SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 issue7219th Century Urban MapochoTres visiones sobre el río Mapocho author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

Share


ARQ (Santiago)

On-line version ISSN 0717-6996

ARQ (Santiago)  no.72 Santiago Aug. 2009

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-69962009000200010 

ARQ, n. 72 Ríos urbanos, Santiago, agosto 2009, p. 50-55.


OBRAS Y PROYECTOS

Restaurante Mestizo
Santiago, Chile

Smiljan Radic *
Marcela Correa **

* Arquitecto, Pontificia Universidad Católica de Chile
** Licenciada en Arte mención Escultura, Pontificia Universidad Católica de Chile


Resumen

Como parte integrante del parque Bicentenario en la ribera sur del río Mapocho, el Mestizo se incorpora a su paisaje y geografía. La correspondencia entre arquitectura y escultura se manifiesta a través de grandes espacios y la fluidez entre el suelo y la cubierta que se apoya en irregulares columnas de piedra.

Palabras clave: Arquitectura-Chile, río Mapocho, restaurante, escultura, hormigón.


Abstract

As an integral part of the Bicentenary Park in the south riverbank of the Mapocho River, the Mestizo incorporates itself to its landscape and geography. The correspondence between architecture and sculpture is manifested through large spaces and the fluidity between the ground and the covering that leans on irregular stone columns.

Key words: Architecture -Chile, Mapocho River, restaurant, sculpture, concrete.



En el año 2005 ganamos el concurso de licitación pública para la concesión de un restaurante en las orillas del Parque Bicentenario, en el borde norte de Vitacura. El Mestizo —encajonado entre una colina-mirador y el andén peatonal que corre a lo largo de la Avenida Bicentenario— ocuparía un rincón del parque frente a extraordinarios jardines de agua.
La idea inicial armaba un artefacto constructivo con restos extraídos de imaginarios distintos al de la arquitectura. En la maqueta de prueba uníamos un flotador para niños, supuestamente una techumbre de membrana de poliéster revestida en PVC; vigas de regadío industrial para soportar sus esfuerzos laterales de compresión y cuatro rocas de granito, de 15 ton cada una, usadas como pesos para retener esta estructura y su posible succión. Todo el ambiente estaba pensado para crear un pabellón de extrañamiento, una folie, como aquellos que aparecen de improviso en los recorridos secundarios de los parques históricos… el pabellón chino, el japonés, el griego, el pabellón de los pájaros, el de plantas exóticas.
Supusimos que el gobierno local no premiaría un edificio de material efímero, por lo que cambiamos los imaginarios y la solución técnica para los nuevos modelos, sin olvidar que queríamos construir un clásico pabellón de extrañamiento.
Proyectamos de arriba hacia abajo como lo hace habitualmente Marcela Correa con sus piezas colgantes: suspendimos unas vigas maestras de hormigón armado —asociadas a losas del mismo material en bruto pintado negro— produciendo una pérgola a modo de un cielo falso sobre el pedazo de parque asignado al proyecto. Desde estas vigas proyectamos hacia abajo apoyos o paletas que debían posarse casualmente descalzadas sobre piezas de granito de distintos tamaños y pesos, apenas intervenidas. Estas piedras fueron transportadas desde la cantera La Obra en el Cajón del Maipo y colocadas estratégicamente como columnas estructurales a distancias de hasta 11 m entre ellas. Montadas sobre simples poyos en un terreno de relleno, reciben sólo las cargas verticales de compresión del edificio, ya que la rigidez de la estructura de cielo antes descrita traslada las fuerzas dinámicas del sismo hacia los muros de contención posteriores y hacia el muro de la fachada anterior del pabellón en uno de sus extremos. Este artilugio evita los esfuerzos de corte sobre las piedras.
Algo más: La baja altura del cielo (242 cm) aumenta el efecto de compresión  buscado, más aún cuando las caras superior e inferior de los granitos han sido hermanadas con cortes planos.
La marca del moldaje en bruto sobre las estructuras de hormigón tapa los descalces y desaplomes de la construcción, que se asume como si fuera parte de una obra gruesa quizá más antigua. El color negro sirve para apaciguar la luz interior y produce un marco de referencia que permite incorporar los jardines de agua cercanos y el parque en general al interior de un recinto de extrema permeabilidad.
El restaurante Mestizo le debe mucho a los primeros pabellones de madera y hormigón armado de Sverre Fehn. También hace uso del mismo sistema proyectual que Josep Quetglas detecta en Highpoint II, una construcción de Lubetkin, sólo que aquí en Chile las cariátides se han cambiado por granitos cordilleranos:
"Ese acercar cosas de procedencia formal discordante es un procedimiento común en Lubetkin. En Highpoint II, la atrevida y delgada placa de una marquesina de hormigón era sostenida por dos estatuas, reproducciones de las cariátides del Erecteión. Lubetkin lo explicaba reconociendo que cualquier sostén de la losa de hormigón era una pérdida, frente a la capacidad formal de la losa de sugerir un voladizo tenso y sin apoyos. Un modo de invisibilizar el soporte era disolverlo ópticamente entre los elementos del jardín, vistos a través y junto a la marquesina. En los jardines hay estatuas. Las cariátides forman parte del jardín, como los arbustos o los parterres y sólo la casualidad las ha hecho coincidir con la marquesina, hasta colocarse y encajar justamente bajo ella. Su cortesía les impide reparar en el contacto y nuestra mirada sabe segregar las partes: unas hacia el jardín y otras hacia el edificio".


Ficha Técnica
RESTAURANTE MESTIZO
Arquitecto Smiljan Radic
Escultora Marcela Correa
Colaboradores Danilo Lazcano, Cristóbal Tirado, Gonzalo Torres
Ubicación Parque Bicentenario, Vitacura, Santiago
Cliente Comer y Beber S.A.
Cálculo estructural Luis Soler y Asociados
Construcción Constructora Alcoy Ltda.
Inspección técnica de obra Ramón Goldsack
Instalaciones sanitarias hisa S.A.
Instalaciones eléctricas elecsa Ltda.
Iluminación Eduardo Godoy
Materialidad estructura de hormigón armado y granito sólido, cerramientos en vidrio y carpintería de acero, pavimentos y revestimientos de madera de demolición, hormigón visto pintado negro, mosaico de vidrio rojo
Presupuesto 24,5 uf/ m2 - US$ 840/ m2
Superficie terreno área concesionada Parque Bicentenario
Superficie construida 652 m2
Año proyecto 2005
Año construcción 2007


Referentes
Quetglas, Josep. "La mirada de Lenin". Homelesspages. WAM 04 - Web Architecture Magazine, http://www.arranz.net/web.arch-mag.com/welcome.html.         [ Links ]
Radic, Smiljan. "Restaurante Capítulo 2". ARQ N° 62, Consumos. Ediciones ARQ, Santiago, abril de 2006.         [ Links ]
Radic, Smiljan y Marcela Correa. "Casa A". ARQ N° 70, Arte/Arquitectura. Ediciones ARQ, Santiago, diciembre de 2008.
        [ Links ]

 

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License