SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.46 número3¿Cuál es la prevalencia de obesidad metabólicamente saludable en población chilena?Aceptabilidad de un pan dulce enriquecido nutricionalmente mediante programación lineal con harinas de habas, chía y amaranto índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista chilena de nutrición

versión On-line ISSN 0717-7518

Rev. chil. nutr. vol.46 no.3 Santiago jun. 2019

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-75182019000300271 

Artículo Original

Efectividad de la formación en tutoría clínica en nutrición

Effectiveness of training in clinical tutoring in nutrition

Caterina Tiscornia1 

Lucía Santelices2 

Fabián Vásquez1  3 

Oscar Castillo1 

1Escuela de Nutrición y Dietética. Facultad de Medicina. Universidad Finis Terrae. Santiago, Chile

2Oficina de Educación Médica. Facultad de Medicina. Universidad Finis Terrae. Santiago, Chile

3Instituto de Nutrición y Tecnología de Alimentos (INTA). Universidad de Chile. Santiago, Chile

RESUMEN

Uno de los objetivos de la enseñanza tutorial en la carrera de Nutrición y Dietética, es proporcionar a los estudiantes un espacio de aprendizaje para desarrollar habilidades clínicas y competencias profesionales. El propósito del estudio fue evaluar un programa de capacitación en tutoría clínica dirigido a tutores clínicos nutricionistas y su efecto en las percepciones de los estudiantes de práctica clínica y su desempeño profesional. Se desarrolló una intervención antes y después de capacitación en tutoría clínica en nutrición, con una muestra no probabilística (n=8 nutricionistas tutores clínicos; n=‘6 estudiantes). Se hizo un análisis cualitativo de codificación temática y se contrastaron las calificaciones obtenidas mediante T Student. Una vez realizada la intervención los docentes adquirieron herramientas para conducir la tutoría clínica y los estudiantes tuvieron mejores experiencias clínicas. Si bien, el rendimiento académico no mejoró (5,9±0,3; v/s 6,’±0,4; p= 0,4), los docentes percibieron mejoría en el aprendizaje. Se puede concluir que la formación de nutricionistas competentes, responsables de brindar bienestar y cuidado integral a los pacientes depende de la excelencia en la formación del cuerpo docente, que sea centrada en el estudiante y con una enseñanza de calidad que promueva el aprendizaje efectivo.

Palabras Claves: Docente tutor; Conducción de Tutoría Clínica; Feedback; Tutoría Clínica

ABSTRACT

One of the objectives of clinical tutoring in the Nutrition and Dietetics major is to provide students with a learning space to develop clinical skills and professional competencies. The aim of the study was to evaluate a training program in clinical tutoring aimed at clinical nutritionist tutors. The effect on students’ perceptions of clinical practice and professional performance was evaluated. A pre- and post-intervention test was administered in a non-probabilistic sample (n= 8 nutritionists clinical tutors, n= 16 students). A qualitative analysis of thematic coding was done and the Student t-test was used to compare pre- posttests. Once the intervention was done, the teachers acquired tools to conduct clinical tutoring and students had better clinical experiences. Although academic performance did not improve (5.9±0.3, versus 6.1±0.4, p= 0.4), teachers perceived an improvement in learning. We can conclude that the training of competent nutritionists, responsible for providing well-being and comprehensive care to patients depends on the excellence of the teaching staff, student-centered teaching and a quality education that promotes effective learning.

Keywords: Clinical Tutoring; Clinical Tutoring; Feedback; Teacher tutor

INTRODUCCIÓN

Los retos que se han planteado en muchos países en los últimos años con relación a la calidad de la formación y superación de los recursos humanos han estado vinculados directamente con los cambios políticos, económicos y sociales. Asociado al desarrollo social de la ciencia, la técnica, la práctica y la investigación que han obligado a aplicar los conceptos de eficiencia, calidad y exigencia en los procesos educativos que realizan las universidades, cada vez más comprometidas y en interacción con la sociedad. En las carreras de las ciencias de la salud esta idea se ha hecho realidad y los procesos formativos han incorporado modificaciones en su formación1,2.

En el marco de la práctica profesional en nutrición clínica universitaria, la tutoría clínica no queda ajena a estas tendencias y se considera de gran importancia que el docente tutor reconozca cuáles son las funciones de la tutoría clínica en nutrición, para así establecer objetivos claros que respondan al programa de formación profesional y que permita la conductividad de la tutoría de manera óptima. Junto a ello, identificar las características e individualidades de cada estudiante como el ser, el tipo de apego, intereses, habilidades y destrezas, son fundamentales al momento de educar. Debido a que, un docente que solo realiza el rol de guía y no reconoce estas funciones no genera un aprendizaje óptimo en el estudiante3,4.

Actualmente, el tutor clínico en nutrición, tiene como rol velar por el desempeño del estudiante. Es decir, el tutor debe apoyar y asesorar a los estudiantes en su proceso de adaptación, de desarrollo y de formación. Potenciando sus capacidades y ayudando a superar las dificultades que van apareciendo a lo largo del proceso educativo5.

La tutoría clínica se define como una actividad académica, que constituye un avance o transformación del conocimiento que se aplica a los estudiantes, de manera informada, disciplinada y creativa. Se establece un patrón de trabajo que incluye metas claras, una adecuada preparación, comunicación efectiva y reflexión crítica6. Por lo anterior, es de gran relevancia que el docente reconozca cuál es su rol y la importancia que tiene él en el proceso educativo del estudiante.

García et al.7 define al tutor universitario como: “…aquel que tiene especialmente encomendado a un estudiante (o grupo de estudiantes) para asesorarlo y ayudarlo en su proceso educativo, como medio de contribuir al desarrollo de las competencias genéricas y disciplinares definidas para cada titulación. Es el tutor que, a la vez y en convergencia con las funciones de la docencia, lleva a cabo un conjunto de actividades orientadoras y formativas, procurando que el estudiante alcance el máximo desarrollo en lo cognitivo, lo personal, lo académico y lo profesional.”

De acuerdo a lo anterior, formar tutores clínicos en nutrición, es fundamental para llevar a cabo una tutoría efectiva y de esta manera los estudiantes tengan una mejor formación y desempeño académico durante su práctica clínica. Con el objetivo de integrar y consolidar su aprendizaje8,9.

La evidencia empírica internacional en relación a la tutoría clínica en nutrición es escasa. No obstante, se hace necesario en el ámbito académico, desarrollar la tutoría clínica en nutrición y de formar tutores capaces de ser generadores de aprendizaje en sus estudiantes. En nuestro país, la tutoría clínica en nutrición es un tema emergente, por lo cual los profesionales que realizan esta labor y que han sido capacitados para ello son la minoría10.

El estudiante al ser tutorado por un tutor capacitado, puede encontrar en sus prácticas clínicas, un espacio amplio en interacciones de aprendizaje, donde se consideren sus motivaciones, expectativas, temores, experiencias y aprendizajes, los cuales conforman un saber válido que puede aportar innumerables posibilidades de aprendizaje tanto para el estudiante como también para su tutor. Permitiéndole al estudiante, desarrollar diferentes maneras de pensar y actuar, facilitándole un aprendizaje significativo11,12. Recientemente la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad Finis Terrae ha desarrollado un análisis de las evaluaciones realizadas por los estudiantes de cada práctica clínica.

Sumado a lo anterior, se han aplicado instrumentos de análisis cualitativos, los cuales han arrojado la existencia de diversas deficiencias, que se traducen principalmente en la falta de conocimiento sobre tutoría clínica en nutrición. Los tutores, al no haber sido formados previamente, presentan un desconocimiento frente a lo que es la tutoría clínica y cómo debe ser llevada a cabo.

El objetivo del estudio fue evaluar un programa de capacitación en tutoría clínica dirigido a tutores clínicos nutricionistas y su efecto en las percepciones de los estudiantes de práctica clínica y su desempeño profesional de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad Finis Terrae.

MATERIAL Y MÉTODOS

El estudio consistió en una intervención antes y después. Se trabajó con dos muestras, una de tutores clínicos (n=8) y una de estudiantes (n=16). Es importante mencionar que la muestra fue no probabilística o dirigida. La muestra constituyó, el número total de tutores con que constaba la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad Finis Terrae por centro clínico y el número máximo de estudiantes que eran evaluados por cada rotación clínica (Figura 1). Este estudio fue aprobado por el Comité de Bioética de la Universidad Finis Terrae.

Figura 1 Muestra y medición de resultados de la intervención. 

La intervención se trabajó en tres fases, una fase inicial previa a la intervención, una fase intermedia en donde se realizó la intervención de capacitación y una tercera fase post - intervención. En la primera fase se realizó un grupo focal de mini sesión y una entrevista en profundidad (Tabla 1). Ambas técnicas fueron desarrolladas por nutricionistas entrenados en la metodología. El objetivo del grupo focal fue identificar a partir de las experiencias clínicas, la calidad de la docencia tutorial que habían recibido los estudiantes de quinto año de la Escuela de Nutrición y Dietética. Se realizó a 5 estudiantes que estaban cursando el quinto año de la carrera de Nutrición y Dietética y que además ya habían realizado al menos una práctica clínica. En el desarrollo de la técnica, se les realizaron las siguientes preguntas: ¿Qué esperan de una tutoría clínica efectiva?, ¿Cómo se han sentido en sus experiencias de práctica?, ¿Qué características creen ustedes que debería reflejar un tutor? y ¿Qué espera logar como aprendizaje final en la tutoría? La duración de la sesión fue de 45 minutos.

Tabla 1 Cuestionarios de entrevista en profundidad y grupo focal. 

Cuestionarios
Entrevista en profundidad Grupo focal
¿Qué significa para Usted, en el marco de su carrera profesional, realizar docencia tutora? ¿Qué esperan de una Tutoría Clínica efectiva? y ¿Cómo se han sentido en sus experiencias de práctica?
¿Cree Usted, tener las herramientas necesarias para realizar docencia tutorial? ¿Por qué? ¿Qué características creen ustedes que debería reflejar un tutor?
Según su parecer ¿Qué rol cumple la tutoría clínica en el proceso de aprendizaje del estudiante? ¿Qué espera logar como aprendizaje final en la tutoría?

Junto a ello, se llevó a cabo una entrevista en profundidad, para identificar el nivel de conocimientos con respecto a la tutoría clínica en nutrición dirigido a los tutores clínicos.

Se entrevistó a 7 tutores clínicos que ya habían realizado tutoría clínica a estudiantes de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad Finis Terrae. Como instrumento se aplicó un cuestionario (Tabla 1), con las siguientes preguntas: ¿Qué significa para usted, en el marco de su carrera profesional, realizar docencia tutorial, ¿Cree usted, tener las herramientas necesarias para realizar docencia tutorial? ¿Por qué? y según su parecer ¿Qué rol cumple la tutoría clínica en el proceso de aprendizaje del estudiante? El instrumento se aplicó durante 20 minutos. En esta etapa se recopiló evidencia empírica que justificó el problema.

En la fase de intervención, se diseñó y aplicó un programa de capacitación en tutoría clínica en nutrición a los tutores clínicos. Para diseñarlo, se abordaron los siguientes aspectos:

  1. Planificación: Aportar herramientas para evaluar una metodología personalizada, y así estructurar la pasantía de los estudiantes.

  2. Metodología: Analizar la relación entre el tutor clínico y cada uno de sus estudiantes.

  3. Evaluación: Fortalecer indicadores de desempeño que el tutor debe utilizar para entregar un feedback efectivo.

A raíz de ello, se establecieron tres unidades temáticas en el programa de capacitación en tutoría clínica: introducción a la tutoría clínica en nutrición; conducción de la tutoría clínica en nutrición; y feedback efectivo y evaluación. La capacitación se estructuró en 4 sesiones equivalentes a 13 horas cronológicas, en donde se trabajaron los contenidos mencionados anteriormente. En cada sesión educativa, se realizó una parte de clase expositiva, actividades grupales participativas e individuales de metacognición. Generando una relación de encuentro entre el docente y el estudiante, favoreciendo el aprendizaje efectivo. Junto a ello, se realizaron evaluaciones diagnósticas, formativas y sumativas.

Para realizar el análisis y evaluación post-intervención, se aplicó una pauta de evaluación de la capacitación de aprendizaje en tutoría clínica en nutrición a todos los asistentes a la capacitación. A su vez, para evaluar los resultados de la capacitación en tutoría clínica en nutrición, se aplicó un examen final a los docentes tutores de carácter sumativo. Finalmente, los estudiantes evaluaron la docencia tutorial recibida, mediante una pauta de evaluación de docencia tutorial.

Para analizar los resultados obtenidos, se realizó un análisis cualitativo de codificación temática, estableciendo conceptos y criterios específicos para cada instrumento. (Figura 2). Las calificaciones obtenidas por los estudiantes tutorados por docentes capacitados versus los no capacitados, se contrastaron mediante la prueba de T Student. Cabe destacar, que los estudiantes fueron evaluados por los mismos docentes capacitados.

Figura 2 Fases de intervención. 

RESULTADOS

La muestra de tutores clínicos estuvo compuesta por ocho docentes, cuya mediana de edad fue de 30 años y 5 años de experiencia docente, respectivamente. En los estudiantes, la mediana de edad fue de 23 años, todos cursando el último año de carrera. Según el análisis de contenidos de los grupos focales, los estudiantes señalaron que es de gran importancia que el docente tutor genere un clima de aprendizaje adecuado. Enfatizaron la relevancia de que el docente genere una relación de encuentro, en donde exista empatia, confianza y respeto. Manifestaron que es importante para ellos al finalizar su proceso de internado ser capaces de integrar sus conocimientos y realizar razonamiento clínico. Lo cual, no sería posible si el docente no transfiere códigos profesionales ni realiza un feedback efectivo. Tal como señaló un estudiante frente a la pregunta ¿Qué espera lograr como aprendizaje final de la tutoría?: “Yo espero poder atender a un paciente de una manera correcta independiente de la patología, la edad o las características individuales. Saber que hacer frente a cada paciente”; Y como señaló otra estudiante: “…A mi nunca me hicieron feedback final, solo me dijeron mi nota. Por lo cual quizás hay cosas que me faltó aprender.”

Es por ello que, debe ser un docente que genere clima de aprendizaje, tenga conocimientos clínicos, transfiera códigos profesionales y realice feedback (Tabla 2).

Tabla 2 Ejemplos de respuestas de grupos focales. 

Preguntas Respuestas
1.- ¿Qué esperan de una Tutoría Clínica efectiva?
Y ¿Cómo se han sentido en sus experiencias de práctica?
Estudiante 1: Yo creo que lo principal es orientación y ver que el tutor esté comprometido con su trabajo, que le guste realizarlo. Ya que, no siempre pasa lo mismo. A mí me toco una tutora en clínica adulto que me dejó sola al inicio y sentía que a ella no le gustaba lo que hacía y que no le interesaba guiarme, no así en pediatría.
Mi tutora en pediatría, me tenía todas las actividades planificadas apenas llegué y me iba corrigiendo cada actividad así yo las podía mejorar. Y claramente ahí fue mucho más efectiva su tutoría, yo me sentí mejor y aprendí mucho más.
Estudiante 2: Yo creo que lo más importante en un comienzo es saber qué hacer. Hay cosas que se realizan día a día y no te las enseñan y sólo te dicen por ejemplo ¿Hiciste la estadística? Y uno queda pensando ¿Qué estadística?, a veces además hay tiempos muertos y uno no sabe qué realizar, si ayudar o no, si ponerse a estudiar. Entonces uno piensa ¿Y esto es la práctica?
Estudiante 5: Yo creo que es básico que se realice una presentación inicial al personal y una presentación general del lugar.
Estudiante 5: De repente hay poca empatía, uno llega como pollo a un lugar nuevo.
Estudiante 2: Sí y todos los lugares son distintos. Por eso es importante que te reciban bien y te digan que es lo que esperan de ti porque si no es difícil adivinar qué es lo que quiere un tutor, sobre todo si son todos distintos.
2.- ¿Qué características creen ustedes que debería reflejar un tutor? Estudiante 2: Disposición a ser tutor. Es como una vocación, y que se note que tiene conocimientos y está actualizado.
Estudiante 3: Que te enseñen con críticas constructivas y no que te digan por ejemplo: ¡No, usted no sabe nada y va en quinto! A mí una vez me dijeron ¡Usted es muy lenta para leer la ficha asi que cuando la lea yo le digo!
Estudiante 1: Uno no puede saberlo todo tienen que ser más empáticos y respetuosos.
Estudiante 3: Sí, ser más empáticos.
Estudiante 5: Sí y también encaminar los conocimientos y no dejarnos libres.
Estudiante 4: Sí, yo también creo que el respeto es fundamental y ponerse en el lugar de que somos estudiantes y estamos aprendiendo, nos deben guiar y no esperar que sepamos todo el funcionamiento de un lugar o que sepamos en qué nos vamos equivocando.
Estudiante 1: Si, es importante que te digan si te equivocaste en algo, porque así uno puede ir corrigiendo sus errores y no cometerlos de nuevo.
Estudiante 2: Es importante que nos hagan feedback para ir aprendiendo porque muchas veces uno hacía un caso y nadie te decía si lo hacías bien o mal y después solo te daban la nota.
Estudiante 1: A mí me pasó que tuve una tutora que siempre me iba corrigiendo todo y eso me ayudó mucho para ir aprendiendo y mejorando.
Estudiante 4: A mí nunca me hicieron feedback final, sólo me dijeron mi nota. Por lo cual quizás hay cosas que me faltó aprender.
3.- ¿Qué espera logar como aprendizaje final en la tutoría? Estudiante 2: Manejar todas las patologías, lo que se pide en examen de grado.
Estudiante 1: Más que patologías, creo que uno se va soltando con la dietoterapia, hacer los cálculos según grado de estrés, requerimientos según grado de estrés o patología y grupo etario que se van viendo en la práctica, para mí las patologías se van estudiando de manera individual. Pero en la práctica aprender la aplicación de todos los contenidos que hemos estudiado.
Estudiante 2: O saber decidir cómo aplicar la dietoterapia.
Estudiante 4: Yo lo que espero es integrarme al equipo, saber cómo se trabaja, que te tomen en cuenta.
Estudiante 3: Yo espero poder atender a un paciente de una manera correcta independiente de la patología, la edad o las características individuales. Saber qué hacer frente a cada paciente.

En lo que respecta a la entrevista en profundidad, los docentes reconocieron que la tutoría es una actividad generadora de aprendizaje de gran relevancia dentro de la formación académica y debe ser realizada de manera efectiva. Asi lo señalo uno de los tutores: “Para mi es una responsabilidad muy importante, ya que, debo ser parte de la formación de un futuro profesional”. La mayoría de los docentes percibieron no tener todas las herramientas necesarias para realizar docencia tutorial o simplemente desconocen si las tienen o no. Esto se podria explicar, porque en la universidad no se forma al profesional nutricionista en tutoria clinica. Sino que, lo realizan a partir de sus experiencias (Tabla 3). Por ejemplo, un tutor, frente a la pregunta: Según su parecer ¿Qué rol cumple la tutoria clinica en el proceso de aprendizaje del estudiante? Respondió: “Es fundamental ya que el tutor tiene el rol de guiar dia a dia a los estudiantes, por lo cual una tutoria clinica deficiente o inadecuada podría llevar a que el estudiante cometa errores en su futuro profesional”.

Tabla 3 Ejemplos de respuestas de la entrevista en profundidad. 

Preguntas Respuestas
1. ¿Qué significa para Usted, en el marco de su carrera profesional, realizar docencia tutora? Tutor n°2: Una gran responsabilidad, ya que estamos formando futuros profesionales, somos el último filtro antes de que salgan al mundo laboral.
Además, es un stress adicional porque tenemos que cumplir con las labores diarias de nuestro centro.
Tutor n°6: Para mí es una responsabilidad muy importante, ya que, debo ser parte de la formación de un futuro profesional.
2. ¿Cree Usted, tener las herramientas necesarias para realizar docencia tutorial? ¿Por qué? Tutor n°4: Sí, pero no las suficientes, ya que esto jamás se enseñó en la formación universitaria, sino que uno va adaptando modelos que más acomoda de docencia. Tutor n°6: A mi parecer no tengo todas las herramientas para realizar docencia tutorial, ya que en mi formación como nutricionista nunca se me enseñó hacer docente o tutor, por lo cual muchas veces me he enfrentado a situaciones las cuales debo sobrellevar en base a mi experiencia como ex alumna.
3. Según su parecer ¿Qué rol cumple la tutoría clínica en el proceso de aprendizaje del estudiante? Tutor n°2: La tutoría clínica es fundamental, ya que, tenemos que potenciar las competencias profesionales y de formación general. Además, debemos conducir al estudiante a realizar las actividades de la vida laboral. Es decir, formar en ellos la responsabilidad de manejar en forma integral al paciente y a la vez reforzar el manejo del personal a cargo y saber relacionarse con el equipo médico del servicio. Tutor n°7: Es fundamental ya que él tutor tiene el rol de guiar día a día a los estudiantes, por lo cual una tutoría clínica deficiente o inadecuada podría llevar a que el alumno cometa errores en su futuro profesional.

La segunda fase de intervención fue bien evaluada por los docentes, quienes señalaron sentirse satisfechos con la capacitación y haber adquirido nuevos conocimientos. Junto a ello, se realizó un examen final aprobado por el 100% de los participantes.

En cuanto a las calificaciones de los estudiantes tutorados por docentes capacitados v/s los no capacitados, no se observaron diferencias estadisticamente significativas (5,9±0,3; v/s 6,1±0,4; p= 0,4). No obstante, la mayoria de los docentes manifestaron una mejoría en el rendimiento académico de sus estudiantes desde que ellos realizaron la capacitación y los estudiantes que fueron tutorados por docentes capacitados señalaron que recibieron mejor docencia tutorial por parte de sus docentes, vivieron una mejor experiencia clinica y mejor ambiente de aprendizaje.

DISCUSIÓN

Una de las fortalezas del presente estudio, fue el desarrollo de la intervención de capacitación, ya que, esta fue realizada por un profesor estratégico, el cual, fue mediador y facilitador del conocimiento, estimuló de manera intencional el aprendizaje deductivo a través de procedimientos estratégicos y obtuvo, de los estudiantes un conocimiento declarativo, procedimental y condicional. En cada sesión se realizaron ejercicios metacognitivos para el desarrollo de habilidades del pensamiento en los estudiantes. Se rescataron los conocimientos previos de ellos y se articularon con los nuevos conocimientos. Actuando en todo momento como mediador de conocimiento, con empatia y flexibilidad. Estableciendo un vinculo afectivo con los estudiantes, para que de esta manera se lograse un aprendizaje significativo.

Junto a ello, cabe destacar que otra fortaleza fue la estructuración de cada sesión. En cada una, se planificó un tópico generativo, para cada actividad y metodologias, con el propósito de generar dinámicas de pensamiento interno. En cada sesión, se activaron modelos mentales de los estudiantes, se les comunicó a los estudiantes los objetivos de cada actividad y la metodologia a utilizar, se les dio tiempo para reflexionar y se les estimuló constantemente, despertando así, el locus de control interno. En cuanto a la metodologia empleada para la evaluación, se prepararon guias para conducir al estudiante en el aprendizaje de la planificación; guias para el aprendizaje con autorregulación y filtro de información; guias para conducir al estudiante en el aprendizaje del autocontrol y la evaluación de lo que había realizado, determinando los logros y lo que le faltaba. Se supervisó constantemente la ejecución de las actividades teóricas, se generaron instancias de autoevaluación y coevaluación; y se aplicaron ejercicios de metacognición. En sintesis, se guió, motivó y ayudó a los estudiantes durante su proceso de aprender a aprender. Siempre con el objetivo de que se cumplieran las metas de la sesión acorde al programa de capacitación. De esta manera los resultados obtenidos al finalizar la intervención fueron óptimos.

Sin embargo, una de las debilidades del estudio, fue el número de sesiones y horas cronológicas de la capacitación, las que podrían ser más, respondiendo a un programa teórico-práctico, desarrollando no solo conocimiento, sino que también competencias en lo que respecta a la docencia tutorial.

En cuanto a las proyecciones del estudio, a las proyecciones del estudio, seria de gran importancia disponer con una muestra mayor, con la cual se pueda evidenciar posiblemente una mejoría en el rendimiento académico de los estudiantes tutorados por docentes capacitados en tutoria clinica en nutrición, reflejado en sus calificaciones finales. Ya que, en esta oportunidad una de las limitaciones presenciadas, fue el escaso número de sujetos en estudio, debido a que no se contaba con más estudiantes ni tutores por rotativas.

En el presente estudio se evidenció claramente que la generación de aprendizaje se ve afectada cuando se realiza por docentes no capacitados en tutoría clínica en nutrición. Si bien, no hubo diferencias significativas en las calificaciones finales de los estudiantes guiados por docentes capacitados versus los no capacitados, la percepción de los docentes tutores luego de ser capacitados, es que realizarían una mejor tutoría clínica y a la vez los estudiantes mejorarían su rendimiento académico. A su vez, los estudiantes declararon que sus tutores presentaron mejores habilidades académicas que les hicieron factible un mejor desempeño en sus actividades de práctica.

La excelencia en la calidad de la tutoría clínica en nutrición es fundamental para cumplir cabalmente con la misión de las Escuelas de Nutrición y Dietética. La formación de nutricionistas competentes y responsables de brindar bienestar y cuidado integral a los pacientes depende en gran medida de alcanzar excelencia en la formación del cuerpo docente, que sea centrada en el estudiante y con una enseñanza de calidad que promueva el aprendizaje efectivo13.

Es por esto, que el docente tutor, debe ser un agente activo, que acompañe al estudiante y lo ayude en su desarrollo y aprendizaje global. Y que la tutoría clínica en nutrición durante las prácticas profesionales, sea adecuada. Es decir, se debe generar entre los docentes y estudiantes un clima de aprendizaje que respete las idiosincrasias de todos los participantes, generando una relación de confianza, respeto y que permita el reconocimiento y aceptación tanto de debilidades como de fortalezas. Con la finalidad de que, a partir de las debilidades del estudiante, se realice un plan de mejora, en donde se establezcan pasos a seguir, con el fin de que el estudiante aprenda14,15.

Para ello, es necesario que en primera instancia el docente elabore una planificación de la tutoría clínica, es decir, debe contar con herramientas que le permitan desarrollar una planificación pedagógica, la cual ayude a focalizar la atención en la conducción de la tutoría clínica. Además, el tutor tiene que realizar modelo de rol, supervisión, andamiaje, verbalización, exploración y reflexión. También, tiene que evaluar al estudiante, por lo cual requiere aprender herramientas evaluativas, que deben ser planificadas y adaptadas al contexto del profesional nutricionista16.

El feedback que realice el docente a los estudiantes, debe ser enfocado en las tareas y no en la persona (o en su personalidad), específico sobre las conductas o aprendizajes del estudiante y debe estar directamente relacionado con los objetivos de aprendizajes de los estudiantes. De esta manera, se genera en el estudiante la evaluación autodirigida y reflexión. Conduciéndolo así, a sellar conocimientos y aprender17,18.

Por otra parte, es importante mencionar, que para que se lleve a cabo lo anteriormente expuesto es fundamental, la formación del tutor en tutoría clínica en nutrición, de lo contrario, no se generará aprendizaje significativo en el estudiante19.

La realización de tutoría clínica en nutrición, es una actividad compleja, por lo que la existencia de un docente capacitado en tutoría clínica en nutrición es fundamental, a la hora de educar a los estudiantes que cursan sus prácticas clínicas y formar futuros nutricionistas competentes.

Además, a raíz de los resultados obtenidos surge la necesidad de formar a docentes en tutoría clínica en nutrición, ya que, como se puede evidenciar en la entrevista en profundidad realizada a los docentes tutores, la mayoría señaló no tener formación académica en tutoría clínica en nutrición. Considerando lo anterior y lo importante que es para nuestros estudiantes tener una docencia tutorial efectiva, tenemos la responsabilidad de formar profesionales nutricionistas capacitados en tutoría clínica en nutrición.

BIBLIOGRAFIA

1. Salas R. Quality in professional development: progress and challenges. Educ Med J 2000; 14(2): 136-147. [ Links ]

2. Rodríguez M, Morera M, García E. The tutor professor in the nursing career. Rev Ciencias Med 2013; 17(5): 146-160. [ Links ]

3. Moreno T. Rethinking educational change. An innovative approach: Andy Hargreaves (Comp.) Educational Profiles J 2005; 27(108): 117-121. [ Links ]

4. Mohammed A. What Makes an Effective Clinical Trainer? Saudi J Kidney Dis Transpl 2011; 22(6): 1229-1235. [ Links ]

5. Solano M, Siles J. The figure of the tutor in the internship process in the Nursing Degree. Index Nursing 2013; 22(4): 248-252. [ Links ]

6. Sánchez, I. The academic career of clinical teachers. Rev Med Chile 2009; 137(8): 1113-1116. [ Links ]

7. Álvarez P, González M. Analysis and conceptual assessment on the modalities of university tutoring in the European Higher Education Area. Rev Interuniversitaria Formación del Profesorado 2008; 22(1): 21-48. [ Links ]

8. Hidalgo-Rivera J, Cárdenas-Jiménez M, Rodríguez-Jiménez S. The clinical tutor: A look at the students of Nursing and Obstetrics. Nursing Univ 2013; 10(3):92-97. [ Links ]

9. Triviño X, Sirhan M, Moore P, Reyes C. Education training for clinical medicine teachers. Rev Med Chile 2009; 137(11): 1516-1522. [ Links ]

10. Castillo S, Vessoni RD. The tutor-student relationship in clinical practices and its influence on the nursing student's training process. Educare 2007 21; 38: 1-7. [ Links ]

11. Labraña AM, Durán E, Asenjo G, Hansel G. Curriculum based on competencies for the Nutrition and Dietetics Career of the University of Concepción. Rev Chil Nutr 2010; 37(3): 302-327. [ Links ]

12. Sánchez I. The academic career of the Clinical Professor of Medicine. Rev Méd Chile 2009; 137(8): 1113-1116. [ Links ]

13. Skeff K, Stratos G. Clinical teaching Program. California Estados Unidos: Standford University Medical Center, 2014 octubre. [ Links ]

14. Gormaz C, Brailovsky C. Development of Clinical Reasoning in Medicine. Rev Docencia Universitaria 2012; 10: 177-199. [ Links ]

15. Mann K, Gordon J, MacLeod A. Reflection and reflective practice in Health professions education: a systematic review. Adv Health Sci Edu 2009; 14: 595-621. [ Links ]

16. Griffiths K. Personal coaching: A model for effective learning. J Learning Design 2005; 1 (2): 55-65. [ Links ]

17 Durante E. Teaching in the clinical environment: principles and methods. Rev Docencia Universitaria 2012; 10:149-175. [ Links ]

18. Cid A, Pérez A, Sarmiento J. The tutorial in the Practicum. Review of the literature. Rev Educación 2011; 354: 127-154. [ Links ]

19. Fornells J, Juliá X, Arnau J, Martínez-Carretero J. Feedback in medical education. Edu Med. 2008; 11 (1): 7-12. [ Links ]

Recibido: 26 de Mayo de 2018; Revisado: 07 de Agosto de 2018; Aprobado: 31 de Octubre de 2018

Dirigir correspondencia a: Caterina Tiscornia G. Escuela de Nutrición y Dietética, Universidad Finis Terrae. Dirección. Av. Pedro de Valdivia N° 1509. Teléfono: +56 985027142. E-mail: ctiscornia@uft.d

Creative Commons License This is an Open Access article distributed under the terms of the Creative Commons Attribution License, which permits unrestricted use, distribution, and reproduction in any medium, provided the original work is properly cited.