SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número103Arquitectura y ecología: el Cementerio General de Santiago como un caso ejemplar¿Qué ecología? índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


ARQ (Santiago)

versión On-line ISSN 0717-6996

ARQ (Santiago)  no.103 Santiago dic. 2019

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-69962019000300116 

Obras y proyectos

Geografía, ciudad y la construcción de un paisaje. Proyecto para el parque metropolitano sur, Cerros de Chena

Teodoro Fernández1 

Danilo Martic2 

Arturo Lyon3 

1 Profesor, Escuela de Arquitectura Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile. tfernand@uc.cl

2 Profesor, Escuela de Arquitectura Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile. alyon@uc.cl

3 Profesor, Escuela de Arquitectura Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile. dimartic@uc.cl

Resumen

Los ecosistemas operan a grandes escalas. De ahí que las intervenciones a nivel de paisaje sean más aptas que un edificio para tener un impacto ecológico a través del diseño. Este proyecto es un ejemplo de ello, pues encara el problema del parque urbano no sólo desde su diseño sino también desde su capacidad de generar ecosistemas que ayuden a su propia mantención en el tiempo, sin dejar de lado los usos a los que debe servir.

Keywords: ecología; landscape; processes; Project; park

Figura 1 Estudios preliminares 

El parque urbano se ha entendido tradicionalmente como el espacio en la ciudad que media entre las dinámicas de la sociedad y el mundo natural. Actúan como los grandes teatros de la ciudad: escenarios para la naturaleza y la vida comunitaria. Sin embargo, también generan grandes desafíos en términos de diseño, planificación, manejo y mantención. Se trata de infraestructuras costosas que son aún más costosas de operar y mantener en el tiempo. Esto, sumado a las consideraciones cada vez más urgentes y acuciantes del cambio climático y sus efectos, determina que hoy se hace fundamental reinventarlos.

Figura 2 Capas de proyecto 

En este sentido, se debe entender que un proyecto de esta naturaleza nunca estará realmente terminado o completo; este siempre será provisorio, una etapa en una sucesión de estados. Como tal, el proyecto de arquitectura del paisaje se vuelve un asunto tanto de manejo (y cultivo), como de diseño formal.

Figura 3 Planta general. S. E. 

Objetivos

El presente proyecto corresponde a la primera etapa del nuevo Parque Cerros de Chena. El parque se ha entendido como parte de una red urbana, como extensión natural de la ciudad para sus actividades de recreación, cultura y esparcimiento. También es parte de una red geográfica o corredor ecológico dentro de la cuenca de Santiago, haciendo de puente entre el río Mapocho y el Maipo, además sirve como un contrapunto sur al cerro San Cristóbal, conformando un eje que reúne las grandes áreas verdes de Santiago: Quinta Normal, Parque O’Higgins, Parque André Jarlan y Parque Cerrillos.

Figura 4 

Dentro de este proyecto, la relación entre ecología y arquitectura no se trata de contrastes o camuflajes, sino de superposiciones y entrelazamientos, construyendo una ecología originada en lo existente, sin buscar conservación, sino, un nuevo paisaje. De esta manera, se plantea la necesidad de restaurar los ecosistemas del lugar, deteriorados por su uso y explotación inadecuada, erosión de los suelos, escombros, tránsito indiscriminado de vehículos y desforestación general, así como monocultivo y forestaciones en trama. El objetivo final es recrear una nueva dinámica en el ecosistema que permita una mayor estabilidad y un menor consumo de energía, al mismo tiempo que un uso masivo y recreativo para la población del área sur poniente de Santiago.

Figura 5 

Con esto en mente, el proyecto se desarrolla en cuatro aspectos fundamentales:

· Sustentabilidad ambiental: donde la situación geográfica y topográfica es relevante para el desarrollo de biodiversidad y ecosistemas.

· Sustentabilidad urbana: la condición de borde urbano del parque hace necesaria la consolidación de sus accesos, mientras su trazado interior se compone por recorridos y senderos de accesibilidad universal.

· Sustentabilidad social: se recogen las demandas de la comunidad para la definición de programas y actividades asociados al parque. Adicionalmente, se pretende que el parque sea un ejemplo de educación ambiental.

· Sustentabilidad económica: se propone un modelo de gestión que asegure la sustentabilidad del parque en el largo plazo, buscando equilibrio entre inversión, operación, mantención y administración.

Figura 6 

Vegetación

La conformación espacial y ecológica del parque se realiza fundamentalmente con la incorporación de nuevos árboles y cubresuelos en una reforestación sustentable en el tiempo. Para esto se usan especialmente especies nativas o afines que cumplan con las mismas especificaciones, es decir, bajo requerimiento hídrico, gran rusticidad y que hayan sido probadas exitosamente en la zona. La implementación de praderas naturalizadas tiene por objetivo contribuir a restaurar el sistema completo, ya que funcionan como ventanas hacia el paisaje, construyendo espacios abiertos y soleados de una gran riqueza paisajística y cromática, y funcionando, a la vez, como una cubierta verde que resalta las estructuras arbóreas y topográficas. Al mismo tiempo, estas praderas protegen el suelo de la erosión con su manto vegetal continuo y son de fácil mantenimiento.

Figura 7 

Borde

Al costado oriente del parque - en contacto con la autopista -, se han definido accesos, zonas de estacionamientos, administración y mantención; se han agrupado aquellos programas que requieren de una cierta organización y administración constante, como porterías, espacios de administración, canchas formales y camarines, entre otros. Este espacio se ha desarrollado a modo de buffer o colchón de protección, integrando todos los elementos preexistentes, incorporándolos en un proyecto único y unitario en relación a sus partes, definiendo un área ordenada a modo de huertos entre la autopista y el eje diagonal de acceso hasta el pie del cerro.

Figura 8 

Ejes y circulaciones

El sistema de circulaciones del parque se estructura en base a tres ejes fundacionales a modo de alamedas, arbolados en base a hileras de Quercus falcata:

Primero, sobre el actual camino que une el acceso con el camino a la Virgen, se propone refundar un eje que reúna los diversos modos de recorrer el parque: peatones, bicicletas y vehículos livianos, organizando las circulaciones y definiendo de manera directa la relación planicie-ladera. Complementariamente, un eje norte-sur recoge los diversos caminos, accesos y programas que se proponen en la zona de borde e interior del parque. Finalmente, un tercer camino vincula el acceso norte, centro ambiental, bosquetes de boldo, jardines acuáticos, quebrada y cumbre, constituyendo un eje ambiental que recorre las distintas ecologías propuestas para el parque.

Figura 9 

Fondo de quebrada

El área central del parque, en esta primera etapa, está constituida por el fondo de quebrada, área con una pendiente ligera donde se acumulan arcillas provenientes del cerro, protegida entre las dos puntillas que limitan esta extensión del parque. Son el espacio privilegiado donde se asienta el bosque esclerófilo mediterráneo: bosque de quillay y litre, peumos y bellotos hacia la ladera sur, y espinos y colliguay hacia la ladera norte. Por el centro se propone reestablecer el cauce natural de la quebrada que llevará agua en forma intermitente.

Figura 10 Planta zona de picnic. S. E. 

Laderas

Las laderas son el lugar de la vegetación y la contemplación. En ellas se trazan cuidadosos caminos que ascienden en diagonal hasta las cumbres completando el circuito en el portezuelo. En esta primera etapa las laderas son de exposición oriente y norte, por lo tanto, la vegetación recrea el matorral de espino y las asociaciones de chagual y quisco.

Cumbres

Las cumbres definen por excelencia un parque como Cerros de Chena; son los espacios meta, miradores del valle, la ciudad y la cordillera. En este caso, dominando vistas privilegiadas hacia el norte, el valle del Mapocho, y hacia el sur, el valle del Maipo.

Figura 11 Planta zona ambiental. S. E. 

Explanadas y praderas

En esta zona, los árboles corresponderán a los términos de conformación de parque, es decir, macizos y claros con especies introducidas como robles, cedros, melias, jacarandás, alcornoques, peumos, quillayes, ceibos y zelkovas. Papel fundamental corresponderá a las palmas chilenas como hitos formales, guías y caminos, ya sea en hileras o en grupos, así como a peumos, quillayes y bellotos.

Estanque/laguna

Justo en el cambio de pendiente entre el fondo del valle y las laderas del cerro, en esa línea donde se trazan los canales que riegan el valle, se propone un canal-estanque-laguna al modo de los tranques tradicionales para riego en los valles. Este canal se ensancha y angosta siguiendo la topografía y servirá tanto para la recreación como para el riego de las áreas que se ubican bajo esa cota.

Figura 12 Corte AA, laguna 

Figura 13 Corte BB, laguna 

Programa

Con el fin de respetar y consolidar la íntima relación entre topografía y vegetación, se ha asociado programa y topografía como un plan general en cinco sectores fundamentales:

1. Una línea de acceso y protección entre la autopista y el parque destinada a estacionamientos, edificios de servicio, barreras y líneas de árboles de protección. Los estacionamientos se localizan paralelos a la autopista, conformando una barrera arbolada, mientras que los edificios de servicios (porterías, bodegas, oficinas, administración y dependencias operativas) se ordenan junto a los accesos desarrollando un área paralela a la autopista que, en conjunto con camarines y canchas deportivas formales, conforman un área de protección respecto a la autopista y el sector urbano al oriente.

2. El desarrollo de la actual zona plana ocupada, propuesta en torno a una nueva avenida central, ordena en una cuadrícula casi urbana los diferentes usos que acojan distintas magnitudes e intensidad sin perder su escala referida a las personas. Para esto se han identificado los principales ritos, festividades y actividades del patrimonio simbólico o intangible de la comuna que tienen escenario en el área: canchas, calles y pasajes en plazas duras y espacios ajardinados, donde se ubican sombreaderos, estaciones diversas, juegos infantiles, infraestructura deportiva y juegos de agua.

3. Explanadas elípticas de eventos y praderas que hacen de mediadoras entre la zona plana cuadriculada y la ligera pendiente de los conos aluviales del cerro, praderas, bosques y anfiteatros que culminan en una terraza que encierra las lagunas. Como centro se propone una pradera o explanada de eventos de 400 por 200 metros, que ha de servir para la celebración del «dieciocho chico» y para acoger actividades masivas, juegos y eventos. Estos espacios de encuentro se proponen a modo de canchas: grandes explanadas para actos masivos, en cuyo borde se pueden organizar fondas, quioscos y ferias.

4.Talud y laguna. A modo de tranque o canal ancho, se propone una laguna que circunda el pie de monte y que servirá tanto para la acumulación del agua de riego como para el uso de botes, convirtiéndose en un paseo-mirador del parque y del paisaje sobre el talud que la contiene. Al mismo tiempo, se utiliza su base como soporte para infraestructura de servicios como baños públicos, bodegas y espacio para operarios del parque.

5. Laderas. En este caso se distinguen tres laderas con características diferentes. Son los espacios ambientalmente más delicados del sistema. En ellas se establece un circuito de senderos para paseos peatonales y en bicicleta. A partir de los espacios en cumbres intermedias, al modo del camino del inca, se arma un circuito de diferentes miradores.

Proyecto para el parque metropolitano sur, Cerros de Chena

Arquitectos: Teodoro Fernández Arquitectos, Urbana E&D Estudios y Desarrollos

Colaboradores: Lyon Bosch + Martic Arquitectos

Ubicación: Cerro Chena, San Bernardo

Mandante: Gobierno Regional Metropolitano

Superficie construida: 58 Hectáreas

Año de Proyecto: 2016-2019

* Teodoro Fernández

Arquitecto, Pontificia Universidad Católica de Chile, 1972. Fundador de Teodoro Fernández Arquitectos, oficina que ha realizado proyectos como el edificio del Ministerio de Obras Públicas de La Serena, el parque Bicentenario de Vitacura, la remodelación del parque Quinta Normal, o el estadio Fiscal de Talca, entre otros. El 2014 le fue otorgado el Premio Nacional de Arquitectura de Chile. Actualmente es profesor en la Escuela de Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

** Arturo Lyon

Arquitecto, Pontificia Universidad Católica de Chile, 2004. MArch, Design Research Laboratory, Architectural Association School of Architecture, Londres, 2007. Cofundador de Lyon Bosch Arquitectos en Santiago. Ha trabajado en proyectos en China, Dubai, Reino Unido y Singapur, destacando el Dubai Financial Market y el Soho Galaxy en conjunto con Zaha Hadid Architects, Londres. Actualmente es profesor en la Pontificia Universidad Católica de Chile.

*** Danilo Martic

Arquitecto, Pontificia Universidad Católica de Chile, 1998. Master in Landscape Architecture, University of Pennsylvania School of Design, EE.UU., 2005. Ha colaborado junto a Teodoro Fernández en los proyectos para el Parque Bicentenario, remodelación de la Quinta Normal y Parque de la Ciudadanía, entre otros. Sus obras han sido publicadas en Chile y en el extranjero. Actualmente es Profesor en la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons