SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número105Black Mountain College: una agenda irresistibleMuseo Nacional Smithsoniano de Historia y Cultura Afroamericanas, Washington, EE.UU. índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


ARQ (Santiago)

versión On-line ISSN 0717-6996

ARQ (Santiago)  no.105 Santiago ago. 2020

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-69962020000200128 

Lecturas

Casa 1 y la resistencia LGBTQ+ en São Paulo, Brasil

Artur De Souza Duarte1 

Renato Cymbalista2 

1 Mestrado en Arquitectura y Urbanismo, Escuela de Arquitectura y Urbanismo, Universidad de São Paulo, São Paulo, Brasil. arturduarte@usp.br

2 Profesor adjunto, Escuela de Arquitectura y Urbanismo, Universidad de São Paulo, São Paulo, Brasil. rcymbalista@usp.br

Resumen:

Resistir la discriminación, pobreza o vulnerabilidad que resultan de las identidades sexuales es una práctica diaria para muchas personas de la comunidad LGBTQ+. La Casa 1 en São Paulo es una arquitectura que promueve esas prácticas no sólo al proporcionar un espacio de cuidado y contención, sino también posibilitando la aparición de esas identidades en el espacio público gracias a estrategias performáticas de escala comunitaria.

Palabras clave: resistencia; inclusión; infraestructura; servicios sociales; investigación

Existen muchos estudios sobre las dimensiones territoriales y las formas de apropiación del espacio público de las identidades LGBTQ+, pero rara vez se encuentran en el urbanismo. Como resultado, las investigaciones que muestran su presencia en las ciudades no destacan los recursos y espacios que les sirven. Este artículo analiza la ONG Casa 1, un refugio y centro cultural LGBTQ+ que provee recursos para asistir a la comunidad y que se ha expandido para servir a otras poblaciones vulnerables.

La investigación internacional apunta a las necesidades específicas de la población LGBTQ+ sin hogar. En el contexto de Brasil, algunos señalan la fragilidad e ineficiencia de las políticas públicas, generalmente enfocadas en reunir a las personas asistidas con sus familias (Broide, 2006) o en el establecimiento de vivienda y trabajo, lo que no coincide con las experiencias nómadas y las relaciones particulares que estas personas establecen con los espacios públicos y privados, ignorando también sus vulnerabilidades, principalmente violencia y problemas de salud (García, 2013). Junto a esto, los estudios muestran las limitaciones de los servicios públicos disponibles, como las excesivas reglas impuestas a los usuarios, la posición autoritaria del personal y la insuficiencia en el tratamiento de diferentes expresiones de género (Salgado, 2011; Rosa, Brêtas, 2015). Además, la mayoría de las instalaciones sólo ofrecen alojamiento temporal, «donde el servicio ni siquiera cubre las necesidades de sus usuarios» (Salgado, 2011:119). En São Paulo, los espacios de asistencia social generalmente son organizaciones sin fines de lucro finan-ciadas por el municipio, lo que dificulta el trabajo cualitativo debido a la necesidad de inspección. Como resultado, los servicios sociales no cumplen la función de generar un cambio real en la vida de sus usuarios.

Fuente: © Artur de Souza, Renato Cymbalista

Figura 1 Grupo de niños dibujando en el patio central del Galpão con las puertas abiertas, como siempre. 

El ‘trabajo cualitativo’ consideraría los diversos niveles de vulnerabilidad dentro de la población LGBTQ+. Por ejemplo, se ha reducido la edad en que los jóvenes anuncian su identidad durante la adolescencia, cuando aún dependen de sus familias. Esto en ocasiones los lleva a ser expulsados de sus hogares, volviéndose particularmente vulnerables (Quintana et al, 2010:1). En los últimos años, las iniciativas para abordar las necesidades específicas de la población LGBTQ+ - especialmente respecto a la vivienda - han tomado urgencia en Brasil. El caso más importante es la ONG Casa 1. Esta iniciativa fue liderada por un joven, financiada por crowdfunding e inaugurada en enero de 2017 en una casa de dos pisos alquilada en Bixiga, un barrio popular en el centro de São Paulo. Al principio, el piso superior se usaba como vivienda para hasta 16 jóvenes - de entre 18 y 25 años - y la planta baja era un centro cultural. El mismo año el proyecto se expandió hasta 20 camas y creó el Galpão Casa 1 y una Clínica Social en 2019.

Este artículo se basa en varias visitas y en un diario del autor principal mantenido desde abril de 2018. Esta experiencia otorgó cercanía con el personal de la organización, residentes, exresidentes y vecinos, permitiendo una mi-rada empírica sobre los recursos y el territorio de la ONG. Presentamos Casa 1 como una ‘estructura interseccional’1 que ancla las dinámicas de resistencia en el barrio, pro-moviendo alianzas con diferentes actores sociales en una coalición de resistencias políticas a los recurrentes procesos de gentrificación y resistencia de las personas marginadas. Estos procesos están estrechamente vinculados a la constitución de la ONG como infraestructura de cuidados (Power, Mee, 2020) que opera con diversos problemas sociales, políticos y urbanos.

Fuente: © Artur de Souza, Renato Cymbalista

Figura 2 Casa 1 Planta de emplazamiento Distanciadas sólo por 300 metros, las tres dependencias crean un flujo constante de residentes, antiguos residentes, voluntarios y usuarios entre ellas. Leyenda: * Arena Bela Vista es un conjunto social de campos de entrenamiento de fútbol bajo el viaducto. * Casa Taiguara es un centro de apoyo para menores de edad sin hogar. * The Theaters Oficina y Arcos son socios de Casa 1, y ocasionalmente brindan espacio para las actividades de Casa 1. 

¿Qué necesitan los jóvenes LGBTQ+?

La agenda de vivienda del movimiento LGBTQ+ brasileño no es nueva y siempre ha existido una fuerte demanda de los más jóvenes. Sin embargo, esto no ha sido atendido principalmente por falta de fondos. En los últimos años han surgido algunas iniciativas y políticas públicas para abordar el problema2, las que han servido para descubrir la vulnerabilidad de estos jóvenes, demostrando que necesitan una extensa red de apoyo y que sus necesidades no se abordan adecuadamente en las políticas de protección y vivienda social. En este contexto, Casa 1 se destaca como una iniciativa que va más allá de proporcionar refugio, brindando apoyo cualitativo centrado en necesidades específicas3. Aunque no fue el primer proyecto de vivienda LGBTQ+, gracias a sus estrategias de marketing y a su espacialidad se convirtió en la solución con mayor visibilidad, apoyo financiero e infraestructura, alentando la aparición de instalaciones similares en todo Brasil.

Además de la segregación, la resiliencia de la comunidad también puede verse en las iniciativas brasileñas. El desarrollo de diferentes estrategias de supervivencia afecta y diversifica las formas en que responden a las soluciones de recepción, vivienda y autonomía. Entonces, lo que diferencia a las instalaciones son sus límites (qué grado de vulnerabilidad pueden atender y sostener) y cómo lidian con cada caso que les llega. Lo que distingue a Casa 1 es la capacidad de identificar una necesidad social específica y responderla abriéndola a otras demandas sociales.

De esta manera, Casa 1 se destaca como una ‘infraestructura de cuidado’. Este concepto se refiere a las estructuras arquitectónicas que albergan servicios como guarderías, hogares de ancianos y centros de salud, pero también a un conjunto de acciones y dispositivos que apoyan la vida diaria de la población (Gilroy, Booth, 1999). Este ‘cuidado social’ incluye salud, vivienda, salubridad y empleo, lo que se traduce en el derecho a la ciudad y a condiciones de ciudadanía. El concepto puede extenderse a albergues para personas sin hogar (Conradson, 2003; Lancione, 2014) y para refugiados (Yassine et al, 2019; Boano, Astolfo, 2020) y a acceso a la vivienda (Power, Mee, 2020), pero también a acciones de base que «se unen para formar nodos íntimos de soporte vital en ciudades que están reconstruyendo silenciosamente formas de sociabilidad, colaboración, democracia y justicia» (Alam, Houston, 2020:1).

Un programa interseccional para un vecindario múltiple

Las tres instalaciones de Casa 1 se encuentran en una zona peculiar. Históricamente, el barrio de Bixiga ha sufrido y ha resistido fuertemente los intentos de gentrificación y las constantes disputas entre sus habitantes. Casa 1 justifica su implantación en este territorio por sus condiciones periféricas4, como la existencia de conventillos, el racismo, el tráfico de drogas, la violencia policial y la presencia de una población vulnerable. Por lo tanto, Casa 1 sirve como punto de apoyo para quienes sufren violencia, especialmente por LGBTQfobia.

Fuente: © Artur de Souza, Renato Cymbalista

Figura 3 Los esquemas muestran el espacio de vivienda en el piso superior (derecha) y los espacios sociales en el primer piso (izquierda). La biblioteca está abierta al público, sostiene eventos y mantiene una programación para niños. La sala de donación y cuidado atiende a personas sin hogar que no pueden ser hospedadas en Casa 1 proveyéndoles útiles de aseo, ropa y mantas. La tipología comercial permite que estos espacios establezcan una relación directa con la calle. Leyenda: 1. Dormitorio colectivo 53,39 m2; 2. Lavandería 2,97 m2; 3. Baño; 4. Cocina 8,37m2; 5. Duchas 5,75m2; 6. Biblioteca comunitaria 27,64 m2; 7. Sala multipropósito 21,86 m2; 8. Sala de donaciones y cuidados 12,70 m2 

Estas características se derivan principalmente de la ocupación histórica de Bixiga. En un principio, la topografía irregular, la presencia de cursos de agua y de áreas inundables permitieron refugio a esclavos fugitivos y, después de la abolición, recibieron exesclavos negros e inmigrantes italianos que vivían del comercio. El barrio estaba compuesto por diferentes grupos sociales y viviendas, predominantemente tipologías colectivas que solían fusionar vivienda, trabajo y ocio. La proximidad del centro y de la avenida Paulista - centro económico de São Paulo - atrajo nuevas capas de población, como los inmigrantes del norte y el noreste, históricamente, las regiones más pobres en Brasil. A pesar de este origen di-verso, el vecindario pasó por procesos de memoria étnica y turismo entre los setenta y los ochenta que buscaban reconectarlo a un único origen, el italiano, produciendo disputas y silenciando a otros grupos (Lanna, Rosa, 2019; Gonçalves, 2016). Por ejemplo, el listado patrimonial de propiedades privilegiaba al patrimonio italiano, eclipsando o ignorando la presencia de afrobrasileños y migrantes del noreste de Brasil. Sin embargo, este lista-do fue importante para la identidad arquitectónica y la resistencia del barrio en una ciudad conocida por constantes demoliciones.

Recientemente, se han planteado otros conflictos frente a proyectos de intervención urbana y comunitaria. La escasez de áreas abiertas en el vecindario produce resistencia de la población respecto a sus áreas desocupadas5. En otros casos6 se muestra un fuerte des-empeño por parte de organizaciones civiles como instituciones culturales, teatros, asociaciones de residentes, colectivos y organizaciones, entre las que se destaca Casa 1. La proximidad de sus instalaciones crea una red de acción entre ellas y otras instalaciones vecinas. Por lo tanto, el rendimiento de esta red muestra la demanda del vecindario por constituir espacios comunes como estructuras importantes de su cotidianidad.

Fuente: Casa 1 (2017a)

Figura 4 Feria de literatura y arte de Casa 1, junio, 2017. Toldos, colgadores de ropa, sillas y mesas se toman la vereda. 

Durante su implementación, la ONG insertó población LGBTQ+ vulnerable en el vecindario de una manera muy atenta y cuidadosa. En su rutina, esta atención se mantiene mediante la gestión de conflictos y la búsqueda de una interacción armónica con el vecindario, mientras se establecen asociaciones con estructuras locales como tiendas, teatros, escuelas y Unidades de Salud (UBS).

Fuente: Casa 1 (2017b)

Figura 5 Vereda frente a una biblioteca ocupada durante un evento en colaboración con un colectivo de militancia bisexual, septiembre, 2017. 

La instalación original es una casa de dos pisos. Su planta superior alberga la unidad de vivienda, una habitación compartida con 20 camas. En la planta baja hay tres espacios culturales y de servicio: biblioteca comunitaria, sala de donación y cuidado y una sala multiuso, donde solía operar el Centro Cultural Casa 1.

El propósito inicial de crear un centro cultural adjunto a la vivienda era generar ingresos para financiar a la ONG. Sin embargo, la organización se dio cuenta de la necesidad de integrarse con el vecindario y decidió realizar todas las actividades de forma gratuita (Casa 1, 2018a). Luego se adoptaron nuevas estrategias en la programación y la operación, convergiendo con la naturaleza educativa histórica del movimiento LGBTQ+ brasileño y la demanda de su juventud: «No es suficiente discutir la discriminación sólo entre personas LGBTQ+ para buscar cambios más amplios, las organizaciones juveniles también se proponen involucrar a los heterosexuales» (Daniliauskas, 2016:126).

Sin embargo, como resultado del limitado espacio disponible al principio de la operación Casa 1, las veredas tuvieron que ser constantemente apropiadas, lo que provocó conflictos con los vecinos durante ciertos eventos.

Unos meses después de la inauguración el programa cultural creció constantemente. El tiempo de acogida se limitó a cuatro meses y tan pronto como los inquilinos comenzaron a abandonar la organización, el centro cultural comenzó a ser visto como un recurso para los antiguos residentes, como un lugar de asistencia continua, apoyo y resistencia política. En octubre de 2017, el Centro Cultural se trasladó a una nueva unidad, el Galpão Casa 1, aumentando las actividades y la recepción pública, y separando los usos de vivienda y cultura.

El objetivo de ubicar el Galpão en el mismo barrio era ampliar el diálogo con el área. Este espacio de interés público buscó crear conciencia, estimular la reflexión y hacer el área más segura para los residentes de Casa 1, así como para otros usuarios y miembros de la comunidad LGBTQ+ en general. Casualmente, la ONG descubrió que su edificio había sido sede del Comité de Amnistía, un punto de resistencia durante la dictadura militar brasileña. Desde su apertura, sólo queda un conflicto principal en la unidad de vivienda: la presencia constante de personas sin hogar que esperan ayuda en la sala de donaciones.

En 2019, el Galpão organizó 12 talleres fijos con 39 clases por mes, beneficiando a unas 280 personas (Casa 1, 2019b). La expansión de las actividades fue posible gracias a un cambio en la estructura de la ONG que transfirió al equipo de salud mental (incluidos psicólogos y psiquiatras) a una nueva instalación: la Clínica Social Casa 1.

La atención de salud mental es crucial para los miembros vulnerables de la comunidad LGBTQ+, especialmente los más jóvenes que tienen antecedentes de exclusión social y familiar (Keuroghlian et al, 2014; Maccio, Ferguson, 2016; Rhoades et al, 2018). Estos jóvenes requieren asistencia para organizarse, lograr autonomía y poder salir de Casa 1 con buena salud mental. Por esto, el trabajo de psicólogos voluntarios, trabajadores sociales y psiquiatras siempre ha tenido un rol en la rutina de los residentes. La fuerza laboral y los servicios se ampliaron: desde 2018, Casa 1 ofrece servicios de salud mental a la comunidad en general. Con el nuevo espacio, además de las citas programadas, 30 profesionales se turnan para proporcionar alrededor de 100 atenciones de emergencia por mes (Casa 1, 2019a).

Fuente: © Artur de Souza, Renato Cymbalista

Figura 6 El esquema del Galpão Casa 1 muestra la sala de eventos, los talleres y las aulas donde se desarrollan varios eventos. El patio delantero es un espacio de actividad constante, estableciendo una conexión con los peatones, quienes notan el grafiti en muro lateral y las intervenciones en la fachada. Leyenda: 1. Estudio 75,89 m2; 2. Baño; 3. Cocina; 4. Escenario; 5. Acceso mezanine; 6. Salón actividades 77,30 m2; 7. Sala de clases 28,5 m2 y 27,78 m2; 8. Patio 96,40 m2; 9. Taller de costura y maquillaje 34,71 m2; 10. Acervo Bajubá (Colección Memoria LGBTQ+) 11,76 m2

La apertura de la Clínica refleja una dinámica que ya se estaba estableciendo en Casa 1: las relaciones entrelazadas de vivienda, cultura, salud y la adquisición de certificaciones actúa hoy como una infraestructura de atención, operando más allá de la provisión de refugio para jóvenes vulnerables. Y, mientras actúa en varios frentes de atención, la ONG también satisface las necesidades barriales, ya que las instalaciones, servicios y actividades están abiertos al público en general. De este modo, aviva el interés del vecindario mientras inserta nuevos residentes y consumidores, organiza eventos y promueve una relación más abierta con el público LGBTQ+ y sus propias expresiones de género y estética. Por lo tanto, la ubicación con características militantes y antisegregacionistas ganó el apoyo de los residentes a su alrededor a pesar de algunos conflictos diarios.

Cuerpos en alianza: trabajo en red para abordar vulnerabilidades

Los cuerpos que se ensamblan «dicen»: «no somos desechables», ya sea que estén o no usando palabras en el momento; lo que dicen es «todavía estamos persistiendo, exigiendo mayor justicia, una liberación de la precariedad, la posibilidad de una vida viable» (Butler, 2018:32).

Además de fortalecer las alianzas con el vecindario, Casa 1 ha adoptado un enfoque interseccional en su agenda y programación. Su programa se divide en atención (bienvenida y salud mental), capacitación (cursos de desarrollo de capacidades como clases de lenguaje, computación y maquillaje) y programas abiertos (varios eventos y talleres). La ONG se asocia constantemente con colectivos, organizaciones y movimientos sociales que sirven de guías para temas específicos de otros grupos minoritarios. Varios grupos usan sus dependencias, especialmente Galpão. La ONG asume el papel de un espacio público para unir las siguientes agendas:

· La comunidad LGBTQ+: organizando eventos como la serie de conferencias educativas «Necesitamos hablar sobre sexo», una feria de empleo transgénero, obras de teatro producidas por personas LGBTQ+, talleres como Drag Makeup y fiestas.

· Feministas: en debates, confraternizaciones e incluso en un grupo de apoyo de violencia sexual. Además, Casa 1 alberga un club de literatura feminista.

· Personas negras: principalmente en eventos educativos y de protesta, como debates, conferencias, grupos de estudio, talleres como Maquillaje para piel negra y lecciones de capoeira, y también fiestas organizadas por movimientos negros.

· Otras minorías étnicas (pueblos indígenas y asiáticos): en eventos como debates, exhibiciones de películas, un taller de autorretratos para personas racializadas. Casa 1 también alberga una feria asiática (Feira Pólvora) y un grupo de estudio sobre arte negro e indígena (Grupo de Estudos LASTRO).

Analizamos los eventos de 2019 en Casa 1: entre 89 eventos, el 53 % tuvo alguna intersección con el público LGBTQ+; el 23 % se cruzó con minorías étnicas (personas negras, indígenas y asiáticas), el 19 % con género y el 4 % con niños. Algunos eventos se cruzan simultáneamente.

Fuente: © Artur de Souza, Renato Cymbalista

Figura 7 Esquemas de la Clínica Social. Junto a 6 salas de atención psicoterapéutica, la clínica tiene una sala especial para realizar exámenes de ETS y suministrar PPrE (profilaxis preexposición) tratamiento preventivo de VIH ofrecido en asociación con la Escuela de Medicina de la Universidade de São Paulo. Leyenda: 1. Sala de asistencia 1 13,05 m2; 2. Servicio PPrE 7,38 m2; 3. Sala de asistencia 2 12,54 m2;4. Recepción 18,1 m2; 5. Archivo 9,64 m2; 6. Sala de asistencia 3 7,61 m2; 7. Baño; 8. Sala de asistencia 4 13,11 m2; 9. Sala de asistencia 5 11,33 m2; 10. Sala de espera 16,03 m2; 11. Sala de terapia alternativa 11,41 m2; 12. Sala de asistencia 6 8,55 m2; 13. Lavandería; 14. Cocina. 

Butler analiza las alianzas entre diferentes minorías poblaciones consideradas como desechables. Según ella, la vulnerabilidad puede operar «como un sitio de alianza entre grupos de personas que de otro modo no encuentran mucho en común e, incluso, entre quienes hay sospecha y antagonismo» (Butler, 2018:34). Esta alianza entre los ‘precarios’ ha sido una estrategia para establecer «nuevas formas de emergencia» (ibíd., 58) con el fin de superar las restricciones impuestas socialmente. La autora propone el concepto de ‘performatividad’ en relación tanto con el acto de ser visible desde la minoría como con la demanda política de igualdad que surge de esta aparición en el espacio público. El evento más expresivo realizado por Casa 1 en el marco de performatividad de Butler fue la Boda Colectiva LGBTQ+ en diciembre de 2018. Como protesta y resistencia a la elección del presidente Jair Bolsonaro (una amenaza a los derechos LGBTQ+), la ONG promovió una boda para 38 parejas financiadas por un crowdfunding y por empresas privadas. Según Butler (2018:48), «en algunos discursos liberales, se considera a los sujetos como el tipo de seres que se presentan ante una ley existente y piden reconocimiento dentro de sus términos»; sin embargo, para que esta imposición sea posible, deben poder aparecer, lo que se logró con este evento.

Respecto a las actividades de alianza de Casa 1 hay dos direcciones posibles: a) la unión beneficia y fortalece a los otros grupos, ya que Casa 1 tiene una red de con-tactos, alcance y un espacio físico apropiado para eventos que muchos grupos no tienen; b) esta unión conecta a estos grupos con las necesidades LGBTQ+, ampliando su red de apoyo. La perspectiva interseccional crea así la posibilidad de retroalimentar las agendas de ambos lados. Esta perspectiva los involucra en declaraciones y actos críticos de las autoridades y en polémicas con otros actores sociales, incluido el movimiento LGBTQ+.

Un ejemplo reciente ocurrió en 2019, durante el debate sobre la criminalización de la homofobia por parte de la Corte Suprema de Brasil (STF). Casa 1 se declaró en contra porque entendía que esto sería otra forma de encarcelar a personas negras y pobres. Esta posición expuso la opinión de la ONG sobre la influencia de los marcadores interseccionales en la sociedad, pero generó críticas por parte de los grupos LGBTQ+. Otra estrategia de Casa 1 es el trabajo con niños. Estas actividades compensan un poco la falta de espacios de ocio en el área y ayudan a los padres del vecindario, incluidos los que no tienen hogar. Las actividades también promueven la empatía y el consiguiente cambio cultural en estos niños a través de la socialización con la comunidad LGBTQ+. En 2019 se realizó una obra de teatro ideada por los niños en los talleres de teatro. Los propios niños lo llamaron O Reino LGBT (El Reino LGBT). Este fue un evento simbólico: a) el título muestra que el trabajo de sensibilización realizado con niños tuvo un efecto; b) la búsqueda de asociaciones de Casa 1 con establecimientos vecinos es constante, en este caso utilizando un teatro vecino para ensayos y presentaciones; c) la ONG busca desarrollar la autoestima de estos niños (principalmente de familias pobres), llevándolos a actuar en un teatro «real».

Casa 1 ancla una red de vecinos, grupos de la sociedad civil, establecimientos privados, instalaciones públicas y liderazgos políticos, que convergen en una alianza que se presenta a la sociedad en prácticas performáticas. Además, la ONG es un punto de referencia urbano atractivo para muchos grupos. Muchos de los jóvenes alojados continúan viviendo en el barrio cuando salen de Casa 1, tomando esta infraestructura como un centro de apoyo, identidad y resistencia.

Fuente: © Artur de Souza, Renato Cymbalista

Figura 8 Interseccionalidad en los eventos del 2019 de Casa 1. Junto a los eventos realizados desde lo LGBTQ+, la ONG también ha organizado eventos basados en género y minorías étnicas. 

Conclusiones

Aunque Casa 1 se fundó inicialmente como un medio para responder a la necesidad de vivienda de los jóvenes LGBTQ+, la iniciativa ha tenido, desde su inicio, objetivos y estrategias que van más allá. Al absorber las demandas, la ONG trazó caminos que no estaban en la mente de su fundador en 2016. La institución, financiada comunitariamente, conserva el carácter funcional de la comunidad y su preocupación por el fortalecimiento de las conexiones sociales.

Fuente: Casa 1 (2018c)

Figura 9 Matrimonio LGBTQ+ colectivo en el Galpão Casa 1. 

Combinando vivienda, servicios sociales, atención de salud mental y actividades culturales con activismo, el complejo Casa 1 se convirtió rápidamente en un punto de referencia urbano para varios grupos en São Paulo. Da forma a una red que involucra a varios actores y alianzas en las que dialogan diferentes agendas de movimientos sociales. Además, Casa 1 actúa como una infraestructura de cuidados que opera en esta red en busca de justicia social, destacando las necesidades de las poblaciones vulnerables y brindando servicios que las fortalecen. Estas demandas finalmente se desbordan de sus movimientos originales y se presentan al barrio de Bixiga y a la población en general. Casa 1 se convirtió en un punto de referencia para asistencia y resistencia. Esto se ve reforzado por su relación con su entorno, su existencia como un espacio abierto y común, su acogida de cualquier tipo de público y su apropiación del espacio público.

Fuente: © Artur de Souza, Renato Cymbalista

Figura 10 Niños del barrio dibujando en la biblioteca junto a una voluntaria antes de la escuela. 

El nombre Casa 1 significa ‘primera casa’ u ‘hogar’. El hogar a menudo se entiende como un dominio seguro e íntimo, en oposición a los espacios públicos (Boano, Astolfo, 2020). Para los jóvenes LGBTQ+ que enfrentan violencia o expulsión, el concepto de hogar puede ser todo lo contrario. A menudo, abandonar el hogar de los padres puede significar libertad, si están preparados. Sin embargo, cuando no lo están, necesitan una infraestructura de atención como la Casa 1. En ella tampoco hay una sensación de libertad total: aunque pocas, hay reglas. La juventud es una edad de vulnerabilidad y Casa 1 está diseñada para ser un espacio seguro para desarrollar habilidades y aprender sobre cuestiones prácticas de la vida.

El dormitorio colectivo es un desafío para la privacidad. Por lo tanto, la expansión de la atención y, en consecuencia, de la infraestructura más allá de la vivienda juega un papel importante. En Casa 1, la red establecida con el vecindario, el funcionamiento del Galpão como un espacio libre y el apoyo gratuito de salud mental para el público general se han convertido en el centro del desarrollo de una infraestructura

de cuidados más amplia y, por lo tanto, un punto de referencia urbano para los jóvenes LGBTQ+ y para otras poblaciones vulnerables.

Referencias:

ALAM, Ashraful; HOUSTON, Donna. «Rethinking Care as Alternate Infrastructure». Cities 100 (mayo, 2020): 102662. [ Links ]

BOANO, Camillo; ASTOLFO, Giovanna. «Notes around Hospitality as Inhabitation». Migration and Society vol. 3, no. 1 (2020): 222-32. [ Links ]

BROIDE, Jorge. «A psicanalise nas situações sociais críticas: uma abordagem grupal à violência que abate a juventude das periferias». PhD diss., Pontifícia Universidade Católica de São Paulo, São Paulo, 2006. [ Links ]

BUTLER, Judith. Corpos em aliança e a política das ruas: notas para uma teoria performativa de assembleia. Fernanda S. Miguens (trad.). Río de Janeiro: Civilização Brasileira, 2018. [ Links ]

Casa 1. «Nhaii - Feira de Literatura e Arte Impressa». Facebook, 21 de junio, 2017a. https://www.facebook.com/casaum/photos/a.1855760394675661.1073741839.1736463249938710/ 1855760924675608. [ Links ]

Casa 1. «Event in the library». Facebook, 10 de septiembre, 2017b. https://www.facebook.com/casaum/photos/a.1739772976274404/1891128384472195. [ Links ]

Casa 1. «Você Conhece o Galpão Casa 1?» Facebook, 22 enero, 2018a. https://www.facebook.com/casaum/photos/ a.1739772976274404/1945914145660285. [ Links ]

Casa 1. «Domingo #EleNão Vai». Instagram, 23 de septiembre, 2018a. https://www.instagram.com/p/BoFc2z2lQ4K/. [ Links ]

Casa 1. «Casamento Coletivo». Facebook, diciembre 2018c. https://www.facebook.com/casaum/photos/a.2146051755646522/2146055335646164. [ Links ]

Casa 1. «Clínica Social Casa 1». Facebook, 20 de agosto, 2019a. https://www.facebook.com/casaumphotos/a.1739772976274404/2301443420107354. [ Links ]

Casa 1. «Em novembro a gente lançou nossa primeira newsletter...» Facebook, 11 de diciembre, 2019b. https://www.facebook.com/casaum/photos/a.1739772976274404/2396538283931200. [ Links ]

CONRADSON, David. «Spaces of Care in the City: The Place of a Community Drop-in Centre». Social & Cultural Geography vol.4, no. 4 (2003): 507-25. [ Links ]

CRENSHAW, Kimberlé W. «Mapping the Margins: Intersectionality, Identity Politics, and Violence against Women of Color.» Stanford Law Review vol. 32, no. 6 (1991): 1241-99. [ Links ]

DANILI AUSKAS, Marcelo. «Não se nasce militante, torna-se: proceso de engajamento de jovens LGBT - panorama histórico na cidade de São Paulo e cenário atual em Paris». PhD diss., Faculdade de Educação, Universidade de São Paulo, 2016. [ Links ]

DUARTE, Ana; MARRETI ROSA, Thales. «Bexiga, um bairro italiano em São Paulo?». En DUARTE, Ana; SOUCHAUD, Sylvain; CYMBALISTA, Renato (eds.). Transições metropolitanas e centralidades nas cidades brasileiras no breve século XX. São Paulo: Annablume, 2019, 237-64. [ Links ]

GARCIA, Marcos R. V. «Diversidade Sexual, Situação de Rua, Vivências Nômades e Contextos de Vulnerabilidade Ao HIV/AIDS». Temas Em Psicologia vol. 21, no. 3 (2013): 1005-19. [ Links ]

GILROY, Rose; BOOTH, Chris. «Building an Infrastructure for Everyday Lives». European Planning Studies vol. 7, no. 3 (1999): 307-24. [ Links ]

GONÇALVES, Camila. «Intervenções contemporâneas no Bixiga: fissuras urbanas e insurgências». Tesis de Mestrado, Instituto de Arquitetura e Urbanismo, Universidade de São Paulo, São Carlos, 2016. [ Links ]

KEUROGHLIAN, Alex S.; SHTASEL, Derri; BASSUK, Ellen L. «Out on the Street: A Public Health and Policy Agenda for Lesbian, Gay, Bisexual, and Transgender Youth Who Are Homeless». American Journal of Orthopsychiatry vol. 84, no. 1 (2014): 66-72. [ Links ]

LANCIONE, Michele. «Assemblages of Care and the Analysis of Public Policies on Homelessness in Turin, Italy». City vol. 18, no. 1 (2014): 25-40. [ Links ]

MACCIO, Elaine M.; FERGUSON, Kristin M. «Services to LGBTQ Runaway and Homeless Youth: Gaps and Recommendations». Children and Youth Services Review 63 (2016): 47-57. [ Links ]

PMSP, Prefeitura de São Paulo. «Propostas da I Conferência Municipal LGBT». Prefeitura Municipal de São Paulo, 2008. Recuperado el 1 de noviembre, 2018. http://www.prefeitura.sp.gov.br/cidade/secretarias/upload/direitos_humanos/participacao_social/Relatorio%2520Final%2520da%2520I%2520Conf%2520Munic%2520LGBT.doc . [ Links ]

PMSP, Prefeitura de São Paulo. «Prefeitura de São Paulo Divulga Censo da População em Situação de Rua 2019». Prefeitura Municipal de São Paulo, 31 de enero, 2020. Recuperado el 31 de enero, 2020. http://www.capital.sp.gov.br/noticia/prefeitura-de-sao-paulo-divulga-censo-da-populacao-em-situacao-de-rua-2019 . [ Links ]

POWER, Emma R.; MEE, Kathleen J. «Housing: An Infrastructure of Care». Housing Studies vol. 35, no. 3 (2020): 484-505. [ Links ]

QUINTANA, Nico S.; ROSENTHAL, Josh; KREHELY, Jeff. «On the Streets: The Federal Response to Gay and Transgender Homeless Youth». Washington: Center for American Progress, 2010. http://www.americanprogress.org/wp-content/uploads/issues/2010/06/pdf/lgbtyouthhomelessness.pdf. [ Links ]

RHOADES, Harmony; RUSOW, Joshua A.; BOND, David; L ANTEIGNE, Amy; FULGINITI, Anthony; GOLDBACH, Jeremy T. «Homelessness, Mental Health and Suicidality Among LGBTQ Youth Accessing Crisis Services.» Child Psychiatry and Human Development vol. 49, no. 4 (2018): 643-51. [ Links ]

Anderson da Silva, Rosa; BRÊTAS, Ana C. P. «A violência na vida de mulheres em situação de rua na cidade de São Paulo, Brasil». Interface - Comunicação, Saúde, Educação vol. 19, no. 53 (2015): 275-85. [ Links ]

SALGADO, F. M. M. «Os sentidos do sofrimento ético-político na população LGBT em situação de rua em um centro de acolhida da cidade de São Paulo». Tesis de Mestrado, Pontifícia Universidade Católica de São Paulo, São Paulo, 2011. [ Links ]

YASSINE, Batoul; AL-HARITHY, Howayda; BOANO, Camillo. «Refugees Hosting Other Refugees: Endurance and Maintenance of Care in Ouzaii (Lebanon)». Journal of Refugee Studies, (diciembre, 2019). [ Links ]

1Acuñado por Kimberlé Crenshaw (1991), ‘interseccionalidad’ es un concepto paraguas utilizado para resaltar la importancia de considerar cómo los diversos marcadores sociales - como la raza, el género, la clase, la sexualidad, la religión, etc. - se relacionan con el tejido social, produciendo diferentes experiencias y vulnerabilidades.

2Con acciones como la capacitación de su personal para tratar con personas LGBTQ+ en recepciones, la creación de centros LGBTQ+ con asistencia psicológica y legal para personas en situación de vulnerabilidad, un refugio con espacio específico para recibir personas LGBTQ+ y dos viviendas de transición para mujeres transgénero. Según el municipio, la ciudad tiene 24.344 personas sin hogar y sólo 60 camas para personas de esta comunidad, específicamente personas transgénero (PMSP, 2008; 2020).

3Existen iniciativas similares en todo el mundo y la mayoría de ellas reciben subsidios públicos y cuyas unidades de vivienda individual están dirigidas a un número menor de personas. Esto permite un trabajo individualizado y cualitativo, facilitando la convivencia de los residentes.

4La ONG utiliza la expresión ‘periférico’ para calificar las características de la región y las vulnerabilidades de algunos grupos presentes allí. Una zona ‘periférica’ en Brasil tiene un uso similar al de otros países latinoamericanos, siendo lugares con más pobreza y violencia.

5Un ejemplo es el largo proceso judicial sobre el intento de verticali zación de una de las pocas áreas libres en el barrio. Mientras que un grupo empresarial quiere crear grandes torres en el sitio, los actores sociales luchan por la creación de un parque en esa tierra, el parque Bixiga. También hay debates e intervenciones constantes con respecto a la ocupación de los viaductos subterráneos del barrio.

6Por ejemplo, el proyecto para expandir el metro que pretendía expropiar la sede de una escuela de samba creada por la comunidad negra, en un lugar de fuerte resistencia negra, a inicios del siglo XX. Esta área ha albergado varios proyectos inmobiliarios que se beneficiarían directamente de la especulación proveniente de esta estación de metro. Finalmente, la estación se implantará en otro terreno.

7Coined by Kimberlé Crenshaw (1991), ‘intersectionality’ is an umbrella expression widely used to highlight the importance of considering how the various social markers - such as race, gender, class, sexuality, religion, etc. - relate to the social fabric, producing different experiences and vulnerabilities.

8With actions such as training their staff to treat LGBTQ+ people in receptions, the creation of lGBtq+ centers with psychological and legal assistance for people in vulnerable situations, a shelter with specific space to receive LGBTQ+ people, and two transitional housing for transgender women. According to the City Hall, the city has 24,344 homeless people and just 60 beds for people of this community - specifically transgender people (PMSP, 2008; 2020).

9There are similar initiatives around the world and most of them receive public subsidies, whose individual housing units are aimed at a smaller number of people. This enables individualized and qualitative work and facilitates the cohabitation of residents.

10The NGo uses the expression ‘peripheral’ to qualify the characteristics of the region and the vulnerabilities of some groups present there. A context of ‘periphery’ in Brazil is close to its use among other Latin American countries, as places with more poverty and violence.

11An example is the long judicial process over the verticalization attempt of one of the few free areas in the neighborhood. While a business group wants to create large towers on the site, social actors battle for the creation of a park on that land, the Bixiga Park. There are also constant debates and interventions regarding the occupation of the neighborhood’s underpass viaducts.

12For example, the project to expand the subway that intended to expropriate the headquarters of a samba school created by the black community in a place of strong black resistance at the beginning of the 20th century. This specific area has hosted several real estate launches that would directly benefit from speculation coming from this subway station. Finally, the station will be implanted in another plot.

*

Artur de Souza Duarte Arquitecto y estudiante de Magíster en Arquitectura y Urbanismo, Escuela de Arquitectura y Urbanismo de la Universidade de São Paulo (FAU-USP), Brasil, 2020. Becario del CNPq - Brasil (Consejo Nacional para el Desarrollo Científico y Tecnológico). Su investigación se centra en viviendas dirigidas a minorías sexuales y de género. De Souza es vo-luntario en la ONG Casa 1 y el fondo FICA, y trabaja como investigador en el Laboratório Para Outros Urbanismos, FAU-USP, São Paulo, Brasil.

**

Renato Cymbalista Arquitecto, urbanista (1996) y doctor en Arquitectura de FAU-USP (2006). Sus intereses incluyen sitios de memoria, modelos alternativos de derechos de propiedad y el derecho a la ciudad. Editó What does an Ethical Landlord Look Like? (Chicago Architecture Biennial, 2019) y The Guide to the Difficult Places of São Paulo (Anna Blume, 2019). Es profesor asociado en la Escuela de Arquitectura y Urbanismo de la Universidade de São Paulo, profesor en el programa de Magíster en Ciudades Inteligentes y Sostenibles en UNINOVE, presidente del Instituto Pólis, con sede en São Paulo, miembro de la junta de Casa do Povo (desde 2014) y socio del Goethe Institute São Paulo.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons