SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 issue97Securitizing the Demos: Constructing the First U.S. Real Estate Financial Index, 1975-1983The reconstruction of Valparaíso’s urban value after the 1906 earthquake author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


ARQ (Santiago)

On-line version ISSN 0717-6996

ARQ (Santiago)  no.97 Santiago Dec. 2017

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-69962017000300066 

Obras y proyectos

El valor de transformar: Edificio académico de la Facultad de Artes en campus Oriente

Fernando Pérez Oyarzun1 

José Quintanilla Chala2 

1 Profesor titular, Escuela de Arquitectura, Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile. fperez@uc.cl

2 Profesor, Escuela de Arquitectura, Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile. jquintanilla@uc.cl

Resumen:

Una intervención sobre un edificio, patrimonial puede incrementar o bien arruinar su valor. La arquitectura tiene ese poder. El miedo a afectar el valor de lo existente lleva a muchos a apostar por la mímesis. Sin embargo, esa alternativa obvia no es la única. Este edificio demuestra que, por medio de una cuidadosa interpretación de lo existente, una intervención puede agregar valor al patrimonio sin necesidad de replicarlo formalmente.

Palabras clave: patrimonio; interpretación; preexistencias; Santiago; Chile

Fuente: © Philippe Blanc

Figura 1 

La intensificación de la construcción que es propia de la arquitectura supone una incorporación de valor al entorno construido. La noción de ‘puesta en valor’ se utiliza con frecuencia en relación al patrimonio y a los bienes culturales. Se subraya así, la importancia de identificar y hacer patente aquello que, en un sentido u otro, estimamos de valor en un conjunto edificado. Por otra parte, ampliar y completar un conjunto neorrománico levantado a mediados de la década de 1920 requiere una interpretación cuidadosa. Como ha señalado Gadamer (1997 (1960)), interpretar no consiste tanto en imponer nuestra apreciación subjetiva sobre las cosas, sino más bien en descubrir las posibilidades latentes en ellas.

Fuente: © José Quintanilla

Figura 2 

Fuente: © Juan Purcell

Figura 3 

El encargo para el edificio académico de la Facultad de Artes se inscribía en un plan mayor: transformar un sector del campus Oriente en un centro de extensión universitario abierto al público. Se solicitaba, en este contexto, reunir en un edificio las oficinas de los académicos de las tres escuelas que integran la facultad. Para ello se escogió un terreno situado en el extremo norponiente del campus en el que Juan Lyon y Luis Otaegui, autores del proyecto original, situaban un volumen que nunca llegó a construirse.

Figura 4 Planta emplazamiento. Escala publicada 1: 1.1250 

El punto de partida fue precisamente ese pabellón no construido del que se asumió la posición, la crujía y la trama de medidas que regula el conjunto del campus. La articulación de los dos niveles del viejo edificio y los cuatro del nuevo, para dar continuidad a la circulación del segundo piso, obligó a hundir parcialmente el volumen propuesto. Aun así, la superficie requerida por el programa exigió generar una doble crujía en el primer nivel. La circulación de acceso situada entre esos dos volúmenes agregó al campus un elemento de composición, como diría Guadet (1905), completamente nuevo. Otro tanto sucedió con la conexión norte-sur que, pasando bajo el edificio, vincula el patio con la zona deportiva, ofreciendo una prolongación visual y dimensional inédita en el conjunto. La terraza superior, que corona el volumen, contrasta con las cubiertas metálicas a dos aguas que dominan el campus, pero ofrece a cambio, una posibilidad de dialogar con ellas y con el paisaje circundante desde la altura, haciendo respirar un espacio interior muy densamente ocupado.

Figura 5 Planta primer nivel. Escala publicada 1: 250 

Figura 6 Planta segundo nivel. Escala publicada 1: 250 

Figura 7 Planta tercer nivel. Escala publicada 1: 250 

Materialmente, se asumió una posición de simpatía hacia la construcción original que muestra - tal vez una de las primeras veces en Chile - el maridaje entre hormigón armado y albañilería de ladrillo que se tornaría fundamental en las décadas siguientes. Sin embargo, la relación entre ambos materiales, originalmente de contigüidad, se planteó en la forma de dos capas sobrepuestas que se abrazan generando en el interior una cámara ventilada y aislada. Esta favorece el comportamiento térmico del edificio y permite resolver adecuadamente su estructura resistente. De este modo, inspirados en el espesor de los antiguos paramentos neorrománicos, se propuso un sistema constructivo con doble muro, todavía poco frecuente en Chile.

La propuesta se ha concebido como un simple contenedor de estructura perimetral subdividido por tabiques removibles con la máxima racionalidad. Ello permite que el edificio se adapte con facilidad a futuros requerimientos funcionales. Los tamaños y posiciones de las circulaciones internas permiten diferenciar cada una de las plantas.

Figura 8 Elevación norte. Escala publicada 1: 250. 

Figura 9 Elevación sur. Escala publicada 1: 250. 

Figura 10 Corte AA. Escala publicada 1: 250. 

Fuente: © José Quintanilla

Figura 11 

Fuente: © José Quintanilla

Figura 12 

Fuente: © Juan Purcell

Figura 13 

Figura 14 Corte AA. Escala publicada 1: 250 

Figura 15 Corte CC. Escala publicada 1: 250. 

Fuente: © Philippe Blanc

Figura 16 

Fuente: © Philippe Blanc

Figura 17 

En su silencio, en su discreción, en su simpatía material y formal con el contexto, el edificio parece haber estado siempre allí. Sin embargo, el patio en dos niveles ofrece posibilidades inéditas, incluyendo la de generar una improvisada escena. Aun manteniéndose en el estricto juego de medidas y tamaños que sus autores impusieron al edificio original, las fachadas ofrecen un grado de aleatoriedad que no surge tanto de una voluntad formal, sino de un manejo de los requerimientos de la distribución interior. Estas eran posibilidades latentes que lograron ser puestas en valor por la propuesta. A su manera, ella pone de relieve hasta qué punto el valor de conservar puede estar mediado por una acción transformadora capaz de otorgar una nueva vitalidad a un edificio.

Fuente: © José Quintanilla

Figura 18 

Fuente: © Philippe Blanc

Fuente: © Philippe Blanc

Figura 20 

Edificio académico de la Facultad de Artes en campus Oriente

Arquitectos: Fernando Pérez Oyarzun, José Quintanilla Chala

Colaboradores: Equipo DESE - Mónica Flores, Luis Lucero, Carolina Rodríguez

Ubicación: Av. Jaime Guzmán Errázuriz 3300, Providencia, Santiago de Chile

Cliente: Pontificia Universidad Católica de Chile

Ingeniería: Sergio Contreras y Asociados

Construcción: Empresa GHG SA

Eficiencia energética: Waldo Bustamante

Materiales: Hormigón, ladrillo, vidrio

Presupuesto: US$ 1.780/m2

Superficie construida: 1.763 m2

Año de proyecto: 2013-2014

Año de construcción: 2014-2017

Fotografías: Philippe Blanc, Juan Purcell, José Quintanilla

Referencias

GADAMER, Hans Georg. Verdad y Método I. Salamanca: Ediciones Sígueme, 1997. [ Links ]

GADAMER, Hans Georg. Verdad y Método II. Salamanca: Ediciones Sígueme , 1998. [ Links ]

GUADET, Julien. Eléments et théorie de l’architecture : cours professé a l’Ecole nationale et Speciale des beaux arts, avec une notice sur la vie et les oeuvres de Julien Guadet. Paris: Librairie de la Construction Moderne, 1905. [ Links ]

*Fernando Pérez Oyarzun Arquitecto, Pontificia Universidad Católica de Chile, 1977. Doctor Arquitecto, Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona, 1981. Actualmente es profesor titular de la UC. Fue Director de la Escuela de Arquitectura entre 1987 y 1990, Decano de la Facultad de Arquitectura y Bellas Artes entre 1990 y 2000 y Jefe del Doctorado en Arquitectura y Estudios Urbanos entre 2014 y 2016. También ha sido Visiting Design Critic de la Universidad de Harvard, Simón Bolívar Professor de la Universidad de Cambridge y Fellow del Swedish Center for Advanced Studies. Entre sus publicaciones destacan trabajos sobre arquitectura moderna chilena y sudamericana. Ha ejercido como arquitecto de manera individual y como parte de equipos más amplios participando en diversas intervenciones en edificios patrimoniales.

*José Quintanilla Chala Arquitecto, Pontificia Universidad Católica de Chile, 1993. Doctor Arquitecto, Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona, 2004. Es miembro del Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña, España. Desde 2010 es profesor de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Estudios Urbanos UC. En 2007 funda Opalum, estudio de arquitectura con sede en Barcelona. Entre sus múltiples colaboraciones destacan el estudio de cabida para la Ciudad Judicial de Barcelona y L’Hospitalet de Llobregat (en colaboración con Enric Soria); estudio de Rehabilitación Integral de la Manzana del Centro Penitenciario La Modelo y la Escuela de Jueces de España. Dentro de sus publicaciones destaca el libro Los hechos de la arquitectura en colaboración con Fernando Pérez y Alejandro Aravena.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons