SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.41 número2Psicopatología en pacientes hospitalizados en un hospital generalDeterioro cognitivo leve: seguimiento de 10 casos índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista chilena de neuro-psiquiatría

versión On-line ISSN 0717-9227

Rev. chil. neuro-psiquiatr. v.41 n.2 Santiago abr. 2003

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-92272003000200004 

Rev Chil Neuro-Psiquiat 2003; 41(2): 111-116

Aneurismas Cerebrales: Caracterización de los datos
encontrados en un protocolo de seguimiento de un
Hospital Regional

Clinical and Epidemiological features of Cerebral Aneurysms in a
Chilean regional hospital

Rogelio Vigueras, Sebastián Vigueras, Francisco Luna

Objective. To determine the clinical characteristics and epidemiology of brain aneurysms from collected data. Material and Methods. A descriptive retrospective study of the protocols of patients with cerebral aneurysms who were operated in the Regional Hospital of Concepción, Chile between August 2000 to February 2002. Results. Of the 38 patients with protocols 2 patients had died. The majority (73,68%) were females. The average age was 48.79 years (DE + 13.67) and the incidence of chronic arterial hypertension was 39,47%. On admission 69.69% had a Glasgow Coma Scale score of 13 or more and 54.83% had a Grade III Hunt and Hess classification. Clinical signs of meningeal irritation were present in 60.52%, and 13.2% had third nerve palsy. Alle aneurysms were located in the anterior circulation. Surgery was performed on average on day 14.95 (DE + 10,04) and the average lenght of stay was 29.74 (DE + 10,21). Finally, 53.57% of the patients had a Karnofsky score of 100. Conclusions. Cerebral aneurysms represent a pathology which has important repercussions for society.

Key words: aneurism, epidemiology, Glasgow Score

Introducción

Los aneurismas cerebrales son conocidos desde el siglo XIX a través de las autopsias realizadas en Europa, principalmente en Inglaterra y Francia, también en EE.UU. y algunas en Noruega. En 1885, Sir Víctor Horsley operó un aneurisma que comprimía el quiasma óptico y ligó las 2 carótidas en el cuello. El paciente falleció algunos años más tarde y la lesión fue descrita como un "gran quiste de sangre" (1). La rotura de un aneurisma, es una de las causas más comunes de muerte súbita (2). Muchos pacientes con Hemorragia subaracnoídea (HSA) mueren antes de llegar al Hospital describiéndose que entre el 20 y el 26% no alcanzan atención médica (2). Esto depende de la oportunidad de su traslado y de las variaciones de establecimientos médicos, en sus niveles de atención. Todavía hay un importante riesgo de muerte para el paciente que llega con vida al hospital y no es raro que puedan ser referidos para atención neuroquirúrgica, aun después de las 48 ó 72 horas de haber presentado el cuadro con signos inequívocos de HSA (3).

La hemorragia subaracnoidea no traumática representa cerca del 5% a 10% de todos los accidentes vasculares cerebrales (4-6). En la literatura podemos encontrar muchas divergencias, sin embargo, se puede decir que la gran mayoría de las hemorragias subaracnoideas no traumáticas se deben a aneurismas cerebrales (7, 8). La incidencia de los Aneurismas cerebrales se ha podido establecer en estudios prospectivos recientes, encontrándose una incidencia de 10,5 por 100.000 personas al año (9). Inagawa no encontró aneurismas intracraneanos en 903 pacientes entre 1 y 29 años de edad y encontró una incidencia de 1.24 % entre los de 60 a 69 años de edad, con predominio del sexo femenino en una proporción de 5:3 (10).

Con el objetivo de orientar las pautas del tratamiento, así como para predecir la evolución de estos pacientes, en 1968, Hunt y Hess hicieron una graduación, que se viene empleando hasta la actualidad, confirmando a través del tiempo lo acertado de ella. Actualmente, existen otras clasificaciones, como son la del Estudio Cooperativo y, más recientemente, la Escala de la Federación Mundial de Neurocirujanos (11).

Numerosos autores han diseñado instrumentos que orienten al estado del paciente al alta (12). El score de Karnofsky describe la capacidad de un individuo para autocuidarse en una escala de puntuación de 0 a 100, donde 100 es la capacidad máxima para autocuidarse y 0 es la muerte (13).

Objetivos

Determinar las características tanto clínicas como epidemiológicas de los Aneurismas cerebrales ingresados a un hospital, a partir de los datos encontrados en los protocolos de seguimiento de estos pacientes. Se determinarán con este propósito el número de fallecidos, sexo, edad, antecedentes mórbidos, Score de Glasgow y Grado de Hunt y Hess, signos clínicos más relevantes, localización más frecuente del aneurisma, días hospitalizados previos a la cirugía, estadía promedio y Karnofsky más frecuente de egreso. Todo lo anterior con la finalidad de tener una visión global de los pacientes hospitalizados por esta patología.

Materiales y métodos

Se realizó un estudio retrospectivo descriptivo, en el cual se revisaron los protocolos de seguimiento de pacientes operados de Aneurismas cerebrales en el Hospital Clínico Regional de Concepción desde agosto del año 2000 hasta febrero del año 2002, encontrándose 38 pacientes ingresados. Se utilizó como criterio de inclusión la presencia del protocolo de seguimiento del paciente. Como criterio de exclusión se utilizó la ausencia de este protocolo o falta de enrolamiento en éste.

Se confirmó la presencia de Aneurisma Cerebral por medio de angiografía convencional y TAC. Desde el punto de vista estadístico se procedió a seleccionar los datos deseados, contabilizarlos, tabularlos y finalmente a analizar los resultados.

Resultados

De un total de 38 protocolos revisados se encontraron 2 pacientes fallecidos (5,26%), uno de los cuales tuvo como complicación una Neumonía aspirativa y el otro tenía como antecedente el haber ingresado con Score de Glasgow igual a 3, además de presentar vaso espasmo. En esta serie predominó el sexo femenino con un 73,68% (28/38) superando ampliamente al masculino, el cual tenía un 26,31% (10/38). La edad promedio fue de 48,79 años de edad (DE + 13.67), destacando el rango de edad entre los 60 y 69 años con el mayor número de pacientes (11) (Tabla 1). Respecto a los antecedentes mórbidos, cabe señalar que el 36,84% (14/38) no presentaba antecedente alguno. La Hipertensión arterial crónica fue encontrada en el 39,47% (15/38) de los casos, seguido por la hemorragia subaracnoidea previa, la cual se presentó en el 18,42% (7/38) (Tabla 2).

Refiriéndonos a los datos encontrados al ingreso, cabe señalar que 5 de los 38 protocolos revisados no tenían Score de Glasgow registrado y 7 no presentaban registrado el grado de Hunt y Hess, por lo cual el análisis se hará sin incluir estos datos. Considerando lo anterior, podemos decir que el 69,69% (23/33) presentó un Score de Glasgow al ingreso mayor o igual a 13 (Tabla 3) y el grado de Hunt y Hess más encontrado fue el III presente en el 54,83% (17/31) de los pacientes. Respecto a los signos clínicos, cabe señalar que los signos meníngeos fueron los más frecuentemente registrados, encontrándose en 23 de los 38 registros (60,52%), seguidos por la afectación del III par (13,2%), la diplopia (10,5%), la Hemiparesia (7,9%) y finalmente la afasia motora y la afectación del sexto par con un 2,6% para ambos. Refiriéndonos a la localización, cabe señalar que el 100% de los aneurismas encontrados en este estudio pertenecían a la circulación cerebral anterior. Dentro de éstos, 8 correspondían a la Arteria Comunicante anterior (21,01%), 15 a la Arteria Carótida Interna (39,47%), 12 a la Arteria Cerebral Media (31,58%) y 3 a la Arteria Comunicante posterior (7,9%) (Figura 1). De los pacientes que presentaban los datos de fecha de la cirugía e ingreso (n=24), podemos decir que la media de días previo a la cirugía fue de 14,95 (DE + 10,04) con un rango de 2 a 38 días. Cabe señalar que el 62,5% (15/24) de los pacientes se intervino quirúrgicamente antes de los 15 días, encontrándose el mayor número de pacientes en el intervalo entre 5 y 9 días (Tabla 4). La estadía promedio de los pacientes que presentaron sus fechas de ingreso y egreso en el protocolo (n=31), fue de 29,74 días (DE + 10,21) con un rango de 10 a 52 días, encontrándose la mayor cantidad de pacientes entre los intervalos que van desde los 10 a los 39 días (Tabla 5). Finalmente, respecto a los datos de egreso, podemos decir que el 50% (15/30) de los pacientes que presentaba la variable en el protocolo (n=30), presentó Karnofsky igual a 100, seguidos por el valor de 90 con un 26,66% (8/30). A los 2 pacientes que fallecieron se les asignó 0 correspondiendo al 6,7% (Tabla 6).


Tabla 1

Distribución de las edades encontradas
por décadas de la vida (n=34)

Rango de edad en años

Número de pacientes

Porcentaje %

<20

0

0

20-29

3

8,8

30-39

5

14,7

40-49

7

20,6

50-59

7

20,6

60-69

11

32,4

70-79

1

2,9

> 80

0

0

TOTAL

34

100


Tabla 2

Antecedentes mórbidos: Número y
porcentaje de pacientes

Antecedentes

mórbidos

Número de pacientes

Porcentaje

Hipertensión arterial crónica

15

39,5

HSA previa

7

18,4

Alcoholismo

1

2,6

Silicosis

1

2,6

Diabetes mellitus

1

2,6

Aneurisma previo

2

5,3

Cefalea crónica

1

2,6

Cáncer de mama

1

2,6

Aneurisma aórtico

2

5,3

Sin antecedentes

14

36,8


Tabla 3

Score de Glasgow al ingreso establecido
en los protocolos (n=33)

Score de Glasgow

Número de pacientes

Porcentaje (%)

3

1

3

4

0

0

5

0

0

6

0

0

7

1

3

8

3

9,1

9

1

3

10

1

3

11

1

3

12

2

6,1

13

7

21,2

14

7

21,2

15

9

27,3


Tabla 4

Tiempo previo a la cirugía

Días Previos cirugía

0-4

3

5-9

7

10-14

5

15-19

1

20-24

4

25-29

1

30-34

2

35-39

1

>40

0


Tabla 5

Tiempo de hospitalización de los pacientes
encontrado en los protocolos (n=31)

Días

hospitalizados

Número
de pacientes

<10

0

10-19

7

20-29

8

30-39

12

40-49

2

50-59

2

>60

0


Tabla 6

Karnofsky de egreso establecido
en el protocolo (n=30)

Karnofsky

Número de pacientes

Porcentaje (%)

0

2

6,7

10

0

0

20

0

0

30

0

0

40

0

0

50

0

0

60

0

0

70

3

10

80

2

6,7

90

8

26,7

100

15

50

 

Figura 1. Localización en porcentaje de los Aneurismas
Cerebrales encontrados.

 

 

Discusión

Esta investigación nos permite por un lado tener una visión más realista y objetiva de la realidad regional respecto a los Aneurismas Cerebrales, y por otro, nos ayuda a conocer de mejor manera esta patología tan importante. También debemos señalar que esta revisión puede ayudar a la formulación de políticas de cuidado o normativas para el manejo de esta patología. Estos resultados, que si bien tienen gran valor epidemiológico, lamentablemente se pueden haber desviado de la realidad, debido a la ausencia del registro de algunos datos establecidos en el protocolo, o bien, la no inclusión de algunas variables dentro del mismo. Como ejemplo de esto, se puede hacer mención de los antecedentes mórbidos, ya que por ejemplo falta un ítem que indique la presencia o no de éstos, por lo cual un protocolo que no tenga establecido alguno de los antecedentes puede significar 2 cosas: la primera, que no tenía antecedente mórbido alguno; o, por otro lado, que no se marcó este ítem. Siguiendo con esto, debemos decir, que los resultados estadísticos que actualmente se están obteniendo y que a futuro se puedan obtener, lamentablemente dependen mucho del grado de motivación que tenga el equipo de médicos que está a cargo de rotular estos datos.

Esta serie nos muestra que los datos rescatados de estos protocolos no se alejan en forma importante de la literatura. Por ejemplo, en esta serie predominó el sexo femenino y el mayor número de casos se concentra en la sexta década de la vida en adelante, como bien lo señala la literatura internacional.

Conclusión

Se puede concluir, de esta investigación, que nuestro gran grupo de riesgo para presentar Aneurismas cerebrales rotos, los cuales llevan a la obligatoriedad de que estos pacientes ingresen a una unidad de Neurocirugía o estén al cuidado de un neurocirujano, son aquellos pacientes de sexo femenino, que se encuentran de la sexta década de la vida en adelante y que sean hipertensas crónicas. Respecto a la clínica de esta patología, podemos decir que es imprescindible buscar los signos de irritación meníngea clásicos al examinar a un paciente con cefalea y/o alteración de conciencia brusca.

Podemos concluir que la HSA producida por la ruptura de un Aneurisma cerebral es una enfermedad devastadora causando pérdida de vidas, déficit neurológico permanente, disminución de la funcionalidad en la vida diaria, gastos inmensos de recursos y pérdida de la productividad económica.

Finalmente, debemos concluir que se debe modificar la hoja de protocolo de seguimiento, con el fin de tener una mejor base de datos para futuras revisiones estadísticas.

Objetivo. Determinar las características clínicas y epidemiológicas de los Aneurismas cerebrales, a partir de los datos encontrados. Materiales y método. Se realizó un estudio retrospectivo descriptivo, en el cual se revisaron protocolos de seguimiento de pacientes portadores de Aneurismas Cerebrales en el Hospital Clínico Regional de Concepción, desde agosto del año 2000 hasta febrero del año 2002, tabulando y analizando los resultados. Resultados. De 38 protocolos revisados, encontramos 2 pacientes fallecidos. Predominó el sexo femenino con un 73,68%, la edad promedio fue 48,79 años (DE + 13.67) y el antecedente mórbido más encontrado fue la hipertensión arterial crónica en un 39,47% de los pacientes. Respecto al ingreso, el 69,69% tenía Score de Glasgow mayor o igual a 13 y el 54,83% tenía grado III de Hunt y Hess. Los signos clínicos más encontrados fueron los de irritación meníngea (60,52%) seguidos por el tercer par. El 100% de los aneurismas se ubicó en la circulación anterior. La media de días previos a la cirugía y de días de hospitalización de los pacientes fue de 14,95 (DE + 10,04) y 29,74 días (DE + 10,21) respectivamente. Finalmente el 50% de los pacientes presentó Karnofsky de egreso igual a 100. Conclusión. Los aneurismas cerebrales son una patología de gran importancia por las repercusiones que tiene tanto para el paciente como para la sociedad.

Palabras clave: Aneurisma, Score de Glasgow, Grado de Hunt y Hess, epidemiología

Referencias

1. Beades C. Aneurysms of the larger cerebral arteries. Brain 1907; 80: 285-336        [ Links ]

2. Newell DW, Le Roux PD, Daley J. CT infusion for the detection of cerebral aneurysms. J Neurosurg 1989; 71: 175-179        [ Links ]

3. Becker KJ. Epidemiology and clinical presentation of aneurismal subarachnoid hemorrhage. Neurosurg Clin N Am. 1998; 9: 435-444        [ Links ]

4. Bamford J, Sandercock P, Dennis M, Warlow C, Jones L, McPherson K et al. A prospective study of acute cerebrovascular disease in the community: The Oxfordshire Community Stroke Project-1981-1986. J Neurol Neurosurg Psychiatry 1990; 53: 16-22        [ Links ]

5. Feigin VL, Wiebers DO, Nikitin YP, O´Fallon WM, Whisnant JP. Stroke epidemiology in Novosibirsk, Rusia: a population-based study. Mayo Clin Proc 1995; 70: 847-852        [ Links ]

6. Gross CR, Kase CS, Mohr JP, Cunningham SC, Baker WE. Stroke in South Alabama: incidence and diagnostic features- a population based study. Stroke 1984; 15: 249-255        [ Links ]

7. Kloster R. Subarachnoid Hemorrhage in Vestfold county. Occurrence and prognosis. Tidsskr Nor Laegeforen 1997; 117: 1879-1882        [ Links ]

8. Knuckey N, Stokes B. Subarachnoid hemorrhage: Epidemiology, natural history, and surgical treatment. Med J Aust 1981; 2: 651-654        [ Links ]

9. Linn FH, Rinkel GJ, Algra A, van Gijn. Incidence of subarachnoid hemorrhage. Role of region, year, and rate of computed tomography: a meta-analysis. Stroke 1996; 27:625-629        [ Links ]

10. Inagawa T, Hirano A. Autopsy study of unruptured incidental intracranial aneurysms. Surg Neurol 1990; 34: 361-365        [ Links ]

11. Rocca U, Rosell A, Dávila A, Bromley L, Palacios F. Aneurismas cerebrales. Rev Esp Neuro-Psiquiatría 2001; 64: 382-406        [ Links ]

12. King J, Ratcheson R. Cost and outcomes analysis. Neurosurg Clin N Am 1998; 9: 629-640        [ Links ]

13. Karnofsky D, Burchenal J. The clinical evaluation of chemotherapeutic agents in cancer. Evaluation of Chemotherapeutic Agents. New York, Columbia University Press 1969        [ Links ]

Servicio Neurocirugía del Hospital Clínico Regional de Concepción (RV, FL) Universidad San Sebastián (SV)

Recibido: marzo de 2003
Aceptado: junio de 2003

La Revista Chilena de Neuro-Psiquiatría está disponible en www.sonepsyn.cl

Dirección postal
Rogelio Vigueras
Chacabuco 916
Concepción
E-mail: savigueras@hotmail.com

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons