SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.70 issue5ULTRASONIDO Y CÁNCER DE OVARIO: CARACTERIZACIÓN SUBJETIVARECOMENDACIONES DE TRATAMIENTO EN LA MENOPAUSIA author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

Share


Revista chilena de obstetricia y ginecología

Print version ISSN 0048-766XOn-line version ISSN 0717-7526

Rev. chil. obstet. ginecol. vol.70 no.5 Santiago  2005

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-75262005000500010 

  REV CHIL OBSTET GINECOL 2005; 70(5): 332-339

Documentos

 

SARCOMAS UTERINOS: MANEJO ACTUAL

 

José Solis C.1, 2

1Unidad de Radioterapia Oncológica, Servicio de Oncología, Hospital Carlos Van Buren, Valparaíso. 2Cátedra de Oncología, Escuela de Medicina, Facultad de Medicina, Universidad de Valparaíso.


RESUMEN

Sarcomas uterinos son un grupo raro, heterogéneo y agresivo de neoplasias que conduce frecuentemente a una diseminación y muerte temprana. En ausencia de trabajos prospectivos randomizados fase III las recomendaciones de tratamiento para pacientes con sarcoma uterino son basadas en resultados de estudios retrospectivos lo que dificulta su manejo clínico. El tratamiento principal es la cirugía, teniendo los tratamientos adyuvantes un rol controversial. La presente revisión analiza estudios clínico-patológicos, factores pronósticos y el manejo actual de sarcomas uterinos.

PALABRAS CLAVES: Sarcoma uterino, tumores mesodérmicos mixtos, leiomiosarcoma, sarcoma estroma endometrial, manejo

SUMMARY

Uterine sarcomas are a rare and heterogeneous group of neoplasm, with an aggressive behavior leading to an early dissemination and death. In the absence of phase III, prospective randomized studies, treatment recommendations for patients with uterine sarcoma must be based on the results of retrospective studies making their management difficult. The principal treatment is surgery with a controversial role of the adjuvant therapy. The present review analyzes clinic-pathologic studies, prognostic factors and current management of uterine sarcomas.

KEY WORDS: Uterine sarcomas, leiomyosarcomas, endometrial stromal sarcomas, mixed mesodermal tumors, management


INTRODUCCIÓN

Sarcomas uterinos son tumores poco frecuentes que representan menos del 3% de todos los cánceres del tracto genital femenino y entre 3-7% de todos los cánceres del cuerpo uterino (Tabla I) (1). Representan un grupo heterogéneo de neoplasias que se desarrollan del miometrio (leiomiosarcomas) y desde la mucosa uterina (sarcomas del estroma endometrial y sarcomas mesodérmicos mixtos) (2). Tienen un pronóstico pobre con una sobrevida global en general menor del 50% a 2 años, incluso en etapas tempranas de la enfermedad (3,4,5). Debido a la rareza de este tumor, así como también a su diversidad patológica no existen estudios prospectivos randomizados fase III, por lo que las recomendaciones de tratamiento deben ser basadas en revisiones retrospectivas de pequeñas series, lo que asociado a su mal pronóstico hacen difícil su manejo clínico.


El propósito de este documento es revisar características clínico patológicas, factores pronósticos y tratamiento de los principales subtipos de sarcoma uterino.

Tumores mesodermicos mixtos o carcinosarcomas (Tabla II)


Es uno de los tipos más frecuentes de sarcoma uterino. Tinkler y cols (4) observaron 82 pacientes con sarcoma uterino, con un 48% de tumores mesodérmicos mixtos. Un 43% recibió radioterapia postoperatoria. Se observaron 7% de fallas pelvianas exclusivas, 15% de fallas a distancia exclusiva, 70% de falla local y a distancia y 15% desconocido.

EL GOG realizó una evaluación clínico patológica de sarcomas uterinos etapa I y II (6). La cirugía consistió en histerectomía extrafacial, salpingo-ooforectomía bilateral, linfadenectomía pelviana y para-aórtica selectiva. Ingresaron 453 pacientes de los cuales un 66,4% fueron tumores mesodérmicos mixtos (167 homólogos y 134 heterólogos). Se administró radioterapia en un marco no controlado. Se registró citología peritoneal positiva, metástasis anexiales, ganglionares pelvianas y para-aórticas en el 20%, 12%, 15% y 7,8%, respectivamente. El 5% tuvo metástasis ganglionares pelvianas y para-aórticas. El 20% de los pacientes con etapas clínicas I-II fueron reasignados por los hallazgos quirúrgicos a etapas III-IV. La sobrevida libre de progresión a 3 años para tumores homólogos y heterólogos fue de 55% y 43%, respectivamente. La proporción de recurrencia fue de 53%, con un 44% para homólogos y 63% heterólogos. Se observó recurrencia en pelvis en 19% para homólogos y 24% para heterólogo. Los factores relacionados a intervalo libre de progresión fueron invasión ganglionar, tipo celular invasión de anexos y grado de sarcoma.

Salazar y cols (7,8) analizaron 73 pacientes con sarcoma uterino, de los cuales un 60% fueron tumores mesodérmicos mixtos. La cirugía más común fue histerectomía total y salpingo-ooforectomía. Un 28,7% recibió radioterapia postoperatoria. La sobrevida global a 5 años para tumores mesodérmicos mixtos fue de 30%. El 100% de pacientes tratados con cirugía exclusiva fallaron versus 59% cuando se agregó radioterapia adyuvante. El 96% falló fuera de la pelvis. En pacientes etapa I que fallaron con cirugía exclusiva el 70% tuvo falla pelviana versus 14% cuando fue tratado con radioterapia postoperatoria.

Livi y cols (9) observaron 141 pacientes con sarcomas uterinos con un 30% de carcinosarcomas. La mayoría recibió histerectomía abdominal total y salpingo-ooforectomía bilateral. Radioterapia postoperatoria fue dada a 45%. La sobrevida causa específica a 5 años de tumores mesodérmicos mixtos fue de 22%. Tratamiento postoperatorio disminuyó significativamente la recurrencia local (p=0,0008), pero no afecto sobrevida global.

Knocke y cols (10) informaron los resultados de 72 pacientes con sarcoma uterino con un 39% de carcinosarcomas tratados con radioterapia postoperatoria. La sobrevida específica de enfermedad y control local a 5 años fue de 54,9% y 72,4%, respectivamente. Un 36% desarrollaron recurrencia siendo un 7% recurrencias pelvianas exclusivas, 14% pelviana asociado a metástasis a distancia y 14% metástasis a distancia exclusiva.

Chauveinc y cols (11) informaron la experiencia de 73 pacientes con sarcoma uterino con un 31,5% de tumores mesodérmicos mixtos. La cirugía más común fue histerectomía abdominal total, salpingo-ooforectomía bilateral y linfadenectomía pelviana. Radioterapia mejoró control local (p<0,005), pero no mejoró sobrevida global.

Ferrer y cols (12) revisaron 103 pacientes con sarcoma uterino con un 39% de carcinosarcomas. La cirugía más frecuente fue histerectomía total con salpingo-ooforectomía bilateral. Radioterapia fue administrada postoperatoriamente en 55 casos. El 84% de las fallas fueron loco-regionales (14 con radioterapia y 32 sin radioterapia).

Yamada y cols (13) informaron la experiencia de 62 pacientes con carcinosarcoma. La cirugía consistió en histerectomía abdominal total, salpingo-ooforectomía bilateral y alguna combinación de omentectomía, linfadenectomía pelviana o para-aórtica y lavado peritoneal. Un 32% recibió radioterapia adyuvante. Se registraron metástasis ganglionares pelvianas y para-aórticas en el 31% y 15%, respectivamente. Se informaron metástasis en el 20% de pacientes con omentectomía. Factores asociados a enfermedad extra uterina incluyeron invasión vascular linfática y profundidad de invasión miometrial. El 42% de las recurrencias tuvieron un componente extrapelviano. Radioterapia adyuvante pelviana se asoció a disminución de recurrencias pelvianas. Quimioterapia no produjo beneficios en recurrencias ni en sobrevida global. La extensión de la enfermedad patológica tuvo un impacto significativo en sobrevida libre de enfermedad y sobrevida global.

Knocke y cols (14) informaron la experiencia de 63 pacientes con carcinosarcoma referidos a radioterapia exclusiva o postoperatoria. Un 48% se realizó histerectomía abdominal total, salpingo-ooforectomía bilateral. La sobrevida global, sobrevida específica de enfermedad, control local y control a distancia a 5 años fue de 52,9%, 57,5%, 83,4% y 70,8%, respectivamente. Con radioterapia adyuvante un 2% tuvieron recurrencia locales exclusivas, un 6% local y a distancia y 22% a distancia exclusiva.

Menczer y cols (15) informaron la experiencia de 49 carcinosarcomas. Los pacientes recibieron histerectomía abdominal total asociado a salpingo-ooforectomía bilateral. El 83,7% recibió tratamiento adyuvante que consistió en quimioterapia exclusiva, radioterapia pelviana o quimioterapia seguido de radioterapia pelviana. El grupo con quimioterapia exclusiva tuvo una mayor proporción de recurrencias (p=0,04). Controlado por etapa, tratamiento secuencial fue asociado a una disminución en mortalidad comparado con quimioterapia (p=0,049).

Manolitsas y cols (16) realizaron un estudio prospectivo de 38 pacientes con carcinosarcoma etapa I-II. La cirugía consistió en histerectomía abdominal total, salpingo-ooforectomía bilateral, lavado peritoneal, biopsia de omento y muestreo ganglionar selectivo. Todos recibieron radioterapia adyuvante. Pacientes etapa I recibieron 4 ciclos de cisplatino y epirubicina, mientras que pacientes más avanzados recibieron 6 ciclos. El tratamiento adyuvante fue dado como sándwich, los primeros 2 ciclos de quimioterapia fueron dados seguidos de radioterapia y los otros ciclos de quimioterapia en forma posterior. Se desarrolló recurrencia en 38%. Toxicidad relacionada al tratamiento fue experimentado en 21% de los pacientes, pero solamente 1 paciente fue grado 3. La sobrevida global fue de 74%. No hubo recidiva pelviana exclusiva, 3 pacientes tuvieron recidiva pelviana y a distancia, 5 recidivaron en peritoneo y 2 en pulmón.

Gerszten y cols (17) realizaron una revisión retrospectiva de 60 pacientes con carcinosarcoma tratados con cirugía, recibiendo el 48% radioterapia adyuvante. Radioterapia postoperatoria disminuyó el riesgo de recurrencia local (p=0,055). La sobrevida global a 5 años en pacientes etapa I-II con radioterapia adyuvante versus cirugía exclusiva fue de 83% y 50%, respectivamente (p=0,02).

Malpus y cols (18) observaron mejoría en sobrevida causa especifica para pacientes con etapa I y II que recibieron radioterapia pelviana comparado con pacientes no irradiados (p=0,001).

Kanjeekal y cols (19) realizaron una revisión sistemática de la literatura sobre tratamiento sistémico de sarcoma uterino avanzado concluyendo que los agentes únicos de primera línea más activos para carcinosarcomas fueron cisplatino (RR 19%) e ifosfamida (RR 39%). La combinación de ambos resultó en una mayor tasa de respuesta (54% versus 39%) y un pequeño incrementó en sobrevida libre de progresión comparado a ifosfamida exclusiva, pero con una mayor toxicidad y sin aumento en sobrevida global.

Leiomiosarcomas uterinos (Tabla III)


Tinkler y cols (4) informaron la experiencia de 84 pacientes con sarcoma uterino, con un 32% de leiomiosarcomas. El 82% se realizó histerectomía abdominal total y salpingo-ooforectomía bilateral. Treinta y cinco pacientes recibieron radioterapia postoperatoria. La mediana de sobrevida fue de 18 meses, con una sobrevida global a 5 años de 32%. Ningún paciente presentó recurrencia pelviana exclusiva, observando metástasis a distancia exclusiva y asociada a recurrencia pelviana en un 17% y 78%, respectivamente. Los sitios de metástasis más comunes fueron pulmón 48%, hígado 26% y hueso 7%.

Major y cols (6) informaron un estudio clínico patológico de sarcomas uterinos etapas I-II activado por el GOG en el cual a los pacientes se les realizó histerectomía abdominal total, salpingo-ooforectomía bilateral, linfadenectomía pelviana y para-aórtica selectiva. Radioterapia postoperatoria quedó a discreción del tratante. Se recopilaron 453 pacientes con sarcoma uterino, con un 13% de leiomiosarcomas. Se informaron metástasis ganglionares, anexiales y citología peritoneal positiva en el 3,5%, 3,5% y 5,3%, respectivamente. Sólo un 13,6% recidivó en pelvis exclusiva y un 40,7% en pulmón. El intervalo libre de progresión a 3 años fue de 31%. El único factor pronóstico de intervalo libre de progresión en el análisis multivariable fue índice mitótico (p=0,03).

Salazar y cols (7,8) observaron 20 leiomiosarcomas de los cuales un 90% recibió cirugía exclusiva y un 10% cirugía asociada a radioterapia. La sobrevida global a 5 años fue de 63%. La proporción de falla global fue de 35%, observando fallas pelvianas exclusivas en el grupo tratado con cirugía en solo 10% y metástasis pulmonares exclusivas en el 15%. Casi el 50% de las fallas ocurrieron tanto en pelvis como a distancia.

Livi y cols (9) informaron la experiencia de 141 pacientes con sarcoma uterino, con un 51% de leiomiosarcomas. La sobrevida global a 5 años fue de 18,8%. Radioterapia postoperatoria redujo significativamente las recurrencias locales (p=0,0008) pero no aumento sobrevida global.

Knocke y cols (10) informaron de 72 casos de sarcoma uterino con un 42% de leiomiosarcomas. Un 85% recibió radioterapia postoperatoria. La sobrevida global, sobrevida específica de enfermedad y control local a 5 años fue de 49,4%, 52% y 76%, respectivamente. Un 37% desarrollaron recurrencias, registrándose en pelvis exclusiva en 3,3%, pelvis y a distancia en 13% y a distancia exclusiva 20%.

Giuntoli y cols (21,22) informaron la experiencia de 208 leiomiosarcomas uterinos. Se realizó histerectomía simple en 93%, con preservación de ovarios en el 14% y linfadenectomía en el 17%. Un 16% recibió quimioterapia y un 17% radioterapia adyuvante. Los factores pronósticos que afectaron sobrevida específica de enfermedad en análisis multivariable fueron grado mayor y etapa avanzada. Adicionalmente evaluaron el efecto de radioterapia adyuvante, preservación de ovarios y muestreo ganglionar con un estudio caso control. Radioterapia adyuvante redujo significativamente el riesgo de recurrencia pelviana (p=0,011), sin afectar sobrevida global. No se observaron diferencias en sobrevida específica de enfermedad y riesgo de recurrencia entre el grupo con preservación de ovarios y el grupo control. No se evidenciaron diferencias entre sobrevida específica de enfermedad entre el grupo con muestreo ganglionar versus grupo de observación.

Dinh y cols (23) informaron la experiencia de 27 pacientes con leiomiosarcoma uterino. Cirugía inicial incluyó histerectomía abdominal total, salpingo-ooforectomía bilateral. Se produjo recurrencia en 16 pacientes. Los sitios de metástasis fueron: pulmón exclusivo 37%, abdomen y pelvis 15% y múltiples sitios en 41%. La sobrevida global a 5 años fue de 42%. Análisis multivariable confirmó la asociación con cito reducción quirúrgica óptima y aumento de sobrevida (p < 0,0014).

Leitao y cols (24) realizaron una revisión de 275 casos con leiomiosarcoma uterino. Un 39,3% tuvo ooforectomía y un 13,5% se realizó muestreo ganglionar. Sólo un 8,1% de los pacientes presentó metástasis linfáticas presentándose en pacientes con ganglios clínicamente sospechosos. Citología maligna de líquido peritoneal y metástasis ováricas fueron observadas en 4,9% y 3,7%, respectivamente. En el 50% las metástasis ováricas fueron microscópicas con enfermedad macroscópicamente confinada al útero.

Pellanda y cols (25) informaron 80 pacientes con leiomiosarcoma, todos operados. Un 68% recibió radioterapia postoperatoria. La proporción de sobrevida global y sobrevida libre de enfermedad a 5 años fue de 51% y 37%, respectivamente. Cerca de un 50% desarrolló enfermedad metastásica a distancia. Sus datos indican que la radioterapia adyuvante no pareció afectar sobrevida global, control loco regional ni local.

Kanjeekal y cols (19) realizaron una revisión sistemática de quimioterapia para sarcoma uterino avanzado en donde observaron que agentes únicos de quimioterapia de primera línea (cisplatino, topotecan, paclitaxel, etc.) en leiomiosarcoma avanzado mostraron pobre respuesta entre 0-17% y la combinación de quimioterapia (doxorubicina/ciclofosfamida, doxorubicina/ifosfamida) tuvo respuesta entre 18-30%, pero asociado a mayor toxicidad. En tratamiento de quimioterapia de segunda línea se han informados series pequeñas con tratamientos combinados (gemcitabina/docetaxel) con respuestas de hasta 53%.

Gershenson y cols (20) informaron que el cisplatino fue inactivo en pacientes con leiomiosarcoma metastático.

Sarcomas del estroma endometrial (Tabla IV)


Tinkler y cols (4) informaron la experiencia de 84 sarcomas uterinos con un 14% de sarcomas del estroma endometrial, con una sobrevida actuarial a 5 años de 52%. Ningún paciente tuvo metástasis pelvianas exclusivas, un 6% tuvieron metástasis a distancia exclusivas y un 67% tuvieron metástasis pelvianas y a distancia. Los sitios de metástasis a distancia más comunes fueron metástasis pulmonares en un 25% y hepáticas en 8%.

Livi y cols (9) informaron la experiencia de 141 pacientes con sarcoma uterino, con un 16% de sarcomas del estroma endometrial con una sobrevida global a 5 años de 62%. Radioterapia adyuvante disminuyó significativamente recurrencias locales (p=0,0008) pero no aumentó sobrevida global.

Ferrer y cols (12) informaron la experiencia de 103 pacientes con sarcoma uterino, con un 16,5% de sarcomas del estroma endometrial, con un intervalo libre de enfermedad loco regional, intervalo libre de enfermedad y sobrevida global específica a 5 años fue de 81,4%, 81,4% y 88,2%, respectivamente.

Weitmann y cols (26) informaron la experiencia de 21 pacientes con sarcomas del estroma endometrial. En el 33,3% se realizó histerectomía radical modificada, 53,3% histerectomía abdominal total, 29% con salpingo-ooforectomía bilateral. Un 95,2% recibió radioterapia externa a pelvis y un 81% recibió braquiterapia. La sobrevida actuarial y sobrevida específica de enfermedad a 5 años fue de 63,4% y 80,9%, respectivamente. El control local y a distancia a 5 años fue de 93,8% y 80,9%, respectivamente. Se observaron metástasis exclusivas en el 10% y asociada a recurrencia pelviana en el 5%.

Riopel y cols (27), informaron la experiencia de 15 pacientes operados por sarcoma del estroma endometrial de bajo grado. Todos tuvieron muestreo ganglionar. Se observó un 60% de recurrencia siendo todas pelvianas o abdominales. Un 33,3% tuvo en algún momento de su evolución metástasis ganglionares.

Kanjeekal y cols (17) realizaron una revisión sistemática de la literatura sobre el tratamiento sistémico para sarcoma uterino avanzado, observando que existe solo un pequeño trabajo fase II en sarcoma del estroma endometrial con ifosfamida que demostró una respuesta 33% para tratamiento primera línea.

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES

Sarcomas uterinos es una neoplasia maligna uterina heterogénea, rara y agresiva, que produce frecuentemente metástasis a distancia que son la mayor razón de su menor proporción de sobrevida global comparado con otras malignidades uterinas. En ausencia de estudios prospectivos randomizados fase III las recomendaciones de tratamiento se basan en resultados de revisiones retrospectivas. La histerectomía abdominal total asociado a salpingo-ooforectomía bilateral es el tratamiento principal porque da una etapificación exacta, permite un estudio patológico de factores pronósticos que identifica pacientes de alto riesgo candidatos a tratamientos adyuvantes y podría ser curativa principalmente en etapas tempranas de la enfermedad.

En el caso de tumores mesodérmicos mixtos debido a la alta proporción de citología peritoneal positiva, metástasis anexiales, peritoneales y ganglionares, el tratamiento quirúrgico debiera incorporar lavado peritoneal, omentectomía y linfadenectomía principalmente pelviana (6, 13). En pacientes con etapa I y II tratados con radioterapia adyuvante se ha observado mejor control local (7, 8, 9, 11, 12, 13, 17) y sobrevida causa específica (18), siendo su rol en sobrevida global controversial.

Leiomiosarcomas uterinos presentan una baja proporción de metástasis ganglionares, anexiales y citología peritoneal positiva (6, 24). Por lo anterior no estaría indicado muestreo ganglionar en pacientes con enfermedad macroscopicamente confinada al útero, sólo considerando biopsia de adenopatías clínicamente sospechosas. No es recomendable una repetición del procedimiento quirúrgico por el sólo propósito de evaluación ganglionar (24). Debido a la baja proporción de metástasis microscópicas en ovarios (6, 24), asociado a un beneficio incierto de ooforectomía (18, 19, 24), no es recomendable la salpingo-ooforectomía bilateral rutinaria en pacientes pre-menopausicas las cuales deseen preservar su función ovárica (18, 19, 24). En cambio en mujeres post-menopausicas la preservación de ovarios no debería ser recomendada para pacientes que se realizarán histerectomía. En pacientes con etapa I y II la radioterapia adyuvante aumento control local (9, 21, 22), pero no pareció afectar sobrevida global (9, 21, 22, 25).

En sarcomas del estroma endometrial parece ser que los mejores resultados se lograrían con histerectomía abdominal y salpingo-ooforectomía bilateral asociado a radioterapia adyuvante (26), principalmente en aquellos pacientes en los que no se realizó linfadenectomía por la alta proporción de metástasis ganglionares observadas en algún momento de su evolución (27).

En el caso de pacientes médicamente inoperables, con enfermedad avanzada o recurrente las alternativas terapéuticas consisten en radioterapia paliativa exclusiva (7,8) o quimioterapia paliativa (19).

Análisis basado en evidencia de opciones de quimioterapia para sarcoma uterino es limitado por la ausencia de un adecuado número de estudios controlados bien diseñados y porque los primeros estudios no evaluaron las diferencias de respuesta basados en los diferentes subtipos histológicos. Es razonable ofrecer quimioterapia paliativa a pacientes con enfermedad médicamente inoperable, avanzada o recurrente que sean sintomáticas seleccionándolos por estado general, comorbilidad asociada y edad.

Aunque Bodin y cols (28) demostraron la expresión de receptores de estrógeno en 57% y de progesterona en 43% de leiomiosarcomas uterinos, no hay evidencia suficiente para comentar el rol de agentes hormonales en el tratamiento de sarcomas uterinos.

Parece lógico el tratamiento adyuvante multimodal con radioterapia minimizando recurrencia local y quimioterapia disminuyendo la conocida alta proporción de diseminación tumoral subclínica. Es interesante el desarrollo de nuevos esquemas de quimioterapia (docetaxel, gemcitabina, temozolamida), tratamientos hormonales y marcadores moleculares como blancos de tratamiento como inhibidores de tirosinkinasa que se han usado en tumores del estroma gastrointestinal (29). Los resultados de los trabajos fase III EORTC 55874 evaluando el rol de radioterapia adyuvante en etapa I y II y el GOG 150 en el cual pacientes óptimamente operados son randomizados postoperatoriamente a radioterapia abdomen total o quimioterapia son esperados.

 

BIBLIOGRAFÍA

1. Olah KS, Gree H, Blunt S et al. Retrospective analysis of 318 cases of uterine sarcoma. Eur J Cancer 1991; 27: 1095-1099.         [ Links ]

2. Kempson R, Bari W. Uterine Sarcomas: Classification, diagnosis and prognosis. Hum Pathol 1970; 1: 331-49.         [ Links ]

3. Marchese MJ, Liskow AS, Crum CP, McCaffrey RM, Frick HC. Uterine Sarcomas: A clinicopathologic study, 1965-1981. Gynecol Oncol 1984; 18: 299-312.         [ Links ]

4. Tinkler SD, Cowie VJ. Uterine Sarcoma: a review of the Edinburgh experience from 1974 to 1992. Br J Radiology 1993; 66: 998-1001.         [ Links ]

5. Olah KS, Dunn JA, Gee H. Leiomyosarcomas have a poorer prognosis than mixed mesodermal tumours when adjusting for known prognostic factors: The results of a retrospective study of 423 cases of uterine sarcomas. Br J Obstet Gynaecol 1992; 99: 590-594.         [ Links ]

6. Major FJ, Blessing JA, Silverberg SG, Morrow P, Creasman W, Currie J et al. Prognostic Factors in Early-Stage Uterine Sarcoma. A Gynecologic Oncology Group Study. Cancer 1993; 71: 1702-09.         [ Links ]

7. Salazar O, Bonfiglio T, Patten S, Keller B, Feldstein M, Dunne M et al. Uterine Sarcomas. Natural History, Treatment and Prognosis. Cancer 1978; 42: 1152-60.         [ Links ]

8. Salazar O, Bonfiglio T, Patten S, Séller B, Feldstein M, Dunne M et al. Uterine Sarcomas. Análisis of failures with special emphasis on the use of adjuvant radiation therapy. Cancer 1978; 42: 1161-70.         [ Links ]

9. Livi L, Paiar F, Shah N, Blake P, Villanucci A, Amunni G. Uterine Sarcoma: Twenty-seven years of experience. Int J Rad Oncol Biol Phys 2003; 57(5): 1366-73.         [ Links ]

10. Knocke T, Kucera H, Dorfler D, Pokrajac B, Potter R. Results of postoperative radiotherapy in the treatment of the sarcoma of the corpus uteri. Cancer 1998; 83: 1972-79.         [ Links ]

11. Chauveinc L, Deniaud E, Plancher C, Sastre X, Amsani F. Uterine Sarcomas: The Curie Institut Experience. Prognosis factors and adjuvant treatments. Gynecol Oncol 1999; 72: 232-37.         [ Links ]

12. Ferrer F, Sabater S, Farrus B, Guedea F, Rovirosa A, Anglada LL. Impact of radiotherapy on local control and survival in uterine sarcomas: A retrospective study from The Grup Oncologic CATALA-OCCITA. Int J Rad Oncol Biol Phys 1999; 44(1): 47-52.         [ Links ]

13. Yamada D, Burger R, Brewster W, Anton D, Kohler M, Monk B. Pathologic variables and adjuvant therapy as predictors of recurrente and survival for patients with surgically evaluated carcinosarcoma of the uterus. Cancer 2000; 88: 2782-6.         [ Links ]

14. Knocke T, Wetmann H, Kucera H, Kolbl H, Pokrajac B, Potter R. Results of primary and adjuvant radiotherapy in the treatment of mixed mullerian tumors of the corpus uteri. Gynecol Oncol 1999; 73: 389-95.         [ Links ]

15. Menczer J, Levy T, Piura B, Chetrit A, Altaras M, Meirovitz M. A comparison between different postoperative treatment modalities of uterine carcinosarcoma. Gynecol Oncol 2005; 97: 166-70.         [ Links ]

16. Manolitsas T, Wain G, Williams K, Freidlander M, Hacker N. Multimodality therapy for patients with clinical stage I and II malignant mixed mullerian tumors of the uterus. Cancer 2001; 91: 1437-43.         [ Links ]

17. Gerszten K, Faul C, Kounelis S, Huang Q, Kelley J, Jones MW. The impact of adjuvant radiotherapy on carcinosarcoma of the uterus. Gynecologic Oncology 1998; 68: 8-13.         [ Links ]

18. Malpus KL, Redlin-Frazier, Reed G, Burnett LS, Jones HW. Postoperative pelvic irradiation in early stage uterine mixed mullerian tumors. Europ J Gynaecol Oncol 1998; 19: 541-46.         [ Links ]

19. Kanjeekal S, Chambers A, Fung M, Verma S. Systematic therapy for advanced uterine sarcoma: A systematic review of the literature. Gynecol Oncol 2005; 97: 624-37.         [ Links ]

20. Gershenson DM, Kavanagh JJ, Copeland LJ et al. Cisplatin therapy for disseminated mixed mesodermal sarcoma of the uterus. J Clin Oncol 1987; 5: 618-21.         [ Links ]

21. Giuntoli R, Metzinger D, DiMarco C, Cha S, Sloan J, Keeney G. Retrospective review of 208 patients with leiomyosarcoma of the uterus: prognostic indicators, surgical management and adjuvant therapy. Gynecol Oncol 2003; 89: 460-69.         [ Links ]

22. Giuntoli R, Bristow R. Uterine leiomyosarcoma: present management. Current Op Oncol 2004, 16: 324-27.         [ Links ]

23. Dinh T, Oliva E, Fuller AF Jr, Lee H, Goodman A. The treatment of uterine leiomyosarcoma. Results from a 10-year experience (1990-1999) at the Massachusetts General Hospital. Gynecol Oncol 2004; 92(2): 648-52.         [ Links ]

24. Leitao M, Sonoda Y, Brennan M, Barakat R, Chi D. Incidence of lymph node and ovarian metastases in leiomyosarcoma of the uterus. Gynecol Oncol 2003; 91: 209-12.         [ Links ]

25. Pellenda AF, Ozsahin M, Deniaud-Alexandre E, Krengli M, VanHoutte P, Richetti A et al. Primary uterine leiomyosarcoma: outcome and prognostic factors in eighty consecutive patients. A rare cancer network study (Abstract). Int J Rad Oncol Biol Phys 2001; 51: 336.         [ Links ]

26. Weitmann H, Knocke T, Kucera H, Potter R. Radiation therapy in the treatment of endometrial stromal sarcoma. Int J Rad Oncol Biol Phys 2001; 49(3): 739-48.         [ Links ]

27. Riopel J, Plante M, Renaud MC, Roy M, Tetu B. Lymph node metastases in low-grade endometrial stromal sarcoma. Gynecol Oncol 2005; 96: 402-06.         [ Links ]

28. Bodner K, Bodner-Adler B, Kimberger O et al. Estrogen and progesterone receptor expression in patients with uterine leiomyosarcoma and correlation with different clinicopathological parameters. Anticancer Res 2003; 23: 729-32.         [ Links ]

29. Demetri GD, von Mehren M, Blanke CD et al. Efficacy and safety of imatinib mesylate in advanced gastrointestinal stromal tumors. N Engl J Med 2002; 347: 472-80.         [ Links ]

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License