SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número66Abu Dhabi Commercial Bank: Abu Dhabi, Emiratos Árabes UnidosEdificio Santa María: Santiago, Chile índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


ARQ (Santiago)

versión On-line ISSN 0717-6996

ARQ (Santiago)  n.66 Santiago ago. 2007

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-69962007000200006 

ARQ, n. 66 Espacios de trabajo / Work spaces, Santiago, agosto, 2007, p. 36-41

OBRAS Y PROYECTOS

Edificio Costanera
Puerto Montt, Chile

José Domingo Peñafiel*

* Profesor de Taller, Escuela de Arquitectura, Pontificia Universidad Católica de Chile
   Socio oficina José Domingo Peñafiel Arquitectos Ltda., Santiago, Chile


Resumen

Entendido como parte de un proceso creativo del autor, este edificio centra su interés en lograr la máxima flexibilidad en la organización de los lugares de trabajo. El edificio de oficinas es resuelto desde una lógica estructural, donde la modulación y el lenguaje propio de su materialidad componen la expresión exterior del edificio.

Palabras clave: Arquitectura–Chile, oficinas, hormigón armado, borde costero, Puerto Montt.


Abstract

Understood as part of the author’s creative process, this building concentrates its interest in achieving maximum flexibility in the organization of work spaces. The office building is resolved from a structural logic, in which the modulation and language of its materials make up the exterior expression of the building.

Key words: Architecture–Chile, offices, reinforced concrete, coastline, Puerto Montt.


 

En Puerto Montt aún es posible encontrar terrenos donde construir en primera línea frente al mar. El edificio se emplaza en un sitio de 32 m de frente y 62 m de fondo en la Av. Diego Portales, con el mar al frente y atrás un pequeño cerro que cae por el norte, cubierto por una vegetación baja y densa. El edificio se levanta en el lado poniente de la bahía, cerca de Angelmó.
Este proyecto forma parte de una serie de edificios de oficinas en algunos de los cuales hemos participado con los arquitectos Luis Izquierdo, Antonia Lehmann y Raimundo Lira (Edificio El Golf y Edificio Manantiales ). El edificio El Trovador también se incorpora en esta línea de proyectos. En todos ellos, parte de la estructura se ha llevado a la fachada mostrando su verdad estructural. El edificio Costanera también lo hace. La intención de desplazar parte de la estructura a las fachadas responde también a la búsqueda de alivianar y disminuir los elementos soportantes interiores, potenciando la flexibilidad interior de las plantas, respondiendo a los requerimientos actuales del programa de oficinas.
La normativa para el terreno permite una ocupación de suelo del 100% y adosamiento hasta 21 m en los medianeros. Estas variables llevaron a desarrollar una torre aislada de manera que la vista al mar no fuera reducida solamente al frente a la calle. En las fachadas laterales se incorporó un sistema de quiebravistas para evitar la proximidad visual desde los adosamientos futuros de los vecinos y orientar la mirada del interior del edificio al mar.
La torre en planta es rectangular y simétrica, lo que permitió estructurarla mediante cuatro muros esquineros y pilares que, en los costados, sujetan los quiebravistas y en el frente bajan generando diagonales que abren vanos de acceso al edificio y al local frontal de los dos primeros pisos. El edificio remata en su término superior con un piso liviano y completamente acristalado cuyo techo se sujeta sobre pilares inclinados que parecen brotar de la torre.
Las losas post–tensadas sobresalen 10 cm del perímetro de las plantas, para así modular los moldajes, facilitando la construcción del edificio al posibilitar su ejecución por partes, piso a piso. En las fachadas no hay más materiales que el hormigón visto y el cristal. El hall de entrada en cambio, está completamente revestido en tabla de mañío, otorgando al espacio interior un ambiente cálido y detallado por la modulación de la madera.
El edificio está frente al mar y prácticamente al nivel del agua. Por esta razón no hay subterráneos y los estacionamientos ocupan un cuerpo posterior cuya cubierta se ha plantado vegetación, para integrarse visualmente al cerro. Los dos cuerpos laterales de dos pisos adosados a los vecinos se han separado de la torre mediante jardineras–ranuras que llevan luz a los espacios interiores de los dos primeros pisos.
Se ha procurado que parte de las ventanas se abran y se evite con ello, tener un edificio que dependa obligadamente de la climatización artificial en el ambiente de Puerto Montt que no lo requiere.
Durante estos últimos años, el perfil costero de Puerto Montt ha comenzado a cambiar, apareciendo las primeras construcciones en altura y edificios de tamaño considerable para la ciudad. En este nuevo contexto, el edificio Costanera se levanta como un volumen limpio y neto, mirando el mar de la bahía.


Ficha Técnica
Edificio Costanera
Arquitecto: José Domingo Peñafiel
Colaborador: Gonzalo Claro
Ubicación: Avda. Diego Portales 1405, Puerto Montt, Chile
Clientes: Conarq Gestión & Asesoría Inmobiliaria
Cálculo estructural: Luis Soler y Asociados
Construcción: Covalco
Materialidad: hormigón visto, cristal, revestimientos interiores de tablas de mañío
Presupuesto: reservado
Superficie terreno: 1.996 m2
Superficie construida: 11.738 m2
Año proyecto: 2005
Año construcción: 2006 – 2007
Fotografía: José Domingo Peñafiel


Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons