning – Chile, urban design, railway station, Valparaíso, MERVAL, transport, urban trains, urban renewal.


 

Valparaíso
El flâneur porteño o extranjero, siguiendo a Edwards Bello puede –tal como lo hiciera Walter Benjamin en Berlín o en el París de Baudelaire– perderse en la poética de los lugares de Valparaíso y nunca terminar de nutrirse con sus experiencias.
Nuestra propia vivencia personal nos lleva a valorar la lúcida frase de Martín Cerda para prólogo de la novela Valparaíso ciudad del viento, que expresa: “…los surrealistas tenían razón al postular una metafísica de los lugares…”, y agrega “…todo lo que el hombre hace, desea, recuerda o imagina está siempre localizado, o si se quiere, lugarizado en una ciudad, calle o casa”.
Valparaíso, ciudad de lugares. Sus lugares están llenos de magia.

Emplazamiento
La estación Puerto se emplaza en uno de los sitios emblemáticos de la ciudad. El volumen de la torre de la Capitanía de Puerto constituye, junto con su similar, la torre de la Aduana, el umbral de acceso al puerto desde el plan; las dos torres enmarcan las vistas de los sitios portuarios y su actividad desde la plaza Sotomayor. Éste es el punto de conexión entre el área turística del borde costero con la plaza y el monumento a Arturo Prat.
El emplazamiento del proyecto ha sido especialmente cuidadoso, en el sentido de no entorpecer la relación visual entre la ciudad y el mar. Es así como se ha hecho un estudio para asegurar la vista desde los paseos y miradores del sector: Lord Cochrane, Yugoeslavo y Gervasoni.

Patrimonio e intervención urbana
Un sector importante del casco histórico de Valparaíso ha sido recientemente declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Como arquitectos, por tanto, tenemos en nuestras manos una enorme responsabilidad sobre cómo intervenir en Valparaíso y su patrimonio.
Creemos, como Martín Cerda, que el camino no es la inmovilidad espacial. “…hay quienes quisieran hoy, con una miope generosidad, conservar a Valparaíso como una ciudad museo, reduciéndola a un muestrario melancólico, a proyectos y trabajos que en el pasado lo convirtieron en un punto obligado de los navegantes del Pacífico… ese Valparaíso pionero sólo puede ser conservado mediante un nuevo Valparaíso todavía más ambicioso, ebrio de lejanías, disciplinado e imaginativo”.
Nuestro equipo cree que la base de la real renovación de la ciudad está en la modernidad fundada e instrumentalizada a partir de la persistencia de sus lugares y de sus obras monumentales.
Esto porque, tal como dice Han Meyer en su libro City and Port, “…se descubre que las formas urbanas son de gran tenacidad, esto es, tienen una gran permanencia a través del tiempo, a pesar de sus sucesivas administraciones y diferentes planificadores”.
“La forma urbana construida es longue dureé”
Según Spengler, “…es el tiempo el que engendra al espacio, articulando lo lejano y lo próximo de acuerdo a un proyecto radical que venía de una cultura a otra”.
Conceptos como éstos son los que hemos tomado en cuenta al intervenir el edificio de la estación Puerto.
Su recia y sobria arquitectura ha persistido desde su construcción en 1937, superando planes y personas. Es el punto de partida de un diseño más amplio y actual que, además de hacerse cargo del entorno urbano inmediato, debe incorporarse fluyendo al contexto mayor del borde costero: el muelle Prat, el espigón del puerto, la plaza Sotomayor, la Av. Errázuriz.

Forma urbana
El proyecto consiste en la renovación, puesta en valor y restauración del edificio de la estación Puerto de Valparaíso. A partir de ésta, se genera un nuevo proyecto ocupando los espacios por sobre los antiguos andenes en dirección al oriente, siguiendo la línea del recinto portuario por el mar y la Av. Errázuriz hacia la ciudad.
Como criterio de restauración, para el edificio de la estación Puerto, adherimos a la idea que el arquitecto León Krier ha denominado restauración creativa.
Es decir, a aquel planteamiento que, poniendo en valor los elementos sustanciales de la obra, no cae en el inmovilismo de una estética fija ni tampoco se estanca en una actitud nostálgica del pasado.
El planteo aprovecha la oportunidad de dar cuenta, además, de la época que se vive, con su problemática cultural, social, tecnológica y económica. Ello porque posibilita el manejo de tecnologías avanzadas apropiadas y el empleo de lenguajes propios de la arquitectura de hoy, asumiendo el desafío difícil de la síntesis con la obra que se desea conservar.
Así, el proyecto se constituye en un todo a partir de un edificio tradicional existente, al que se incorpora una extensión hacia el oriente siguiendo la dirección de las vías del tren: por una parte, la fuerza de la arquitectura existente basada en su profundo arraigo en el solar, construyendo el sitio, estableciendo dominio tutelar sobre él, expresado en hormigón; por otra, el planteamiento que importa la levedad del cristal al construir un edificio por sobre la nueva estación, dando cobijo a los andenes.
En el nuevo proyecto se intenta reflejar algunos de los elementos arquitectónicos, sancionados por la historia, que se arraigan tanto en la arquitectura espontánea como regular y que son tan propias de la ciudad anfiteatro que busca la vista del Pacífico. Aparecen aquí, por tanto, conceptos como edificio isla, edificio manzana, edificio mirador, fachadas que necesitan multiplicar su perímetro –formando volúmenes cuyo grano se asocia al telón de fondo de los cerros–, edificio de baja altura, y desarrollo en extensión, entre otros.

Sustentabilidad
El edificio se desarrolla como un organismo de bajo consumo energético. En todo su perímetro, se proyectan dos fachadas de cristal paralelas que generan un espacio intermedio pleno de aproximadamente 70 cm de ancho. Se permite así la ventilación ascendente de la fachada –stack effect– gracias a la apertura controlada mediante celosías regulables en los niveles superior e inferior del sistema.
El cristal que se utiliza en las fachadas interiores tiene un coeficiente de sombreamiento de 0,71 y un factor U en verano de 0,53 Btu/hr*Ft2*ºF y en invierno de 0,67 Btu/hr*Ft2*ºF.
Este desarrollo de la envolvente permite disminuir las cargas térmicas y su relación con el equipamiento de climatización; debido a la doble fachada, se produce una interpolación térmica que además permite reducir la contaminación acústica exterior.


Ficha técnica

Estación Puerto
Remodelación, ampliación y nuevo edificio

Arquitectos: Murtinho y Asociados. Pedro Murtinho, Ricardo Contreras, Santiago Raby
Arquitecto responsable proyecto: Ricardo Contreras
Arquitectos colaboradores: Helmuth Harbst, Tomás Gallo, Orit Vergara, Nancy Puebla
Ubicación: Avda. Errázuriz y plaza Sotomayor, Valparaíso, Chile
Cliente: Consorcio Nuevo Mundo, Metro Regional de Valparaíso
Cálculo estructural: Cavalla, Raby, López
Construcción: Echeverría Izquierdo, Ingeniería y Construcción
Pilotes, barretes, muro pantalla h.a.: Pilotes Terratest S.A.
Inspección técnica: Decon - P.U.C.
Instalaciones sanitarias: Roberto Prat
Proyecto eléctrico: Concha y Gana
Climatización - asesoría arquitectura sustentable: Javier del Río
Asesoría acústica: SAM Ltda.
Manejo y agotamiento de napas de agua: Ludwig Stowhas
Impermeabilizaciones: Günther Josep
Ingeniería de tránsito: Andrés Villaseca
Paisajismo: Mitzi Rojas
Materialidad: hormigón armado, acero, cristal
Presupuesto: 10,8 UF/ m2 (US$ 310/ m2)
Superficie terreno: 8.000 m2
Superficie construida: 40.000 m2
Año proyecto: 2003 - 2004
Año construcción: 2004 - 2006
Imágenes digitales: Murtinho y asoc.


Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons