SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número98Línea 6 del Metro de Santiago: bajo el lente de un usuarioSlums. Desmontando el concepto índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


ARQ (Santiago)

versión On-line ISSN 0717-6996

ARQ (Santiago)  no.98 Santiago abr. 2018

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-69962018000100066 

Obras y proyectos

Sistema Modular de Preescolares

Resumen:

La así llamada ‘arquitectura social’ nos ha habituado a ejemplos en que la calidad del diseño no está al mismo nivel que las intenciones del proyecto. Este caso es una excepción a esa regla: ante el encargo estatal de construir un sistema de establecimientos preescolares para llegar a los ciudadanos más pequeños de un país, el proyecto parte del módulo más pequeño para transformarlo en un sistema combinatorio y repetible, permitiendo así que la intervención alcance una escala nacional.

Palabras clave: espacio escolar; diagrama; repetición; Reggio Emilia; tipología

Figura 1 

El proyecto consiste en 21 Centros de Desarrollo Infantil - CDI - para el departamento del Atlántico, Colombia, en diferentes implantaciones urbanas y semiurbanas en 18 pequeños pueblos. Estos nuevos CDI debían ser más que un jardín infantil. Por esta razón se abren a la comunidad y se convierten en puntos de referencia, lugares de encuentro e integradores sociales.

Figura 2 

Como bien sabemos, el espacio escolar moderno se ha organizado en base a la eficiencia y la utilidad, con tipologías en peineta o patio-claustro fundamentadas en la vigilancia y el control. Para esta propuesta, sin embargo, nos basamos en las ideas del método educativo Reggio Emilia, desarrollado por Loris Malaguzzi, que considera al espacio escolar como un mecanismo de aprendizaje en sí mismo que debe tener un rol pedagógico y no sólo funcional. Así, la arquitectura busca valorar la totalidad del espacio escolar como un lugar de formación, aprendizaje y relaciones sociales.

Figura 3 Sistema de colocación de módulos base y generación de patrones de asociación adaptables. 

Nuestro diseño de un espacio escolar para la primera infancia apuesta, entonces, por lugares que permitan la diversidad y multiplicidad de experiencias para el aprendizaje e intercambio, entendiendo que este proceso no ocurre exclusivamente en las aulas sino en todas las interacciones diarias y rutinas: como a un niño no le interesa llegar rápido de un aula a otra ni ser más eficiente, un corredor sinuoso puede convierte en un instrumento educativo en sí mismo. De esta forma, el proyecto propone un espacio lúdico para el aprendizaje, donde la arquitectura sea el ‘tercer profesor’, como sugiere Malaguzzi.

El sistema

Figura 4 Catálogo de 21 centros preescolares. 

Más que una arquitectura acabada y cerrada, planteamos el desarrollo de un sistema abierto y adaptativo compuesto por módulos y patrones de asociación que le permitan adaptarse a diversas situaciones topográficas, urbanas o programáticas. Esta aproximación supone una crítica a la idea de que la forma nace del lugar. Por el contrario, nos interesan más los valores de posición y disposición con respecto a la lectura del lugar.

Figura 5 

Lo que se genera son edificios dispuestos a crecer, expandirse, cambiar y adaptarse según circunstancias particulares; así, en contra de mecanismos de composición formal o geométrica, presentamos una estrategia de disposición que admite cambios, ajustes o permutaciones. Una práctica más cercana a una estrategia que al objeto finito y cerrado del diseño de autor.

Figura 6 

Dado que los espacios cerrados se presentan como módulos independientes y autosuficientes, se hace necesaria una cinta de circulación - una cadena que une los diferentes módulos programáticos - aprovechable para diferentes actividades. La organización en cadena permite enfrentar con libertad las condiciones del lugar y la forma del lote: puede plegarse, replegarse, girar para evadir obstáculos, alargarse, girar para unir partes y enrollarse.

Figura 7 De arriba abajo: modelo patrón herradura, modelo patrón en flor, modelo patrón caracol. 

En el acceso estarán los módulos del aula múltiple y la batería de baños grande (adultos y niños) para que sirvan tanto al CDI como a la comunidad. Hacia el acceso también se ubicará la administración, próxima a la sala cuna (dos módulos), mientras el comedor (tres módulos) estará cerca de los módulos de servicios (un módulo grande y uno pequeño). Después se ubicará un conjunto de 8 módulos de aulas de sala cuna y otro de 8 módulos de aulas de jardín con dos módulos de baños para niños.

Figura 8 

Las disposiciones tipológicas fueron surgiendo del tamaño y forma del lote. Las tipologías de espiral y cerrada se implantan en lotes de formas más cuadradas, la tipología de herradura, en los lotes rectangulares donde hay un lado muy angosto y en los lotes más extensos se ubica la tipología de flor.

Figura 9 

Esta metodología de trabajo implica facilidad y rapidez en el proceso de la construcción, bajando costos, tiempos de desarrollo y garantizando que el proyecto se lleve a cabo en su totalidad. Al estar compuesto por piezas idénticas, el sistema trae además ventajas económicas: la compra masiva de materiales, los procesos de contratación y un eficaz protocolo de mantención y reposiciones tipificadas permite reducir costos; igualmente permite que la institucionalidad opere de forma industrializada y rápida (los 21 preescolares se construyeron en tan solo 3 años).

Figura 10 

Repetición y diferencia

Nos interesa el diagrama como proyecto. El diagrama no es una geometría, sino una estructura gráfica de pensamiento asociada a un procedimiento operativo (instrucciones de uso) que define los datos físicos, relaciones y programas básicos de la idea. No tiene escala ni lugar preciso; por lo general es inacabado y adaptativo. En su origen se resumen todas las condiciones. Entre más se mantenga y mientras el proyecto opere de forma diagramática, más potente es.

Figura 11 

A su vez, un sistema repetible no determina su diferencia en los elementos que lo componen - pues son los mismos - sino en cómo se disponen y relacionan.

Pensar la arquitectura como un diagrama compuesto por un sistema de piezas, a la manera de un juguete, permite democratizar el acceso a ella. Como si fuera un software de código abierto, cada pueblo podrá definir cómo aplica el sistema para hacer sus preescolares. De hecho, si bien desarrollamos el sistema y su aplicación en 21 lugares diferentes, otros arquitectos locales están desarrollando actualmente 10 proyectos más con el mismo sistema.

Figura 12 Planta proyecto Finca La Cruz. S. 1: 1.000 

Así, el valor del sistema no reside en su composición u originalidad, sino en su replicabilidad en base a instrucciones y protocolos de organización o disposición. Una vez que el sistema sea utilizado por otros arquitectos para construir múltiples preescolares, saber quién es el arquitecto no tendrá sentido. Casi nadie sabe quién inventó las piezas de Lego; lo que importa es cómo operan y cómo se juega con él.

Figura 13 

21 Preescolares del atlántico

Arquitecto: Giancarlo Mazzanti

Equipo de proyecto: Juan Manuel Gil, Juliana Zambrano, Simon Escabi, Natalia Canal, David Córdoba, Stanley Schultz

Ubicación: Atlántico, Colombia

Cliente: Gobernación del Atlántico

Materiales: Estructura de malla metálica, poliestireno, hormigón proyectado. Enchape de mosaico veneciano verde. Pisos de hormigón afinado con capa de pintura epóxica.

Año de Proyecto: 2016

Fotografías: Alejandro Arango, Alfonso Manjarrez, Valentina Sáchica

Originalidad versus masividad

Rayna Razmilic

Académica, Facultad de Arquitectura, Universidad San Sebastián, Santiago, Chile.

La masividad es inherente a casi cualquier política de estado. Por eso, cuando en 2015 el diario El País de Colombia publicó una noticia sobre la próxima política pública de educación para la primera infancia, lo hizo acentuando las cifras entregadas por la entonces ministra de Educación Gina Parody: “7.778 niños desertan”1. Para el gobierno colombiano, la masividad en la futura ley no era sólo deseable, sino ineludible: en el país son más de 5 millones de niños entre los cero y los cinco años, segmento de la población para el cual se estaba diseñando la estrategia “De cero a 5iempre” (sic). Si bien esta política venía forjándose desde 20052, la ley no se aprobó hasta 2016 y entre las promesas estaba la construcción de al menos cien nuevos Centros de Desarrollo Infantil (CDI). Una clara oportunidad para el rubro de la arquitectura.

Justamente en paralelo, Giancarlo Mazzanti ya ensayaba sus ideas de arquitectura infantil. Uno de sus primeros jardines publicados - El Porvenir, terminado en 2009 - ya se proponía como un sistema, aspirando además a ser un edificio abierto a la comunidad, “visible y emblemático” para el área. Pero la estrategia modular era incipiente y la planta todavía caía en la composición geométrica de figuras, en este caso, encajadas al interior de un óvalo. El siguiente proyecto construido - terminado en 2011 - fue el Jardín Infantil Timayui: esta vez, el sistema era efectivamente una configuración modular replicable donde ya aparecían la estructura de muros portantes y los revestimientos de mosaico veneciano verde que luego estarían en la propuesta para los preescolares del Atlántico.

Curiosamente, estas exploraciones se limitaron al contexto colombiano. Su proyecto de 2012 para el concurso del preescolar de Loris Malaguzzi en Italia - basado en los principios de la filosofía Reggio Emilia que también profesarían los proyectos en Colombia de 2011 y 2016 - anulaba por completo el módulo y la replicabilidad. Este edificio fue entendido como una pieza única y no como una posibilidad de poner a prueba sus ensayos en un plano internacional. Parece lógico: no había una política pública por la cual apostar a la masividad. Además, el concurso ofrecía una oportunidad para promover la ‘buena arquitectura’ de su oficina y - a pesar del tiempo invertido en sus otros proyectos - la decisión fue hacerlo a través de la singularidad. El renombre internacional y la masividad parecen ser excluyentes: sólo se admiten originales.

Pero para cualquier arquitectura que aspira a ser masiva, la repetición parece inherente. No sólo por cuestiones de economía de escala, sino también rapidez, mano de obra, eficiencia en su mantenimiento, etcétera. Idealmente, el arquitecto habrá de saber responder a estos ‘grandes’ problemas y aun así alcanzar el reconocimiento a través de su autoría. Lo cierto es que, al menos en su producción local, Mazzanti ha intentado formular una solución contemporánea al desafío que la masividad conlleva: reemplazar la estandarización por la flexibilidad, entendiendo que repetir no tiene por qué ser clonar. Así, se distancia del plano tipo (una forma) para acercarse al diagrama (un sistema de relaciones), tal como lo haría van Eyck en el Orfanato de Ámsterdam (1960)3. Lo realmente interesante, sin embargo, no estará en los veintiún preescolares diseñados por Mazzanti (porque claro, proponer un sistema frente a una política permite hacerse de decenas de encargos), sino los diez que otros arquitectos de diferentes localidades están desarrollando actualmente en base a su sistema. Será, precisamente, cuando el sistema se aplique fuera de la autoría - ajeno al genio creativo original - cuando su potencial, impacto masivo y validez se ponen a prueba.

1Redacción de El País. “7778 niños desertan en transición en Colombia, dice Mineducación”. El País (Colombia). En: http://www.elpais.com.co/cali/7778-ninos-desertan-en-transicion-en-colombia-dice-mineducacion.html (consultado el 30 de enero, 2018)

2Ya en 2006 se iniciaba el proceso de “construcción participativa”. Ver: Ministerio de Educación Nacional de la República de Colombia. “Antecedentes Política Primera Infancia”. En: https://www.mineducacion.gov.co/primerainfancia/1739/article-177829.html (consultado el 30 de enero, 2018).

3Aunque en el caso de Aldo van Eyck el proyecto estaba en las afueras de Ámsterdam y la configuración que genera la unidad base aspira a construir una pequeña ciudad, no a detonar una regeneración urbana como es el caso de los CDI. Ver: STRAUVEN, Francis. “Aldo van Eyck. Shaping the New Reality From the In-between to the Aesthetics of Number”. En Study Centre Mellon Lectures. CCA, Mayo 24, 2007. También: BOER, René; VAN IERSEL, Michiel. “Orphan City”. Harvard Design Magazine, no. 41 (Fall-Winter 2015): 177-181.

4El País. “7778 niños desertan en transición en Colombia, dice Mineducación.” El País (Colombia). In: http://www.elpais.com.co/cali/7778-ninos-desertan-en-transicion-en-colombia-dice-mineducacion.html (accessed January 30, 2018)

5De cero a 5iempre” translates to “From zero to always,” the catch being the letter ‘s’ from ‘always’ in Spanish (siempre) is switched by a 5, simultaneously signaling the age range covered by the Law (ages 0 to 5) and the lasting impact the policy should have in kids’ lives.

6The ‘participatory construction’ process began in 2006. See: Ministerio de Educación Nacional de la República de Colombia. “Antecedentes Política Primera Infancia.” In: https://www.mineducacion.gov.co/primerainfancia/1739/article-177829.html (accessed January 30, 2018)

7Although in the case of Aldo van Eyck, the project was on the outskirts of Amsterdam and the configuration generated by the unit aims to construct a small city, not detonate an urban regeneration as is the case of the policy and its kindergartens. See: STRAUVEN, Francis. “Aldo van Eyck. Shaping the New Reality From the In-between to the Aesthetics of Number.” In Study Centre Mellon Lectures. CCA, May 24, 2007. Also: BOER, René; VAN IERSEL, Michiel. “Orphan City.” Harvard Design Magazine, no. 41 (Fall-Winter 2015): 177-181.

Dirección para correspondencia: gmazzanti@gmail.com

* Giancarlo Mazzanti Arquitecto, Pontificia Universidad Javeriana de Colombia, Posgrado en Historia y Teoría de la Arquitectura, Universidad de Florencia, Italia 1991, Posgrado en Diseño Industrial, Universidad de Florencia Italia, 1991. Ha dictado clases en las universidades de Harvard, Columbia y Princeton, y es el primer arquitecto colombiano en exponer sus obras en la colección permanente del MoMA de Nueva York y en el Centro Pompidou de París. Sus obras y proyectos han sido expuestos en la Bienal de Arquitectura de Venecia (2016), la Trienal de Milán (2016), la Bienal de Arquitectura de Chicago (2015), el Museo Georges Pompidou en París, Francia (2015) y en el Museo Nacional Reina Sofía de Madrid, España. Es autor de los libros Alfabetos, Variaciones en la Arquitectura (2000), Escenarios Deportivos Juegos Suramericanos de Medellín (Bogotá, 2000), y coautor de Tres Exposiciones Tres Juegos (México DF, 2017), e Inspiration and Process in Architecture, El Equipo Mazzanti (Milán, 2018). Actualmente es profesor invitado en la Universidad de Columbia en Nueva York y en la Universidad de Los Andes, Colombia, además de ser director de diseño de El Equipo Mazzanti. Juan Manuel Gil Arquitecto, Universidad del Valle Cali, Colombia, 2004. Amplia experiencia en el sector privado y público colombiano, especializado en administración de presupuestos, gestión de proyectos y cronogramas.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons