SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.41 número1RÓMULO CÚNEO-VIDAL: PIONERO DE LA ETNOHISTORIA ANDINA índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Chungará (Arica)

versión On-line ISSN 0717-7356

Chungará (Arica) v.41 n.1 Arica jun. 2009

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-73562009000100002 

Volumen 41, N° 1, 2009. Páginas 5-44 Chungara, Revista de Antropología Chilena

ANTROPOLOGÍA HISTÓRICA

 

CIVILIZACIÓN Y FOMENTO: LA "DESCRIPCIÓN DE TARAPACÁ" DE ANTONIO O'BRIEN, 1765

CIVILIZATION AND ECONOMIC DEVELOPMENT: THE "DESCRIPTION OF TARAPACÁ" BY ANTONIO O'BRIEN, 1765

 

Jorge Hidalgo L.1,2

1      Departamento de Ciencias Históricas, Facultad de Filosofía y Humanidades, Universidad de Chile, Santiago, Chile. hidalgol@uchile.cl
2      Centro de Investigaciones del Hombre en el Desierto (CIHDE), Arica, Chile.


Con el objeto de presentar la "Descripción de Tarapacá escrita por O'Brien en 1765, en este prólogo se analizan brevemente las características de las políticas ilustradas de los monarcas Borbones en España y sus repercusiones en el nuevo mundo. Las ideas de reconquistar América, civilizar à la población indígena y fomentar la economía, especialmente las actividades mineras para fortalecer las arcas fiscales, permean la mentalidad de las autoridades políticas. En este contexto surge el interés por el mineral de plata de Huantajaya ubicado en la costa de Tarapacá. Este contaba con gran prestigio de riqueza y sin embargo no rendía lo esperado. De allí la necesidad de obtener información fidedigna del mismo y de cómo se podría estimular su producción. Esta fue la misión de Antonio O'Brien de quien se entregan datos biográficos, referencias de su legado intelectual: manuscritos, mapas y planos que hoy constituyen fuentes indispensables para estudiar la provincia de Tarapacáen el siglo XVIII. De todos sus textos el más amplio es la "Descripción de Tarapacá" que se publica adjunto con índices onomásticos, toponímicos y de materias. Este texto colonial se publica acá, en extenso, por primera vez.

Palabras claves: Tarapacá, minería, desierto, riego, ilustración en América.

The purpose of this paper is to present the "Description of Tarapacá" written by O'Brien in 1765and to analyze the enlightenment policies of the Bourbon monarchs in Spain and their repercussions in the new world. The ideas of reconquering America, civilizing the indigenous population, and fostering the economy especially mining activities, in order to increase fiscal revenue permeate the mind of political authorities. In this context, arose an interest in the silver mine of Huantajaya located on the coast of Tarapacá. This mine was well-known for its wealth but did not yield the expected results. Henee, the political authorities needed to obtain reliable information about it and how production could be improved. This was Antonio O'Brien's mission, whose biographical data together with references from his intellectual legacy -manuscripts, maps, and plans- are given here. Today, such data and references constitute indispensable sources for the study of the province of Tarapacá in the XVIII century. Off al the O'Brien texts the most comprehensive is the "Description of Tarapacá", which is published with name, place, and subject matter indices. For the first time, this colonial text is published here in full.

Key words: Tarapacá, mining, desert, irrigation, age of enlightenment in America.


Civilizar y Fomentar: Políticas Culturales y Económicas de los Gobernantes Ilustrados en España

En la segunda mitad del siglo XVIII se hace presente de modo muy nítido un cambio profundo en las ideas de los gobernantes hispanos respecto al sentido de là labor política, económica y evangelizadora en América, inspiradas en la idea de "que España venciera su pobreza y debilidad y se colocara nuevamente à la altura de las grandes potencias europeas" (Krebs Wilckens 1960:35). El Estado absoluto, inspirado en la ilustración hispana, se torna más autoritario, desechà la participación de los organismos intermedios, concibe la política al servicio de la corona y al engrandecimiento de España, ve à las colonias como elementos relevantes en un proyecto de crecimiento económico de la península. Para alcanzar estas metas era necesario reconquistar América cuyas riquezas se encontraban ahora en manos de un creciente sector de criollos, con capacidad y recursos para lograr cargos significativos en la administración y la iglesia colonial y cuyos productos, además, competían con los de la península; se contaba, por otra parte, con una burocracia corrupta e ineficiente. La política se orientó a fortalecer el ejército comandado por una oficialidad peninsular y à la burocracia hispana en América, mejorar los mecanismos de administración,  incrementar los ingresos tributarios y estimular la economía colonial para que rindiera mayores frutos, especialmente la minería, que no entraba en competencia con la producción metropolitana (Brading 1975,1990). Era necesario, también, tener un mayor control sobre los asuntos eclesiásticos y reorientar en parte su misión. Brading (1975) ha señalado para México que la dinastía de los Austrias se había apoyado preferentemente en los sacerdotes para lograr la lealtad de sus subditos americanos, en cambio los Borbones utilizaron al ejército como el instrumento predilecto para esos mismos fines (Brading 1975:49-50). La evangelización de los indios sigue siendo necesaria, pero ahora, bajo los Borbones, toma el cariz de un proyecto destinado a civilizar à las poblaciones americanas de los sectores sociales más pobres como los indios y los mestizos (Gruzinski 1991:268). Se esperaba que la educación, parte importante del concepto de civilización, así como el dominio de la lengua castellana contribuyeran al mejoramiento de las costumbres y con ello al abandono de la supuesta ociosidad y borracheras de los indios coloniales. El adoctrinamiento religioso en castellano era parte de este proceso que se transforma en política obligada después del año setenta del siglo (véase Hidalgo y Castro 2006). Con todo ello se esperaba dar protección, estímulo, aumento de la productividad de los trabajadores de diversos tipos y un florecimiento económico general, particularmente de la minería, que redundaría en un crecimiento del comercio y los tributos, política que finalmente fortalecería al Estado de acuerdo a los principios del pensamiento ilustrado español. Por ello el documento que publicamos se encuentra dentro de un legajo del Archivo General de Indias caratulado en la época como "Expediente sobre el fomento del mineral de Huantajaya".

Junto a estas ideas se hace presente la admiración por el conocimiento y la tecnología. El crecimiento no sería el resultado sólo de la aplicación de una mayor fuerza de trabajo, era necesario introducir las mejores prácticas y romper con la rutina y la tradición supersticiosa. Disponer de los conocimientos adecuados, útiles, pragmáticos para inducir el crecimiento incluíà la idea de preparación técnica (Sarrailh 1992:174-193).

Por cierto estos proyectos encontraban tanto acogida como alguna resistencia entre los criollos, especialmente entre aquellos más ricos, poderosos e ilustrados en las nuevas tendencias europeas, algunos veían con desconfianza su alejamiento de puestos de poder, el aumento de los tributos y el mayor control del Estado en sus provincias, donde

crecía un incipiente nacionalismo o en otros casos un localismo o regionalismo. Burócratas peninsulares y criollos propietarios de haciendas y minas se miraban con desconfianza. Naturalmente que estas políticas no solo van a afectar à la élite. Sectores populares también acusarán su disconformidad con algunas medidas e incluso doctrineros se verán afectados por ellas y buscarán aliados para cuestionar algunas licencias que el Estado entregará à las autoridades civiles y que van a amenazar sus ingresos como los repartos forzosos de mercancías (Golte 1980; Hidalgo 1987; O'Phelan Godoy 1988).

Como veremos a continuación, a pesar de las cartas e informes que llegaban al Consejo de Indias, la aplicación de estas políticas a un mineral de plata como Huantajaya requería de información de primera mano y proporcionada por algún sujeto que careciera de intereses en la región y con la capacidad intelectual suficiente como para construir los antecedentes y las soluciones evaluando las diversas perspectivas, con lo cual la autoridad esperaba tomar el camino político adecuado para "fomentar" el mineral de Huantajaya, enriquecer la provincia y evitar la fuga de recaudación real. Este sujeto será Antonio O'Brien quien en su misión produjo diversos informes y cartas, siendo el más completo la "Descripción de Tarapacà" escrita en 1765 y que se publica íntegra, por primera vez, con los respectivos índices adjunta a esta presentación.

Huantajaya: necesidad de información

El mineral de Huantajaya tuvo fama de riqueza desde el siglo XVI. Se encontraba en el espacio geográfico en que le había sido otorgada encomienda a Lucas Martínez Vegazo quien inició su explotación en el período hispano y con ello contribuyó a incrementar su fortuna1. El mineral se descubrió en la Cordillera de la Costa, en un punto relativamente cercano al puerto de Iquique, que entonces era una caleta de pescadores changos que resultaba interesante para los españoles por la extracción de pescados y especialmente congrios, que salados y secos se comerciaban ampliamente en las provincias vecinas, además, por un islote cercano donde se extraía abundante guano de pájaros que desde tiempos prehispánicos se utilizaba como abono agrícola. Este territorio, originalmente dependiente de Arequipa, se separó en el corregimiento de Arica que tuvo su primer corregidor en 1565, del cual la provincia de Tarapaca formaba parte. Arica recibe el título de ciudad en 1570. Así el corregimiento de Arica quedaba como el más meridional de los corregimientos del Virreinato del Perú y Audiencia de Lima, al sur del cual seguía el corregimiento de Atacama dependiente básicamente de la Audiencia de Charcas, aun cuando para algunos propósitos los Virreyes del Perú se sentían autorizados a designar sus corregidores. Por el este el corregimiento de Arica limitaba con los corregimientos de Carangas, Pacajes y Lipez, al norte con el corregimiento de Arequipa, Moquehua y Chucuito. Al oeste se enfrentaba al Pacífico, donde con la excepción de unas pocas playas y quebradas el territorio se enfrentaba a acantilados que interrumpían el encuentro entre la cordillera y el mar (Sánchez y Morales 1990:25-31). Tarapaca era gobernado por un subteniente de corregidor, cargo designado por el titular del de Arica y que generalmente era adquirido por algún integrante de las familias criollas dominantes en Tarapaca y vinculadas a Huantajaya.

Estas circunstancias, unidas al extenso desierto, extremadamente seco, que aparentemente aislaban a Tarapaca en todas las direcciones, lo hicieron un territorio distante y poco conocido. La costa ofrecía pocos puntos de desembarque y en su mayoría carentes de agua y hierbas. La Pampa de Tamarugal, entre la cordillera costera y la cordillera de los Andes, contaba con árboles adaptados al desierto como los tamarugos, chañares y algarrobos, así como arbustos que se distribuían en algunas manchas, pero las fuentes de agua dulce superficial eran raras o inexistentes en centenares de kilómetros. Había que subir por la gradiente andina para encontrar algunos oasis y bastante más arriba vegetación, cultivos y ganadería sostenida por el aumento de la humedad que precipita en los meses de verano y el trabajo de campesinos aymarás y quechuas. En este paisaje, las quebradas, particularmente la de Tarapaca, permitían hacer ese trayecto desde el este del desierto hastà las alturas andinas contando con agua y pasto para los animales.

Es natural que de un territorio afamado por las ausencias, la noticia de un rico mineral se transformara en un mito que lo hizo crecer en la correspondencia de los funcionarios que informaban à la Corona hasta hacerlo comparable con el Cerro Rico de Potosí. La pregunta era entonces por qué esa riqueza no se expresaba en los ingresos de las Cajas Reales y en la prosperidad generalizada de esa provincia. Pareciera que Huantajaya y Tarapaca eran lugares adecuados para poner en prácticà las políticas ilustradas à las que hemos hecho referencia.

Para algunos funcionarios reales la explicación de los bajos ingresos fiscales en Huantajaya residía en que sus mineros trataban de ocultar la gigantesca riqueza del mineral de plata de Huantajaya para aprovecharla exclusivamente para ellos, no cumpliendo con las leyes mineras de la Corona. Otras respuestas suponían que la baja producción indicaba más bien que aquellos azogueros ignoraban las técnicas mineras, o que carecían de capitales, incluso de abastecimientos alimenticios y de agua para consumo de los trabajadores. El más activo en estas indagaciones y comunicaciones al Real Consejo de Indias era el corregidor de Potosí, Ventura de Santelices y Venero quien solicitó a Manuel de la Serna, azoguero de Oruro, que había permanecido largo tiempo en Huantajaya, que lo informara de "sus infinitas vetas" y si era posible beneficiar esos ricos minerales a bajo costo.

Según De la Serna, en una extensión de setenta leguas [390 km] se encontraban vetas poderosas a ras de tierra y minerales antiguos, se ignoraba cuánto tiempo habían sido trabajados. Algunos lo atribuían a los "gentiles", indígenas prehispánicos y otros, a los primeros conquistadores, de acuerdo a los vestigios que aún eran posibles observar. Sobre la calidad de los metales señalaba que hacía muchos años el coronel Bartolomè de Loayza estaba sacando "papas de tanta riqueza que la última, dicen, pasó de quarenta quintales de barra masisa". Las "papas" de plata de Huantajaya eran legendarias; no cabe duda que fueran la metáfora de tubérculos y que à la mina se la concibiera como una chacra2 . La del caso citado habría pesado aproximadamente 1.840 kilos de "barra". Es decir, su ley de fino fue de casi un 100% de plata3. Otros testimonios señalan otras proporciones: las "papas producían de 15 a 20 marcos [3,45 a 4,6 kg] por quintal [46 kg] y las más finas por cada libra [0,460 kg] 14 onzas [0,402 kg] de plata fina" (Echeverría y Morales 1952 [1804]:171).

Estas masas aisladas de mineral de plata con una alta ley hicieron suponer a los primeros descubridores que Huantajaya carecía de vetas. Según Echeverría y Morales en 1746 a 50 estados (de 85 a 98 m) de profundidad "se encontró la caja firme del cerro y en ellà la veta principal" (Echeverría y Morales 1952 [1804]: 171). De la Serna, en cambio, señala que desde el año 1751 a 1752 se habían descubierto vetas, donde la plata se encontraba a veces en barra o mezclada en tres tipos principales "según sus pallas (o separación)... que son guia, brosa guia, y rebrossa; la guia se beneficia comunmentte de quatro, a cinco marcos [0.92 a 1,15 kg.] por cajón (que se compone de sinquennta quintales [2300 kgs.]) la brosa guia de quarenta marcos [9,2 kgs.] por quintal que corresponde a dos mil [460 kgs.] y la rebrosa de dies y seis marcos [3,68 kgs.] quintal que corresponde assi mesmo de ochocientos marcos [184 kgs.] cajón, cuia riqueza inponderable apena se le halla semejante por lo subido de su ley". De la Serna creía que en los otros cerros cercanos a Huantajaya se deberían encontrar vetas similares à las descubiertas por el coronel Loayza. Luego, el minero se extendía en la necesidad de construir ingenios de agua en Tarapacà y Sibaya, en el río Camarones y otros. El agua en el mineral era inexistente. Se la traía en odres desde Tarapacà, recorriendo en muías una distancia de 14 a 16 leguas. La madera era también muy escasa, había que traerla de distancias de 10 a 11 leguas o bien por barco desde Chile. Para beneficiar o reñnar los minerales proponía que fueran transportados desde Huantajaya a Iquique y de allá al río Lluta, dos leguas al norte de Arica donde había agua en abundancia para muchos ingenios. La escasez de agua y mantenimiento del mineral para De la Serna no se debía al desierto, era el resultado de la falta de aplicación y de iniciativa de sus habitantes, quienes "desearan tenerlo todo à las manos sin valerse de ingenio y la industria". A pesar de que se apreciaban en la cercanía del mineral zonas con vegetales y bastante humedad, no descubrían cisternas ni norias. De la Serna pensaba que los alimentos deberían traerse desde Chile, en los navios que hacían el comercio con Lima. Al bajar el precio de los alimentos mucha gente concurriría a Huantajaya. Pero había individuos interesados en el estanco de los productos. Así también impedían que llegaran otros a catear los minerales. El que lo intentaba era inmediatamente perseguido. Se violaban las disposiciones de la Ordenanza de Minas que establecía que a Su Majestad pertenecían todas las vetas y que él las concedía a sus vasallos para que se enriquecieren aumentando su real erario en provecho común, sin conceder a persona alguna veta entera, sólo una estaca de setenta varas y a los descubridores de veta nueva, otra de ochenta. Únicamente en el primer registro de Huantajaya se había instituido estaca del Rey4, pero después se habían descubierto vetas y se había olvidado esta obligación. Terminaba Manuel de la Serna quejándose que desde el año 1718 no se había rematado estaca del Rey en Huantajaya con fraude del Real Haber y provecho común. Antes que la falta de minerales, la explicación de la baja producción minera era, según De la Serna: "el despotismo de sus actuales interesados y dueños, auxiliados de la opresión y tiranía"5.

En una carta anterior Manuel de la Serna había sido más específico en sus denuncias. Allá se quejaba del corregidor de Arica, del teniente de Tarapacà Dn. Francisco González Valdés y de los Oficiales Reales de Carangas. Afirmaba que don Bartolomè de Loayza había descubierto veta hacía tres años y no había señalado estaca a Su Majestad "...abusando de los jueces que desde su primer origen ha habido y de los presentes por ser partes e interesados en la mina que hoy se trabaja por parte de la compañía y uno de los dueños es el mismo teniente don Francisco González Valdés, por lo que se viene en conocimiento de la justicia que éste puede ejecutar siendo Juez y parte"6.

El Corregidor de Arica Pedro Remigio Fernández Maldonado también confirmaba a Ventura de Santelices la reputación de Huantajaya, era "no sólo el cerro de este nombre, sino todos los inmediatos, de lo más poderoso que puede haber producido este Reino". Señala que entre los varios interesados que trabajaban en el cerro estaban Manuel de la Serna, quien teníà la pretensión de ser descubridor de cierta veta, desatendiendo lo principal: labrar la estaca que le pertenecía. Agregaba que había procurado persuadirlo con amistad, a que desistiera de esa intención, pero él había insistido, de modo que había dejado defendiendo sus derechos en el tribunal de su teniente. Lo demás de su carta reiterà la enorme riqueza del mineral y la necesidad de su fomento, proponiendo traer los minerales a Arica para procesarlos en el río Lluta7.

Todos estos antecedentes llevaron a Ventura de Santelices a escribir varias cartas al Rey planteando la importancia y los problemas del mineral de Huantajaya. En ellas hacía especial hincapié en la necesidad de trasladar las Cajas Reales de Carangas (donde los mineros de Huantajaya debían llevar sus pinas para fundirlas y pagar derechos reales) a Tarapacà8. Este último punto había sido planteado por los propios mineros de Huantajaya a Ventura de Santelices. Hasta 1755 habían gozado el derecho de llevar sus pinas a Potosí o Carangas, pero desde ese año se les había impuesto que sólo debían llevarlas a Carangas. Esto les representaba notables perjuicios pues Carangas carecía de plata amonedada y para obtenerla debían regresar con sus bienes de plata a Tarapacà y de allí dirigirse a Potosí. Otro factor es que en Carangas experimentaban considerables pérdidas de mineral de plata en la fundición, lo que no sucedía en otras partes9. Todo esto significaba un menor ingreso à la Hacienda Real por el tiempo que los mineros perdían viajando y no trabajando sus minas así como por la mala técnica en la fundición10.

El Consejo de Indias se reunió en 1758, 1759 y 1761 para discutir los informes de Ventura de Santelices y finalmente emitió el 2 de octubre de 1761 una minuta de Real Cédula dirigida al Virrey del Perú. En ella el Rey le mandaba que lo informara del estado y riquezas que producía el mineral de San Agustín de Huantajaya, de la jurisdicción de Arica. Le pedía responder, además, si era conveniente trasladar las Cajas Reales de Carangas y si sería útil la creación de un nuevo corregidor o gobernador en Tarapacà11. El Virrey don Manuel Amat responde en 1762 que para resolver sobre esos asuntos requería de conocimientos prácticos y debía, en consecuencia, reunir todà la información posible. Para esto había pedido los informes a Ventura Santelices y había ordenado al corregidor de Aricà las instrucciones necesarias, lo mismo a los Oficiales Reales, al Tribunal de Cuentas y al actual visitador de Potosí. Con sus respuestas esperaba informar convenientemente al Rey12. No obstante, sólo en enero de 1764 el Virrey podía enviar algunas noticias à la Corona sobre sus averiguaciones. Los informes que habían llegado a sus manos estaban tan incompletos que decidió solicitar noticias extra-judiciales y geográficas. Concluía de estos informes que Huantajaya era uno de los minerales más ricos del Perú, pero, lamentablemente, sus descubridores habían embargado su conocimiento para que las utilidades recayesen en una sola familia. Esto no había impedido que autores extranjeros y viajeros en la América Meridional descubrieran su opulencia. Gracias a sus esfuerzos se había levantado un plano de Huantajaya y su puerto y aunque no era una descripción exacta, era el diseño más ajustado de acuerdo à la información que pudo recogerse. Esto se debía à la ausencia de comercio y comunicación de la gente en ese sector intermedio entre Arica y Atacama. Ninguno de esos corregidores podía reconocerlo adecuadamente. El segundo porque su jurisdicción no le pertenecía y el primero por lo excesivo de las distancias de Arica a Tarapacà. La ausencia de comercio se debía en gran parte a lo amplio de esas provincias.

De la oscuridad de información, a pesar de la certidumbre de riqueza, resultaba difícil resolver si se debían trasladar las Cajas Reales de Carangas al mineral o si convenía que sólo uno de los Oficiales Reales de Carangas pasara a residir a Huantajaya. Para resolver estos asuntos se requería de su conocimiento seguro del estado actual de las minas, del manejo de ellas, origen de su actual abastecimiento, de dónde se proveería de víveres y de recuas de muías. Sobre todo, estimaba el Virrey, requería de un reconocimiento ocular de persona práctica y desinteresada que averiguara por qué toda su riqueza no había hecho más habitada esa región. Esa persona debía descubrir los misterios que se ocultaban de Huantajaya y que sólo podían ser descubiertos en conversaciones privadas. Con estos informes podía ponerse remedio y arreglar el mineral. Por esto había determinado designar a Antonio O'Brien, autor del plano que acompañabà la carta, para que en calidad de visitador, teniente o de gobernador interino pasara a Huantajaya, lo reconociera, observara y examinara. Amat agregaba que tenía confianza en la pericia, aplicación integridad de O'Brien13. Así entraba O'Brien à la historia e invención de Tarapacà.

Datos biográficos de O'Brien

Antonio O'Brien nació en Sevilla, hijo del noble irlandés Daniel O'Brien, quien tenía "casa de comercio" en esa ciudad14. Siendo muy joven se incorporó en el ejército real y sirvió desde 1747 en los ejércitos de África, Italia, España, "a imitación de su noble parentela"15. Según uno de nuestros informes, Antonio O'Brien se incorporó como cadete en el Regimiento de Irlanda donde llegó a ser teniente capitán y fue muy apreciado por todos los oficiales por su buena conducta. Según el propio O'Brien, sirvió cerca de catorce años en el Regimiento de Ultonia en calidad de cadete, de subteniente sencillo, de subteniente de granaderos y de teniente, hasta que por la muerte de sus padres le fue preciso pasar a América con licencia real. Confiaba O'Brien en que algún pariente lo protegería en el comercio de Nueva España, pero al frustrarse esta esperanza se embarcó para seguir al Pacífico y al virreinato peruano. Sus amigos de Cádiz le dejaron en sus manos algunas cortas operaciones comerciales à las que O'Brien correspondió con mucha honradez. Al tiempo de llegar a Lima, 1762, España había declarado la guerra a Inglaterra. O'Brien señala que asumió la misión de disciplinar el batallón de comercio en el nuevo ejército. También instruyó, al mismo tiempo, a muchos oficiales de la plana mayor y subalternos de los cuerpos militares que se formaron durante los años 1762 y 1763. Por su celo y acierto en las enseñanzas militares el Virrey lo designó "ayudante mayor del regimiento de caballería de la nobleza de esta ciudad y ayudante mayor general de infantería del ejército que se formó parà la defensa de este reino, en aquel tiempo, sin que gozase sueldo alguno". Pronto sus conocimientos de geometría y perspectiva se hicieron notorios y el Virrey le encomendó la misión de levantar mapas y planos del puerto del Callao y su fuerte, además de disponer nuevas obras de fortificaciones parà la defensa de ese puerto. El tribunal del Consulado, en junta general de comercio, le solicitó proyectar un muelle en el Callao. Todo lo hizo, indica O'Brien, de su propio peculio sin gravar al Real Erario en gastos, costos ni sueldos. Informado el Rey de estos servicios de O'Brien por intermedio del Virrey, ordenó que se le diese una compañía en el Batallón del Real Felipe de la Guarnición del Callao y de no haber ninguna vacante, la primera que vacase. Nada recibió sin embargo O'Brien, en parte porque el Virrey veía en él al hombre que podía solucionar sus problemas de información en Huantajaya. El primer encargo que recibió O'Brien fue realizar un mapa de Huantajaya y su puerto, el que hizo en Lima en base à las informaciones de los individuos que conocían el lugar y posiblemente otras cartas geográficas16. El mapa y la información recopilada por O'Brien entusiasmó al Virrey, quien comunicó al Rey sus primeros avances en el cumplimiento de la Real Orden de 2 de septiembre de 1761, en carta del 29 de enero de 1764, donde, como hemos visto, sintetizabà la misión que deseaba entregar a O'Brien en Tarapacà17. Antes de ampliar la información relativa a su misión, valdría agregar que en 1769 se señala que O'Brien estaba casado con señora natural de Cádiz y que en 1774 señala que su familia estaba compuesta por su mujer y dos cuñadas doncellas y huérfanas18. Sin embargo, su esposa no pasa a América por enfermedades hasta"19 después de 1776, cuando resuelve viajar "para asistirle y consolarle, ayudándole a sentir sus quebrantos, como verdadera compañera . O'Brien había ganado en Tarapacà el título de gobernador que pierde definitivamente en 1772. Por años O'Brien continuó quejándose de haber perdido el favor del Virrey y pidiendo justicia al Soberano.

El Consejo de Indias aprobó una Real Cédula el 27 de septiembre de 1776, donde, con motivo de la queja de O'Brien, el Rey mandaba al Virrey Gurior copia de la respuesta de su antecesor y de las solicitudes de O'Brien, ordenándole que averiguase si eran o no fundados los cargos que le hacían. Que cotejarà la producción de Huantajaya antes, durante y después de O'Brien. Finalizaba el Rey diciendo: "He resuelto que si resultare inocente el referido O'Brien le reintegréis desde luego en el referido gobierno de que se le despojó, y que si no pudiese verificarse por lo que impide algún superior motivo le coloquéis interinamente en el empleo que le rinda lo suficiente para su mantención, la de su mujer y la de dos cuñadas doncellas y huérfanas, quedando siempre reservado su derecho a salvo para que use de el donde y como mejor le convenga". El Virrey debía dar cuenta al Consejo del resultado de sus diligencias. No sabemos si O'Brien llegó a enterarse de esta cédula a su favor y cuál fue su resultado práctico20.

La misión de O'Brien en Tarapacà

No conocemos el documento que entregó el Virrey Amat a Antonio O'Brien donde se señalaban su título, obligaciones y derechos en su misión en Tarapacà, pero podemos reconstruirlo en base de otras fuentes. Para el reconocimiento de Huantajaya el Virrey dio a O'Brien el título de Alcalde Mayor interino y visitador del mineral21. Un nombramiento precario y de no muy alta jerarquía parà la verdadera misión que se le entregaba. Junto a ello le dio instrucciones detalladas de lo que debía observar tanto en el mineral como en sus inmediaciones. Debía adquirir especialmente conocimientos "prácticos experimentales" de todo, levantando planos. Más específicamente en la "Instrucción Reservada", le ordenaba: reconocer el mineral, sus labores, modos de vida y gobierno de sus habitantes; recoger los registros y títulos de minas; hacer un nuevo registro de las estacas si el que existía estaba muy desordenado; averiguar si se extraía plata sin amonedar por medio de mercaderes de Buenos Aires y de Chile a cambio de qué mercaderías; investigar si se llevaban las pifias de plata a Carangas y en qué número de marcos; si se llevaban pifias a Potosí y en qué cantidad; que se comunicara con el gobernador de Potosí para averiguar con los mineros de esa villa si convenía que se llevarà la plata de Huantajaya a fundir en esa ciudad; debía examinar los medios para introducir agua al mineral y si era ciertà la absoluta imposibilidad de hacerlo; que examinara qué pueblo de las cercanías del mineral de Huantajaya sería el más cómodo para trasladar las Cajas Reales de Carangas, o uno de sus oficiales para que éste controlarà la plata que se extraía del mineral y se pagaran los reales derechos; debía observar los caminos, distancia, fertilidad y escasez de los pueblos cercanos al mineral en vista a promover los medios que asegurasen su abastecimiento para hacerlo más habitable y aumentar su tráfico; finalmente le pedía el Virrey a O'Brien que recorrierà la costa, en especial los puertos y caletas, para averiguar si por ellos se hacía comercio ilícito22.

Bajo el título de Alcalde Mayor de Minas y Visitador se pedía a O'Brien que hiciera un reconocimiento de Tarapacà que debía ser traducido en informes, mapas y formulara un proyecto de reforma y arreglo del mineral de Huantajaya, para lo cual O'Brien se vio invitado a formular un plan económico de desarrollo de Tarapacà, enfrentándose con el poder y las tradiciones regionales a los que debía alterar para aumentar los ingresos reales. Para esto se le daban atribuciones muy limitadas y no más fuerzas de coerción que el respaldo del Virrey ni más medios económicos que un salario de 150 pesos mensuales que debía cobrar en las Cajas Reales de Carangas. Así y todo O'Brien premunido de esta autoridad, con enorme confianza de sus conocimientos técnicos y los informes de Huantajaya que había reunido en Lima, se embarcó para Tarapacà en 1764 donde llegó en el mes de junio23. Hacia esa fecha O'Brien debe haber sido un hombre de 29 a 33 años aproximadamente. Seguramente llegó acompañado de un grupo de ayudantes para medir las minas y levantar mapas y planos de la región24.

No intentaremos en la presentación de este documento un análisis de las acciones políticas y administrativas de O'Brien, ni tampoco un análisis del documento mismo, nos limitaremos a presentar muy someramente el conjunto de su obra tanto literaria como cartográfica que son complementarias entre sí y ayudan a comprender el sentido del texto "Descripción de Tarapacà" que se publica por primera vez en extenso.

Textos de O'Brien

Los manuscritos de O'Brien pueden ser clasificados en cinco grupos: cartas, descripciones o informes, proyectos, cartas o informes relativos a su labor administrativa y los escritos que acompañan a sus mapas. Los textos en su mayor parte permanecían inéditos y se encuentran en el Expediente sobre el fomento de la explotación de las minas de Huantajaya, Charcas 490, AGI, la casi totalidad de ellos han sido transcritos para ser publicados (Hidalgo 2002). En cambio, los mapas han sido publicados como indicaremos más adelante.

En el mencionado Expediente, se encuentran al menos diez cartas de O'Brien; la primera fechada en el mineral de San Agustín de Huantajaya el 28 de julio de 1764 y la última en Iquique el 19 de junio de 177025. Por intermedio de ellas se puede seguir a O'Brien en la exploración de Tarapacà, sus impresiones de la gente, los recursos de la provincia y las sugerencias para fomentar la provincia que lo conducen a un proyecto integral de transformación de Tarapacà, así como de las resistencias que van encontrando sus propuestas.

Las últimas cartas conocidas de Antonio O'Brien están firmadas en Lima el 24 de febrero y el 8 de marzo de 1774 y están dirigidas al Rey, en ellas señalaba que hacía dos años que había sido separado de su cargo como primer gobernador de Tarapacà, provincia que había sido constituida independiente de Arica en 1768. Culpa a José Basilio de la Fuente, el hombre más rico de Tarapacà y el principal minero de Huantajaya, de ser el causante de su desgracia. Resume sus logros administrativos y se describe a sí mismo en una penosa situación, sin empleo, honor ni crédito, con una crecida familia integrada por su mujer y dos cufiadas doncellas y sin recursos para regresar a España. El Rey ordenó investigar su situación y si no era posible restituirle el empleo, otorgarle otro26.

Las descripciones o informes más significativos de O'Brien son su "Descripción del Partido de Tarapacà" y "Explicación de los metales de Guantajaia", sus nombres y beneficios, que hemos analizado con Manuel Castillo (Hidalgo y Castillo 2004:61-93). Ambas se encuentran en Charcas 490, AGÍ. Existe una copia del primero en el British Museum, Department of Manuscripts, Add. 17587, que contiene algunos cambios, el más importante es la ausencia de un índice de materias elaborado por el propio O'Brien. La "Descripción" acompañada de una carta del cuatro de septiembre de 1765 dirigida al Virrey Amat contiene diez capítulos (en 53 fojas) donde se hace una descripción geográfica de Tarapacà, de su comercio, sus puertos, minerales, pueblos, recursos y producción agrícola, los problemas de la escasez de agua en la costa y su existencia en el altiplano, las costumbres de sus gentes y los sistemas de gobierno. Es sin duda el texto de O'Brien de mayor interés y donde se insinúan sus proyectos para transformar el desierto de Tarapacà en una extensa área de cultivos. Se trata de la más completa descripción colonial de Tarapacà conocida hasta ahora y escrita por un hombre que se enamoró del desierto y sus secretos: "los hermosos cerros que la forman que son tales, que convidan con solo su vista a que los cateen" (Descripción f. 48r.).

"La Explicación de los metales"... es un pequeño tratado (de doce fojas) que recoge las nominaciones que recibían en Huantajaya los diversos minerales de plata por sus colores y riquezas, que los hacían distintos de otros conocidos en los Andes, distinguiendo entre ellos tres clases de acuerdo al modo en que eran beneficiados o refinados: los de crudo, de quema y de fundición. Fréderique Langue y Carmen Salazar-Soler en su Diccionario de Términos Mineros parà la América Española (Siglos XVI-XIX), París 1993, recogen algunas de las definiciones de O'Brien en "Explicación..." bajo la referencia de AGÍ, Charcas, 490.

Para hacer posible el fomento de Huantajaya O'Brien estimaba indispensable acercar a ese mineral el recurso más escaso del desierto, es decir el agua dulce, idea que expone en su "Explicación del proyecto que se propone para fertilizar el valle de Iluga, [y] proveer de víveres el mineral de Guantajaya", cuyo original se encuentra en Charcas 490, AGÍ; fue publicado por Hidalgo (1985). El mapa que acompaña a este proyecto se encuentra en el British Museum y fue publicado por Couyoumdjian y Larraín (1974). La propuesta de O'Brien fue un macroproyecto de riego del desierto de Tarapacà dando curso à las aguas de dos lagunas altiplánicas de Tarapacà que bajarían por la quebrada de Tarapacà para irrigar las tierras desérticas, pero fértiles, de Pampa Yluga, lo que hoy se conoce comô Pampa del Tamarugal, donde en tiempos anteriores al suyo se habían realizado cultivos con agua de avenidas, cuyos restos descubiertos por Núñez (1975) son aún visibles hoy. La idea involucraba bajar la población serrana de las quebradas y darles parcelas en el desierto, con lo cual se abastecería de agua, alimentos, animales y de mano de obra al mineral de Huantajaya. La realización de este proyecto comprendíà la construcción de represas en los lugares donde la quebrada se estrechaba. Los esfuerzos de O'Brien se vieron frustrados por múltiples razones; sin embargo, su proyecto aún puede ser leído con interés tanto para conocer sus ideas como de las de otros sujetos de la época, como los indígenas, curas y mineros; también por cuanto señala un programa pionero de colonización agrícola del desierto. No sabemos cuánto de este proyecto fue idea original de O'Brien o si se limitó a sistematizar viejas aspiraciones de los habitantes de la región. En la Descripción se hace referencia a dos proyectos anteriores para utilizar las aguas de Lirima (Fs. 33v.-34v.). Por otra parte, al margen del proyecto de O'Brien, aun no contamos con un estudio sobre la antigüedad de la práctica de aprovechar las aguas de avenidas para irrigar chacras en tierras fértiles de la pampa desértica, de la posible extensión geográfica y cronológica de este uso de recursos en otros lugares del desierto peruano-chileno costero y de las formas de apropiación social que han ocurrido y de las posibles competencias que ellos generaban27.

O'Brien consideraba por otra parte como factible regar el desierto, en algunos puntos, con agua de pozos o puquios, aun cuando no se extiende en este tema en la descripción adjunta. Valoró además la existencia de socavones para el riego que describe en el caso de Pica28.

Para verificar algunas de las afirmaciones de O'Brien hemos visitado los sitios que describe o dibuja en sus mapas en diversas expediciones en conjunto con Lautaro Núñez, Luis Briones y otros colegas. Además junto a Maximiliano Mamani, poeta y guía aymara, pudimos llegar hastà las lagunas de Lirima o Chuncara en los orígenes superiores de la quebrada de Tarapacà y fotografiamos construcciones de estructuras habitacionales y el canal de salida de las aguas, que suponemos son los restos que dejó O'Brien u otros sujetos intentando llevar a cabo un proyecto parecido. No cabe duda que es necesario un proyecto multidisciplinario que incluya excavaciones arqueológicas.

Los textos referidos à la labor administrativa de O'Brien se encuentran en Archivos de Santiago, Lima, Buenos Aires, Sevilla y Madrid. Entre ellos están las visitas à las minas (que incluyen mediciones de las mismas además de informaciones sobre los trabajadores, sus salarios, productividad, etc.), las revisitas y tasas de tributarios indígenas, concesiones de explotación de asientos mineros, juicios que se realizaron en su calidad de justicia mayor y una extensa correspondencia vinculada à la creación de la Provincia de Tarapaca, del establecimiento de correo en la misma, del traslado de las Cajas Reales de Carangas a Tarapaca, etc.

Los proyectos aludidos de O'Brien lo convierten en un representante de la ilustración española en América, comparable con el "arbitrismo hispanoamericano" (ver Almarza 1990).

Los mapas y planos de O'Brien

Conocemos cinco planos y mapas, algunos de los cuáles poseen copias de la época. No sabemos cuáles son originales.

1. "Plano de la mina de Guantajaya y del Puerto de Yquique, cituado en la costa del Perú en los 21 grados 45 minutos de latitud", en Mapas y Planos de Perú y Chile, N° 43, en AGÍ. Hay duplicado en Charcas 490. Incluye informe de Don Antonio O'Brien, fecho en Lima 11-1-1764. En colores, de 65 x 35 centímetros. "Escala de dos leguas, los 11.5 centímetros". Bermúdez (1975) publicó el Plano 1, en blanco y negro en una reducción de 16,8 cm. Por 12 cm. Señala que tiene dos escalas, una de dos leguas a lo largo de la costa y otra de 400 varas para el distrito minero. Incluyen una reproducción facsimilar sin transcribir el texto que acompaña al mapa. Complementa los datos del Plano con informaciones de la "Descripción..." (Bermúdez 1975:24-36).
2.

"El mineral de San Agustín de Guantajaya. Iquique. Año 1765. Por Antonio O'Brien. Original y Copia". En colores. Mapa N° 458 mide 159 x 85 centímetros. Mapa 459 mide 159 x 88 centímetros. En Mapoteca, Archivo Nacional de Chile.

Bermúdez (1975) publicó "Detalles del Plano de San Agustín de Guantajaya, muestra el poblado del mineral del Hundimiento y el cruce de vetas y caminos". Transcribe las leyendas del Plano y su título sería:

"Plano que manifiesta todo el Mineral de San Agustín de Guantajaya, y Alto de San Simón, con las Estacas asignadas en él, la Población y Vetas que se conocen, sus rumbos y nombres........" (Bermúdez 1975:37).

3. "Plano que manifiesta el Amojonamiento, medidas y labores de las minas del Serró de San Agustín de Guantajaya, en la costa del Perú y provincias de San Marcos de Arica, años 1764 y 1763". Escala de 80 varas. Mapa N° 485 en Mapoteca, Archivo Nacional de Chile. Según Bermúdez (1975), quien no señalà la ubicación de este mapa, estaría fechado en San Lorenzo de Tarapaca en 1766 y contiene cinco notas bajo el título de Advertencias y una extensa explicación que complementà la información del plano anterior (Bermúdez 1975:43-45). Villalobos (1979:123 y 128) ha redibujado esquemáticamente esos mapas para representar la distribución de las estacas mineras de Huantajaya.
4.

Plano de la Quebrada de Tarapaca, con las tierras de los indios tributarios y Proyecto para dar corriente à las Lagunas de Lirima y proveer de agua esta quebrada y la Pampa de Iluga. Año 1765.

Son conocidas dos versiones de este plano: La primera se conserva en el Museo Británico, Sección Manuscritos, Add Mss 17.673, se trata de un rollo de 330 mm x 1.977 mm y el plano propiamente tal 104 mm x 1.725 mm, en colores. Tiene un excelente estado de conservación. Su título no indica el nombre del autor, sin embargo, el texto no deja dudas que se trata del complemento gráfico del proyecto de O'Brien para irrigar Pampa Iluga. Una fotocopia, en blanco y negro, de este plano fue publicado por Couyoumdjian y Larraín (1974), con una transcripción de sus leyendas y en el artículo se analizan sus antecedentes conocidos hasta esa fecha.

El segundo se encuentran en el Archivo Nacional de Chile, Mapoteca, Mapa N° 851 en colores. Mide 109 x 182 centímetros. Presentà la Quebrada en cuatro franjas paralelas, en contraste con el británico donde todo el plano se presenta en una cinta o rollo. Este Mapa se encuentra publicado en colores en Atlas Geográfico del Reino de Chile. Siglo XVII-XIX, editado por el Instituto Geográfico Militar, Santiago (1981: Lámina N° 88).

5.

Plano del Valle ô Pampa Yluga, con las quebradas que desembocan en él, el agua que baja por ellas en tiempos de lluvias en la cordillera, los bosques y tierras que sembraban en tiempos pasados cuando llovía en dicho valle, los caminos que la cruzan y los sitios que tienen nombre. Año 1765.

Existen tres copias de ese plano, una en el Museo Naval de Madrid y mide 127 x 82 cm, otra en el Museo Británico, Sección Manuscritos, y la tercera en el Archivo Nacional de Chile de 126 x 96 cm. Mapoteca, Mapa N° 850. Todos en colores y con leyendas explicativas.

Ha sido comentado desde el siglo XIX y publicado varias veces en el siglo XX. Ha incentivado investigaciones geográficas e históricas sobre los procesos de desertificación (Billinghurt 1893; Cunill 1972; Larraín 1974; Bermúdez 1975; Instituto Geográfico Militar 1981).

La "Descripción de Tarapacà", nota sobre su transcripción

El texto que ahora publicamos lo ubicamos en el AGÍ en el año 1979, gracias a una beca otorgada por la Universidad de Londres cuando efectuaba mis estudios de doctorado bajo la tuición del Prof. John Lynch. En Sevillà la Sra. Belén García, encargada de los Fondos de las Audiencias de Charcas y Chile, tuvo la gentileza de ordenar y hacer una descripción detallada del legajo 490 caratulado como "Fomento del Mineral de Guantajaya". Obtuvimos un microfilm que luego convertimos en fotocopia con el cual realizamos una primera transcripción con Nancy Hume. Nos fue posible comparar el texto del ejemplar que se encontraba en el AGÍ con el del British Museum gracias a que Ricardo Couyoumdjian nos facilitó su microfilm. Anotamos en notas a pie de páginà las diferencias entre ambos textos. Más tarde esa primera versión fue corregida ampliando las abreviaturas por Viviana Manríquez. Luego nos ha sido necesario obtener una nueva fotocopia del original del AGÍ, la que obtuvimos gracias à la gentil colaboración de Manuel Castillo, Profesor de la Universidad de Sevilla. La que ahora publicamos fue revisada con Paula Martínez, quien se ciñó a los siguientes términos parà la transcripción:

Normas de transcripción de Paula Martínez, coautora de la transcripción y de los índices

En la transcripción del texto se siguieron los parámetros propuestos por Miguel Ángel Pérez Priego (1997), quien señala que "la edición diplomática supone una pura y simple transcripción del texto antiguo ('el diploma', en su origen) según permiten los modernos caracteres de imprenta y la composición tipográfica". Para lograr esta simple transcripción el editor debe respetar las particularidades gráficas del manuscrito y de reproducir sin corregir todos y cada uno de sus errores por evidentes que éstos sean.

El editor suele limitarse a marcar el final de la línea y folios del original mediante una barra vertical o inclinada o mediante indicaciones: ej. fol, 3v. entre corchetes (para el caso de la extensión de las siglas y para los comentarios editoriales) y en cursivas (en el caso de las desdobladuras de abreviaturas). La idea de diferenciar ambos tipos de notación nace del interés de que el lector sepa cuándo corresponde a una abreviatura (en cuyo caso generalmente aparecen caracteres volados) y cuándo corresponde a una sigla.

Debe respetar incluso la puntuación si revela una práctica propia e interesante. De todos modos, cuantas más modificaciones se introduzcan más lejana serà la edición de la pura edición diplomática, que pasará a ser más bien una edición interpretativa29.

Índices

Aun cuando el propio O'Brien introduce dos índices en su "Descripción", uno de los títulos de los capítulos y otro de las "cosas contenidas en esta descripción", hemos agregado índices onomástico, toponímico y temático para facilitar la tarea de los investigadores. Estos índices fueron hechos por el autor de esta presentación con la colaboración de Paula Martínez.

 

Agradecimientos: A los Proyectos # 1030020 y 1071132 "Historia de los Pueblos Andinos de Arica, Tarapacà y Atacama" del Fondo Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (FONDECYT), además por la colaboración en algunas referencias de la Mapoteca del Archivo Nacional a Carolina Figueroa y Viviana Briones. Desde luego nuestros agradecimientos a los colegas Ricardo Couyoumdjian y Manuel Castillo por las razones señaladas en el texto y a Nancy Hume y Viviana Manrique por su colaboración en las transcripciones anteriores y a Paula Martínez por este último esfuerzo de ser fieles al texto de O'Brien. Este prólogo fue reformulado en el Proyecto FONDECYT 1071132.

 

Referencias Citadas

Almarza, S. 1990 Pensamiento Crítico Hispanoamericano: Arbitristas del Siglo XVIII. Editorial Pliegos, Madrid.        [ Links ]

Andaur, C. 2007 De Indígenas a Ciudadanos: Los Aymara de Tarapacá y su Experiencia frente al Estado Nacional, 1870-1900. Tesis para optar al grado de Magíster en Historia Mención América. Departamento de Ciencias Históricas, Facultad de Filosofía y Humanidades, Universidad de Chile, Santiago.        [ Links ]

Barnes, M. y D. Fleming 1991 Filtration-Gallery Irrigation in the Spanish New World. Latin American Antiquity 2:48-68.        [ Links ]

Bermúdez, O. 1975 Estudios de Antonio O'Brien sobre Tarapacá, Cartografía y Labores Administrativas 1763-1771. Universidad del Norte, Antofagasta.         [ Links ]

Billinghurst, G.E. 1893 La Irrigación en Tarapacá. Imprenta y Librería Ercilla, Santiago.        [ Links ]

Brading, D.A. 1975 Mineros y Comerciantes en el México Borbónico (1763-1810). Fondo de Cultura Económica, México, Madrid, Buenos Aires.         [ Links ]

Brading, D.A. 1990 La España de los Borbones y su imperio americano. Historia de América latina Tomo 2:85-126. Cambridge University Press, Cambridge.         [ Links ]

Burzio, H.F. 1958 Diccionario de la Moneda Hispanoamericana. 3 Volúmenes, Santiago.         [ Links ]

Couyoumdjian, R. y H. Larraín 1974 El Plano de Quebrada de Tarapacá, de don Antonio O'Brien. Su valor geográfico y socio-antropológico. Norte Grande 1(3-4):329-362, Universidad Católica, Santiago.         [ Links ]

Cunill, P 1972 Fuentes cartográficas en la génesis de los tipos de poblamiento chileno. Siglos XVI al XVIII. Primer Symposium Cartográfico Nacional, Instituto Geográfico Militar, Santiago.         [ Links ]

Echeverría y Morales, EX. 1952 [1804] Memorias de la Santa Iglesia de Arequipa. En Víctor M. Barriga. Memorias para la Historia de Arequipa, T. IV, Biblioteca Arequipa, T. VIII, págs. 375, Arequipa.         [ Links ]

Figueroa, C. 2001 Riego y Sociedad: Pica Siglo XVIII. Tesis para optar al grado de Pedagogía en Historiay Ciencias Sociales. Instituto de Estudios Humanísticos, Universidad de Valparaíso.        [ Links ]

Figueroa, C. 2004 Articulaciones y desarticulaciones sociales: propiedad, uso y distribución del agua superficial en Pica (siglo XVIII), Chile. Archivo Histórico del Agua. Nueva Época, Año 9, enero-abril 2004 (CNA-CIESAS), México.        [ Links ]

Gavira M., M.C. 2005  Producción de plata en el mineral de San Agustín de Huantajaya (Chile), 1750-1804. Chungara Revista de Antropología Chilena 37:37-57.        [ Links ]

Golte, J. 1980 Repartos y Rebeliones TúpacAmaru y las Contradicciones de la Economía Colonial. Instituto de Estudios Peruanos, Lima.        [ Links ]

Gruzinski, S. 1991 La Colonización de lo Imaginario Sociedades Indígenas y Occidentalización en el México Español Siglos XVI-XVIII. Fondo de Cultura Económica, México.         [ Links ]

Hidalgo, J, 1985 Proyectos coloniales inéditos de riego del desierto: Azapa (Cabildo de Arica, 1619); Pampa Iluga. (O'Brien, 1765) y Tarapacà 1807. Chungara 14:183-222.        [ Links ]

Hidalgo, J, 1987 Tierras, exacciones fiscales y mercado en las sociedades andinas de Arica, Tarapacá y Atacama, 1750-1790. En La Participación Indígena en los Mercados Surandinos. Estrategias y Reproducción Social Siglos XVI a XX, compilado por O. Harris, L. Brooke y E. Tandeter, pp. 193-231. CERES, Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social, La Paz.        [ Links ]

Hidalgo, J, 2002 El fomento del mineral de Guantajaya, Antonio O'Brien y los orígenes del Corregimiento de Tarapacá, 1756-1772. Manuscrito en poder del autor.        [ Links ]

Hidalgo, J. y M. Castillo 2004 Antonio de O'Brien y la explicación de los minerales de Huantajaya, sus nombres y beneficios (1765). LLULL Revista de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas 27(58):61-93, Zaragoza.         [ Links ]

Hidalgo, J. y N. Castro 2008 Civilización y castellanización de las poblaciones indígenas. Audiencia de Charcas, 1770-1780. En La Circulación en el Mundo Andino 1760-1860, editado por T. Pereira y A. Ibáñez, pp. 43-79. Fundación Mario Góngora, Santiago.        [ Links ]

Instituto Geográfico Militar 1981 Atlas Geográfico del Reino de Chile. Siglos XVII-XIX. Santiago.         [ Links ]

Krebs Wilckens, R. 1960 El Pensamiento Histórico, Político y Económico del Conde de Campomanes. Ediciones de la Universidad de Chile, Santiago.         [ Links ]

Langue, F y C. Salazar-Soler 1993 Dictionnaire des Termes Miniers en usage en Amérique Espagnole XVIe-XIXe Siécle). Editions Recherche sur les Civilisations, Paris.         [ Links ]

Larraín, H. 1974 Antecedentes históricos para un estudio de la re-utilización de los suelos Agrícolas en la Pampa del Tamarugal, Provincia de Tarapacá, Chile Norte Grande 1(1):9-22, Instituto de Geografía, Universidad Católica de Chile, Santiago.        [ Links ]

Lockhart, J. 1968 Spanish Perú 1532-1560 A Colonial Society. The University of Wisconsin Press, Wisconsin.         [ Links ]

Lockhart, J. 1972 The Men of Cajamarca. A Social and Biographical Study of the First Conquerors of Perú. University Texas Press, Austin.         [ Links ]

Núñez, L. 1975  Prólogo. En Estudios de Antonio de O'Brien sobre Tarapacá. Cartografía y Labores Administrativas. 1763-1771 de Oscar Bermúdez. Ediciones Universitarias, Antofagasta.        [ Links ]

O'Phelan Godoy, S. 1988  Un Siglo de Rebeliones Anticoloniales. Perú y Bolivia 1700-1783. Centro de Estudios Regionales Andinos Bartolomè de Las Casas, Cusco.        [ Links ]

Pérez Priego, M.Á. 1997 La Edición de Textos. Editorial Síntesis, Madrid.         [ Links ]

Real Academia Española 1726 Diccionario de Autoridades. Edición Facsímil. Biblioteca Románica Hispánica, Editorial Credos, Madrid.         [ Links ]

Sánchez, A. y R. Morales 1990 Las Regiones de Chile. Editorial Universitaria, Santiago.        [ Links ]

Sarrailh, J. 1992 La España Ilustrada de la Segunda Mitad del Siglo XVIII. Fondo de Cultura Económica, México.        [ Links ]

Trelles A., E. 1982 Lucas Martínez Vegazo: Funcionamiento de una Economía Peruana Inicial. Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima.         [ Links ]

Villalobos, S. 1979 La Economía de un Desierto: Tarapaca durante la Colonia. Ediciones Nueva Universidad, Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago.        [ Links ]

 

Notas

1     Lockhard 1968; 1972; Villalobos 1979; Trelles 1982; Hidalgo 1985; Hidalgo y Castillo 2004; Gavira 2005.

2     Echeverría y Morales relata que el mineral de Huantajaya fue conocido y explotado por los primeros conquistadores. Fue redescubierto en 1680 por don Juan de Loayza, gracias à la información de su compadre Domingo Quitina, indígena, quien viéndolo deprimido por el fracaso de sus proyectos de riego ofreció darle dos chacras, una de papas y otra de lechugas, aclarando que se trataba de dos minas, una de plata que resultó Huantajaya y la otra de oro que no reveló por las pocas amistosas presiones de Loayza. Ver Francisco Xavier Echeverría y Morales, "Memorias de la Santa Iglesia de Arequipa" en R Víctor M. Barriga, Memorias parà la Historia de Arequipa, Biblioteca "Arequipa", Tomo Octavo, pág. 170, Arequipa 1952.

3     La barra que se obtenía por fundición tenía una ley de fino variable; un registro de 1780 en Potosí indica que estas oscilaban entre 11 dineros 22 granos y 11 dineros 3 granos. La plata de pureza total tiene 12 dineros y cada dinero es igual a 24 granos (Burzio 1958, Vol. I: 26 y 144).

4     Estaca era un "terreno de forma rectangular que el Rey entregaba en posesión a quien lo solicitase con el fin de explotar una mina. Generalmente era de 60 por 30 varas". Al descubridor de la mina se le otorgaba una "Estaca descubridora" de 80 por 40 varas. Se reservaba al Soberano la "Estaca del Rey", de la misma dimensión de la primera, contigua à la descubridora, que se sacaba a remate. "Salteada" erà la segunda estaca del descubridor que quedaba entre la primera y la del Rey (Villalobos 1979:242).

 5    A.G.I. Charcas 490: Expediente sobre el fomento del mineral de Huantajaya, Documento Io: Informe de Manuel de la Serna sobre Huantajaya, Potosí 24 de marzo 1756. Testimonio en el auto ordenado por Ventura Santelices, 20 de marzo 1756. Acompaña carta de Ventura Santelices para informar al Rey sobre la importancia del mineral de Huantajaya. Potosí 4 de mayo 1756.

6     A.G.I. Charcas 490: Expediente, documento 5: Carta de don Manuel de la Serna a Don Ventura de Santelices y Venero, Corregidor de Potosí. Oruro, 28 octubre 1755.

7     A.G.I. Charcas 490.-Expediente, doc. 7: "Carta de Dn. Pedro Remigio Fernández Maldonado, corregidor de Arica a Ventura Santelices. Tacna, 16 noviembre, 1756".

8      A.G.I Charcas 490.- Expediente, doc. 2: "Carta de Ventura de Santelices y Venero, corregidor de Potosí, sobre los perjuicios que supone parà la Real Haciendà la actuación de los Oficiales de las Cajas Reales de Carangas, y la conveniencia de que se establezcan en Huantajaya. ídem. doc. 4: "Carta de Ventura de Santelices, corregidor de Potosí. Potosí, 20 julio 1756; ídem. doc. 6: 18 diciembre 1756, Potosí; idem doc. 7: 2 julio 1758, Potosí.

9     Para un análisis más completo de la producción de plata de Huantajaya y de los problemas con las Cajas Reales de Carangas véase Gavira 2005.

10     A.G.I. Charcas 490: Expediente doc. 2ª: Petición de Don Tadeo de Lecaroz, en nombre de Don José Basilio de la Fuente y Haro, minero de Huantajaya (s.f.)

11     A.G.I. Charcas 490: Expediente, doc. No. 5.2; Doc. 7 Carta de Ventura de Santelices y Venero, corregidor de Potosí (2 julio 1758, Potosí). Con acuerdo del Consejo (3 agosto 1759) y dictamen Fiscal (22 agosto 1759, Madrid); Doc.7.3. Minuta Real Cédula al Virrey del Perú (2 septiembre 1761, San Ildefonso).

12     A.G.I. Charcas 490: Expediente doc. 8: Carta del Virrey del Perú, Don Manuel Amat, acusando recibo de la R.C. de 2 septiembre, 1761, sobre el mineral de Huantajaya y dando cuenta de las diligencias que ha practicado (31 agosto 1762, Lima).

13     A.G.I. Charcas 490. Expediente...Doc. 9: Carta del Virrey del Perú, don Manuel Amat, informando de las noticias que ha podido adquirir del mineral de Huantajaya, y que ha nombrado sujeto para conocerlo. Dice acompañar mapa y plano (29 enero 1764, Lima). Con acuerdo del Consejo, a dorso (27 agosto 1764); dictamen del Fiscal (3 octubre 1764, Madrid) y nuevo acuerdo del Consejo (19 octubre 1764).

14     A.G.I. Charcas 490.-Expediente doc. 19.6: Informe al Consejo del Sr. Marqués de Alventar sobre antecedentes de Don Antonio O'Brien.

15     A.G.I. Lima 881. El virrey da cuenta de los motivos que tuvo para separar a Don Antonio O'Brien del nuevo gobierno de Huantajaya según se le manda por Real Despacho de 18-II-1.775 Carta de O'Brien al Rey. Lima 24-11-1774.

16     A.G.I. Charcas 490. Expediente doc. 12.a.o: Carta de O'Brien al Virrey del Perú acompañando plano y noticias del puerto de Iquique y minas de Huantajaya. Lima 11 de enero 1764. Ver A.G.I. Mapas y planos. Perú y Chile, 43.

17     Ver nota 14.

18     Ver nota 15.

19     A.G:I. Contratación, 5522, N.l, R. 19. 05. Licencia de pasajero a Indias, solicitud de María José de Cárdenas y Sorda, esposa de Antonio O'Brien 1775-76.

20     El Virrey da cuenta...A.G.I. Lima 881. Cédula al Virrey del Perú. 27 de septiembre 1776.

21     A.G.I. Charcas 490. Expediente doc. 10: Carta del Virrey del Perú, Don Manuel Amat, dando cuenta con testimonios de las primeras diligencias que ha practicado Don Antonio O'Brien en el reconocimiento del mineral de Huantajaya (Lima, 11 febrero 1765). Con acuerdo del consejo (29 agosto 1765).

22     A.G.I. Charcas 490. Expediente doc. 12 a.ma. Respuesta de O'Brien a los capítulos de la Instrucción Reservada que el Virrey del Perú le mandó observar en la visita. Tarapacà á 4 de septiembre 1765.

23     La carta del Virrey Amat al Rey del 11 de febrero de 1765, señala que O'Brien llegó a su destino en julio de 1764, pero la carta de O'Brien del 28 de julio de 1764 al Virrey indica que estaba atendiendo la visita de las minas desde el 28 de junio y que ya había visitado las lagunas de Lirima. Esto podría llevar el ingreso de O'Brien a Tarapacà al mes de mayo de 1764 (A.G.I. Charcas 490, docs. 10 y 10a).

24    En los documentos relativos à las visitas de minas se hace mención a "medidores beedores". Suponemos que estos funcionarios acompañaban a O'Brien desde Lima (A.G.I. Charcas, 490. Expediente. Doc. 12.a.a.-12a.d.).

25    Un modelo de estas cartas puede verse en la carta al Virrey, que antecede à la Descripción.

26    Ver notas 14, 15 y 20.

27     Los agricultores de Chacollo e Iluga señalaban en 1877: "ha sido costumbre desde tiempo inmemorial que cuando se siembran los pagos indicados se baje la mita del agua que se baja de Sibaya y Coscaya hasta los referidos pagos, después de regarse el pago de Pachica. Algunas veces los propietarios de Pachica se han opuesto a esta costumbre, y los jueces de primera instancia anteriores han dado ordenes apremiantes para que se baje el agua de Iluga". Archivo Histórico Nacional de Chile, Archivo Judicial de Iquique, Legajo 1268, Vol. 47, foja 63, citado por Carolina Andaur (2007:82). En el mismo Vol. otro documento del año 1845 plantea que "ha de bajarse muy pronto las aguas de Chuncara", Vol. 47, foja 47 (Andaur 2007:80). Vale la pena señalar que las lagunas de Lirima son también conocidas como lagunas de Chuncara, que no debe confundirse con el lago Chungará de lo alto de Arica.

28    Sobre socavones de riego en Tarapacà véase Barnes y Fleming 1991; Figueroa2001, 2004; Billinghurst 1883.

29    Pérez Priego (1997:43-44). Esta es la razón por la que se ha preferido mantener también el sistema de acentuación. A modo de cotejo presentamos aquí la propuesta hecha por la Academia Española de la Lengua sobre el uso de acentos. "En el uso de los accentos también se ha padecido grande equivocación, causada de la ignorancia, ó poca advertencia de su uso. En la Lenguà latina son tres, grave, agudo y circunflexo. En la Lengua Castellana el circunflexo, que se forma assi A, no tiene uso alguno, y si tal vez se halla usado por algún Autor, es sin necessidad, porque no sabemos yá el tono que los Romanos usaban y explicaban con este accento. En nuestra Lengua los accentos no sirven para explicar el tono, sino para significar que la sylaba que se accentúa es larga; y assi el grave, que es el que baxa obliquamente de la izquierda à la derecha en esta forma \ únicamente puede tener uso sobre las quatro vocales a é ó ú, quando cada una es como voz separada de otras, y hace cabal sentido por sí sola, dexando de ser mera vocal [...] el accento agudo, que es el que baja de la derecha à la izquierda de este modo ', y la razón es porque hace aguda y fuerte la pronunciación: lo que no conviene al grave, que la deprime y modera. Sirve assimismo el agudo para denotar quando la penúltima sylaba es larga en las palabras de tres ó mas vocales, en que no siguen dos consonantes" RAE (1726: cap.II, párrafo 14). Si bien entendiendo los mandatos de la RAE el acento circunflejo no tiene valor ni tonal ni extensión silábica, su uso responde a una razón estilística o de interferencia lingüística (por ejemplo del francés, donde este acento sí tiene valor), por lo cual, según los preceptos de Pérez Priego, es pertinente conservarlo y atestiguar su uso.

 

Transcripciones

A.G.I
Charcas 490
Doc. 12.a.ñ.

000Descripción del Partido de Tarapacà de Antonio O'Brien (1765, VIII, 29, Tarapacà). Existe copia1 en el British Museum, Department of Manuscripts, Add.17587, que se compara en su aspecto léxico con el original en notas a pie de página (Bmm= British Museum Manuscript).

[foja 1 r

     Descripción del Partido de Tarapacà en la jurisdicción del corregimiento de la Ciudad de San Marcos de Arica; escrita de orden del Excelentísimo Señor Don Manuel de Amat, y Junient Cavallero del orden de San Juan del Consejo de S[u] Magestad Theniente General de los Reales, Exercitos Virrey Governador, y Capitán General de los Reynos del Perú-Chile Etcétera por Don Antonio Ó -Brien Ayudante maior del Regimiento de Cavalleria de la Nobleza de la Ciudad de los Reyes del Perú Juez Visitador y Alcalde maior de Minas y registros de la Provincia de San Marcos de Arica.

[foja 2 r]

     Exelentisimo Señor

Señor:

     Conosco que tubo mi dicha reservada hasta este Tiempo la fortuna de merecer a V[uestra] Excelencia ordenes tan superiores como las que se digno imponerme para que con sus poderosos auxilios pasase a esta Provincia de Arica a el reconocimiento reforma y Arreglo del tan nombrado como rico Mineral de San Agustín de Guantajaya, y sus Anexos en dicha Provincias; pero también conosco Señor Excelentísimo que me ha negado la felicidad del acierto que tanto he solicitado para el desempeño/

[foja 2 v]

     de sus superiores ordenes.

     La grande confianza con que Nuestro mui Amado Soberano descanza sobre [sobre] el savio govierno de V[uestra] Excelencia encargándole a sus Desvelos los mas ricos bastos Reynos de sus Dominios en esta América muchos años ha, y el deseo V[uestra] Excelencia de dar Magnánimo, premio a mis servicios Militares, le hizo elegir mi insuficiencia para empeños de tanta importancia al Real Erarario2[sic]y bien común de los Basallos de S [u] Mfagestad] honrrandome mucho con con-ciderarme capaz de su Confianza para asumptos que nunca he manejado3 y mi siega obediencia acostumbrada sin repugnancia alguna a Executar las Ordenes de mis Gefes no tubo vozes con que poder insinuar/

[foja 3 r]

     a V[uestra] Excelencia los limitados talentos con que me ha adornado la Naturaleza al tiempo que recivi las con que V[uestra] Excelencia se digno honrrarme para pasar a esta Provincia, a su reconocimiento mandándome igualmente la execucion de otros encargos no de menor importancia, confiado yo en que mis trabajos, Desbelos, diligencias, desinterés y aplicación desempeñarían los encargos de V[uestra] Excelencia puso a mi cuidado.

     Estos han formado la siguiente descripción que dirijo a manos de Vfuestra] Excelencia acompañada de los Planos que se sirvió mandarme lebantar, asi de las Minas, y sus Labores como de otros parajes de esta Provincia con los papeles separados que a cada asumpto corresponden V[uestra] Excelencia tendrá el tra/

[foja 3 v]

     bajo de leerlos, no como los espera y Yo el de vivir en un desconfiado sobresalto, hasta saver4 si he tenido la felicidad del asierto que tanto he anelado, para el desempeño de sus superiores ordenes.

     Puede asegurar mi mas humilde beneracion a Vfuestra] Excelencia que asi en lo escrito como en lo delineado, solo hallará de bueno y lo verdadero, y sierto, y de malo, muchos defectos de mi Pincel, Compás, y Pluma por lo que con el mas profundo rendimiento le suplico a V[uestra] Excelencia se digne disimular las muchas faltas que notará su alta Capacidad y entendimiento conciderando el poco que me asiste, y el bivo deseo que me acompaña de5 maior asierto en quanto se ha dig[na]/

[foja 4 r]

     do mandarme, y de todo lo que sea del mayor agrado de Vfuestra] Excelencia cuia Excelentísima é importante persona prospere y felicite el Cielo los muchos años que puede para Onor de la Monarquia. Tarapacà 4 de Septiembre de 1765.

Excelentísimo Señor Señor

000Con el mas profundo respeto Y beneracton queda a los píes de V[uestra] Excelencia su mas rendido criado.

000Antonio O'Brien [rubricado]

[foja 5 r]

000Yndice de los Capitulos que contiene esta Descripción

Capitulo 1o Descripción del Partido de Tarapacà Thenientasgo del Corregimiento de la Ciudad de San Marcos de Arica en general.
Capitulo 2o Descripción del Puerto, y Pueblo de Yqueyquy6.
Capitulo 3o Descripción del Mineral de San Agustín de Guantajaya.
Capitulo 4o Régimen y Govierno de las Minas de Guantajaya.
Capitulo 5o Descripción de la Quebrada de Tarapacà.
Capitulo 6o Descripción del Pueblo de Pica, y de Matilla.
Capitulo 7o Descripción del Valle ô Pampa de Yluga.
Capitulo 8o Descripción de la Costa de esta Provincia de Arica, y Partido de Tarapacà.
Capitulo 9o Descripción del Nuebo Mineral de Nuestra Señora de la Purificación de Chiglla.
Capitulo 10o Descripción del Mineral de Pereyra Bulgarmente llamado Vgina.

[foja 6 r]

000Yndice de las Cosas contenidas en esta Descripción7.

  Curatos y Pueblos del Partido de Tarapacà n°1 .
  Temblores Pestes y penalidades de este Partido de Tarapacà n° 2.
  Comercio de esta Provincia con las comarcanas. n° 3.
  Caja Real de Carangas. n° 4.
  Puerto de Yqueyque n° 5.
  Seguridad y fondo de este Puerto n° 6.
  Ysla de yqueyquy ô del Guano n° 7.
  Que es Guano n° 8.
  Pesca y Peses de esta Costa n° 9.
  A quien pertenece el Puerto de Yqueyquy y la Ysla del Guano n° 10.
  Falta de Agua para bever en dicho Puerto n° 11.
  Población de dicho Puerto. n° 12.
  Alcavalas que se cobran en dicho Puerto y su destino n° 13.

[foja 6 v]

  Modo de enterrar a los Muertos en la Yglecia de dicho Puerto. n° 14.
  Mineral de Guantajaya n° 15 y 16.
  Altos de San Simón n°17.
  Betas que hay en el dicho Alto n° 18.
  Sitio del Hundimiento y Betas que ay en él. n° 19 y 20.
  Sircunstancias de las Betas de dicho Serró. n°21.
  Razón de los accidentes de dichas Betas, números 22 hasta 27.
  Descripción y sircunstancias del Terreno del hundimiento n° 28 hasta 31.
  Papas de Plata que se crian en dicho sitio. n°32.
  Peso y valor de algunas Papas. n° 33.
  Parajes en que se crian dichas Papas. n° 34 y 35.
  Plata que han sacado de los Desmontes de dicho Sitio los Vecinos del Puebro [sic] de Pica. n° 36.
  Lavores echas antes de mi benida

[foja 7 r]

  y después de ellas. n° 37.
  Temperamento de dicho Mineral. n° 38.
  Arides, Moscas, Ratones, Pulgas, y Pájaros que se crian en dicho Mineral. n° 39.
  Sal que se cria en la Costa, y sus immediaciones. n° 40.
  Mineros é interesados que ay en dicho Mineral. n°41.
  Régimen interior de las Minas n° 42.
  Doctrina que se enseña a los Trabajadores de dicho Mineral n° 43.
  Facultades de los Administradores de las Minas. n° 44.
  Calidad y especie de Gentes de que se compone el numero de los trabajadores de las Minas, y mitas concedidas para estos trabajos. n° 45 y 46.
  Modo de ajustarse los Trabajadores con los Mineros. n° 47.

[foja 7 v]

  Población de Guantajaya. n° 48.
  Mercaderes que ay en dicho Mineral, de que partes son y su Comercio. n° 49.
  Yglesia de dicho Mineral. n° 50.
  Govierno eclesiástico en dicho Mineral. n°51.
  Govierno Secular. n° 52.
  Quebrada de Tarapacà, y Pueblos de ella. n°53.
  Pueblo de Tarapacà y Asiento de San Joseph de Guarasiña. n° 54.
  Terreno, Agua y Salitre y frutos de dicha Quebrada. n° 55.
  Abitadores que ay desde el Pueblo de Siuaya hastà las Lagunas de Lirima. n° 56 y 57.
  Eminencia en que están las Lagunas de Lirima n°58.
  Descripción de las dichas Lagunas. n° 59.
  Largo, ancho, y profundidad de la

[foja 8 r]

  primerà laguna. n° 60.
  Largo, Ancho, y profundidad de la segundà laguna. n°61.
  Agueros que creian los Yndios persuadidos ser estas Lagunas Encantadas. n° 62.
  Esperiencia que me haze creer han tenido por sierto los Agüeros referidos, en el numero antecedente, y posición intentada de los Curas, contra mi proiecto. n° 63.
  Especulación de dichas Lagunas y juicio que se haze en ellas. n° 64.
  Desengaño que tubieron los Yndios, de no ser las Lagunas Encantadas como havian creido. n° 65.
  Segundo desengaño de los Yndios y suplicas que me hizieron los Casiques Governadores después de desengañados en el todo. n° 66.
  Temperamento sequedad, y Salitre de las Aguas de esta Quebrada de/

[foja 8 v]

  Tarapacà. n° 67.
  Vientos, remolinos de Aire, y Tierra, y Temblores que se experimenten en dicha Quebrada, n° 68.
  Susto y riesgo que causan las Piedras que ruedan de los Serros movidas por los temblores. n° 69.
  Plaga insufrible, de las Chirimachas particularmente en el Verano. n° 70.
  Abenidas que se experimentan en dicha Quebrada. n° 71.
  Camino desde el pueblo de Tarapacà à el de Pica, y lo que en el se nota. n° 72.
  Descripción del Pueblo de Pica y de San Antonio de Matilla, Jentes que los Pueblan, Aziendas, y frutos que cogen, caristia que padecen, y Comercio que tienen, modo de regar las haziendas, y lo que de estas se han perdido. n° 73.
  Nacimientos de Agua, y Quebra/

[foja 9 r]

  da que llaman el Valle serca de dicho Pueblo. n°74.
  Abastos que pueden dar estos dos Pueblos, para el Mineral de Guantajaya. n° 75.
  Fertilidad y Chacras perdidas del Valle ô Pampa deYluga.n°76.
  Quebradas que desembocan en dicho Valle de Yluga, Aguas que por ellas bajan, Monte que cria, Arvoleda destruida, y Agua subterránea que corre por él. n° 77 y 78.
  A quien pertenece este Valle n° 79.
  Temperamento de dicho Valle, y Polilla que en el se cria. n° 80.
  Distancia de este Valle à la Costa, y lo que en ella se nota n° 81.
  Nombres de las Puntas, Puertos, y Caletas de la Costa, sus Rumbos y distancias en la Jurisdicción de esta Provincia n° 82.
  Vetas conocidas en dicha Costa. n° 83.
  Vetas de Plata ligadas con oro en que parte de la Costà las ay por quien fueron descubiertas, y Vetas halladas ahora, y esperiencia que se tiene de ellas. n° 84 y 85.
  Distancia del Serró de Chanauayà la Costa, y paraje en donde se podria hallar Agua. n° 86.
  Minas trabajadas por los Antiguos, y bestigios de la fundición de sus Metales, en el Valle de Yluga.n°87.
  Arides de la Costa y Serros que la Forman. n°88.
  Descubrimiento del nuevo Mineral de Plata, y Oro de Nuestra Señora de la Purificion [sic] de Chiglla en la Quebrada de este nombre, Vetas registradas è intereces concedidos en dicho nuevo Mineral. n° 89 y 90.
  Vetas de Oro halladas últimamente/

[foja 10 r]

  en dicho Serró. n° 91.
  Temperamento de dicho Serró. n° 92.
  Pastos y Leña que ay en dichos Minerales. n°93.

[foja 11 r]

000Descripción del Parttido de Tarapacà Thenientasgo del Correximiento de la Ciudad de San Marcos de Arica, en General.

000El Dristrito [sic] de este Parttido comprehende dos Territtorios, vno de temperamentto frió, donde llueve, truena, y nieva en abundancia, que está asia el Leeste8 [sic] y otro Caliente asia el Mar, por la parte del Oeste, cuio clima, es de maior sequedad, y calor que el de Lima, tiene de largo este partido por la Costa ciento onze Leguas de Norte a Sur, y de Ancho por donde mas sesentta, y quatro Leguas de Leste a Oeste: Confina por el Nortte con la Jurisdicción de Arica, por el Sur con la Provincia de Atacama, y por el Leste9 con la Provincia de Carangas, y la de Lipes tiene en su Costa el Puertto de Yqueyque, el de Loa, y el de Tucupilla cerca de Cobija, que es una Corta Caletta, este es poco seguro, y mucho menos el de Loa, pues no se puede dar fondo en él, con embarcasion de Portte, porque los muchos remolinos, y corrienttes la abaten à la Playa, y es menester quedarse afuera de las Punttas, de Legua, y media, a dos Leguas. El de Yqueyque es seguro, y el único en donde fondean las embarcaciones de todos tamaños/

[foja 11 v]

000que comercian con esta Provincia, tiene vn solo rio que es el de Loa, cuio nombre toma del Puerto dicho en donde desemboca, este nace entre los zerros nevados que llaman de Miño, cerca de la Provincia de Atacama à la parte del Leste, y a treze10 leguas de su nacimiento entra en la dicha Provincia corriendo asia el Sur, y dando diferentes bueltas buelbe a este Prado hasta el Puerto de Loa, se le unen a quatro, y media leguas el rio de Chela, de agua dulce, à las quinze Leguas de donde se junta con el de Chela, le entra el rio de Calina, de agua dulce en la jurisdicción de Atacama, a onze leguas después le entra el rio de Laiquina11 de agua salobre, y poco antes de su desembocadero, le entra el rio de Guacaca, que es entteramente salada, y nace enture el Tamarugal12 de la Pampa de Yluga. En la partte tria de este Parttido se crian algunos ganados de Sierra, como son Carneros de Castilla, y de la Tierra, Guanacos, y Vicuñas, Biscachas, y Chinchillas, Perdizes mui grandes, Patos, y otras Aves de temperamentto frió, y se han visto algunos Avestruses; ay muchos Pastos y bastante Leña aunque menuda, produce este territorio bastante Trigo, Maiz, poca Alfalfa algunas Hubas, frutas13, y Legumbres; con abundancia de Papas, y algunas Ocas, pero no alcansa a veses para mantener la Provincia/

[foja 12 r]

000El territorio caliente produce Maiz, Trigo, Vino mucha Alfalfa, algunas Frutas, y Verduras, es bastante escaso de Agua, y en quanto a frutos mucho menos que el territorio frió, y todo el de este Parttido es mui quebrado, y summamente pedregoso, los caminos son molestos, y en algunos parages de peligro; tiene este Partido muchos Minerales que son el de San Augustin de Guantajaya de plata en actual trabajo, el de Chanabaya de platta, y Oro, que no se trabaja, el de Pereyra bulgarmente llamado Vjina de Oro, Platta, y Cobre que se trabaja, el nuevo de Nuestra Señora de la Purificasion de Chixlla, de platta que se trabaja, y un Labadero de Oro que no costea el trabajo; el de Paguanta de platta, aguado que se está desaguando la principal Labor de el; el de Yabricoya, que no se trabaja por aguado, y es summamente rico este Territorio de infinitas Bettas de todos metales, y de Piedraiman, y enttre ellas ay algunas de una pasta muy blanca que tiene la misma virttud, que el javon parà lavar la ropa, y podria ser la mas rica Provincia de estos reynos, si tuviera el fomentto, y Gentte que necessita. En la Costa tiene muchas Pesquerías, en las que se coje abundancia de todo genero de Pescado, particularmente de Congrio, que hecho Charquesillo conducen con can/

[foja 12 v]

000tidad de Mariscos a vender à la Provincias interiores de que sacan bastante utilidad14 También ay en las Punttas Farellones e Yslotes, abundancia de Huano que conducen à las Provincias comarcanas, tanto por Mar como por Tierra para el cultivo de las sementeras, y es abundantísima de mui especial sal, particularmente para salar Carnes, pero mui escasa de madera para fabricar, pues solo se crian Sauces, Algarrobos, y Tamarugos, los que apenas proveen parà las reducidas casas de que se componen los Pueblos, y Tablason no la ay de ninguna especie.

1- Comprehende este Parttido quatro Curatos que son el Primero el de Tarapaca, que tiene los Anexos de Guarasiña, Tilibilca, Guaviña, Mamifia, Iquiuca15, Parca, Macaya, y Moaza16 Mineral de Guantajaya y el pueblo de Yqueyquy. El segundo de Camina con los Anexos de Chiapa, Sotoca, Ysluga, Cariquima, Miñimini, Cara, y Pisagua.

00El tercero de Pica con los Anexos de Maulla, Chipana, Guatacondo, Capuna, Biquintipa, Miño, y el Valle de Quillagua, Mineral de Ujina, y el de Nuestra Señora de la Purificasion, con las Pesquerías de la Costa.

00El Quartto de Sibaya, con los Anexos de Limaxsiñá17, Usmagama, Sipisa, Mocha y Guaquiña estos quatro Curattos tienen mili se/

[foja 13 r]

00senta, y ocho Yndios Tributarios, y muchos Zambos, Mulatos, Negros, y Cholos, con pocos Españoles.

2- Este es territorio penoso de vivir en el, tantto por los continuos temblores, y las frecuentes Pestes que se padecen casi anualmente en los principios, y fines del Ynbierno, y del Verano, como por la escases de Viveres que la hasen mucho mas cara que Lima, y por lo costoso que es el trancitar por qualquiera parte de este Parttido, particularmente en el temperamentto calido, pues es menester llevar consigo el que camina hasta el Agua y Carbón necessario para su viaje, y se carece de Medico y Botica.
3- El Comercio de esta Provincia es muy corito, y este lo ay, por el Mineral de San Augustin de Guantajaya, a el que, como el Pueblo de Tarapaca, viene de Lima, Chile, el Tucuman, y otras Provincias con efectos de Charques, Arina, Sevos, Grasa, Belas, y otros viveres, Madera, Muías, y Carnes secas, los que reducen a platta en Pinas, y Barras, y poca Sellada.
4- La Plata que se extrae de esos Minerales se debe quintar en las Reales Cajas de el Asiento del Espiritu Santto en la Provincia de Carangas.

[foja 13 v]

Capitulo Segundo: Descripción del Puertto, y Pueblo deYqueyque18

5- Este Puerto está situado en las costas del Perú, Jurisdicción del Partido de Tarapaca en la Provincia de la Ciudad de San Marcos de Arica en los veintte grados dies minutos de Latitud, y en los trescientos Dies grados treintta y dos minuttos de Lonjitud, en una Playa Arenosa de tres quarttos de Legua de ancho, es formado de una pequeña Puntta que sale de la Playa, y una corta Ysla llamada del Huano, que casi se une con la punta de tierra, de modo, que entre esta, y la Ysla solo pasan por enttre Lajas las Balsas de los Yndios Pescadores, que son de Cuero de Lobo marino llenos de aire. La distancia desde la Ysla à la Playa, y alguna parte de ella está toda llena de Lajeria, y es peligroso el desembarcar, porque solo ay una Angostura a modo de Canal, formada de las mismas Lajas, por /

[foja 14 r]

00la qual solo puede pasar unà lancha con poca Carga, y no sin riesgo de desfondarse.

6- Este Puertto está resguardado de las Mares del Sur por la Ysla, y su fondo es seguro, y limpio, y puede Anclarse en el qualquiera Navio a poca distancia de la Ysla.
7- La Ysla de Yqueyque, o del Huano tiene de Largo poco mas de un cuarto de Legua y su elevasion serà de ocho, a nueve varas, todo su terreno es Huano, y el producto de el es bastante, bajan a buscarlo de las Provincias de Arica, Carangas, Lipes, y Atacama, para el cultivo de las tierras, y pagan a el arrendatario del Puerto un real por cada costal, quando el a su costa lo conduce ala Playa, y también lo llevan por Mar a varios parages de la Costa, en donde lo venden quando menos a Dies rreales fanega de Diez arrobas./

[foja 14 v]

8- Este Huano es una especie de estiércol de Aves maritimas, de diferentes especies, que llaman Alcatraces, Pattos, Gaviotas, Pardelas, y otras muchas diferenttes castas, y tamaños; son en tantto numero estas Aves, que quando vienen à la Ysla, que es todos los dias al ponerse el sol, se ve la dicha Ysla, tan cuvierta de ellas que no se distingue otra cosa que las mismas Aves, el mal olor que exalan es insufrible, y causa de que enfermen algunos forasteros quando se detienen en el Puerto.
9- En este Puertto, y las Punttas immediatas se coje con abundancia bariedad de Peses, como son Congrio, Lenguados, Corbinas, Pexesapos, Lizas, Cazón, Sardinas, Cabrillas, Anchebetas19, Caballas, Pegerreyes, y otros, no faltando bariedad de Mariscos20./

[foja 15 r]

00del Congrio hazen Charquesillo, y lo venden en el mismo Puertto, desde seis asta Ocho pesos, para conducirlo à las Provincias Ynteriores.

10- Este Puertto, la Ysla, y los Yndios es encomienda, que gosa el Márquez de Lara, señor de Amusco, el que lo arrienda annualmente, y está en Ochocientos cinquenta pesos, que por especial privilegio, lo cobran los Oñziales Reales de la Caja de Arica.
11- Carece este Puertto totalmente de Agua, y la que beben en el, dulce, la conducen del de Arica, y la salobre de la Quebrada de Pisagua, distantte por Mar doze Leguas; esta es tan salobre que solo se bebe a falta de la dulce, y se vende a quatro rreales Botija, y la de Arica a ocho rreales, y muchas veces a doze.
12- La Población de este Puertto se compo/

[foja 15 v]

00ne del Arrendattario, a quien llaman vulgarmente el Porttero, un Alcalde y un Alguacil de Yndios, y veintte y cinco a treinta Yndios de encomienda, y algunos Mestizos. Es Anexo del Curatto de Tarapacà.

13- La Alcavala que se debe pagar en este Puertto de lo que en el se comercia, la ttiene por arrendamientto el Alcalde Provincial de la Ciudad de San Marcos de Arica Don Josephs Bacilio de la Fuente, y Haro, quien por la generosidad, y desintterez, que se conoce en el, no cobra si no es una cantidad mui cortta, por hazer bien a los que vienen a comerciar en dicho Puertto, y està la destina para el culto divino, y decencia de las Yglecias de este Parttido.
14- En este Puertto, no se da sepultura a los cuerpos, porque la dureza del Terreno, no permite abrir sepulturas en el, y asi después de hecho el funeral los llevan a un semen/

[foja 16 r]

00terio21 que está al lado de la Yglesia, y los arriman à la pared en donde se secan, de suertte que ni se deshazen, ni causan mal olor, y ni se pudren las Mortajjas.

Capitulo Tercero: Descripción del Mineral de San Augustin de Guantajaya

15-   Este Mineral es el mas rico que hasta aora se ha descuviertto, (según muchas opiniones) en este reino, y el que menos se ha trabajado por los motivos que se dejan conocer en lo hasta aquí dicho, y en lo que se dirá después aunque a Cuarentta, y ocho años, que segunda ves se bol vio a trabajar por don Juan de Loayza y Valdés, que hallo informado de un Yndio, uno de los trabajos que hizieron los primeros Españoles, que después de la conquista poblaron esta Provincia, en el Alto (que llaman) de San Simón/

[foja 16 v]

00Según la tradición que aquí se ttiene, y por lo que se infiere de varios fragmentos hallados en unà labor hundida al pie del zerro de San Augustin de Guantajaya que es la que oy se trabaja con el nombre de Hundimiento, la cual fue hallada por uno de los Peones del Coronel Don Bartholome de Loayza y Valdes el año de mili setecientos Cuarenta y Seis.

16-  Este Zerro, y Mineral de San Augustin de Guantajaya, se ha de entender, como si fueran dos parttes distintas, à la una llaman el Alto de San Simón, y à la otra el Zerro de San Augustin de Guantajaya, a cuio pie esta el sittio que se dice el Hundimientto.
17- En el Alto de San Simón, ay dos trabajos hechos por los anttiguos en forma de Pozos profundos, a el uno llaman el Chiflón de San Simón y a el otro el de San Joseph que están/

[foja 17 r]

00situados en un alto bastante espacioso rodeado de diferentes Quebradas pequeñas por donde se sube a el, está lleno de muchas, y ricas bettas de Platta, es de una Piedra muy dura, de color obscuro, y tan solida que el mas fuertte Barretero, no puede hazer mas que dos Barrenos de atercia en un dia, y para conseguir este trabajo necessita de tres o quatro barrenas bien calsadas de Azero, y muchas vezes no se logra que la Pólvora haga su efecto, por lo que después de los Anttiguos, no se ha trabajado con formalidad en las Bettas de este Alto, y los trabajos que se han hecho después de el descubrimiento de Don Juan de Loayza y Valdez, son todos a tajo avierto, y poco profundos; en todos ellos siempre sacaron de plata en Barra, en tal abundancia que el presente Coronel Don Bartolomè de Loayza, y Valdés hijo del Descubridor Don Juan, saco de solo un tajo veinte y dos varas de largo, Cinquenta y qua/

[foja 17 v]

00tro mili marcos de platta, y se tiene por sierto que sus trabajadores, y otros le hurtaron mas de treinta mil marcos.

18- Las barias Bettas, que se han trabajado en este Alto, se puede sospechar, que fueron Betas de Cabesadas, porque el mas profundo Tajo, tendrá de Veinte, a Veinte y Cinco baras, aunque las Bettas (no obstante este parecer) siguen a el sentro, y muchas con algunos metales pobres, pero en contra de esta sospecha se va el exemplar del Pozo, o Chiflón de San Simón, que anttes de Segarlo, se podia baxar a el hastà la profundidad de Cientto, y Ochenta varas, y desde oy, no hallaron fondo por muchas diligencias que hizieron, siendo creible el que no huviesen trabajado hasta tanta profundidad sin utilidad alguna, a que se agregan dos cosas: la primera que de la Betta que corta el Pozo, o Chiflón de San Si/

[foja 18 r]

00mon, por medio de su Voca, y en otra que hazpa en la misma boca, saco el Coronel de los dos lados del Pozo a mas de mucha Canttidad de Barra, una copiosa suma de mui ricos metíales; la Segunda que la esperiencia, que oy se ttiene en las Bettas del sitio del Hundimientto, enseñan que estas Betas no dan el mettal seguido como en otros Minerales sino es a trechos; Los trabajos del dicho alto de San Simón son varios, todos superficiales a tajo abiertto, y poco profundos, y ay muchas betas catheadas en donde no han hecho trabajo alguno, por aver hallado en ellas la platta ligada con algún cobre, y porque acostumbrados a sacar la22 platta en Barra, menos preciaban la de los metíales, que no eran tan ricos, a que les ayuda para desampararlas, ver la mucha dureza del terreno, y el crecido costo de/

[foja 18 v]

00los trabajos.

19- La otra parte de este Mineral, es al pie del Zerro de San Agustin de Guantajaya, en cuia falda ai una Llanura que coje todo el frentte del Zerro, en la cual esta el trabajo hundido, hecho por los anttiguos, que tiene de largo Cientto, y diez baras, y de ancho Cuarentta, y ocho; este está a distancia de vn mili veintte, y cinco baras del Chiflón o Pozo de San Simón en el alto de este nombre.
20- En esta llanura, y sitio que se llama del hundimientto, se ven de manifiesto Doze bettas de platta todas distinttas de las del Alto de San Simón, exemto vna y fuera de este sittio en sus contornos, otras muchas Bettas que hasta aora no se han catheado; Las del hundimientto forman muchas hazpas, y cruzeros que prometten gran riqueza como se ha experimentado en los hallados hasta aora en los/

[foja 19 r]

00trabajos del Coronel Don Barttholome de Loayza, y Valdés, y en los del Alcalde Provincial Don Joseph Bacilio de la Fuente, y Haro.

21- Estas Bettas, aunque siempre siguen su rumbo son, o se pueden llamar accidentales porque no lleban mettal seguido como las Bettas de otros Minerales, sino es a trechos, Ojos, ô Bolsones, sucediendo de ordinario que suelen dar quinze, o veinte baras de mettal, y luego se adelgasa, ramea, ô basofeà, pero siguiéndolas otro trecho buelven a hazer mettal, pero lo regular superior, y en mayor abundancia à el primero, aunque a vezes no tantto, y otras los suele dar en Barra; alguna tan limpia que se a sacado catorce, y quinze onzas de platta por libra de metal./

[foja 19 v]

22- La razón de estos accidenttes de las betas es que ay unas bettillas de tierra colorada, Amarilla, y blanca, que llaman Chorros, las cuales vnas cortan las Bettas, y otras las siguen con el propio rumbo de ellas, y mientras no se separan, 6 se cortan estos Chorros, o Betillas de tierra no buelven a hazer mettal.
23- Las betillas, ô Chorros de tierra colorada, son las peores, porque secan tanto las Bettas, que en mucho trecho no las deja hazer mettal.
24- Las de color Amarillo, no son tan perjudiciales, y las blancas son al contrario, porque esta siendo de cualidad húmeda, dan mas substancia à la Betta, y asi se experimentta que pasadas estas se halla el mas rico mettal.
25- También se experimentan/

[foja 20 r]

00otros varios enemigos del mettal, que son unos Manttos de Piedra obscura, mui dura que cortà las Bettas, y otras veces las saca23 de sus rumbos alguna distancia, y por lo regular las destroza.

26- Otros son una solteria de Piedras mesclada con Tierra casi blanca, y Arenosa, en la que sucede a veses quedar la Betta sin Caja alguna, pero con algún mettal, y a veces la deshazen del todo.
27- Otra tierra blanca que llaman Jabonsillo, suele mesclarse con el metal, y lo seca de modo que si abunda este Jabonsillo no le deja señal de platta à la betta, y son mui continuos estos Padrastros y Enemigos de las Bettas.
28- El Terreno del llano en que está el Hundimientto en lo conosido hasta aora sigue en la forma siguiente. La primera/

[foja 20 v]

00Superficie de Tierra en una Capá de Piedra esponjada, y Salitrosa, que llaman Caliche la cual sirve para fabricar Casas, y es de tal natturaleza, que las humedades derrite el Salitre, y se cae la Casa, porque no cubren las Paredes con Barro, ni con otra cosa alguna por Falta de Agua.

29- Bajo de esta primera Capa ay otra de Piedra mas dura, y menos Esponjosa que no se puede ronper sin pólvora, a esta llaman congelo,y también es salitrosa, es baria en sus gruesos, y llega a tener en algunos parages hasta cuarenta, y dos baras de grueso.
30- Después de esta segunda Capa, sigue una tierra mesclada con piedresilla menuda que à la vista parece aquella Argamasa con que los Romanos, y otras naciones hazian sus murallas y obras Fuerttes; en partes es mui dura y en otras no tantto, esta tierra es la que llaman/

[foja 21 r]

00Panizos, tiene barios colores que son colorado, Amarillo, claro, seniciento, aplomado, y obscuro.

31- En el medio de estos Panizos, ay tres mantos de tierra blanca como Cal mui delgada, à la que llaman Tiza, son de varios gruesos y el que mas tiene asta tres baras.
32- Enttre los Panizos se crian unas Piedras sueltas de diferentes tamaños, y, figuras que llaman Papas de platta, por lo regular están cuviertas de varios Plomos de diversos colores, y dentro tienen la platta y las mas suelen tenerla en Barra, y quando no un mettal, tan rico que es casi lo mismo, suelen ser algunas de una plata tan24 limpia que fundidas con cuidado merman solo media onza por libra de su primer peso. 33- Se án hallado algunas tan grandes/

[foja 21 v]

00que una de ellas sacada por el Coronel Don Barttholome de Loayza, y Valdes peso treinta y dos quinttales de metal limpio, y fundida en Potosi rindió treinta, y quatro mili y mas pesos, y de ella hurtaron en el camino bastante parte.

34- Estas Piedras, ô Papas se crian en los Panizos, en los rumbos de las Bettas que pasan encapadas25por debajo de ellos, particularmentte sobre los Cruzeros, y hazpas, en estos parages se crian con mayor abundancia, y son las mas ricas.
35- Esta evidencia asegurà la riqueza de las Bettas de este Zerro, pues si solo sus humos o bapores crian en26 terreno tan seco, ê irregular estas Piedras tan ricas, debemos creêr que el cuerpo de las Bettas en las Cajas del Zerro serán mucho mejor a proporción.
36- La cantidad de platta que se â sacado en/

[foja 22 r]

00solas las Minas del Coronel Don Barttholome de Loayza, y Valdes, que son tres, y en la de Don Joseph Bacilio de la Fuentte ha sido tantta que se haze increible, y se prueva, que de los Desmonttes que se han sacado de estas Minas sin aprovechar los llampos, vtilisaron los Pallaquires de solo el Pueblo de Pica en el tiempo de ocho años Cientto, y diez mili marcos de platta que consta por certificasiones de las reales de Carangas, la de Potosi, y del Banco.

37- Este Mineral se puede conciderar que está en Virgen, pues aunque ay muchos trabajos hechos, los mas án sido inútiles por falta de inteligencia, según manifiestan ellos mismos en los del Coronel Don Barttholome de Loayza y Valdes, la mayor fuerza de los trabajos, fué en los Panizos, y no en las Betas llevados de la codicia de las muchas, y ricas/

[foja 22 v]

00Papas que se hallaban en ellos, y solo trabajaron en una Betta que tenian por la de San Simón. En los de Don Joseph Bacilio de la Fuente, han hecho la mayor parte de los trabajos en esta misma Betta y algunos de los Panizos, esto lo Pruevà la experiencia, que después de mi venida a este Mineral se ba teniendo, pues hallados los Panizos todos trabajados, y dispuesto Labores por bajo de ellos, se han encontrado las Bettas Virgenes, sin Labor alguna, y con mui ricos metíales.

38- El Temperamentto de este Zerro de san Augustin de Guantajaya es mui benigno, y sano, es seco, y calido en el Verano húmedo, y frió en el Ybierno, aunque llueve mui poco, pero las nieblas, y brumasones de la Costa (que aquí llaman Camanchacas) que son casi continuas, particular/

[foja 23 r]

00mente las noches, y mañanas de Ybierno humedecen bastantte la Superficie de la tierra. El Frió no es mucho, y el Calor es llevadero por las Virazones de la Mar.

39- La andes de la tierra es grande; y aun con estas, casi continuas humedades, no se cria Yerba alguna, ni otra plantía, que las que llaman Cardones, solo se vè en el Ybierno en la Cabezas de los Zerros, por la parte27 que mira al Sur, y al Oeste, vna especie de Verdina, que se cria en las Piedras que crece hasta dos Dedos de alto, y en mui raro Zerro distantte de este Mineral se suele criar vna especie de paja delgada, que llaman Pajonal, pero es tan poca que de nada sirve. No se cria en estos parages, Sabandija alguna, mas que ratones, Las Moscas, y Pulgas son plagas mui molestosas28, ê insufribles, se crian unos Pajaritos/

[foja 23 v]

00pequeños de color de tierra, con pintas negras que solo se mantienen de comer moscas, a estos llaman Pichinchos.

40-   Todos estos Zerros, Quebradas, y Llanuras immediatos à la Costa están llenos de Salitrales en la mayor partte, y la sal que crian a trozos, y costras, se lebanta sobre la tierra en forma de pedregal. La sal es la mas blanca que é visto, y su gusto es un poco amargo, en usando mas de la que es regular. Es tan escasa de Agua toda esta Costa, que desde el Rio de Loa hastà la Quebrada de Pisagua, distante uno de otro serca de sesentta Leguas no se halla agua alguna, y la de este rio, y Quebrada, es tan salobre, que solo por no aver otra, y con mucha necesidad, se puede beber.

Capitulo Cuarto

[foja 24 r]

Régimen y Govierno de las Minas de Guantajaya

41-    Este Mineral se compone de Cinco Mineros, y de Catorce interezes, ô Estacas, que son el Coronel Don Barttholome de Loayza, y Valdés que se dice Descubridor del Hundimiento que tiene quatro intterezes, y trabajados. El Alcalde Provincial de la Ciudad de Arica Don Joseph Bacilio de la Fuente, y Haro, que tiene cinco Ynterezes, y diariamente trabaja quatro, Don Domingo Ysola, y el Doctor Don Mathias de Soto, que en compañía trabajan vno. El Theniente General de este Parttido de Tarapacà Don Manuel Pérez de Aragón, que tiene dos, y por falta de Gentte trabaja solo vno. Don Manuel Cayettano de la Fuentte, que acava de com/

[foja 24 v]

00prar la Mina de Juan Eusebio Pérez, y la está trabajando. Don Augustin Machin, que por falta de Gente tiene paradà la Labor de su Mina y por esto no se incluie en el numero de Mineros.

42-    Este Mineral se compone de Cinco Mineros, y de Catorce interezes, ô Estacas, que son el Coronel Don Barttholome de Loayza, y jadores, con los que llaman Mineros que son unos meros Peones, y cada uno de estos ba a el lugar que el Administrador le tiene destinado, y trabaja en él como quiere hastà las onze del Dia, á esta hora salen de la Mina, y en la Puerta, son registrados con particular cuidado, por el Portero, para ver si sacan algún mettal hurtado, y si29 encuentran alguno, que saca alguna Piedra rica, lo castiga el Portero, o el Administrador, como les parece, inmediatamente resan vna salve Cantada delante/

  El régimen y Govierno de las minas es el siguiente: Por la mañana al salir el sol el Administrador con su Portero haze entrar á los traba

[foja 25 r]

00de una Cruz, y luego dan a cada trabajador una rasión de Agua, y una libra de pallacos, y ban a Comer, y descansar hastà la vna, o antes, que buelven a entrar, salen a media tarde, o poco después, y como por la mañana, resan la salve, y les dan rasión de agua, y otra Libra de Pallacos.

43-   Los Domingos cuidan los Administradores de las Minas de que la Gentte de su trabajo resen por la mañanan temprano la Doctrina y oraciones de nuestra Madre la Yglesia, para que la aprehendan, el que no la sabe, y para que no se olvide el que la huviere aprehendido, porque los Curas no se toman este trabajo en los Pueblos de Donde son, diciendo que no son Yndios. Después ban a Misa y luego que salen de la Yglecia, les dan á los trabajadores la rasión para todà la Semana de Charqui, Maiz tostado, y Coca, y luego emplean tres, o quatro Peones en limpiar/

[foja 25 v]

00y, azendrar el mettal, para remitirlo el Lunes â Tarapacà, Pica, y Guarasiña31.

44- Los Administradores son absolutos en las Minas, y asi ponen, y quitan Labores quando quieren entierran y desentierran las que les parece, y todas las siguen como se les antoja, siendo los que aora ay incapaces de tener semejante Cargo, exempto30, dos que son aplicados, y de Genio para este Oficio, y asi estàn las Minas trabajadas, sin el methodo que debian estar, porque jamas â avido en este Mineral Alcalde mayor de Minas que entendiese de Labores, ni medidas, y nunca â avido Veedor ninguno que los imponga y dirija, pero ya à costa de repetidas vissitas se ban emmendando las Labores, y descubriendo las Bettas desde mi llegada enseñándoles a buscar los rumbos, por dentro, y fuera de las Minas.
45- Los trabajadores de/

[foja 26 r]

00este Mineral son todos Gentte Libre (esto es no son Yndios de mita) porque no se han concedido a este Mineral mas que dos de a Cinquenta hombres, la vna à el Coronel Don Bartholome de Loayza, que no se hà establecido, y la otra à Don Joseph Bacilio de la Fuentte, que impuesta la ocupa en molienda, y veneficio de los metíales, por ser los Yndios mas diestros para este oficio, que para Barreteros.

46- Los Trabajadores del Zerro son todos Zambos, Mulatos, Mestizos, Cholos, y mui pocos Yndios, estos van al Zerro quando quieren, trabajan el tiempo que les parece, y se buelven á sus Casas quando gustan.
47- El modo de ajustarse con los Mineros para trabajar en sus Minas es particular, y las Vidas de estos en el Zerro es graciosa, y del modo siguiente: Ban a Casa del/

[foja 26 v]

00Minero, 6 Dueño de Mina, y sobre el establecimiento de que el Barretero gana seis reales cada dia dos rasiones de agua, y dos Libras de pallacos, y el Apire quatro reales, y la misma agua, y pallacos, le dicen al Dueño de la Mina: Señor avieme V[uestra] M[erced]32 con tanta platta (que no baja de Cinquentta pesos) tantas baras de bayetta, tantas de tucuio, tantas de pañete, y otras drogas, pidiendo quanto se le antoja; si el Dueño de la Mina no le da todo lo que quiere, se ba a otro con la misma canción, y si le da lo que ha pedido lo recive luego, y mui contento se bá a su Casa, lo gasta como quiere y antes de ir al trabajo ha jugado, y comido la platta y las mas veces ha tenido tiempo de romper la ropa que le dieron, y los mas, si han hecho esto en Tarapacà, ban a el Pueblo de Pica, y hazen otro tanto con otro Minero, y al fin a mucha Costa de perseguirlos, los obligan a que bayan a el Zerro, y vna ves allá, trabaja los dias que quiere, toma/

[foja 27 r]

00a quenta de su jornal quanto puede de maiz, charqui, y Coca, y con los Pallacos (que son el metal que dentro de la Mina se desmenusa) engaña à las cosineras, Pulperos, y rescatires, de todos toma fiado quanto puede, y dándoles a uno vna piedresita, a otros otra, los engaña hasta hazerles una droga, y después de que han hecho quantas han podido, fingiéndose enfermos se buelven a sus Casas antes de desquitar la mitad de lo que les dieron adelantado. De aquí resulta, que si esta abiado por dos Mineros, cada uno quiere ser el primero para cobrarle obligándole a que tarbaje [sic]; El Pulpero, Rescatire, y Cosinera acuden á los Mineros para que les pague de lo que les dijo tenia de alcanze por su trabajo, siendo mentira. Estos desengañados acuden al Juez los Mineros, Pulpero; Rescatire, Cosinera y Peón, y se arma un enrredo inaberiguable y el Peón diciendo que volverá a trabajar/

[foja 27 v]

00para pagarles a todos, los engaña, y para que buelva al trabajo otra ves, es menester, que uno de los Mineros le buelva á dar mas Platta, y ropa, por ver si consigue cobrar la que dio antes, y continuar là labor de su Mina, y si logra esto de quatro Peones que han hecho como he dicho, no lo logra de otros muchos, y asi los Pobres Dueños de Minas viven con esta Gente en una insesante fatiga, con una perdida conciderable, y en continuos pleytos.

48- La Población de este Mineral se compone de un Juez de Comisión Subdelegado del Theniente General de este Partido que lo ay a instancias mias desde el mes de Henero de este año de mili settecientos sesenta y Cinco, vn Theniente de Cura que suele serlo un religioso de los muchos que corren por esta Provincia, Quatro administra/

[foja 28 r]

00dores de las Minas con sus Porteros, cosa de trescientos Cinquenta trabajadores muchos de ellos33con sus familias, vna cantidad de hombres, y Mugeres de distintas Castas, Pueblos, y Provincias que se emplean en el rescate de metales, y buscar Pallacos en los Desmonttes que sacan de las Minas, Siendo inaberiguable el numero de esta Gentte, porque suele aver vna semana muchos, y otras pocos; Se regula que unos tiempos, con otros llegarán al numero de Doscientas Personas. Ay mas de este Vezindario, algunos Mercaderes Europeos, y Españoles de este reyno, con tiendas de Géneros de Castilla, y de la tierra, Vinos, Aguardientes, Comestibles, y otros, y todos ellos rescatan el metal que pueden, y lo embian, a Tarapacà, Guarasiña, 6 Pica/

[foja 28 v]

00para que lo Veneficien, y recoger los Marcos, y asi los que sacan del mettal que rescataron como los que pueden comprar a plata, los lleva cada uno al destino que les tiene mas cuenta.

49- Del mismo modo suele aver otros Mercaderes, que de Chile, Buenos Ayres, el Tucuman y Provincias intteriores, bajan con Muías, ropas, Coca, Yerba, y otros efectos para cambiarlos por Marcos, que es la mas regular venta que acostumbran hazer, y aunque bendan a plata, esta la reducen a Marcos, siempre que les es posible, y les dan el destino que les tiene mas cuenta.
50- La Yglecia de este Mineral es una Capilla de tablas de nueve baras de Largo y ocho de ancho, que está (aun aviendo puesto algún remedio) bien indesente, no ay sacramento colocado, porque según està la Yglecia de indesente, poco segura, y sin fondo para tener el Beático con la seguridad, Luz, y de/

[foja 29 r]

00cencia, con que se debe tener, no lo puede haver, pero se haze preciso que lo aiga, por ser una población que llega a serca de setecientas Personas, y sucede (con frecuencia) que mueren muchos sin resivir el sacramento de la Santa Eucharistia. Esta Yglecia o Capilla está34 tan desprobeyda de todo lo que necessita, que el Ara que tiene es prestada de una Yglecia de la Provincia, el Calix es de un particular, que aunque lo ha comprado, para el servicio de la Yglecia, porque no lo tenia, no quiere darlo, ni perder su propiedad, por motivos que tiene para no cederlo35. Los Ornamentos, son solo dos, y muy biejos, pero con aver puesto un Mayordomo de fabrica poco tiempo á, que recoge las obenciones de la fabrica, y las Limosnas que dan las Minas diariamente, se vá poniendo/

[foja 29 v]

00en mejor estado del que estava, aun que no alcansa este remedio para el arreglo que se haze preciso imponer.

51- Por lo que toca al Govierno Eclesiástico, no lo ay mas que para cobrar a los pobres infelizes trabajadores, y a los transeúntes, vnos derechos exsorbitantes, faltando a todo lo dispuesto en las signodales, y asi como he dicho antes, muchos de este Mineral saben la Doctrina porque se la enseñan los administradores de las Minas siendo mas los que la ignoran que los que la han aprehendido.
52- El Govierno secular a faltado en un todo, no pocos años á, el presente está mui emmendado, pero con todo es menester que esté mucho mas de lo que está, por que los/

[foja 30 r]

00Trabajadores, y particularmente los tranceun-tes, necessitan de mas freno del que tienen para contenerles sus desordenes.

Capitulo Quinto: Descripción de la Quebra [sic] de Tarapacà

53- Esta Quebrada, que desemboca en la Pampa, o Valle que llaman de Yluga, corre al Nordeste36, tiene serca de treinta, y tres leguas de largo, y es tan Angosta, y profunda en algunos parages, que solo puede pasar un hombre a Cavallo, y en partes tiene estas angosturas mas de trescientas varas de profundidad, y de un escarpado tan perpendicular, que dá pabor verse al pie de él. Los Caminos de esta Quebrada son mui molestos/

[foja 30 v]

00porque toda ella es un inmenso pedregal, con muchas Cuestas, y Laderas mui peligrosas y viene â acavar en37 una Cordillera mui alta y fria. Está poblada hastà la mitad de su longitud38. Su población se compone del Asiento de San Joseph de Guarasiña, el de Tilibilca, el del Pueblo de Tarapacà cabesa39 de este partido, y es Curato, y cabesa de Doctrina. El Pueblo de Mocha, el de Guabina y el de Sibaya que es también Curato y Cabesa de Doctrina; pero desde el Asiento de San Joseph de Guarasiña hasta el Pueblo de Sibaya, se puede decir que es todo vna Población esparsida, porque en los Parages, en donde ay poco, o mucho, algún terreno en donde poder sembrar algún Maiz, ò trigo viven los Yn/

[foja 31 r]

00dios, y dueños de las dichas Tierras. Estos Parages se nombran, Amalo, Quillaguasa, Caygua, Carora, Pasaquiña, Pachica, el Molino, Lamsana, Puchurca40, Mancaguasiña, y Limaxsiña. En todos estos Pueblos ay trescientos treinta y dos Yndios Tributarios de los que han muerto muchos, de la peste que se ha experimentado este año, por lo que, y por no aver otros con que reemplasar los que murieron será dificultoso de cobrar los Reales Tributos.

54- El Pueblo de Tarapaca, y el Asiento de San Joseph de Guarasiña, con el de Tilibilca, se compone de Zambos, Mulatos, Cholos, y Mestizos, mui pocos Españoles, algunos Europeos, y Naturales de este reyno. De estas castas, y pocos Yndios, se compone el numero de Trabajadores del Mine/

[foja 31 v]

00ral de San Augustin de Guantajaya con algunos de las mismas claces del Pueblo de Pica.

55- El terreno, y aguas de esta Quebrada es mui salitroso, y como se ha dicho antes, vn Pedregal inacabable, por lo que en toda ella no se cojen otros frutos que trigo, Maiz, y alfalfa, con algunos Ajos, Sebollas, y Coles, que todo juntto, con lo que frugtiñcà la Provincia no alcanza para el sustento de sus Moradores, y abasto del Mineral de San Augustin de Guantajaya, y asi es menester, que se valgan de las Provincias immediatas, para conseguir Carne, Manteca, Sebo, Papas, y demás Comestibles.
56- Desde el Pueblo de Sibaya hastà las Lagunas del alto de Lirima41 donde termina esta Quebrada, no hay mas abitadores42 que/

[foja 32 r]

00Don Joseph de Areizaga que en compañía de Don Joseph Lejarsa continúan el empeño que tomaron siete años a de desaguar por medio de un socabon, la principal Labor del anttiguo Mineral de Paguantà la que â esmèro de la imponderable constancia, y continuos trabajos que han padecido, la tienen ya casi desaguada.

57- Desde este Parage de Paguanta distante quatro Leguas del Pueblo de Sibaya astà las Lagunas, está todo Yermo, y despoblado, en cuio distrito ay bastante Pasto para el ganado, y mucha Leña43 menuda que llaman Tola, el Agua es menos salitrosa pero el Pedregal es el mismo.
58- Donde termina, o acava esta Quebrada están las dos Lagunas dichas de Lirima, en una eminencia superior a todas las altu/

[foja 32 v]

00ras, que alcanzà la vista a descubrir, pues desde el alto de los Zerros que las forman se descubre (estando el dia claro) mucha parte de la Costa de esta Provincia, alcansandose a ver la Punta de Colé44, junto al Puerto de Ylo, siendo asi que ay de distancia desde las Lagunas hasta dicha Punta de Colé45, a ciento, y ocho Leguas medidas por Mar de Punta a Punta desde el Puerto de Yqueyque46.

59- Estas dos Lagunas según el agua continua que vierten por filtración a esta Quebrada, son de nacimientto respecto, que filtrando siempre sus Aguas no menguan ni se ve que les entren otras que la llobedisa, que no se enturbian, y siempre están claras sus aguas, y de bello gusto, no crian Pez alguno, ni otros animalejos que se crian en las Aguas paradas. La segunda cria vn Yerbaje/

[foja 33 r]

00en su fondo de mas de bara de alto en figura de Carrisos tan delgado como un hilo de acarretto. La filtrasion que cae a esta Quebrada, se concidera ser de mas de dos riegos, y es natural que por las venas, Laques, y pedregal de los Zerros que forman las Cajas de las Lagunas filtren estas para otra partte, como se vè en otra Quebrada opuesta à esta, en cuio principio ai tres ojos de Agua en una de sus Laderas, y maque abrà tres quartos de Legua de distancia desde dichos Ojos de Agua à las Lagunas, todos tienen por sierto sèr estos ojos nacidos de la filtración de las Lagunas.

60- La primera de estas Lagunas, subiendo por la Quebrada tiene de largo Cuatrocientas diez baras, de ancho ciento, y quinze, y de profundidad empiesa en tres varas, sigue toda ella en quatro, y acaba en media bara./

[foja 33 v]

61 - La segunda dista de la primera ciento ochenta y seis baras, y sus aguas orisontales están a tres baras y media mas altas que las de la primera; tiene de largo Quinientas ochenta baras, de ancho ciento, y ochenta, su profundidad es el primer tercio desde vna bara hasta nueve y media; el segundo es todo de diez baras, el tercero desde nueve y media hasta una bara.
62- Estas Lagunas án inttentado servirse de ellas dos sugettos distintos (el uno con especial pribilegio del excelentissimo señor Virrey que fue de estos reynos Don Joseph Anttonio Manzo de Velasco) conociendo seria de gran utilidad el darles corrientte, pero ambos fueron rechasados, por los Agüeros que hasta áora han creido los Yndios, de ser estas unas Lagunas encantadas, que se tragaban/

[foja 34 r]

00a los que iban a beber de sus aguas, y que estas quemaban, y perdian quantas yerbas, y plantas regaban con ellas; Estos èrrores son procedidos de la poca educasion que se les dà, y de aver visto en algunas ocaciones que el agua se levantava en alto en forma de penachos47 en algunas partes de las Lagunas; lo que si ha sido cierto como ellos dicen es evidente prueba de ser este movimiento que ellos pintan como encanto, efecto natural de los nacimientos de Agua (que creo las forman) y de aver visto caer en la primerà laguna vna Llama, ô Carnero de la Tierra al tiempo que iba a beber, creên que las Lagunas se tragan a quien ba a beber de ellas. El segundo fue rechasado, por los Curas que en aquel tiempo avia en esta Quebrada protestando48 que el agua era tan mala como se ha dicho, antes sin tener/

[foja 34 v]

00de ello experiencia alguna, solo por congraciarse con los Yndios a quienes indujeron los Curas, se opusiesen49, y lo hizieron, hasta que no pudiendo contrarrestar el empeño de estos se retiro a Potosi.

63- Todo esto lo tengo por mui cierto porque aunque a mi no me ha sucedido en el todo lo que he dicho, me ha tocado mucha parte pues aviendo llegado a este Pueblo de Tarapacà, noticioso el Cura de que salia a reconocer las Lagunas con animo de darles corriente si convenia, se me50 opuso, diciendo que el agua de las Lagunas era muy dañosa, y que por ser un desatino lo que intentaba, tenia mucho que representar en contra de mi resolución al superior Govierno, y lo mismo me dixo el Cura de Sibaya añadiendo, que iria asta Madrid por defender a sus Yndios del daño/

[foja 35 r]

00que les pretendiá haser. En mi viaje aviendo intentado llevar conmigo51 dos Yndios de cada Pueblo a fin de desengañarlos hallé bastante oposission fundada en pretextos tan fribolos y ridiculos que haviendome cansado, y enfadado de oir tantos disparates, y agueros, y viendo que no querían disponerse a marchar por mas que con razones pretendiá disuadirlos, reduxe mis rasones a bastonasos, con los que me siguieron muchos, después de ver marchar a los primeros.

64- Quando lleguê à las Lagunas las hallê eladas, de suerte que se podia handar sobre ellas à cavallo, y entonces sucedia poco menos que levantarse el agua en penachos, pues se movia el agua como quando està irbiendo à el fuego, y como decian los Yndios que avian visto otras veces, en unos ojos/

[foja 35 v]

00redondos de varios tamaños, que en diferentes partes de las Lagunas formava el Yelo en los cuales el agua hazia el movimiento dicho, siendo esta una de las rasones que tengo para creer, que en el fondo de estas Lagunas ay varios nacimientos que las forman.

65- Empesaron los Yndios viendo este movimientto del agua a temer, y mucho mas quando me vieron empeñado en romper el Yelo para beber el agua, aiudado de dos mestizos que llebaba conmigo, logrê beber del agua varias veces, y ellos bebieron tambien y queriendo hazer que los Yndios bebieran, no lo pude conseguir hasta que haziendo apariencia de hechar a uno de ellos én là laguna bebieron todos, con tanta repugnancia, como si fueran a beber alguna bebida/

[foja 36 r]

00de mucho riesgo, pero después que tomaron el gusto à el agua, que es tan rica como ellos jamàs avian pensado, huvo Yndio que bebió siete vasos de agua seguidos sin hablar una52 palabra.

66- El dia quinze de Mayo de este año de mili setecientos sesenta y cinco, aviendo buelto a salir parà las Lagunas, con prevención de Barriles, y tablas, para hazer una balsa con que poder fondear, y reconocer la Cantidad de Agua que tienen las Lagunas, me seguian los Yndios sin llamarlos diciendo algunos iban a ver si me tragaban estas; pero aviendo visto que hechà la balsa, y puesto en ella, las sondeè, y medi, sin que me sucediera desgracias alguna, acavaron de desengañarse y se estuvieron conmigo tres dias pidien/

[foja 36 v]

00dome que hiziera presto la obra que les avia dicho estava proiectando53, porque el no aver llovido este año tenia sus sementeras en estado de perderse la mayor partte, y al retirarme a mi Casa, los Governadores, y Caziques de los Pueblos por donde pasaba, me suplicaban, que no me dilatase mucho en hazer la Obra, que les avia dicho; pues ya conocian que el agua era buena, y que es mentira quanto avian creido antes.

67- El temperamento de esta Quebrada es en el Verano todo el dia mui caluroso y las noches frescas; el Yvierno [sic] es algo frió, y las noches mas que el dia particularmente fuera de poblado que entonces son rigorosas54. La sequedad es tanta, que no digo lo mucho que he notado, porque/

[Foja 37 r]

00abra55 pocos o tal ves ninguno que lo crea, baste decir que los Cuadrantes, y las Pinolas de marfil de estos, la Vallestilla, y otros instrumentos se me han rajado, y torsido de modo que no puedo hazer observasion sierta, no me ha quedado Baúl, frasquera, ni cajón que no se aiga56 torsido, rajado, y descompuesto, el Cristal, lo he visto rajarse, y resien venido a este Parage, asi a mi, como a varios otros que nunca estuvieron en este Clima se les despegaban las vñas de los dedos, endureciéndose como si fueran de Hueso. En los fines del Yvierno57, y del verano se padecen muchas enfermedades de que mueren los mas con el desconsuelo de no aver Medico ni Botica. Es un terreno muy salitroso, y el agua, aunque en su nacimientto es dulze, toma un salitre tan fuertte, que puesta una poca en un Vazo de Cristal por tres ô quatro dias no se le puede quitar el salitre que le pega a el baso en aquella partte que haze/

[foja 37 v]

00linea el agua, dexandolo todo él, áspero y sin lustre.

68- Por lo regular todo el año corren vientos del Sudoeste que son fuertes desde el medio dia hasta ponerse el sol, y pocas veces corren Vientos del Nordeste. Quando empiesan a correr estos Vienttos en las llanuras forman unos remolinos tan fuertes que con la Arena, y polvo que levanta haze vnas mangas al modo de las que se ven en la Mar; y à el Caminante que cojen si no se para, y tapà la Cabesa pudiera sofocarlo. Se experimenta que desde fines de Jullio, o principios de Agosto hasta mediados, ò fines de Marzo, son estos Vientos mucho mas fuertes, y en dicho tiempo es tanttà la repetición de temblores que he contado en menos de Veinte y quatro horas, onze y no pasa dia que no lo aiga.
69- Ha padecido esta Quebrada repe/

[foja 38 r]

00tidas ruinas, que la han asolado del todo. A màs del susto, y riesgo de los temblores, se padece el de las Piedras que ruedan de los Zerros y â ávido algunas que a su descenzo ân arruinado Casas enteras causando desgracias.

70- También se experimenta, la molesta Plaga de las58 Chirimachas; Este es un Animal de rara natturaleza, se crian en bastantte rofundidad baxo de tierra, y en las aberturas de las Paredes, y se ha hecho por saver de que se mantiene, y el tiempo que puede vivir sin alimento alguno, la experiencia de enserrarlas en un Vazo de Cristal bien tapado, y a los dos mezes de tiempo estava tan viva como el primer dia, se creê que su mayor alimento es la Sangre humana, su construcion es la siguiente. El Cuerpo es à la hechura de la mosca, pero las mas regulares seràn quatro/

[foja 38 v]

00o seis veces mayores, tiene quatro Alas parecidas à las del Grillo, y no buela, no tiene tripas, la Cabesa es mui pequeña, y de la unión de esta con el cuerpo nacen las alas y seis piez que tiene, el Pico es demasiado largo a proporsion del Cuerpo, y este lo dobla por la mitad mientras que no pica, el Cuerpo es como una bolsa, y su color de tierra obscuro, este animal es opuesto à la Luz y algo venenoso, su caceríà la haze quando conoce que las Gentes duermen, y entonces subiendo à la cama desdobla el Pico y lo clava en el Cuerpo del que descanza, y chupa tanta sangre, a el modo de la Sanguijuela, que hinchándose, y creciendo mas de lo que era antes se queda sin poder handar. La picada que da, es tan ardiente, y causa tal comeson, y roncha, que incommoda por mucho rata [sic], quando se revienta entre/

[foja 39 r]

00la ropa, o se basian en ellas, dejan una mancha tan negra como tintta, y aunque la ropa se labe muchas veces, siempre queda manchada.

71- También se padece el trabajo de las abenidas que bajan por la Quebrada procedidas de las llubias de la Cordillera, ò Puna, donde llueve, y truena en abundancia, por los principios de Febrero, ô fines de este, las que causan no poco daño en las sementeras y Casa de los Pueblos del Plan de la Quebrada.

Capitulo Sexto: Descripción del Pueblo de Pica

72- Este Pueblo dista del de Tarapacà à la parte Sur Diez, y nueve leguas, en un Arenal mui penoso, y todo el Camino lo es, aunque llano, por las muchas Piedras sueltas, y are/

[foja 39 v]

00na que ay en èl, y por no aver agua, ni leña àsta llegar à la Quebrada de la Calera; Los Zerros que forman esta Quebrada braman mui a menudo, al modo que la Mar, quando se oye su reventason de lexos, en este sittio ay una pequeña Azenduela, que produce mui poca Alfalfa, algunos higos, Sapallos, y Sandillas. Se riega por medio de un socabon, y en la Casa de esta Hazienda, no se havita particularmente de noche, por las muchas Chirimachas.

73- Este Pueblo de Pica, es Curatto, y Cabesa de Doctrina, su Población se compone de bastante Gentte Española, muchos negros, y Mulatos, Cholos, y Mestizos, entre los cuales ay muchos Esclavos, Ochenta, y quatro Yndios de tributo, y algunos Europeos transeúntes, incluiendo el Asiento de San Anttonio de Matilla distante una Legua del pueblo de/

[foja 40 r]

00Pica, que toda ella està poblada a trechos con catorce Haciendas de Viñas, en las que viven los Dueños con sus familias que llegan al numero de seiscientos Vezinos de Padrón. Estas Haziendas producen con el agregado de la Quebradita que llaman el Valle de Diez, y seis, à Diez y ocho mili Botijas de buen Vino, de à Cinquenta, y Cinco libras de peso cada una, y lo benden a seis, siete y ocho pesos, dàse canttidad de Higos que secos los venden à dos pesos arroba, algunos melones, Sandillas, muchas Guayabas, y Sapallos, pocas Peras, Limones sutiles, algunos de castilla que llaman reales, mui raras59 naranjas, y algunas Chirimoyas, no tiene mas Pasto que alguna Alfalfa, ni otra Leña60 que las ramas secas de sus Arboles, y se ven obligados de ir a buscar, la que han de menester à Doze le/

[foja 40 v]

00guas de distancia lo mas serca. Carece este Pueblo de todos los demás géneros de comestibles, los que salen a buscar, à los Pueblos, y Provincias comarcanas, à las que conducen sus Vinos, y frutas, para cambiarlos por Maiz, trigo, Carnes, manteca, sebo, Graza, Papas, Quinoa61, y otros Viveres. Las Haziendas, las riegan por medio de unos Socabones que son a modo de conductos cubiertos, ò Minas de comunicasion; tienen una bara de ancho, y dos y media à tres de Alto, algunos tienen serca de media legua de largo. Por esta concavidad que hazen en el terreno, que es gredoso, y húmedo bajo de la Arena estilà la tierra en menudas gotas al modo de un Sudor, una corta Cantidad de agua, que apenas les alcanza para regar las haziendas, de tarde, en tarde, y oi ba en tanta disminución/

[foja 41 r]

00el agua que la Hazienda que menos, a perdido una tercia parte, de lo que fue en su principio, y muchas se han perdido en el todo.

74- A poca distancia mas arriba del Pueblo de Pica, ay un nacimiento de agua que pudiera servir de mucha mas utilidad de lo que sirve. Este solo riega vna especie de Quebraditta angosta que llaman el Valle, en la que los Yndios de tributto y algunas otras Gentes Libres, tienen algunos pedasitos de Viñas, los que por el ningún govierno, y la menos vnion de los Vezinos junto con el gran descuido del Governador de este Pueblo perseguidor62 de Españoles, y ruina de Yndios, están casi perdidos, por no querer limpiar este Valle, y alegrar el nacimiento de Agua, que creo podría darles no poca utilidad, asi en mas tierras que podrían sembrar, como en las que al presente tienen llenas de matorral, y Arena bo/

[foja 41 v]

00lada que les ba enterrando las pocas sepas que alli tienen.

75- Este Pueblo solo puede proveer de Vinos a el Mineral de Guantajaya, y de mui poca Gente para el trabajo.

Capitulo Séptimo: Descripción del Valle ô Pampa de Yluga, y de el Tamarugal

76- Este Valle, ô Pampa, es una llanura de cinco, y media Leguas de ancho en la parte que menos, su largo, es tan dilatado, que aseguran algunas Personas que empiesa en la Quebrada de Arica, y acava en Chile, corre casi con la Costa Norte, Sur, y en partes tiene en esta jurisdicción de quinze a veinte leguas de ancho. Es un Territorio que según las se/

[foja 42 r]

00ñas, y esperiencia que se tiene, ha sido fertilissimo, no pudiendo dudarse de lo que es y que lo volverà à ser siempre que se le introdusga Agua que lo riegue. Se ven en este Territorio muchas, y dilatadas Chacras63, en las que permanecen los rastrojos del trigo, y Maiz, que produjeron, Asi mismo ay en él gran cantidad de crecidos Arboles que llaman Tamarugos, Algarrobos, y Molles, muchas, y crecidas retamas con un espeso ê intrincado bosque de Monte bajo, que en parte lo hazen inpenetrable, por esta parte frente del Pueblo de Pica y es bastante húmedo, y mui abundante de Agua subterránea, ay en este Sitio, en el Camino que se64 sigue desde el dicho Pueblo para el Serro de San Augustin de Guantajaya, dos Pozos que llaman Puquios, el mas profundo es de Catorce varas, y por/

[foja 42 v]

00lo regular tiene tres de agua, y solo sirven para dar de beber à los que trancitan por este camino, porque asta aora, no â avido quien huviese hecho una Noria, u otra Maquina para regar algunas tierras; es en algunos parages salitrosa, por la parte que sigue à la Costa, pero a mas de no ser mucho el Salitre, es superficial, criando solo una Costra de quatro a seis dedos de grueso, y el terreno debajo de esta Costra es gredoso, y dulce, y todo el resto de la Pampa, es especial tierra, para trigo, y Maiz. La ultima Cosecha que se cojio seis años â llegò à dar ciento treinta, y dos fanegas de trigo por vna, y desde entonces no han buelto a sembrar en ella por falta de agua.

77- Desembocan en este Valle muchas Quebradas que bajan de la cordillera por/

[foja 43 r]

00las que quando llueve se despeña copiosa Cantidad de Agua Capaz de regar, y fertilisar todo65 este Valle, particularmente desde el Pueblo de Pica, hastà la Quebrada de Aroma, distancia de Veinte leguas. Las principales Quebradas por donde bajà la mayor Cantidad de Agua, son la de Aroma, Tarapacà, Mamiña, Macaya, y la de la Calera. Mucha parte de este Valle cria con las humedades de las nieblas, y las que coje el terreno con el agua que corre de las Quebradas que he dicho, un monte bajo, y espeso que llaman Pillayas, quando están Verdes las comen las Muías. Este Monte de Arboleda se ha secado: mucha parte de èl en las immediaciones de la Quebrada de Tarapaca, por dos razones: La primera porque/

[foja 43 v]

00siendo el terreno mas alto, parece que las Aguas Subterráneas corren mas profundas, y no alcansan los Arboles tanta humedad, como necessitan, para su conserbasion, no obstante que todavia ay muchos Algarrobos, Tamarugos, y Molles en esta parte.

78- La segunda porque es muchà la Cantidad de ellos que cortan para Leña, hazen Carbón, y otros menesteres, siendo lo que mas destruie esta Arboleda el modo que tienen de hazer el Carbon que es como dirê: Cortan los Arboles, y los destrosan, y quando están secos juntan una cantidad de ellos, y les pegan fuego, sin otra precausion alguna, y quando les parece que están pasados de fuego los apagan con tierra, y sucede que si pusieron/

[foja 44 r]

00cien quintales de Lefia, sacaron Veinte, o Veinte y Cinco de Carbón bien malo, y de este modo án destruido la mayor parte de la66 arboleda, con mui poca utilidad, y si no se pone remedio vendrán a quedar en menos tiempo del que piesan sin Leña ni Carbón ni donde ir a buscarla.

79- Toda esta Pampa, o Valle es realenga Yerma, y despoblada, y en ella no ay parte alguna que no pertenesca a su Magestad (que Dios Guarde)67.
80- El Temperamento de este Valle aunque es el mismo, que el de Tarapacà se siente mucho mas el68 frió, y el Calor que en las Quebradas, y los Ayres no son tan molestos como entre los Zerros, y Quebradas que las forman. No se cria en ella Animal alguno mas que polilla en los Puquios.
81-  Dista este valle de la Costa por/

[foja 44 v]

00partes de nueve á diez Leguas, por otras mas, y por algunas menos, y toda esta distancia de terreno, es un conjunto de Zerros Áridos que solo Sal, Bettas de varios metales, y Piedras se vé en ellos.

Capitulo Octavo: Descripción de la Costa de esta Provincia de Arica, y Partido de Tarapacà

82-  Esta Costa corre en lo general de ella, Norte Sur, pero las Punttas, y lugares conocidos demoran con Variedad, las que tienen nombres son las siguientes, desde el Puerto de Cobija termino de la Jurisdicción de esta Provincia a Mamamilla [sic] ay ocho leguas, y demora Norte, quarta al Noroeste, de Mamamilla [sic] á lá Punta del Jagüey, ay ocho leguas al mismo/

[foja 45 r]

00rumbo, del Jaguey, à Paquisa doze leguas, y media, Nor Noroeste [sic], Sur Sueste [sic], De Paquisa al rio de Loa Norte, Sur, Seis Leguas, del Rio de Loa al farellón de Pica, el Pabellón 6 Huano Grande Norte Sur, Doze leguas, del Farellón de Pica al Morro de Tarapacà Norte Sur Catorce leguas, del Morro de Tarapacà à la Ysla de Yqueyque, Norte quarta al Noroeste tres leguas, de la Ysla de Yqueyque69 à la Quebrada de Pisagua Nor Noroeste Doze leguas, de la Quebrada de Pisaguà la Quebrada de Camarones Norte, Sur Ocho Leguas, de la Quebrada de Camarones à la Quebrada de Victor Norte Sur Siete Leguas, de la Quebrada de Victor al Puerto de Arica Norte Sur Seis Leguas, del Puerto de Arica àl Morro de Sama Les [sic] Sueste [sic] Diez, y seis Leguas, del Morro de Sama à la Punta de Cole Les [sic] sueste [sic] Nueve Leguas; termino de la Jurisdicción/

[foja 45 v]

00de este Correximiento de Arica que según esta Cuenta tiene Ciento onze Leguas de largo medidas en la forma dicha.

83-  Toda està Costa está casi poblada de muchas Bettas de todos metales, particularmente de Cobre, y Bronce, que de estas ay algunas entre el Puerto de Yqueyque y la Quebrada de Pisagua, en Barra tan limpia, que algunos en la parte de estas Bettas que caen à la Mar, se han engañado pensando que era Ôro el bronce y àn sacado trozos de èl en esta creencia.
84- Ay muchas de Platta, y se â hallado esta ligada con el Oro en tal forma, que las Pinas que sacaban después de desasogadas se hallaban, partes de ellas doradas, y en partes blanca.
85- En donde se hallaron estas Bettas fue en el Zerro de Chanabaya, las que descu/

[foja 46 r]

00 el Coronel Don Barttholome de Loayza y Valdés informado de un Yndio, y siguió el trabajo de ellas mas de un año. Estas Bettas criaban la plata, no como las Betas conocidas hasta aora, pues la criaban en forma de clavos, y palmas tan propias, y limpia, la plata como si fuera fundida, y entre esta platta se encontraban a trozos el Oro criado del mismo modo que la platta. Ay muchas otras Bettas en dicho Zerro, y sus immediatos, y todas ellas en la superficie son de Cobrisos, De estas aviendo pasado Yo a dicho Zerro descubrí, y cateê algunas, y de todas no saquê mas que Cobre, pero enseñà la esperiencia que las Bettas, que en esta Costa empiesan con estos Cobrisos, son las mejores, y de mas abundante plata; también Descubrí un trabajo antiguo tapado, el qual no/

[foja 46 v]

00pude reconocer porque me hallaba totalmente falto de todo Genero de Comida, y de bebida, y distante del Pueblo mas inmediato treinta, y cinco leguas, con Doze hombres, y Diez y Siete muías, que no avian bebido en tres dias naturales, por lo que sin haser mas diligencia, me retirê à poblado.

86- El Zerro de Chanabaya està distante de la Costa, Legua, y media por la parte mas serca, pero para bajar à la Mar es menester andar seis leguas, y media, porque es tan escarpadà la Costa, que es totalmente inpraticable [sic] la bajada. Està este Zerro con Pica Nordeste quarta al Leste, Sudoeste quarta al Oeste distante treinta, y cinco Leguas. Pudiera aver agua serca de este Zerro, en un Salitral que a distancia de tres leguas coge una gran/

[foja 47 r]

00llanura ô Valle, cuio sittio à mas de la experiencia que se ttiene de otros, se notan en èl señales bastantes, para creer que la aiga En estos salitrales se vê que quitadà la costra de sal, y profundando media bara el terreno, se halla Agua bastante, pero tan salada que haze el mismo efecto en quien la bebe; que el Agua de la Mar, pero en algunos parages donde apartadà la costtra de Sal, y primera Capa de tierra profundando el terreno dos baras, se halla el agua casi dulze, de que infiero, que si se hizieran vnos Pozos regulares, y con las precausiones que dictà la razón natural, se podría tener Agua bastante, y de Calidad suficiente para poderse beber.

87- En muchos parages de esta Costa/

[foja 47 v]

00se han visto, y se sabe, que ay dibersos trabajos hechos por los Antiguos, y aseguran no ser pocos los bestigios, que se ven en el Valle, ô Pampa de Yluga, y del Tamarugal,

00en donde ay mucha cantidad de escorias de fundición, y ruinas de Ôrnos de reberveracion en donde fundian los Antiguos el metal, dando a entender estas Señales, que los metales eran de Superior ley, y acreditta ser esto sierto, el aver hallado ente dichas escorias algunas piedras de metal de platta en barra.

88- Es esta Costa tan desproveída de un todo lo necessario, y tan crecidos los gastos para trancitar por ella, que no ay quien se anime à reconoserla, ni á emprender diligencia alguna para descubrir, y reconoser los trabajos que se saben ay en ella/

[foja 48 r]

00y los hermosos Zerros que la forman que son tales, que combidan con solo su vista à que los cateen, y saquen de ellos la mucha riquesa que aparentan tener los Panizos, y criaderos según sus colores, y señas.

Capitulo Noveno: Descripción del nuevo Mineral de Nuestra Señora de la Purificación de Chixlla

89- En la Quebrada de Chixlla onze leguas distante del Pueblo de Guatacondo anexo del Curatto de Pica se descubrió de tres a quatro años á esta parte vn labadero de Oro en el plan de dicha Quebrada entre un Pedregal suelto y arena gruesa, por donde corre una corta cantidad de agua, que nace poco mas arriba/

[foja 48 v]

00de este sitio, en el qual trabajaron a mucha costa, y con graves penalidades distintos sugetos de esta Provincia, y diversos de las immediatas, pero nunca pudieron lograr establecer trabajo formal, ni conseguir Oro bastante para resarsir el Caudal, que impendieron70 en dicho Labadero, aunque el Oro es de muy superior Ley, lo que mas creo es que la falta de inteligencia les obligò a dejar de trabajar en dicho sittio hasta el mes de Junio del año pasado de mili setecientos sesenta y quatro que aviendo Yo venido con la comisión de Juez Vissitador, y Alcalde mayor de Minas de esta Provincia, vinieron noticiosos de mi llegada dos sugettos, el uno avesindado en el Asiento de Miño, y el otro en el Pueblo de Pica, à litigar sobre intereses que tenian en el Mineral de Pereyra bulgarmente llamado Vjina, y/

[foja 49 r]

00preguntándole al vno del estado en que se hallaba el dicho Labadero de Oro de Chixlla, inferi de su respuesta que no era el terreno en donde se halla el Oro al proposito para ser verdadero criadero, sino derrame de algunas Bettas por donde pasaba el agua que traia el Oro al plan de esta Quebrada y viendo que tal sugetto es Capaz, y de genio trabieso, le impuse el modo como avia de buscar las bettas, que Yo me suponia debian ser precissamente origen de este Labadero, animándolo a que hiziese algunas diligencias para ver si las hallaba, y encargándole mucho dixese à los Vesinos de Guatacondo, y Mineros de Ujina se animasen, y se desengañasen de que no era Criadero de Oro el que tenian por tal, sino rodados/

[foja 49 v]

00de las Betas que no podian estar lejos, y aviendo cumplido este Sugetto con el encargo que le hize, corrió la Voz entre los Vezinos de Guatacondo, y algunos Mineros de Chinchilguai en la Provincia de Atacama, los que por henero de este año de mili setecientos sesenta y Cinco, se juntaron con71 los de Vjina, y como diestros salieron a reconoser los Zerros de la Quebrada, y hallaron no tan solamente las Bettas de Oro que Yo les dixe, pero muchas otras de plata, y me avisaron promptamente, y aviendo pasado Yo el mes de febrero de este dicho año à la Quebrada de Chixlla, hize rexistro de nueve betas de platta, y dos de Oro, en las que se estacaron y amojonaron Cuarenta y siete interezes/

[foja 50 r]

00incluiendo los onze, que tocaron a su Magestad y según las noticias, que acavo de resivir ay algunas Bettas, que por ensaye menor dan ciento cincuenta marcos el Cajón y en el tiempo que estuve en dicho Mineral, vi sacar de una arroba, y ocho libras de metal de Oro, dos y quarta onzas, no aviendose veneficiado con el cuidado, y precaución que se necessita, porque falto lo necessario para ello, y quedaron tres Bettas de plata por rexistrar, porque no huvo sugettos que las pidieran, particularmente la principal betta real que corre Norte Sur, y se vé en tres leguas que corre de manifiesto en unas reventasones que haze de trecho, à trecho, las que algunas son tan anchas, que llegan a tener siete baras de una caja a otra, espero sea este un rico Mineral en/

[foja 50 v]

00breve, mayormente si se logra el colocar dos Yngenios que están conduciendo de Potosi, y de Lipes.

[Capítulo Décimo]: Descripción del Mineral, y Zerro de Pereyra bulgarmente llamado Vjina

00Este Zerro de Pereyra, es vn Zerro grande Colorado, que está situado en la cabesera, o principio de la Quebrada de Chixlla, y es un Zerro que tiene grande crédito y aceptación de mucho tiempo a esta parte entre los Mineros ê inteligentes en el arte de metales, he visto con bastante sentimientto en èl muchas Betas, vnas catheadas, y otras trabajadas en parte, con un total desorden, y desbarato, las que están imposibilitadas en un todo para/

[foja 51 r]

00seguir Labor en ellas, y todas las que se han descuvierto, y trabajado antes de mi venida à esta Provincia, han sido de Cobre, y el que se ha sacado, y están sacando actualmente es mui superior y de tal calidad, que no vsan de otro en la Casa real de Moneda en Potosi parà la Liga que es necessaria.

90- Todas estas Bettas hasta aora trabajadas, han dado el Cobre dicho hasta los treinta estados de profundidad y después han seguido, dando plata de poca Ley, por lo que tienen ya de costumbre no seguir las Bettas, quando dan en platta, y oy dia se trabajan, solo dos labores que son las que proveen a Potosi, de fondos, Granalla, Campanas/

[foja 51 v]

00Almadanetas, Lampas, Combas, y otros menesteres que fabrican en la fundición de Viquintipa, y en la de Miño.

91- En las faldas de este Zerro que caen à la Quebrada de Chixlla dentro del termino de la Legua de dicho Mineral72, es en donde se acavan de descubrir, por henero de este año, dos poderosas betas de Oro, como he dicho en el capitulo antecedente, y me persuado que ay otras mas según las muestras y colores de los Zerros que estàn a el otro lado de la dicha Quebrada de Chixlla, para cuio reconocimiento, tengo Gente inteligente dispuesta, para que en acavando de derretirse la nieve Carneen73 los dichos Zerros, en los que espero nuevos motivos para el adelantamiento/

[foja 52 r]

00y establecimiento del nuevo Mineral.

92- El temperamento de este Zerro de Pereyra, y Quebrada de Chixlla es el de una Cordillera, que en Nieves y Yelos no cede à la de Chile cosa alguna, y generalmente dicen las Gentes de este Paiz es la misma, y asi se experimenta en estaparte vn largo, y rigoroso Yvierno74. Las Nieves son tantas y tan durables, que desde fines de marzo, o principios de Abril, hasta entrado Septiembre, es imposible havitar en dichos Parages, y por consiguiente en el expresado tiempo suspenden el trabajo de las Minas en el Zerro de Pereyra. El verano, no es tan rigoroso como el Yvierno, porque regularmente corren vientos frescos. Este Mineral dista/

[foja 52 v]

00de la costa serca de Cuarenta, y Cinco Leguas, y de este Pueblo de Tarapaca Cinquenta y una, confina con la Provincia de Atacama, y la de Lipez, de las que en el tiempo que estuve en èl bajaban los Natturales con Carnes frescas, y secas, Arinas, Maiz, y otros Comestibles en abundancia, cuio abasto es de mayor importancia, pues esta Provincia no es capàz de mantener por si sola dicho Mineral.

93- Esta Cordillera, y Quebrada, abundantes75 de Pastos, y no falta agua en las immediaciones. De la Leña que llaman Tala [sic] ay abundancia, y de la Gruesa para Carbón, y otros menesteres, la ay mui buena, y en Cantidad a tres, o Quatro Leguas de estos Mi/

[foja 53 r]

00nerales, sircunstancias que hazen apetecible este Parage, para trabajar en èl. Tarapacà 29 de Agosto de 1765.

Antonio Ô Brien76
[rubricado]77

 

Notas Transcripciones

1     A fin de comparar el original del Archivo General de Indias, transcrito en este texto, con la copia existente en The British Library, Department of Manuscripts, Add. 17587, hemos transcrito en las notas las palabras o expresiones que difieren notoriamente del original. Agradecemos la gentileza del Dr. J.R. Couyoumdjian del Instituto de Historia de la Universidad Católica, quien nos facilitó el microfilm de la copia londinense.

2      Bmm. Erario.

3      Bmm. Manifestado.

4      Bmm. ver.

5      Bmm. del.

6      Actual Iquique.

7      Este índice no aparece en Bmm.

8      Este. También aparece bajo las formas Les, Leste.

9      Bmm. Serte.

10      Bmm. 3 Leg.s.

11      Bmm. Lasquina.

12      Bmm. Tamagigal.

13      Bmm. falta frutas.

14      Bmm. cantidad.

15      Bmm. Yunica.

16      Bmm. Noaza.

17      Bmm. Limarsima.

18      Bmm. Yqueyques.

19      Bmm. Anchivetas.

20      Bmm. marisa [será marisco].

21      Bmm. cementerio.

22      Bmm. falta la.

23      Bmm. sacan.

24      Bmm. falta tan.

25      Bmm. encampadas.

26      Bmm. falta en.

27      Bmm. a parte.

28      Bmm. molestas.

29      Bmm. y si se.

30      Bmm. Guaradiña.

31      Bmm. ecepto.

32     Bmm. Ud.

33     Bmm. falta de ellos.

34     Bmm. es.

35     Bmm. hacerlo.

36     Bmm. Norte Ouest.

37     Bmm. falta acabar en.

38     Bmm. falta Está poblada hastà la mitad de su longitud.

39     Bmm. cabezera.

40     Bmm. Pachurca.

41     Bmm. Lisima.

42     Bmm. habitantes.

43     Bmm. lleña.

44     Bmm. Coli.

45     Bmm. Coli.

46     Bmm. Ycuyque.

47     Bmm. penados.

48     Bmm. pretextando.

49     Bmm. opusieron.

50     Bmm. falta me.

51     Bmm. falta conmigo.

52     Bmm. ni una.

53     Bmm. proyectada.

54     Bmm. rigurosas.

55     Bmm. habría.

56     Bmm. haya.

57     Bmm. invierno.

58     Bmm. falta las.

59     Bmm. duras.

60     Bmm. llenas.

61     Bmm. guinda.

62     Bmm. perseguidos.

63     Bmm. chacas.

64     Bmm. falta se.

65     Bmm. falta todo.

66     Bmm. esta.

67     Bmm. falta (que Dios Guarde).

68     Bmm. falta mas el.

69     Bmm. falta Norte quarta al Noroeste tres leguas, de la Ysla de Yqueyque.

70     Bmm. expendieron.

71     Bmm. en.

72     Bmm. Minerales.

73    Bmm. caten.

74    Bmm. Invierno.

75    Bmm. son abundantes.

76    Bmm. Dn. Antonio O'Brien.

77    Bmm. sin rubricar.

 

Índice Onomástico

Amat y Junient, Don Manuel, Virrey del Perú: f 1r.

Areizaga, Joseph de: f 32r.

Cayetano de la Fuente, Manuel: f 24r .

De la Fuente y Haro, Joseph Bacilio: Arrendatario de la alcabala de Iquique, Alcalde provincial de Arica, Filántropo de las Iglesias de Tarapacá: f 15 v.
  Minero: f 19 r, f 22r, f 22 v, f 24 r.
  Mita a su favor: f 26 r.

Lara, Marqués de, Señor de Amusco: Encomendero de Tarapacá: f 15 r

Lejarsa, Joseph: f 32 r

Loayza y Valdés, Bartolomè de: Descubridor de Guantajaya en 1745 en el Hundimiento: f 16 v, f 18 r, f 19 r, f 21 v, f 22 r, f24r.
  Descubridor de Chanabaya: f 46 r.
  Mita no establecida: f 26 r.
  Su codicia y carencia de conocimientos: f22v.

Loayza y Valdés, Juan de: Descuibridor de Guantaj aya en 1716 en el Alto de San Simón: f 16 r.
  Después de él se trabajó a tajo abierto: f 17 r.

Machin, Agustín, minero en Guantajaya: f 24 v.

Manso de Velasco, Joseph Antonio: f 33 v

O'Brien, Antonio: f 4 r
  Cateo de vetas: f 46 r.
  Descubrimiento de los rumbos de las vetas: f 25 v
  Lagunas de Lirima:
  Primera visita: f 35 r.
  Segunda visita (15-05-1765): f 36 r.
  Su influencia técnica en Guantajaya: f 6 v/ 7r, f22v,f25v.
  Visitas alas minas (06-1764): f 25 v, f 48 v
  Visitador y alcalde mayor de Minas de la Provincia de Arica: f 1 r.

Pérez de Aragón, Manuel: Teniente de Corregidor en Tarapacá, minero en Guantajaya: f 24 r.

Pérez, Juan Eusebio: Minero en Guantajaya: f 24 v

Soto, Mathias de: Minero en Guantajaya: f 24 r

 

Índice Toponímico

Altos de San Simón (Guantajaya): f 6 v, f 16 v, f 18 v.
  Trabajos de los españoles de la conquista: f 16 r.
  Chiflón de San Simón y chiflón de San José: fl6v.
  Vetas: f 17 r, fl7v, f22v.

Amalo: f 31 r.

América: f 2 v

Arica: Caja Real de: f 15 r.
  Corregimiento de la ciudad de San Marcos de: f lr,f5r, f 11 r, f45v.
  Costa de:f5r,f9r,f9v.
  Jurisdicción de: f 11 r.
  Provincia de: f 1 r, f 2 r, f 13 v, f 14 r.
  Puerto de: f 15 r, f45r.
  Quebrada de: f 41 v.

Aroma: Quebrada de: f 43 r.

Atacama: Jurisdicción de: f 11 v.
  Provincia de: f 11 r, f 11 v, f 14 r.

Biquintipa: Anexo del curato de Pica: f 12 v.
  Fundición de: f 51 v.

Calera: Quebrada de la: f 39 v.
  Aluviones: f 43 r. Calina, río de (afluente del Loa): f 11 v.

Camarones: Quebrada de: f 45 r.

Camiña: Curato de: f 12 v.

Capuna: Anexo del curato de Pica: f 12 v.

Cara: Anexo del curato de Camina: f 12 v.

Carangas: Caja Real de:f6r,f 13 r, f22r.
  Provincia de: f 11 r, f 14 r.

Cariquima: Anexo del curato de Camina: f 12 v.

Carora: f 31 r

Caygua: f 31 r.

Chanabaya: Mineral del plata y oro: f 12 r, f 45 v, f 46 v.

Chanavaya, cerro de: f 9 v.

Chela, rio de (afluente del Loa): f 11 v.

Chiapa: Anexo del curato de Camina: f 12 v.

Chiglla (Chixlla): Anexo del curato de Pica: f 12 v.
  Clima de: f 10 r.
  Mineral de Nuestra Señora de la Purificación de:f5r, f9v, f48r.
  De plata y lavadero de oro: f 12 r, f 49 r.
  Quebrada de: f 9 v, f 50 v, f 51 v, f 52 v.
  Vegetación de: f 10 r.
  Vetas de: f 9 v.

Chile: f 41 v.
  Reino de: f 1 r.
  Comercio con: f 13 r.
  Mercaderes de: f 28 v.

Chinchilguai: Mineral de la Provincia de Atacama: f 49 v.

Chipana: Anexo del curato de Pica: f 12 v.

Cobija: Caleta de: f 11 r.
  Puerto de: f 44 v.

Cole, punta de: f 32 v, f 45 r.

Guacaca, rio de (afluente del Loa): f 11 v

Guantajaya: Administradores de las minas de: f 7 r.
  Puerto de: f 44 v.
  Adoctrinamiento religioso y eclesiásticos en: f7r,f25r.
  Anexo del curato de Tarapacá: f 12 v.
  Clima de: f 7 r, f22v.
  Comercio: f 13 r.
  Contratos de trabajo en: f 7 r, f 26 r, f 26 v, f 27 r, f27v.
  Desórdenes en: f 30 r.
  Descubridores de: f 16 r, f 16 v.
  Estacas o intereses: f 24 r.
  Gobierno secular de: f 7 v, f 24 r.
  Horarios de trabajo y costumbres de los trabajadores: f 7r, f 24 v.
  Iglesia de: f 7 v.
  Insectos y fauna de: f 7 r.
  Mercaderes de: f 7 v.
  Mineral de San Agustín de: f 2 r, f 5 r, f 6 v, f 12 r, f 16 r, f 16 v, f 18 v, f 31 v, f 41 v, f 42 r.
  Mineros de: f 7 r, f 24 r.
  Población de: f 7 v, f 29 r.
  Trabajadores de: f 24 v, f 25 v, f 26 r.
  Número de ellos: f 28 r.

Guaquiña: Anexo del curato de Sibaya: f 12 v.

Guarasiña: f 25 v
  Anexo de curato de Tarapacá: f 12 v.
  Asiento de San Joseph de: f 7 v, f 30 v, f 31 r.

Guatacondo: Anexo del curato de Pica: f 12 v, f 48 r, f 49 r.

Guaviña: Anexo del curato de Tarapacá: f 12 v.
  Pueblo de: f 30 v.

Huano, isla de (véase Isla de Guano).

Hundimiento, sitio del (Guantajaya): f 6 v, f 16 v, f 18 v, f20r.
  Estratigrafía del terreno: f 20 v.
  Vetas: f 18 r.
  Aspas y cruceros: f 18 v, f 21 v.

Ilo: Puerto de: f 32 v.

Iquique: Agua, carencia de: f 15 r.
  Alcabalas de: f 6 r.
  Anexo del curato de Tarapacá: f 12 v.
  Arriendo de: f 15 r.
  Aves guaneras: f 14 v.
  Ausencia de cementerio en: f 6 v, f 15 v.
  Comercio :
  De guano: f 14 r.
  De charque de congrio y mariscos: f 15 r.
  Isla de: f 45 r.
  Puerto y pueblo de: f 5 r, f 6 r, f 11 r, f 32 v, f 45 v.
  Latitud y longitud de: f 13 v.
  Peces y mariscos: f 14 v.
  Población de: f 6 r.

Iquiuca: Anexo del curato de Tarapacá: f 12 v.

Isla de Guano: f 6 r, f 13 v, f 14 r, f 14 v.

Jaguey: Punta de: f 44 v, f45r.

Laiquina, río de (afluente del Loa): f 11 v.

Lamsana: f 31 r.

Lima: f 11 r.
  Comercio con: f 13 r.
  Los Reyes del Perú, ciudad de los: f 1 r.

Limaxsiña: Anexo del curato de Sibaya: f 12 v, f 31 r.

Lipes: Provincia de: f 11 r, f 14 r, f 50 v, f 52 v.

Lirima: Fecha de la segunda expedición: f 36 r.
  Lagunas de: f 7 v, f 8r, f 31 v, f 32 r, f 32 v, f 33 r, f33v, f35v, f36r.
  Mitos indígenas sobre: f 33 v/ 34 r.
  Proyectos de riego anteriores a O'Brien: f 33 v.

Loa: Puerto de: f 11 r, f 11 v.
  Río de: f 11 v,f23 v, f45r.

Macaya: Anexo del curato de Tarapacá: f 12 v.
  Quebrada de: f 45 r.

Madrid: f 34 v.

Mamamiña: (véase Mamiña): f 44 v.

Mancaguasiña: f 31 r.

Mamiña: Anexo del curato de Tarapacá: f 12 v.
  Aluviones: f 43 r.

Matilla: Anexo del curato de Pica: f 12 v.
  Pueblo de: f 5 r, f 8 v.
  Asiento de San Antonio de: f 39 v.

Miñimini: (véase Miñimiñi).

Miñimiñi: Anexo del curato de Camina: f 12 v.

Miño, asiento de: Anexo del curato de Pica: f 12 v, f 48 v.
  Cerros de: f 11 v
  Fundición de: f 51 v.

Moaza: Anexo del curato de Tarapacá: f 12 v.

Mocha: Anexo del curato de Sibaya: f 12 v.
  Pueblo de: f 30 v.

Molino, el: f 31 r.

Pabellón o Huano grande: f 45 r.

Pachica: f 31 r.

Paguanta: Mineral de plata: f 12 r, f 32 r.

Paquisa: f 45 r.

Parca: Anexo del curato de Tarapacá: f 12 v.

Pasaquiña: f 31 r.

Pereira: Anexo del curato de Pica: f 12 v.
  Cerro de: f 50 v, f52v.
  Clima en: f 52 r.
  Comercio de los naturales en: f 52 v.
  Mineral de: f 5 r, f 48 v.
  Oro, plata y cobre: f 12 r.

Perú: Reino de: f 1 r.
  Costas de: f 13 v.

Pica: Comercio de: f 8 v, f 9 r, f 40 v.
  Curato de: f 12 v, f39v, f48r.
  Farellón de: f 45 r.
  Lavadero de oro en: f 48 r.
  Pallaquires de: f 22 r.
  Pesquerías de: f 12 v.
  Productividad agrícola de: f 40 r.
  Pueblo de: f 5 r, f 8 v, f 25 v, f 26 v, f 31 v, f 39 r, f 39 v/ 40 r, f 43 r, f 46 v, f 48 v.
  Riego: f 8 v.
  Vecinos de: f 6 v.

Pisagua: Anexo del curato de Camina: f 12 v.
  Quebrada de: f 15 r, f 23 v, f 45 r, f 45 v.

Potosí: f 34 v, f50v, f51r.
  Banco de: f 22 r.
  Cajas Reales de: f 22 r.
  Casa Real de Moneda: f 51 r.
  Fundición de papa de plata de Guantajaya en: f21v.

Puchurca: f 31 r.

Quillaguasa: f 31 r.

Quisma: (véase Valle o Quebrada de Pica).

Sama, Morro de: f 45 r.

Sibaya: Curato de: f 12 v, f 30 v.
  Pueblo de: f 7 v, f 30 v, f 31 v, f 32 r.
  Cura de: f 34 v.

Sipisa: Anexo del curato de Sibaya: f 12 v.

Sotoca: Anexo del curato de Camina: f 12 v.

Tamarugal: (Véase Yluga)
  Clima: f44r.
  De la Pampa de Yluga: f 11 v, f 41 v, f 47 v.
  Deforestación: f 43 v.
  Morro de: f 45 r.
  Vegetación: f 43 v.

Tarapacá: f 4 r, f 26 v.
  Costa de:f5r,f9r,f9v.
  Curato de: f 12 v, f 15 v, f30v.
  Curatos de: f 6 r, f 12 v.
  Partido de: f 1 r, f 5 r, f 6 r, f 11 r, f 13 v.
  Agricultura del: f 11 v, f 12 r.
  Clima del: f 11 r, f 12 r.
  Fauna del: f 11 v.
  Ganadería del: f 11 v.
  Límites del: f 11 r.
  Maderas del: f 12 v.
  Pastizales del: f 11 v.
  Peces y pesca del: f 12 r.
  Pueblo de: f 7 v, f 25 v, f 30 v, f 31 r, f 34 v, f 39r,f52v.
  Pueblos de: f 6 r, f 7 v.
  Quebrada de: f 5 r, f 7 v, f 8 v, f 30 r.
  Agua de: f 7 v, f 8 r.
  Aluviones en: f 8 v, f 39 r, f 43 r.
  Aridez de: f 8 v.
  Clima: f 36 v, f37r, f37v.
  Desprendimientos de piedras: f 38 r.
  Frutos agrícolas de: f 7 v.
  Habitantes de: f 7 v.
  Número de indios tributarios: f 31 r.
  Productividad agrícola de: f 31 v.
  Temblores en: f 8 v, f 37 v.
  Suelos de : f 7 v.
  Vientos en : f 8 v.

Tilibilca: Anexo del curato de Tarapacá: f 12 v, f 30 v, f31r.

Tocopilla: Puerto de : f 11 r.

Tucumán: Comercio con: f 13 r.
  Mercaderes de: f 28 v.

Tucupilla: (véase Tocopilla).

Usmagama: Anexo del curato de Sibaya: f 12 v.

Vgina: Mineral de: (véase Pereira).

Valle o Quebrada de Pica: (véase Quisma): f 8 v.

Víctor: (véase Vítor)
  Quebrada de: f 45 r.

Viquintipa, fundición de f 51 v.

Vítor: Quebrada de: f 45 r.

Vsmagama: (véase Usmagama).

Yabricoya: Mineral de: f 12 r

Yluga: Aguas superficiales y subterráneas: f 9 r.
  Chacras perdidas y fertilidad de: f 9 r, f 42 r.
  Clima de: f 9 r.
  Fertilidad por aguas de avenida: f 43 r.
  Polillas de: f 9 r.
  Propietario de: f 9 r.
  Quebradas que desembocan en: f 9 r.
  Tamarugal de la Pampa de: f 11 v.
  Territorios costeros: f 9 r.
  Valle o Pampa de: f 5 r, f 9 v, f 30 r, f 41 v, f 47 v.
  Vegetación de: f 9 r.

Yqueyquy: (véase Iquique).

Ysluga: Anexo del curato de Camina: f 12 v.

 

Índice Temático

Administrador de las minas de Guantajaya: f 24 v, f25r.
00Falta de conocimientos técnicos de los: f25v.

Agua: f 25 r
  Vegetación de: f 9 r.
  Bajo costra de salitre (salada y dulce): f 47 r.
  Como parte de salario diario: f 25 r, f 26 v.
  De aluviones: f 8 v, f 43 r.
 

De beber, carencia de: f 6 r, f 13 r, f 15 r.

  De camanchaca: f 22 v.
  De lagunas: f 7 v, f 8 r.
  De lluvias: f 22 v.
  De pozo: f 9 v.
  000Necesidad de: f 47 r.
  Para riego: f 42 v.
  De riego: f 7 v.
  De ríos: f 23 v.
  Escasez de: f 12 r.
  Para construir casas, ausencia de: f 20 v.
  Precio de: f 15 r.
  Salinidad de: f 8 v.
  Subterránea: f 42 r,f 43 v.
   

Alcabalas: f 6 r.
000 Arriendo de la de Iquique: f 15 v.

Alcalde: Del puerto de Iquique: f 15v.
  Mayor de minas, ausencia de: f 25 v.
  Provincial de Arica: f 15v.

Apire:
000 Salario de: f 26 v.

Aridez: f 23 r.

Arrendatario del Puerto de Iquique: f 14 r, f 15 v.

Asogue: f 45 v.

Aviamiento o deuda de salario: f 26 v, f 27 r, f 27 v.

Balsas de cuero de lobo marino: f 13 v.

Barcos: f 11 r, fl4r. Barra: f 45 v.

Barrenas de acero: f 17 r.

Barreteros:
000 Salario de: f 17 r, 26 r

Beático: f 28 v.

Boticas: f 13 r.

Caciques: f 8 r, f 36 v.

Cajas Reales:
000 De Carangas: f 6 r, f 13 r.

Caliche:
000 Primer estrato en Guantajaya y uso para hacer casas: f 20 v.

Camanchaca: f 22 v.

Caminos:
000 Calidad de los: f 12 r.
000 De Tarapacà a Pica: f 8 v.

Canchones: f 42 v.

Carbón: f 13 r, f 43 v, f 44 r, f 52 v.

Carnero de la tierra: f 34 r.

Cementerio y momificación natural: f 16 r.

Charqui:
000 Como ración semanal: f 25 r.

Chirimachas: (Véase Vinchuca) f 8 v.

Cholos: f 13 r, f 26 r, f 3 Ir, f 39 v.

Chorros o vetillas de tierras coloradas: f 19 v.

Clavos de metal: f 46 r.

Cobre:
000 Objetos de: f 51 r/f 51 v.

Coca: f 28 v.

Cocinera: f 27 r.

Comercio: f 6 r.
  Con las provincias interiores, de peces y mariscos: f 12 v, f 15 r.
  De guano: f 12 v, f 14 r.
  De importación de Chile, Lima y Tucumán: f 13 r.
  En Guantajaya: f 28 r.
  En Iquique: f 15 v.
  En Quebrada de Tarapacà: f 31 r.
  Por barco: f 11 v.

Congelo:
000 Segundo estrato en Guantajaya: f 20 v.

Contratos de trabajo: f 7 r, f 26 r, f 26 v, f 27 r, f 27 v.

Criaderos de metales: f 48 r, f 46 r, f 49 r.

Culto e iglesias: f 15 v, f 25 r.

Deforestación: f 43 v, f 44 r.

Desmontes de Guantajaya:
000 Su productividad: f 22 r.

Doctrina: f 29 v.

Eclesiásticos: f 7 v, f 8 r.
  Curas que adoctrinan sólo a los indios: f 25 r.
  Derechos: f 29 v.
  Gobierno: f 29 v.

Esclavos: f 39 v.

Españoles: f 13 r, f 31 r, f 39 v.

Estacas o intereses:
000 En Guantajaya: f 24 r.
000 En pampa de Tamarugal: f 47 v.

Europeos: f 31 r.

Fauna: Aves de la costa: f 14 v.
  Del altiplano y de la Sierra: f 11 v.
  Del desierto: f 23 r,f 23 v.

Fomento:
000Necesidad en Tarapacà de: f 12 r.

Fundición:
000 De metales: f 9 v. f.51v.

Ganadería: f 11 v. Gente libre, trabajadores no sujetos a mita: f 26 r, f41r.

Gobernadores: f 36 v.
000 Indígenas: f 8 r, f 41 r.

Guano: f 6 r, f 12 v, f 14 r, f 14 v.
000 Costo del: f 14 r.

Hornos de reverberación:
000 Anteriores a O'Brien: f 47 v.

Hurto de metales: f 17 v, f 21 v, f 24 v.

Indígenas: f 8 r, f 31 r.
  Indios de Iquique, número de: f 15 v.
  Indios de mita, más diestros en la molienda y beneficio que como barreteros: f 26 r.
  Indios pescadores: f 13 v.
  Indios trabajadores en Guantajaya, pocos: f 26r.
  Tributarios, número de: f 13 r, f 41 r.
  Tierras agrícolas: f 30 v, f 31 r.

Instrucciones:
000 Del Virrey a O'Brien: f 2 r, f 3 r, f 3 v.

Instrumentos:
000 De dibujo y cartografía: f 3 v., f 37 r.

Intereses:
000 Amojonamiento de: f 49 v.

Jaboncillos: f 20 r.

Juego: f 26 v.

Juez: f 27 r.
000 De comisión subdelegado: f 27 v.

Lanchas: f 14 r.

Leña: f 43 v, f44r. M

aderas de Tarapacá: f 12 v.

Maíz:
000 Tostado, como ración semanal: f 25 r.

Mano de obra:
000 Falta de: f 24 v.

Mayordomo:
000 De fábrica: 29 r.

Médicos: f 13 r.

Mestizos: f 15 v, f 26 r, f 31 r, f 35 v, f 39 v

Metales: Beneficio de: f 28 v.
  Cobre y bronce: f 45 v, f 46 r.
  Cobrisos: f 46 r.
  De cobre: f 51 r.
  Ensayo de: f 50 r.
  Oro:f45v, f46r,f48v.

Minas:
De antiguos españoles: f 9 v.

Minerales:
000(Véase Chanabaya, Chixlla, Guantajaya, Paguanta, Pereira (Ugina) yYabricoya).
000Beneficios de: f 26 r.

De imán: f 12 r.
000De sustancia parecida al jabón: f 12 r.

Mineros: f 26 r. f 27 r, f 27 v.
000 Salario: f 26 v.

Mitas: f 26 r.

Mitos andinos: (véase Lagunas de Lirima) f 8 r.

Moliendas de minerales: f 26 r.

Mulatos: f 13 r, f 26 r, f 31 r, f 39 v.

Negros: f 13 r, f39v.

Oposición eclesiástica à las reformas de O'Brien: f34v.

Padrastros: f 20 r.

Pallacos: f 25 r, f 26 v, f 27 r, f 28 r.

Pallaquires: f 22 r.

Panizos:
000 Tercer estrato en Guantajaya: f 21 r, f 21 v, f 22 r.

Peces y pesca: f 6 r, f 12 r, f 14 v.

Peón: f 27 r.

Pestes: f 6r, f 13 r.
000000 De 1765: f 31 r. Pifia: f 45 v. Piedra Imán:

Mineral de: f 12 r. Pillayas:f43r.

Plata: Como medio de intercambio (barras, pifias y sellada): f 13 r.
  Como parte del salario en mineral de (véase Pallaco).
  Con cobre: f 18 r.
  En barra: f 17 r, f 17 v, f 19 r.
  Hurto de: f 17 v, f21 v.
  Marcos de: f 17 v.
  Papas de: f 6 v, f 21 r, f 21 v, f 22 v.

Planos: f 3 r.

Población de Tarapacá: f 12 v, f 13 r.

Pólvora: f 17 r, f 20 v.

Portero: f 28 r.
000000 De las minas en Guantajaya: f 24 v.
000000 Del puerto de Iquique: (véase arrendatario).

Pozos (véase Puquios): f 42 r, f 44 r.

Productividad minera: f6v, fl7r/17v, fl9r, f 21r,f21v.
000000 Costos de los trabajos: f 18 r, f 22 r.

Pulpero: f 27 r.

Raciones diarias y semanales de los trabajadores de Guantajaya: f 25 r.

Religiosidad: f 7 r, f 25 r.

Rescate de metales: f 28 r.

Rescatire: f 27 r.

Sales y nitratos: f 7 r, f 12 v.

Salitrales de la costa: f 23 v.

Salitre: (véase Caliche) f 20 r.

Sequía:
000000 Tarapacà: f 36 v.
000000 Pica: f 40 v.

Socavón:
000000 Minero: f 32 v.
000000 Para riego agrícola: f 39 v, f 40 v.

Temblores: f 6 r, f 13 r.

Teniente de cura: f 27 v.

Tiza: f 21 r. Tola:f 32r,f 52v.

Vegetación del desierto: f 12 v, f 23 r.

Vetas: Aspas y cruceros: f 18 v, f 21 v.
  Accidentales: f 19 r.
  Bajo los panizos: f 22 v.
  Descubrimiento de sus rumbos por O'Brien: f25v.
  Encapadas, sus humos y vapores forman las papas de plata: f 21 v.
  En la Costa: f 9 v.
  Enemigos de las: f 19 v, f 20 r.
  En Guantajaya: f 6 v.
  De cabezadas: f 17 v.
  De plata: f 9 v, f 17 r, f 49 v, f 50 r.
  De oro: f 9 v, f 49 r, f 49 v, f 51 v.
  Mal trabajadas en Pereira: f 50 v.

Vetillas: (véase Chorros).

Vinchucas: (véase Chirimachas) f 8 v, f 38 r, f 38 v, f39r, f39v.

Víveres:
000000Escasez de: f 13 r.

Zambos: f 13 r, f26r, f31r.

 

Recibido: julio 2007. Aceptado: enero 2009.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons