SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número90Ilaia: Estación Polar Científica Conjunta Glaciar Unión. Antártica, Chile, 2013 - 2014Pabellón 120/Valparaíso índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


ARQ (Santiago)

versión On-line ISSN 0717-6996

ARQ (Santiago)  no.90 Santiago ago. 2015

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-69962015000200017 

OBRAS Y PROYECTOS

Humanidade 2012

 

Carla Juaçaba *(1)

* Arquitecta, Río de Janeiro, Brasil.


Resumen

Como sistema constructivo, los andamios son una de las estructuras desmontables más dúctiles, resistentes, y fáciles de reutilizar; pero al estar compuestos sólo de elementos lineales, son incapaces de controlar por si mismos las condiciones ambientales externas. Este pabellón temporal aprovecha ambas características por medio de una estructura completamente desmontable que no sólo aloja interiores aéreos, sino que además permite percibir las condiciones ambientales del escenario natural único en que se inserta.

Palabras clave: Arquitectura, Brasil, andamio, exhibición, estructura temporal.


Nos dieron un lugar en una base militar, un terreno inestable frente a dos de las playas más conocidas de Río: Ipanema y Copacabana. Rodeado de exuberante naturaleza, en este lugar el viento sopla, generalmente, a 120 km/h.

Nuestro primer contacto con el sitio fue durante un evento promocional (el sitio suele arrendarse para diversas actividades). En aquella ocasión había sido instalada una carpa de plástico de 8.000 metros cuadrados con un fuerte aire acondicionado y un porche de 250 metros frente a la playa de Copacabana.

Una vez ahí, inmediatamente nos dimos cuenta que no debíamos utilizar los materiales usados frecuentemente para exhibiciones temporales (carpas plásticas, inflables), aunque estábamos conscientes del carácter provisional del proyecto. La impracticabilidad de esos materiales era obvia desde el comienzo. No podíamos hacer una instalación sin considerar la brisa, la vista y el lugar; es decir, no queríamos trabajar en un proyecto que no se relacionara con sus alrededores. Entonces, nuestra pregunta fue: ¿cómo podemos alejarnos del viento, el mar, el sol o la lluvia tan presente e impresionante en el fuerte de Copacabana?


Humanidade 2012 en construcción
© Carla Juacaba


Vista desde la playa de Copacabana
© Leonardo Finotti


Rampa de Acceso
© Leonardo Finotti

Propusimos un edificio de andamios, traslúcido y expuesto a todas las condiciones climáticas, recordando la fragilidad del hombre ante la naturaleza.

Los andamios son el único material conocido que puede soportar el peso, la lluvia y el viento. Además, todo es 100% reutilizable y hecho de materiales ya utilizados. En este proyecto, los andamios dejaron su lugar habitual como una estructura suplementaria para convertirse en un edificio por sí mismo.

La estructura se compuso de cinco paredes estructurales de 170 metros de largo y 20 metros de alto, dejando 5,40 metros de separación entre ellas y creando una pasarela suspendida sobre el paisaje de Río, interrumpida cuando era necesario por espacios destinados a la reflexión y el pensamiento. Las salas de exhibición que actuaron como refuerzos en la estructura, haciéndola rígida y organizándola como un todo.

Dejando expuesta la estructura de los andamios y creando una síntesis con los alrededores, nuestra idea era revelar, no proteger. Los andamios utilizados en las carpas plásticas fueron traídos a la luz, permitiendo que interactuaran con el paisaje. Así, nuestra idea era lograr que espacio y proyecto fueran uno: el espacio debía ser la exhibición misma. El programa requirió un auditorio, salas de reuniones y espacios de exhibición, entre otros.


Humanidade 2012 en construcción
© Carla Juacaba

Nuestro primer paso fue transformar todo en dispositivos de información. Mobiliario, escritorios, paredes, techos, pisos, sillas, todo tenía que transmitir información, ya que no habría disociación entre servicios y espacios de exhibición. Entonces, pensamos en liberar los espacios de exhibiciones convencionales y las salas de estar atadas al suelo. De esta forma, el acceso a los espacios se hizo mediante rampas, mientras que la estructura de la planta baja tenía túneles que llegaban hasta el mar y que no interferían el curso de la brisa.

A lo largo de los pasillos se plantaron jardines que se convirtieron en espacios de exhibición. En ese momento se establece una síntesis entre espacio e información. El jardín representó la abundancia de flora en diferentes biomas y se esparció dentro y fuera de la estructura. Por lo tanto, los andamios resaltaron su potencial como estructura de soporte y como dispositivo de transparencia.

Las salas sirvieron como espacios de reflexión cerrados y protegidos: una invitación para la reflexión íntima y personal. Al estar considerablemente separadas unas de otras, el visitante podía experimentar el contraste entre interior y exterior, y deleitarse con esta contradicción. En estos espacios que muestran diferentes dimensiones y funciones, quisimos resaltar los problemas contemporáneos del hombre y cómo sus actividades han afectado nuestro mundo hoy (antropoceno). El espacio mostraba las ideas discutidas durante Río +20 y expuso las maneras en que Brasil puede actuar con respecto a estos cambios.

Estas decisiones fueron tomadas pensando que estamos al borde y que ya no hay espacio para una mentalidad enfocada en la acumulación de capital. Esto debía ser una declaración presente a lo largo de todo nuestro proyecto.


Desde arriba hacia abajo:
Planta nivel terreno, Planta nivel +6,25 m, Planta nivel +13,55 m, Planta cubierta +18,4 m
Escala publicada 1: 2.000
Leyenda: 1. Corredor de acceso a la exposición; 2. Corredor de acceso a biblioteca y sala de conferencias; 3. Corredor de acceso al auditorio; 4. Corredor de salida; 5. Ascensores; 6. Rampa de salida; 7. Exposición; 8. Sala de conferencias; 9. Cocina; 10. Baños; 11. Bar; 12. Biblioteca; 13. Auditorio; 14. Vestidor; 15. Sala de producción; 16. Estudio de televisión; 17. Foyer Auditorio; 18. Puente peatonal auditorio – café; 19. Café; 20. Observatorio; 21. Terraza.


Arriba: Corte AA - corredor 1
Abajo: Corte BB - corredor 3
Escala publicada 1: 2.000


Izquierda: Corte CC
Derecha: Corte DD
Escala publicada 1: 500

Mirando hacia atrás, al esfuerzo que tomó hacer que esto ocurriera en tan corto período de tiempo, nos damos cuenta que la urgencia que experimentamos durante las fases de planificación y construcción parece encajar perfectamente con los tiempos que vivimos actualmente. No hay tiempo para nada y meditar no es suficiente. Sin embargo, quisimos declarar con claridad que el uso de la tecnología o cualquier otro logro de la humanidad no deberían oponerse a la protección y conservación de la naturaleza; así estos recursos no deben desecharse, sino más bien ser usados conscientemente.

En este proyecto tuvimos que concebir un lugar capaz de representar esa posibilidad, una oportunidad para abrazar los contrastes tanto físicos como humanos. Y así se nos ocurrió el nombre Humanidad 2012 (Humanidade 2012). Con él levantamos nuestra bandera: ‘un espacio para todos’ que favoreció el diálogo entre múltiples intereses y deseos, uniendo a diferentes personas y colaborando efectivamente con el cambio del mundo en el que vivimos.

Finalmente, la forma en que las personas hicieron uso del espacio fue sorprendente. Los lugares diseñados para la reflexión florecieron en alegría y risa, creando una nueva perspectiva, una nueva vista. Las personas ayudaron a crear y recrear el espacio. No se trataba de los objetos exhibidos, sino más bien de las interacciones con los objetos a su alrededor: una interacción inmediata, sin refreno. De hecho, el espacio fue visitado tanto por jefes de Estado como por mendigos. Entonces, podemos decir que nuestra misión se cumplió.

Actualmente todo el material utilizado está en proceso de transformación. Como el proyecto sólo duró cuatro meses, ahora las estructuras soportan otros proyectos; a todo se le ha dado un uso diferente. Así es como entendemos la sustentabilidad. 


Humanidade 2012 en construcción
© Carla Juacaba


Planta emplazamiento
Escala publicada 1: 10.000


Detalle sala de exposiciones. Escala publicada 1: 200
Leyenda: 1. Rampa de acceso sala de exposiciones: estructura reticular 75 cm + dos paneles de contrachapado de e= 16 mm; 2. Antesala: paneles OSB con terminaciones en lámina reflectante de aluminio; 3. Cubierta sala: paneles OSB con terminaciones en lámina reflectante de aluminio, fijados a las vigas superiores de la sala; 4. Sala principal: paneles MDF exteriores, osb con terminaciones en lámina reflectante de aluminio, fijados a los andamios verticales. Terminaciones interiores en MDF estucado y pintado; 5. Área técnica 6. Filtros de ventilación de la sala: persianas en OSB con lamas cada 10 cm. Comunicación entre sala técnica y sala principal; 7. Estructura principal: andamio modular de 2,40 × 1,80 m; 8. Entramado modular de 75 cm, apoyado en la estructura principal.

Humanidade 2012

Arquitectas: Carla Juacaba, Bia Lessa
Equipo: Antonio Pedro Coutinho, Pedro Varella, Sergio García-Gasco Lominchar, Elza Burgos de la Prida, Argus Caruso, Daniel Cuchicho, Rita D’Aguilar, Barbara Cutlak, Alvaro Pitas
Ubicación: Copacabana, Río de Janeiro, Brasil
Fecha: 2012
Consultores: Estructura MVD. Osmar Dutra, Naldo Bueno
Construcción: P&G Cenografia
Paisajismo: Daniela Infante
Diseño de iluminación: Paulo Pederneiras
Iluminación: Naldo Bueno
Producción general: SRCOM
Producción ejecutiva creativa: Lucas Arruda
Curatoría: FIRJAN
Materiales: Andamios
Maqueta electrónica: Bruno Caio, André Wissenbach
Superficie: 23.800 m²


1. Carla Juacaba | Arquitecta, Universidade Santa Úrsula, Río de Janeiro, Brasil (2000). Entre sus proyectos destacan distintas viviendas y exposiciones. En 2013 ganó el premio internacional para mujeres «Arcvision Women and Architecture» en Italia. Actualmente dirige su propia oficina en Brasil.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons