SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.37 número1JOSÉ BENGOA, Historia de los antiguos mapuches del sur. Desde antes de la llegada de los españoles hasta las paces de QuilínEDUARDO DEVÉS VALDÉS. El pensamiento latinoamericano en el siglo XX. Tomo II. Desde la CEPAL al neoliberalismo (1950-1990) índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Historia (Santiago)

versión On-line ISSN 0717-7194

Historia (Santiago) v.37 n.1 Santiago jun. 2004

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-71942004000100009 

 

RESEÑAS

EDUARDO CAVIERES F., Servir al soberano sin detrimento del vasallo. El comercio hispano colonial y el sector mercantil de Santiago de Chile en el siglo XVIII, Ediciones Universitarias de Valparaíso de la Universidad Católica de Valparaíso, 2003, 292, pp.

La primera reflexión que la lectura de esta obra sugiere es que la misma está íntimamente relacionada con otro libro del autor como lo es El comercio chileno en la economía mundo colonial, aparecido en 1996. Entonces, y en la presentación del mismo, Cavieres afirmaba: "en realidad, no lo considero como un libro que contenga una historia delimitada, completamente elaborada, mucho menos acabada. Es más bien un esfuerzo por considerar varios elementos de análisis y conjugar perspectivas diferentes... En definitiva, es un conjunto de reflexiones surgidas de la investigación más que de la exposición acabada de los resultados de dicha investigación que, en vez de terminar, podría decirse que recién comienza". La relación es pertinente, considerando no solo los conceptos del autor, en especial el contenido y los problemas abordados en ambas obras.

En 1996 Cavieres se preocupó especialmente del comercio chileno en el contexto de la economía colonial y la economía del mundo en general, siguiendo los planteamientos de Immanuel Wallerstein. Lo anterior implicó analizar los problemas del intercambio comercial chileno colonial en el conjunto del Imperio Español, en el marco de las redes mercantiles existentes y teniendo como antecedente las reformas económicas del siglo XVIII. Temas como los de la circulación y producción de bienes, las formas y carácter del capital comercial, las características del sistema económico, la trama de intercambios que conforman el mercado interno y el conjunto de articulaciones existentes en el mundo colonial, atrajeron la atención del autor, en un planteamiento que buscaba hacer historia colonial desde la perspectiva de la historia económica y social, pero también desde la historia regional, a través del análisis de las elites locales, las estrategias de control social, el papel de los sectores mercantiles y las rupturas y permanencias existentes en la sociedad colonial. Aprovechando lo adelantado por autores como Ruggiero Romano, Sergio Villalobos, Marcello Carmagnani, Rolando Mellafe, Alvaro Jara, Armando de Ramón y José Manuel Larraín, Eduardo Cavieres nos mostraba en 1996 que los problemas que lo ocupaban se proyectaban más allá de la época en que él los identificaba y analizaba.

Su nuevo libro obviamente se inserta en los problema planteados, es probablemente la versión final, la culminación de muchos años de investigación y reflexión que, ahora, se presentan más analíticamente que en sus trabajos anteriores. Muestra de la madurez alcanzada por uno de los principales colonialistas de nuestro país.

Si en 1996 Cavieres se ocupó especialmente de la inserción de Chile en "la economía mundo" a través del Imperio Español, abordando los problemas historiográficos y metodológicos que ello implicaba, trazando las principales líneas, características, contenidos y formas de este comercio y sus agentes, en Servir al soberano sin detrimento del vasallo, junto con profundizar en ellos, muestra ángulos inéditos, ejemplifica con nuevos casos y discute con otros autores.

Ahora, a partir de lo local, del funcionamiento concreto del comercio, Cavieres comprende el sistema que representa la economía colonial desde el ángulo del comercio chileno, valorando las economías regionales y ponderando la perspectiva local. En su nueva obra trata principalmente de las características y formas de la acción mercantil del sector comercial chileno del siglo XVIII. Ahí están los sujetos y sus actividades, sus productos, el funcionamiento del comercio, los circuitos comerciales y sus formas, los agentes y sus métodos, los instrumentos, las formas y usos de los contratos, los tipos de crédito. También las redes y circuitos comerciales, las estrategias de sobrevivencia y adaptación de los agentes económicos, sus intereses sociales y políticos, sus instituciones y actividades. Especial atención presta el autor al matrimonio, la educación, la herencia y las redes familiares, en tanto medios en manos de las elites para su consolidación en la sociedad colonial. Sin duda uno de los aportes principales de una obra que, en muchos otros aspectos, sigue lo ya investigado y escrito por el autor en 1996.

Gracias a su oficio, Cavieres muestra también las limitaciones y potencialidades de las fuentes, que aunque parciales e incompletas, como en el caso de las que dan cuenta del movimiento marítimo y la actividad portuaria, de todas forman sirven para reconstruir patrones de comercio que explican la realidad económica colonial. El uso de correspondencia para analizar e interpretar las actividades del sector mercantil, representa para nosotros otro acierto metodológico. Valorable resulta también que Cavieres advierta sobre las carencias que todavía es posible registrar cuando se estudian estos temas; entre ellas, las relativas a las rutas comerciales coloniales, las formas de representación, los montos de dinero extraídos, las relaciones y vinculaciones comerciales entre los agentes y las características y formas que asumen las importaciones de productos como el algodón.

Pero la lectura de esta obra no solo permite comprender mejor el funcionamiento del comercio colonial, también ofrece ideas estimulantes a propósito del estudio del sector mercantil. En primer lugar muestra el fenómeno de concentración de la riqueza, tan característico de nuestra sociedad. También la inclinación al lujo y al consumo superfluo, así como a la ostentación de que hacía gala nuestra elite colonial. Más trascendente todavía, Cavieres identifica el doble estándar de la aristocracia mercantil, la cual mantenía relaciones señoriales tratándose de la vida económica interior, y muy modernas o capitalistas, en sus vinculaciones con el exterior. Sin duda conclusiones fundamentales para entender nuestra evolución posterior, en especial cuando se tratan de explicar las crisis que históricamente han sucedido a los periodos de expansión económica.

RAFAEL SAGREDO BAEZA
Pontificia Universidad Católica de Chile