SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.40 número1Evaluación clínica del uso de nutrición enteral domiciliaria en pacientes pediátricosNutrición de yodo en escolares de Calama, Chile: persitencia de niveles elevados de yodo urinario índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista chilena de nutrición

versión On-line ISSN 0717-7518

Rev. chil. nutr. vol.40 no.1 Santiago mar. 2013

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-75182013000100004 

 

ARTÍCULOS ORIGINALES

Autopercepción de la imagen corporal en estudiantes universitarios de Chile y Panamá

Body image perception in university students from Chile and Panama

Samuel Durán A. (1) María del Pilar Rodríguez (2) Jiniva Record C. (3) Rocío Barra R. (1) Romina Olivares H. (1) Alexandra Tapia A. (2) Andrea Moraga B. (2) Claudette Campos H. (3) Pamela Mattar A. (2) Gabriela Pérez V. (1) Ana María Neira O. (1)

(1) Universidad Autónoma de Chile, Sede Santiago, Chile.
(2) Universidad Santo Tomás, Sede Vina del Mar, Chile.
(3) Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología (ULACIT), Panamá
.

Dirección para correspondencia


RESUMEN

Objetivo: Determinar la concordancia entre el estado nutricional y la percepción de la imagen corporal en universitarios chilenos y panameños. Métodos: Estudio observacional transversal en 792 estudiantes de ambos sexos, de 18 a 30 años de edad de la Universidad Santo Tomás de Viña del Mar en Chile, la Universidad Autónoma de Chile y la Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología (ULACIT) de Panamá. Se determinó el IMC real y el IMC percibido y luego éstos fueron comparados. Resultados: De 792 estudiantes evaluados, 480 eran de Chile (51,4% mujeres) y 312 de Panamá (56,7% mujeres). El IMC percibido por los chilenos fue mayor al real, en hombres y mujeres (60%); en cambio, los panameños presentan una sobreestimación menor al 50% en ambos sexos. En ambos países y para ambos sexos el porcentaje de estudiantes que se perciben igual es similar (20%). Hay concordancia diagnóstica entre el IMC y la imagen corporal en la mitad de los alumnos chilenos y en un tercio de las alumnas, pero la mejor concordancia se observó en personas con sobrepeso (69% y 90,5% respectivamente). En los panameños se observó concordancia diagnóstica de 40% en varones y 19,2% en mujeres; la mejor concordancia se observó en hombres con sobrepeso (83%). Conclusión: En los estudiantes con normopeso de ambos países existe una tendencia a sobreestimar el peso, mientras que por el contrario los obesos tienden a subestimarlo.

Palabras clave: autopercepción de la imagen corporal, índice de masa corporal (IMC), obesidad.


ABSTRACT

Objective: To determine the association between nutritional status and body image perception among university students from Chile and Panamá. Methods: An observational cross-sectional study was conducted among 792 students of both sexes, ages 18 to 30 years, from University Santo Tomás of Vina del Mar, Chile, University Autónoma of Chile and University Latinoamericana de Ciencia y Tecnología (ULACIT) of Panama. We determined the real BMI and the perceived BMI. Afterward, the two were compared to each other. Results: In a sample of 792 students, 480 from Chile (51,4% females) and 312 from Panamá (56,7% females), the perceived BMI is higher than the real one in the Chileans, men and women (60%). Instead, in Panamá the over-estimation is less than 50% in both sexes. The percentage is the same in both countries and both sexes that perceive themselves as they really are (20%). There is concordance between BMI and body image in half of Chilean men and a third of Chilean women. However, a better concordance is observed in overweight students (69% in men, 90,5% in women). In Panamanians, there is a concordance observed of 40% in men and 19,9% in women. Conclusion: There is a tendency for overestimation in normal weight students of both countries. However the obese students tended to underestimate their weight.

Key words: self-perception of body image, body mass index (BMI), obesity.


INTRODUCCIÓN

Diversos autores han descrito la vulnerabilidad nutricional de los estudiantes universitarios (1,2), cuya alimentación se caracteriza por saltarse frecuentemente comidas, ingesta de bocadillos, comida a deshoras, ingesta de comida rápida e ingerir alcohol frecuentemente (3-6). Si se suma a lo anterior la presión publicitaria y los regímenes de adelgazamiento mal programados con el propósito de adaptarse a los cánones de belleza imperante, pueden convertirse en factores de riesgo nutricional (1). En este periodo además los estudiantes asumen la responsabilidad de su alimentación, por lo cual se convierte en un periodo crítico para el desarrollo de hábitos alimentarios, lo que repercutirá en el peso corporal y la salud futura de ellos (4).

Entre los factores condicionantes del peso corporal está la percepción de la imagen corporal (7). La imagen corporal se define como la representación mental y la vivencia que cada individuo posee de su propio cuerpo. Está formada por 3 componentes: perceptual, cognitivo-afectivo y conductual.

Es por tanto el modo en el que uno percibe, imagina, siente y actúa respecto a su propio cuerpo (8). Por otro lado Gardner lo define como "la imagen mental que tenemos de las medidas, los contornos y la forma de nuestro cuerpo y los sentimientos relacionados con estas características y las partes de nuestro cuerpo. El componente subjetivo de la imagen corporal se refiere al grado de satisfacción en cuanto al tamaño o partes específicas de su cuerpo (9).

La investigación muestra que la insatisfacción corporal y las preocupaciones relacionadas con el peso desempenan un papel clave en la etiología de los trastornos alimentarios (10,11) y otros trastornos psicológicos como la depresión (12,13). El entorno sociocultural parece ser una de las condiciones esenciales para el desarrollo de distorsiones subjetivas y trastornos de la imagen corporal (9). Las teorías socioculturales sobre la alteración de la imagen corporal se refieren a la influencia de los ideales del cuerpo, expectativas y experiencias, así como a la etiología y el mantenimiento de la imagen corporal. El entorno sociocultural parece ser una de las condiciones esenciales para el desarrollo de distorsiones subjetivas y trastornos de la imagen corporal (9). En nuestra sociedad actual el culto al cuerpo es cada vez más importante y los mensajes de la industria impactan el comportamiento y pensamiento de la población, especialmente la joven, sobrevalorando la delgadez e induciendo conductas de riesgo para el bienestar físico y psicológico (14).

Se considera que aquellos sujetos que, al evaluar sus dimensiones corporales, manifiestan juicios valorativos sobre el cuerpo que no coinciden con las dimensiones reales, presentan una alteración de la imagen corporal (15). La importancia del estudio de la insatisfacción corporal se debe a que en recientes investigaciones se ha confirmado que las alteraciones de la imagen corporal tienen una participación causal en el trastorno alimentario, en lugar de ser secundarias a él (16).

El objetivo del estudio es determinar la concordancia entre el estado nutricional y la percepción de la imagen corporal de estudiantes universitarios chilenos y panameños de ambos sexos.

SUJETOS Y MÉTODO

Es un estudio observacional de corte transversal, la población estudiada fueron 792 estudiantes voluntarios, de los cuales 240 pertenecían a la Universidad Santo Tomás de la ciudad de Vina del Mar, Chile; 240 a la Universidad Autónoma de Chile y 312 eran estudiantes de la Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología (ULACIT), Panamá.

Los criterios de inclusión fueron ser estudiantes universitarios con una edad de 18 a 30 años, y los de exclusión ser estudiantes que hubiesen sido diagnosticados con trastornos alimentarios en alguna etapa de su vida. Esto se determinó realizando la pregunta Ud. le han diagnosticado algún tipo de trastorno alimentario? al momento de evaluar el estado nutricional. El protocolo fue revisado y aprobado por el Comité de Ética de la Universidad Autónoma de Chile, Universidad Santo Tomás sede Vina del Mar y Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología (ULACIT) de Panamá.

La antropometría y encuesta de autopercepción fueron aplicadas por alumnos tesistas de pregrado previa capacitación en sus respectivos países.

ANTROPOMETRÍA

El peso se determinó con la persona descalza y con ropa ligera, utilizando una balanza mecánica, de columna, marca ADE, con una capacidad máxima de 220 Kg y una precisión de 50g. La talla se midió con un tallímetro que se encuentra adosado a la balanza, con la persona en bipedestación, con la cabeza, hombros, caderas y talones juntos en el límite posterior de la plataforma de la balanza; los brazos colgando libre y naturalmente a los costados del cuerpo.

El estado nutricional se determinó por medio del cálculo de IMC. Este índice se calculó dividiendo el peso por la talla al cuadrado (IMC= peso en Kg/talla2 en metros). De esta manera el estado nutricional se clasificó según los lineamientos de la Organización Mundial de la Salud como: bajo peso <18.5 Kg/ m2, normal 18.5 a 24.9 Kg/m2, sobrepeso 25 a 29.9 Kg/m2 y obesidad en sus diferentes grados IMC > a 30 Kg/m2.

AUTOPERCEPCIÓN DE LA IMAGEN CORPORAL Para determinar la percepción de la imagen corporal, se utilizó una lámina con 7 modelos anatómicos para ambos sexos y con sus respectivos IMC (18, 22, 25, 27, 30, 35, 40), propuestos por Montero y cols (17). (figura 1 y 2). Se realizó la pregunta: ^cuando se mira desnudo en el espejo con qué imagen se identifica?


FIGURA 1
Modelos corporales: Hombres


FIGURA 2
Modelos corporales: Mujeres

Utilización de las figuras autorizada por Dra. Pilar Montero

Estas figuras al momento de ser mostradas no presentaban los valores de IMC antes dichos. Posteriormente se comparó con el valor de IMC real obtenido por medio de las mediciones de peso y talla.

Finalmente se creó una nueva variable denominada 'percepción', de acuerdo a Montero (12) con las siguientes categorías: 1. Se ve igual, cuando el valor es cero; 2. Se ve más delgado de lo que es en realidad, cuando el valor obtenido es superior a cero; y 3. Se ve más gordo de lo que es en realidad, cuando el valor obtenido es inferior a cero.

ESTADÍSTICA

El análisis de los datos se realizó mediante la Prueba de Bondad de Shapiro Wilk para evaluar la normalidad de las variables, prueba T de Student para las diferencias de medias para variables normales. Para el análisis de las variables categóricas se utilizó distribución de frecuencia y Chi2.

En la evaluación de la autopercepción de la imagen se analizó la concordancia entre ambos criterios (IMC real e IMC de autoimagen) mediante el índice Kappa, considerando bajo un valor <0,20; regular entre 0,21-0,40; buena entre 0,410,60; y muy buena >0,61. En todos los casos se consideró significativo un valor de p <0,05. El análisis estadístico se realizó utilizando el programa SPSS 19.0.

RESULTADOS

De los 792 estudiantes evaluados, 480 eran chilenos (51,4% mujeres y 48,6% varones) y 312 panameños (56,7% mujeres y 43,3% varones). En base a la clasificación del estado nutricional según la OMS, en el caso de los estudiantes varones chilenos, no hubo bajo peso (IMC <18,5 kg/m2), el 36% presentó sobrepeso (IMC 25-29,9 kg/m2), 3,8% obesidad (IMC >30 kg/m2) y 60% normopeso. En el caso de las estudiantes chilenas, no hubo bajo peso (IMC <18,5 kg/m2), 21,4% sobre-peso, 3,2% obesidad y 75,3% normopeso. En cambio en los estudiantes hombres de Panamá un 2,2% presentó bajo peso, 47,4% sobrepeso, 19,2% obesidad y 31,1% normopeso; en el caso de las mujeres, 3,3% bajo peso, 35% sobrepeso, 19,7% obesidad y un 41,8% de normopeso.

En la tabla 1 se presentan los datos antropométricos, al comparar a los hombres de ambos países las diferencias se presentan en talla e IMC y la diferencia entre IMC real e IMC percibido; en cambio en las mujeres hubo diferencias en edad, peso, talla, IMC real y la diferencia entre IMC real e IMC percibido. En los estudiantes chilenos, hombres y mujeres, el IMC percibido es mayor al real, no sucede lo mismo con los panameños, en quienes las mujeres se perciben más delgadas y los hombres se perciben igual.


TABLA 1
Características antropométricas y percepción del IMC de estudiantes de Chile y Panamá, según sexo.

En la figura 3 se observa que sobre el 60% de los estudiantes chilenos sobrestima su peso y menos del 20% se ve como realmente es, en Panamá en cambio la sobrestimación es inferior al 50% (hombres 40,8% y mujeres 37,7%), equiparando los resultados de la subestimación del IMC (hombres 38,6% y mujeres 43,4%), el porcentaje de alumnos que se ve igual es similar al de los estudiantes chilenos.


FIGURA 3
Estimación del IMC percibido según país y sexo

La concordancia diagnóstica entre el IMC y la imagen corporal en los hombres universitarios chilenos se presenta en la tabla 2. En la mitad de los casos hubo concordancia entre ambos criterios, lo que se refleja en un índice Kappa de 0,07, que es considerado un valor bajo. Una mejor concordancia se observó en personas con sobrepeso (69%), disminuyendo a 29,7% en personas normopeso y 0% en personas obesas. La situación más frecuente es la subestimación del peso especialmente en los normopeso (64%) cuando se presenta sobrepeso y obesidad, destacando que ninguna de las personas obesas se consideró como tal. En la tabla 2 se observa una concordancia diagnóstica de un 40% en estudiantes varones panameños, lo que refleja un índice kappa de 0,04. El 100% de los estudiantes normopeso sobrestima su imagen, con sobrepeso 82,8%, en cambio los estudiantes obesos 96,1% subestima su peso.


TABLA 2
Estado Nutricional /IMC REAL * Estado Nutricional /IMC percibido en hombres universitarios de Chile y Panamá

En la tabla 3 se observa la concordancia diagnóstica entre el IMC y la imagen corporal en mujeres universitarias chilenas, un tercio de las estudiantes muestra concordancia entre ambos criterios, lo que refleja un índice kappa de 0,09. La mejor concordancia se observó en las estudiantes con sobrepeso (90,5%). Las estudiantes normopeso tienden a sobrestimar su peso (67,7%), lo contrario ocurre con las obesas (87,5%). En la tabla 3 la concordancia diagnóstica es de 19,2% y un kappa de 0, en las estudiantes panamenas que presentan normopeso, el 82,4% tiende a sobrestimar su peso, mientras que los estudiantes que presentan sobrepeso u obesidad lo subestiman en 66,1% y 100% respectivamente.


TABLA 3
Estado nutricional /IMC REAL * Estado nutricional /IMC percibido en mujeres universitarias de Chile y Panamá.

DISCUSIÓN

Diversos estudios muestran que la prevalencia de sobrepeso y obesidad en estudiantes universitarios chilenos es elevada y se encuentra entre 18 y 32% (5,6,18-20).

Los resultados obtenidos en el presente estudio muestran que la mayoría de los estudiantes tanto en Chile como en Panamá se encuentran con estado nutricional normal, entre 18,5 y 24,9 kg/m2. Los estudiantes muestran una alteración en la percepción de su imagen corporal, ya que más de la mitad de la muestra posee una percepción errada de su estado nutricional. Resultado similar al observado en otros estudios (17,20-24), pero contrario al estudio de Priya y cols. (25) en el que las estudiantes se perciben mas correctamente.

Al comparar con el estudio de Atalah y cols. (21), realizado en población adulta, coincidimos en la sobrestimación del peso 60%; en nuestro estudio es de un 52% de la muestra, independientemente del estado nutricional, aunque en el estudio realizado por Atalah y cols. 60% sobrestimaba el peso y sólo 1/3 de las personas con obesidad se consideró como tal. Ambos sexos subestiman su peso. Las personas con estado nutricional normal y bajo peso, sobrestiman su peso; en cambio los que presentan sobrepeso y obesidad, subestiman su peso. Existe coincidencia con el estudio de Montero y cols. (17) que afirma que los hombres se autoperciben más correctamente que las mujeres; resultados similares a los obtenidos en nuestro estudio, aunque con diferencias según el país, los estudiantes chilenos presentan una peor autopercepción que los de Panamá.

En relación a los hombres normopeso, sobrestiman su peso superando el 60% en Chile y el 80% en Panamá, valores similares a lo que ocurre con las estudiantes mujeres y parecido a lo obtenido por Pino y cols. (20). Por el contrario, en los estudiantes con sobrepeso la subestimación es diversa dependiendo del país y del sexo, los hombres panameños son los que menos subestiman su peso (0%), en cambios las mujeres de Panamá el valor alcanza al 66%.

Al comparar los resultados con Mujica y cols. (22), mujeres y hombres con sobrepeso subestiman su peso, en cambio en nuestro estudio la subestimación es baja a excepción de las estudiantes de Panamá, en lo que hay coincidencia es en los estudiantes obesos donde la subestimación del peso es casi del 90%.

Respecto al estudio de Pino y cols. (20), se observa una coincidencia con los resultados de nuestro estudio en la sobrestimación según sexo y estado nutricional de las personas evaluadas.

En nuestro estudio no hubo diferencias en el porcentaje de hombres y mujeres que creen que están en su peso justo. La evidencia muestra que las mujeres están más preocupadas por su imagen corporal y son más consientes de su peso (26).

Desde el punto de vista de salud pública, es mucho más relevante la subestimación que la sobrestimación, dado los altos niveles de sobrepeso y obesidad existentes en la actualidad en ambos países.

La insatisfacción corporal de los hombres es diferente al de las mujeres, los hombres quieren tener un cuerpo más musculado, las mujeres en cambio quieren estar más delgadas. Estudios epidemiológicos han demostrado que las mujeres adolescentes que se encuentran insatisfechas con su cuerpo, pocas tienen sobrepeso (27).

En las sociedades post-industriales modernas se ha impuesto un modelo estético de excesiva delgadez que suenan con alcanzar especialmente las mujeres (27) y de una alta definición muscular en el caso de los hombres. El deseo no alcanzado de asemejarse a estos modelos provoca un alto grado de insatisfacción con la propia imagen corporal, esto puede ser uno de los factores causales de trastornos como la anorexia, la bulimia y la vigorexia.

Cabe mencionar que entre las fortalezas del estudio esta que las figuras anatómicas utilizadas se encuentran previamente validadas, por el estudio realizado el año 2004 por Montero.

Entre las debilidades que hubo cabe mencionar que un bajo porcentaje de alumnos evaluados presentaron obesidad, ya que ellos rechazaron participar en el estudio por sentirse acomplejados por su peso.

Este trabajo se suma a diversos estudios realizados de autopercepción de la imagen corporal y estado nutricional en adultos, en donde se observa la discordancia existente en IMC real e IMC percibido, por medio de la muestra de modelos anatómicos que representan valores de IMC.

Las alteraciones en la percepción de la imagen corporal afectan a más de la mitad de la población estudiada, siendo tan frecuente en hombres como en mujeres. Los grupos de mayor riesgo para la detección de algún trastorno de la conducta alimentaria son: 1) las personas con bajo peso o en el límite inferior del normopeso que sobrestiman su peso y además son los más insatisfechos con su imagen corporal, lo que les podría llevar a conductas alimentarias restrictivas que pueden influir negativamente en su estado nutricional; 2) los jóvenes con sobrepeso que subestiman su peso, ya que al percibirse como normopeso no tomarían medidas para mejorar su estado nutricional lo que podría desencadenar el desarrollo de obesidad y morbilidades asociadas.

Finalmente se puede concluir, que existe una tendencia a la sobrestimación del peso en los estudiantes normopeso de ambos países y una subestimación en los estudiantes obesos.

BIBLIOGRAFÍA

1. López-Azpiazu I, Sánchez-Villegas A, Johansson L, Petkev-iciene J, Prattala R, Martínez-González MA. Disparities in food habits in Europe: systematic review of educacional and occupational differences in the intake of fat. J Hum Nutr Diet 2003; 16: 349-64.         [ Links ]

2. López-Nomdedeu C. Influencia de la estructura social y familiar de los hábitos alimentarios. En Tratado de Nutrición. Hernández M, Sastre A (eds). Díaz de Santos p. 1355-65; 1999.         [ Links ]

3. Arroyo M, Rocandio AM, Ansotegui L, Pascual E, Salces I, Rebato E. Calidad de la dieta sobrepeso y obesidad en estudiantes universitarios. Nutr Hosp 2006; 21: 673-9.         [ Links ]

4. Baric I, Stalic Z, Lukesic Z. Nutritive value of meals, dietary habits and nutritive status in Croatian university students acording to gender. Int J Food Sci Nutr 2003; 54: 473-84.         [ Links ]

5. Durán S, Castillo M, Vio F. Diferencias en la calidad de vida de estudiantes universitarios de diferente año de ingreso del campus Antumapu. Rev Chil Nutr 2009;36:200-9.         [ Links ]

6. Durán S, Bazaez G, Figueroa K, Berlanga MR, Encina C, Rodriguez MP. Comparacion en calidad de vida y estado nutricional entre alumnos de Nutricion y Dietetica y de otras carreras universitarias de la Universidad Santo Tomás de Chile. Nutr Hosp 2012;27: 739-46.         [ Links ]

7. Williamson DA, Womble LG, Zucker NL, Reas DL, White MA, Blouin DC, Greenway F. Body image assessment for obesity (BIA-O): development of a new procedure. Int J Obes Relat Metab Disord 2000; 24: 1326-32.         [ Links ]

8. Arroyo M, Ansotegui L, Pereira E, Lacerda F, Valador N, Serrano L, Rocandio AM. Valoración de la composición corporal y de la percepción de la imagen en un grupo de mujeres universitarias del País Vasco. Nutr Hosp 2008; 23:366-72.         [ Links ]

9. Kakeshita I, Almeida S. Relacao entre índice de massa corporal e a percepcao da auto imagem em universitários. Rev Saúde Pública 2006 ; 40: 497-504.         [ Links ]

10. Stice E, Shaw HE. Role of body dissatisfaction in the onset and maintenance of eating pathology: a synthesis of research findings. J Psychosom Res 2002;53:985-93.         [ Links ]

11. Neumark-Sztainer D, Wall M, Guo J, Story M, Haines J, Eisenberg M. Obesity, disordered eating, and eating disorders in a longitudinal study of adolescents: how do dieters fare 5 years later?. J Am Diet Assoc 2006;106:559-68.         [ Links ]

12. Ackard DM, Croll JK, Kearney-Cooke A. Dietingfrequency among college females: association with disordered eating body image and related psychological problems. J Psychosom Res 2002;52:129-36.         [ Links ]

13. Johnson F, Wardle J. Dietary restraint, body dissatisfaction and psychological distress: a prospective analysis. J Abnorm Psychol 2005;114:119-25.         [ Links ]

14. Baile JI. ¿Qué es la imagen corporal?: Cuadernos del Marqués de San Adrián. Revista de Humanidades del Centro Asociado de la UNED de Tudela 2003: 2: 0-0.         [ Links ]

15. Sepúlveda AR, León JA, Botella J. Aspectos controvertidos de la imagen corporal en los trastornos de la conducta alimentaria. Clín Salud 2004; 15: 55-74.         [ Links ]

16. Cruz S, Maganto C. Indice de masa corporal, preocupación por la delgadezy satisfacción corporal en adolescentes. Rev Psicol General Aplicada 2002; 55: 455-73.         [ Links ]

17. Montero P, Morales E, Carvajal A. Valoración de la percepción de la imagen corporal mediante modelos anatómicos. Antropol 2004; 8:107-16.         [ Links ]

18. Aránguiz H, García V, Rojas S, Salas C, Martínez R, Mac-Millan N. Estudio descriptivo, comparativo y correlacional del estado nutricional y condición cardiorrespiratoria en estudiantes universitarios de Chile. Rev Chil Nutr 2011; 37: 70-8.         [ Links ]

19. MacMillan N. Valoración de hábitos de alimentación, actividad física y condición nutricional en estudiantes de la Pontificia Universidad Católica de Valparaiso. Rev Chil Nutr 2007; 34: 330-6.         [ Links ]

20. Pino JL, López MA, Moreno AA, Faundez TP. Percepción de la imagen corporal, del estado nutricional y de la composición corporal de estudiantes de nutrición y dietética de la universidad del mar Talca Chile. Rev Chil Nutr 2010; 37:321-8.         [ Links ]

21. Atalah E, Urteaga C, Rebolledo A. Autopercepción del estado nutricional en adultos de Santiago. Rev Méd Chile 2004;132:1383-8.         [ Links ]

22. Mujica V, Leiva E, Rojas E, Díaz N, lcaza G, Palomo I. Discordancia en autopercepción de peso en población adulta de Talca. Rev Méd Chile 2009;137:76-82.         [ Links ]

23. Míguez M, Montana J, González J, González M. Concordancia entre la autopercepción de la imagen corporal y el estado nutricional en universitarios de Orense. Nutr Hosp 2011; 26:472-9.         [ Links ]

24. Khan AN, Khalid S, Khan HI, Jabeen M. Impact of today's media on university student's body image in Pakistan: a conservative developing country's perspective. BMC Public Health 2011;11:371-9.         [ Links ]

25. Priya D, Prasanna KS, Sucharitha S, Vaz NC. Body image perception and attempts to change weight among female medical students at Mangalore. Indian J Community Med 2010; 35:316-20.         [ Links ]

26. Madrigal-Fritsch H, De-Irala-Estévez J, Martínez-González MA, Kearney D, Gibney M, Martínez-Hernández JA. Percepción de la imagen corporal como aproximación cualitativa al estado de nutrición. Salud Pública México 1999; 41: 479-86.         [ Links ]

27. Trejo PM, Castro D, Facio A, Mollinedo FE, Valdez G. Insatisfacción con la imagen corporal asociada al Indice de Masa Corporal en adolescentes. Rev Cubana Enfermer 2010; 26(3): 150-60.         [ Links ]

28. Núnez C, Carbajal A, Moreiras O. Indice de masa corporal y deseo de perder peso en un grupo de mujeres jóvenes. Nutr Hosp 1998; 13: 407-11.         [ Links ]

Dirigir la correspondencia a: Señor Samuel Durán Agüero Universidad Autónoma de Chile, sede Santiago de Chile UniversidadAutónoma de Chile. Ricardo Morales 3369, San Miguel, Santiago de Chile, Chile. Fono: (56-02) 5823084 Email: sduran74@gmail.com

Este trabajo fue recibido el 24 de Junio de 2012 y aceptado para ser publicado el 6 de Diciembre de 2012.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons