SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.30 número1EVALUACIÓN DE UN PROGRAMA DE INFORMACIÓN EN NUTRICIÓN AL CONSUMIDOREFECTO DE LA SUPLEMENTACIÓN ORAL CON MONOHIDRATO DE CREATINA EN EL METABOLISMO ENERGÉRTICO MUSCULAR Y EN LA COMPOSICIÓN CORPORAL DE SUJETOS QUE PRACTICAN ACTIVIDAD FÍSICA índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista chilena de nutrición

versión On-line ISSN 0717-7518

Rev. chil. nutr. v.30 n.1 Santiago abr. 2003

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-75182003000100007 

Rev Chil Nutr Vol. 30, Nº1, Abril 2003

MASA ÓSEA MÁXIMA DE ADULTOS JOVENES CHILENOS
COMPARADA CON LOS VALORES DE LA LUNAR

PEAK BONE MASS VALUES OF YOUNG CHILEAN ADULTS
COMPARED WITH LUNAR´S VALUES

Santiago Muzzo B. (1), Laura Leiva B. (1-2), Ivan Ramirez M. (1)
(1) Unidad de Endocrinología. (2) Unidad de Nutrición Clínica
Áreas de Nutrición Pública y Nutrición Humana
Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA), Universidad de Chile.

ABSTRACT

Achievement of a high peak bone mass (PBM) in the young adult constitute the most important safeguard to prevent bone mineralization (BM) problems of the elderly. We were interested to know if young healthy Chilean adults, with all the positive factors that favors a normal BM, had a PBM similar to the Lunar's reference values, that are used to determine the adequation of BM in Lunar's densitometers. Twelve men and 11 women, 27 to 29 years of age were studied. Bone mineral density (BMD) of whole body, spine and hips were determined with a LUNAR-DEXA densitometer. No significant differences were found in BMD of whole body, spine and hips of this young Chilean adults compared with Lunar's reference values. These results point out that Lunar's references values can be used as the gold standard to achieve early in the adult life in order to prevent osteoporosis.

Key words: Peak bone mass, young adults, bone mineralization, osteoporosis.

Este trabajo fué recibido el 15 de Marzo de 2003 y aceptado para ser publicado el 7 de Abril de 2003.

INTRODUCCIÓN

La masa ósea máxima (MOM) se obtiene alrededor de la tercera década de la vida de adulto joven (MOMAJ). Constituye el capital de reserva para enfrentar la pérdida de masa ósea (MO) que se produce después de la cuarta década de la vida, como consecuencia del proceso normal de envejecimiento (1).

La obtención de una MOMAJ óptima retarda los problemas de pérdida de MO y por ende contribuye a disminuir la prevalencia de osteoporosis (2). La MOMAJ constituye el punto de comparación para clasificar el grado de adecuación de la MO y así definir los problemas de osteopenia y osteoporosis (3).

Es importante determinar cual es la MOM alcanzada por adultos jóvenes chilenos que cumplen con todas los factores favorecedores para un buen desarrollo de la MO, con la finalidad de analizar si hubieran diferencias con respecto a estándares internacionales actualmente en uso en el país. Pensamos que este estudio es importante ya que estos estándares se deberían usar como punto de comparación y meta ideal a obtener en un programa preventivo de osteoporosis.

La MOM resulta de la mineralización adquirida durante la vida intrauterina y postnatal del niño, adolescente y del adulto joven (1,2,4,5). Esta MO será máxima si durante este período de la vida, se dan todos los factores que favorecen una adecuada mineralización ósea, como son una buena actividad física, exposición a la luz solar, nutrición y antecedentes genéticos, y se evitan en la medida de lo posible, los factores adversos que la alteran, como son el uso de algunos fármacos y la presencia de ciertas enfermedades (6-11). Es importante que la MOM que se utilice como punto de referencia en programas preventivos de osteoporosis sea lo mas alta alcanzable, por lo que la población usada para construirla debe reunir todas las condiciones favorables para una óptima MO.

Actualmente el patrón de comparación para analizar la adecuación de la MOMAJ, son las tablas de la LUNAR en el caso de las densitometrías efectuadas con un DEXA de esa marca (12).

OBJETIVOS

Nos interesó conocer la MOMAJ chilenos, sanos, activos y compararla con los estándares de la LUNAR, para conocer si este último constituye el patrón de referencia ideal y por ende la meta a conseguir durante la vida de crecimiento a través de programas para prevenir la osteoporosis.

SUJETOS Y MÉTODOS

Se seleccionaron 23 jóvenes cuyas edades fluctuaron entre 27 a 29 años (12 varones y 11 mujeres) sanos, que cumplían con los siguientes requisitos para ingresar al estudio: (a) Haber tenido un peso de nacimiento igual a superior a los 3000 g, (b) un peso para la talla entre los percentilos 90 y 10 para su edad, (c) una talla para la edad entre los percentilos 90 y 10 (d) No ser fumador o sólo moderado (e) No consumir café o hacerlo sólo en cantidades moderadas (f) No haber padecido de enfermedades que pueden comprometer la MO. (g) No haber recibido medicamentos que pueden alterar la MO como son los anticoagulantes, anticonvulsivantes y los glucocorticoides, (h) Tener una historia previa de actividad física adecuada de al menos 3 horas a la semana, (i) No haber vivido parte de su vida en el extremo sur de nuestro país. (j) Tener un consumo de leche y sus derivados adecuado, tanto anterior como al momento del estudio.

Todos los jóvenes llenaron una encuesta para certificar y registrar todos los requisitos exigidos. Se les evaluó la ingesta de calcio mediante 3 encuestas de recordatorio de 24 horas tomadas en diferentes días hábiles de la semana uno de los cuales fue un Lunes.
Los jóvenes se pesaron y midieron en una balanza de precisión Hispana con cartabón. El Indice de Masa Corporal (IMC) se calculó por la fórmula peso (kg)/talla (mt)2.
La DMO en cuerpo entero (CE) columna (L2-L4) cuello femoral (CF) y triángulo de Ward (W) se determinó mediante un osteodensitómetro Lunar DPX-L. Este examen también informó del contenido de grasa corporal.
Las diferencias con los valores de referencia de la LUNAR se analizaron por sexo mediante un test de Student. Se consideró como significativa una diferencia con un p menor de 0.05.

RESULTADOS

El rango de edad de los varones y mujeres seleccionados para el estudio fue de 27.1 a 29.8 años, respectivamente. Todos habían sido sanos y con un rango de peso de nacimiento (de 3100 a 3800g) y de talla de nacimiento (de 48.9 a 52.5) normales (tabla 1).


La tabla 2 muestra que el promedio de la estatura actual de los varones era de 175.4 cm y el de las mujeres de 160.5 cm, con un peso e IMC de 74.6 Kg y 24.3 en los varones y de 60.2 y 23.4 respectivamente en las mujeres.
El porcentaje de grasa corporal fue de 22.5 y 36.3% respectivamente.



El 74% de los jóvenes no fumaba, un 23% fumaba de 1 a 2 cigarrillos y 3% de 4 a 8 cigarrillos diarios. Un 52% no consumía café, 44% entre 1 y 3 tazas al día y 4% consumía mas de tres tazas diarias. El consumo de alcohol fue nulo en 74% y equivalente a 1 vaso de vino a la semana en el 26% restante. La actividad física fue de 2 a 3 horas semanales en un 61%, de 4 a 8 horas semanales en 22% y más de 8 horas semanales en 17%. Ocho de las 11 mujeres recibían anticonceptivos orales.

La tabla 3 muestra la ingesta de nutrientes por encuesta de recordatorio, en la que se aprecia que el promedio de ingesta de calorías fue de 2628 en los varones y 2211 en las mujeres, el de proteínas de 113 y 85g, el de lípidos de 84 y 78g, el de hidratos de carbono de 369 y 302g, el de fibra de 6.5 y 5.7g, el de calcio de 1509 y 1334 mg, el de fósforo 1481 y 1055 mg, de de fierro 31 y 28 mg y de sodio de 1308 y 1194 en los varones y mujeres, respectivamente. Como era de esperar los hombres consumían mayores cantidades de calorías, lo que se reflejaba también en los otros nutrientes estudiados.



La tabla 4 muestra el estudio comparativo de la DMO de los sujetos en estudio y los de la LUNAR separados por sexo, Los valores de ambos grupos no presentaron diferencias significativas ni en columna (L2-L4), cuello femoral, triángulo de Ward, trocanter ni en cuerpo entero.


DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES

Los parámetros antropométricos determinados en los sujetos de este estudio se encontraron dentro del rango de normalidad de jóvenes de su misma edad. Todos cumplieron con los requisitos de ingreso al protocolo de estudio, lo que era importante, dado que constituyen conocidos factores que influyen en la MO.

Se conoce que los recién nacidos prematuros tienen una menor MO por no haber completado el período de activa ganancia de MO del tercer trimestre de vida intrauterina (12). La desnutrición calórico proteica del lactante disminuye la MO facilitando una osteoporosis posterior de no mediar un adecuado tratamiento (13). El consumo excesivo de café y de cigarrillos también se ha descrito que puede alterar la MO (14). Se han analizado muchas enfermedades crónicas que alteran la MO, entre ellas la enfermedad celíaca (10), hepatopatías (15) entre otras. Es conocido el efecto negativo de uso de algunos medicamentos como los glucocorticoides, anticonvulsivantes y anticoagulantes en la resorción ósea (9). Una adecuada actividad física y un consumo de calcio de acuerdo a los requerimientos son 2 factores que influyen positivamente en la MO y que son factibles de implementar en planes de prevención de osteoporosis en la vida futura y en el tratamiento activo de las alteraciones de la MO (5). Se conoce que las personas que viven en latitudes extremas, donde reciben menos radiaciones solares, lo que influye en una menor producción de vitamina D en la piel, la que es necesaria para una buena absorción intestinal del calcio (16).

La cantidad de calorías y de nutrientes ingeridos por estos jóvenes estuvo de acuerdo con la actividad física que realizaban.
El hecho de no haber detectado en este estudio diferencias en los valores de DMO de adultos jóvenes chilenos sanos, con condiciones óptimas para el desarrollo de la MO al compararlos con los estándares de referencia utilizados por la LUNAR, se podría deducir que estos estándares se pueden usar como meta para los programas de prevención de osteoporosis en nuestro país.

RESUMEN

La masa ósea máxima (MOM) del adulto joven constituye el capital de reserva para prevenir trastornos de la mineralización ósea (MO) en la vida de adulto mayor. Nos interesó conocer si adultos jóvenes chilenos, sanos y que reunieran todos los factores favorecedores de una adecuada MO, tenían una MOM similar a los valores de referencia de los densitómetros LUNAR, que se usan para determinar la adecuación de la MO. Se estudiaron 23 jóvenes cuyas edades fluctuaron entre 27 y 29 años (12 varones y 11 mujeres), a los cuales se les determinó la densidad mineral ósea (DMO) en cuerpo entero, columna y caderas con un densitómetro LUNAR-DEXA. No se encontraron diferencias significativas entre los valores determinados en estos adultos jóvenes chilenos con los valores de referencia de la LUNAR. Estos resultados indicarían que los valores de MOM de la LUNAR pueden usarse como meta a obtener especialmente en programas de prevención de osteoporosis.

Palabras claves: Masa ósea máxima. Adulto joven. Mineralización ósea. Osteoporosis.

Dirigir correspondencia a:
Dr. Santiago Muzzo B.
Unidad de Endocrinología
INTA, Universidad de Chile
Macul 5540, Macul
Teléfono: 678 1493
Fax: 221 4030
E-mail: smuzzo@uec.inta.uchile.cl

BIBLIOGRAFÍA

1. MatkovicV, Jelic T, Wardlaw GM et al. Timing of peak bone mass in caucasian females and its implication for the prevention of osteoporosis. J Clin Invest 1994;93:799-808.         [ Links ]

2. Theintz G, Buchs B, Rizzoli R, et al. Longitudinal monitoring of bone mass acummulation in healthy children and adolescents girls: evidence for marked reduction after 16 years of age at the level of lumbar spine and femoral nek in female subjects. J Clin Endocrinol Metab. 1992;70:1330-3.         [ Links ]

3. WHO Study group. Assessment of fracture risk and its application to screening for postmenopausal osteoporosis: Report of a WHO Study Group. WHO Technical report Series 843. Geneva, Switzerland: World Health Organization; 1994;1-129         [ Links ]

4. Martin Alan D, Bailey D, Mc Kay H, Whiting S. Bone mineral and calcium accretion during puberty. Am J Clin Nutr 1997;66:611-615.         [ Links ]

5. Ruiz JC, Mandel C, Garavedian M. Influence of spontaneous calcium intake and physical exercise on the vertebral and femoral bone mineral density of children and adolescent. J bone Miner Res 1995; 95:675-679.         [ Links ]

6. Biller BMK, Saxe V, Herzog DB, Rosenthal di, Holzman S, Klibanski A. Mechanism of osteoporosis in adult and adolescent women with anorexia nervosa J Clin Endocrinol Metab 1989;68:548-554.         [ Links ]

7. Sagese G, Baroncelli S et al. Effect of long term treatment with growth hormone on bone and mineral metabolism in children with growth hormone deficiency. J Pediatr 1993;122:37-45.         [ Links ]

8. Hyer SL, Rodin DA, Tobias JH, Leiper A, Nussey SS. Growth hormone deficiency during puberty reduces adult bone mineral density. Arch Dis Child. 1992; 67:1472-7.         [ Links ]

9. Soyka Leslie, Fairfield W, Klibanski A. Hormone determinants and disorder of peak bone mass in children. J Clin Endoc Metab 2000;85(11):3951-3963.         [ Links ]

10. Burrows R., Leiva L., Burgueño M., Lillo R., Ríos G., Bergernfried C., Chavez E., Pumarino H., y Muzzo S. Bone mineral density in children with celiac disease: its relation to puberty and calcium in take. Nutr Res.1999;19(4):493-9.         [ Links ]

11. Muzzo S.,R. Burrows R., Burgueño M., Lillo R.,Ríos G., Bergernfried C., Chavez E, Pumarino H, Leiva L Effect of calcium and vitamin D supplementation on bone mass of celiac children. Nutr Res 2000; 20(9): 1241-7.         [ Links ]

12. Lunar News. Lunar Corporation copyright. Lunar Corporation. March, 1955.         [ Links ]

13. Muzzo S., Leiva L., Lillo R., Pumarino H., Burrows R. Mineralización ósea en adolescentes que padecieron desnutrición calórico proteica temprana. Arch Lat Nutr 1995;45(3): 183-6.         [ Links ]

14. Hermann A, Brot C, Gram J, Kolthoff N, Mosekilde L. Premenopausal smoking and bone density in 2015 perimenopausal women. J Bone Min Res 2000;(4): 780-7.         [ Links ]

15. Ulivieri FM. Lisciandrano D., Gridelli B., et al. Bone mass and body composition in children with chronic cholestasis before and afer liver transplantation.         [ Links ]

16. Environmental factors that influence the cutaneous production of vitamin D. Michael F Holick. Am J Clin Nutr 1995; 61:638 S-45S.         [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons