SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.18 número3Oxigenoterapia domiciliaria a largo plazo, necesidad apremiante en enfermos con insuficiencia respiratoria crónicaQué se investiga en relación a enfermedad pulmonar obstructiva crónica en Chile índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista chilena de enfermedades respiratorias

versión On-line ISSN 0717-7348

Rev. chil. enferm. respir. v.18 n.3 Santiago jul. 2002

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-73482002000300008 

Rev Chil Enf Respir 2002; 18: 182-188

 

EPOC: Propuesta de manejo simple del paciente estable

MÓNICA GUTIÉRREZ C.*

COPD: A PROPOSAL OF BASIC MANAGEMENT OF THE STABLE PATIENT

Considering that COPD usually seen and frequently managed at the primary level this proposal schematically summarizes through text and diagrams a simplified sequence for the diagnosis, staging, functional evaluation and treatment of this condition in its different stages. Recommendations are cicumscribed to the methods and procedures whose efficiency is adequately backed by clinical experience and publications and which can be feasibly applied in our medium.
Key words: COPD diagnosis, staging, functional evaluation and treatment.

RESUMEN

Considerando la frecuencia con que la EPOC estable debe ser enfrentada en el nivel primario, en esta exposición se propone en forma esquemática a través de texto y diagramas de flujo una secuencia simplificada para el diagnóstico, etapificación, evaluación funcional y tratamiento de esta condición en sus diversas etapas. Las recomendaciones se circunscriben a los métodos y procedimientos cuya eficacia tiene un respaldo adecuado en la experiencia clínica y en las publicaciones y que, además, son factibles de aplicar en nuestro medio.

INTRODUCCIÓN

Los objetivos principales del manejo de los pacientes con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) estable son1,2:

  • Evitar la progresión de la enfermedad: mientras más temprano la diagnostiquemos, lograremos tener pacientes menos comprometidos funcionalmente.
  • Mejorar la calidad de vida, en términos de su capacidad física.
  • Prevenir y tratar exacerbaciones que son las que van deteriorando progresivamente a estos enfermos.
  • Detectar oportunamente enfermedades concomitantes, especialmente que también se asocian al riesgo tabáquico.

Para poder cumplir con estos objetivos revisaremos los 4 pasos principales: diagnóstico, etapificación, evaluación funcional y tratamiento.

Diagnóstico
Para el diagnóstico es fundamental la anamnesis, con el fin de identificar los factores de riesgo. El más importante es el tabaquismo que está presente en alrededor del 90% de los casos. El 24% de los fumadores desarrollan enfermedad clínica, por lo cual en todo paciente que realice una consulta médica debe preguntársele sobre el hábito tabáquico presente y pasado y dejarlo consignado en la ficha clínica para ser considerado un paciente de riesgo, cuando corresponda. Se utiliza el número de paquetes/año (pq/año) para poder comparar el riesgo de los diferentes pacientes correspondiendo un pq/año a fumar 20 cigarrillos diarios durante 1 año. Se calcula de la siguiente forma:

N° pq/año = N° cigarrillos fumados diariamente x N° años
20

También se debe preguntar por exposición ambiental o laboral a otros contaminantes respiratorios que puedan ser causa de EPOC, como también sobre antecedentes familiares, principalmente en pacientes menores de 40 años que se presentan con síntomas de la enfermedad, por la posibilidad de déficit de a1 antitripsina, que se observa en menos del 1% de todos los casos.

Cuando existe riesgo se debe preguntar dirigidamente sobre síntomas respiratorios como tos, expectoración y disnea que, por ser de instalación lenta y progresiva habitualmente el paciente no los considera patológicos y no los declara espontáneamente. En cuanto al examen físico, las alteraciones generalmente son tardías y corresponden a signología bronquial obstructiva, signos de hiperinsuflación pulmonar, signos de insuficiencia respiratoria y de insuficiencia cardíaca derecha en los casos más avanzados.

Para confirmar el diagnóstico es indispensable contar con una espirometría donde se encuentre el VEF1 inferior al percentil 5 del valor teórico calculado para ese paciente y una relación VEF1/CVF inferior a 70%.

Etapificación
La clasificación de severidad se basa principalmente en las alteraciones espirométricas2.

  • Estadio 0 - Espirometría normal.
    - Síntomas crónicos (tos, expectoración).
  • Estadio I Leve
    - VEF1 /CVF < 70% VEF1 > 80%.
    - Con o sin síntomas crónicos (tos, expectoración).
  • Estadio II Moderada
    - IIa: VEF1 /CVF < 70% y VEF1 entre 79% y 50%.
    - IIb: VEF1 /CVF < 70% y VEF1 entre 49% y 30%.
    - Con o sin síntomas crónicos (tos, expectoración).
  • Estadio III Avanzada
    - VEF1/CVF < 70% VEF1 < 30% o
    - VEF1 < 50% + Insuficiencia Respiratoria o Cor Pulmonar.

Evaluación

El examen básico, tanto para diagnóstico como para etapificación y seguimiento, es la espirometría. Todo paciente fumador, incluso asintomático, debe tener una espirometría anual, que cumple el rol de detectar precoz-mente la limitación al flujo aéreo espiratorio. La declinación normal del VEF1 después de los 30 años de edad es de aproximadamente de 30 ml por año. Es importante tener en cuenta este valor y hacer el cálculo en los fumadores que controlamos anualmente ya que pueden tener los valores espirométricos en rango normal y estar asintomáticos, y sin embargo, se puede detectar una curva de declinación de la función pulmonar más acelerada3, lo que haría pensar que ese paciente cae en el 15% que hará la enfermedad. También es importante introducir el concepto de edad pulmonar4 que consiste en calcular, a la inversa de lo habitual, en un nomograma de valores teóricos espirométricos, la edad que le correspondería a partir del VEF1 medido y la estatura del paciente (Figura 1). Esta manera de expresión puede resultar más impactante para el paciente que sólo darle el porcentaje de lo que debiera tener.

Tabla 1. Escala de Disnea de la ATS

Magnitud

Grado
Características

Nada

0

Sin disnea, excepto ejercicios extenuantes.

Leve

1

Al caminar rápido en plano o subir leve pendiente.

Moderada

2 Tiene que caminar más lento o debe detenerse en caminatas en terreno plano.

Grave

3 No puede caminar más de 100 metros sin detenerse por disnea.
Muy Grave

4

Disnea le impide salir de la casa. La presenta al vestirse o desvestirse.

La espirometría se ha demostrado útil para hacer el diagnóstico, evaluar el grado de severidad, evaluar la declinación anual de la función pulmonar en la EPOC, pero no ha sido tan eficaz en medir el efecto sobre la disnea de diferentes terapias broncodilatadoras que, según cuestionarios de calidad de vida, producen mejoría en los pacientes, pero evidencian pocos cambios en el VEF15. Por lo tanto, una respuesta negativa no significa que esa terapia no sirva para el paciente. Es por esto que en los últimos años se están buscando otros parámetros de función pulmonar, como la capacidad inspiratoria (CI) y el volumen inspiratorio forzado en el primer segundo (VIF1) para tratar de encontrar un método reproducible que nos ayude a saber cuanto pueden mejorar los pacientes con diferentes terapias6.

Todo paciente en quien se diagnostique EPOC debe ser evaluado con radiografía de tórax anteroposterior y lateral, principalmente para detectar otra patología asociada como, por ejemplo, la neoplásica.

Figura 1. Cálculo de la "Edad Pulmonar". CVF, VEF1, FEF25-75 y
VEF1/CVF Hombres > 18 años.

Dentro de la evaluación es importante medir la disnea. Se propone el uso de la escala de disnea de la ATS (Tabla 1), en el control habitual de todos estos pacientes, sin importar el grado de severidad, y el uso de la escala de disnea de Borg (Tabla 2) que sirve principalmente para evaluar la disnea en forma aguda, como por ejemplo frente a alguna actividad física determinada.

En los pacientes en estadío IIb y III se debe estudiar además:

1) La tolerancia al ejercicio físico. Una forma sencilla, y validada es el test de caminata de 6 minutos7-11, que nos permite ver si el paciente es capaz de caminar la distancia teórica calculada según su edad, talla y sexo11, qué grado de disnea presenta y si se producen cambios en la saturación de la hemoglobina con oxígeno. Todos estos son índices útiles para el tratamiento y rehabilitación de estos pacientes.

2) Estado de la musculatura respiratoria. Se puede medir en forma simple a nivel de la boca con la presión inspiratoria máxima (PIM), que refleja principalmente la musculatura diafragmática, frecuentemente comprometida en los pacientes con EPOC avanzada.

3) Gasometría arterial. Siempre debemos medirla en el paciente con VEF1 menor de 50% del teórico, aunque esté en fase estable y aunque no tenga síntomas o signos de insuficiencia respiratoria, ya que éstos son tardíos.

4) Polisomnografía. Está indicada solamente si el paciente tiene síntomas o signos de apnea del sueño. No se justifica por el solo diagnóstico de EPOC.

5) Determinación de a1-antitripsina. Solamente está indicada en pacientes que presenten la enfermedad antes de los 40 años, o sin un claro factor de riesgo.

TRATAMIENTO

Las medidas generales son:
Cesación del hábito tabáquico. Es la medida más importante, ya que se ha demostrado que la reducción del tabaquismo disminuye la velocidad de declinación del VEF113 siendo hasta el momento la única medida que puede cambiar el curso de la enfermedad. En cada consulta se debe hacer consejería antitabáquica. Si es necesario se debe dar ayuda al paciente con terapia de reemplazo de nicotina y/o bupropion o derivarlo a un centro especializado en estos tratamientos.
Evitar otros factores de riesgo como la contaminación ambiental o laboral.

Uso precoz de antibióticos cuando existe evidencia de infección: aumento de la disnea junto a aumento en la producción de esputo o aparición de expectoración purulenta.
Vacuna antiinfluenza anual y antineumocócica cada 5 años.
Detección de enfermedades concomitantes que ocurren con mayor frecuencia en estos pacientes por su hábito tabáquico, como son: cardiopatía coronaria, enfermedad obstructiva vascular periférica y cáncer pulmonar.

Tratamiento Farmacológico

El esquema de tratamiento farmacológico que se propone en los pacientes sintomáticos (Figura 2), debe ser escalonado de acuerdo a la respuesta y a la severidad de síntomas, partiendo por b2 adrenérgicos o anticolinérgicos de acción corta o prolongada de acuerdo a necesidad y disponibilidad. Si no resultan suficientes aisladamente, se debe asociar ambos tratamientos. Si aún no es posible controlar los síntomas agregar teofilinas de acción prolongada, controlando los niveles plasmáticos para evitar intoxicación y conseguir dosis terapéuticas con un rango entre 8 y 10 mg/ml. Finalmente, si el paciente aun persiste sintomático, realizar prueba esteroidal con corticoides por vía inhalatoria por al menos 6 semanas.

Figura 2. Tratamiento Farma-cológico Escalonado Sintomático.

Manejo de acuerdo a grado de severidad (Figura 3):

En la Etapa 0: lo más importante es el tratamiento antitabáquico12 y el estudio espirométrico anual. Esta etapa debe ser diagnosticada y tratada por el médico general, quien deberá derivar al paciente a un centro especializado cuando la consejería antitabáquica no es suficiente.

En la Etapa I y II-a: Además del paso anterior se agrega todo el manejo básico y el tratamiento farmacológico escalonado según síntomas. También puede ser tratado por médico general.

Figura 3. Resumen de manejo del paciente con EPOC según etapas.

Tabla 3. Indicaciones de oxigenoterapia a largo plazo
  • Se debe administrar en todo paciente portador de EPOC que tenga en condiciones estables, al menos 1 mes después de alguna descompensación, PaO2 < 55 mmHg o Sa O2 < 88% en reposo.

  • Debe ser permanente, por más de 16 horas diarias incluyendo la noche, lo que se ha demostrado eficaz para evitar o retrasar la aparición de cor pulmonar.

  • En los pacientes con PaO2 limítrofe entre 56 a 59 mmHg se exige que además tenga algún signo de repercusión de la hipoxemia como hiperglobulia (hematocrito > 56%) o cor pulmonar.

  • Se indica O2 solamente nocturno, si estando despierto la PaO2 es mayor de 55 mmHg o la SaO2 mayor de 88% pero durante el sueño baja de estos niveles, o la PaO2 cae > 10 mmHg o la SaO2 baja > 5 puntos por ciento con signos o síntomas de hipoxemia.

  • Idealmente se debe titular la dosis de oxígeno que cada paciente requiere, tanto durante el sueño como en el ejercicio, para mantener una saturación sobre 90%.

En la Etapa II-b. El paciente en esta etapa debe ser evaluado y controlado periódicamente por un especialista que asesore al médico general. Se agrega al manejo de la etapa

anterior la gasometría arterial, si es posible, realizar estudio de función pulmonar completo con medición de volúmenes pulmonares y DLCO y el estudio de cor pulmonar. De acuerdo a esta evaluación se decidirá si requiere oxigeno-terapia domiciliaria (Tabla 3) y se ingresará a un programa de rehabilitación, que está detallado en la siguiente etapa.

En la Etapa III. El manejo debe ser realizado por médico especialista. Además del manejo básico se debe evaluar gasometría arterial, volúmenes pulmonares, DLCO y estudio con electrocardiograma y ecocardiograma para establecer si existe o no Cor Pulmonar. Como en todas las otras etapas se propone el tratamiento farmacológico escalonado sintomático. De acuerdo a evaluación gasométrica indicar oxigenoterapia crónica (Tabla 2).

Para estos pacientes debemos contar con un Programa de Rehabilitación multidisciplinario que básicamente le entregue:

1) Educación sobre su enfermedad, auto-cuidado, indicadores de agravación y motivación para mantener su tratamiento y sus controles periódicos.
2) Asistencia nutricional, la mayoría de los pacientes en esta etapa están desnutridos, lo que aumenta su atrofia muscular e ineficiencia de la musculatura respiratoria.
3) Entrenamiento físico general, que está demostrado que mejora los índices de calidad de vida.
4) Entrenamiento de extremidades superiores.
5) Entrenamiento muscular inspiratorio, para mejorar la función diafragmática.
6) Psicoterapia y/o tratamiento farmacológico de los estados depresivos que habitualmente tienen estos pacientes por lo limitante de su enfermedad crónica.

Existen otras alternativas de tratamiento cuya efectividad ha sido demostrada en varios estudios publicados, pero que no tienen aún evidencia de tipo A como son: la ventilación mecánica no invasiva ambulatoria, la cirugía de reducción de volumen pulmonar y finalmente el trasplante pulmonar.

BIBLIOGRAFÍA

1.- Global Initiative for Chronic Obstructive Lung Disease. National Institutes of Health. 1998.         [ Links ]

2.- Pauwels R A, Buist A S, Calverley P M A, jenkins c r, hurd s s. NHLBI/WHO Workshop Summary. Global strategy for the diagnosis, management, and prevention of COPD. Am J Respir Crit Care Med 2001; 163: 1256-76.         [ Links ]

3.- Fletcher C, Peto R. The natural history of chronic airflow obstruction. BMJ 1977; 19771: 1645-8.         [ Links ]

4.- Gutiérrez M, Rioseco F, Rojas O, Casanova D. Ecuaciones de referencia espirométrica en población chilena. Rev Chil Enf Respir 1997; 13: 165-77.         [ Links ]

5.- Celli B R. Lung function revisited: primary outcome or diagnostic tool?. Lung function measurement_more than just FEV1. Setting the Stage, Global COPD Conference. 14-17 November 2001, Kos, Greece.         [ Links ]

6.- Taube C, Lehnigk B, Paasch K, KIRSTEN D, JÖRRES R, MAGNUSEN H. Factor analysis of changes in dyspnea and lung function parameters after bronchodilation in Chronic Obstructive Pulmonary Disease. AM J Respir Crit Care Med 2000; 162: 216- 20.         [ Links ]

7.- Guyatt G H, Sullivan M J, Thompson P J, FALLEN E L, PUGSLEY S O, TAYLOR D W, BERMAN B. The six- minute walk: a new measure of exercise capacity in patients with chronic heart failure. Can Med Assoc J 1985; 132: 919-23.         [ Links ]

8.- Butland J, Pang J, Gross b R, Woodcock A, GEODES D. Two, six, and 12 minute walking tests in respiratory disease. B M J 1982; 284: 1607-8.         [ Links ]

9.- CAHALIN L, MATHIER M A, SEMIGRAN M J, DEC G W, DISALVO T G. The six-minute walk Test Predicts Peak Oxygen Uptake and Survival in Patients Whith Advanced Heart Failure. Chest 1996; 110: 325-32.         [ Links ]

10.- Luna E, Domínguez M E, RODRÍGUEZ A, GÓMEZ J. Estandarización de la prueba de caminata de seis minutos en sujetos mexicanos sanos. Rev Inst Nal Enf Resp Mex 2000; 13: 205-10.         [ Links ]

11.- Enrightand P L, Duane L S. Reference Equations for the six-minute walk in healthy adults. Am J Respir Crit Care Med 1998; 158: 1384-7.         [ Links ]

12.- Kanner R E, Connett J E, Williams D E, Buist A S. Effects of randomized assignment to a smoking cessation intervention and changes in smoking habits on respiratory symptoms in smokers with early chronic obstructive pulmonary disease: the lung Health Study. Am J Med 1999; 106: 410-6.         [ Links ]

* Hospital Naval Viña del Mar.
Texto basado en la Conferencia pronunciada en las Jornadas de Otoño 2002 de la Sociedad Chilena de Enfermedades Respiratorias.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons