SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número66Trabajando en ChinaConsulta Cubo: Chicureo, Chile índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


ARQ (Santiago)

versión On-line ISSN 0717-6996

ARQ (Santiago)  n.66 Santiago ago. 2007

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-69962007000200014 

ARQ, n. 66 Espacios de trabajo / Work spaces, Santiago, agosto, 2007, p. 76-81


OBRAS Y PROYECTOS

Oficinas Dirección Zoológico Nacional
Santiago, Chile

Mario Carreño * **
Piera Sartori **

* Profesor de Taller de Arquitectura, Escuela de Arquitectura, Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile
** Arquitecto independiente, Santiago, Chile


Resumen

En la problemática del proyecto -actualmente en construcción- convergen por un lado, un programa complejo bajo los requerimientos propios de un zoológico y por otro, un terreno con una pendiente abrupta donde se obtienen vistas privilegiadas sobre el valle de Santiago. La cercanía a los animales y también a la ciudad, hacen que el proyecto se aleje de los estereotipos comunes de los lugares de trabajo.

Palabras clave: Arquitectura–Chile, oficinas, zoológicos, hormigón armado, Santiago.


Abstract

The crux of the project, currently under construction, consists of, on the one hand, a complex program due to the specific requirements of a zoo and on the other, a site with an abrupt slope with privileged views over the Santiago valley. The closeness of the animals and also the city sets the project aside from the common stereotypes of work places.

Key words: Architecture–Chile, offices, zoos, reinforced concrete, Santiago.



El Parque Metropolitano de Santiago tiene una extensión de 722 ha en el cerro San Cristóbal, desde el portezuelo de La Pirámide hasta la cumbre de la Virgen.
En 1925, con una extensión de 4.8 ha, se funda el Zoológico Nacional, con criterios de diseño –tanto arquitectónicos como zoológicos– que distan de los actuales. Esta condición histórica conlleva un cuestionamiento de cierta complejidad. Por una parte, existe una serie de dificultades de espacio para los animales y, por otra, la ventaja de su emplazamiento: inmediato a la ciudad, aterrazado –con grandes muros de piedra– en una ladera boscosa de fuerte carácter natural, y con una vista abierta a la ciudad.
La política que se ha seguido ha sido la de mejorar las condiciones generales del Zoológico. Para ello, se desarrollan distintos proyectos en infraestructura y gestión. En ese contexto, se nos encargó el diseño de un edificio con un programa complejo: en simultáneo, funcionarían el bodegaje y preparación de alimentos para animales, en el primer piso, y la Dirección General del Zoológico, con los equipos de veterinarios y especialistas correspondientes, en el segundo piso.
Las primeras visitas al lugar exigían cierto esfuerzo físico, ya que los recorridos de principios del siglo pasado incluían pendientes de 20% para peatones y escaleras con huellas de 25 cm y contrahuellas de 22 cm. El camino es extenso y cada ciertos tramos se hacen necesarios largos descansos que van acompañados de la observación de los animales y la lejanía de la ciudad. Ese es el lugar de trabajo de los veterinarios del Zoológico. Para ellos se debían pensar las nuevas oficinas.
Las reuniones que tuvimos en la Dirección del Parque Metropolitano eran en distintas casas, todas de maderas nobles, construidas en diversas épocas, unas al lado de las otras, reunidas por un sistema de patios y escaleras donde la gente se encuentra.
El sitio para el proyecto estaba ocupado por las actuales bodegas, vecinas a la clínica veterinaria y bajo el comedor de trabajadores, a los cuales se accede por escaleras.
Tomando la calle de acceso interior como nivel 0.00, el estacionamiento se encuentra a nivel -1.4 m, la clínica a nivel +1.1 m y el comedor a nivel +6.3 m. El nuevo edificio toma las alturas existentes e incorpora otras, quedando seis medios pisos conectados por un sistema de rampas y escaleras. En los distintos niveles se ordenan los usos, que van desde un subterráneo donde se crían roedores, hasta la Dirección del Zoológico, en la cima de la construcción. El recorrido se abre a un vacío que expone la ladera, donde la gente se cruza, manteniendo la cordialidad en el trato debido a la cercanía del espacio.
Para reunir la simultaneidad de suelos y programas se superpone una envolvente común: queda todo techado, pero abierto al aire. Con esto proponemos un campo espacial mayor, un bolsón, una unidad, que actúe como regulador de la luz y los vientos entre el exterior franco y los lugares de trabajo.
Se ha buscado moderar al paso la forma natural de la ladera, con rampas de 8% de pendiente y gradas de 30 cm x 17.5 cm, para dejar siete recintos interiores independientes de trabajo, en distintos niveles, que se miran entre sí, todos con vistas a Santiago. Con esto se consigue un reposo, una condición más contemplativa dentro del día de trabajo a la intemperie de los veterinarios y bodegueros.

Ficha técnica
Oficinas Dirección Zoológico Nacional
Arquitectos: Mario Carreño, Piera Sartori
Colaboradora: Pamela Jarpa
Ubicación: Zoológico Nacional, Parque Metropolitano de Santiago, Chile
Cliente: Parque Metropolitano de Santiago
Cálculo estructural: Eduardo Valenzuela
Construcción: Ingeniería Industrial Fray Jorge S.A.
Materialidad: hormigón armado, estructura metálica, madera de pino y coihue, panel metálico post–formado
Presupuesto: 19 UF/ m2 (US$ 660/ m2)
Superficie terreno: 915 m2
Superficie construida: 585 m2
Año proyecto: 2006
Año construcción: 2006 – 2007
Imágenes digitales: Mario Carreño


Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons