SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número66Libros y revistas recibidosProyectos de la Facultad: La representación de la ciudad en un sistema de información de viajes índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


ARQ (Santiago)

versión On-line ISSN 0717-6996

ARQ (Santiago)  n.66 Santiago ago. 2007

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-69962007000200019 

ARQ, n. 66 Espacios de trabajo / Work spaces, Santiago, agosto, 2007, p. 96-97

ANEXOS

Noticias de la Facultad

Despedida a Hernán Riesco Grez(1)

José Rosas*
* Decano de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Estudios Urbanos, Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile


Me ha correspondido en este día, representando a mis pares, los arquitectos de Chile y a toda la comunidad académica, estudiantil y administrativa de la Escuela de Arquitectura y de la Facultad, la difícil misión de despedir a don Hernán Riesco Grez, quien no sólo ha sido uno de nuestros más destacados y prominentes profesores, sino además reconocido por la propia Universidad con uno de sus grados honoríficos máximos, como es el de Profesor Emérito.
No siendo quizás yo la persona más idónea para pronunciar estas palabras, puesto que en este lugar le habría correspondido estar a Fernando Pérez Oyarzun, dada su larga e intensa relación intelectual y humana, quisiera manifestar que en su ausencia humildemente lo reemplazo, y trataré de interpretar el sentido profundo que su obra ha tenido en nuestra casa de estudios.
Contribuimos así a rescatar del olvido lo que fue su apasionada entrega a la Universidad. De su destacada condición de profesor por más de cuatro décadas, investigador, y directivo en nuestra casa de estudios, queda como testimonio su conocida y convincente trayectoria en nuestro medio universitario, la consagración de su vida a la enseñanza de la arquitectura y el empuje intelectual de su persona para liderar la puesta en marcha de la Escuela de Arquitectura en el contexto que el país y la universidad vivían después de septiembre de 1973. Como muy acertadamente lo reseña Antonia Lehmann en el libro Cien años de arquitectura en la Universidad Católica, “...eran tiempos difíciles para todos. Surge en este contexto incierto una figura clave para los que entonces entrábamos a primer año: don Hernán Riesco; persona determinante en el proceso de reunificación de las tres escuelas que existían, asumiendo su dirección en 1974”.
Con espíritu a la vez crítico y abierto, y en un contexto no ajeno a la polémica y tensiones producto del momento delicado que el país vivía, constituyó un cuerpo académico para la reorganización de la Escuela en 1974 con profesores de las más variadas formaciones y procedencias. Un número muy significativo de ellos ha permanecido en la Escuela por muchos años, constituyendo su núcleo central y demostrando lo acertado de muchas de sus decisiones. Desde ese mismo instante se esforzó al máximo por conseguir que la Escuela de Arquitectura alcanzara lo que él consideraba una real calidad académica y de que esta sólo podía alcanzarse en un horizonte internacional y en una apertura al mundo contemporáneo. Aún más, estaba cierto de que la arquitectura era capaz de contribuir al diálogo universitario y que, el fomento de la investigación, campo al que miraba con profundo respeto, era indispensable para que una disciplina como la arquitectura alcanzara un real estatus universitario.
En efecto, a más de 33 años de ese momento, podríamos afirmar que la Pontificia Universidad Católica de Chile, su Facultad de Arquitectura, Diseño y Estudios Urbanos y su Escuela de Arquitectura, tienen una muy especial deuda de gratitud con la persona de Hernán Riesco Grez quien, primero como alumno y luego por largos años como profesor en nuestra Escuela de Arquitectura, también sirvió durante significativos períodos en tareas de administración académica, ocupando, entre otros cargos, la Dirección de la Escuela de Arquitectura y la Vicerrectoría de Comunicaciones. En ellas hizo uso de sus dotes de hombre de acción, rol que por lo demás disfrutaba y en el que se movía con comodidad, sirviendo lealmente en las tareas que le fueron encomendadas, y no haciendo jamás uso de tales posiciones en beneficio propio. Defendió a la Universidad y a la Escuela de Arquitectura como si fueran propias. Fue leal con sus colaboradores y aunque era hombre de convicciones claras y firmes, estuvo siempre abierto a reconocer la calidad allí donde estuviera.
Si bien su obra como arquitecto fue escueta, pero densa y apasionada, es justo reconocer que no fue nunca banal ni descuidada. Recordamos con especial atención la casa Camarico de Hornillos. De esta y de otras experiencias obtuvo mucha energía y muchas ideas para la enseñanza y, en cierto sentido, su obra arquitectónica se prolongó en ella. Parte de su obra está así diseminada en la de quienes recibieron sus enseñanzas.
Colaboró desde entonces desde posiciones de bajo perfil, lealmente en la docencia y en la investigación aún con quienes exhibían una trayectoria mucho más breve que la suya. Cuando llegó la hora de ir dando término a su labor universitaria asumió con decisión, primero un rol lateral y luego una distancia creciente de las tareas académicas, y aunque muchos insistían en la conveniencia de su permanencia en la Escuela, él con su habitual sentencia definitiva nos decía “Hasta los obispos jubilan”. Y es que en ello y en muchas otras cosas, Hernán Riesco no fue nunca convencional, ni menos un profesor condescendiente, es más, tal actitud le parecía irrespetuosa con el alumno. Su crítica, siempre aguda, penetrante, rápida, fue mirada con respeto y no pocas veces con temor, aunque sin embargo, por la pasión con que se entregaba en la docencia, sus sentencias permanecerán inolvidables para quienes las experimentaron.
Es esta una hora ciertamente triste para quienes le conocimos, le apreciamos y tuvimos la oportunidad de discutir con él. Sabemos que ya no contaremos con sus juicios certeros y penetrantes, ni con su conversación apasionada y apresurada sobre sus últimas reflexiones y lecturas. Tenemos fe en que su vida se prolonga y que él, de alguna manera, tal vez con el mismo ojo crítico y la misma sonrisa irónica nos acompaña.
Probablemente, como le escribió en octubre de 1968 a Juan Borchers, hoy día Hernán Riesco se encuentra en Vilcún, lo que él consideraba debía ser un lugar atractivo, una selva primitiva, tal como había salido de las manos de Dios. En esa selva, de seguro, continua realizando tal vez lecturas, conversaciones con Jesús y sesiones de trabajo.

Notas
1. Texto escrito en colaboración con Fernando Pérez Oyarzun


Made in Chile: 4 Chilean Studios
Alejandro Aravena
Cecilia Puga
Pezo von Ellrichshausen
Smiljan Radic

Exposición en The Mebane Gallery, Escuela de Arquitectura, The University of Texas at Austin
(16 de abril / 4 de mayo 2007)

Curador: Patricio Mardones
Fotógrafo: Cristóbal Palma
Videos: Gabriela Villalobos
Productora: Justine Graham
Montaje: Patricio Mardones

UNA EXPOSICIÓN DE ARQUITECTURA / La primera exposición del proyecto Made in Chile, realizada en la ciudad de Austin en abril de 2007, presentó una selección del trabajo de Alejandro Aravena, Cecilia Puga, Pezo von Ellrichshausen y Smiljan Radic e intentaba acotar algunos de estos vacíos en la representación de la arquitectura. Ocho proyectos de estas cuatro oficinas de arquitectura chilenas se presentaron a través de tres distintos medios, expuestos simultáneamente: planos constructivos, una selección de fotografías y un registro en video. Cada uno de ellos presentaba una lectura parcial de la obra, referida a aspectos constructivos y técnicos, a cualidades visuales y ambientales asociadas a la materialidad o a una relación con los sonidos y una secuencia temporal legible en cada proyecto.
La selección del conjunto de plantas, cortes y detalles cedido por los arquitectos se presentó en su escala original y sin ningún tipo de edición, pudiendo leerse como un capítulo de una bitácora profesional generalmente velada; se trata de arquitectos menores de 45 años que trabajan liderando pequeños equipos, abordando el proyecto desde una posición que vincula el diseño y la docencia. Esta condición ha permitido una integración consistente entre pesquisas teóricas y una práctica profesional orientada a la construcción de proyectos y a su dimensión material. La exposición presentó dos obras de cada uno de estos estudios: un proyecto cívico y otro doméstico, dispuestos en paralelo, planteaban una lectura transversal sobre diferentes escalas y programas. La serie resultante de cuatro casas y cuatro edificios de uso público estaba compuesta por la casa Pirihueico (Panguipulli, 2005) y las Torres Siamesas (Santiago, 2006) de Alejandro Aravena; la casa Larrain (Los Vilos, 2003) y la ampliación de la Biblioteca Lo Contador (Santiago, 2007) de Cecilia Puga; la casa Wolf (Concepción, 2007) y la fundación Casa Poli (Tomé, 2005) de Pezo von Ellrichshausen, y la casa de cobre N°2 (Talca, 2005) y los edificios del Barrio Cívico (Concepción, 2007) de Smiljan Radic.
La presentación fotográfica de las ocho obras es el producto de una colaboración iniciada en 2004 entre el fotógrafo Cristóbal Palma y estas cuatro oficinas. Una parte de los resultados de esta relación ya han sido publicados por revistas como Casabella, a+u, Domus, ARQ, Architectural Review, IW y Dwell; además de incluir material inédito de las obras más recientes, fue la primera vez que este registro se presentó como una compilación crítica, con una perspectiva visual de autor que recorre el conjunto de proyectos.
La exposición relacionó la planimetría y el registro fotográfico a una serie de ocho videos de cinco minutos de duración, a cargo de Gabriela Villalobos, que proponen un recorrido por cada uno de los proyectos presentados. Este tercer registro se vincula a los espacios desde un punto de vista comprometido con su dimensión cotidiana: el movimiento de sus habitantes, los sonidos, el paso del tiempo y cambios lumínicos a lo largo del día construyen una lectura complementaria a la mirada fotográfica y a la información contenida en los planos.
Esta primera versión de la exposición Made in Chile fue producida por Justine Graham - Yapo Project y contó con el apoyo de la Escuela de Arquitectura de The University of Texas at Austin y la Dirección de Asuntos Culturales del Ministerio de Relaciones Exteriores del Gobierno de Chile.


Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons