SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número98El peso de BitcoinLínea 6 del Metro de Santiago: bajo el lente de un usuario índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


ARQ (Santiago)

versión On-line ISSN 0717-6996

ARQ (Santiago)  no.98 Santiago abr. 2018

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-69962018000100044 

Obras y proyectos

Communal Villa. Producción y reproducción en viviendas para artistas

Pier Vittorio Aureli1 

Martino Tattara2 

Realism Working Group

1 DOGMA, Bruxelles, Bélgica. pv.aureli@dogma.name

2 DOGMA, Bruxelles, Bélgica. m.tattara@dogma.name

Resumen:

La masificación de la vida urbana no sólo supone que la ciudad debe compartirse con más gente, sino también que las actividades se comprimen en el espacio. Así, junto al hecho de que la vivienda unifamiliar de paso a la vivienda colectiva, el lugar de trabajo se está mezclando cada vez más con el espacio doméstico. Ante esta suerte de escenario neo-medieval, este proyecto propone una alternativa para esa doble síntesis: entre lo individual y lo colectivo y entre la vida y el trabajo.

Palabras claves: propiedad privada; trabajo; Friedrich Engels; capitalismo; Mietshäuser Syndikat

En su serie de artículos polémicos “Zur Wohnungsfrage” (El problema de la vivienda), Friedrich Engels criticaba los modelos de vivienda alternativos dentro del sistema capitalista como parte de un “socialismo burgués”. Para Engels, el problema no era la construcción de viviendas para trabajadores, sino establecer una crítica de la clase obrera a la ciudad capitalista, y por lo tanto, al capitalismo mismo. Esta afirmación, que ha perseguido durante décadas a aquellos arquitectos y activistas que han investigado modelos alternativos de vivienda, es un recordatorio de Engels de que el problema de la vivienda no puede separarse de las relaciones sociales capitalistas.

Figura 1 Communal Villa. Sección tipo de la villa comunitaria. El muro habitable separa los espacios individuales de los colectivos. 

El argumento de Engels es que las alternativas de vivienda son una ilusión o, peor aún, un paliativo reaccionario. Sin embargo, creemos que abandonar cualquier alternativa a la vivienda impulsada por el mercado debilita a quienes luchan por condiciones de vida dignas. Por lo tanto, rechazar por completo las alternativas de vivienda es ignorar cómo la dialéctica de producción y reproducción en las condiciones actuales de la lucha de clases está también definida espacialmente, y que la vivienda tiene en ello un papel significativo.

Figura 2. Muro habitable. 2A Planta primer nivel E. 1: 200; 2B Planta segundo nivel E. 1: 200; 3A Vista del espacio colectivo S. E.; 3B Vista de la habitación S. E. 

Nuestra intención no es responder al actual Wohnungsfrage (el problema de la vivienda) mediante una solución tipológica, sino utilizar la transformación tipológica de la villa - de casa familiar a casa comunitaria - para cuestionar la estructura política y económica que la ‘casa’ impone. Tal como Reinhard Bentmann y Michael Muller han argumentado en su crítica a esta tipología, la villa es una “utopía negativa”, que intenta construir una imagen idílica de la vida, liberada tanto de la presión de la ciudad como de la carga del trabajo productivo y reproductivo. Sin embargo, la evolución de la villa no sólo está vinculada a la explotación económica de la tierra, sino que su autosuficiencia debía ser soportada por trabajadores cuya dura labor a menudo era contraria a la imagen pastoral de la villa. Ante todo, la villa encarna la idea de la casa como un microcosmos protegido de la presión de la ciudad.

Figuras 4 a 7 4 Celda cerrada; 5 Celda abierta; 6 Celda para una persona; 7 Celda vista desde el nicho. 

Como alternativa a esta condición, hemos desarrollado nuestro proyecto Communal Villa, un modelo de vivienda colectiva para cerca de cincuenta artistas. Nuestra propuesta se centra en un modelo realista de vivienda para artistas que han elegido vivir y trabajar juntos. Hoy en día, las nuevas formas de producción implican una superposición entre el trabajo y la vida, a tal punto que se vuelven indistinguibles. Lejos de regirse por la jornada tradicional de 9 a 5, las formas contemporáneas de producción involucran la totalidad de la vida de los trabajadores y su espectro de relaciones sociales. El trabajo - pero también la vida en general - es más móvil, más precario, y ya no puede ser contenida dentro de tipologías rígidas. Esta condición es aún más marcada en el caso del trabajo creativo. Aquí la diferencia entre el reino de la vida y el del trabajo parece colapsar en un único espacio común. Sin embargo, las ciudades continúan desarrollándose en torno a una distinción clara entre espacio de trabajo y vivienda, reforzada a la vez por un marco legal que considera vivir y trabajar como dos dominios distintos. Esta condición choca con el propósito mismo del interior doméstico, el cual, desde su invención en el siglo XVIII, supuestamente existía en oposición compensatoria a la esfera del trabajo. En nuestra propuesta de Communal Villa, desafiamos esta visión de domesticidad con la propuesta de un espacio genérico y que, por lo tanto, trasciende la distinción entre vivir y trabajar.

Figura 8 Villa Suburbana. Planta nivel calle E. 1: 500 

Figura 9 Villa Suburbana. Planta primer nivel E. 1: 500 

Figura 10 Villa Suburbana. Planta segundo nivel E. 1: 500 

Figura 11 Villa Suburbana. Planta tercer nivel. E. 1: 500. Leyenda figuras 8 a 11: 1. Acceso; 2. Loggia; 3. Sala de reuniones y seminarios; 4. Cocina; 5. Sauna; 6. Piscina; 7. Taller ruidoso; 8. Estudio de grabación; 9. Lavandería; 10. Habitación para una persona (puede ser combinada con otras para formar habitaciones mayores); 11. Bodega; 12. Espacio colectivo multipropósito; 13. Habitación; 14. Área de estudio en galería; 15. Galería. 

¿Qué tipo de modelo de convivencia podría desafiar la estructura de la propiedad privada que sigue siendo, hasta hoy, uno de los objetivos más importantes de la vivienda?

Figura 12 Villa Urbana. Planta nivel calle E. 1: 500. 

Figura 13 Villa Urbana. Planta primer nivel E. 1: 500. Leyenda figuras 12 y 13: 1. Acceso; 2. Patio; 3. Espacio multipropósito; 4. Habitación; 5. Cocina; 6. Bodega; 7. Cocina. 

Communal Villa es una casa organizada siguiendo principios tales como los del Mietshäuser Syndikat (Sindicato de Viviendas). La organización de este sindicato existe en Alemania desde hace más de veinte años y su objetivo es retirar viviendas del mercado inmobiliario para incorporarlas a una estructura de propiedad colectiva. Communal Villa intenta vincular una nueva tipología de espacio habitable con la estructura económica del Mietshäuser Syndikat.

Figuras 14 y 15 Villa Urbana. 

Cada villa comprende espacios individuales (celdas) y espacios colectivos (estudios, talleres, cocinas, sauna, estudio de sonido, kindergarten, etc.). Esta organización tiene como objetivo maximizar el espacio colectivo y minimizar el espacio individual, para que este último se convierta en un verdadero espacio de refugio y al mismo tiempo incite a los inquilinos a vivir en el espacio colectivo.

Cada celda está equipada con un ‘muro habitable’, un elemento diseñado para borrar la distinción entre mueble y arquitectura. Construido a partir de madera contrachapada, el muro habitable contiene todas las necesidades vitales: almacenamiento, baño y habitación para dormir con estantes para libros. El reverso del muro habitable está diseñado como una gran área de almacenamiento de uso colectivo.

La naturaleza colectiva de nuestras villas se enfatiza mediante su arquitectura abstracta. Si el estilo, la decoración, el carácter y la representación siempre han hecho del espacio doméstico el espacio de la individuación del sujeto (hombre, mujer, padre, madre, hijo, etc.), nuestro objetivo con las Communal Villas es crear una arquitectura de la des-individuación, donde cada miembro de la comunidad - ya sea adulto o niño - tenga la misma cantidad de espacio e instalaciones.

Communal Villa

Arquitecto: Dogma (Peri Vittorio Aureli, Martino Tattara), Realism Working Group, Florian Schmidt

Equipo de proyecto: Luciano Aletta, Ezio Melchiorre, Ophélie Dozat, Giovanna Pittalis

Ubicación: Wohnungsfrage exhibition (Jesko Fezer, Nikolaus Hirsch, Wilfried Kuehn, Hila Peleg), Haus der Kulturen der Welt, Berlín

Materiales: Modelo 1:1 en madera contrachapada

Año de Proyecto: 2015

Más allá del cuadrado: sobre dogmas, propiedad y modelos alternativos

Felipe de Ferrari

Profesor Asistente Adjunto, Escuela de Arquitectura, Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile.

Nuestras ciudades y arquitecturas son informadas y afectadas por ideologías. La hegemonía neoliberal de los últimos 40 años ha incrementado la privatización y mercantilización de recursos, bienes comunes y esferas de nuestra vida. El orden global actual, basado en la propiedad privada y la deuda permanente (con la vivienda como el caso más emblemático), privilegia a unos pocos, desmantela las comunalidades existentes e instala la idea de que no existen alternativas.

Aquí, las prácticas artísticas - incluyendo a la arquitectura - tienen un rol clave. Ellas pueden confrontar directamente a la cultura imperante para traducir las políticas emancipadoras en una forma. Así, pueden invitar a pensar cómo mover las fronteras de lo posible en y desde todos los flancos.

La exhibición Wohnungsfrage intentó esto. Conceptualizada y co-curada por Jesko Fezer, Nikolaus Hirsch, Wilfried Kuehn e Hila Peleg, fue una instancia ambiciosa e inédita de exploración de las posibilidades de lo social y la auto-determinación respecto del futuro de la vivienda1.

En este contexto surge el proyecto Communal Villa, desarrollado por DOGMA junto al colectivo alemán Realism Working Group. Tal como sugiere su nombre, la propuesta desarrolla “un modelo realista de viviendas para artistas que han decidido vivir y trabajar juntos”, en la ciudad de Berlín (DOGMA et al., 2015). La propuesta parte del hecho que las nuevas formas de producción están disolviendo progresivamente los límites entre vida y trabajo, mientras la noción de ‘domesticidad’ - un instrumento y deseo a la medida del mercado - está más vigente que nunca.

Para esto, los autores trabajan en el marco definido por el Mietshäuser Syndikat (Sindicato de Viviendas), organización alemana fundada en 1992 en la escena squat de los noventa, cuyo objetivo es proteger la vivienda del insaciable mercado inmobiliario, administrando a la fecha 97 proyectos - con más de 1.800 habitantes en total - y evitando cualquier intento de venta o privatización, parcial o total, a través de asesoramiento y financiamiento en el desarrollo de nuevos proyectos. En simple, el modelo propone la definición de una propiedad compartida que funciona mediante arriendo, donde los residentes tienen amplio poder de decisión respecto de sus viviendas, pero no poseen propiedad individual sobre ninguno de sus espacios2 Un ‘hackeo’ al sistema de propiedad privada3.

La propuesta define dos modelos: la villa urbana y la suburbana. En ambos casos, se insiste en la lógica del claustro, minimizando el espacio individual y maximizando los colectivos4. Ambos modelos operan desde la arquitectura industrial, con componentes prefabricados, concentrando las redes en un ‘muro habitable’ que limita la esfera privada de la colectiva. Así se ofrece un marco para un tipo específico de vida en comunidad, mientras se disminuyen los costos de construcción al evitar las terminaciones5. Los autores proponen que estos volúmenes se implanten en terrenos en desuso (generalmente cercanos a infraestructuras y de propiedad municipal o de compañías ferroviarias, lo que facilitaría su cesión).

Cuando gran parte de la arquitectura contemporánea ha sido capaz de representar y dar forma construida al sistema neoliberal (en muchos casos rindiendo pleitesía), es deseable que proliferen estrategias sustentadas en un sistema de valores alternativos. No sólo para cubrir la deuda histórica con las mayorías sino para ampliar las posibilidades de la propia arquitectura. Al igual que en el caso del Subsidio de Arriendo o de la mediática Inmobiliaria Popular de Recoleta, la invitación es a pensar más allá del cuadrado y escudriñar áreas donde el mercado opera mal o no lo hace porque no le interesa6. Es así como la arquitectura será política y, ojalá, emancipadora.

Referencias:

DOGMA + Realism Working Group. Communal villa: production and reproduction in artists' housing. Leipzig: Spector Books, 2015. [ Links ]

1El título de la exposición es una referencia al ensayo publicado en 1872 por Friedrich Engels.

2Véase <syndikat.org/en>

3Véase Robert Burghardt, “Perspectives for a Realist Practice: Architecture in the Syndicate of Tenements”, En DOGMA et al. (2015).

4La habitación posee 45 m2 que se extienden hasta 80 m2 incluyendo los espacios colectivos, sin distinción alguna entre los distintos miembros de la comunidad.

5Según los autores, de 800 Euros/m2.

6Entrevista a Daniel Jadue, Alcalde de la comuna de Recoleta. En: Salomón Manzur. "Daniel Jadue y su apuesta por un 'Sename popular'”. Diario La Cuarta (17 de febrero de 2018). Disponible en: <http://www.lacuarta.com/noticia/daniel-jadue-apuesta-sename-popular/>

7The title of the exhibition is a reference to Friedrich Engels’ 1872 essay.

8See: <syndikat.org/en>

9See: Robert Burghardt, “Perspectives for a Realist Practice: Architecture in the Syndicate of Tenements,” DOGMA et al. (2015).

10The room has 45 m2 that go up to 80 m2 including collective spaces, without any distinction between different members of the community.

11According to the authors, 800 Euros/m2.

12Interview with Daniel Jadue, Mayor of the Recoleta District. In Solomon Manzur. "Daniel Jadue and his bet for a 'popular Sename'." La Cuarta newspaper (February 17, 2018) Available at: <http://www.lacuarta.com/noticia/daniel-jadue-apuesta-sename-popular/>

* Pier Vittorio Aureli Arquitecto, Università IUAV di Venezia, Italia, 1999. PhD, TU Delft, Países Bajos - Berlage Institute, Rotterdam, 2005. Co-fundador, junto a Martino Tattara, de la oficina DOGMA. Fue director del programa de PhD The City as Project, Berlage Institute. Actualmente se desempeña como profesor en la AA School of Architecture, Londres y es profesor visitante en Yale University. Autor de numerosos ensayos y libros, entre los que destacan The Project of Autonomy (Princeton Architectural Press, 2008), The Possibility of an Absolute Architecture (MIT Press, 2011), Pier Vittorio Aureli entrevistado por 0300 TV (Ediciones ARQ, 2014).

** Martino Tattara Arquitecto, Università IUAV di Venezia, 2002. Master of Architecture, Berlage Institute, Rotterdam, 2005. Doctor, Università IUAV di Venezia, 2008. Co-fundador, junto a Pier Vittorio Aureli, de la oficina DOGMA. Ha enseñado en el Berlage Institute, Rotterdam y como profesor visitante en la Università di Cagliari. Actualmente se desempeña como profesor de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Católica de Lovaina.

*** Realism Working Group hello@realismworkinggroup.com Fundado en 2007, el Realism Working Group comenzó como una serie de seminarios libres a cargo de estudiantes autoorganizados en Frankfurt am Main que desde 2013 viró hacia la exploración de posibilidades concretas para la vivienda colectiva. Las actuales condiciones de gentrificación excesiva en Frankfurt am Main llevaron al Realism Working Group a centrarse en el modelo del Mietshäuser Syndikat (Sindicato de viviendas) como campo de investigación. En el proyecto para Wohnungsfrage, el grupo está representado por los artistas Martin Stiehl, Jessica Sehrt y Jeronimo Voss.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons