SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número103Parque Pachacamac: el zócalo y el mantoArquitectura y ecología: el Cementerio General de Santiago como un caso ejemplar índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


ARQ (Santiago)

versión On-line ISSN 0717-6996

ARQ (Santiago)  no.103 Santiago dic. 2019

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-69962019000300090 

Lecturas

Lina Bo Bardi y el suburbio

Cláudia Costa Cabral1 

1 Facultade de Arquitetura, Universidade Federal do Rio Grande do Sul, Brasil.

Resumen

En una época previa a la liberalización del suelo hubo un momento en que los arquitectos creyeron que se podía diseñar un modelo alternativo al campo y la ciudad. En este ensayo vemos un desconocido proyecto de Lina Bo Bardi para un desarrollo suburbano, lo que nos permite entender cómo esta gran arquitecta pensaba la relación entre arquitectura y naturaleza.

Palabras clave: ecología; urbanización; Brasil; casa; ensayo

La cuestión ambiental ha reinsertado la naturaleza en el centro del debate arquitectónico, forzando el diálogo con campos del saber como las ingenierías, las ciencias biológicas e incluso las ciencias humanas, como ocurre en el caso de la reciente historia ambiental1. Pero dichos diálogos son también una oportunidad para reforzar y renovar las perspectivas disciplinares, especialmente en la historiografía de la arquitectura moderna. En La invención del paisaje, Anne Cauquelin llamó la atención sobre una dimensión formal de las cuestiones ambientales, que no es en absoluto despreciable. Si muchas veces el conjunto de operaciones económicas, discursos científicos y políticas ambientales forman un tejido complejo, que tiende a considerar la idea de paisaje como un «esteticismo inútil», ella argumenta que no se debe menospreciar «el artificio superior de la visualización y de la puesta en escena de los elementos naturales», pues, «mucho más que un rótulo estético», el paisaje podría conferir lo que ella denomina «unidad de visión a las diferentes facetas de una política ambiental» (Cauquelin, 2008:9).

Analizaremos aquí esas preguntas a partir del Conjunto Itamambuca (Figura 1), desarrollado en 1965 por Lina Bo Bardi (1914-1992). Nunca ejecutado - y quizás por eso poco conocido -, el estudio de Bo Bardi para este proyecto permanece como una contribución a ese debate al confrontar la escala del territorio y del paisaje según una visión muy particular de las relaciones entre arquitectura y naturaleza.

Fuente: Colección del Instituto Lina Bo y P.M. Bardi

Figura 1 Lina Bo Bardi, Conjunto Itamambuca, 1965. Planta general 

La naturaleza como cuestión histórica

Aby Warburg (2010:3) dijo que el «acto de interponer una distancia entre sí y el mundo exterior», en tanto que consumación simbólica de la separación del hombre de la naturaleza, fue el «acto fundador de la civilización humana». Aunque fundante, la relación cultural del hombre con la naturaleza no produjo condiciones homogéneas y estables, sino que heterogéneas y dinámicas. En el famoso artículo «Ideas de la naturaleza», Raymond Williams (1980:67) destacó que, así como ocurre con otras ideas esenciales a través de las cuales la humanidad fue constituyendo una visión del mundo y de su lugar en él, la idea de «naturaleza», aunque dotada de una «continuidad nominal», suele asumir significados tan complicados como mutables.

Esa distancia entre ser humano y mundo - la ambigüedad entre el hombre como ser de la naturaleza y como sujeto cultural que dispone de la naturaleza - tiene, por lo tanto, una historia variable y a veces contradictoria. El poeta mexicano Octavio Paz coincide con Warburg al escribir sobre la naturaleza humana y preguntarse «si se puede hablar de naturaleza al referirse al hombre, el ser que, precisamente, se ha inventado a sí mismo al decirle ‘no’ a la naturaleza» (Paz, 2011:341). En cambio, la nostalgia de la naturaleza o la posición de «huésped» circunstancial de la «vida civilizada», como escribió Henry David Thoreau en Walden (2011:17), son igualmente difundidas en la era de la máquina. En el clásico Nature and Culture. American Landscape and Painting 1825-1875, Barbara Novak (2007:4) apuntó la coincidencia, en la cultura de mediados del siglo xIx, entre el avance de la industrialización y la idealización de la naturaleza. El desarrollo de la pintura del paisaje americano de hecho coincidió con los genocidios indígenas y la incesante conquista y masiva destrucción de vastos territorios agrestes (Figura 2). Como el mismo Williams ha observado, si bien las encarnaciones más populares de la idea de la naturaleza «parecen depender de una supresión de la historia del trabajo humano», una parte considerable de aquello que llamamos «paisaje natural» es, de hecho, producto de la acción humana (Williams, 1980:78).

Fuente: BARDI, P.M., et. al. Arte no Brasil, São Paulo: Abril Cultural, 1979

Figura 2 Félix-Émile Taunay, Mata reducida a carbón, 1830. Museu Nacional de Belas Artes, Rio de Janeiro. 

La forma del territorio como cuestión de la arquitectura

La transformación de la naturaleza es una consecuencia de la arquitectura en cuanto técnica, aunque no sean uniformes las maneras en que la disciplina ha comprendido su papel en esta transformación. Como explicó Vittorio Gregotti en «La forma del territorio», publicado por primera vez en Edilizia Moderna en 1965: «Combatir la naturaleza o adaptarse a ella al punto de la integración; (…) organizarla geométricamente domesticarla de acuerdo con un ideal elegido; (…) la naturaleza propicia para la vida humana frente a la naturaleza salvaje; son actitudes que siempre reclamaron respuestas precisas y diversas a nivel arquitectónico» (Gregotti, 2009:20).

Las ideas de Gregotti se pueden mirar en relación al casi contemporáneo La arquitectura de la ciudad (1966) de Aldo Rossi, en la medida en que amplían el abanico de los temas de la disciplina más allá de la matriz de la ciudad histórica. Si Rossi pone en relieve la dimensión arquitectónica de la ciudad, Gregotti reclama la dimensión arquitectónica del territorio como ambiente geográfico que tiene una materialidad que puede ser modelada y orientada hacia determinados fines (Gregotti, 2009). Esas ideas tienen continuidad en posturas más recientes como el Atlas pintoresco de Iñaki Ábalos, que parte de la premisa de que la naturaleza es también un constructo cultural, siendo ese constructo «determinante en la definición de los limites técnicos e imaginarios del paisaje como material de proyecto» (Ábalos, 2005, 2008)2. Si es así, entonces la revisión de las formas por las cuales ese constructo se organizó y se organiza en la actualidad es fundamental para la práctica contemporánea, adquiriendo especial importancia, en esa revisión, las referencias modernas para la formación de un nuevo cuerpo disciplinar. Entre los autores latinoamericanos que Ábalos menciona están obviamente Roberto Burle Marx y Luis Barragán, pero también Lina Bo Bardi (Ábalos, 2005:90).

De hecho, la obra escrita de Lina Bo Bardi anuncia una conciencia explícita de las cuestiones ambientales. Su texto Contribución propedéutica a la enseñanza de la teoría de la arquitectura fue escrito en 1957 para presentarse al concurso para la cátedra de Teoría de la Arquitectura de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de São Paulo (Figura 3)3. La relación entre arquitectura y naturaleza es importante en la estructuración de ese ensayo. Bo Bardi expresa su preocupación por la vulnerabilidad del medio ambiente en una opinión familiarizada con las posiciones de biólogos y conservacionistas activos en aquel momento, como Julian Huxley y Harold Coolidge. También se mencionan expresamente el Encuentro de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y Recursos Naturales ocurrido en Caracas en 1952 y el Congreso de la Pacific Science Association en Manila en 1953 (Bo Bardi, 2002). Aunque eso no conduce a simplificaciones o «desvíos del tipo arquitectura orgánica» - como ella afirma, criticando abiertamente la «corriente difundida en Italia por el propio Zevi» - (Bo Bardi, 2002:46) parece estar presente un ánimo heredado de esa visión ambiental que tiene que ver con el sentimiento de una inminente desaparición de la naturaleza: «El hombre», escribe ella, «según el conocido concepto de Le Corbusier, come, bebe, duerme, trabaja y vive de una manera distinta a la de ayer, pues el fenómeno de la velocidad, y la precipitación del bienestar material, recompone la vida de las ciudades, mientras que la de los campos se va constituyendo de acuerdo con la primera» (Bo Bardi, 2002:18).

Fuente: Instituto Lina Bo y P.M. Bardi, 2002.

Figura 3 Lina Bo Bardi, Contribuição propedéutica ao ensino da teoria da arquitetura. São Paulo, 1957. 

Esa perspectiva de la naturaleza como algo que se puede perder sugiere una posición muy diferente, según ella, de lo que «Simón Bolívar proclamaba militarmente, a pesar de las recomendaciones de los Buffon y de los Humboldt», a saber, en las palabras de Bolívar, «si la naturaleza se opone, lucharemos contra ella y la venceremos» (Bo Bardi, 2002:15). La conciencia de que los recursos de la naturaleza son finitos aparece asociada a la percepción del debilitamiento de la distinción entre ciudad y campo, y de la transformación del territorio en una forma que no es ni ciudad ni campo. Esa forma es el suburbio.

Un corpus creciente de reflexión sobre el suburbio ha estado centrado en los efectos adversos de la suburbanización. Sin embargo, los suburbios fueron un campo fructífero de experimentos para la arquitectura moderna. En los años 50, Bo Bardi (1953) publicó en Habitat sobre el nuevo suburbio de Morumbi, en São Paulo, donde ella ya había construido su magistral Casa de Vidrio de 1951 y donde también construiría la casa para Valeria Cirell en 1958 (Figura 4 y Figura 5).

Fuente: © Lina Bo Bardi

Figura 4 Lina Bo Bardi, Casa de Vidrio. Morumbi, São Paulo, 1951. 

Fuente: © Lina Bo Bardi

Figura 5 Lina Bo Bardi, Casa Cirell. Morumbi, São Paulo, 1958. 

El Conjunto Itamambuca

Bo Bardi no diseñó muchos proyectos urbanísticos. Aunque sus trabajos más conocidos tengan una presencia importante en la ciudad - como el MASP o el SESC Pompéia -, ellos se limitan a la escala del bloque y corresponden a las restricciones de las manzanas preexistentes (Figura 6). De manera análoga, el Museo a la orilla del mar, un proyecto suyo no construido, se muestra contra una naturaleza que se extiende infinita, omnipresente, pero que es casi abstracta, inmanejable por la arquitectura (Figura 7 ).

Fuente: © Lina Bo Bardi

Figura 6 Lina Bo Bardi, SESC Pompeia. São Paulo, 1977. 

Fuente: Habitat N. 8, 1953

Figura 7 Lina Bo Bardi, Museo a la orilla del mar, São Vicente, São Paulo, 1951. 

En efecto, los proyectos urbanísticos de Bo Bardi se cuentan fácilmente: el Conjunto Itamambuca (1965); la participación en el concurso para la renovación del centro de Santiago de Chile (1972); la Comunidad Cooperativa de Camurupim (1975); la participación en el concurso para el Valle de Anhangabaú en São Paulo (1981); y el plan de rehabilitación del distrito histórico de Salvador (1986). Los estudios para Santiago, São Paulo y Salvador son proyectos para centros metropolitanos, mientras que las propuestas para Itamambuca y Camurupim consideran entornos más bien suburbanos o rurales.

El Conjunto Itamambuca es, por lo tanto, la primera incursión de Bo Bardi en la escala de la planificación urbanística. En la propuesta para Itamambuca encontramos los símbolos emblemáticos de la vida suburbana: las series de casitas aisladas rodeadas de césped y la (implícita) movilidad automovilística. Lo que se pretende destacar aquí es cómo Bo Bardi generó una visión del suburbio moderno en este proyecto, buscando estructuras de composición capaces de ordenar arquitectura y territorio como un sistema conjunto. Sin renegar de la repetición y la homogeneidad - unas de las características más definitorias y también más censuradas de los suburbios -, su propuesta recupera lo que se puede llamar «cualidad figurativa del paisaje» (usando la expresión acuñada años después por Vittorio Gregotti), lograda a partir de la manipulación de la arquitectura y de la naturaleza (Gregotti, 1975:80).

El Conjunto Itamambuca sería una nueva urbanización en Ubatuba, una ciudad turística situada en la costa del estado de São Paulo, Brasil. Atravesada por el trópico de Capricornio, Ubatuba se extiende entre el océano Atlántico, la sierra del Mar y la importante cadena de montañas cubierta por la mata atlántica brasileña, uno de los ecosistemas más amenazados del país. Antigua ciudad portuaria, Ubatuba se enfrentó a la decadencia económica antes de la entrada del siglo XX y en los años treinta la construcción de una carretera que unía la ciudad y el valle del Paraíba fortaleció su vocación turística y promovió su recuperación económica. Aparentemente, Bo Bardi no escribió ningún texto explicativo más o menos organizado sobre Itamambuca. Las fuentes disponibles consisten en una serie de dibujos separados que muestran el progreso de sus ideas4. Sin embargo, al revisar en conjunto estos registros, parece que Bo Bardi se ha dedicado en igual medida al problema de la subdivisión del terreno y al diseño de las casas.

El sitio corresponde a una franja de tierra a lo largo de la orilla derecha del río Itamambuca. En un boceto coloreado, Bo Bardi retrata el sitio como un pedazo de naturaleza virgen, cubierto por una vegetación exuberante y bordeado por la franja azul del río. Junto a este dibujo, escribe: «La preservación de la configuración ‘natural’ del lugar»5. Sin embargo, la palabra «natural» tiene un significado particular. Se refiere menos a una condición prístina, ya presente, que a una calidad futura a perseguirse a través del proyecto.

Los lotes circulares

En la parte inferior de la página, bajo el título «subdivisión», surgen dos pequeños diagramas que representan dos estrategias opuestas para abordar el problema de la urbanización de viviendas individuales. Un diagrama marcado en rojo indica la solución: el uso de una cuadrícula rectangular, identificada como la forma «geométrica tradicional». El otro diagrama ofrece la muestra de un nuevo tejido suburbano formado por una serie de solares circulares vinculados entre sí a través de caminos sinuosos. La palabra «natural», asociada a este diagrama, no describe la ausencia de un plan, sino una alternativa contrastante a la cuadrícula rectangular (Figura 8).

Fuente: Colección del Instituto Lina Bo y P.M. Bardi

Figura 8 Lina Bo Bardi, Conjunto Itamambuca, 1965. Perspectiva del sitio 

La estructura morfológica de este tejido alternativo parece haber evolucionado en paralelo con la forma de las casas. Examinados en conjunto, los diversos bosquejos y planes de Bo Bardi para Itamambuca revelan que los solares de forma circular se consideraron desde el principio, aunque las maneras en que se combinaron los lotes fueron variadas. Un dibujo muy inicial muestra un grupo de lotes circulares de diámetros desiguales (sus apuntes se refieren a 18, 22 y 25 metros) dispuestos a lo largo de pistas sinuosas, con casas cuadradas ubicadas en el centro de cada uno de ellos (Figura 9)6.

Source: Colección del Instituto Lina Bo y P.M. Bardi

Figura 9 Lina Bo Bardi,Conjunto Itamambuca, 1965. Planta parcial inicial de los lotes con notas 

Los primeros esquemas de Bo Bardi para Itamambuca se asemejan claramente a los planes originales de Frank Lloyd Wright para las comunidades usonianas (1947), tampoco construidas. Esos planes tuvieron que ser revisados debido a las dificultades para obtener permisos de construcción para lotes circulares (Henken, 1985). El plan de Wright para Parkwyn Village, en Kalamazoo, Michigan, introducía cuarenta lotes circulares o semicirculares ubicados alrededor de un lago y unidos por caminos serpenteados. El proyecto asumía que la propiedad individual de los lotes edificables sería acompañada por la propiedad colectiva de los espacios libres entre los círculos, dejados al natural (Figura 10).

Fuente: The Frank Lloyd Wright Foundation Archives, The Museum of Modern Art / Avery Architectural & Fine Arts Library, Columbia University

Figura 10 Frank Lloyd Wright, Parkwyn Village, 1947. 

El plan de Wright para Pleasantville, cerca de Nueva York, también presentaba los mismos caminos sinuosos, conectando cincuenta lotes circulares para casas unifamiliares con espacios intersticiales colectivamente compartidos y mantenidos como áreas verdes. Wright trabajó con solares más amplios que los de Bo Bardi en Itamambuca, con diámetros aproximados de 60 metros en Pleasantville y 70 metros en Parkwyn Village. A pesar de la homogeneidad de los solares, los planes de Wright forman organizaciones distendidas, donde los círculos se deslizan libremente unos sobre los otros. Incluso la posición de las casas en los lotes es variable, desplazándose desde el centro hacia los bordes de los círculos.

Sin embargo, Bo Bardi se apartó gradualmente de las propuestas de Wright al abandonar las configuraciones relajadas presentes en sus primeros estudios, avanzando hacia un patrón estructurado de organización. Los lotes de forma circular se reducen a dos tamaños (con diámetros de 12 y 23 metros aproximadamente) y su posición relativa pasa a ser disciplinada por trazos reguladores, una característica ausente en la libre disposición de Wright.

Los siguientes dibujos muestran cómo la posición de los lotes circulares pasa a ser controlada por una cuadrícula regular. Cada grupo de cuatro círculos grandes se inscribe virtualmente en un cuadrado con no más de cincuenta metros de lado más o menos equivalente, en tamaño, a uno de los lotes de Wright (Figura 11). Lotes circulares más pequeños se insertan al espacio que resta entre los grandes. Esa lógica se reproduce sobre toda la superficie del sitio, generando una malla de círculos grandes y pequeños traspasada diagonalmente por caminos que rodean los círculos siguiendo la dirección del río (Figura 12).

Fuente: Colección del Instituto Lina Bo y P.M. Bardi

Figura 11 Lina Bo Bardi, Conjunto Itamambuca, 1965. Plan parcial de los lotes. 

Figura 12 Lina Bo Bardi, Conjunto Itamambuca, 1965. Planta general 

El desplazamiento hacia un patrón estructurado sitúa el trabajo de Bo Bardi más cerca de las investigaciones coetáneas del Team 10 sobre grupos visuales y principios estructuradores que de las experiencias usonianas de Wright. Como ha observado Tom Avermaete (2005:309) en el contexto de una discusión sobre la reinvención del tejido urbano por parte del Team 10, Alison Smithson consideraba que la «similitud aparente» podía ser «el orden conductor». Así, podemos encontrar en el Conjunto Itamambuca esa clase de búsqueda del orden subyacente, que será capaz de estructurar visualmente la arquitectura y el territorio, la naturaleza y la ciudad.

Las casas cuadradas

De acuerdo con los comentarios de Priscilla Henken sobre Pleasantville, las casas debían ser todas diferentes. «Eso deriva naturalmente de los principios de la arquitectura orgánica de Mr. Wright, que exigen que cada casa esté adaptada a las necesidades y personalidades de los propietarios», siendo cada una «la única de su clase, una obra de arte con la firma del artista» (Henken, 1985:8). Bo Bardi hizo exactamente lo contrario. Al igual que tantos otros suburbios, Itamambuca se poblaría replicando casitas casi idénticas, siempre ubicadas en la misma posición fija dentro de los lotes. Ninguna de las casas sería la única de su tipo, aunque todas podrían considerarse como la obra de una artista.

No se dispone de mucha información sobre el encargo, incluso sobre la extensión del programa. Considerando el tamaño de las casas y el hecho de que son múltiples, se supone que Itamambuca sería un emprendimiento urbano dirigido a una clase media interesada en casas de vacaciones relativamente económicas, un sueño fomentado por la reciente expansión de la industria automotriz paulista7.

A pesar de la forma redonda de los lotes, Bo Bardi no usó ninguna de las casas circulares que había desarrollado en 1962, que también eran suburbanas, con porches, patios y techos verdes. En cambio, diseñó dos tipos de casas de planta cuadrada, una para el lote grande y otra para el pequeño, que siempre se disponen sobre el centro geométrico del lote (Figura 12).

Hay una vida colectiva más o menos implícita en el plan general. Los jardines privados son reemplazados por espacios compartidos, mientras senderos pintorescos se extienden a través de un paisaje pastoral, salpicado de casas frugales y sin cercas. Como muestra la perspectiva, la estructura retorcida del plan provoca unas vistas truncadas, oponiendo límites visuales al paisaje abierto y favoreciendo, desde el punto de vista del observador, la impresión de un escenario natural a una escala doméstica (Figura 13).

Fuente: Colección del Instituto Lina Bo y P.M. Bardi

Figura 13 Lina Bo Bardi, Conjunto Itamambuca, 1965. Perspectiva de las casas 

Zeuler Lima (2013:119) ha destacado que el Conjunto Itamambuca «confirmó la paleta formal que Lina había comenzado a desarrollar a fines de los años cincuenta». De hecho, las casas se presentan como volúmenes cúbicos con cubiertas vegetales, porches con techos de paja y unos muros exteriores donde brotan pequeñas plantas, lo que sugiere un cierto carácter figurativo que es familiar a la anterior casa para Valeria Cirell, diseñada en 1958 para el suburbio de Morumbi, en São Paulo.

La Casa Cirell (Figura 5) todavía existe. De ella se conocen los primeros estudios, que muestran una planta rectangular y unas alternativas de fachada similares a las finalmente practicadas, a excepción del cambio en las carpinterías (Ferraz, 1993). Las plantas definitivas son quizás más cercanas a las casas de Itamambuca, ya sea por las plantas cuadradas o por la rotación en torno a un núcleo, en ese caso, debido a la chimenea, que establece unas líneas diagonales en planta y unas geometrías triangulares. Pero Morumbi era un suburbio de altos ingresos con lotes muy generosos. Al considerar lotes mucho más pequeños en Itamambuca, Bo Bardi tuvo que desarrollar otras estrategias para garantizar el ideal del verde continuo y el sentido de libertad sugerido por una vida cercana a la naturaleza. En una subdivisión en que se han borrado las distinciones entre frente y fondo, como en el tejido de solares circulares, la posición centralizada de la casa en el lote permite emplear la naturaleza como amortiguador, al mismo tiempo que ofrece cierta privacidad al espacio doméstico.

Los dos tipos de casas tienen plantas simétricas que se desarrollan a partir de una escalera centralizada y que se construyen geométricamente por la rotación de un cuadrado más pequeño dentro de uno más grande. Asimismo, la casa pequeña se puede inscribir virtualmente en la casa grande. La casa grande tiene cerca de 9 metros de lado. El cuadrado interior circunscribe un espacio de doble altura en torno a la escalera central, introduciendo una configuración centrípeta. Además de la cocina en la planta baja, los cuatro pequeños dormitorios y baños en el segundo piso son empujados hacia las cuatro esquinas. Un porche periférico, sostenido por pilares de madera rústicos y cubierto por un techo de paja, amplía la zona de estar en la planta baja (Figura 13). La sección revela el entresuelo de madera y la cubierta de tejas cerámicas oculta detrás de los muros de mampostería8. La casa pequeña mide cerca de 6 metros. Sin embargo, ella no se genera a partir de la rotación de una figura cuadrada en su interior, sino que de una exterior que forma cuatro porches abiertos en las esquinas, con pilares de madera y techos de paja9.

Si los planos se muestran rígidamente fijados por unos juegos geométricos y, por lo tanto, intelectuales, el aspecto exterior de las casas parece provenir de una antitética actitud primitivista. Dibujos infantiles representan fachadas modestas, casi tímidas, que guardan un sentido de inocencia en sus ventanas inciertas, sus puertas de celosía y sus muros donde brotan al azar unas pequeñas plantas no cultivadas (Figura 14, Figura 15).

Figura 14 Lina Bo Bardi, Conjunto Itamambuca, 1965. Elevación casa para lote pequeño 

Fuente: Colección del Instituto Lina Bo y P.M. Bardi

Figura 15 Lina Bo Bardi, Conjunto Itamambuca, 1965. Elevación casa para lote grande 

El maravilloso primitivismo

Un boceto del plan parcial de lotes retrata una canoa y sus ocupantes junto al río, tal vez aludiendo al nombre de la ciudad - Ubatuba significa «lugar de canoas» en tupí - y la antigua ocupación indígena de la región o tal vez evocando la memoria de viejas fuerzas telúricas (Figura 11). La arquitectura de Bo Bardi en Itamambuca no requería más que sistemas constructivos de baja tecnología y materiales disponibles en la región. Nada que no se pudiera construir fácilmente con la mano de obra local. Aunque apenas podemos especular sobre el papel que eso podría haber jugado en el proyecto, el sistema constructivo recuerda la casa Caiçara, el refugio típico de los habitantes de la región en el pasado, con techos de paja y estructuras de madera.

El vínculo entre la arquitectura y la naturaleza fue un tema recurrente para Lina Bo Bardi. Las maneras en que ella lo abordó en su trabajo han sido formal y materialmente ricas y variadas, por tentador que sea ver en lo figurativo primitivista de Itamambuca o de la Casa Cirell un punto de inflexión. Simultáneamente, Bo Bardi confió en los códigos universalistas de una arquitectura de vidrio técnicamente avanzada, como en su propia casa y en el MASP, y exploró fuentes locales y tradicionales, como en la Casa Cirell o en Itamambuca. Tampoco sería conveniente comprender ese rasgo figurativo como una oposición a la modernidad o como superación de la modernidad. La verdad es que ya en 1943 encontramos a Bo Bardi opinando, en la revista italiana Domus, que el mundo moderno «trajo a la arquitectura la relación tierra, clima, medio ambiente», que con un «maravilloso primitivismo, vemos brotar de la más espontánea de las formas arquitectónicas: la arquitectura rural» (Bo Bardi, 2009:47).

En ese sentido, parece pertinente hablar de primitivismo y figuración en la obra de Lina Bo Bardi (por problemática que se haya convertido la noción de ‘primitivo’, en general en el ámbito de las ciencias sociales), incluso más pertinente que hablar simplemente de la presencia de las referencias vernáculas (Cabral & Bender, 2017). El primitivismo convoca una distancia. Exhibe un impasse que es, en cierto sentido, indiferente al vernáculo. Ernst Gombrich ha destacado la naturaleza esencialmente «no primitiva» del primitivismo como operación artística y su inserción en el pensamiento de las vanguardias del principio del siglo. Según Gombrich (2012:295), el primitivismo es precisamente la tensión entre una operación intelectual visualmente sofisticada y el descarte de una cierta «habilidad o refinamiento» en la condición material de la obra. La aproximación de Bo Bardi a las formas de la arquitectura rural se sitúa en el ámbito de las operaciones artísticas (y por eso todas las casas podrían ser obra de una artista, aunque fueran idénticas).

Desde el punto de vista urbanístico, la conciencia de la vulnerabilidad de la naturaleza y las preocupaciones ambientales, que ya estaban presentes en Contribución propedéutica a la enseñanza de la teoría de la arquitectura, no desembocan en una crítica a la necesidad del planeamiento; allí, también, Bo Bardi condenaba la «actitud romántica» en la planificación del territorio y defendía expresamente la «reconsideración iluminista», racional, del binomio arquitectura-naturaleza (Bo Bardi, 2002: 15-16; 46). Su visión del suburbio en 1965 no es puramente arcadiana ni conservadora, sino más bien paradójica. No es una reacción contra la planificación, sino la producción del paisaje desde los instrumentos de la arquitectura: en lugar de reclamar una libertad orgánica incontrolada, propone un patrón geométrico basado en curvas dóciles pero recurrentes que se pueden repetir mecánicamente. Las características genéricas como repetición y homogeneidad (que el suburbio tanto incorpora) encuentran una figuración particular en el paisaje de solares redondeados y arquitecturas primitivistas10.

Referencias

ÁBALOS, Iñaki. Atlas pintoresco. Vol. 1: el observatorio. Barcelona: Gustavo Gili, 2005. [ Links ]

ÁBALOS, Iñaki. Atlas pintoresco. Vol.2: los viajes. Barcelona: Gustavo Gili , 2008. [ Links ]

ÁBALOS, Iñaki. Naturaleza y artificio. El ideal pintoresco en la arquitectura y el paisajismo contemporáneos. Barcelona: Gustavo Gili , 2009. [ Links ]

ÁBALOS, Iñaki; MATEO, Josep Lluis et. al. Natural Metaphor: An Anthology of Essays in Architecture and Nature. Zúrich: eth, ACTAR, 2007. [ Links ]

AVERMAETE, Tom. «Mat-buiding. Team 10’s reinvention of the critical capacity of the urban tissue». En: Max Risselada and Dirk van den Heuvel, eds., Team 10, 1953-81. In search of a Utopia of the present. Róterdam: NAi Publishers, 2005. [ Links ]

BO BARDI, Lina. «O jardim Morumbi: Arquitetura-Natureza», Habitat 10 (1953): 23-44. [ Links ]

BO BARDI, Lina. Contribuição propedêutica ao ensino da teoria da arquitetura. São Paulo: Instituto Lina Bo e P.M. Bardi, 2002. [ Links ]

BO BARDI, Lina. «Arquitetura e natureza: a casa na paisagem». En: Lina por escrito: textos escolhidos de Lina Bo Bardi, 1943-1991. Silvana Rubino; Marina Grinover, eds. Sao Paulo: Cosac Naify, 2009. [ Links ]

COSTA CABRAL, Cláudia; BENDER, Helena. «Uses of primitivism: Stone, clay and modern architecture». Pós - Revista do Programa de Pós-Graduação em Arquitetura e Urbanismo da FAUUSP, 24, 43 (agosto de 2017): 80-97. [ Links ]

CAUQUELIN, Anne. A invenção da paisagem. Lisboa: Edições 70, 2008. [ Links ]

FERRAZ, Marcelo (ed.). Lina Bo Bardi. São Paulo: Instituto Lina Bo e P.M. Bardi , Empresa das Artes, 1993. [ Links ]

GOMBRICH, Ernst. «O primitivo e seu valor na arte». En: R Woodfield, ed., Gombrich Essencial. Textos selecionados sobre arte e cultura. Porto Alegre: Bookman, 2012. [ Links ]

GREGOTTI, Vittorio. Território da Arquitetura. São Paulo: Perspectiva, 1975. [ Links ]

GREGOTTI, Vittorio. «The Form of the Territory». OASE 80 (2009): 7-22. [ Links ]

HENKEN, Priscilla. «A ‘Broad-Acre’ Project». In: Realizations of Usonia: Frank Lloyd Wright in Westchester. New York: The Hudson River Museum, 1985, p. 6-13 [ Links ]

TWOMBLY, Robert. Frank Lloyd Wright. His life and his architecture. New York: Wiley, 1987, p. 265-268. [ Links ]

ISENBERG, Andrew C. (ed.). The Oxford Handbook of Environmental History. New York: Oxford University Press, 2014. [ Links ]

LIMA, Zeuler. Lina Bo Bardi. New Haven, London: Yale University Press, 2013. [ Links ]

NOVAK, Barbara. Nature and Culture. American Landscape and Painting 1825-1875. New York: Oxford University Press , 2007. [ Links ]

PAZ, Octavio. El laberinto de la soledad. Madrid: Cátedra, 2011. [ Links ]

ROSSI, Aldo. L’architettura della cittá. Padova: Marsilio Editori, 1966. [ Links ]

THOREAU, Henry David. Walden. Porto Alegre: L&PM, 2011. [ Links ]

WARBURG, Aby. Atlas Mnemosyne. Madrid: Akal, 2010. [ Links ]

WILLIAMS, Raymond. «Ideas of Nature». En: Problems in Materialism and Culture. London: Verso, 1980. [ Links ]

1 La historia ambiental, definida de una manera muy sucinta, busca comprender el ambiente en su contexto histórico, al mismo tiempo que comprender la historia humana en un contexto ambiental (Isenberg, 2014).

2Ver también Ábalos (2009) y Ábalos, Mateo et al (2007).

3El concurso nunca llegó a ocurrir. Lina Bo Bardi editó el texto como un libreto ilustrado de noventa páginas, que después de su muerte fue publicado íntegramente por el Instituto Lina Bo e P. M. Bardi (2002). Sobre el concurso ver Lima (2013:75).

4Bo Bardi, Lina. Conjunto Itamambuca, 1965. Colección del Instituto Lina Bo e P.M. Bardi.

5Ibíd. Perspectiva (067ARQd0045). Colección del Instituto Lina Bo e P.M. Bardi.

6Ibíd. Planta parcial de los lotes con notas (067ARQd0023). Colección del Instituto Lina Bo e P.M. Bardi.

7Según la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores, ANFAveA, el número de coches saltó de 9.478 vehículos en 1957 a 130.435 en 1964.

8Ibíd. Sección (067ARQd0055). Colección del Instituto Lina Bo e P.M. Bardi.

9Ibíd. Planos (067ARQd0049; 067ARQd0050). Colección del Instituto Lina Bo e P.M. Bardi.

10Ese texto forma parte de una investigación apoyada por CNPq, Conselho Nacional de Desenvolvimento Científico e Tecnológico, Brasil.

11Environmental history, defined in a very succinct way, seeks to understand the environment in its historical context while understanding human history in an environmental context (Isenberg, 2014).

12See also Ábalos (2009) and Ábalos, Mateo et al. (2007).

13The contest never happened. Lina Bo Bardi edited the text as an illustrated ninety-page booklet, which after her death was published in its entirety by the Lina Bo e P. M. Bardi Institute (2002). On the competition, see Lima (2013:75).

14Bo Bardi, Lina. Conjunto Itamambuca, 1965. Colección del Instituto Lina Bo e P.M. Bardi.

15Ibid. Perspective (067arqd0045). Collection of Lina Bo e P.M. Bardi.

16Ibid. Partial lot plan with notes (067arqd0023). Collection of Lina Bo e P.M. Bardi.

17According to the National Association of Automotive Vehicle Manufacturers, anFaVea, the number of cars jumped from 9,478 vehicles in 1957 to 130,435 in 1964.

18Ibid. Section (067arqd0055). Collection of Lina Bo e P.M. Bardi.

19Ibid. Blueprints (067arqd0049; 067arqd0050). Collection of Lina Bo e P.M. Bardi

20This text is part of a research supported by CNPq, Conselho Nacional de Desenvolvimento Científico e Tecnológico, Brasil.

* Cláudia Costa Cabral

Licenciada en Arquitectura por la Universidade Federal de Rio Grande do Sul (1983), Mestra em Arquitetura por la Universidade Federal de Rio Grande do Sul (1996) y Doctora en Teoría e Historia de la Arquitectura - Universitat Politecnica de Catalunya (ETSAB, UPC, 2001). Tiene experiencia en arquitectura y urbanismo, enfocándose en diseño de arquitectura, teoría, historia y crítica. Fue coordinadora General de Docomomo Brasil en el bienio 2012-2013 y del Programa de Investigación y Postgrado en Arquitectura de la Universidade Federal de Rio Grande do Sul, PROPAR-UFRGS (2009-2012; 2015-2018). Es profesora titular de la Faculdade de Arquitetura de la Universide Federal de Rio Grande do Sul, en estudios de pregrado y posgrado y preside el Grupo de Investigación de Estudios de Arquitectura Moderna de América Latina.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons