SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número63Arquitectura y virtualidad: Hacia una nueva condición material índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


ARQ (Santiago)

versión On-line ISSN 0717-6996

ARQ (Santiago)  n.63 Santiago ago. 2006

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-69962006000200001 

ARQ, n. 63 Mecánica electrónica / Mechanics & electronics, Santiago, Agosto, 2006, p. 9.

Notes English

 

Editorial

 

Montserrat Palmer T.

Directora Ediciones ARQ, Facultad de Arquitectura, Diseño y Estudios Urbanos, Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile.


 

Por lo menos desde el s. XIV, se diseña a través de un proyecto que no existe; así que la realidad virtual es una historia antigua.
Pero nosotros titulamos este número de la revista mecánica-electrónica, no virtual: el paradigma virtual es muy antiguo, no así el electrónico. ¿Y cuál es su relación con la arquitectura? El paradigma electrónico se relaciona con la velocidad, y cada vez es más veloz; el mecánico, en cambio, se resiste a la velocidad. El paradigma mecánico dominó la arquitectura hasta que Mies hizo esos extraordinarios dibujos alrededor de 1919 para el rascacielos de la Friedrichstrasse: dibujó algo que no se podía construir (él tampoco sabía cómo) pero dio un signo potentísimo en los inicios del s. XX: desafió el peso de la arquitectura y la gravedad (ocurría algo análogo con la literatura de fragmentos de Joyce, Eliot, Pound, mientras Duchamp pronosticaba la desaparición del arte, incorporado a la vida cotidiana).
La arquitectura hasta el s. XIX simbolizaba y era vista como fundación, envoltura y abrigo. Desde Mies ya no: lo que aparenta ser una fina estructura metálica (como en los edificios Seagram o Lake Shore Drive) se cuelga de la verdadera, que se oculta. Pero sí lo real y verdadero es que da lugar a otra manera de vivir adentro, en la transparencia y los espacios continuos: el edificio como metáfora y también como el espacio real de los nuevos tiempos.
Hoy estamos empezando a acoger, casi un siglo después, una nueva manera de vivir. Pero el trabajo del arquitecto es para acoger la vida nueva mediante construcciones sujetas a la gravedad y sus formas, resultantes de ello y de su imaginación, y no un repertorio externo al que echar mano.
¿Qué estamos proponiendo para este inicio nuevo? Lo que se tiene entre manos es alojar esta nueva cultura que lo electrónico caracteriza, imaginarla y construirla tan bien como Mies lo hizo a principios del s. XX.
Las obras que presentamos pueden tener varias interpretaciones, pero lo común a todas ellas es que no han sido indiferentes a los tiempos y que sus resultados son investigaciones, pruebas, con imaginación y audacia constructiva, con los materiales y posibilidades técnicas que se tenían a mano: una arquitectura que, aunque pesa, desafía a la gravedad y acoge nuevas maneras de vivir y trabajar.


 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons