SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.48 número1MARIO AMORÓS, Miguel Enríquez: un nombre en las estrellas. Biografía de un revolucionarioOSVALDO BARRENECHE y ÁNGELA OYHANDY (comps.), Leyes, justicias e instituciones de seguridad en la provincia de Buenos Aires (siglos XIX a XXI) índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Historia (Santiago)

versión On-line ISSN 0717-7194

Historia (Santiago) vol.48 no.1 Santiago jun. 2015

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-71942015000100013 

RESEÑAS

 

MERCEDES AVELLANEDA, Guaraníes, criollos y jesuitas. Luchas de poder en las revoluciones comuneras del Paraguay, siglos XVII y XVIII, Asunción, Editorial Tiempo de Historia, 2014, 297 páginas.

 


 

El libro que reseñamos, fruto de la tesis doctoral de la autora, propone a través de distintos acercamientos y metodologías, que van desde la Etnohistoria a la Antropología Histórica y la propia Historia, la reconstrucción de los conflictos por el control de la mano de obra originaria y los recursos naturales, principalmente la yerba mate, que enfrentaron a la orden jesuita con los criollos asuncenos durante el siglo XVII y la primera mitad del siglo XVIII en Paraguay y en los cuales los diversos grupos de indígenas guaraníes evangelizados por los miembros de la orden ignaciana tuvieron una importante participación militar.

En principio, Mercedes Avellaneda propone una descripción etnográfica general de estos grupos, distinguiéndolos no solo por su ubicación geográfica, las complejidades de sus jefaturas étnicas y su preparación guerrera sino, también, por los lazos parentales que unían a algunos o por los conflictos que los separaban de otros. Asimismo, distingue entre estas agrupaciones a aquellas que contaban con distintos niveles de relación con los españoles y criollos que poblaban Paraguay y, en especial, con las órdenes religiosas que se encargaban de su evangelización, es decir, franciscanos y jesuitas, las que iban desde la prestación de servicios personales bajo un sistema de encomienda que en pocas partes de América se aplicaba -entre los que se cuenta Chile- y la reserva del trabajo servil que muchos ganaban al ponerse bajo la égida ignaciana10.

Lo anterior se convierte en uno de los principales puntos de atención para la autora, puesto que los jesuitas implementaron una importante actividad misionera concretada en el establecimiento de grandes centros evangelizadores, los que se instalaron en lugares estratégicos desde el punto de vista demográfico, pues se situaban sobre las tierras de linajes poblacionalmente importantes o en lugares que servían para aunar guaraníes dispersos o huidos, de los encomenderos asuncenos y de sus enemigos étnicos. También, desde la óptica económica, al estar dotados de tierras ricas para el cultivo, la cría de animales y el "beneficio" de la yerba mate, además de ser cercanos a los ríos navegables de la región, logrando establecer e ir solidificando acuerdos con numerosos grupos indígenas a quienes ofrecen su protección espiritual y temporal, siendo esta última la que importa más para estas líneas, ya que la llamada "Alianza Jesuita-Guaraní" se desplegó fundamentalmente a través de la barrera en que se constituyeron los padres de la Compañía para impedir que los encomenderos de Asunción tuvieran acceso a la mano de obra indígena; de la rebaja del tributo a un mínimo de un peso por indio tributario, muy distinto a los ocho pesos que pagaban los sujetos a encomienda; y de la posibilidad que los guaraníes tuvieran armas de fuego y constituyeran milicias lideradas por sus propios jefes, pero supervisadas por los ignacianos.

Lo anterior había sido fruto de hábiles negociaciones que habían llevado a los padres de la Compañía de Jesús a desplegar toda su elocuencia con los gobernadores de Paraguay y Buenos Aires, y con los virreyes de Perú e, incluso, con el propio Rey y su Consejo de Indias. A través de la influencia de confesores y consejeros, del envío de procuradores y de las comunicaciones epistolares y personales que los superiores de las provincias o las misiones mantuvieron con la administración colonial, a quienes les plantearon la importancia estratégica de la mantención de las misiones y junto con ella de las milicias guaraníes, dotadas de armas de fuego y entrenamiento militar proporcionado por los mismos padres, para la defensa de la frontera contra las incursiones de los bandeirantes paulistas y de indios rebeldes, así como de los propios colonos españoles rebeldes, los jesuitas consiguieron numerosos privilegios que -según la autora- beneficiaron a los guaraníes, pero también a los ignacianos. Estos últimos constituyeron un verdadero monopolio basado en el control de los caminos y los ríos que permitían la comercialización de numerosos productos, el más significativo de los cuales era la yerba mate, y ello con la anuencia de parte importante de las autoridades y funcionarios coloniales.

Por su lado, los asuncenos en particular y los habitantes de Paraguay en general, desde la temprana colonización del siglo XVI habían constituido un conjunto social con un número no menor de distinciones respecto de otras sociedades coloniales americanas. En parte, por su ubicación fronteriza, su marginalidad geográfica y lo complejo de sus relaciones con los abundantes grupos étnicos locales, los criollos de Paraguay no solo eran un ejemplo temprano de mestizaje -aunque con preponderancia de elementos culturales y sociales europeos- sino, también, de un ejercicio social en que la defensa del territorio de los constantes peligros que lo acechaban habían llevado a que el ejercicio de la política, aun si ella se sustentaba por las armas, fuera cotidiano entre ellos. Se trataba de una sociedad militarizada, dispuesta a defender los privilegios que se les habían concedido por asumir la defensa de un territorio en reemplazo de la monarquía, que no parecía dispuesta a invertir en un ejército profesional como lo había hecho en Chile o en los presidios que se distribuían en puntos estratégicos de las costas del Atlántico y el Pacífico; pero empobrecida tanto por tener que atender a sus obligaciones castrenses como -según lo plantea la autora- por la carencia de mano de obra y de las mejores tierras y vías de comunicación, que eran controladas por los miembros de la Compañía de Jesús11.

Ello fue la fuente de variados conflictos, muchos de los cuales ambas partes intentaban resolver por los mecanismos usuales del esquema político colonial; es decir, a través de peticiones escritas a las autoridades tanto virreinales como imperiales, el envío de procuradores a estas mismas autoridades con el fin de negociar privilegios o coartar los que otros tenían o, bien, bajo la premisa del "se acata pero no se cumple" implementada por el cabildo asunceno en variadas ocasiones. No obstante, estas formas de hacer se vieron interrumpidas al menos en dos grandes ocasiones, que es donde Mercedes Avellaneda ahonda en su libro. En ambas se trató de insurrecciones criollas contra los jesuitas y sus misiones. La primera de ellas durante la época en que el obispado de Asunción fue gobernado por el obispo Bernardino de Cárdenas (1642-1650) y la segunda durante la llamada Revolución de los Comuneros (1724-1735).

Con una línea narrativa marcada por el seguimiento temporal de los procesos y con un importante despliegue de fuentes -que aportan detalles y nombres a los hechos que la autora reconstruye- esta muestra, por una parte, las alianzas que el Cabildo de Asunción (representante de la elite encomendera local) desplegó a mediados del siglo XVII con el gobernador de Paraguay y con el obispo Bernardino de Cárdenas, y la recepción favorable que tuvieron sus peticiones de acceso a la mano de obra indígena en la Real Audiencia de Charcas. Pero no solo con ellos sino, también, con los oficiales de las milicias de la jurisdicción asuncena, la mayoría de cuyos hombres estaban movilizados en los fuertes y presidios que guardaban las fronteras paraguayas, y que estuvieron dispuestos a movilizarse tras ellos, pues percibían que en la medida que el control jesuita por la mano de obra indígena disminuyera, ellos tendrían mejores posibilidades de desarrollo económico.

A ello se sumaron hechos de violencia que sumieron a la provincia en gran confusión e hicieron que el conflicto escalara hasta la expulsión del Obispo y la declaración de la sede episcopal como vacante, de los jesuitas de su colegio asunceno, de la llegada de visitadores y un nuevo gobernador, así como de la excomunión de parte del Cabildo y, por sobre todo, la movilización de las milicias guaraníes que entraron violentamente a Asunción constituidas en un verdadero ejército fronterizo mediante el cual los caciques indígenas lograban conservar y aumentar su prestigio, consolidar alianzas políticas internas y gozar del saqueo cuando vencían. Para los jesuitas estas milicias también eran un arma, pero no solo militar, sino de negociación, pues, además de resguardar parte de la frontera paraguaya estaban dispuestas a movilizarse cuando las autoridades coloniales peruanas o bonaerenses lo solicitaban, así fuera para contrarrestar los ataques de los portugueses como para reprimir a los enemigos internos. Ello permitía a los ignacianos afianzar su poder negociador con la monarquía, pero también poner coto a las pretensiones asuncenas.

Una segunda coyuntura rebelde es analizada por Mercedes Avellaneda, esta es la llamada Revolución de los Comuneros, proceso al que, si bien se le fija un comienzo en 1724, deriva de una seguidilla de tensiones y desencuentros que se arrastraban desde largo tiempo. Otra vez los hechos se sucedieron en forma vertiginosa y con la participación de numerosos actores locales, entre los que se contaba el Cabildo asunceno, las milicias de Paraguay, que esta vez lograron derrotar a las fuerzas guaraníes, y los propios jesuitas. De nuevo las alianzas se desplegaron en todo su esplendor, sin embargo, en esta ocasión y al menos en un principio la mayoría de los miembros del Cabildo tenían intereses económicos comunes con los misioneros de hábito negro. Estas se traducían en redes económicas solidificadas por el parentesco, en una dinámica que la autora concibe como muy propia de la sociedad paraguaya, pero que se verá quebrada cuando los hechos se precipiten y vuelvan a surgir los reclamos contra el monopolio jesuita de mano de obra, tierras y comercio, los que llegaron hasta el enfrentamiento armado. Ahora serán otros los que tomarán el control del Cabildo y con ello el diálogo con las milicias criollas, que poco a poco a su papel militar sumarán una actividad política marcada por la experiencia común de la defensa fronteriza, la pobreza consuetudinaria de muchos de sus miembros y la conciencia de no poder gozar de los privilegios que se les habían concedido en el siglo XVI. Sin embargo, el contexto cambiaría rápidamente con la llegada del marqués de Castelfuerte, considerado el primer virrey borbón de Perú, quien venía dispuesto a hacer sentir a los habitantes del virreinato -en que se incluía Paraguay- todo el poder que Felipe V había delegado en él, lo que significaba que sus órdenes debían ser cumplidas y que él procuraría hacerlas cumplir a como diese lugar12.

En tanto, en Paraguay los ejércitos de ambos bandos se comenzaban a movilizar; criollos por una parte y jesuitas por otra intentaban negociar y hacer valer sus pretensiones con la Audiencia de Charcas, el gobernador de Buenos Aires, el virrey de Perú y con el propio Consejo de Indias, cuestión en que la mayor experiencia y poder económico de los jesuítas les auguró el éxito en perjuicio de los asunceños. Al mismo tiempo, el gobernador interino de Paraguay se vio envuelto en esta seguidilla de hechos y, en la práctica, terminó encabezando las milicias contra los guaraníes, lo que a la postre lo llevó al cadalso, precisamente a partir de las pretensiones absolutistas del marqués de Castelfuerte, decidido a hacer valer su poder aun en las áreas más distantes del virreinato.

Al analizar esta coyuntura rebelde la autora postula que los repetidos conflictos contra los jesuitas, la militarización de la sociedad asuncena y la participación política de los milicianos, derivada de los factores recién señalados, va haciendo surgir una ideología "comunera" que había tenido una aparición más bien tímida en las disputas del siglo XVII, pero que en las primeras décadas del siglo XVIII había madurado para convertirse en una fuerza de cambio que involucraba a parte importante de la sociedad criolla de Paraguay y no solo a sus elites y que en sus palabras consistía en "[...] el derecho a suplicar los despachos superiores y mostrar los inconvenientes que tenía para el común acatarlos [...]"13, lo que en nuestra opinión no se constituye como una gran diferencia con las acciones políticas que se desplegaban en el mundo colonial americano; no obstante, su distinción estaría en que su práctica iba más allá de los cabildos e involucraba al conjunto de la población y que ella legitimaba el uso de las armas, como un recurso válido para reclamar respecto de las decisiones de la monarquía así como para imponer sus propias decisiones14.

Lo último tensiona el texto que se comenta, pues en él se usan conceptos como ‘revolución’, ‘lealtad’ e ‘ideología’; sin embargo, la discusión sobre el carácter del movimiento comunero queda aún por hacerse, lo que no es de menor importancia, ya que según lo que el propio libro plantea estas asonadas y conflictos en ningún momento discutieron la legitimidad de la monarquía ni plantearon cambios en el sistema político y menos social, sino que llevaron adelante una agenda de cambios en las formas de administrar los recursos políticos y económicos de la provincia paraguaya, que en esos momentos y por muchos años no beneficiaba a los paraguayos ni, en particular, a los asuncenos y si lo hacía con los jesuitas, que progresivamente fueron considerados como extranjeros y que, por cierto, vieron deterioradas tanto su imagen como su acción misionera con estos conflictos, que a pesar de su violencia y del número de tropas movilizadas, amén de la intervención de la más diversa institucionalidad monárquica, no pretendieron romper el orden político existente, sino reformarlo a viva fuerza.

NOTAS

10 Entre una muy amplia bibliografía sobre la encomienda de servicio personal, véase: Silvio Zavala, El servicio personal de los indios en la Nueva España, México, El Colegio de México, 1984-1989, 5 tomos;         [ Links ] del mismo autor, El servicio personal de los indios en el Perú, México, El Colegio de México, 1978-1980, 3 tomos;         [ Links ] Esteban Mira Caballos, El Indio Antillano. Repartimiento, Encomienda y Esclavitud, 1492-1542, Sevilla, Muñoz Moya Editor, 1997;         [ Links ] Hugo Contreras, Encomienda y servicio personal entre las comunidades indígenas de Chile central, 1541-1580, tesis de doctorado en Historia, Santiago, Universidad de Chile, 2009.         [ Links ]

11 Sobre los ejércitos y las tropas de presidio de la monarquía española, véase: Christon Archer, El Ejército en el México Borbónico, 1760-1810, México, Fondo de Cultura Económica, 1983;         [ Links ] Juan Marchena (coord.), El Ejército de América antes de la Independencia: ejército regular y milicias americanas, 1750-1815, Madrid, Fundación Mapfre Tavera, 2005;         [ Links ] Enrique Martínez Ruiz, Los Soldados del Rey: Los ejércitos de la Monarquía Hispánica (1480-1700), Madrid, Actas S.L., 2008.         [ Links ]

12 Respecto al marqués de Castelfuerte como primer virrey borbón: John Fisher, El Perú borbónico (1750-1821), Lima, Instituto de Estudios Peruanos, 2000, p. 39 y ss.         [ Links ]

13 Mercedes Avellaneda, Guaraníes, criollos y jesuitas. Luchas de poder en las Revoluciones comuneras del Paraguay, siglos XVII y XVIII, Asunción, Editorial Tiempo de Historia, 2014, p. 195, nota 4.         [ Links ]

14 Ignacio Telesca partiendo desde el análisis de los conflictos entre jesuitas y asuncenos en el siglo XVIII -incluido el movimiento comunero- analiza los cambios en la sociedad paraguaya luego que los ignacianos fueron expulsados de los territorios coloniales españoles: Ignacio Telesca, Tras los expulsos. Cambios demográficos y territoriales en el Paraguay después de la expulsión de los jesuitas, Asunción, Ceaduc, 2009.         [ Links ]

 

HUGO CONTRERAS CRUCES
Universidad Academia de Humanismo Cristiano
Laboratorio de Historia Colonial, Pontificia Universidad Católica de Chile

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons