SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número91Políticas del playground: Los espacios de juego de Robert Moses y Aldo van EyckComún-unidad índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


ARQ (Santiago)

versión On-line ISSN 0717-6996

ARQ (Santiago)  no.91 Santiago dic. 2015

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-69962015000300006 

OBRAS Y PROYECTOS

Los playgrounds de Aldo Van Eyck
Taller de Formación y Representación II | Campo de Juego | Escuela de Arquitectura, Pontificia Universidad Católica de Chile
1° semestre de 2015 | Santiago, Chile

 

Fernando Pérez *

*Profesor titular, Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile.


 

Aldo van Eyck (1918-1999), uno de los miembros más destacados del Team X, tiene una biografía peculiar. Nació en Utrecht. Su padre era escritor y su madre tenía conexiones familiares latinoamericanas. Pasó parte de su juventud en Inglaterra y comenzó su formación en la Academia de Artes Visuales de La Haya, continuando sus estudios en el eth de Zúrich en los años de la Segunda Guerra Mundial. Graduándose como arquitecto en 1942, tuvo una formación amplia que abrió su mentalidad qa una variedad de problemas incluyendo las culturas africanas.

Si bien hacia el último tercio del siglo XX se produce una fuerte crítica a la arquitectura moderna, van Eyck permaneció fiel a la convicción de que era posible conciliar la modernización técnica y el arte de vanguardia con una ciudad humanista y democrática. En 1972, durante el gobierno de Salvador Allende, fue miembro del jurado del concurso internacional para remodelar el área poniente del centro de Santiago. En la ocasión realizó una visita al Departamento de Arquitectura de la Universidad Católica.

Guiado por esta convicción, en 1947 comenzó a realizar su serie de playgrounds mientras trabajaba en el municipio de Ámsterdam. La iniciativa se prolongó por más de dos décadas y cientos de estos espacios de juego abiertos puntearon la ciudad a la manera de una constelación. Ellos proponían que los niños fueran protagonistas de la ciudad, librando estos espacios de su dependencia de los aparatos. Se concebían, de este modo, como configuraciones abstractas en las que elementos como barras, muros, asientos o pozos de arena podían ser explorados por niños y adultos.

En este sentido, los playgrounds de Van Eyck tienen una doble ventaja como detonantes de un taller de primer año: por una parte, representan configuraciones arquitectónicas elementales que, aunque reducidas a su mínima expresión, no resultan banales. Por la otra, representan una valoración de la ciudad y sus problemas; una confianza en que muchas pequeñas intervenciones son capaces de enriquecerla significativamente. Estas ideas, este oficio y estos valores ofrecían un contenido teórico, práctico, disciplinar y valórico al estudiante que se iniciaba en el aprendizaje de la arquitectura.


Fig. 1. Aldo van Eyck, Playground Antillenstraat, 1950.
Dibujo de Joaquín Cárdenas


Fig. 2. Aldo van Eyck, Playground Saffierstraat, 1951.
Dibujo de Marjorie Barros


Fig. 3. Aldo van Eyck, Playground Rozijnenstraat, 1952.
Dibujo de by Michelle Freite


Fig. 4. Aldo van Eyck, Playground Dijkstraat, 1954.
Dibujo de Paula Guzmán


Fig. 5. Aldo van Eyck, Playground Weesperzyde, 1954.
Dibujo de María Victoria Fernández


Fig. 6. Aldo van Eyck, Playground Mariniersplein, 1956.
Dibujo de Silvana Aguilera


Fig. 7. Aldo van Eyck, Playground Dulongstraat, 1957.
Dibujo de Francesca Costa


Fig. 8. Aldo van Eyck, Playground Nieuwmarkt, 1968.
Dibujo de Carla Schwartz

 

Equipo Docente: Fernando Pérez, Christian Bartlau, Umberto Bonomo, Francisco Quintana, Daniel Ruddoff, Nicolás Urzúa, Juan Pablo Vásquez / Ayudantes: Juan Pablo Corral, Fernanda Energici, Juan Pablo Oyarzún, Paula Urrutia, Leonardo Valdés


Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons