SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número92Zonas de excepción económicaNAVE: Centro de Artes Escénicas Santiago, Chile, 2010 - 2015 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


ARQ (Santiago)

versión On-line ISSN 0717-6996

ARQ (Santiago)  no.92 Santiago abr. 2016

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-69962016000100004 

OBRAS Y PROYECTOS

Praça das artes
Urbanismo hecho de arquitectura
São Paulo, Brasil, 2012

 

Francisco Fanucci *, Marcelo Ferraz*

* Socio Brasil Arquitetura, São Paulo, Brasil. brasilarquitetura@brasilarquitetura.com (1)


Resumen

En una metrópolis como São Paulo, donde los edificios parecieran ser un bosque nativo y donde el exceso de automóviles ha amenazado el sentido de la ciudad, pensar a la arquitectura como urbanismo –regalando al peatón más espacio público– es una excepción. Al abrir a la calle los vacíos del interior de la manzana, la Plaza de las Artes hace justamente eso, transformando en espacio público lo que antes era el espacio más privado de todos.

Palabras clave: espacio público, suelo, vacío, peatón, São Paulo.



© Nelson Kon


© Nelson Kon

En tiempos de crisis total del confort urbano debido al fracaso del modelo de ciudad basado en el automóvil y la desigualdad social, nada resulta más lógico e imperativo que retomar la agenda del urbanismo y la arquitectura, volver a pensar por qué construimos ciudades y qué ciudades queremos construir.

Las leyes, normas y regulaciones diseñadas para forjar y controlar las ciudades ya no garantizan la calidad del espacio urbano ni la comodidad urbana necesaria para la convivencia social. Los planes urbanos genéricos o de macroescala tampoco garantizan la calidad de los espacios públicos. Puede que en algunos casos funcionen, pero generalmente fallan cuando se materializan como arquitectura a escala humana.

El sueño de Jane Jacobs de entender las cuestiones humanas como el combustible para diseñar y construir las ciudades siempre estuvo pensado en la escala arquitectónica, en el ámbito del proyecto que afectaba –para bien o para mal– al ciudadano particular o a grupos de individuos. ¿Dónde está la escala del confort? ¿Dónde está la escala mediadora entre los distintos usos cotidianos? Teóricamente está en la escala arquitectónica de los proyectos urbanos, pero en nuestras ciudades no está, ya que hay una ausencia casi total de arquitectura.


Planta primer nivel 0,00m.
Escala publicada 1: 1.250


Planta segundo nivel +4,00 m
Escala publicada 1: 1.250


Planta tercer nivel +7,00 m
Escala publicada 1: 1.250
Leyenda: 1. Acceso Av. São João; 2. Plaza cubierta; 3. Hall; 4. Exposiciones; 5. Centro de documentación; 6. Restaurante; 7. Auditorio; 8. Acceso por Conselheiro Crispiniano; 9. Plaza; 10. Cafetería; 11. Escultura a Verdi; 12. Acceso Formosa; 13. Sala de ensayo orquestas; 14. Sala de ensayo danza;15. Salas de ensayo música; 16. Terraza; 17. Administración; 18. Sala de conciertos; 19. Camarín; 20. Terraza-jardín; 21. Acceso entre edificios; 22. Sala de ensayo coral; 23. Sala del director; 24. Salas de apoyo coros


Croquis propuesta

Reencuentro de ideas

En 1981 participamos con Lina Bo Bardi en el concurso para el proyecto de reurbanización del Valle de Añangabaú. Por supuesto, ni siquiera obtuvimos mención honrosa. Nuestro proyecto fue considerado una broma. ¿Y cuál fue nuestro proyecto para el Valle de Añangabaú? Llevar el automóvil lejos del suelo poniéndolo en una estructura metálica elevada y estrecha que cortara el valle, como una cinta en lo alto. Nada de túneles ni colectores de aguas, todo con el fin de liberar espacio para las personas mediante la creación de un parque, un jardín o una gran plaza para quienes viven o pasan por la ciudad. Nada más y nada menos que la letanía que constantemente predicamos y oímos.

Treinta años después pudimos diseñar y construir la Plaza de las Artes. En ambos casos, las intenciones del diseño fueron explícitas. Tratamos de entender lo que estaba obsoleto, sin uso ni función o que había caducado en nuestro diseño urbano; diseño configurador de la ciudad del siglo xix que se fue deteriorando con el anacronismo de hoy.

Hoy, las casas o pequeños edificios con patios y jardines en la parte posterior de los largos sitios portugueses ya no se justifican y acaban muriendo, generando un vacío. Vacío en el sentido físico y figurado: sin edificios ni uso. Son esos metros cuadrados los que ayudan a generar lucro inmobiliario en la perversa suma de coeficientes y tasas de ocupación de suelo a la hora de construir, alejándose de la función social de la propiedad. Lo sorprendente, en este caso, es que son áreas reales, espacios que han perdido sus características utilizables. En otras palabras, lugares ‘no lugares’ que ya no albergan vida.


Corte AA
Escala publicada 1: 1.250


Corte BB
Escala publicada 1: 1.250

Desde esas sobras, o mejor, con ese remanente de la disputa de la ciudad, construimos la Plaza de las Artes y podríamos haber hecho de nuevo el Añangabaú. Como hay muchos vacíos en el centro de la ciudad, hay muchas posibilidades de transformación, de reintegración de estos espacios por medio de proyectos.

Nuestro proyecto para el Valle del Anhangabaú subía por los taludes laterales conquistando nuevas áreas, incorporando terrenos y expandiendo fronteras. En la Plaza de las Artes no es distinto: un proyecto que nace de las entrañas y se conforma a partir de ellas, presentándose a la ciudad y revelando de dónde vino: desde el fracaso de un modelo de loteos urbanos que ya no sirve, que ya no funciona en la vida la metrópoli. Por lo tanto, como una forma de protesta, no ocupamos la planta baja vacía ni con columnas. Esto también nos ayudó a pensar en una arquitectura que se hace de las dificultades y restricciones, que no necesita de la tierra arrasada como pedestal. Pero esa es otra discusión.

Patrimonio transformador

Tomamos los vacíos centrales como patrimonio, lo que implica que estos, por desgracia, nunca han estado en la agenda de las decisiones urbanas. Con esto queremos decir que los planes urbanísticos nunca parten de las riquezas existentes, no se apoyan en el patrimonio construido para desarrollarse y justificarse. Generalmente, tienden a destruir la vieja ciudad para construir la nueva; no logran hacerlas en paralelo o superpuestas como el caso de Lisboa, París o Estambul.

Esto se debe a las ideas y prácticas dominantes tanto de los preservacionistas, que están dispuestos a poner el patrimonio en un altar o una ventana como una porcelana frágil e inútil, como de los desarrolladores (o demoledores) quienes, en nombre del progreso luchan por destruir el patrimonio y abrir camino para el lucro rápido y fácil. El urbanismo que queremos está hecho de pasto, plantas, acero, cemento, árboles: materias primas que dan forma y configuran el proyecto. Está hecho con la clara voluntad de transformación y búsqueda de confort para las personas. Está hecho de arquitectura.


Planta emplazamiento
Escala publicada: 1: 12.500


Obra en construcción
© Sylvia Masini

Arquitectos: Marcos Cartum (Secretaria Municipal de Cultura) Francisco Fanucci, Marcelo Ferraz, Luciana Dornellas (Brasil Arquitetura) / Colaboradores: Cícero Ferraz Cruz, Fabiana Fernandes Paiva, Anselmo Turazzi, Carol Silva Moreira / Equipo: Anne Dieterich, Beatriz Marques de Oliveira, Felipe Zene, Fred Meyer, Gabriel Grispum, Gabriel Mendonça, Victor Gurgel, Pedro Del Guerra, Thomas Kelley, Vinícius Spira / Ubicación: Rua Conselheiro Crispiniano, Rua Formosa, Avenida São João. São Paulo, Brasil / Cliente: Secretaria Municipal de Cultura, Municipalidad de São Paulo / Ingeniería estructural: FTOyamada / Construcción: Consórcio Construcap/Triunfo / Presupuesto: USD $ 37.560.000 / Superficie construida: 28.500 m² / Año de Proyecto: 2006 /Año de construcción: 2012


1. Brasil Arquitetura | Fundada en 1979 y con sede en Sâo Paulo, Brasil, la oficina a cargo de Francisco Fanucci (FAU-USP, 1977) y Marcelo Ferraz (FAU-USP, 1978) desarrolla proyectos de diseño arquitectónico, planificación urbana, restauración y diseño interior. Entre 1977 y 1992 colaboraron con Lina Bo Bardi participando, entre otros, en el desarrollo del proyecto para el SESC Pompeia en Sao Paulo. Entre las publicaciones de su obra se encuentran Francisco Fanucci & Marcelo Ferraz - Brasil Arquitetura (Cosac Naify, 2005), Brasil Arquitetura + Marcos Cartum (Uzina Books, 2013), además del libro Praça das Artes (Azougue Editorial, 2013) realizado por el autor Victor Nosek sobre su proyecto en Sâo Paulo.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons