SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número100La primera piedra, puesta o arrojadaVolviendo al presente índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


ARQ (Santiago)

versión On-line ISSN 0717-6996

ARQ (Santiago)  no.100 Santiago dic. 2018

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-69962018000300074 

Obras y proyectos

La arquitectura de la justicia espacial

Pía Montealegre1 

1 Directora de Investigación y Publicaciones, Facultad de Arquitectura y Diseño, Universidad Finis Terrae, Santiago, Chile. pmontealegreb@gmail.com

Resumen

En la segunda década del siglo XXI existe un cierto consenso respecto a que la arquitectura tiene una relación estrecha - u ontológica - con la política. El debate aparece, sin embargo, cuando preguntamos qué opción política defiende una cierta arquitectura. Esta selección de diez proyectos recoge aquellos casos en que la creación, apertura y formalización de espacios - lo que hace la arquitectura - ha sido una forma de acercarse a un ideal de justicia social.

Palabras clave: política; rol social; ética; equidad; público

La justicia no es un asunto encerrado en los límites de la esfera social. El espacio produce y reproduce las relaciones de poder, del capital, de clase y de cultura, por nombrar sólo algunas. Así, en el espacio se materializan las condiciones de oportunidad para unos y marginalidad para otros. En este campo, en el que pugnan grandes fuerzas, el papel de la arquitectura parece secundario, aunque puede tener efectos transformadores si consigue torcer un lugar a favor de la equidad. Diseñar para la justicia social, para un proyecto público del espacio implica grandes desafíos que empujan el quehacer fuera de los límites de la convención.

La conciencia política del rol social de la arquitectura puede leerse en la incidencia histórica de notables arquitectos en la provisión de vivienda social. En grandes operaciones, como la Villa La Reina, o en estrategias más precisas y experimentales, como la Quinta Monroy, la movilización del conocimiento se ha orientado a mejorar la condición de vida de los más vulnerables. Las obras responden, por lo general, a encargos políticos de una agenda mayor en donde la arquitectura debe saber insertarse con la discreción de un músico en una gran orquesta. Como regla general, las obras se ven conminadas a minimizar los recursos económicos y maximizar sus posibilidades. La dimensión racional del oficio se ve desafiada al aprovechamiento del potencial de lo ya existente, como en la estrategia de transformar el río Mapocho en una vía pedaleable.

A veces el encargo conlleva, además, la difícil misión de fundar lugares de esperanza en paisajes de precariedad y deterioro, como las bibliotecas de Medellín, la Residencial Parque Novo Santo Amaro V - en medio de las favelas paulistanas - o el Programa de Parques Urbanos del MINVU de los años 90. Los efectos de las obras deben percibirse fuera de sus límites prediales y teóricos, recomponiendo no sólo el paisaje físico de los lugares, sino también las relaciones afectivas de los ciudadanos con su entorno. Así, proyectos como la Rehabilitación de la Unión Obrera en el cerro Cordillera reivindican la dignidad de la memoria de una comunidad.

Si bien el diseño es un factor decisivo en el sentido de apropiación que las personas profesan por los espacios, la libertad creativa debe ponderarse para facilitar una gestión política que los conserve en el tiempo. A veces las obras se sitúan en el límite de la presencia discursiva ya sea por su levedad o, bien, por quedar discretamente subsumidas en una morfología que obedece a problemas técnicos, como en el caso de la Línea 6 del Metro de Santiago. Por otra parte, la obra que apunta al público debe jugar en el terreno de la especulación y acertar con los requerimientos de un usuario que es anónimo, pero no por eso menos presente. Una arquitectura que debe aprender a modular el volumen de su voz en un escenario donde los protagonistas son otros.

A veces, la imagen arquitectónica se pondera hasta transformarse en un lenguaje de recomposición natural, como sucede en la estrategia paisajista del parque Kaukari, que recupera el río Copiapó para la ciudad. En otras ocasiones, el lenguaje es una declaración de fuerzas, especialmente cuando los proyectos públicos construyen gestos de justicia al rescatar territorios arrebatados a la vida urbana, como el parque Río Manzanares que cubrió la autopista M-30 en Madrid.

Las obras que aspiran a construir justicia en el espacio materializan una ética de objetivos discretos pero estratégicos, donde el pensamiento arquitectónico tiene mayores dimensiones que las del artefacto construido.

ARQ 86 (diciembre, 2002): 31-43

Figura 1 Villa La Reina. Equipo de proyecto: Municipalidad de La Reina, Pontificia Universidad Católica de Chile, INACAP y futuros pobladores, 1966. 

ARQ 24 (septiembre, 1993): 21-25

Figura 2 Programa de parques urbanos en Santiago. Equipo de proyecto: Sergio León, Pablo Trivelli, Francisco Schmidt, M. Angélica Alvarado, M. Teresa Ugarte, M. Isabel Alonso, A. María del Valle, 1993. 

ARQ 57 (julio, 2004): 30-33

Figura 3 Quinta Monroy. Alejandro Aravena, Alfonso Montero, Tomás Cortese, Emilio De la Cerda, Andrés Iacobelli, 2004. 

ARQ 73 (diciembre, 2009): 36-39

Figura 4 Rehabilitación Unión Obrera. María José Castillo, Raúl Araya, 2008. 

ARQ 71 (abril, 2009): 20-31

Figura 5 Dos bibliotecas en Medellín. Giancarlo Mazzanti, 2007. 

ARQ 72 (agosto, 2009): 20-25

Figura 6 Parque Río Manzanares. Burgos & Garrido Arquitectos s.l., Porras & La Casta Arquitectos S.C.P., Rubio & Álvarez-Sala Arquitectos, West 8 - Urban Design & Landscape Architecture B.V. 2011. 

ARQ 86 (abril, 2014): 88-92

Figura 7 Residencial Parque Novo Santo Amaro V. Héctor Vigliecca, Luciene Quel, Neli Shimizu, Ronald Werner, Caroline Bertoldi, Kelly Bozzato, Pedro Ichimaru, Bianca Riotto, Mayara Rocha Christ, Fábio Pittas, Thaísa Fróes, Aline Ollertz, Sérgio Faraulo, Paulo Serra, Luci Maie, 2012. 

ARQ 85 (diciembre, 2013): 48-51

Figura 8 Mapocho pedaleable, Santiago, Chile. Tomás Echiburú, Osvaldo Larrain, 2013. 

ARQ 98 (abril, 2018): 54-65

Figura 9 Línea 6 del metro de Santiago: bajo el lente de un usuario. MOBIL Arquitectos, ACXT Arquitectos (IDOM), 2017. 

ARQ 99 (agosto, 2018): 70-82

Figura 10 Parque Kaukari del río Copiapó. Teodoro Fernández Arquitectos. Teodoro Fernández, Paulina Courard, Macarena Gaete, Milva Pesce, Benjamín López, 2018. 

* Pía Montealegre

Arquitecta, Magíster en Arquitectura y Doctora en Arquitectura y Estudios Urbanos, Pontificia Universidad Católica de Chile. Directora de Investigación y Publicaciones, Facultad de Arquitectura y Diseño, Universidad Finis Terrae. Sus líneas de investigación se relacionan con la historia urbana, el espacio público, el paisaje y la memoria. Es docente de cátedras teóricas y prácticas de urbanismo en diversas universidades de Chile. Del mismo modo, posee experiencia profesional relacionada con proyectos de espacio público.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons