SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número85El plano detallado de Santiago de Alejandro Bertrand (1889-1890) índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


ARQ (Santiago)

versión On-line ISSN 0717-6996

ARQ (Santiago)  no.85 Santiago dic. 2013

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-69962013000300012 

OBRAS Y PROYECTOS

 

Mapocho 42K, Santiago, Chile.
Equipo Mapocho 42k, 2013

  

Sandra Iturriaga*(1), Juan Ignacio Baixas*, Francisco Croxatto**, Paulina Ibieta**, Francisco Quintana**

*Profesor, Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile.
** Arquitecto, Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile.


Resumen

El borde de un río urbano es el objeto de esta propuesta que asocia gran escala y economía de medios: plantea la construcción de una continuidad de magnitud geográfica a partir de la introducción de pequeñas piezas de mobiliario urbano y un único criterio de plantaciones arbóreas y pavimentos.

Palabras clave: Arquitectura - Chile, arquitectura del paisaje, corredor verde, parque lineal, río urbano.


Abstract

The south bank of an urban river is the subject of this proposal that combines large-scale and economy of means: it proposes the construction of a continuum of geographical magnitude through the discreet introduction of street furniture and a single criterion of tree plantations and pavements.

Keywords: Architecture - Chile, landscape architecture, greenway, linear park, urban river.



El proyecto Mapocho 42K nace al alero de una investigación académica en la Escuela de Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica de Chile en el año 2009, que recogió como punto de partida el planteamiento del arquitecto Mario Pérez de Arce Lavín en torno a un sistema de parques integrados a lo largo del río Mapocho(1),y que dio lugar posteriormente a un proyecto de arquitectura para un cicloparque(2). Este proyecto, desarrollado en dos etapas, entre los años 2011-2013 por un equipo de profesionales UC, se desarrolla a partir de un Fondo concursable de la Fundación San Carlos de Maipo. La actual etapa de ejecución se lleva a cabo bajo la coordinación del MINVU al ser incorporado en el programa gubernamental Legado Bicentenario en agosto del aÑo 2012.(3)

Planteamiento y etapas

El río Mapocho es uno de los elementos más emblemáticos y relevantes de la condición geográfica de Santiago y su potencial espacial en la conformación urbana y paisajística de la ciudad ha planteado desafíos que se remontan a su fundación. La noción de "paisaje" implica una valoración por parte de quien lo experimenta, la que resulta en una diferenciación del simple entorno o "medio ambiente"; habría que coincidir en que, a pesar del logro asociado al anhelado saneamiento de sus aguas, aún persiste dificultad en reconocer con propiedad al río Mapocho como parte del paisaje vivo de la ciudad. En parte, esta falta de arraigo en la memoria colectiva de sus habitantes se debe a la imposibilidad de poder recorrer sus riberas en continuidad. Esta propuesta considera recuperar la potencialidad que presentan las riberas del río Mapocho -principalmente la ribera sur- en cuanto a su capacidad de conformar un espacio público de escala metropolitana y una columna vertebral en sentido oriente-poniente, que permitiría unir a través de un paseo público diversos estratos sociales y topográficos de la ciudad a lo largo de once comunas.(4)

El proyecto propone la consolidación de un cicloparque a lo largo de 42 km al modo de un corredor verde y continuo, capaz de acoger tanto a peatones como a ciclistas y que permita conectar todos los espacios verdes existentes o potenciales del borde del río, relacionándolos con otros parques o paseos cercanos. Se propone consolidar este recorrido público ribereño potenciando su condición de balcón urbano y geográfico, en continuidad desde su entrada al valle al pie de la cordillera -en la plaza San Enrique- hasta el inicio de las localidades rurales de la cuenca del río en la comuna de Pudahuel. A partir de este recorrido, también se propone crear una conectividad transversal con la trama urbana del borde del río hacia el relieve geográfico de los cerros que se sitúan en su costado norte. Para ello, se hacen coincidir estos puntos de contacto a lo largo del paseo con zonas de articulación que incluyen espacios para diversas actividades o áreas de descanso.

La propuesta se desarrolló, en una primera etapa, a partir de un estudio y un plan estratégico que permitió verificar la factibilidad de este recorrido continuo de 42 km. Para esto, contó con una evaluación de aspectos normativos, legales, urbanos y paisajísticos, con especial énfasis en la detección de áreas críticas en términos de conectividad y vialidad urbana. La segunda etapa contempló la propuesta de diseño e ingeniería de detalles para el cicloparque, considerando una selección de siete tramos que, además de ser factibles de implementar en una primera etapa de construcción, resultaban claves para la consolidación del sistema. Al mismo tiempo, se delinearon los criterios de diseño para un conjunto de ocho tramos, de modo que pudieran ser desarrollados por otros organismos municipales y gubernamentales.(5) 

Componentes

Para el total del proyecto se consideró una estrategia de diseño y un conjunto de componentes y elementos que se establecieron como una constante del recorrido a lo largo de las ocho comunas. En primer lugar, el proyecto se plantea como la combinación de un corredor arbolado y una secuencia de plazas: desde la definición de cicloparque como corredor verde o greenway, se ha propuesto la creación de un espacio definido por una doble hilera de árboles como columna vertebral, bajo cuya sombra se emplazan las vías peatonales y ciclovías. Desde aquí se articulan distintas zonas de actividad y descanso que ritman el recorrido y lo relacionan con la trama urbana. La arborización propuesta para el corredor considera los plátanos orientales existentes en algunas comunas, mientras que, en otras, se sugieren especies de bajo requerimiento hídrico como quillayes y pimientos.

En segundo lugar, el recorrido propuesto combinados tipos de senderos: el principal es una senda para rodados de 3 m de ancho, estándar que lo hace compatible con la accesibilidad universal(6) en base a un pavimento asfáltico de color y soleras de borde en hormigón prefabricado; el perfil propuesto para las soleras es de 20 cm con un rebaje que favorece el paso de ruedas. Paralelamente, se propone un paseo peatonal de maicillo, separado de la ciclovía, que incorpora texturas y vegetación arbustiva diferenciada para poner en valor l acualidad cinética del recorrido. Ambos trayectos quedan articulados por espacios de descanso, zonas de juego o miradores en puntos determinados.

Respecto a luminarias y mobiliario urbano, el cicloparque considera un único sistema de iluminación para todo su desarrollo en base a equipos de bajo consumo energético conformados por columnas cilíndricas y equipos proyectores.

La altura de estos elementos queda regulada de acuerdo a la cercanía con la ciclovía o el paseo peatonal. El mobiliario propuesto es de piezas de hormigón prefabricado, las que pueden funcionar tanto asociadas a taludes de borde como exentas en las zonas de descanso. Finalmente, respecto a la señalética se valoró la condición de recorrido ciclable inserto en un entorno de parque, cuyo principal elemento diferenciador es su carácter inclusivo. Una demarcación horizontal concede ritmo al trayecto, e introduce una iconografía identitaria que acompaña el recorrido. Paralelamente, se contempla una demarcación específica para el cruce de calles o greenbox

Mapocho 42K

Arquitectos: Sandra Iturriaga, Juan Ignacio Baixas, Francisco Croxatto, Paulina Ibieta, Francisco Quintana - Equipo Mapocho42K / Arquitectos colaboradores: Armando Caroca, Andrea Murtagh (etapa Diseño M42K); Trinidad Cuevas, Micaela Jara, Nicole Pumarino, Roxana Ríos, Loreto Urzúa, Camila Romero (etapa Plan General) / Ubicación: ribera sur del río Mapocho, Santiago, Chile / Financiamiento: Fundación San Carlos de Maipo / Proyecto de paisaje: Juana Zunino, Paz Carreño, Elisa Izquierdo / Proyecto de iluminación: Douglas Leonard & Lighting Designers / Proyectos de pavimentación, electricidad y riego: Julio Silva Engineering / Diseño de información: Enzo Morales_ Wayfinding Diseñadores /Topografía: José Martínez / Asesores etapa Plan General: Rosanna Forray, José Molina, Danilo Martic, Teodoro Fernández, José Allard, Carola Zurob, Sebastián Saldana, Martín Santa María, Douglas Leonard, Paulo Letelier, Horacio Medina / Coordinadores estrategia de ejecución: Dirección de Proyecto y Ciudad MINVU - Ricardo Gacitúa; SERVIU RM - Felipe De La Vega; SEREMI - Andrea Rojas; Fundación San Carlos de Maipo - Constanza Echeverría / Visualizaciones y fotografías: Equipo Mapocho 42K.

Notas

1. En la primavera de 2009 se realizó un Seminario de Investigación en la Escuela de Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica de Chile, en conjunto con el arquitecto Mario Pérez de Arce Lavín y los profesores Sandra Iturriaga y Francisco Quintana que se denominó Mapocho 32K. Sistema de Parques Integrados en las riberas del Río Mapocho y que culminó en agosto de 2010 con la exposición de un plano del río en escala 1: 5.000.

2. Se postula el concepto de "cicloparque" en directa relación con la noción de greenway o "vía verde" expuesto en la Guía de buenas prácticas de vías verdes en Europa las cuales se definen como: infraestructuras autónomas destinadas al tráfico no motorizado, ya sea de peatones, ciclistas, personas con movilidad reducida o patinadores, desarrolladas en un marco integrado que valore el medio

3. El proyecto es fruto de la articulación de distintos actores desde sus inicios. Resulta fundamental el convenio con la Fundación San Carlos de Maipo, quien financió los diseños. También es importante la posterior incorporación de MINVU a través de un convenio tripartito que apoyó la coordinación y entrega de fondos para la etapa de ejecución. Por último, se destaca la activa participación de los ocho municipios de la ribera sur.

4. El proyecto consolida un recorrido por las ocho comunas de la ribera sur. Sin embargo, el río Mapocho atraviesa once comunas por ambas riberas que quedan incorporadas en su tramo urbano y 16 comunas hasta el encuentro con el río Maipo en una extensión total de 97 km.

5. La selección de los siete tramos desarrollada por el equipo UC corresponde a las comunas de Cerro Navia, Quinta Normal, Providencia y Lo Barnechea. Las comunas de Santiago y Vitacura consideraron una asesoría de los criterios de diseño, para ser desarrollados por el municipio y SERVIU.

6. Se privilegió la condición de accesibilidad universal que permita incorporar a personas con movilidad reducida en base al ancho propuesto, rebajes de soleras y pendientes de rampas, entre otros.

Cicloparque M42K, propuesta para Lo Barnechea

Situación actual, Lo Barnechea

Referentes

ASOCIACIÓN EUROPEA DE ÁREAS VERDES. Guía de buenas prácticas de vías verdes en Europa. [en línea] Bélgica,2000 [fecha de consulta: 05 de diciembre de 2013]. Disponible en: <http://aevv-egwa.org/site/1Template1.asp?DocID=267&v1ID=&RevID=&namePage=&pageParent=        [ Links ]

NICOLIN, Pierluigi. Lotus International No 150 Landscape urbanism. Editoriale Lotus srl, Milán, julio de 2012.         [ Links ]


1. Sandra Iturriaga. Profesora, Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile. Arquitecta, Pontificia Universidad Católica de Chile, 1993 y Magíster, Escola Tecnica Superior d' Arquitectura de Barcelona de la UPC, 2000. Desde 1994 es docente en la Escuela de Arquitectura UC en las áreas de Taller de proyectos e Historia, teoría y crítica. Actualmente es subdirectora de Desarrollo de la Escuela de Arquitectura UC y mantiene la práctica independiente de la profesión. Desde 2009 es directora del proyecto Mapocho 42K.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons