SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.42 número1ACTO HOMENAJE A JOHN V. MURRA EN EL INSTITUT D'ESTUDIS CATALANS, BARCELONA, 20 DE FEBRERO DE 2007 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Chungará (Arica)

versión On-line ISSN 0717-7356

Chungará (Arica) v.42 n.1 Arica jun. 2010

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-73562010000100001 

Volumen 42, N° 1, 2010. Páginas 3-6 Chungara, Revista de Antropología Chilena

 

EDITORIAL

AL DR. JOHN VÍCTOR MURRA, COSMOPOLITA VETERANO DE LUCHAS INTELECTUALES Y POLÍTICAS DEL SIGLO VEINTE

FOR DR. JOHN V. MURRA COSMOPOLITAN VETERAN OF THE STRUGGLES OF THE TWENTIETH CENTURY

 

Tristan Platt1, Victoria Castro2, Frank Salomon3, Jorge Hidalgo4, Lautaro Núñez5, Carlos Aldunate del Solar6, Vivien G. Standen7 y Calogero Santoro8

1 School of Philosophical, Anthropological and Film Studies, University of St. Andrews, St. Andrews, Scotland, tp@st-andrews.ac.uk.

2 Departamento de Antropología, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile. Las Perdices 575, La Reina, Santiago, Chile, vcastrorojas@hotmail.com

3 John V. Murra Professor of Anthropology, University of Wisconsin, Wisconsin, EE.UU. fsalomon@wisc.edu

4 Departamento de Ciencias Históricas, Facultad de Filosofía y Humanidades, Universidad de Chile, Santiago, Chile. hidalgol@uchile.cl

5 Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo, Universidad Católica del Norte, San Pedro de Atacama, Chile. lautaro.nunez@hotmail.com

6 Museo Chileno de Arte Precolombino, Bandera 361, Santiago, Chile. caldunate@museoprecolombino.cl

7 Departamento de Antropología, Universidad de Tarapacá, Casilla 6-D, Arica, Chile, vivien.standen@gmail.com

8 Instituto Alta Investigación, Departamento Antropología, Universidad Tarapacá, Arica, Chile, Centro de Investigaciones del Hombre en el Desierto, Arica, Chile, calogero_santoro@yahoo.com.


 

Pocos días después del fallecimiento del Dr. Murra, hacia fines del año 2006, los colegas Victoria Castro, Carlos Aldunate, Jorge Hidalgo, Lautaro Núñez y Calogero Santero comenzamos a conversar en Chile la necesidad de convocar un número de Chungara Revista de Antropología Chilena, para conmemorar a este gran y apreciado maestro, una figura tan fundamental como controversial en la historia de los estudios andinos. De estas conversaciones también tomaron parte activa Tristan Platt y Frank Salomon, quienes, a su vez, nos hicieron saber de la conmemoración realizada en l'École des Hautes Études en Sciences Sociales (CERMA), París, en enero de 2007, y del "Acto de Homenaje a John V. Murra" organizado en febrero de 2007, por el Institut Cátala d'Antropología de Barcelona, cuyos manuscritos conmemorativos se incluyen en este número de Chungara. A continuación de esta Editorial se añade la presentación de Verena Stolcke en la conmemoración de Barcelona.

El Dr. Murra tuvo una importante relación e influencia en Chile y, en particular, con la Universidad de Tarapacá, a tal punto que en algunos momentos de su vida pensó radicarse en Arica; pero lo mismo dijo con respecto a Buenos Aires, Sucre, Barcelona o París de acuerdo a sus propios comentarios y lo señalado por Thérése Bouysse-Cassagne o Ana María Presta. Desde comienzos de los años setenta del siglo veinte visitó la Universidad del Norte, buscando a los que le gustaba llamar "colegas" como Tristan Platt, Jorge Hidalgo y Nancy Alanoca y otros personajes aymara unidos por un interés común, lo andino. Hacia fines de los años noventa envió parte de su colección andina a la Universidad de Tarapacá, en cuya biblioteca de Antropología en el Campus Azapa, es posible identificar su típica firma ^^¿^-^ en la esquina superior derecha de las primeras paginas de sus libros y revistas.

Fue, sin embargo, en Perú donde desarrolló y publicó gran parte de su trabajo intelectual, pero su misión andina se fundó en Ecuador a comienzos de los años cuarenta, lo que quedó inmortalizado en una clásica foto de Murra montado a caballo en un pajonal de la sierra ecuatoriana (Salomon 2010). De allí que las visitas a Arica formaran parte de interminables periplos por distintos lugares de Perú, Bolivia y Argentina a donde llegaba con su misión andina; un plan académico-populista de su propia invención, creado como una manera de reemplazar su primera misión de guerrero-traductor de España, que lo convirtió en un gran sensibilizador político, que daba esperanza a la gente, algo en que creer, como él mismo decía y este mensaje de volcarse a "lo andino" como una forma de vida convenció y entusiasmó a muchos (Flores Ochoa 2010; Platt 2010).

Su admiración por José María Arguedas, sin embargo, muestra una faceta distinta de esta misión, en la medida que reconocía que Arguedas entregaba una visión más general y humanista sobre lo andino desde el mundo de las letras y no de la antropología propiamente tal. Murra reconoció a Arguedas como un "poeta" desde cuya trinchera "pudo hacer cosas que yo no puedo hacer", decía, como escribir su prosa en quechua que debió transmutar nefastamente al castellano. La devoción de Murra por Arguedas (Platt 2010; Salomon 2010) lo llevó no sólo a defenderlo sino a ponerlo de ejemplo en las arenas académicas más elevadas y señalar que su táctica era tan válida como las tácticas antropológicas, intentando romper la mirada estrecha de la disciplina (Murra 1998).

Convinimos que el concepto de este homenaje no sería una Festschrift en el sentido común de la palabra, sino una antología de ensayos que evocaran y conmemoraran la importancia, profundidad e influencia de las ideas del Dr. Murra en el desarrollo de las ciencias antropológicas e históricas dentro y fuera de los Andes. También esperábamos narraciones más libres que revivieran su trascendencia en las vidas de quienes le conocieron y disfrutaron de su compañía presencial y epistolar.

Desde la primera convocatoria ha pasado más tiempo del esperado, lo que permitió, sin embargo, compilar e integrar un amplio espectro de visiones y perspectivas respecto de la "residencia del Dr. Murra en la tierra", parafraseando el título de uno de los libros de Pablo Neruda, de escritura profunda, "hermética", insurgente según algunos, como fue en cierta forma la vida de nuestro homenajeado.

A esto se agrega su interminable trashumancia por el mundo que inicia, de alguna manera, con su partida de Odesa al sur de Ucrania de la mano de su madre, a muy corta edad como indica al inicio de su relato Olivia Harrist (Albo y Bubba 2009; Bouysse-Cassagne y Platt 2009; Harris 2010). Detalles de éste y otros aspectos de la vida cosmopolita del Dr. Murra, que lo llevaron a los más recónditos rincones del planeta, son relatados sentidamente por todos los colegas que lo conocieron en distintas épocas y lugares y que muestran de otra manera también su carácter de permanente inmigrante.

Consecuentemente, el número contiene una pléyade de manuscritos y testimonios provenientes de Sudamérica, Europa y Estados Unidos que reflejan muy bien la internacionalidad de su movimiento académico andinista. Salvo algunas excepciones, casi todos se redactaron o tradujeron al castellano, el idioma de la contingencia, "aprendido en la guerra", como decía el Dr. Murra, y en el que prefirió escribir la mayor parte de su creación etnológica, aunque manejara con igual maestría el francés y el inglés que usó para algunas de sus publicaciones, otra faceta más de su cosmopolitismo. La convocatoria sirvió también para rescatar antiguos amigos, como Verónica Cereceda de quien el Dr. Murra tenía siempre muy buenos recuerdos desde sus épocas en Iquique, Lima, París y Bolivia, junto a Gabriel Martínez, o Ana María Lorandi a quien le reconocía un importante aporte a la discusión de su modelo clásico de verticalidad en los años setenta (Lorandi 2010), o Sidney Mintz quien fue el primero en enviar su remembranza, desde Estados Unidos, o Nicolás Sánchez-Albornoz (2010) quien hila la vida cosmopolita del Dr. Murra en torno a la Guerra Civil española y cómo de su experiencia como brigadista internacional nació su estimación por el pueblo español.

La sección In Memoriam contiene veintidós testimonios con vividos detalles de su personalidad y de circunstancias específicas de su larga, compleja e intensa vida, guiada por su vivencia personal y política, mediatizada por su seductor carácter cosmopolita, veterano de las luchas del siglo veinte, creador permanente de redes académicas, amigo de los pueblos quechua y aymara hablantes, conocedor y cultivador del mundo de las letras, a lo que se agrega un listado exhaustivo de sus obras publicadas.

La sección Artículos integra catorce estudios antropológicos, etnohistóricos y arqueológicos. Estos ensayos son un testimonio de la fecundidad y del amplio espectro de influencias de su pensamiento, que trascendió el área andina alcanzando la antropología occidental de la segunda mitad del siglo veinte, en general.

Parafraseando a Lautaro Núñez y Tom Dillehay, Murra fue un gran eje giratorio que articuló gente e instituciones de los más apartados lugares del planeta, o como señala, con voz bajita Verónica Cereceda (2010) Quizás no hay ya nadie como él hoy, tan dedicado a impulsar los estudios andinos no sólo siendo un lector atento, sino a través de gestiones, cartas, publicaciones, que él se daba la molestia de llevar adelante para desarrollar los trabajos de otros colegas. Muchos somos los que estamos en deuda con su pasión y su amistad calurosa. Sidney Mintz (2010), quien lo conoció durante largos años tuvo la oportunidad de escucharlo en lo que fue tal vez su último discurso público, en la embajada de Suiza en Washington DC en el 2002, en la conmemoración de los 100 años de Alfred Métraux. A pesar de sus limitaciones físicas renovó su poderío de orador fascinante, cautivador y su vocación por el poder, el poder de influir y de avanzar en la causa de una vida humana más justa, atrincherado en la única colectividad que lo identificaba, la antropología, en la cual, como señala Olivia Harris (2010), "encontraba una casa, una familia global de la cual le gustaba formar parte".

Esta edición está patrocinada por el Institute of Andean Research de New York, institución a la cual, el Dr. Murra perteneció por varios años, por la Universidad de Tarapacá de Arica, Chile, y por el Centro de Investigaciones del Hombre en el Desierto, Arica, Chile.

Paris, Washington, enero 2010

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons