SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número100Posibles roles de las arquitectas en la materialización de la arquitectura en ChileLa primera piedra, puesta o arrojada índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


ARQ (Santiago)

versión On-line ISSN 0717-6996

ARQ (Santiago)  no.100 Santiago dic. 2018

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-69962018000300054 

Obras y proyectos

Nociones estructurales

Cristián Izquierdo1 

1 Profesor, Escuela de Arquitectura, Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile. c.izquierdo@izquierdolehmann.com

Resumen

La estructura es aquello que permite que algo resista. Por eso la palabra sirve por igual para construcciones o ideas: en las primeras, la estructura es la que les permite mantenerse en pie y en las segundas es la que permite organizar los argumentos. Sin embargo hay ejemplos, como los de esta selección, donde ambas nociones van de la mano: cuando una idea sobre estructura llega a materializarse en una construcción física.

Palabras clave: ideas; civilidad; geografía; estrategia; composición

El índice de ARQ hace patente el lugar desde donde se produce la revista: un país de construcciones recientes y frágil cultura material, cuyo patrimonio principal ha sido la geografía. Podemos entender ARQ como un esfuerzo civilizatorio, una revista donde la ciudad - el lugar de la civilidad - se ha pensado como anhelo arquitectónico en estado puro, como idea de civilización subyacente a cualquier encargo. Su índice está plagado de intentos por describir una cabaña primitiva, una estructura artificial apta para la vida civilizada. La selección propuesta, más que elucubrar sobre un momento primigenio de la arquitectura, busca mostrar estructuras arquitectónicas que contengan ideas de ciudad.

La palabra ‘estructura’ en arquitectura puede entenderse de varias maneras. En la habitación en Chiloé (ARQ 39) es tanto un sistema para descargar el peso de la construcción al suelo como un marco de referencia para comprender la realidad. Tanto un orden mental que liga las distintas partes del proyecto como un dispositivo para comparar los objetos que pueblan un particular mundo interior. La estructura, en este caso, permite consolidar un universo interior autónomo como una burbuja separada del exterior, aunque visible a través de esta.

En el Conjunto Matta Viel (ARQ 42), en cambio, coexisten múltiples intimidades. Lo común a ellas lo resuelve la organización general. Sus diferencias las arbitran los detalles. Un partido en peineta promueve las ventajas de la vida colectiva, abriéndose a un parque y consolidando los bordes del resto de la manzana. Luego, una serie de dilataciones (entre la persiana y la ventana, entre los departamentos y el pasillo, entre los bloques y la calle, entre un peldaño y otro) otorgan intimidad a las unidades, enfatizando la individualidad de los elementos donde se requiere.

La ciudad se estructura a partir de la confluencia de fuerzas exteriores e interiores, públicas y privadas. La administración del hogar (que antiguamente llamaban oikonomia) y la deliberación sobre asuntos públicos (la política) son actos de gobernanza, pero también transcurren en un lugar. La sección del edificio Cruz del Sur (ARQ 73) manifiesta esta dicotomía. Su reducción de tamaño en los pisos inferiores mejora la proporción de la plaza que accede al registro civil y su aumento en los superiores otorga más metros cuadrados de renta allí donde son más valorados. La delimitación del espacio público y privado resulta beneficiosa para ambos. Ahora, la vista del edificio a lo lejos tras una avenida elevada manifiesta más el valor de los pisos superiores que la plaza bajo él.

Si Cruz del Sur es un edificio privado con un uso público, la CEPAL (ARQ 24) es un edificio público de uso restringido. Su organización en torno a un patio genera una particular relación con el suelo circundante. Un gran vacío central congrega una multiplicidad de piezas acabadas y distintas en una misma institución. Agrupar los programas en una estructura centralizada implica delimitar un núcleo separado del exterior. Al suspender el anillo circundante al patio, la CEPAL consigue enmarcar el cielo en altura y abrir el nivel de suelo a múltiples accesos. La subversión de tipologías tradicionales - como el zigurat, la manzana exterior o el patio - permite resolver la relación entre las partes y la ciudad sin comprometer la integridad de la composición.

Si la CEPAL despliega la encrucijada composicional a la que se enfrenta una institución de planta centralizada en una sociedad abierta, el Centro Oriente (ARQ 40) identifica la multiplicidad de variables y programas que pueden componer un centro. Comercio, calles, estacionamientos, parques e instituciones públicas se ordenan considerando no sólo los trazados preexistentes de la ciudad, sino la dimensión geográfica de la cordillera.

La presencia de la geografía resulta insoslayable en una ciudad policéntrica y suburbana. La forma y ubicación de las nuevas construcciones en el territorio dependen en gran medida de las redes de infraestructura que las sirven. ¿Cómo pensar arquitectónicamente este conjunto de sistemas concebidos precisamente para servir ‘por debajo’ a una estructura sin acusar su presencia? El Restaurante sobre la Autopista del Sol (ARQ 45) emplea elementos de construcciones infraestructurales (vigas y pilares cuyo orden formal no es otro que el de las luces de la carretera y las juntas de dilatación) como ‘objetos encontrados’ que resignifican su comprensión habitual mediante un nuevo uso (comer y avisar de la presencia de una bencinera) más que una nueva forma.

Mientras las conexiones infraestructurales difuminan la diferencia entre naturaleza y artificio, el paisaje natural ha adquirido cada vez más una condición monumental. El Teatro Épico de Waterloo (ARQ 18), en vez de esconder la intervención humana para aparentar que se está en lo indómito, monumentaliza las posibilidades del paisaje artificial. Árboles y topografías no se conciben como disponibles para su manipulación técnica, sino como dispositivos de significación cultural que evocan memorias colectivas.

En la arquitectura del paisaje la relevancia de las preexistencias suele sugerir una aproximación empírica al diseño, escéptica de decisiones generales. La cantidad y posición de los elementos que componen las Termas Geométricas (ARQ 65) obedecen a una estrategia frente al sitio antes que a una composición acabada. Ahora bien, buena parte de su exuberante experiencia puede ser referida a una idea común: circular por sobre el río, no por el lado. Esta no es una arquitectura ni ‘de las sensaciones’ ni ‘de las ideas’, sino una de intenciones que recorre el proyecto en sus múltiples dimensiones.

La diferencia entre estrategia y composición se refiere a la forma de enfrentar el proyecto, no al alcance significativo de sus resultados. Si las termas se ordenan siguiendo una estrategia, la silla Puzzle (ARQ 8) obedece a una composición. Nada en ella se puede alterar, cada parte necesita de la otra. El sistema estructural se perfecciona al cumplir su propósito, su rigidez aumenta al sentarse en ella. El valor de la estructura se intensifica con su uso.

El uso, entonces, depende de una noción de valor cultural. Sin ella no tenemos cómo medir la validez de nuestros propósitos arquitectónicos. La dificultad para pensar la ciudad hoy refleja la crisis del concepto mismo de civilidad, esa construcción cultural que permite la deliberación pública. Nautilus (ARQ 46) mostró lo que pasa cuando la administración doméstica se torna discusión pública. Pensar la ciudad parte por pensar cómo nos mostramos ante el mundo.

ARQ 39 (agosto, 1998): 28-30

Figura 1 La Habitación. Smiljan Radić, 1992-1997. 

ARQ 42 (julio, 2000): 52

Figura 2 Conjunto Matta Viel. Bresciani, Valdés, Castillo, Huidobro, 1956. 

ARQ 24 (septiembre, 1993): 26

Figura 3 Edificio CEPAL. Emilio Duhart y asociados, 1960. 

ARQ 73 (diciembre, 2009): 8

Figura 4 Edificio Cruz del Sur. Luis Izquierdo, Antonia Lehmann, 2009. 

ARQ 40 (noviembre, 1998): 42-49

Figura 5 Centro Oriente. Corporación de Mejoramiento Urbano CORMU, Miguel Eyquem, Arturo Baeza, 1970-1974. 

ARQ 18 (septiembre, 1991): 4-11

Figura 6 El teatro épico: monumento a la batalla de Waterloo, Rodrigo Pérez de Arce, Alan Gordon Morris, 1991. 

ARQ 45 (julio, 2000): 22-25

Figura 7 Restaurante sobre la Autopista del Sol, Juan Sabbagh, Mariana Sabbagh, Julio Aguirre, 1999. 

ARQ 65 (abril, 2007): 68-73

Figura 8 Termas Geométricas, Germán del Sol, 2003. 

ARQ 08 (noviembre, 1983): 27-29

Figura 9 Silla Puzzle, Juan Ignacio Baixas, 1983. 

ARQ 46 (octubre, 2000): 28-33

Figura 10 Nautilus, la casa de vidrio, Arturo Torres, Jorge Christie, 2000. 

* Cristián Izquierdo

Arquitecto, Pontificia Universidad Católica de Chile, 2009. MSc Advanced Architectural Design, Columbia University, 2014. Ha recibido el Honor Award for Excellence in Design y Lucille Smyser Lowenfish Memorial Prize. Desde 2010 trabaja de manera independiente. En 2012 se integra como socio a Izquierdo Lehmann arquitectos. Sus proyectos han sido publicados y expuestos en Chile y el extranjero, entre ellos en el MoMA de Nueva York (Young Architect Program, 2015) y en la exposición «Extra-Ordinary» del CFA de Nueva York (2016). En 2015 su proyecto Casa en Futrono fue destacado en la XIX Bienal de Arquitectura de Chile. Actualmente se desempeña como profesor en la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons