SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.38 número1MARCELLO CARMAGNANI, El otro occidente. América Latina desde la invasión europea hasta la globalizaciónJOSÉ DEL POZO, Historia de América Latina y del Caribe, 1825 hasta nuestros días índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Historia (Santiago)

versión On-line ISSN 0717-7194

Historia (Santiago) v.38 n.1 Santiago jun. 2005

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-71942005000100011 

 

RESEÑAS

MARCOS CUETO, El valor de la salud. Historia de la Organización Panamericana de la Salud. Organización Panamericana de la Salud. Washington, 2004, 201 págs.

La renovación historiográfica que impulsó la Escuela de los Annales y la que, entre otros, promovió Pierre Chaunu, en medida importante para mirar el pasado no solo desde la perspectiva de la historia económica y social que propugnó aquella, estimuló la realización de estudios que poco o nada tenía que ver con la llamada -y desprestigiada- historia positivista. Estos nuevos rumbos, que se dirigieron hacia los más variados y recónditos campos, también se hicieron sentir en la historia de la medicina, dando origen -con el significativo aporte de la sociología- a lo que el historiador peruano Marcos Cueto llamó, en un trabajo anterior, la "nueva historia social de la ciencia y la medicina"1.

Esta nueva historia de la ciencia y la medicina, sin dejar de lado los asuntos clásicos que trató esa especialidad, como por ejemplo las biografías de médicos, las investigaciones sobre los descubrimientos científicos o la historia de esa profesión, se abrió a temas diferentes. Así, por mencionar algunos, procuró dilucidar el papel de los médicos como grupo social y gremial; se interesó por los enfermos y las enfermedades a fin de conocer, desde una perspectiva no tradicional, a los sectores populares; centró su atención, con el objeto de comprender al estado asistencial del siglo XX, en las instituciones públicas relacionadas con la salud; y se ocupó, para mencionar un último ejemplo, de la "internacionalización de la medicina", esto es, del estudio de las instituciones internacionales que, a partir del siglo XIX, dictaron normas para prevenir, controlar y erradicar las enfermedades y, en general, promover la salud.

La historia de una de esas instituciones -nos referimos a la Organización Panamericana de la Salud (OPS)- fue el propósito que se trazó el profesor Cueto. Su desafío era considerable, puesto que no era fácil resolver los múltiples problemas historiográficos que se presentan cuando se estudia una institución en la que confluyen temas propios de la Historia de las Relaciones Internacionales, la Historia Económica, la Historia Social y la Historia Política. Con todo, hay que reconocer que la nueva historia de la medicina y la ciencia -de la que el autor es un cultor destacado- le proporcionó las herramientas para resolver esas dificultades y elaborar un trabajo que, sin exagerar, puede considerarse un modelo de cómo abordar la "internacionalización de la medicina".

El punto de partida de este libro es una pregunta aparentemente sencilla: ¿por qué se crea la OPS? La respuesta que se ofrece permite comprobar que ese organismo comenzó a cobrar vida en 1902 y que su nacimiento en parte se explica porque para los intereses económicos de los Estados Unidos -una de cuyas expresiones más poderosas era el "extraordinario crecimiento del comercio marítimo"- resultó fundamental combatir las epidemias con medidas distintas a las que, hasta entonces, empleaba la "sanidad marítima tradicional". Las cuarentenas y el aislamiento de pasajeros, en efecto, servían poco a esas alturas. De ahí que dicho país, con ocasión de la Primera Conferencia Internacional Americana (1889-1890), creara una Oficina, con sede en Washington, para enfrentar los desafíos sanitarios comunes a toda América; y que, en 1902, la delegación norteamericana que participaba en la Conferencia Internacional de los Estados Americanos que se efectuó en México, aprobara organizar una Oficina Sanitaria Internacional con sede en Washington "para elaborar los acuerdos y reglamentos beneficiosos a los intereses de todos los países". Cada república -se decía- tendría un voto, se nombraría un Consejo Ejecutivo y se elegiría un Presidente en la próxima convención sanitaria, por todo lo cual -añade el profesor Cueto- la reunión de México puede "ser considerada como la convocatoria para la Primera Convención Sanitaria Internacional de las Repúblicas Americanas, el evento fundacional de lo que hoy conocemos como Organización Panamericana de la Salud".

Sus primeros años, bajo la dirección del doctor norteamericano Walter Wyman, estuvieron marcados por la "convicción que la capacidad y los conocimientos humanos podían dominar la naturaleza, dirigir racionalmente el comercio y mejorar la salud pública... Todo parecía depender de un concienzudo estudio previo y de la energía y racionalidad que se aplicasen a la solución de un problema". Con esta fe, se realizaron nuevas convenciones sanitarias en las que se plantearon medidas para combatir la fiebre amarilla, la malaria, la peste bubónica y la tuberculosis, y a las que se agregaron, a partir de 1911, recomendaciones para abastecer con agua potable a las poblaciones; reglamentar la prostitución y controlar los productos alimentarios. La idea era que esos acuerdos tuvieran un alcance continental, que, en lo posible, obligaran a todos los países, sin que importara que, al menos en teoría, limitaran su soberanía en nombre de la ciencia. El convencimiento de que se poseía la verdad científica era más fuerte, a tal punto que, poco tiempo después, se solicitó que los delegados a las conferencias sanitarias fueran las "autoridades sanitarias de sus respectivos países" a fin de que informaran de los medios empleados "para hacer cumplir las resoluciones aprobadas en la Convención anterior".

El impulso que tomaba la sanidad panamericana tuvo un quiebre a partir de 1911, como queda en evidencia al observar la postergación (hasta 1920) que experimentaron las conferencias sanitarias. Según el profesor Cueto, esta situación obedeció al inicio de la Primera Guerra Mundial y a la "intensificación de las intervenciones militares norteamericanas en determinados países de la región". La reanudación de las conferencias en Montevideo, en 1920, coincidió con la designación del médico militar norteamericano Hugh Smith Cumming como Director, según se denominaba ahora al Presidente de la Oficina Sanitaria Panamericana. Ocupó dicho cargo hasta 1947, siendo su gran logro la "consolidación de la identidad" de dicha institución. En este sentido, podría decirse que dicha evolución contribuyó a "sentar las bases de la salud pública en la región", cumpliendo así el "objetivo político y sanitario del panamericanismo" en una etapa en la que se "relanzó el panamericanismo como un componente esencial de la relación entre Estados Unidos y América Latina", llamada entonces la Política del Buen Vecino. Así, pues, y al igual como había ocurrido en sus orígenes, la Oficina Sanitaria Panamericana coincidía con parte de los propósitos que perseguía la política exterior norteamericana, sin perjuicio de lo cual hay que reconocer que su labor -liderada por médicos de esa nación- resultó de gran trascendencia para la salud de las poblaciones de América. Un notable ejemplo en tal sentido corresponde a la aprobación en La Habana, en 1924, del Código Sanitario Panamericano. En sus disposiciones, entre otras cosas, se reconocía que la "salud era un derecho de todos los países y de todas las personas", y la necesidad de crear ministerios de sanidad, sirviendo estas declaraciones para que "la salud internacional se abriese paso en la agenda política local".

La década de 1930 y primeros años de la siguiente estuvo marcada por la Segunda Guerra Mundial. Este conflicto, al igual que la Primera Guerra, repercutió en la vida de la Oficina Sanitaria Panamericana. De hecho, uno de los temas que se abordó, en 1942, fue la "defensa continental" para proteger -de acuerdo a la exposición del delegado mexicano- "a nuestras mujeres, a nuestros niños, a nuestros ancianos, y a nosotros mismos, contra la esclavitud que nos sería impuesta por los agresores".

En 1947 será designado el doctor Fred L. Soper como cuarto director de Oficina Sanitaria Panamerica. Su labor se orientó a evitar que dicho organismo se convirtiera en un "instrumento de la política exterior norteamericana o de cualquier país", puesto que -sostenía- la "política no debía mezclarse con la ciencia" y la institución que dirigía debía ser "eminentemente técnica, imparcial y objetiva", y así contribuir al "bienestar de las poblaciones". El doctor Soper, por otra parte, creía que era primordial que la OPS creciera para cumplir sus metas; que se convirtiera en una gran institución. Se empeñó, por lo mismo, para elevar su presupuesto (con cuotas mayores a las que pagaban los países miembros hasta entonces) y para aumentar la cantidad de sus funcionarios (que pasó de 88 a 750), y para que tuviera una sede acorde con su importancia. En otro plano, impulsó como política la erradicación de algunas enfermedades, como la frambesia, la viruela y la malaria, con la "confianza en la ciencia y la tecnología para dominar la naturaleza". En este sentido, es muy sugerente la observación del profesor Cueto respecto a que los notables éxitos que se obtuvieron fueron aparejados con el surgimiento de problemas no previstos, como por ejemplo el hecho de que los insecticidas empleados mataban no solo a los mosquitos, sino también a las aves y las abejas; contribuían, además, a generar contaminación ambiental y, por si fuera poco, no erradicaban para siempre la enfermedad. Esta, en efecto, tendía a reaparecer después de algunos años, dejando en evidencia que el sueño de los erradicadores podía tener un amargo despertar. Que la ciencia y los investigadores no siempre encontraban verdades y que sus soluciones, que podían ser útiles en el corto plazo, representaban una incógnita respecto a sus consecuencias futuras.

En 1959, será elegido Director de la OPS Abraham Horwitz, médico chileno que permaneció en el cargo hasta 1976. Hombre de su tiempo, estimó necesario diseñar una política que subrayara la "íntima relación... entre la salud y la economía" y destacara que las "condiciones de salud dependían del grado de desarrollo económico". El profesor Cueto afirma que para entender la difusión que tuvieron esas ideas es menester tener en cuenta la "aspiración -y cierta urgencia- por alcanzar el desarrollo" que se respiraba en las sociedades latinoamericanas y, sobre todo, que una serie de organismos internacionales sostenían los mismos planteamientos, constituyendo una suerte de clima intelectual del que no era fácil escapar. La OPS, por lo mismo, promovió acciones que coincidían con parte del programa de transformaciones que promovió el Presidente Kennedy y la Alianza para el Progreso a partir de 1961, entre las cuales cabe mencionar los planes nacionales de salud. ¿Quién podía dudar de la eficacia de estos últimos si la ONU había declarado al decenio de 1960 como la década de la planificación, creando en Santiago, por intermedio de la CEPAL, el Instituto Latinoamericano para la Planificación Económica y Social (ILPES)? Por otra parte, y recogiendo también ideas que nadie discutía, la OPS propuso, al igual como lo hacía la Carta de Punta del Este, aumentar el número de graduados en las escuelas médicas, y orientar su formación preferentemente a la prevención y al servicio de la sociedad.

En 1975, el médico mexicano Héctor Acuña fue elegido Director de la OPS. Por entonces, los países del Caribe iniciaban su incorporación a este organismo, después que Canadá lo había hecho en 1971. Será precisamente su ministro de Salud, Marc Lalande, quien dio a conocer un informe acerca de las bondades de la salud primaria y en el que se preguntaba si contar con más profesionales y hospitales, que era lo que se defendía hasta entonces, era el mejor camino para enfrentar los problemas de salud. Su respuesta era negativa, sugiriendo como política la prevención de las enfermedades comunes, como las diarreicas y respiratorias, las que eran causadas en muchos casos por la pobreza. El doctor Acuña hizo suyos esos planteamientos y, por lo mismo, consideró necesario que OPS promoviera la atención primaria en campos tales como la salud maternoinfantil. El activo papel que jugó la comunidad en los nuevos planes, así como el buen resultado de los mismos, contribuyeron a modificar el "estilo de los programas de erradicación, tradicionalmente denominados verticales". Así, la lucha contra la viruela y la poliomielitis que hasta entonces se hacía desde "desde arriba", comenzó a tomar en cuenta las condiciones locales y a buscar participación de la comunidad. La eficacia de estos programas se manifestó en el hecho de que, en 1971, se registró el último caso de viruela.

El médico brasileño Carlyle Guerra de Macedo, que dirigió la OPS a partir de 1985, continuó en esa línea promoviendo campañas a favor de la inmunización.

Ese año, en efecto, se tomó la decisión de erradicar la poliomielitis. Con los fondos que recaudaron los rotarios de todo el mundo, se consiguieron los 120 millones de dólares que, en principio, se requerían para vacunar a todos los niños. Nueve años después, se verificaba que dicho flagelo había desaparecido en América.

En el último decenio del siglo XX -anota el profesor Cueto- la OPS enfrentó nuevos desafíos, entre los cuales destaca lo que denomina como "ofensiva neoliberal". Quienes defendían este pensamiento económico postulaban la necesidad de mejorar la administración y eficiencia de la salud pública, y disminuir su costo para el Estado. La OPS, por su parte, estimó que debía "seguir reivindicando la salud como un derecho de las personas y las sociedades", tal como el doctor George Alleyne, de Barbados, su Director entre 1995 y 2003, lo planteó en un documento en el que afirmó -al igual que lo habían hecho varios de sus predecesores- que la salud pública era "una responsabilidad social e institucional".

La lectura de esta investigación pone en evidencia la indiscutible significación de la OPS en el combate a la enfermedad y -en palabras del autor- en la defensa de la "salud como una necesidad impostergable de mejorar las condiciones de vida, como un derecho humano fundamental, y como un requisito indispensable para la paz, la seguridad, la tolerancia y la solidaridad". Por otro lado, enseña que la vida de esa institución estuvo influida por variados factores, como por ejemplo los intereses norteamericanos, la personalidad de sus directores, los cambios experimentados por la noción de salud pública y por las políticas para enfrentar las enfermedades; y que ella, a su vez, tuvo una cierta responsabilidad en las decisiones que tomaron los países que la integraban.

Teniendo en cuenta esos aportes podría decirse que se trata de una obra que, al reconstruir la historia de América desde la perspectiva de la ciencia, presenta visiones nuevas y sugerentes, contribuyendo, por lo mismo, a enriquecer nuestra comprensión de la historia de América del siglo XX.

JUAN EDUARDO VARGAS CARIOLA
Pontificia Universidad Católica de Chile

1 Cueto, Marcos (editor), Salud, cultura y sociedad en América Latina. Instituto de Estudios Peruanos-Organización Panamericana de la Salud, Lima, 1996, 27.