SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.68 issue3Actitud frente a la depresión de los nuevos obstetras ginecólogos: Una encuesta nacional author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

Share


Revista chilena de obstetricia y ginecología

Print version ISSN 0048-766XOn-line version ISSN 0717-7526

Rev. chil. obstet. ginecol. vol.68 no.3 Santiago  2003

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-75262003000300015 

REV CHIL OBSTET GINECOL 2003; 68(3): 275-276

Riesgo de muerte perinatal asociado a trabajo de parto en un
embarazo de término sin complicaciones, con antecedentes
de una operación cesárea

Gordon C.S. Smith, MD, PhD, Jill P. Pell, MD, Alan D. Cameron, MD, Richard Dobbie, BSe: JAMA 2002;287(287)

Resumió: Dra. Claudia Campanella Ravera


El aumento de la cesárea es causa de gran interés en casi todos los países desarrollados. El número de estrategias que se han propuesto para su reducción, incluye la realización de una prueba de trabajo de parto en pacientes con antecedentes de una operación cesárea.

Estudios observacionales sugieren que en estas pacientes, la prueba de trabajo de parto se asoció a un aumento del riesgo de ruptura uterina y a un mayor riesgo de muerte perinatal en partos prematuros (entre 28-36 semanas) y en nalgas, sin embargo, no existen datos sobre su asociación al riesgo de muerte perinatal en embarazo de término no complicados.

El siguiente estudio no es un estudio a gran escala sobre los riesgos absolutos y relativos de muerte perinatal entre mujeres con antecedentes de cesárea, pero sí con embarazos de término no complicados.

Como objetivo se plantea determinar el riesgo de muerte perinatal (muerte fetal intraparto o muerte neonatal), sin relación a anormalidades congénitas, entre mujeres con embarazo de término no complicado que se someten a prueba de trabajo de parto después de una operación cesárea, y compararla tanto con aquellas mujeres que tienen planeado repetirla, como también con nulíparas y multíparas con embarazos de término sin antecedentes de una cesárea que no tienen planteada esta intervención. Se definió como Prueba de Trabajo de Parto a la obtención de un parto vaginal o a la cesárea de urgencia (no planificada) que ocurriera a las 37 o sobre las 37 semanas de embarazo, en mujeres con antecedentes de una cesárea.

Para ello se diseñó un estudio poblacional retrospectivo de cohorte con datos obtenidos a partir del Registro de Morbilidad Escocés (SMR2) e investigación de muertes perinatales en Escocia entre el 1 de enero de 1992, y el 31 de diciembre de 1997.

La población estudiada consideró todos los nacimientos en Escocia durante el período de tiempo ya señalada y los criterios de exclusión fueron: embarazo múltiple, presentación no cefálica, nacimiento fuera del rango 37-43 semanas, muerte perinatal por anormalidad congénita, muerte fetal anteparto y nacimiento por cesárea programada, excepto entre mujeres con antecedentes de un cesárea en el embarazo anterior.

La población estudiada constó de un total de 313.238 nacimientos únicos entre 37 y 43 semanas de gestación con fetos en presentación cefálica; 15.515 mujeres con antecedentes de una cesárea sometida a trabajo de parto; 9.014 mujeres con antecedentes de una cesárea que planificaron su repetición; 137.160 nulíparas y 151.549 multíparas sin antecedentes de cesárea sin planes de realizarse dicha intervención.

Como resultados se obtuvo que, entre las mujeres con antecedentes de una cesárea anterior sometidas a trabajo de parto, la mortalidad perinatal fue de 12,9 por cada 10.000 mujeres; esto es aproximadamente 11 veces más el riesgo que tienen aquellas mujeres con cesárea programada (mortalidad perinatal de 1,1 por cada 10.000 mujeres), y más de 2 veces el riesgo que tienen las multíparas que no planearon esta intervención (mortalidad perinatal de 5,9 por cada 10.000 mujeres). La mortalidad perinatal fue similar entre nulíparas y multíparas sin cesáreas programada (9,8 y 5,9 por cada 10.000 mujeres respectivamente).

La asociación no fue explicada por diferencias en estatura materna, hábito tabáquico, estatus socioeconómico, edad, crecimiento fetal o edad gestacional al momento de nacimiento.

Las muertes perinatales tuvieron diferentes causas entre los 4 grupos; al comparar los grupos de multíparas sometidas a trabajo de parto, el riesgo de muerte perinatal por causa mecánica (incluyendo rotura uterina) en mujeres con antecedentes de una cesárea, es 8 veces mayor que en el otro grupo de multíparas y, además, el riesgo de mortalidad perinatal por asfixia intraparto es al menos 3 veces mayor en el grupo con antecedentes de cesárea vs el otro grupo de multíparas. En las pacientes nulíparas, la mortalidad perinatal está dada fundamentalmente por asfixia intraparto.

Como conclusión se obtiene que el riesgo absoluto de muerte perinatal asociado a trabajo de parto en mujeres con antecedentes de una cesárea es bajo (20/15.515), sin embargo, el riesgo fue significativamente mayor que en aquellas mujeres en que se programó la cesárea (1/9014), y el marcado exceso se explicaría por ruptura uterina, comparado con otras mujeres en trabajo de parto.

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License